TuWeb

ACTUALIDAD-Enlaces a los artículos de más reciente publicación.
ACTUALIDAD socio-política .
ACTUALIDAD socio-religiosa.Escritos de interés.
ÁFRICA-Artículos varios
AGUA...sobre el
AMOR...sobre el..
BENJAMIN FORCANO.Escritos de...
CAMBIO CLIMÁTICO
CAPITALES.Evasiones varias...
CARTA(S) ABIERTA(S) A ( O DE )DIVERSAS PERSONALIDADES.
CELEBRACIONES...varias.
CELIBATO...Sobre el...
COLECTIVOS DIVERSOS
COMPROMETERSE.
COMUNICADOS Y RUEDAS DE PRENSA-VARIOS
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.Sobre la...
CONSUMISMO O CONSUMO RESPONSABLE.
CONVOCATORIAS, Conferencias, Encuentros,Manifestaciones...
CRÍMENES Y BARBARIES...contra la humanidad.
CRISIS ECOLÓGICA.Artículos recientes
CRISIS ECONÓMICA
CRISIS ENERGÉTICA
CUBA,PUNTO Y APARTE.
DECLARACIONES DE INTERÉS.
DECRECIMIENTO.Filosofia del...
DERECHOS HUMANOS, para una convivencia en paz.
DESASTRES,CATÁSTROFES,TRAGEDIAS.
DESOBEDIENCIAS...civil y religiosa.
DETENCIONES-DETENIDOS ¿ En qué condiciones ?
DIÁLOGO INTER-RELIGIOSO
DIOS...sobre.
ECLESALIA....Artículos recibidos de...
ECONOMÍA-Artículos relacionados
ECUMENISMO.
EDUARDO GALEANO.escritos de...
EDUCACIÓN-Sobre la educación en general.
ELECCIONES EUROPEAS-Ante las...
EL PAPA y la jerarquía católica .sobre...
ENLACES A OTRAS WEBS .Muy útiles.
ENTREVISTAS ...A personalidades varias.
ESPERANZAS...varias.
ESPIRITUALIDAD
EUTANASIA...sobre la...
EUCARISTÍA...sobre la
EVANGELIO Y POLÍTICA
EXCOMUNIÓN...sobre la
EXPOSICIONES y proyecciones de interés.
EXTRANJERÍA.Sobre la Ley de...
FE-(Artículos y reflexiones sobre la Fe ).
FAMILIA ( La )...vista desde diferentes ángulos.
FAUSTINO VILABRILLE LINARES-Reflexiones
FÍSICA CUÁNTICA. Algo sobre la...
FOROS-Diversos.
FRASES CÉLEBRES.
GALERÍA DE FOTOS RECIENTES.
GENÉTICA...sobre la...
GOLPES DE ESTADO...varios
GUERRA CIVIL...sobre la...
GUERRAS...Sobre las...
HISTORIA-Algunos días señalados.
HOMENAJES Y ANIVERSARIOS VARIOS.
HOMOFOBIA...sobre la...
HOMOSEXUALIDAD.Sobre la ...
HUELGAS Y CONCENTRACIONES REIVINDICATIVAS
HUMOR-Para nunca envejecer.
IGLESIA EN EL MUNDO
IGLESIA-ESTADO.Relaciones...
IGLESIA Y COMUNIDAD CIENTÍFICA
IGLESIA Y JERARQUÍA .Escritos varios.
IMPERIALISMO...Sobre el..
INMIGRACIÓN...Y EMIGRACIÓN.
INQUISICIONES ...varias
JESÚS DE NAZARET-sobre ...
JON SOBRINO.Artículos de...
JOSÉ ANTONIO PAGOLA.Reflexiones litúrgicas.
JOSÉ ARREGI,Artículos de...
JOSE JUÁREZ...artículos publicados en SOMAC.
JOSÉ MARIA CASTILLO.Artículos de...
JOSE MARIA GARCIA-MAURIÑO.Reflexiones
JUAN DE DIOS REGORDÁN DOMÍNGUEZ.Reflexiones
JUAN JOSÉ TAMAYO ACOSTA.Artículos de...
JUBILACIÓN=¿ ANCIANIDAD ?
JUECES...Y JUICIOS.
JUVENTUD...sobre la...
LAICIDAD,¡OJO ! Que no es Laicismo.
LATINO-AMÉRICA.Noticias sobre...
LECTURAS RECOMENDADAS.Libros de consulta ; Revistas y publicaciones varias.
LEONARDO BOFF.Artículos de...
MANIFIESTOS VARIOS
Mª DOLORES DE BURGOS-AISHA.Relatos de...
María,la madre de Jesús.
MASS MEDIA...lo que dicen los medios.
MATILDE GARZÓN RUIPÉREZ.Artículos de...
MEMORIA HISTÓRICA , varias-Noticias y Comunicados
MENORES.Sobre la infancia y los...
MISIONES...Y MISIONEROS/AS.
MOVIMIENTO 15-M
MUJER-Sobre la mujer.
MUROS...otros...
MUSULMANES/AS.Sobre los/as...
NARRACIONES ...Y SUEÑOS,que ayudan a reflexionar.
NAVIDAD-Narraciones y ¡ Buenos deseos !.
NEOLIBERALISMO ECONÓMICO...Y otros.
NOS DEJARON...
OBJETORES DE CONCIENCIA
ODIO...sobre el
ONU-ORGANIZACIÓN NACIONES UNIDAS.Algunas noticias y comunicados.
OPINIONES...varias
ORACIÓN...sobre la...
ORACIONES ...varias
ORIENTE MEDIO.Sobre...
PADRENUESTRO... del capital.
PADRENUESTRO-EL.Varias maneras de dirigirse al Abba.
PALESTINA-ISRAEL...Conflicto ¿ Hasta cuándo ?.
PAPA BENITO XVI.Comentarios y reflexiones sobre y ...del Papa.
PAPAS...sobre los...
PARÁBOLAS EVANGÉLICAS.Reflexiones sobre
PARROQUIA SAN CARLOS BORROMEO-Entrevías
PAZ-Artículos y Reflexiones sobre la...
PECADOS...LOS NUEVOS Y LOS DE SIEMPRE.
PEDERASTIA Y PEDOFILIA...sobre la...
PEDRO CASALDÁLIGA. De Pedro y sobre Pedro.
PELÍCULA...DE
PERDÓN...Sobre el...
PETICIONES VARIAS.
PIRATERÍAS...varias.
PLATAFORMAS.Varias
POBREZA,varios conceptos de...
POESÍA-Rincón de la Poesía.
POESÍAS CONTRA LA ( S ) MASACRE ( S )
PONTÍFICES ...y sus documentos.
PREGUNTAS...¿ Sin respuesta ?.
PREMIOS...varios
PRIMERO DE MAYO...Sobre el
PRISIONES-PRISIONEROS
PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD...aplicadas al tiempo litúrgico.
PUNTOS DE VISTA...para valorar.
RACISMO EN EL SIGLO XXI...Semilla de división entre los humanos.
RECORDANDO A...
RECURSOS VITALES.Sobre...
REDACCIONES...INTELIGENTES.
REDES CRISTIANAS
REFLEXIONES varias-Artículos que nos invitan a ello.
REFUNDACIÓN DE LA IZQUIERDA.Sobre la...
RELATOS Y EXPERIENCIAS DE VIDA.
RELIGIÓN-RELIGIONES-Sobre la ...
RÉPLICAS...TURNO DE.
REPOBLACIONES FORESTALES
REPÚBLICA...Y REPUBLICANOS.
RESISTENCIA PACÍFICA.
ROSER PUIG,escritos de ...
SACERDOCIO...sobre el...
RESURECCIÓN...sobre la
SALARIOS Y ASALARIADOS
SANIDAD.Sobre la...
SANTIDAD
SECULARIZACIÓN...y su problemática.
SENCILLEZ...Sobre la.
SEMANA SANTA.Reflexiones sobre...
SERENIDAD
SEXUALIDAD...sobre la.
SILENCIO...de Dios
SINDICALISMO
SISTEMAS ECONÓMICOS....varios.
SOCIALISMO...sobre el...
SOLIDARIDAD-Artículos relacionados
SO.M.AC (SOLIDARIOS MAYORES ACTIVOS)-Página de Inicio
SOÑADORES
TEMAS PARA REFLEXIONAR.
TEOLOGÍA ...Y TEÓLOGOS RELEVANTES-Artículos relacionados
TERAPIAS ...Recomendadas.
TERCER MUNDO
TERRORISMOS ...VARIOS.
TESTIMONIOS DE VIDA
TIEMPO LITÚRGICO
TORTURA!.¡ Todos contra la...
TORRES QUEIRUGA,ANDRÉS.Articulos de...
TRANSNACIONALES.Sobre las...
TRANSPORTE...y su problemática.
TRATADOS INTERNACIONALES.sobre...
UNIÓN EUROPEA-Artículos y comentarios.
UNO...Unidad en el amor.
¡¡ URGENTE !!...comunicado.
UTOPÍAS ...EN LAS QUE CREER.
VATICANO-Artículos relacionados.
VIDA TERRESTRE-Expectativas
VÍA CAMPESINA...noticias relacionadas.
VIDAS EJEMPLARES
VIOLENCIAS CON VÍCTIMAS...VARIAS
AGRICULTURA.Sobre la...
VIVENCIAS =EXPERIENCIAS DE VIDA.
VIVIENDA-Sobre el derecho a una vivienda digna.
VIVIR...Formas de vivir.
Vivir lo que somos
ÉTICA.Sobre la ...
IGLESIA.Sobre la...
NACIONALCATOLICISMO.Sobre el...
HANS KÜNG-Escritos y entrevistas.
JUAN HERNÁNDEZ JOVER-Comentarios de ir por casa
 
ECLESALIA....Artículos recibidos de...


'TÚ ERES PEDRO Y SOBRE ESA PIEDRA EDIFICARÉ MI IGLESIA'
POPE GODOY, popegodoy@telefonica.net
JAEN.
 
ECLESALIA, 27/06/14.- Conviene tener muy claro que Jesús de Nazaret no pudo decir estas palabras. En efecto, Jesús no hablaba griego (quizás lo chapurreaba un poco). Jesús hablaba arameo y a Simón, el hermano de Andrés, lo llamó en arameo “Kephas”. Así lo nombra Pablo hasta ocho veces en sus cartas, escritas todas antes que los evangelios (1Cor1,12; 3,22; 9,5; 15,5; Gál 1,18; 2,9.11.14). Sólo en dos ocasiones lo llama Pedro (Gál 2,7.8). Las traducciones prescinden de este detalle y lo traducen como Pedro. También tenemos el evangelio de Juan donde Jesús dice a Simón: “A ti te llamarán Kephas” (Jn 1,42).
Mateo hace un sugerente juego de palabras entre dos nombres comunes: “petros” (piedra) y “petra” (roca). Petros solo se usa como nombre propio en el NT. Se habla de “Simón Pedro” (29 veces) o simplemente de “Pedro” (123 veces). En el AT (versión de los LXX) petros tiene el significado de piedra común, por ejemplo para ataque o defensa (1Mac 1,16; 4,41). El NT prefiere evitar confusiones y designa siempre la piedra con el sustantivo lithos de donde provienen diversas palabras españolas: litiasis, litificar, litografía, coprolito, fotolito, monolito...
En cambio no hay confusión con la palabra petra que en la versión de los LXX significa siempre roca. “Tú eres mi roca” (2Sam 2,2). Lo mismo ocurre en el NT donde siempre significa roca. “porque bebían de la roca [petra] profética que los acompañaba, roca [petra] que representaba al Mesías” (1Cor 10,4).
Ahora podemos conocer en su justo significado el famoso texto de Mateo. En griego está muy claro el juego de palabras: petros (piedra) y petra (roca). Mateo hace una sugerente comparación-oposición entre la fragilidad y la pequeñez de la piedra frente a la seguridad y la robustez de la roca. La persona de Pedro en su fragilidad, en su tozudez (hay pasajes donde “Pedro” equivale a “cabeza dura, adoquín”) y hasta en su cobardía es al mismo tiempo símbolo de fortaleza y de seguridad por la confesión de fe que ha hecho hacia la persona de Jesús.
En la traducción latina de la Vulgata se produce ya el primer distanciamiento (tu es Petrus et super hanc petram…). Efectivamente, Petrus deja ya de significar “piedra” y solo es nombre propio. Pero, eso sí, petra sigue siendo “roca”.
La traducción española tradicional que se empeñan en hacer oficial solo se parece al texto original en la onomatopeya. En efecto, Pedro es solo nombre propio, como en latín. Pero es que además ¡”piedra” no es “roca”! Por mantener la onomatopeya del texto original hemos perdido la comprensión y el significado de las palabras que dice Jesús a Pedro y a toda la comunidad cristiana.
Por eso Juan Mateos tuvo la valentía de romper el juego de palabras de la traducción rutinaria para buscar la fidelidad al texto original: “Tú eres Piedra, y sobre esa roca voy a edificar mi comunidad”. (Nuevo Testamento. Edic. El Almendro). La roca no es la persona de Pedro, sino la fe de Pedro. Sobre esa roca-fe de Pedro piensa Jesús edificar su comunidad.
Pedro aparece como el primero que formula su fe personal en Jesús. Y el evangelio hace una invitación para que cada persona, cada creyente, se formule a sí mismo cuál es su fe en Jesús. En consecuencia, esa misma fe que afloró en la primera comunidad cristiana es la que se repite y se continúa a lo largo de siglos. Con su fortaleza y, al mismo tiempo, con su fragilidad. Sin dogmatismos ni infalibilidades. Con la modestia ilusionada de cuantas personas se sienten concernidas, interpeladas y animadas por la forma en que Jesús vivió y por todos los estímulos que nos dio para caminar en la dirección de la nueva humanidad. 
(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
 
¿QUIÉN SIGUE A ESTE PAPA?
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@euskalnet.net
BILBAO (VIZCAYA).
 
ECLESALIA, 19/06/14.- En el latín clásico, papa (del griego páppas), significaba “padre” o ‘”papá”, un término utilizado para referirse a los obispos en el Asia Menor y que desde el siglo XI, se utiliza exclusivamente para designar al Papa de la iglesia católica. Es una buena definición como cabeza de la iglesia porque indica un ascendente amoroso de cuidado y guía incondicional.
Algunos papas han sido más acertados que otros, han cumplido mejor su papel de maestros y profetas que otros. En el caso de Francisco, pese al poco tiempo que lleva en esta difícil misión, se ha ganado por derecho propio al menos dos consideraciones: la de ser creíble (ejemplar, generador de confianza) y la de su humildad que para nada le impide actuar con audacia evangélica. A la gran mayoría de creyentes y no creyentes nos ha sorprendido por su amor a los más pequeños y por su denuncia profética dentro y fuera de la iglesia. Algunos le piden más celeridad en los cambios que ya ha comenzado de puertas a dentro, mientras que otros asisten con preocupación cada vez que reivindica el evangelio frente a prácticas intolerables, incluidas las del neoliberalismo como sistema injusto a superar (“Esta economía mata”, ha llegado a decir).
Pero la pregunta sigue en pie: ¿quién sigue a este papa? Porque una cosa es aplaudir sus manifestaciones y su coherencia, y otra bien diferente subirse a ese carro incómodo de la coherencia y denuncia profética que implica necesariamente cambios reales en nuestras actitudes y relaciones humanas. Parece como si quisiéramos que Francisco fuese capaz de cambiar las cosas y hasta las conductas humanas pero de manera que no nos salpique mucho. Una especie de admiración la nuestra que se rinde a su capacidad de comunicador que nos transmite lo que Cristo quiere ahora de nosotros, pero deseando encarecidamente que sea él y solo él quien lleva a cabo la colosal tarea de lograr un mundo mejor. Lo que nos gustaría en realidad es que sea capaz de cambiar lo que haga falta pero sin que ello implique nuestra conversión e implicación real en dicha tarea.
El papa ha generado montones de titulares sorprendiendo a propios y extraños. Ha cultivado la compasión y la misericordia zarandeando el entramado legal a la manera de Jesús de Nazaret. Nos ha esponjado el camino de la salvación poniendo el acento en la implantación del Reino y su justicia (las dos cosas) para que vuelvan a brotar la alegría de vivir y la esperanza. Los católicos le hemos escuchado entre sorprendidos y admirados, pero no parece que hayamos pasado de ahí. No he visto a centenares de obispos levantar su voz adhiriéndose a su mensaje, ni la mayoría de cardenales parece haber despertado de su letargo de siglos; unos pocos acompañan al papa en un trabajo en equipo tratando de darle la vuelta a un Estado vaticano para convertirlo en el epicentro del mensaje de Cristo contrario a una doctrina filosófica o un centro de poder puro y duro.
A la pregunta ¿La prioridad de la Iglesia hoy? Francisco responde que “Lo que más se necesita es la misericordia, misericordia y valentía apostólica”. No es en absoluto una respuesta retórica sino ejemplar que necesita de nuestro apoyo explícito y de nuestra conversión católica, es decir, universal que no puede quedarse en el Papa y en esa minoría misionera que trabaja heroicamente siguiendo a Jesús y que también seguiría siendo heroica sin este Papa. Francisco necesita que le sigan: los cardenales, obispos y laicos así como tantísimas personas de buena voluntad agnósticos o de otras religiones que se sienten removidos por el mensaje y su actitud. Nuestro papa necesita seguidores pero no solo en Twitter o en las entrevistas de la televisión.
A los que ya se impacientan porque Francisco no imprime más celeridad a sus reformas anunciadas, deben reconsiderar qué velocidad han puesto en la conversión de sus propias vidas y en la transformación de sus entornos familiares y sociales. Nos hemos convertido en espectadores de la vida en lugar de sus transformadores, como nos pide el Maestro. A la manera de Jesús, este Papa está más solo de lo que parece. Ya veremos si alguna vez pintasen bastos, cuántos admiradores suyos saldrían corriendo o simplemente no se moverían porque nada les delataría: nunca cambiaron de actitud.
(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
 
EL PRESTIGIO DEL PAPA WOJTYLA, LA SOLEDAD DE ROMERO, EL SILENCIO SOBRE JUAN PABLO I
BRAULIO HERNÁNDEZ, brauhm@gmail.com
TRES CANTOS (MADRID).

ECLESALIA, 28/04/14.- El 27 de abril el papa Francisco elevó a los altares a dos papas con una visión de Iglesia diferente: a Juan XXIII, el papa anciano, fallecido hace 50 años, que sorprendió al mundo convocando, por sorpresa, el Concilio Vaticano II: para renovar la Iglesia, volviendo a la sencillez de los orígenes (Hechos de los Apóstoles: la primera comunidad cristiana); y a Juan Pablo II, fallecido hace tan sólo nueve años y que frenó la renovación emprendida por el primero: para volver a la Iglesia triunfalista de cristiandad; y bajo cuyo pontificado fueron inhabilitados y marginados una buena parte de los teólogos más comprometidos con la renovación impulsada por el “Papa bueno”, siendo especialmente implacable con la Teología de la Liberación, que defendía “la opción preferencial por los pobres”.
La de Juan Pablo II era una canonización previsible. Imparable. La sorpresa ha sido la decisión del papa Francisco de canonizarlo junto a Juan XXIII (a quien eximió de un segundo “milagro”). Se dice que es una jugada maestra de Francisco para hacer de contrapeso y rebajar el excesivo culto a la personalidad hacia Juan Pablo II, el ‘papa viajero’ (104 viajes a 29 países). Y como una forma de solapar los escándalos surgidos bajo su pontificado, especialmente la pederastia por parte de miembros de la Iglesia.
Es una paradoja que el papa Francisco, que parece decidido a afrontar algunos de los escándalos que vivió la Iglesia durante el papado de Juan Pablo II (pederastia, IOR,…) le haya tocado canonizar a quien -según denuncian quienes los sufrieron- los encubrió. El vaticano ha desmentido esas denuncias, aduciendo que Juan Pablo II “no estaba al corriente”. Sin embargo, en julio de 2013, tras conocerse las intenciones de Francisco de canonizarlo, organizaciones de víctimas de abusos sexuales de México (el país donde Juan Pablo II cosechó mayores fervores) elevaron la voz exigiéndole a Francisco que paralizara el proceso mientras la ONU no se pronunciara sobre la investigación de los casos de abusos sexuales de la Iglesia. Entre los denunciantes está el exsacerdote mexicano Alberto Athié que abandonó el sacerdocio después de que sus denuncias sobre los abusos del fundador de los Legionarios de Cristo, el padre Marcial Maciel (a quien Juan Pablo II propuesto como “modelo y guía de la juventud”) no fueran escuchadas ni en México ni en Roma. “Juan Pablo II se enteró de los casos y nunca quiso hacer nada, prefirió no mover un dedo”, denuncia a su vez Joaquín Aguilar, director de la Red de Sobrevivientes de Abusos del Clero (El País Internacional, 24/07/13).
El proceso de beatificación y canonización de Juan Pablo II (el más rápido de la historia moderna), ya estaba cantado desde antes de morir. Su agonía, tan televisiva, y el tsunami de pancartas proclamándolo ‘Santo subito’ el día de su funeral, preludiaban su canonización: era como un hecho casi consumado. El entonces secretario de Estado, Angelo Sodano (gran defensor de M. Maciel) lo proclamó como Juan Pablo II El Magno: calificativo que la iglesia medieval daba a los santos por aclamación. Un título que no desentona, pues Juan Pablo II (“un papa preconizado en los EE.UU.”) se encontraba cómodo en su papel de jefe de Estado, con honores y agasajos ante los grandes de la tierra: “por eso llegó a decir que, de los viajes, lo más importante para él era su encuentro con los poderosos. Así robustecía el prestigio de la Iglesia” (Juan Arias, periodista). Según Richard Allen, que fue consejero de seguridad del presidente norteamericano, Juan Pablo II fraguó con Reagan “una de las más grandes alianzas secretas de todos los tiempos”. Con él, el estado vaticano estableció relaciones diplomáticas con EE.UU. (1984).
Juan Pablo II sufrió desde niño los totalitarismos de los países del Este. Como Papa contribuyó a la caída del comunismo, aunque su apoyo económico al sindicato Solidaridad está lleno de sombras: parte de ese dinero, según diversas investigaciones de la procuraduría italiana, provenía del IOR (el banco vaticano), de depósitos realizados por organizaciones criminales de la mafia. Mijail Gorbachov manifestó que “Sin Juan Pablo II no se puede entender lo sucedido en Europa a finales de los 80”. Sin embargo, la actitud de Juan Pablo II con los totalitarismos de los dictadores latinoamericanas de derechas, que alardeaban de muy católicos, fue más complaciente. Ellos ordenaron miles de asesinatos y de desaparecidos. Una buena parte de las víctimas eran catequistas, sacerdotes, religiosos y religiosas, entre ellos Monseñor Romero, un obispo de perfil muy conservador que fue un paradigma de conversión: arriesgó su vida, y fue asesinado, por ser ‘la voz de los sin voz’.
También es una paradoja que el papa Francisco, que parece decidido a dotar de mecanismos de transparencia al opaco y polémico IOR (Banco Vaticano) tenga que canonizar a un papa que protegió, dándole más poder al frente del IOR, al polémico obispo Paul C. Marzincus (‘el banquero de Dios’) a quien Juan Pablo I (muerto en circunstancias extrañas a los 33 días de ser elegido), pensaba destituir. Cobra de nuevo actualidad el libro del sacerdote abulense Jesús López Sáez, “El Día de la Cuenta” (The Day of Reckoning) que lleva como subtítulo: "Juan Pablo II a examen", libro que salió a las librerías (en la edición pública, ampliada y actualizada) en 2005 coincidiendo con el anuncio de la beatificación de Juan Pablo II: “Al final de su largo pontificado y ante el insólito proceso de beatificación, al papa Wojtyla se le pide cuenta de la causa de Juan Pablo I y de otros asuntos también importantes”. Es decir, “Se canoniza a uno y no se dice absolutamente nada del otro”. Recientemente, el escritor colombiano Evelio Rosero ha vuelto a poner en el candelero la extraña muerte de Juan Pablo I, en una novela: “Plegaria por un Papa envenenado” (Tusquets, 2014). El Papa Wojtyla, "en lugar de ordenar clarificar la muerte de un Papa que gozaba de una salud de hierro, se encargó de cerrar los ojos".
Otro test para valorar la canonización de Juan Pablo II es su relación con monseñor Romero. Durante su largo pontificado, Juan Pablo II hizo del Vaticano una ‘fábrica de santos’: beatificó a 1340 personas y canonizó a 483 (más que la suma de sus predecesores en los últimos 500 años). Pero no mostró ninguna prisa ni mucho entusiasmo por hacer lo mismo con monseñor Romero; un santo no oficial, canonizado por el pueblo como ‘San Romero de América’; y honrado como tal (fuera de la Iglesia Católica) por otras denominaciones religiosas de la cristiandad, incluyendo a la Iglesia Anglicana que lo incluyó en su santoral: es uno de los diez mártires del siglo XX representados en las estatuas de la Abadía de Westminster de Londres.
Monseñor Romero no tenía muchos apoyos en los palacios vaticanos. Roma le enviaba ‘visitadores apostólicos’. Él decidió ir a Roma, para defenderse de las calumnias de algunos compañeros. En su primer encuentro con Juan Pablo II (mayo de 1979) monseñor Romero le llevó un Dossier con las flagrantes violaciones de derechos humanos en El Salvador. Se cuenta que, cuando iba a entregarle al Papa el Dossier, Juan Pablo II le dijo: “no me traiga muchas hojas que no tengo tiempo de leerlas. Y procure estar de acuerdo con su Gobierno”. Fue un encuentro desolador. Monseñor Romero salió llorando. “El Papa no me ha entendido, no puede entender, porque El Salvador no es Polonia. Romero palpó la incompatibilidad de la diplomacia con la verdad evangélica: “las curias no podían entenderte: ninguna sinagoga bien montada puede entender a Cristo” escribe el obispo P. Casaldáliga en su Poema “San Romero de América, Pastor y Mártir nuestro” (servicioskoinonia.org/romero/poesia).
En su último encuentro con Juan Pablo II, enero de 1980, monseñor Romero encontró más acogida. Juan Pablo II le felicitó por su defensa de la justicia social, pero advirtiéndole de los peligros del marxismo incrustado en el pueblo cristiano; a lo que monseñor Romero, con su habitual espíritu de obediencia, respondió que “el anticomunismo de derechas no defendía a la religión, sino al capitalismo”. Ya lo había denunciado el 15 de septiembre de 1978: “hay un ateísmo más cercano y más peligroso para nuestra iglesia: el ateísmo del capitalismo cuando los bienes materiales se erigen en ídolos y sustituyen a Dios”.
Cuenta el periodista Juan Arias que en el primer viaje de Juan Pablo II a América latina, cuando le mencionó el martirio de monseñor Romero, Juan Pablo II se irritó con él: “Eso aún había que probarlo”. Tras el asesinato de monseñor Romero (24 marzo 1980) Juan Pablo II lo definió como “celoso pastor”. Pero nunca lo elogiaba como mártir. Según Robert E. White, embajador norteamericano en El Salvador (destituido por el presidente Reagan en 1981), Reagan ocultó las pruebas del asesinato de monseñor Romero (Ya, 4-2-1984; El día de la cuenta, pág. 387). En la capital del país más poderoso de la tierra, a Juan Pablo II ya le han erigido un Santuario Nacional ("Culto papal y culto imperial" de Jesús López). (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
OBISPO, PROFETA Y HOMBRE LLENO DE HUMANIDAD
"Los cinco minutos de Pedro Casaldáliga" de Publicaciones Claretianas
MIGUEL ÁNGEL MESA, arumami@hotmail.com
MADRID.
 
ECLESALIA, 10/01/13.- En el año 2009 pude conocer por fin a Pedro Casaldáliga. Cumplíamos ese año mi mujer y yo los 25 años de casados y decidimos viajar a Brasil. Mi mejor regalo fue ir a conocer personalmente a Pedro. Hacía unos 20 años que nos escribíamos y me había invitado a visitarle en varias ocasiones.
Durante nuestra estancia en Sao Félix, más que al hombre perseguido por defender a los posseiros e indígenas, enfrentado al latifundio, amenazado de muerte en múltiples ocasiones, a quien intentó el gobierno de la dictadura militar expulsar varias veces de Brasil; más que a un obispo diferente, que alienta una Iglesia del pueblo y para el pueblo, participativa, pobre y sencilla, cuya causa es la Causa de Jesús, su Reino, con las Bienaventuranzas como norma de vida; o al gran poeta de la liberación que admiro... a quien conocimos, y quien nos acogió tan amablemente, con quien charlamos, compartimos y reímos, fue a un ser humano espléndido, rebosante de una plena humanidad, entrañable, cercano, atento. Como diría Antonio Machado, un hombre “en el buen sentido de la palabra, bueno”.
Ese encuentro ha quedado grabado, en el disco duro de mi memoria, como una de las mejores y más bellas experiencias de mi vida.
Este trabajo que presento es mi homenaje y agradecimiento particular a mi buen amigo Pedro. El libro está realizado con fragmentos de sus poesías, con sus proverbios y refranes, con trozos de sus numerosos escritos pastorales, de espiritualidad, de compromiso ético con la realidad. Uno para cada día del año.
Aconsejo una primera lectura rápida, para hacernos una idea de en dónde nos adentramos; un primer vistazo del conjunto, para deleitarnos con su forma de escribir y transmitir sus vivencias. Después es preciso ir saboreando pausadamente el texto propuesto para cada día. Para ir tomando su agua limpia y fresca, a pequeños sorbos. Para entrar día a día en su intimidad, en la profundidad de su pensamiento, en su ética personal y de compromiso cristiano y humano.
No conviene atragantarse, sino deslizarse lentamente por el alma de un hombre tan lleno de Dios y del ser humano que lo transpira por todos sus poros. En este caso por la epidermis de sus escritos más íntimos.
Solo me queda agradecer a Pedro Casaldáliga que me haya permitido utilizar sus textos, para que puedan seguir llegando al gran público, para que los degusten poco a poco, como una delicatessen, quienes ya los han saboreado; para abrir el apetito por conocerlos y alimentarse de ellos quienes aún no han podido gozarlos. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
OS ESPERAMOS
Cuarta carta a los Reyes Magos
FAUSTINO VILALABRILLE, sacerdote,faustino.vilabrille@gmail.com
GIJÓN (ASTURIAS).
 
ECLESALIA, 04/01/13.- Queridos Reyes Magos: Es la cuarta carta que os escribo. Seguro que recordáis las tres anteriores:
En la primera (ECLESALIA, 05/01/10): Os pedíamos una Iglesia que escuchase al pueblo, fuese democrática y dejase de hacer todo a dedo, buscase la verdad con todos, dialogase con la ciencia, fuese antropocéntrica (de hombres y mujeres) y no androcéntrica (solo de hombres), y así valorase por igual a hombres y mujeres en la sociedad y en si misma y por tanto admitiese por igual a hombres que a mujeres para ser curas, obispos, etc., que revisase a fondo la moral sexual, denunciase a las multinacionales y a los políticos corruptos, defendiese la creación, gastase mucho menos en boatos, caminase con los de abajo y no con los de arriba, etc..
En la segunda (Redes Cristianas 07/05/11): Os pedíamos que pasase la crisis para los pobres y los gobiernos gobernasen para los empobrecidos, y no para los ricos, los banqueros y las multinacionales, que no paguemos todas las culpas siempre los de abajo, sino los de arriba que son los verdaderos culpables de que haya empobrecidos.
Os pedíamos que se acabase la carrera de armamentos y los gastos militares (1.4 billones de dólares al año) y ese dinero se dedique a escuelas, hospitales, carreteras, investigación, etc., sobre todo para el Tercer Mundo; que España dejase de ser el séptimo país del mundo exportador de armas.
Que el fútbol y otros mitos mediáticos del mercado dejasen de ser el opio del pueblo, y el dinero dejase de ser el dios que todo lo puede y todo lo decide, pero siempre a favor de los de arriba en contra de los de abajo.
En la tercera (ECLESALIA, 03/01/12) os hablábamos de dos trenes: El de la muerte, con muchos vagones: Que llevase las injusticias, las desigualdades, la corrupción, la crisis, la contaminación, el consumismo, los desahucios, los productores de parados..., los paraísos fiscales, que son paraísos para los ricos y miseria para los pobres, las superjubilaciones de los banqueros (Santander, BBVA, etc.), de la CAM, de Caixa Galicia o del Penedés...; a todos los políticos y jueces corruptos y a quienes los corrompen, que gobiernan y sentencian a favor de los ricos y los banqueros...; a todos los dignatarios eclesiásticos, obispos y clérigos, o de otras religiones, escorados hacia la derecha, es decir, afines a los ricos, al poder, a los privilegios, al favoritismo, a las prebendas, al integrismo religioso y político...
Os pedíamos también que llevaseis a todos los pederastas y violadores, incluidos curas y obispos, y a sus encubridores; a todos los militares y policías que defienden a los ricos contra los pobres, aquí y más en el Tercer Mundo; a todos los dictadores, que oprimen, cercenan, encarcelan y matan a los ciudadanos; la discriminación de los inmigrantes por ser mujeres, pobres o negros, a quienes les desmoronamos la vida sumiéndolos en la angustia, el sufrimiento y la desesperación, no dándoles papeles, recluyéndolos y retornándolos a su origen.
Os pedíamos que llevaseis los laboratorios multinacionales farmacéuticos, que negocian con la salud y la vida de las personas y animales; los incendiarios, deforestadores del Amazonas, contaminadores de los ríos de Brasil, Guatemala, etc. a todos los misóginos de todas las religiones y filosofías, desde Aristóteles, la Meca o el Vaticano, incluida la teología machista y los lujos del Vaticano, de las catedrales, basílicas e iglesias que ofenden, indignan y sublevan a los pobres y por tanto a Dios y a su enviado Jesucristo.
Por el contrario, os hablábamos de otro gran tren, lleno de maravillosas flores, el tren de la vida: Cargado de miles de misioneras y misioneros, de cientos y cientos de miembros auténticos de ONGs, de múltiples grupos de Caritas, de muchos miles de pequeños colaboradores, de innumerables personas que acogen y defienden a inmigrantes, parados, desahuciados, reclusos, drogodependientes, alcohólicos...; de gentes que releen el Evangelio desde la óptica de los oprimidos con fuerza liberadora y comprometida; personas cuyo Dios es el Dios de los humildes, el defensor de los pequeños, el apoyo de los débiles, el refugio de los desvalidos, el salvador de los desesperados (ver Judit 9,11); creyentes en Jesús de Nazaret cuya religión es la misma que Él practicó: "que los ciegos vean (1), los cojos anden, los leprosos (2) queden limpios, los sordos (3) oigan, los muertos vuelvan a vivir (4), y a los pobres les llegue una Buena Noticia" (Ver Evangelio de Mateo 11,4 a 6); personas solidarias que siendo pobres se unen a los pobres para, con la fuerza de la unidad, hacer valer ante los poderosos los derechos de los oprimidos.
Todas estas maravillosas flores que llenan los vagones del tren de la vida son la esperanza de la humanidad, el futuro de la vida, la salvaguarda del mañana, la luz que brilla en medio de la noche, el fuego que ahuyenta el frío, el futuro para un mundo mejor, la estrella de Belén que nos señala el camino de la felicidad, y son el faro que nos guiará hasta llegar a ser dignos de desembarcar en el puerto de la Plenitud Final a todos los hombres y a toda la creación.
En esta cuarta carta (ECLESALIA 04/01/13) es para deciros que estamos un poco, bastante, decepcionados porque:
- A la primera carta no nos habéis contestado: no tenías nada que poner, porque la iglesia oficial sigue en sus trece, no solo no cambió nada, sino que cada vez se enroca más en sus posturas integristas, conservadoras, por no decir reaccionarias, obsoleta, dedicada más al asistencialismo que a la lucha por compromiso liberador de los empobrecidos del mundo, desconectada del pueblo, obsesionada con su autoconservación. Seguramente que pedisteis permiso a los suyos para entrar a entregarles la carta, pero como buenos diplomáticos solo entreabrieron la puerta, la cogieron, la leyeron, pero "dieron un rodeo y pasaron de largo": ese no era su camino y por eso la tiraron a la papelera. Vosotros, tristes y decepcionados, disteis la vuelta y marchasteis por otro camino.
- La segunda carta, me parece que la perdisteis, porque no solo no hemos notado ningún cambio, sino que todo está peor, muchísimo peor para todos, pero sobre todo para los más pobres: muchos más desahucios, muchos más parados, recortes y más recortes en todo: para enseñanza, sanidad, investigación, empleo público, inmigración, jubilación, servicios sociales, cooperación, judicatura, etc. Tenemos miles de jóvenes marchando al extranjero en busca de trabajo y cientos de miles de personas a diario en lucha por calles y plazas, donde por cierto no estamos los eclesiásticos porque para nosotros no hubo recortes ¿¿??.
Por el contrario, aumentó en cientos de millones el dinero para los banqueros (rescate), el IVA para los consumidores, los impuestos para los pequeños ahorradores, la amnistía fiscal para los ricos de paraísos fiscales, el copago para los enfermos; aumentaron los alcaldes, parlamentarios, banqueros y empresarios corruptos... Ni siquiera leyeron la carta.
- La tercera carta: estoy seguro que el tren de la muerte iba tan cargado y pesaba tanto que los vagones rompieron, los raíles no aguantaron y el tren descarriló. No fue culpa vuestra, fue culpa de los ricos y poderosos de este mundo que lo cargaron tanto, tanto, de tanta basura de injusticia, de opresión, de explotación, de esclavitud, de abusos, que no pudo con todo. Ahora toda aquella basura está desparramada por todas partes, la vía está cortada. Esa basura fermenta y contamina, todo lo daña. Por ahí no se puede pasar. Esa vía del neoliberalismo capitalista no tiene futuro. En esto os pedimos perdón, porque vosotros no tuvisteis culpa ninguna.
- En esta cuarta carta os pedimos que vengáis con un tren inmensamente grande, porque el tren de la vida tiene que estar día a día creciendo, ser más grande, tener más vagones que estén cada vez más llenos, llenos de personas que aumentan su compromiso, que luchan, que abren los ojos, que se manifiestan, que son cada vez más solidarias, que se ponen del lado de los empobrecidos. Necesitamos muchos vagones:
-          Un vagón que venga bien lleno de políticos, empresarios, banqueros, sindicalistas y trabajadores honrados, leales, honestos, responsables, insobornables, fieles incondicionales a la verdad, comprometidos con el bien común de todos los ciudadanos y especialmente de los más pobres.
-          Un vagón enorme que traiga millones de llamadas a la fraternidad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, al amor, la paz, la esperanza, la vida.
-          Uno para las Caritas parroquiales y entidades afines, que les traiga mucha colaboraión, pues están más y más desbordadas de trabajo y peticiones.
-          Uno para las ONGs, de cerca y de lejos, que trabajan con honestidad, y con la disminución de la Ayuda Oficial al Desarrollo necesitan más personas solidarias que colaboren para echarles una mano y no tener que abandonar sus proyectos de desarrollo con los más pobres de los pobres en el Tercer Mundo.
-          Uno muy grande y fuerte para los misioneros, misioneras y cooperantes voluntarios que año tras año están al lado de los empobrecidos del tercer mundo, compartiendo en todo su vida, sus necesidades, sus aspiraciones, su luchas, sus riesgos, sus peligros, su explotación, sus amenazas, y con frecuencia su misma muerte.
-          Uno que traiga para la iglesia un compromiso inquebrantable con los Derechos Humanos hacia el interior de si misma y hacia toda la sociedad, y que denuncie la violación de los mismos donde quiera que se produzca, también y sobre todo dentro de si misma.
-          Uno que nos lleve a todos los creyentes en Jesús de Nazaret a ir derechos al encuentro con su mensaje en toda su integridad y fuerza liberadora del hombre y la naturaleza, sin componendas, sin casarnos con nadie, siempre fieles a la denuncia profética de de todos aquellos y de todo aquello que consideremos infiel a la dignidad del hombre y a la naturaleza.
Es un tren muy grande, pero vosotros tenéis fuerza de sobra para moverlo: a nosotros nos corresponde preparar una gran estación de fortaleza, de lucha, de compromiso, de entrega, para recibirlo y repartir su importantísimo cargamento salvador hasta los últimos confines de la tierra como tu, Jesús, se los pediste a tus discípulos: "Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio que es la Buena Noticia a toda la creación". (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
Amigos Reyes Magos: os esperamos.
Un abrazo muy cordial.
Faustino
 
Cristianisme i Justícia da voz a los jóvenes
REFLEXIÓN DE FIN DE AÑO
"No somos una generación perdida"
MONTSE GIRBAU, mgirbau@jesuites.net
BARCELONA.
 
ECLESALIA, 31/12/12.- Este es el clamor de un grupo de jóvenes que forman parte de la llamada generación perdida: la mejor preparada de la historia de nuestro país y, al mismo tiempo, la que está sufriendo una precarización laboral más despiadada. Ellos firman la reflexión de fin de añodel centro de estudios Cristianisme i Justícia.
Hacen un análisis lúcido de la situación que estamos viviendo, reconociendo los errores, denunciando la creciente desigualdad social y declarando su compromiso de trabajar para transformar esta realidad. “No queremos ser una generación perdida”, afirman, huyendo de la etiqueta que a menudo se utiliza para referirse a los jóvenes de esta franja de edad.
Se definen como “hijos de la bonanza”, de una sociedad mercantilizada donde la democracia se ha ido diluyendo en individualismo y reconocen que “en algún momento de este proceso dejamos de pensar qué modelo de sociedad queríamos porque no lo creímos necesario y el totalitarismo de la indiferencia empezó a hacer presencia en nuestras vidas”. Pero ahora aseguran que “nos han quitado la venda de los ojos” y ahora constatan el déficit democrático, el desprestigio de las instituciones políticas, la polarización ideológica que dificulta el diálogo, los riesgos del absolutismo de la técnica y una creciente superficialidad que invade todos los ámbitos de la vida.
Una llamada a la fraternidad y a trabajar por lo común
Frente a esto denuncian el desmantelamiento del Estado del Bienestar, que está provocando un aumento de las desigualdades sociales y advierten que la crisis “igual que ha producido una ola de solidaridad, está alentando la aparición de un nuevo fascismo social” que puede ser una amenaza a la convivencia y a la democracia.
Constatan como la mercantilización y la superficialidad “nos ha empobrecido como sociedad y como personas, nos ha hecho perder conciencia de nuestra influencia y responsabilidad en la sociedad”. En su reflexión, estos jóvenes consideran que es necesario recuperar la presencia de la ética en la economía y recuerdan que “existe un uso inofensivo y un uso prudente del dinero, pero no un uso inocuo”. También reivindican la figura del pensador, del humanista y reclaman “profundidad y rigor intelectual a todos los niveles de la sociedad”.
A pesar del desconcierto que provoca encontrarse en un cambio de época, enfrentándose a la “imposibilidad de lograr muchos de los proyectos personales y comunitarios con que nos habían enseñado a soñar”, este grupo de jóvenes se niega a formar parte de una generación perdida. “Sentimos la necesidad de encontrar vías de implicación en la recuperación de ciertos valores y una visión humanizadora del mundo”, dicen. Y ponen como ejemplo esperanzador, las “iniciativas locales de carácter colectivo y transformador que son anticipaciones de un futuro que está por venir”.
Su manifiesto quiere ser una llamada a la esperanza. En él se comprometen e invitan a recuperar la fraternidad y a trabajar para lo común, combatir el individualismo y la indiferencia, y cuidar la persona en su integridad.
Este documento lo firman un grupo formado por 13 jóvenes entre 25 y 35 años. Hacen su reflexión desde su condición de jóvenes cristianos, desde la convicción que “el cristianismo de hoy debería ser una utopía entusiasmadora”. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
Para más información: www.cristianismeijusticia.net
Nuevo libro de Juan José Tamayo
INVITACIÓN A LA UTOPÍA
Estudio histórico para tiempos de crisis
EDITORIAL TROTTA, editorial@trotta.es
MADRID.
 
ECLESALIA, 24/09/12.- No corren tiempos propicios para la utopía. Pero quizá sea esa su característica principal: la de tener que avanzar contra viento y marea. Calificar a una persona o a un proyecto de utópicos no es precisamente un piropo. Más bien, todo lo contrario: puede ser un insulto o, al menos, una crítica. La situación de destierro en que viven hoy las personas y los proyectos utópicos es muy similar a la de los poetas en la República de Platón: son expulsados de la ciudad ideal porque no alcanzan la verdad.
Acaba de aparecer el nuevo libro de Juan José Tamayo que se propone intervenir en el actual debate en torno a dos concepciones de la razón, la utópica y la científico-técnica, con un doble objetivo: por una parte, rehabilitar y activar la utopía con sentido crítico y dialéctico en medio de la oscuridad del presente; por otra, ponerla al servicio de la emancipación humana y de la liberación de los pueblos.
Para ello estudia pormenorizadamente algunos de los hitos más importantes de la historia de la utopía, de las contrautopías y de las distopías. Empieza con los principales cultivadores del género utópico en Grecia: los escritores Homero y Hesíodo, los urbanistas Hipódamo de Mileto y Faleas de Calcedonia y el filósofo Platón, considerado el padre de la utopía. No se olvida de sus críticos más madrugadores y agudos: Aristófanes y Aristóteles. Continúa en la Edad Media con el análisis de la utopía del milenarismo, de la Ciudad de Dios de Agustín de Hipona y de las Tres Edades de Joaquín de Fiore, que ejerció una extraordinaria influencia en la posterior filosofía de la historia y en los movimientos revolucionarios modernos.
Presta especial atención a las creaciones utópicas de Tomás Moro, Tomasso Campanella y Francis Bacon, las más emblemáticas en el género literario y analiza en profundidad los problemas que plantean, sobre todo a la hora de compaginar la comunidad de vida con el respeto a la individualidad. Profundiza en algunas de las utopías revolucionarias de la Modernidad: el socialismo utópico, el marxismo y el anarquismo. En esta historia se incorpora, quizá por primera vez, a la utopía feminista, que reconstruye en sus momentos estelares desde la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791), de Olympia de Gouges hasta El segundo sexo (1948), de Simone de Beauvoir, pasando por Vindicación de los Derechos de la Mujer (1792), de Mary Wollstonecraft, la Declaración de Sentimientos(1848), de Seneca Falls, y la utopía feminista socialista.
El recurrido histórico se completa con las distopías del siglo XX y con la más reciente utopía alterglobalizadora de los Foros Sociales Mundiales concretada en la crítica a la dictadura de los mercados y en la propuesta de “otro mundo posible”, donde convergen tendencias políticas, corrientes intelectuales y movimientos emancipatorios de distinto signo. Es, junto con la utopía feminista, sin duda, una de las aportaciones más significativas de la obra.
La historia constituye la base para la posterior reflexión filosófica y teológica sobre la utopía. Uno de los capítulos centrales del libro está dedicado a recuperar el verdadero sentido y significado del término utopía, a partir de las reflexiones de los pensadores del siglo XX que han reflexionado sobre el tema desde diferentes enfoques, tanto los que han elaborado una filosofía de la esperanza, como Bloch, Marcel, Ricoeur, Kolakowski, Laín Entralgo, entre otros, y una sociología de la utopía como el clásico y madrugador Karl Mannheim, cuanto los que han desarrollado una filosofía de la utopía negativa, como algunos autores de la Escuela de Frankfurt.
Como teólogo de la liberación y especialista en los estudios bíblicos, Tamayo dedica un extenso capítulo, sin duda muy logrado dada su especialidad en el tema, al estudio de la Biblia como enciclopedia de utopías y contra-utopías, esperanzas y desesperanzas, promesas e incumplimientos en la Biblia, que tiene la mirada puesta en la tierra prometida, bajo la inspiración de los teólogos de la esperanza. Le sirven de guía el teólogo Jürgen Moltmann, el sociólogo Max Weber y el filósofo Hermann Cohen, quienes destacan la originalidad del pensamiento hebreo al colocar el desarrollo de la humanidad en el futuro, mientras que los demás pueblos lo remiten a un pasado dorado. Es este un capítulo que tiene la impronta de la antropología bíblica de la esperanza, de la idea de mesianismo y de la concepción de la existencia como historia.
Tamayo no desconoce algunas de las principales críticas la utopía, como las de Popper, Hayek, Günther, Ciran, Himkelammert, etc., sino que las tiene muy en cuenta y las expone con objetividad y respeto intelectual. Pero el libro no se queda en la crítica. Ni el tema ni la orientación del mismo justificarían dicho final, que sería muy amargo. Tras las críticas, viene un capítulo, el último, dedicado a la rehabilitación de la utopía, pero no apologética e ingenuamente, sino con sentido crítico: una utopía no mitificada, descolonizadora, con intencionalidad ética, en un horizonte laico y desde la pluralidad de tradiciones emancipatorias.
Con este libro Tamayo completa con brillantez y rigor histórico, filosófico y teológico, su trilogía sobre la utopía, cuyas dos entregas anteriores son:Religión, razón y esperanza. El pensamiento de Ernst Bloch (1992), su tesis doctoral en filosofía bajo la dirección del profesor Carlos Parías, y Para comprender la escatología cristiana (32008), uno de los mejores estudios de la esperanza cristiana en diálogo con las utopías históricas.
¿Utopía en tiempos de crisis? Es la pregunta que guía toda la obra. Las utopías tienen su temporalidad, afirma Ernst Bloch. Es precisamente en tiempos de crisis cuando los oprimidos expresan su descontento e indignación, radicalizan su sentido crítico y formulan utopías movilizadoras de las energías emancipatorias de la humanidad, que son desarrolladas en sus diferentes géneros literarios: filosófico, narrativo, poético, ético, ficción, etc. Por eso este libro es una invitación a cultivar la utopía, a seguir escribiendo nuevos relatos utópicos y a pensar la realidad más allá los límites de lo posible, como sugiere Walt Whitman: “Antes del alba, subí a las colinas, miré los cielos apretados de luminarias y le dije a mi espíritu: cuando conozcamos todos estos mundos y el placer y la sabiduría de todas las cosas que contienen, ¿estaremos tranquilos y satisfechos? Y mi espíritu dijo: No, ganaremos esas alturas para seguir adelante”. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
Para más información: www.trotta.es 
MI PAÍS ESTÁ “DESENCANTAO”
BENE LUIS GALÁN, benegalan@hotmail.com
TALAYUELA (CÁCERES).
 
ECLESALIA, 28/09/12.- Llevo un mes en España, estoy aterrizando de mi experiencia de VOLPA, el programa de voluntariado Internacional de la Fundación Entreculturas ONGD la que me ha regalado la oportunidad de estar como voluntaria en las Comunidades Eclesiales de Base en Nicaragua durante dos años, y ahora, en estos momentos me atrevo a compartir mis primeras impresiones.
Dejé España como ese país al que todos querían llegar y donde todos queríamos estar, porque aquí se cumplían nuestros verdaderos sueños... y a mi vuelta lo encuentro no solamente con que nos están robando la oportunidad de soñar, sino que además esta “desencantao”, y lo que es peor éste desencanto nos esta paralizando...
 “Todo el mundo habla de la crisis aunque no la sufra... todo el mundo oye hablar de la crisis y siente pánico... todo el mundo vive la crisis atrincherado en si mismo pensando que puede ser la próxima víctima y está “acobardao”... “
A alguien le interesa mantenernos así... Y lo que es peor aun, se lo estamos poniendo en bandeja... se lo estamos consintiendo...
Yo pensaba desde Nicaragua, que a lo mejor toda esta crisis nos devolvía la ilusión por empezar a vivir de nuevo con otros valores que creíamos tener perdidos... valores como la solidaridad y que ahora tenemos oportunidad de poner en práctica, valores como la justicia social donde hay mucha cancha para poder apelar y apoyar, o ese otro valor como es la igualdad y que tendría que ser una asignatura constante en nuestras vidas... y obligarnos a lanzar también nuestra mirada un poco mas allá ... hacia el Sur ... y apoyar y denunciar para que juntos puedan salir de esa eterna crisis que padecen...
Y esto no es imposible, sino todo lo contrario muy factible... pero un país desencantado es un país muerto.... y nadie merece vivir muriendo... Yo no quiero entrar en esta dinámica de desencanto, tristeza y decepción... sobretodo después de experimentar durante dos años que con ilusión, alegría y sin perder la esperanza... todo se puede conseguir y en momentos y circunstancias mucho mas difíciles por las que ahora aquí podemos estar pasando...
¿Como contagiar la alegría ante este desencanto?, Necesitamos el arrojo y la valentía que da el estar enamorado... todos tenemos algo o alguien a nuestro alrededor por el que sentimos cariño, cercanía, afecto... El vivir “enamorado” te acciona, te revoluciona, y te rebela... solo necesitamos un motivo para seguir luchando y le tenemos al lado, el otro. Un sueño en común... queremos otro mundo... ¿No es buen motivo para ponernos en marcha? (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
 
LAS TEÓLOGAS VUELVEN A LEER EL VATICANO II
MARI PAZ LÓPEZ SANTOS, pazsantos@pazsantos.com
MADRID.
 
ECLESALIA, 04/10/12.- Este año se celebra el 50º aniversario del Concilio Vaticano II y seguramente habrá muchos actos relacionados con este evento que tanto marcó a la Iglesia. No estará nada mal que, aunque sólo sea por el hecho de la cifra redonda de la celebración, nos adentremos en una profunda reflexión de lo que fue, de lo que no llegó a ser y de lo que se guardó en un viejo baúl en lo alto del desván y ahora cuesta saber en qué lugar se encuentra.
De momento, en Roma, en el Pontificio Ateneo San Anselmo, del 4 al 6 de octubre se celebra el Congreso Teológico Internacional “Las Teólogas vuelven a leer el Vaticano II. Asumir una historia, preparar el futuro”.
Me he preguntado qué me gustaría que sucediera en todas las celebraciones que se lleven a cabo con motivo del recuerdo del Vaticano II después de cincuenta años y esta es mi respuesta:
Lo primero, tomando las palabras del Papa Juan XXIII, sería “abrir las ventanas de la Iglesia para que entre el viento del Espíritu”, refiriéndome también a cada grupo que se reúna por este motivo, con la humildad de quienes saben, porque Jesús lo dejó dicho, que cuando “dos o más se reúnen en Mi Nombre”…
Lo segundo sería volver a las dos preguntas que, según cuentan quienes entonces tenían edad para estar pendientes de las informaciones, flotaban en el ambiente del Aula Conciliar: “Iglesia, ¿qué puedes ofrecer hoy al mundo? y “Mundo, ¿qué exiges hoy a la Iglesia?”. El “hoy”, en este momento, es el principio de un complicado siglo XXI, en el que parece que la brecha entre Iglesia y Mundo es, lamentablemente, cada vez más ancha.
Lo tercero, sin ninguna duda, sería profundizar con sincero corazón en la letra y el espíritu del Concilio Vaticano II, cosa complicada pues muchos creen que ya saben lo que dice, aún antes de haberlo leído y, otros, habiéndolo leído, lo han olvidado.
¡Espíritu Santo, ven, y ayúdanos a todos a ver por dónde va el camino que se inició con el Concilio Vaticano II! Amén. Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
Para más información: Coordinación de Teólogas Italianas, teologhe.org
MENSAJE DEL XXXII CONGRESO DE TEOLOGÍA “CRISTIANISMO, MERCADO Y MOVIMIENTOS SOCIALES”
Celebrado en Madrid del 6 al 9 de septiembre de 2012
MADRID.

ECLESALIA, 10/09/12.- Del 6 al
9 de septiembre de 2012 nos hemos reunidos en Madrid cristianos y cristianas de las diferentes tradiciones eclesiales y de todos los continentes para reflexionar sobre Cristianismo, mercado y movimientos sociales, intercambiar experiencias y buscar alternativas. Queremos compartir el siguiente mensaje
1 El mercado-centrismo es la institución suprema del neoliberalismo que convierte a los seres humanos en mercancía y en piezas subalternas del sistema, identifica la justicia con el cumplimiento de la legalidad, dictada por el mercado, y reduce los derechos humanos al derecho de propiedad. El mercado genera situaciones de muerte para millones de seres humanos y para la naturaleza.
2. Vemos con especial preocupación y nos provocan indignación las consecuencias de la crisis, provocada por los poderes financieros, que castiga injustamente a los sectores más vulnerables de la sociedad en todo el mundo, y de manera especial en algunos países de Europa como Grecia, Portugal y España, donde se está produciendo un espectacular incremento de la pobreza en una sociedad con recursos suficientes para satisfacer las necesidades de la población.
3. En medio de esta situación valoramos positivamente los gestos de solidaridad de algunos miembros del clero y de la jerarquía eclesiástica, pero expresamos nuestro malestar e indignación ante el silencio de la Conferencia Episcopal Española, tan locuaz en otras ocasiones y ante otras cuestiones. La sociedad percibe dicho silencio como escándalo y complicidad con quienes han provocado la crisis. Nosotros lo consideramos insensibilidad ante la injusticia, alejamiento del mensaje liberador del Evangelio y falta de compasión con las víctimas. Creemos que tal actitud se debe a la cómoda instalación de la Iglesia institucional en una situación de privilegio. Lo que contrasta con los recortes en todos los terrenos.
4. Nosotros mismos, los participantes en este Congreso, no estamos exentos de contradicciones e incoherencias entre nuestro modo de pensar alternativo y nuestra forma de vivir acomodaticia, nuestra actitud crítica y nuestra práctica conformista; la crítica al consumo y nuestro consumismo; la opción por los pobres y nuestra falta de testimonio de pobreza.
5. La respuesta a la crisis requiere un nuevo paradigma que se traduzca en transformaciones estructurales, revolución de la subjetividad y de las conciencias, de los hábitos de vida y de las relaciones personales, bajo la guía y la prioridad de los valores éticos, presentes en todas las tradiciones religiosas, morales y espirituales, si bien con frecuencia incumplidos. Entre ellos cabe destacar: la dignidad humana frente al trato inhumano que reciben millones de seres humanos; el respeto a la vida, contra la violencia en sus diversas formas; la justicia global; la verdad, la honradez y la igualdad de género.
6. Reconocemos la importancia de los movimientos sociales, que constituyen mediaciones necesarias para transformar la realidad; son alternativa al pensamiento único y a la globalización neoliberal; recuperan valores que parecían en vías de extinción y se rebelan contra una realidad caracterizada por la explotación, la dominación y la tendencia a reducir la razón a mero cálculo.
7. Especial significación ha reconocido el Congreso al feminismo como teoría de la emancipación y de la igualdad no clónica entre hombres y mujeres; práctica de la sororidad internacional y defensa de las reivindicaciones de las mujeres, que, con frecuencia, se ven relegadas en nombre de “intereses generales superiores”, incluso en los propios movimientos sociales.
8. No podemos instalarnos en el pesimismo y el fatalismo históricos. Existen alternativas. Por eso apoyamos y hacemos nuestras las iniciativas siguientes para salir de la crisis: creación de una asamblea constituyente, desobediencia civil, banca ética, tasa Tobin, reparto del trabajo, universalización de los servicios sociales, reconocimiento de la ciudadanía a todos los residentes en nuestro territorio, pactos de ayuda mutua sin subordinación, soberanía alimentaria, cambio en los modelos de producción, etc.
9. Como cristianas y cristianos nos comprometemos a:
Recuperar la herencia de Jesús, que se caracteriza por la opción por los excluidos y marginados, la compasión como principio de actuación y la afirmación de la autoridad de los que sufren.
Seguir el espíritu y la práctica de Jesús, que consiste en humanizar el mundo comenzando por los últimos, luchar contra el olvido de las víctimas y ponernos de su lado.
Afirmar la incompatibilidad entre Dios y el Dinero y luchar contra el Imperio del Dinero.
Practicar la resistencia al sistema desde la no violencia activa
Participar activamente en los movimientos sociales, los antiguos y los nuevos, y de manera especial en los diferentes Foros Sociales, que trabajan por “Otro Mundo Posible”, y en el movimiento de los Indignados, en cuyo horizonte se sitúa Jesús de Nazaret, Indignado con las autoridades religiosas, el patriarcado y los poderes políticos y económicos de su tiempo.
(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
Madrid, 9 de septiembre de 2012.
Para más información: http://www.congresodeteologia.info
¡HAGAN JUEGO…!
KOLDO ALDAI, coordinacion@foroespiritual.org
ARTAZA (NAVARRA).

ECLESALIA, 13/09/12.- ¡Vengan, vengan! ¡Se abre el casino! ¡Hagan juego señores, hagan juego…! ¡Sonrían a la fortuna! ¡No dejen de acudir al nuevo parque de Eurovegas...! Lo malo será cuando pierda la Tierra, las relaciones humanas, las condiciones laborales… Lo malo es cuando cedemos a un ocio tan alienante, cuando el puesto de trabajo deviene valor supremo y, dignidad derrotada, desembarca el más desalmado postor.
Es falso que el agua llegó al cuello. No todo es crear puestos de trabajo. No calzamos cualquier uniforme. Hay vida y mucho tajo más allá de las propuestas laborales del sistema instituido. Las fuerzas conservadoras se terminaron de desnudar ante el magnate de los casinos. En la apuesta por atraer “riqueza” no había sitio alguno para los valores. Antes hablaban de Dios, de tradición, de patria…, ahora hacen cola para entrar en los macro tugurios. La izquierda se limita a querer grabar con más impuestos la aviesa jugada.
Haremos juego cuando ganemos todos/as, los del Norte y los del Sur, los negros y los blancos, los amarillos y colorados… A la vuelta de tantos siglos de injusto casino, de ruletas desbocadas, de bolas en números equivocados…, toca por fin una fortuna más repartida.
Nuestro juego no lo cantan los media, ni se anuncia con grandes luces de neón. Apostamos por una partida en la que no pierde nadie. Apostamos por el mismo número agraciado, por la misma máxima del compartir, por el mismo mundo ancho y esperanzado. Nadie pierda en la apuesta del mañana. Ya no concebimos ganar a costa de nadie. No imaginamos ganar a costa de una Madre Tierra vejada, de unos animales torturados, de unos prados envenenados... Por supuesto no consideramos ganar a costa de nuestros hermanos humanos.
“Win win” (ganar unos y otros) sugiere el futuro. Permiso, libre de impuestos, para el Casino en el que por fin triunfemos todos/as, sobre todo los que nunca ganaron, los que nunca se llevaron las manos a la cabeza de alegría, los que nunca entraron en ningunas Vegas, sobre todo los desheredados de la tierra. Permiso para el Casino en el que ganen los perseguidos, los maltratados, los olvidados…
Vaya con todos los respetos, pero Vd. no es bienvenido, Sr. Adelson. Su juego es de los de antes. En sus partidas triunfan los de siempre, pero ya es otro momento, ahora la dicha es más repartida. Es el tiempo del cooperar y compartir, el tiempo de la Tierra, de las relaciones más humanas, del ocio más creativo… Su chiringuito no se ubica en nuestros prados, su mundo no cabe en nuestra geografía. Vd. no es bienvenido Sr. Adelson, mientras que no truque sus casinos, mientras que sus ruletas no acaben siempre en ese número en que por fin nos congraciamos todos.
Todo gira en el Universo. Nada permanece quieto y Vds. tienen derecho a mover sus ruletas, sus galaxias sobre el verde tapete de palacios de cartón, pero recuerde que más allá de sus casinos ya caducados, el girar es siempre para la armonía, para el orden y beneficio colectivos. Comiencen a girar sus ruletas al ritmo de la Vida no dividida. Una Sr. Adelson su ruleta a la Gran Ruleta de la existencia. ¡Hagan Juego del grande…!, sin desesperos, ni prostíbulos a la salida. ¡Hagan Juego!, el único que merece la pena, aquél que nos nutre y alegra, que nos eleva y dignifica, aquél que no envicia y sin embargo seguiremos practicando el resto de nuestras vidas. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
COMO LOS GLÓBULOS ROJOS
COMUNIDAD DE MONJAS TRINITARIAS, monjasdesuesa@gmail.com
SUESA (CANTABRIA).
 
ECLESALIA, 22/05/12.- Hay una serie de dibujos animados sobre el cuerpo humano realmente didáctica. Es llamativo que bastantes personas de la generación de quienes tenemos 30-40 años nos acordemos más de lo que aprendimos en las clases de ciencias viendo esos vídeos, que de lo que ponía en el libro de texto y de la “palabrería” de la profesora. Y es notorio que estamos formando una sociedad que aprende mucho más de lo que observa, de los gestos y las actitudes de los demás, que de las palabras y llamadas de atención.
En esos dibujos unos de los protagonistas son los glóbulos rojos y se ve claramente su misión: repartir el oxígeno por las distintas partes del cuerpo. Se les ve cansados, desanimados y dando tumbos cuando caminan “vacíos”, sin su carga; y cuando llegan a los pulmones aparecen totalmente liberados, felices, libres y conscientes de la inmensidad de oxígeno que les envuelve. Pero de esa inmensidad solo son capaces de transportar y transmitir una pequeña cantidad. Van caminando, contentos, a cumplir su misión y, cuando tropiezan y ven que pierden su tan preciosa carga, retroceden en su busca, la recuperan y siguen adelante para llevar su porción de aire a las células que no pueden o no saben llegar a esa inmensidad de oxígeno que les da la vida.
No sería mala idea que las personas nos fijásemos en estos glóbulos rojos. En Dios tenemos esa inmensidad de oxígeno que, en la oración y en la contemplación nos llena de paz y nos envuelve completamente con su amor infinito. Dios, que nos da la vida. Y de esa inmensidad que percibimos sólo somos capaces de mostrar y transmitir una pequeñísima parte. Pero tenemos la capacidad; Él nos la da y Él nos invita a ejercitarla.
Dios mío, hoy me estás pidiendo que haga uso de esa capacidad. Y aunque llevo todo el día preguntándote una y otra vez que cómo quieres que me base en unos dibujos animados para hablar de ti y de nuestra misión, tu respuesta está ardiendo dentro de mí “transmíteme, transmíteme…”
“¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino?”. Los apóstoles de Jesús optaron por comunicar, contar lo que habían visto y oído, y gracias a ellos hoy arde nuestro corazón. Ahora depende de nosotras, de cada persona cristiana, depende de ti y de mí que ese fuego continúe propagándose de generación en generación; o es que… ¿vas a permitir que se apague y se reduzca a unas cenizas? (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia). 
 
 
2 Tiempo ordinario Juan 1, 35-42
APRENDER A VIVIR
JOSÉ ANTONIO PAGOLA, vgentza@euskalnet.net
SAN SEBASTIÁN (GUIPUZCOA).

ECLESALIA, 11/01/12.- El evangelista Juan narra los humildes comienzos del pequeño grupo de seguidores de Jesús. Su relato comienza de manera misteriosa. Se nos dice que Jesús «pasaba». No sabemos de dónde viene ni adónde se dirige. No se detiene junto al Bautista. Va más lejos que su mundo religioso del desierto. Por eso, indica a sus discípulos que se fijen en él: «Éste es el Cordero de Dios».
Jesús viene de Dios, no con poder y gloria, sino como un cordero indefenso e inerme. Nunca se impondrá por la fuerza, a nadie forzará a creer en él. Un día será sacrificado en una cruz. Los que quieran seguirle lo habrán de acoger libremente.
Los dos discípulos que han escuchado al Bautista comienzan a seguir a Jesús sin decir palabra. Hay algo en él que los atrae aunque todavía no saben quién es ni hacia dónde los lleva. Sin embargo, para seguir a Jesús no basta escuchar lo que otros dicen de él. Es necesaria una experiencia personal.
Por eso, Jesús se vuelve y les hace una pregunta muy importante: «¿Qué buscáis?». Estas son las primeras palabras de Jesús a quienes lo siguen. No se puede caminar tras sus pasos de cualquier manera. ¿Qué esperamos de él? ¿Por qué le seguimos? ¿Qué buscamos?
Aquellos hombres no saben adónde los puede llevar la aventura de seguir a Jesús, pero intuyen que puede enseñarles algo que aún no conocen: «Maestro, ¿dónde vives?». No buscan en él grandes doctrinas. Quieren que les enseñe dónde vive, cómo vive, y para qué. Desean que les enseñe a vivir. Jesús les dice: «Venid y lo veréis».
En la Iglesia y fuera de ella, son bastantes los que viven hoy perdidos en el laberinto de la vida, sin caminos y sin orientación. Algunos comienzan a sentir con fuerza la necesidad de aprender a vivir de manera diferente, más humana, más sana y más digna. Encontrarse con Jesús puede ser para ellos la gran noticia.
Es difícil acercarse a ese Jesús narrado por los evangelistas sin sentirnos atraídos por su persona. Jesús abre un horizonte nuevo a nuestra vida. Enseña a vivir desde un Dios que quiere para nosotros lo mejor. Poco a poco nos va liberando de engaños, miedos y egoísmos que nos están bloqueando.
Quien se pone en camino tras él comienza a recuperar la alegría y la sensibilidad hacia los que sufren. Empieza a vivir con más verdad y generosidad, con más sentido y esperanza. Cuando uno se encuentra con Jesús tiene la sensación de que empieza por fin a vivir la vida desde su raíz, pues comienza a vivir desde un Dios Bueno, más humano, más amigo y salvador que todas nuestras teorías. Todo empieza a ser diferente. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
UN DÍA DE GRACIA
Saponificando las grasas
JOSÉ MORENO LOSADA, sacerdote capellan de la UEx y consiliario de Acción Católica, jmorenol@unex.es
BADAJOZ.

ECLESALIA, 30/12/11.- Hoy ha sido un día de gracia, sí de esos de “propina” que dice mi madre, y no tanto por las horas de la jornada que han estado cifradas y marcadas como todos los días, sino por la gracia de su contenido; un día de sol espléndido hacía que al salir de casa y encaminarme por la carretera fuera a una velocidad tan tranquila que en alguna línea continua, cuando me he dado cuenta, he pensado que estaba molestando a los que me seguían, aunque creo que estaban tan seducidos como yo al mirar las encinas taladas, con su leña en el suelo, la viñas ya podadas, los árboles frutales queriendo alumbrar la vida que se gesta en el interior salvándose del frío, los sembrados estallando en su verde primigenio y todo brillante y claro por un sol de primavera que se enseñoreaba en el invierno imponiéndose y no permitiendo la niebla de ningún modo. Todo un lujo de placer y de gracia. El camino era hacia un pueblecito, “San Rafael de Olivenza, donde viven Jesús y Angelines, hace unos días nos llegó la invitación a esta jornada, la excusa era la “saponificación de las grasas”, a hacer jabón en lenguaje de toda la vida, pero el ingeniero químico le da altura de ciencia al quehacer de lo diario. Lo habían dicho a bastantes y al final nos hemos podido juntar quince personas, unos ya conocidos y otros nos hemos conocido hoy. Todos tienen que ver con esta pareja y de algún modo todos tenemos que ver con todos, y a partir de ahora más, porque nos lavaremos con el mismo jabón y tendremos hasta el mismo olor. Cada uno aportábamos poca cosa: un litro de aceite usado, del inservible, y dos cajas de tetrabrik vacías para el laboratorio improvisado en el patio de la casa, que como la de todos los pueblos es amplio y acogedor, con pequeño huerto y todo.
Allí el lebrillo, sobre una mesa de laboratorio improvisada, con los aderezos propios para el quehacer transformador de las grasas insanas en jabón base, así como de uso cosmético : sosa caústica, aceite de coco y almendra dulce, cacao caducado. Los aceites habían ya pasado un proceso de transformación siendo purificados con carbono sacado de la chimenea que calienta la casa. A partir de ahí según llegábamos todos nos acercábamos a la pizarra explicativa de todas las teorías y de los pasos de los que íbamos a ser testigos y partícipes de algún modo, sobre todo con bromas y risas fruto de la ignorancia, y comenzamos a ver el proceso transformador: el color, el olor, y los cambios que iban produciendo hasta que se llegaba a ese producto que a base de materiales totalmente naturales mostraba ya belleza y atractivo, y con el que nos comenzaba a unir cierta familiaridad, y no sólo por ser testigos activos de su proceso y haber aportado el aceite usado de nuestras cocinas del cada día, sino porque el propio ambiente que se ha creado, totalmente gratuito , nos llenaba de paz y serenidad, así como descanso en medio de las tareas estresantes que en la vida diaria nos agotan y a veces nos agobian. El simple hecho de estar allí en esta actividad y en este encuentro sin otro interés que el encuentro, la paz, el descanso, la comunidad, la vida compartida y relajada, estaba transformando nuestra tensión en algo de disfrute y de sanación tranquila y amable entre amigos.
Tras el laboratorio, la comida compartida, la ensaladilla de Angelines, así como las carnes que hechas a la brasa, nos dan otro sabor y otro saber, es comer desde y para el encuentro, aquellos que los romanos llamaban “convivium”, vivir juntos, todo excusa para sólo eso, para la vida sin más aditamentos artificiales, todo natural.
Era como una preparación para el sentido de la Nochevieja y del Año nuevo:
o De lo viejo y lo inútil puede salir la vida. “Nada debe ser despreciado porque todo puede ser transformado y ser medicina aquello que enfermaba”.
o La purificación y la poda llevan a mejor vida. “La transformación para lo mejor y lo más bello, tiene un coste de entrega y de disciplina que duele pero acaba legrando el alma”.
o El crisol es difícil y lento pero acaba dando mejor color y mejor vida. “El crisol de la existencia se da en la propia vida, se trata de vivir todos los momentos en claves de la búsqueda sabiéndole sacar lo mejor a lo peor, y lo positivo a lo negativo”.
o La más importante es la base, eso es lo que limpia , purifica y sana. “Nada hay más importante que una relación constructiva, sana, auténtica, transparente, propositiva; sobre ella todo es posible, sin ella, todo acaba en nada”.
o La cosmética en la vida: adorna, anima, ilusiona, agrada, potencia… y cuesta tan poco: “Recobrar la ternura y la misericordia en la vida será el mejor lenitivo para una humanidad dolorida y desilusionada, unos en medio de la pobreza y otros en medio de la opulencia, porque no hay mejor camino para la riqueza que la generosidad y la gratuidad”. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

¡FELÍZ AÑO NUEVO¡

¿LA NAVIDAD ES HOY UNA BUENA NOTICIA PARA LOS POBRES?
MIGUEL ESQUIROL VIVES, esquirolrios@gmail.com
COCHABAMBA (BOLIVIA).

ECLESALIA, 23/12/11.- La Navidad para muchos es una fiesta de abrazos y regalos, para otros una fiesta de familia, para otros una fiesta de negocio, para otros un exceso de consumo, para otros una fiesta religiosa. Quizás de descarga de las pesadas conciencias de muchas empresas, con el propósito de sacar tajada de su generosidad. Y para la ciudad es un mes de apabullante publicidad, para obligar a comprar y comprar, para vender más y más.
Pero con todo eso no sabemos si hemos perdido el rumbo o es simplemente ignorancia o puro oportunismo de muchas empresas, de tiendas y supermercados. Pero lo que sí es verdad es que la navidad es a una de las fiestas más explotadas por el sistema económico que impera, sobre todo en occidente.
En las iglesias se repiten los mismos discursos sin mayor trascendencia, que de tanto oírlos resbalan como el agua entre las manos o en la arena del desierto. Y sin embargo algo tuvo que pasar con aquel nacimiento para que todavía dure su eco aunque desfigurado por el tiempo y las aguas. Algo que cambió no sólo la historia y el calendario, con un antes y después de Cristo, sino que cambió la historia de mucha gente y con repercusiones sociales de mucha trascendencia, aunque en su nombre también se hayan hecho muchos atropellos, guerras, masacres, torturas y abusos contra personas y pueblos enteros, y que todavía se siguen haciendo como hemos dicho más arriba.
Desde una visión de fe en el Misterio del que participamos todos quiero decir esta palabra, sin enseñanzas ni discursos, sólo con las palabras de Jesús cuando proclama su misión en la sinagoga de Nazaret con las palabras del libro del profeta Isaías: “El Espíritu del señor está sobre mí. Me envió a traer la buena noticia a los pobres. A anunciar a los cautivos la libertad y devolver la vista a los ciegos; a despedir libres a los oprimidos y a proclamar el año de la gracia del Señor”.
El año de gracia del Señor era la devolución de las tierras adquiridas por los ricos de los pobres, que por necesidad tuvieron que vender durante los 50 años anteriores. Y la liberación de los esclavos comprados por deudas no pagadas. Y el pasaje termina: “Al oír estas palabras todos los que estaban en la sinagoga se enojaron mucho. Se amotinaron y lo arrastraron fuera de la ciudad, llevándolo hasta un barranco del cerro en el que estaba construida la ciudad, para arrojarlo desde ahí. Pero él, pasando en medio ellos, siguió su camino” (Lucas 4, 14-30).
Muchos profetas como Jesús han perdido la vida, no hace muchos años en Latinoamérica por anunciar estas buenas nuevas a los pobres, voces que nos siguen diciendo que mientras no se den buenas noticias a los pobres y se haga algo de verdad para luchar contra la pobreza, se está desvirtuando la Navidad, si negar las buenas intenciones de estas fechas y las buenas voluntades de muchos de nosotros, pero no parece suficiente.
El año de gracia se anuncia hoy cuando los indígenas, las comunidades campesinas, los señalados y proscritos por su orientación sexual, las mujeres segregadas por su condición sexual y tantos otros y otras se atreven a pronunciar su palabra para defender su dignidad. ¿La Navidad de este 2011 será una buena noticia para los pobres? (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
MIGRANTES, DESAFIO DEL NUEVO MILENIO

Manifiesto público al final del Capítulo General
HERMANITAS DE LA ASUNCION, Equipe de Rédación, assomptionpetitessoeurs@yahoo.fr
PARÍS (FRANCIA).

ECLESALIA, 30/06/11.- Las Hermanitas de la Asunción vivimos y trabajamos en los diferentes continentes. Diariamente entramos en contacto con el sufrimiento insoportable de los migrantes y desplazados de toda edad y cultura. Los vemos llegar por tierra y por mar en condiciones terriblemente precarias, frecuentemente a precio de su vida. Siempre explotados por personas que se aprovechan de la urgencia de dejar el país de origen para acceder a necesidades básicas para ellos y sus familias.
Los encontramos sin casa, con hambre, sin dinero, indocumentados, sin posibilidades de comunicación en un país desconocido. Una experiencia traumática para el resto de su vida que les lleva a refugiarse en guetos con otras personas en situaciones semejantes.El sistema político local utiliza los medios de comunicación para describirlos como invasores que se apropian de los recursos del país al que llegan. Destacan sólo el coste público del financiamiento de programas para los inmigrantes y poco a poco reducen las ayudas.
Los países que acogen, aprueban leyes que no respetan las convenciones y los acuerdos internacionales para migrantes sin tener en cuenta los derechos humanos, hiriendo fuertemente su dignidad. Promueven políticas migratorias inaceptables, basadas en la percepción de los inmigrantes como criminales – terroristas de los que es necesario protegerse, de ahí la creación de lo Centros de Retención y expulsión. Son lugares de violencia y abusos, origen de revueltas sofocadas con más violencia. Esta situación es inaceptable en el siglo XXI. Se cierran las fronteras para las personas, mientras que se abren libremente para las finanzas, el comercio y la información. El racismo y la xenofobia están en aumento.
¿Por qué los inmigrantes dejan su país?
La población migrante se triplicó en los últimos cuarenta años y continuará aumentando. Las causas de este movimiento son muchas: guerra, violencia, desastres naturales y pobreza; todo ello resultado de un desarrollo injusto. Es hora de que nosotros/as y nuestros gobiernos reconozcamos que la gente deja su país porque no hay otra opción para sobrevivir. Las causas de la migración están en las decisiones que tomamos para organizar la vida y las relaciones en diferentes niveles.
En el Sínodo africano del 2009, Monseñor W Avenya, obispo de Makurdi Nigeria, dijo: “Los pueblos africanos van a seguir llegando a Europa, a riesgo de morir en el desierto o en el mar, hasta que no se tome en consideración el equilibrio económico y ambiental entre los dos continentes y el resto del mundo. La responsabilidad de reajustar este desequilibrio tiene que venir del Occidente.” De esto todos/as somos responsables.
No podemos mantener el silencio
Estamos profundamente cuestionadas acerca de:
- La reiterada violación de los derechos humanos fundamentales, los actos de violencia, el tráfico humano, la violencia sexual, la discriminación y las detenciones arbitrarias que se cobran víctimas entre los trabajadores migrantes, particularmente los africanos del Sub-Sahara
- Las intervenciones que detienen peligrosamente a los migrantes en el mar y en las fronteras al interior del país, especialmente los recientes naufragios de centenares de personas a lo largo de las costas del sur de Italia, incluyendo a muchas mujeres y niños que intentaban huir de la guerra en su país.
- La situación humanitaria de miles de trabajadores migrantes y sus familias que están hacinados en Centros de tránsito sin protección, sin acceso al agua, a una alimentación adecuada ni a servicios de salud.
Con un corazón compasivo y una actitud cooperativa
Apoyamos:
- El establecimiento de políticas de desarrollo y comercio internacional que favorezcan una economía justa y sostenible en los países donde el flujo de migrantes es mayor. Una economía que proteja las riquezas naturales de los paises más empobrecidos de la avaricia del occidente rico. Esto permitiría reducir el número de personas llevadas a emigrar por la extrema pobreza.
- Una reforma integral de las políticas migratorias y la preocupación permanente por garantizar a los inmigrantes indocumentados pleno acceso a los derechos fundamentales.
- Reconocer su contribución a la economía del país al que llegan y crear recursos legales que rijan el mercado laboral y garanticen un flujo de migración seguro y económicamente sostenible.
- Facilitar la reagrupación familiar y la unidad de la familia migrante. Mantener los lazos familiares es esencial para llegar a ser plenamente humanos y lograr la estabilidad social.
Reunidas en Capítulo General, nos hacemos más conscientes de la complejidad del movimiento global de los migrantes en el mundo de hoy y del gran sufrimiento impuesto a millones de personas.
Renovamos nuestro compromiso con los migrantes, fortaleciendo nuestras acciones locales en una perspectiva global, trabajando en red con organizaciones internacionales. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
Hermanitas de la Asunción
Capítulo General Junio 2011 – París
EL ESPÍRITU DE DIOS ESTÁ SOBRE TI
SANTIAGO CATALÁN, santi257@gmail.com
MADRID.

ECLESALIA, 20/06/11, .- "El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Noticia, me ha enviado a proclamar la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de Gracia del Señor" (Lc.4,18-19).
El Espíritu de Dios está sobre ti, porque Él te ha elegido, Él te ha llamado para darle al mundo como María lo hizo en su momento, como lo hicieron aquellos hombres y mujeres de Galilea,... como tú sabes en tu corazón que puedes hacer y... no, no digas que no vas a poder, que eso no va contigo, que tienes muchos defectos y vas a defraudar más que animar.
No, no digas eso porque así mismo respondió María: "¿Cómo va a ser eso si yo...?". Pero el ángel le respondió: "No temas, puede que tú no seas capaz... pero el Espíritu de Dios vendrá sobre ti". El resto... ya sabes cómo fue.
No, no digas que "no puedes" porque eso para Dios no es excusa; no digas que apenas tienes fe o que dudas; también las tuvo María y las tuvieron los apóstoles, incluso después de verle resucitado... pero el día de Pentecostés.... Ya conoces la historia.
No digas que eres un niño, un niño que no sabe ni hablar en público (ya lo argumentó el profeta Jeremías y... de poco le sirvió: el Señor pudo más que su supuesta inmadurez o falta de autoestima y ya sabes lo que luego este hombre de Dios hizo).
No digas que "sí" para quedar bien y luego pirarte como Jonás... porque allá donde quieras escapar Él te alcanzará, si huyes hasta el abismo... allí estará Dios, si escalas las cumbres más altas allí le hallarás; no hay lugar ni momento en el que Él no pueda estar contigo.
A ti, profe de Religión, que siempre estás dispuesto a sacrificar tu tiempo libre en tu colegio y en mil cosas más sin otro interés que dar a conocer los valores del Reino de Dios.
A ti, pescador que en alta mar, haya viento, lluvia, sol o marejada pasas horas y días curtiéndote al sol y al salitre con la esperanza de poder llevar a puerto aquello que te permitirá sobrevivir y mantener a los tuyos.
A ti, mujer de la limpieza del hospital en el que entregas horas sin fin, que aún a sabiendas de que con eso que te pagan no saldrás de pobre jamás... realizas ese trabajo con amor pensando en el bien de los enfermos y lisiados.
A ti, barrendero de barrio que recorres mil y una veces las mismas calles y rincones devolviendo el decoro a cada espacio para volver otra vez mañana... escobón en ristre dando a cada transeúnte tu sonrisa y tus buenos días.
A ti, educador social que a diario desgastas tu vida por acoger al sin techo, al cristo roto de los bancos sin dinero, de los portales encartonados y puentes desahuciados,... en tus manos y en tu mirada halla ese hermano su consuelo.
A ti, voluntaria de prisiones que llevas a esos antros de inhumanidad el aire fresco de la calle en el infierno veraniego saliente de los muros de cemento y la calidez del corazón abierto en los más fríos inviernos, dejando siempre tras las rejas al irte un pedacito de ti.
A ti, reponedor del hipermercado y a ratos cajero, otras veces anunciante de productos mientras con tu constante simpatía atiendes pacienzudo las mil y una formas en que la diversidad del mundo se expresa y presenta ante ti.
A ti, repartidora de publicidad que para que te abran una puerta tienes que tocar a diario mil timbres y que por cuatro monedas para atender a quienes de tu pobre sueldo necesitan acoges quejas de mil lugares -por esa publicidad no deseada-
A ti, testigo de Jehová, santo de los últimos días o cristiano católico neocatecumenal,... que vas de puerta en puerta anunciando la VERDAD a quien te quiera escuchar con la sola recompensa de la bondad de Dios que ve en tu corazón tu sana intención.
A ti, enferma de cáncer o de ésas otras malatías que dicen son sin retorno y que, sin embargo, no te impiden sonreír y animar incluso a quienes ante ti rinden su presencia, apoyo y cariño pero confundidos por tu coraje de heroína.
A ti, sindicalista que defiendes con honradez los derechos del pueblo trabajador afrontando no sólo el rechazo de empresarios de poca justicia sino también el corporativismo de tu propia directiva sindical.
A ti,...
A ti,... hermano y hermana, a ti Dios te llama.
A ti, Dios envía su espíritu y con Él y desde Él puedes llamarle "Papá", como el niño que ríe satisfecho en los brazos seguros de su padre o de su madre.
A ti, que vives a menudo la vida como un torrente desbocado sin tregua para el descanso desde el instante en que te abres a la luz del nuevo día hasta que las persianas de tus ojos dicen sencillamente "hasta mañana"; a ti Dios te invita.
No esperes luminarias en el cielo ni llamaradas de fuego sobre tu cabeza; no supongas que el viento vaya a reventar las ventanas de tu casa anunciando la presencia del Espíritu de Dios; no sueñes con trompetas del apocalipsis para indicarte que... Él ha llegado a ti, porque... Él ya estaba en ti.
Él estaba en ti y tú en Él desde que fuiste concebido y desde el vientre materno te llamó y te consagró.
Él te consagró para ser su testigo, ser su apóstol del siglo XXI en cualquier ambiente en que te muevas.
Él te consagró para ser Él: amor en medio del mundo y bien sabes que no descansarás hasta que tú y Él seais uno.
Él te consagró para que quienes más amor necesitan descubran cada día que DIOS ES AMOR, que nadie está dejado de su mano y todo llega, a su hora, en su momento.
Él te consagró para ser un nuevo Cristo para todos los cristos rotos de este mundo y por ti redimidos con la fuerza y la sabiduría de Dios.
Él te consagró para ser voz de los sin-voz y los gritos de desesperación por las grandes injusticias hallen eco en los corazones de todos tus hermanos, también de quienes aparentan ser sordos y crueles con los más pequeños.
Él te llamó, Él te ungió, Él te consagró, Él te envió al mundo de mil y una maneras todos los días para que el mundo conozca el camino de la verdadera felicidad: el encuentro con Padre Dios.
El Espíritu de Dios está sobre ti, no temas, ponte en camino. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
FIESTA DE LOS DONES
Premios alandar 2011
MARI PAZ LÓPEZ SANTOS, pazsantos@pazsantos.com
MADRID.

ECLESALIA, 13/06/11.- Salí de la entrega de "Premios alandar 2011" con la sensación de que este año se había adelantado tres días la celebración de Pentecostés.
En el ambiente celebrativo habitual de la “familia ALANDAR”, en donde la sencillez y las ganas de verse y compartir son la carta de presentación incluso antes de que se encienda el micrófono, se entregaron este año los premios a Eclesalia Informativo, José Arregi y la HOAC (Hermandades Obreras de Acción Católica), además de dar una mención de honor al ECOE (Equipo de Comunicación Educativa).
Me impresiona la capacidad del Espíritu a la hora de repartir dones. Por eso para mí, e imagino que para los que llenábamos el auditorio del Colegio Mayor Chaminade de Madrid, la creatividad y diversidad de los dones repartidos nos tiene que mantener en permanente estado de confianza esperanzada.
ECLESALIA, que llega a casi 10.000 ordenadores y que no podemos saber como se expande después a más y más personas, grupos y parroquias, puede parecer una empresa con personal, ordenadores, teléfonos, horarios, etc. pero César y Cristina con sus cuatro hijos –los “becarios”, como ellos los llaman- (los dos niños todavía no tienen ni diez años y las dos pequeñas nacieron en marzo pasado) son una familia. Tienen una comprensión de la Iglesia en la que se ven esos matices de la pequeña iglesia doméstica. Dicen que “en la Iglesia lo importante es la diversidad y no la confrontación”, exactamente como los padres y los hijos. Aunque ha crecido la familia en cuatro miembros desde 1999, año en que Eclesalia empezó un camino que ni ellos mismos sabían como iba a ser (signo claro del Espíritu). Comentaron que aunque tienen cada vez menos tiempo, todavía queda suficiente para seguir adelante y publicar Eclesalia.
José Arregi, ex-franciscano de hábito pero no de corazón. Su sonrisa, la sencillez de sus palabras y la alegría sosegada con que recibió el premio demuestran que, como dice el refrán, no es el hábito lo que hace al monje (o al fraile) sino el carisma que imprime un no sé qué imposible de borrar por muy hostiles que sean las circunstancias. Se le agradeció el coraje de haber sido fiel a su conciencia.
Las Hermandades Obreras de Acción Católica (HOAC) siguen creyendo, como siempre (se fundaron en 1946) que, tanto en momentos de bonanza económica como en los de crisis como la actual, sigue siendo hora de llevar la Buena Noticia al mundo obrero. Para ellos la “O” de obreros sigue siendo de total actualidad.
Está claro que no estamos solos ni lo vamos a estar. Pentecostés se adelantó tres días y pudimos aplaudir a quienes este año han recibido los Premios ALANDAR y conocer un poco más sus dones y su compromiso con la Vida para ir construyendo un mundo mejor, o lo que es lo mismo, el Reino. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
EN APOYO DE “DEMOCRACIA REAL YA”
COMITÉS ÓSCAR ROMERO DEL ESTADO ESPAÑOL y SERVICIO INTERNACIONAL CRISTIANO DE SOLIDARIDAD CON LOS PUEBLOS DE AMÉRICA LATINA, secretaria@comitesromero.org
MADRID.
 
ECLESALIA, 09/06/11.- Los Comités Óscar Romero de Solidaridad con América Latina del Estado Español y el Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad con los pueblos América Latina (SICSAL) de Europa vemos con gran esperanza las movilizaciones de los jóvenes, y no tan jóvenes, en un movimiento lleno de vida, Democracia Real Ya, que quiere decir basta a tanta corrupción, tanto recorte social, tanta desregulación laboral, tanta injusticia, tanto robo, tanta hambre y tanta muerte, institucionalizados en un sistema perverso, impuesto al mundo entero, por poderes oscuros que controlan y marcan el rumbo de los gobiernos, formado por el sistema financiero, el fondo monetario internacional, el banco mundial, el banco central europeo y políticos vasallos que siguen sus consignas.
Condenamos la represión contra los acampados en la Plaza de Cataluña de Barcelona por parte de las fuerzas policiales y apoyamos a todos los jóvenes acampados en las distintas ciudades españolas.
Nosotros, Comités de Solidaridad con América Latina y SICSAL, hemos resistido a la implantación de esta tiranía de los mercados y de la deuda externa en todos los países latinoamericanos. Ya han pagado seis y siete veces la deuda que contrajeron y deben todavía más de lo que recibieron. Han privatizado todos sus bienes, han disminuido drásticamente los gastos de la canasta básica, sanidad, educación y gastos sociales en general. Y todavía han de destinar un porcentaje muy alto de sus ingresos para ir pagando los intereses de esa «deuda externa, o deuda eterna». Esta tiranía del mercado consiste en que los estados están obligados a someterse a los intereses del gran capital, privatizando las ganancias y socializando las pérdidas en las crisis que el mismo mercado produce.
Nosotros, ya conocemos el sistema, porque lo hemos sufrido en América Latina. Ahora están intentando implantarlo en Europa, empezando por los países más débiles: Grecia, Irlanda, Portugal, España; y con los mismos métodos: paso de la deuda privada de los bancos a los Estados, préstamos a éstos, cobro de intereses, rescate, nuevos préstamos, nueva deuda... Recortes en el sistema social, privatizaciones de lo público. Así las naciones destinan del diez al treinta por ciento de sus ingresos para pagar a los bancos internacionales. Esta es la tiranía del mercado, un fascismo económico.
Por eso nos llena de alegría y de esperanza ver a estos jóvenes indignados gritando basta y exigiendo justicia, racionalidad y humanidad. Gritamos con ellos «Manos arriba, esto es un rescate». Y nos alegra que uno de sus eslóganes sea el que empleamos en América Latina y confiamos en que desde la protesta del mal llamado primer mundo, se haga realidad: otro mundo es posible. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
Madrid, 5 de junio de 2011.
 
LA SALVACIÓN INVITADA
Gloria de Jesús
JOSÉ Mª RIVAS CONDE, CORIMAYO@telefonica.net
MADRID.

ECLESALIA, 06/06/11.- Para ser gloria suya la de
la Mente de Dios, por fuerza ha de tenerla Jesús de Nazaret en su propia entraña, tan engendrada intrínsecamente por su Padre como todo su ser de Unigénito. Ha de resplandecerle por sí misma, sin que pueda depender ni advenirle del exterior. Salvo que fuera falsa nuestra fe en Él como en el Autosuficiente en todo por definición.
Él no necesita por tanto de nosotros para “ser el que es”, ni en lo relativo a su gloria. Salvo como la luz precisa de sumergidos en tinieblas y el agua de sedientos. Excepto en que remediar las carencias de quienes le reciban suponga para Él mengua alguna ni mejora divina de sí mismo. Hacerlo sólo pudo ser progreso en lo contingente de su realidad humana, capaz de crecer como todas «ante Dios y ante los hombres» (Lc 2,52).
Eso supuesto, hubiera sido incoherente por parte de Jesús vivir en búsqueda de la gloria de los hombres, en vez de en irradiación y emisión de la suya propia divina, de pleno desbordamiento de sí mismo para enriquecimiento de los indigentes de su plenitud (Jn 1,16). Ésta munificencia de esplendidez sin medida (Jn 1,14) es, como expuse en mi anterior escrito, la esencia de la gloria propia de la Mente Unigénita de Dios.
Aunque incluso a sus parientes les extrañara (Jn 7,3-5) y de entrada nos suceda a todos lo mismo, lo lógico era que Jesús tratara de evitar y rehuir la gloria de los hombres (Mt 9,30; etc.). Que no la aceptara (Jn 5,41). Ni buscarla le habría respaldado, como afirmó Él mismo (Jn 8,54). Ella sólo vale para infectarse de cobardía y negar la fe cuando llega la hora de proclamarla (Jn 12,42-43). En realidad su nocividad alcanza a incapacitar para creer (Jn 5,44).
Igual que el dinero, la gloria humana es señor al que no se puede servir a la vez que a Dios (Mt 6,24). Por esa cobardía con que impregna y por causar quebranto a otros. Su efecto jerarquizante es a costa de la postración y el deterioro de los demás como se produce. Sucede lo mismo que con los platos de la balanza: cuanto más alto está uno, más abajo el otro.
Lo contrario al afán de Jesús, que no vino a someternos como a vasallos; sino que pasó mucho más allá de nuestra condición innata, de sobra por Él conocida, de simples siervos inútiles y sin provecho aunque hiciéramos todo lo mandado (Lc 17,10). Pretendió elevarnos a la categoría de amigos con los que compartir su intimidad divina (Jn 15,15), y la excelsitud de su grandeza haciéndonos partícipes de su filiación divina (Jn 1,12). Hasta el extremo de poder llamar con toda verdad Padre (1Jn 3,1; etc.) a su propio Padre (Jn 20,17b), y llegar a sentarnos con Él en su mismo trono, que es el de su Padre (Ap 3,21).
La gloria humana en cuestión es fruto, como es sabido, del estar o posicionarse por encima del grupo, aunque sea con intención de beneficiarlo. Con la pretensión de ser como dueño y señor del resto; o pastor contrastado de los demás; o guía cualificado de sus actos y opciones, sus criterios y actitudes; o acreedor de su asentimiento, sumisión y servicio; o velador de su conducta y vengador de su desacuerdo.
Todo ello al amparo de consignas, normas, órdenes o leyes emanadas de los propios encumbrados y por ellos vigorizadas con condenas y castigos. Éstos, dada su confesada finalidad coercitiva, constituyen un trato necesariamente denigrante del hombre. Incluso en el caso de ser impuestos por los tenidos por testigos de Jesús. A causa de la proximidad de esa finalidad a la de los hilos con que se mueven las marionetas.
Todo lo punitivo deprime al ser humano, aun cuando su ordenamiento al bien común societario nunca fuera adulterado con el abuso rapaz de quienes detentan poder. Doblegar a las personas a base de sanciones y castigos siempre lesiona la dignidad humana, por coartar la autonomía personal de decisión. Ésta es don que el Creador concedió al hombre, ennobleciéndole así sobre los demás vivientes. Se lo otorgó cuando tras advertirle de las consecuencias de ambas opciones le dio libertad para elegir, sin que ningún otro hombre le forzara o coartara desde fuera, entre comer o no del árbol de la ciencia del bien y del mal.
Ello, además, causa al hombre perjuicios, penalidades y angustias, a sumar a los males que ya puede depararle la vida misma, dada su connatural limitación y fragilidad ante los diversos avatares de su existir contingente. Con ello el “pródigo” ve mermada ―más o menos según el castigo― la “herencia” que se le dio con el ser. Por restringirle la plenitud de vida más allá de lo derivado de su propia condición de creatura limitada.
Me refiero a la plenitud relativa y perfectible a la que el Creador le destinó en este mundo, al colocarle en el jardín de Edén, para que lo labrase y cuidase en su propio beneficio, sometiera la tierra y la dominara como señor de ella, de animales y plantas (Gn 1,26.28; 2,15). Sin más linde ni frontera que la de comportarse con los demás como querría que ellos se comportaran con él (Mt 7,12).
Jesús no podía beneficiarnos a base de lesionar nuestra dignidad con amenazas, ni de reducir nuestra “herencia” con castigos. Habría enfangado su propia gloria de liberalidad sin límites. Por buscar el bien valiéndose del mal como instrumento. Habría sido negrura y opacidad sin brillo de su gloria. Imposible que con “sombras” pudiera iluminarnos. Mucho más que obtener higos de los cardos. De ahí que por los frutos podamos discernir a los auténticos profetas de los falsos (Mt 7,20).
Esas “sombras” son necesidad de quienes, se presenten o no como profetas, aman la gloria humana más que la de Jesús, y juzgan pérdida participar en la suya de desbordamiento propio en amor y servicio a los demás (Mt 20,25-28). Y son limitación, insoslayable en la práctica, “de los jefes de las naciones que gobiernan imperativamente y de los grandes que deciden autoritariamente”. Incluso cuando con sinceridad buscan el bien común temporal.
El condenar y el castigar en medida civilizada parecen tolerables en el ámbito de “lo del César”, como defensa contra los desmanes en lo temporal de unos sobre otros (1Pe 2,13; Mt 22,21). Sin embargo, en el de “lo de Dios” son repudiables incluso respecto de lo del bien común, el orden y la organización eclesial terrenales.
Jesús, pese a pasar por la vida remediando los males ocasionales de sus próximos; pese a encargar a sus seguidores hacer otro tanto (Lc 9,1; 10,9); y pese a sufrir en su propia carne el mayor de los atropellos a que puede dar lugar la asidua adulteración de la tolerable finalidad temporal del castigo, no vino a suplantar las asociaciones humanas con otra que conservara análoga estructura de coerción y opresión. Ni aunque ella pudiera excluir del todo esa adulteración y fuera en todo exquisitamente perfecta.
Su reino no es de este mundo, ni como los de este mundo (Jn 18,36). Desde la fe en Él, ni imaginarlo cabe concebido desde la perspectiva del meter en vereda; ni desde la del exigir e imponer el bien por las bravas. El rey, por ejemplo, que presentó como parábola del mismo (Mt 22,2-14), no envió a sus siervos a que arrastraran a nadie a la fuerza al banquete de bodas de su hijo. Era invitación por las buenas; que por las malas habría obviamente dejado de ser invitación.
En suma: el condenar y el castigar se oponen por sí mismos a la gloria propia de la Mente Unigénita de Dios, siempre creador; siempre restaurador; siempre liberador; siempre enriquecedor; siempre benefactor… ¡Nunca jamás destructivo, ni deteriorante! Aunque desde la justicia humana se tuvieran merecidísimos, o se pretendiera evitar así, a los propios “pródigos” o a terceros, los males derivados de rechazarle. Y ellos, además, chocan obviamente con lo que Jesús hizo a su paso por la tierra.
Él se limitó a “proclamar la justicia, sin porfiar ni dar voces por las plazas; sin quebrar la caña cascada, ni apagar la mecha que aún humea” (Mt 12,20). Testimonió la verdad sin tropa que la defendiera e impusiera por la fuerza (Jn 18,37), y habló para los amigos de la verdad, para quien quisiera escucharle o, como decía Él, para “quien tuviera oídos para oír”. Todas sus invitaciones se pervierten y se avinagran, cuando se entienden al margen de la libertad terrenal de ignorarlas.
Jesús nunca condenó a nadie, ni siquiera a Judas. Fue éste quien él solo se privó de la vida. Ni apartó de sí a ninguno otro de los que fueron a Él (Jn 6,37). Ni negó la libertad de atenderle o no. Sólo señaló, en paralelo a lo del Génesis, las consecuencias de lo uno y de lo otro (Mt 7,24-27, etc.). La libertad de elegir se la reconoció hasta a los Doce que Él mismo había instituido; incluso la de seguir con felonía junto a Él (Jn 6,71). Es el supuesto de su tolerancia con Judas y el de la pregunta que les hizo a todos, «¿También vosotros queréis marcharos?» (Jn 6,68). Fue, como es sabido, cuando la desbandada de discípulos a causa del sermón eucarístico, producida por cierto sin represalia ninguna de su parte.
La única sentencia que Jesús vino a emitir no fue para condenar al hombre; sino para liberarlo de yugos opresores y ataduras asfixiantes. Fue llamada a la libertad (Gal 5,13). Por ser condenación «eis tòn “kósmon” toûton» → «para el “orden, sistema, régimen…” ese» (Jn 9,39). El que exige la autoinmolación sumisa a la autoridad y la ley, aun en cosas que nada tienen que ver con lo que de veras ensucia al hombre (Mt 15,17-20). O que se oponen a la lógica y a la sensatez (Mt 12,1-5; Mc 2,24-27; etc.); o niegan la misericordia que Dios quiere (Mt 9,10-13; 12,7). Incluso hasta posponer al hombre a un día de la semana y concederle en él menor consideración que a los animales (Mt 12,10-12; Lc 14, 1-6). Etc.
Esa genérica condenación/liberación la formuló Jesús precisamente al enterarse que los fariseos habían «echado afuera» ―habían excomulgado― al ciego de nacimiento, por atenerse a la obviedad de las cosas en vez de a su legalista y autoritario razonar sobre la naturaleza religiosa del sábado (Jn 9,27-34).
Tal condenación liberadora; sus palabras inequívocas sobre la falsedad e hipocresía del “sistema”; dictar la primera y pronunciar las segundas con riesgo consumado de su propia vida; la ausencia de “sombra” de castigos y “dedos acusadores” (Lc 23,34); la grandeza del “Yo no te condeno” (Jn 8,11), «Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso» (Lc 23,43); la misericordia efectiva ante el dolor, la aflicción, la limitación de los que le rodearon (Mt 4,23; etc.), aunque se debieran a haber pecado (Jn 5,14); etc., etc., fueron la estela de gloria de la Mente Unigénita de Dios ―la de Yahveh―, que Jesús fue dejando tras de sí a su paso por la tierra” (Is 58,6-9), “invitando” a seguirle y participar en ella. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
SOBRE LA JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD
FORO “CURAS DE MADRID”, comisionpermanente@forocurasdemadrid.org
MADRID.

ECLESALIA, 03/03/11.- 1. Benedicto XVI expresa de este modo el objetivo de la JMJ -2011 de Madrid: "Quisiera que todos los jóvenes, tanto los que comparten nuestra fe como los que vacilan, dudan o no creen, puedan vivir esta experiencia que puede ser decisiva para la vida: la experiencia del Señor Jesús resucitado y vivo y de su amor por cada uno de nosotros" (del Mensaje papal para JMJ de Madrid).
Creemos que las circunstancias que rodean la próxima J.M.J. no conducen adecuadamente al objetivo propuesto.
2. Nosotros vemos que los y las jóvenes, en general, están desanimados y apagados en una sociedad en crisis (económica, ética, social, de valores...) en la que no ven futuro.
En la misma Iglesia, constatamos su poca participación y no encontramos cauces adecuados para la pastoral juvenil. Muchos jóvenes nos ven desfasados, apegados a los privilegios del dinero y del poder, sin respuesta válida para sus vidas.
3.- Como miembros de la sociedad en la que vivimos y curas en la Iglesia a la que pertenecemos nos preguntamos: ¿qué es lo que nosotros mismos estamos haciendo mal en la sociedad y en la Iglesia para que la percepción que tienen los jóvenes sea ésta? ¿Qué está haciendo mal la jerarquía? ¿Qué tipo de Iglesia estamos construyendo, manteniendo? ¿Por qué no estamos siendo capaces de motivar a los jóvenes de hoy para participar en el Movimiento de Jesús?
4. En este contexto, han surgido algunas iniciativas, habitualmente desde la jerarquía, que se concretan en grandes eventos esporádicos como el de J.M.J. Vemos que, de hecho, son acontecimientos que dejan poca huella. ¿Dónde están los jóvenes que participaron en otros espectáculos similares, como el de Cuatro Vientos o de la Misión Joven?
Por lo que, frente a los que se muestran entusiasmados ante la próxima J.M.J. a celebrar en Madrid, porque lo consideran una oportunidad para evangelizar a los jóvenes, otros mantenemos una actitud más crítica. Nuestra postura se debe tanto a las características generales de las celebraciones masivas como a las concretas de la JMJ-2011 de Madrid.
5. Estimamos que la JMJ de Madrid tiene importantes aspectos ambiguos o negativos:
-El costo económico del evento es muy alto, más en tiempo de crisis, y creemos que no se compagina con el estilo de Jesús en el Evangelio.
-Para hacerla posible, ha sido necesario un pacto con las fuerzas económicas y políticas que refuerza la imagen de la Iglesia como institución privilegiada y cercana al poder, con el escándalo social que ello supone, particularmente en las circunstancias actuales.
-Escándalo originado al comparar la facilidad con que los poderes públicos financian este acontecimiento con tantos recortes en recursos económicos y en derechos sociales como se está exigiendo a la mayoría de los ciudadanos.
-Presenta un modelo de Iglesia triunfalista, que utiliza medios espectaculares, que confía demasiado en la fuerza de los números y las multitudes, mostrando una figura deslumbradora del Papa y de la Iglesia que consideramos poco evangélica.
-Los acentos de la Jornada están marcados por una visión demasiado conservadora de la fe. Parece pensada para ciertos grupos eclesiales más que para el conjunto más plural de los jóvenes católicos.
-A pesar de algunos esfuerzos en la preparación por evitarlo, se presenta como un acto puntual, masivo y de difícil continuidad.
-En consecuencia nos tememos que la JMJ será un bluf para quien pueda buscar notoriedad, éxito, números, triunfalismo, negocio o validación de su postura eclesial.
6. Reconocemos, con todo, que para algunos jóvenes y educadores la JMJ pueda ser ocasión de una experiencia religiosa sincera y honesta. Pero creemos que, como planteamiento general, este marco en que se va a desarrollar no es el más adecuado para “vivir esa experiencia del Señor Jesús resucitado" de que habla el Papa.
7. Por nuestra parte, en el camino hacia la experiencia del Dios de Jesús, objeto primordial de Ia educación cristiana, nos parecen irrenunciables algunos criterios como los siguientes:
-El lugar social y teológico de los pobres como fuente permanente de evangelización.
-La humildad o sencillez de medios, pues el evangelio está reñido con la ostentación, la arrogancia, la riqueza y el poder.
-El protagonismo de los sujetos en su educación que haga posible un proceso horizontal y participativo desde la base.
-Se trata de caminar con ellos para descubrir los valores que la acción del Espíritu está despertando hoy en estas sociedades y en estas generaciones de jóvenes, incorporarnos con nuestra tarea educativa, paciente y cotidiana a esa acción y hacerla fructificar para la vida del mundo.
8. En resumen, como nos propone Benedicto XVI, queremos vivir y contagiar "la experiencia del Señor Jesús resucitado y vivo y de su amor para cada uno de nosotros". Pero estimamos que la JMJ-Madrid-2011 no es un medio adecuado ni por los condicionamientos que la rodean ni por la pedagogía que emplea. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
LA DIVINA PROVIDENCIA
Por añadidura, Mt 6, 24-34
PATRICIA PAZ, ppaz1954@gmail.com
BUENOS AIRES (ARGENTINA).

ECLESALIA, 01/03/11.- Me costó comprender éste Evangelio. Mi sentido común propio de la época en la que me toca vivir me decía que lo lógico es producir y acumular. El futuro depende de lo que pueda almacenar, de los reaseguros que me provea en forma de jubilación, medicina prepaga, cuenta bancaria, inversiones, etc. Dios parece no ocuparse de nuestra economía a pesar de lo que dice el Evangelio acerca de los “lirios del campo y los pájaros del cielo.” Ni lirios ni pájaros, volvamos a la realidad, eso está muy bien como cuentito, pero la vida es otra cosa. O proveés para vos y tu familia o te quedás en la calle, no hay más que mirar los diarios.
Hasta que desperté a lo que el Evangelio me quiere enseñar. No es pensar en un Dios que está afuera de la historia y desde allí es providente sino descubrir que la Divina Providencia, ¡soy yo! eres tú, somos todos. Despertar a la realidad de que el Dios que nos inhabita es quien nos habilita para ser providentes si lo dejamos actuar. Liberar nuestra capacidad de compartir lo producido es, me parece, el gran desafío al que nos invita Jesús.
Servir a Dios y buscar el Reino implica que en mi propia vida yo asuma la responsabilidad que me toca. No es un inmovilismo irresponsable de esperar que las cosas vengan de arriba. Es trabajar duro de acuerdo a mis posibilidades para producir las riquezas que mis talentos puedan aportar y luego compartirlas con mis hermanos en la confianza de que si nos animamos a vivir así, los bienes alcanzan para todos.
Si dejamos de pensar en un “dios mago” que digita las cosas e interviene a su antojo, o al que podemos torcer la voluntad a fuerza de oraciones para que intervenga según el nuestro, nos tomaremos en serio nuestra capacidad co-creadora. Estaremos entonces capacitados para construir un orden nuevo regido por los valores del Reino y su justicia, y el resto se nos dará por añadidura.
Que las oraciones sirvan para cambiarnos el corazón, para hacer espacio a la acción del Espíritu que nos invita a ser justos y generosos. Allí descubriremos la verdadera Providencia, la que Dios pone en nuestras manos. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
SOBRA LA GENTE II
MARI PAZ LÓPEZ SANTOS, pazsantos@wanadoo.es
MADRID.

ECLESALIA,
24/02/11.- No quiero ponerme reiterativa ('Sobra la gente' ECLESALIA, 31/01/11), pero tampoco puedo evitar que me siga saliendo, para compartir, un impulso interior a modo de rebelde denuncia: quieren hacernos creer que sobra la gente, lo escuchamos a todas horas en cualquier medio de comunicación sea de la ideología que sea. La crisis financiera da pie a explotar y exportar una consigna que se está convirtiendo en la música ambientad del día a día.
Por las conversaciones de unos y otros en los trabajos, en reuniones de amigos, los comentarios de los hijos, etc. observo que nos lo estamos creyendo y esa es la victoria real de los que, machaconamente, insisten en que sobra la gente.
Leyendo el evangelio del próximo domingo (Mt 6, 24-34) he visto la luz en este tema: “No podéis servir a Dios y al dinero”. Ya entiendo porque dicen que sobra la gente. En el servicio activo y absoluto al “dios-dinero” no cabe nadie, por eso cada vez se controla por menos manos y hay excedente de gente.
Pero ¿cómo vamos a sobrar si somos herederos? ¿Herederos de qué? ¿Cuál es nuestra herencia? Somos herederos de un Reino que lleva implícita una consigna: la búsqueda de la justicia. No lo digo yo, son palabras textuales de Jesús en el evangelio: “Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia”.
En el Reino de Dios cabemos todos empezando por los “eternos sobrantes”, los que han sido despojados de todo, incluso de los medios para poder levantarse y seguir adelante; los que han perdido el empleo de muchos años y ya no tienen edad para encontrar otro; los que vinieron como emigrantes buscando encontrar una vida más digna; los jóvenes que tienen que aportar ilusión y creatividad a este mundo tan materialista. Cabe la belleza, la música, el deporte, la religión, la naturaleza… cabemos todos y todo. Pero hay que elegir bando: servir a Dios o al dinero.
Si los cristianos no nos sabemos herederos activos y efectivos en la lucha de la justicia por el Reino podríamos decir aquello de “el último que apague la luz”. Pero como la fuerza no viene de nosotros que la recibimos de Otro, no hay que perder la esperanza de que, como herederos, nos pongamos al servicio de la Herencia recibida.
No hay tiempo que perder, el trabajo es mucho y hay bastante gente desanimada creyendo que sobra. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
=========================
NAVIDAD DEL AÑO 2010
JUAN DE DIOS REGORDÁN DOMÍNGUEZ, juandediosrd@hotmail.com
ALGEZIRAS (CÁDIZ).

ECLESALIA, 24/12/10.- ¿Dónde ha estado Dios en 2010?, me decía una persona por Internet. No se trata de convencer a nadie. El respeto a la libertad es fundamental en todo diálogo humano. ¿Quién no ha soñado ante un recién nacido? ¿Qué llegará a ser de mayor? Todo es posible para una vida que empieza. El mundo y el futuro le van a pertenecer; ya le pertenecen. Su mañana está por hacer. En lo sencillo, en lo pequeño, en lo humilde, en un Niño indefenso, en Alguien entrañable, se hace presente Dios.
El Niño, que su madre cubre entre pañales, al calor del suave respirar de animales, en un establo de las afueras, rodeado de pobres, es Alguien capaz de hacer saltar por los aires los esquemas de los prepotentes y avaros que se fabrican dioses domesticables. Es radical frente al funcionamiento del templo y también radical en su solidaridad con el pueblo sencillo en su conflicto con “el poder” y así se ganará a pulso su condena a muerte de cruz, el suplicio de los esclavos.
El Niño que nace en Belén es raíz, es despojo de su gloria divina en la Encarnación hasta la Muerte en Cruz. En su corta vida humana se enfrenta a la cruda realidad de una existencia cargada del peso de la maldad de la injusticia y el desprecio de los falsos profetas instalados en el poder. Con el triunfo de la Pascua se convierte en Cristo, cuando es restablecido por el Padre en el esplendor de la divinidad y es celebrado Señor por todos los seres humanos y por el Cosmos. Dios exalta a su Hijo confiándole un “nombre glorioso” que en el lenguaje bíblico indica a la persona misma y su divinidad.
En la Navidad del 2010, Cristo lleva todavía los signos de la Pasión de su verdadera humanidad. Para los cristianos, en el ámbito de la fe, Navidad deja de ser el sueño de unas fiestas. Es algo profundo y misterioso. Dios se viene a vivir entre nosotros. Ha llegado el momento en que Dios habla y actúa desde dentro, desde la naturaleza humana encarnada en lo divino para experimentar la unión de lo divino y lo humano. En el Nacimiento conoce las alegrías y las tristezas de la humanidad para transformarla haciéndola renacer a su imagen.
Dios se encarna en la humanidad para que el ser humano pueda ser libre, haciéndole participe de la divinidad. El Dios de la Navidad es Padre-Madre y nos invita e inspira a vivir en plenitud. Nos alienta a luchar por la justicia, la solidaridad, la paz. Nos nutre y educa y jamás nos abandona aunque nosotros nos olvidemos de Él. Los cristianos de ahora estamos llamados al compromiso de “bajar de la cruz a los crucificados actuales”, víctimas de quiénes generan lógicas perversas que configuran el mundo de forma tan hiriente y terriblemente tan desigual.
Navidad es una llamada al compromiso sociopolítico comprendido y realizado desde la opción de los pobres. Navidad es la hora de la fe en el porvenir y la confianza en el presente: de creer en la utopía y vivir intensamente la entrega personal. Es la hora de de la solidaridad, de compartir, de amar. El Niño de Belén, convertido en Cristo en su Resurrección, en el esplendor de la divinidad, abiertas las puertas de la Esperanza, se revela cercano a nosotros en el sufrimiento, en la muerte y llamándonos a participar y gozar de su eternidad gloriosa. Anunciar hoy a Dios es defender la libertad del ser humano, vivir la solidaridad, ser voz de los sin voz. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
EL DIOS DEL PORCHE

‘Del Dios del templo al Dios del porche, un paso importante’

JOSÉ MORENO LOSADA, sacerdote capellán en la UEx y consiliario de Acción Católica, jmorenol@unex.es
BADAJOZ.
ECLESALIA, 03/12/10.- Andamos en una reflexión un grupo de sacerdotes acerca del nuevo rostro de parroquia para tiempos postcristianos, y hoy se me ocurre que algo de esto debe ser fundamental.
En la parroquia en la que estoy adscrito hoy hemos estrenado un porche que acaba de ser construido, junto a unas escaleras nuevas para que no haya peligro en el salón de arriba, era algo que nos exigían legalmente. Pero la idea del porche nace de otros planteamientos. La parroquia está ahí desde hace unos cuantos de años, se hizo una primera parte de un proyecto más ambicioso y se habilitó el salón de actos como templo, la idea era hacerlo cuando se pudiera; sin embargo ha sido más urgente hacer el porche que un templo nuevo. La razón fundamental es que queremos que sea una parroquia de acogida y de encuentro, nos faltaba un espacio en el que detenernos, saludarnos tranquilamente, en el que jugaran los niños cuando vienen a catequesis, donde se pudiera estar por estar, y sobre todo donde pudiéramos celebrar cosas de vida y fiesta.
De alguna manera, entendiéndolo bien, se imponía pasar del Dios del Templo al Dios del porche, al servicio de la comunidad, así que ahora tenemos un templo digno, pero un porche casi de lujo en su pobreza y en su sencillez, esto parece más casa amplia de la comunidad parroquial, en la que templo, salones y salas, amén de porche, junto al patio se conjuntan en esa armonía de hogar y taller en el calor y en la luz de la comunidad heterogénea, abierta y luminosa.
Hoy hemos bendecido el porche con el uso, tras una eucaristía llena de símbolos y alegría en la fiesta de Cristo Rey, compartida por las más niños y jóvenes de la comunidad, nos hemos instalado en el porche y hemos celebrado nuestro aperitivo solidario. En la eucaristía se ha presentado el proyecto que este año la comunidad va apadrinar de la mano de Manos Unidas, será en Mozanbique, se ha explicado el por qué, el cómo, el cuándo, su sentido, etc. A mí me ha encantado eso de que vamos a conocer África porque son hermanos nuestros, y la eucaristía nos pide ir por el mundo a anunciar el evangelio. Estábamos cientos de personas y allí se sentía la ilusión de que otro mundo es posible y que nosotros vamos a colaborar.
Qué gozo la algarabía del aperitivo, ya mi madre imposibilitada, cuando le decía que hoy iría a la historia del aperitivo, me dijo con su voz apagada: “muy bien hijo… porque no es lo que se come es lo que se vive y se disfruta en ese relacionarse con los otros”. Allí estaba el espíritu de una parroquia que se está haciendo y va avanzando con alegría, con aquellos que la comenzaron desde lo poco, siendo grano de mostaza, junto a todos los que ya se van agregando y vienen a anidar a sus ramas. Un proceso de vida comunitario que es ilusionante.
¡’Viva el porche de la parroquia de Guadalupe’ ¡Viva esta forma de bendecirlo¡ ¡Viva el Dios que lo habita en la intemperie¡ (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

SOBRE ORDENACIÓN DE LAS MUJERES

CORINA J. VARELA G, teóloga, conylucho@tardis.cl
CHILE.

ECLESALIA, 02/12/10.- Con sorpresa he leído las declaraciones del Papa tomadas del libro-entrevista “Luz del Mundo. El Papa, la Iglesia y el signo de los tiempos” sobre la ordenación sacerdotal de las mujeres. Benedicto XVI sostiene que la Iglesia no tiene la facultad de conferir a las mujeres la ordenación sacerdotal porque ha sido Cristo quien ha dado “una forma a la Iglesia con los doce y su sucesión con los obispos y sacerdotes”. El Papa también dice que, con respecto a la ordenación de las mujeres, “no se trata de no querer, sino de no poder”. Según Benedicto XVI, la Iglesia “no puede hacer lo que quiere” porque se ha de atener “a la voluntad del Señor”.
Sin embargo, en mi humilde opinión, “la voluntad del Señor” la podemos buscar también en su ejemplo de vida. Durante los años que Jesús recorrió Palestina predicando, lo que se ha dado en llamar su vida pública, formó una comunidad de seguidores y seguidoras y predicó la llegada del Reino de Dios aquí y ahora. Él no fundó una Iglesia. La Iglesia fue hecha por los apóstoles, los discípulos y las discípulas que continuaron transmitiendo la Buena Nueva después de la resurrección.
La comunidad reunida primero en torno al Maestro y luego en torno a su Palabra era mixta e igualitaria. El Evangelio de Lucas relata la participación en ella de mujeres, como María Magdalena, Juana, Susana y otras muchas, que siguen a Jesús desde el inicio de su misión en Galilea y le ayudan con sus bienes. Y también nos hace conocer a María de Betania, que se sienta a los pies de Jesús –postura clásica del discipulado- para escuchar su palabra. La profundidad del compromiso de las discípulas queda demostrada en el momento de la prueba más difícil: la crucifixión. Cuando los varones han huido, son las mujeres las que quedan sufriendo junto a su Señor torturado, le acompañan al sepulcro y luego son testigos de su resurrección y encargadas de anunciar la misma a los discípulos.
En el libro de Hechos de los Apóstoles, que nos narra los primeros pasos de la Iglesia encontramos también la presencia de mujeres. Para empezar, los apóstoles se reunían a orar en el cenáculo y con ellos se reunían también algunas mujeres y María, la madre de Jesús. Podemos suponer que el día de Pentecostés, todas ellas recibieron también el Espíritu junto con los apóstoles. También encontramos a mujeres como Priscila, que junto a su esposo Áquila eran colaboradores de la causa del evangelio y en su casa se reunía la comunidad, o sea la Iglesia, de Éfeso. Y es que en un comienzo las comunidades se reunían en las casas y muchas veces eran las mujeres las que presidían la celebración. Testimonio de esto son las alusiones de Pablo en la Carta a los Romano: Priscila, María, Trifena y Trifosa, Julia… En esta misma Carta, Pablo menciona también a Febe, diaconisa de la Iglesia de Cencrea.
Con el correr de los años, las comunidades cristianas van a ir cambiando el lugar de culto: de las casas, donde el protagonismo de la mujer era aceptado y se sentía como algo propio, a los lugares públicos donde el liderazgo de la mujer se consideraba inapropiado y vergonzoso. La Iglesia se fue estructurando y jerarquizando y ya en los siglos III y IV, los líderes masculinos de la Iglesia deliberadamente quisieron suprimir el liderazgo equitativo de las discípulas. Y cuando a fines del siglo IV la Iglesia se convierte en la religión oficial del imperio romano, se hace definitivamente una religión masculina.
Ahora, ya en pleno siglo XXI, la situación de las mujeres al interior de la Iglesia católica no ha cambiado mucho y me parece difícil pensar en un cambio a corto o largo plazo. No deja de extrañar el que en la Iglesia no se haya seguido el ejemplo de Jesús en relación con las mujeres. Los laicos, y sobre todo las mujeres, son considerados actualmente como receptores del Mensaje pero no como parte activa y dinámica del anuncio de ese mismo Mensaje.
Lo que falta es vencer las resistencias del pensamiento androcéntrico de la organización de la Iglesia y recuperar en la práctica la tradición del movimiento de Jesús como discipulado de iguales, donde los ministerios no estén concentrados en manos de una jerarquía exclusivamente masculina. Ojalá algún día podamos llegar a constituir una Iglesia donde hombres y mujeres luchemos mano a mano por la paz y la justicia, para hacer de éste un mundo más humano, por hacer realidad la Buena Noticia del Reino que anunció Jesús de Nazareth. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).




¿HASTA CUÁNDO LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES?

CONCHI VALLEJO E INMA LOUZADO, HOAC DE CÁDIZ, hoaccadizyceuta@gmail.com

CÁDIZ.



<http://www.eclesalia.net/> ECLESALIA, 23/11/10.- A pesar de la Ley de
Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, y de los
múltiples esfuerzos legislativos, judiciales y policiales que se realizan,
el número de mujeres asesinadas en nuestro país a manos de sus parejas o
ex-parejas no sólo no disminuye sino que va en aumento.

En lo que va de año son ya más de 63 las mujeres víctimas de la violencia
machista. Las expectativas que se había depositado en la ley no han dado el
fruto esperado. Las mujeres siguen siendo agredidas en igual o mayor medida.

De alguna manera están atadas a una invisible pero férrea cadena de
violencia que afecta a todas las relaciones entre mujeres y hombres. Esta
violencia tiene múltiples rostros, se reproduce y perpetúa en la familia, en
las relaciones afectivo-sexuales, en el trabajo, en los medios de
comunicación y en viejas costumbres muy arraigadas. Las palabras, las
imágenes, las actitudes y las conductas han actuado a lo largo de la
historia como correa de transmisión de esta cadena cruel, interminable e
invisible. La pregunta es: ¿por qué no rompemos de una vez esta cadena?

¿Por qué no rompemos con una socialización tradicional de mujeres y hombres
que ha ayudado y ayuda a perpetuar la idea de la superioridad masculina y la
sumisión femenina? Se ha de combatir estos valores que aún permanecen y
sustituirlos por otros basados en la igualdad y la dignidad de todos los
seres humanos, mujeres y hombres. Hay que romper con los viejos
estereotipos. Se necesita una educación alternativa basada en valores como
el amor, respeto mutuo, equilibrio de poder y responsabilidad entre unas y
otros. En una palabra, se necesita una verdadera coeducación. Se necesita
acabar con la desigualdad en el reparto de tareas, responsabilidades y
recursos económicos. Si no se consigue este nuevo equilibrio, los hombres
seguirán ejerciendo su poder hegemónico y las mujeres seguiremos bajo la
amenaza constante de sufrir violencia. Cuando una mujer muere asesinada,
todas las mujeres mueren un poco.

En muchas ocasiones, las propias mujeres ni siquiera son conscientes de la
violencia que se ejerce sobre ellas, creen que siendo sumisas podrán salvar
a sus maltratadores, pero con toda seguridad es ése el camino más seguro
para ser destruidas física y moralmente por ellos.

Esta situación de desigualdad y de violencia no se corregirá sólo con
medidas de carácter penal. Son necesarias también medidas preventivas de
carácter educativo, formando en igualdad a chicas y chicos desde la más
tierna infancia: en casa, en la escuela, en las instituciones, en la calle y
en los medios de comunicación. En las relaciones entre parejas, en muchas
ocasiones, es inevitable que surjan conflictos, pero hay que aprender a
resolverlos a través del diálogo, la comprensión y la tolerancia.

Es necesario incrementar la financiación a todos los niveles (municipales,
autonómicos y estatales) para potenciar los recursos ya existentes, centros
especializados, formación de profesionales que han de atender las demandas
de ayuda (económica, psicológica, legal, etc.) de las mujeres maltratadas,
así como crear centros de orientación y rehabilitación para reconducir las
conductas agresivas que tanto daño está haciendo a las mujeres en
particular, a las familias, a los propios agresores y a toda la sociedad en
general.

Nosotras y nosotros como seguidores de Jesucristo manifestamos que el hombre
y la mujer son iguales en dignidad; reivindicamos la necesidad de redefinir
la masculinidad y la feminidad desde otros parámetros distintos a los
actuales, caminar hacia una cultura y educación que promueva otros valores
como el amor, el respeto, la comprensión, el compartir vida y
responsabilidades.

En este día, la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), la Iglesia y las
organizaciones sociales debemos unir nuestros esfuerzos a los de todas
aquellas personas y colectivos que trabajan para erradicar la violencia de
género, haciendo posible una vida más digna para la mujer y el hombre. Sólo
así será posible una sociedad más humana y más justa donde impere la paz y
el amor. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus
artículos, indicando su procedencia).
¿LAICOS?
MARI PAZ LÓPEZ SANTOS, pazsantos@wanadoo.es
MADRID.

ECLESALIA, 12/11/10.- La palabra laico y todos sus derivados están apareciendo en los medios de comunicación envueltas en un cierto estado de confrontación que me apena y me preocupa.
De la preocupación pasé al Diccionario de la Real Academia: conocer el significado de las palabras suele ayudar a centrarse, al menos eso esperaba; en otras ocasiones me ha funcionado.
Hay dos acepciones para la palabra “laico”. La primera dice que laico es quien “no tiene órdenes clericales”. Así que, entiendo, que hay dos grupos: los religiosos (activos o contemplativos) que no son sacerdotes y los laicos del mundo que tampoco han recibido órdenes clericales. Antiguamente, a estos últimos se nos llamaba “seglares”, pero esta palabra ha quedado en desuso, ahora somos laicos. Por tanto, entiendo que es el orden sacerdotal el que determina quien es laico y quien no lo es.
La segunda acepción dice que laico es quien es “independiente de cualquier organización o confesión religiosa”. Aquí, creo entender, que lo que determina quién es laico es su lejanía (entiendo que por no ser creyente) de cualquier familia religiosa.
Las dos acepciones se centran en el “no” (“no eres tal”, “no estás en…”) como tantos otros intentos de definición en investigaciones científicas, filosófica y teológicas, etc. pero no nos dicen qué somos en esencia.
Mientras sigo investigando qué dicen unos y otros que somos los laicos, creo que lo más coherente es ponerme seriamente a pensar qué creo que es ser laica y laico desde la fe y la vida del Espíritu. Para esto no hay diccionarios pero sí un modelo inigualable que hace realidad el lema de la Real Academia de la Lengua Española: Jesús de Nazaret que “limpia, fija y da esplendor”. Él vivió como laico, es más, como “laico sin papeles”. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
=============================================
MÁXIMO RESPONSABLE
Comunicado del Colectivo Iglesia sin Abusos
COLECTIVO IGLESIA SIN ABUSOS, carlos@herlobe.com
MADRID.

ECLESALIA, 05/11/10.- Ante la próxima visita pastoral del Papa Benedicto XVI a España, el Colectivo Iglesia sin Abusos quiere manifestar lo siguiente:
1. Las visitas pastorales no son en sí mismas buenas o malas. Desde la sociedad debemos calificarlas en función del mensaje que se transmita y los objetivos que se persigan. En este sentido, difundir el mensaje de Jesús de Nazaret es algo que siempre merecerá nuestro elogio. Sin embargo, ¿alguien encontraría algún tipo de parecido entre Jesús de Nazaret rodeado de enfermos, prostitutas y pobres con las visitas de Estado de Benedicto XVI que se entrevistará con los Reyes, Presidente del Gobierno, Cardenales y Obispos?
2. Benedicto XVI se ha caracterizado en los últimos meses por sus reiteradas peticiones de perdón a las víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes de la Iglesia Católica. No podemos estar más de acuerdo con esas muestras de cariño hacia quienes han sufrido tanto.
3. Sin embargo, consideramos que esa posición es claramente insuficiente para resolver la grave crisis de confianza en la que la Iglesia está sumida. Ese enorme abismo no se ha creado solo por la deplorable actuación individual de algunos de sus miembros sino, sobre todo, por una actuación generalizada de silencio, ocultación y encubrimiento en los casos de abusos sexuales ocurridos.
4. De esa conducta es máximo responsable aunque no único, Benedicto XVI. Y lo es no solo por el cargo que actualmente ocupa, sino también por su anterior responsabilidad desde 1981 de Prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe. Desde esta posición tomó parte activa en la política de la Santa Sede de la que ahora nadie parece ser responsable.
5. De todo lo anterior se deduce que las medidas adoptadas como la publicación de una guía de actuación en la que se indica que "debe seguirse siempre el derecho civil en materia de información de los delitos a las autoridades competentes" son adecuadas pero insuficientes. Es preciso que los máximos dirigentes en una organización que ellos mismos describen como claramente piramidal, asuman de forma clara sus responsabilidades y dejen el paso a otras personas cuyo pasado no esté contaminado con estas actuaciones.
6. Solamente desde esa asunción de los errores cometidos, la Iglesia podrá mirar a la cara tanto a las víctimas como al resto de la sociedad y seguir en la humilde tarea que Jesús de Nazaret nos encomendó: La construcción de un mundo más justo por medio del Amor. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
Para más información: www.iglesiasinabusos.org

CINCO MILLONES DE MINEROS

PEPE LAGUNA, pepe.laguna@yahoo.es

PARLA (MADRID).



ECLESALIA, 21/10/10.- Tengo a mi familia preocupada. Desde hace cinco días no dejo de sonreír ni de día ni de noche. El médico de cabecera me ha sacado sangre y ha solicitado al laboratorio una analítica de opiáceos, no cree que &#150;como yo le he contado- el desencadenante de mi extraña alegría sea el rescate de los 33 mineros chilenos atrapados en el yacimiento de San José. Coincidiendo con la salida del último de ellos, Luis Urzúa, tuve lo que filósofos y místicos llaman &#147;una experiencia cumbre&#148;. Un momento de inusual clarividencia en el que el mundo se presenta con una coherencia abrumadora. Un instante en el que supe que los cinco millones de niños y niñas que mueren cada año en las minas del hambre y la miseria serán felizmente rescatados antes de que acabe este año.

En ese momento de éxtasis, las lógicas sociales y matemáticas se me mostraron evidentes. Cuando una nación decide plantarle cara al destino y no escatima en medios materiales y humanos, es posible hacerle una cesárea de 700 metros al vientre de la tierra para que 33 vidas vean nuevamente la luz.

El rescate de los mineros ha costado 14 millones de euros, casi medio millón por minero. Según los especialistas en las &#147;minas del hambre&#148;, 167 &#128; bastarían para rescatar a un niño de las garras de la desnutrición; esto es, un 0,033 % de lo que ha &#147;costado&#148; salvar a un minero.

¿Cómo no estar feliz? Sólo falta que un presidente respondiendo al clamor de su pueblo se ponga un casco y decida no moverse de la &#147;mina del hambre&#148; hasta que no salga de la cápsula el último de los niños. Un momento que retransmitirán todas las televisiones del mundo. Un instante en el que el planeta entero se abrazará para festejarlo.

No es un sueño, lo he visto hace una semana en Copiapó. ¡Y mi médico de cabecera quiere volver a sacarme sangre...! (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
EVANGELIZAR ES HUMANIZAR ESTE MUNDO

En esta jornada del Domund

MARICARMEN Y FERNANDO BERMÚDEZ, ferberlop2003@yahoo.com.mx

SAN MARCOS (GUATEMALA).



ECLESALIA, 22/10/10.- Queridos hermanos y hermanas: El DOMUND hace referencia a la misión aquí y en el tercer mundo. Nos convoca a todos los cristianos a ser misioneros allí donde estemos. Ser misioneros significa ser evangelizadores. ¿Qué entendemos por evangelizar? Nuestra experiencia misionera en América Latina nos ha enseñado que evangelizar es humanizar este mundo. Es por eso que las misiones de la Iglesia abarcan, no solamente la predicación de la palabra de Dios, sino también la atención a la salud a través de dispensarios, la educación y alfabetización a través de escuelas y proyectos educativos, la promoción de proyectos de desarrollo, la defensa y promoción de los derechos humanos&#133; Porque el mensaje de Jesús se centra en el reino de Dios, que es una Buena Noticia de liberación, una nueva forma de vivir basada en la justicia, en el compartir comunitario, en la opción por los pobres y marginados, en la fraternidad con todos los seres humanos sin distinción de nacionalidad, raza, credo religioso o clase social; en la reconciliación y el cuidado de la naturaleza.

Hoy se cumple un año del asesinato de un gran amigo nuestro y destacado catequista, Víctor Gálvez, padre de familia, originario de Malacatán, San Marcos (Guatemala). Fue colaborador de Fernando en el Programa de Derechos Humanos del Obispado y alumno en el Diplomado de Teología en la Universidad Landívar. Desde su fe se comprometió en la promoción de los derechos humanos y en la defensa de los recursos naturales frente a la explotación de las multinacionales mineras y eléctricas. Abrió una oficina en su pueblo de Malacatán para atender las quejas de la gente. En junio del año pasado fue secuestrado, y después de ser torturado lo dejaron libre, diciéndole: &#147;Retírese de todo esto&#148;. A lo cual él respondió: &#147;Si Cristo fue perseguido y muerto por proclamar la justicia y defender a los pobres, yo también estoy dispuesto a ello&#148;. El 24 de octubre de 2009, a la salida de la oficina en Malacatán, fue asesinado, recibiendo más de veinte impactos de bala. Víctor Gálvez, creyente en Jesús, comprometido con la justicia, junto con todos los mártires de América Latina, sigue vivo hoy entre nosotros, cuya memoria celebramos en esta jornada del DOMUND. La sangre de los mártires, derramada por la causa de Jesús y de la justicia, nos interpela y nos llama a tomarnos en serio el compromiso por otro mundo posible, más justo y humano.

La Iglesia nos llama a reenvagelizar nuestra realidad, no sólo con la palabra, sino sobre todo con el testimonio de nuestra vida. Que cualquiera que nos vea pueda decir: a tu lado se puede creer en Dios.

Es hora de soñar y de actuar, conscientes de que el modelo de sociedad que deseamos comienza por pequeñas realidades, por pequeñas acciones bien hechas, sobre todo al servicio de la gente más necesitada, y articuladas en red: de abajo arriba y de dentro afuera, con la esperanza de que &#147;habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que diga libertad&#148;, que diga amor y paz entre todos los hombres y mujeres. No estamos solos. El Espíritu de Dios nos acompaña. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Sus hermanos

Maricarmen y Fernando.