TuWeb

ACTUALIDAD-Enlaces a los artículos de más reciente publicación.
ACTUALIDAD socio-política .
ACTUALIDAD socio-religiosa.Escritos de interés.
ÁFRICA-Artículos varios
AGUA...sobre el
AMOR...sobre el..
BENJAMIN FORCANO.Escritos de...
CAMBIO CLIMÁTICO
CAPITALES.Evasiones varias...
CARTA(S) ABIERTA(S) A ( O DE )DIVERSAS PERSONALIDADES.
CELEBRACIONES...varias.
CELIBATO...Sobre el...
COLECTIVOS DIVERSOS
COMPROMETERSE.
COMUNICADOS Y RUEDAS DE PRENSA-VARIOS
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.Sobre la...
CONSUMISMO O CONSUMO RESPONSABLE.
CONVOCATORIAS, Conferencias, Encuentros,Manifestaciones...
CRÍMENES Y BARBARIES...contra la humanidad.
CRISIS ECOLÓGICA.Artículos recientes
CRISIS ECONÓMICA
CRISIS ENERGÉTICA
CUBA,PUNTO Y APARTE.
DECLARACIONES DE INTERÉS.
DECRECIMIENTO.Filosofia del...
DERECHOS HUMANOS, para una convivencia en paz.
DESASTRES,CATÁSTROFES,TRAGEDIAS.
DESOBEDIENCIAS...civil y religiosa.
DETENCIONES-DETENIDOS ¿ En qué condiciones ?
DIÁLOGO INTER-RELIGIOSO
DIOS...sobre.
ECLESALIA....Artículos recibidos de...
ECONOMÍA-Artículos relacionados
ECUMENISMO.
EDUARDO GALEANO.escritos de...
EDUCACIÓN-Sobre la educación en general.
ELECCIONES EUROPEAS-Ante las...
EL PAPA y la jerarquía católica .sobre...
ENLACES A OTRAS WEBS .Muy útiles.
ENTREVISTAS ...A personalidades varias.
ESPERANZAS...varias.
ESPIRITUALIDAD
EUTANASIA...sobre la...
EUCARISTÍA...sobre la
EVANGELIO Y POLÍTICA
EXCOMUNIÓN...sobre la
EXPOSICIONES y proyecciones de interés.
EXTRANJERÍA.Sobre la Ley de...
FE-(Artículos y reflexiones sobre la Fe ).
FAMILIA ( La )...vista desde diferentes ángulos.
FAUSTINO VILABRILLE LINARES-Reflexiones
FÍSICA CUÁNTICA. Algo sobre la...
FOROS-Diversos.
FRASES CÉLEBRES.
GALERÍA DE FOTOS RECIENTES.
GENÉTICA...sobre la...
GOLPES DE ESTADO...varios
GUERRA CIVIL...sobre la...
GUERRAS...Sobre las...
HISTORIA-Algunos días señalados.
HOMENAJES Y ANIVERSARIOS VARIOS.
HOMOFOBIA...sobre la...
HOMOSEXUALIDAD.Sobre la ...
HUELGAS Y CONCENTRACIONES REIVINDICATIVAS
HUMOR-Para nunca envejecer.
IGLESIA EN EL MUNDO
IGLESIA-ESTADO.Relaciones...
IGLESIA Y COMUNIDAD CIENTÍFICA
IGLESIA Y JERARQUÍA .Escritos varios.
IMPERIALISMO...Sobre el..
INMIGRACIÓN...Y EMIGRACIÓN.
INQUISICIONES ...varias
JESÚS DE NAZARET-sobre ...
JON SOBRINO.Artículos de...
JOSÉ ANTONIO PAGOLA.Reflexiones litúrgicas.
JOSÉ ARREGI,Artículos de...
JOSE JUÁREZ...artículos publicados en SOMAC.
JOSÉ MARIA CASTILLO.Artículos de...
JOSE MARIA GARCIA-MAURIÑO.Reflexiones
JUAN DE DIOS REGORDÁN DOMÍNGUEZ.Reflexiones
JUAN JOSÉ TAMAYO ACOSTA.Artículos de...
JUBILACIÓN=¿ ANCIANIDAD ?
JUECES...Y JUICIOS.
JUVENTUD...sobre la...
LAICIDAD,¡OJO ! Que no es Laicismo.
LATINO-AMÉRICA.Noticias sobre...
LECTURAS RECOMENDADAS.Libros de consulta ; Revistas y publicaciones varias.
LEONARDO BOFF.Artículos de...
MANIFIESTOS VARIOS
Mª DOLORES DE BURGOS-AISHA.Relatos de...
María,la madre de Jesús.
MASS MEDIA...lo que dicen los medios.
MATILDE GARZÓN RUIPÉREZ.Artículos de...
MEMORIA HISTÓRICA , varias-Noticias y Comunicados
MENORES.Sobre la infancia y los...
MISIONES...Y MISIONEROS/AS.
MOVIMIENTO 15-M
MUJER-Sobre la mujer.
MUROS...otros...
MUSULMANES/AS.Sobre los/as...
NARRACIONES ...Y SUEÑOS,que ayudan a reflexionar.
NAVIDAD-Narraciones y ¡ Buenos deseos !.
NEOLIBERALISMO ECONÓMICO...Y otros.
NOS DEJARON...
OBJETORES DE CONCIENCIA
ODIO...sobre el
ONU-ORGANIZACIÓN NACIONES UNIDAS.Algunas noticias y comunicados.
OPINIONES...varias
ORACIÓN...sobre la...
ORACIONES ...varias
ORIENTE MEDIO.Sobre...
PADRENUESTRO... del capital.
PADRENUESTRO-EL.Varias maneras de dirigirse al Abba.
PALESTINA-ISRAEL...Conflicto ¿ Hasta cuándo ?.
PAPA BENITO XVI.Comentarios y reflexiones sobre y ...del Papa.
PAPAS...sobre los...
PARÁBOLAS EVANGÉLICAS.Reflexiones sobre
PARROQUIA SAN CARLOS BORROMEO-Entrevías
PAZ-Artículos y Reflexiones sobre la...
PECADOS...LOS NUEVOS Y LOS DE SIEMPRE.
PEDERASTIA Y PEDOFILIA...sobre la...
PEDRO CASALDÁLIGA. De Pedro y sobre Pedro.
PELÍCULA...DE
PERDÓN...Sobre el...
PETICIONES VARIAS.
PIRATERÍAS...varias.
PLATAFORMAS.Varias
POBREZA,varios conceptos de...
POESÍA-Rincón de la Poesía.
POESÍAS CONTRA LA ( S ) MASACRE ( S )
PONTÍFICES ...y sus documentos.
PREGUNTAS...¿ Sin respuesta ?.
PREMIOS...varios
PRIMERO DE MAYO...Sobre el
PRISIONES-PRISIONEROS
PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD...aplicadas al tiempo litúrgico.
PUNTOS DE VISTA...para valorar.
RACISMO EN EL SIGLO XXI...Semilla de división entre los humanos.
RECORDANDO A...
RECURSOS VITALES.Sobre...
REDACCIONES...INTELIGENTES.
REDES CRISTIANAS
REFLEXIONES varias-Artículos que nos invitan a ello.
REFUNDACIÓN DE LA IZQUIERDA.Sobre la...
RELATOS Y EXPERIENCIAS DE VIDA.
RELIGIÓN-RELIGIONES-Sobre la ...
RÉPLICAS...TURNO DE.
REPOBLACIONES FORESTALES
REPÚBLICA...Y REPUBLICANOS.
RESISTENCIA PACÍFICA.
ROSER PUIG,escritos de ...
SACERDOCIO...sobre el...
RESURECCIÓN...sobre la
SALARIOS Y ASALARIADOS
SANIDAD.Sobre la...
SANTIDAD
SECULARIZACIÓN...y su problemática.
SENCILLEZ...Sobre la.
SEMANA SANTA.Reflexiones sobre...
SERENIDAD
SEXUALIDAD...sobre la.
SILENCIO...de Dios
SINDICALISMO
SISTEMAS ECONÓMICOS....varios.
SOCIALISMO...sobre el...
SOLIDARIDAD-Artículos relacionados
SO.M.AC (SOLIDARIOS MAYORES ACTIVOS)-Página de Inicio
SOÑADORES
TEMAS PARA REFLEXIONAR.
TEOLOGÍA ...Y TEÓLOGOS RELEVANTES-Artículos relacionados
TERAPIAS ...Recomendadas.
TERCER MUNDO
TERRORISMOS ...VARIOS.
TESTIMONIOS DE VIDA
TIEMPO LITÚRGICO
TORTURA!.¡ Todos contra la...
TORRES QUEIRUGA,ANDRÉS.Articulos de...
TRANSNACIONALES.Sobre las...
TRANSPORTE...y su problemática.
TRATADOS INTERNACIONALES.sobre...
UNIÓN EUROPEA-Artículos y comentarios.
UNO...Unidad en el amor.
¡¡ URGENTE !!...comunicado.
UTOPÍAS ...EN LAS QUE CREER.
VATICANO-Artículos relacionados.
VIDA TERRESTRE-Expectativas
VÍA CAMPESINA...noticias relacionadas.
VIDAS EJEMPLARES
VIOLENCIAS CON VÍCTIMAS...VARIAS
AGRICULTURA.Sobre la...
VIVENCIAS =EXPERIENCIAS DE VIDA.
VIVIENDA-Sobre el derecho a una vivienda digna.
VIVIR...Formas de vivir.
Vivir lo que somos
ÉTICA.Sobre la ...
IGLESIA.Sobre la...
NACIONALCATOLICISMO.Sobre el...
HANS KÜNG-Escritos y entrevistas.
JUAN HERNÁNDEZ JOVER-Comentarios de ir por casa
 
DESASTRES,CATÁSTROFES,TRAGEDIAS.


imagen
AGENCIA EFE
17-01-2010
imagen
imagen
Ramiro Pàmpols, sj. en Haití: “El aluvión de dólares puede dificultar un crecimiento justo y armonioso del país”
Carme Munté

Catalunya Religió
El jesuita Ramiro Pàmpols, cura obrero jubilado y subdirector de la red Fe y Alegría en Haití es testimonio directo de la resconstrucción que vive el país después del terremoto, hace ya dos meses. Pasa el día en el noviciado de los jesuitas en Puerto Príncipe, donde se encarga del almacén de medicinas procedentes de la ayuda internacional y que posteriormente se reparten a los hospitales y dispensarios de Haití. Aunque no ha sido personalmente víctima de del seísmo, no puede olvidar tantas escenas de dolor y sufrimiento. Prefiere “guardar un silencio que tiene que ver con una oración a Cristo de una escuela de Puerto Príncipe donde murieron casi todos sus 300 alumnos y que se quedó rota y sucia en las ruinas de la capilla del colegio”.
¿Cuál es la situación de Haití dos meses después del terremoto?
Sólo puedo ofrecerte algunas pinceladas, en la medida que me lo permite mi situación en el país, pues estoy todo el día en el Noviciado de los jesuitas haitianos, como responsable del almacén de medicamentos que distribuyo a los hospitales y dispensarios de Haití. Se trata de ayudas internacionales, llegadas de República Dominicana, Italia, Puerto Rico, Portugal,…
Respondiendo a tu pregunta creo que muy lentamente se va dando una recuperación del país. Por ejemplo, ya tenemos luz pública en algunas calles y en las casas en que existe instalación eléctrica (que son una minoría), se van limpiando las calles de los cascotes de las casas y se derriban por completo las que quedaron semiderruídas por el seísmo.
Algunos negocios han comenzado a trabajar hace ya unos días: bancos, estaciones de gasolina, comercios pequeños, y especialmente las vendedoras de las calles que colocan a lo largo de las aceras de toda la ciudad productos vegetales, frutas, carbón de leña, ropa de segunda mano, etc. Y “golosinas” que llaman pomposamente “bombones
” y son simples galletas…
Sin embargo, lo que define más a Port-au-Prince es la gran cantidad de campamentos extendidos por toda la ciudad, en los que malviven millares de familias. Es cierto que se han distribuido tiendas de campaña, aunque no para todo el mundo, pero no existen servicios mínimos en estos espacios improvisados en medio de la ciudad y en zonas peligrosas cuando llueve intensamente.
Falta luz, letrinas, agua (aunque llegan algunos camiones cisterna), servicios médicos, recogida de basuras unos espacios suficientemente amplios que eviten la promiscuidad existente, los ruidos durante la noche,…
Este será el gran reo del Presidente Preval: aceptar la exigencia de la gente de los campamentos que quiere regresar a sus barrios y no crear nuevas ciudades satélite alrededor de la capital.
El resto del país, aparte de algunas ciudades muy castigadas también como Leogane, que vive el mismo drama de la capital: hospitales destruidos y casas desplomadas, ha empezado hace ya días su vida normal, en la medida en que puede hablarse así.
Quienes no lo han hecho son las víctimas del terremoto, las familias respectivas que les cuidan, o quienes están todavía psicológicamente traumatizados.
Esto es tan así, que casi todos los haitianos aun duermen enfrente de sus casas, incluso de aquellas que siguen en buen estado. Yo duermo dentro de casa desde el primer día, pero reconozco que se trata de una reacción “cultural”…
En la capital ¿Se ha recuperado ya la normalidad?
Creo que he respondido ya a esta cuestión. Sí, se vive ya una cierta normalidad en Port-au-Prince. Teniendo presente que, a mi parecer, se dan dos tipos de personas: aquéllas que desde bien pronto, casi al día siguiente, empezaron tanto a caminar por las calles, como retomando la costumbre de los pequeños mercados vecinales para ganarse la vida diaria: son los trabajadores y trabajadoras de la economía informal que en Haití alcanza a un 80% de la población, especialmente femenina, y los que se han quedado casi encerrados en los campamentos, esperando la ayuda estatal o de las ONGs y quienes cuidan los heridos víctimas del terremoto.
¿Cuáles son las necesidades de la población, especialmente de los niños y las mujeres?
Son las de siempre…las que podríamos llamar “estructurales” y que ya estaban presentes antes del terremoto y que ahora se han agudizado más: una vivienda en condiciones mínimas de seguridad y salubridad y disponer de un trabajo para ganarse la vida dignamente.
Las mujeres y los niños sufren más la angustia de poder comer alguna cosa durante el día., aunque sea tan solo una vez. Por esto las madres salen a la calle para vender cualquier cosa…Actualmente el 14% de la población del país, tiene de 1 a 14 años.
En este momento queda por resolver el problema escolar. Se están organizando escuelas en los campamentos a cargo de la UNICEF y otras ONGs nacionales o internacionales que están sobre el terreno y tienen experiencia docente. Nosotros, como Movimiento escolar Fe y Alegría extendido por toda América Latina, también estamos presentes en siete de los dieciséis grandes campamentos que tiene la ciudad. Este mes de marzo realizan actividades paraescolares que preparan el inicio (o la continuación) del curso escolar en el mes de abril.
Las demás escuelas de Port-au-Prince harán lo mismo, mientras el resto del país ya recomenzó las clases hace algunas semanas. Me dicen, sin embargo, que los niños no suelen entrar en las aulas, donde existen, por orden de sus padres…
¿Están protegidos los niños, en especial los huérfanos?
La pregunta sobre la protección de los niños es una pregunta delicada. Ya sabéis por la prensa internacional que Haití impidió la salida del país a 30 niños recogidos por una ONG confesional. Parece que ha sido un caso de alarma excesiva, ya que los responsables han sido puestos en libertad poco después.
Como hay madres que no pueden seguir alimentando a sus hijos, los llevan a los orfelinatos. El problema se plantea cuando los potenciales adoptantes tienen conocimiento de este hecho.
Tengo entendido que el Gobierno español no dispone de un protocolo de adopción de niños haitianos, por esta razón. Después de consultarlo con la Embajada me han dicho “que se han suspendido” hace ya cierto tiempo los trámites para poder adoptar aquí.
Supongo que a causa del seísmo, ha aumentado el número de huérfanos y es cierto que hoy por hoy, el estado haitiano no es capaz de dar una respuesta adecuada esta grave necesidad humanitaria.
Existen en este momento algunas ONGs que intentan poner en marcha algún orfanato. Por ahora ayudan a paliar esta situación la creación de comedores populares para niños de la calle y huérfanos. La ONG Tiravira de Terrasa, ha creado uno en Ouanaminthe.
¿Cuál es la actitud del Presidente y del Gobierno?
La reacción de Preval y de su Gobierno ha ido mejorando poco a poco con el paso de los días. Inicialmente hubo un silencio absoluto. Ni siquiera se creó un gabinete de emergencia en las primeras 24 horas.
Me imagino que la presencia de las legaciones de otros gobiernos forzó a Preval a hacerse más presente en un drama que evidentemente, le superaba por completo
El propio Palacio Presidencial de la nación se vino abajo, como un símbolo de este descalabro físico y moral.
Después, cuando ha tomado la palabra, creo que lo ha hecho con acierto. En primer lugar, con motivo de la visita de Lula a Haití, aceptando visiblemente el apoyo del líder latinoamericano, pienso que por encima de otros liderazgos tradicionales de América. del Norte.
Luego, entrando en diálogo con la población víctima del seísmo, que le ha reclamado reiniciar su vida en sus barrios de origen y no en otros espacios de la ciudad o fuera de ella.
Finalmente, ha hecho en estos días unas declaraciones, a primera vista sorprendentes, pero lúcidas, pidiendo una disminución de la ayuda alimentaria internacional que corre el riesgo de impedir la autonomía de los propios campesinos haitianos, en la producción de los alimentos básicos.
La fértil zona del Artibonite los campesinos se ven obligados a almacenar el arroz en detrimento del que llega de los EE.UU., aun en forma de donación.
No se puede eludir el grave peligro que supone disponer ahora más que nunca de centenares o más, de millones de dólares. Puede llevar al país hacia una dirección radicalmente equivocada: acabar de convertir en crónica su dependencia del exterior.
Esta dependencia no incluye tan sólo la dimensión económica (dependemos en estos momentos del exterior en un 60% para la obtención de los alimentos básicos), sino muy particularmente la dependencia política, más insidiosa al no manifestarse tan abiertamente.
Entiendo que no es fácil valorar objetivamente el conjunto de ayudas que está recibiendo Haití, antes y después del terremoto y que va a ampliarse después de las tres Conferencias Internacionales en Santo Domingo, con los expertos, en Nueva York y Washington con los Jefes de Gobierno, entre este mes de marzo y abril.
Insisto en que este alud de dólares puede más bien dificultar un crecimiento armonioso y justo del país, sometiéndole a influencias políticas nunca del todo claras, especialmente cuando llegan desde el Primer Mundo americano o europeo.
Ojalá las palabras de Preval fueran como un revulsivo ante esta eventualidad!

¿Ha sido bien gestionada esta ayuda?
Este es otro gran capítulo, difícil de abordar. Mucha gente se expresa diciendo que Haití es un país “fallido”, es decir, tiene una unidad geográfica, con una historia propia (el primer país negro en lograr su independencia), una lengua, una cultura, una particular religiosidad,…pero que hasta ahora no ha sido capaz, aparte de algunos breves períodos anteriores, de ser una Nación-Estado.
Haití es como un gran cuerpo humano, sin brazos ni piernas: le fallan las instituciones y los canales propios de un Estado con sus funcionarios, tanto en el gobierno central como en sus Departamentos y municipios, que harían llegar la sangre del corazón al resto del cuerpo.
Si a esto añadimos una especie de subcultura de la corrupción que cubre desde el Estado hasta una buena parte de las actividades económicas y de la administración de la justicia del país, tenemos una perspectiva bastante preocupante y cuáles son los nuevos retos de Haití a partir de ahora.
Por esto se oye hablar más de “construcción” que de “reconstrucción” como un síntoma en esta buena dirección.
Evidentemente, este tema reclama una profundización más matizada que una entrevista no es capaz de proporcionar…
¿Cuál ha sido y es en este momento, la actuación de la Iglesia?
La actuación de la Iglesia creo honestamente que ha sido, en conjunto, bastante débil. Es cierto que ha sufrido pérdidas muy sensibles, desde personas como el arzobispo de Port-au-Prince, muerto en su propio despacho en el momento del seísmo, hasta casi setenta sacerdotes, religiosas y religiosos, muchos de ellos jóvenes estudiantes, sin contar el enorme número de fieles fallecidos en aquellos trágicos segundos. La misma Catedral, también destruida, es como un símbolo del alcance que ha tenido para el pueblo católico de Haití.
Sin embargo, considero que apenas se ha levantado una voz que se haya hecho sentir con claridad, viniendo de la Iglesia Jerárquica.
Es cierto que Justicia y Paz ha publicado una especie de Carta, dirigida al Gobierno de la Nación, desde el Presidente, el Primer Ministro y a los Diputados y Senadores del país, señalando con fuerza, cuáles son las urgencias del momento.
Tal vez, es el único documento que se ha hecho eco de este gran siniestro.
Tengo que añadir que Caritas Haití y el CRS (Catholic Relief Services) y algunas Congregaciones Religiosas (nosotros entre ellas, con el Servicio Jesuita a Refugiados y las escuelas Fe y Alegría), están realizando un esfuerzo importante para paliar los sufrimientos de la población, sin distinción de creencias.
Una llamada desde Haití
Creo que una modesta llamada que puedo expresar a mis hermanas y hermanos creyentes que han vivido desde la solidaridad y la compasión profunda este hecho dramático, me viene inspirada por un médico mejicano, Cuautemoc Abarca, que impulsó activamente en su país el apoyo a los más pobres en el terremoto que sufrió México en 1985.
Nos dijo hace unos días, que “un seísmo no es un mal, es sencillamente la manifestación de la Madre Tierra como un “ser viviente”…
El problema está en nosotros, los humanos, que creamos “sociedades fragilizadas” que no tienen en cuenta a la naturaleza por nuestro egoísmo en no establecer medidas de seguridad ante estas posibles manifestaciones de la naturaleza, conocidas incluso de antemano…En el fondo quiso decirnos que la responsabilidad en estas catástrofes naturales es nuestra y no de la naturaleza.
De esta reflexión quisiera deducir que este terremoto con millares de muertos, la mayoría humildes gentes de Port-au-Prince, debiera ser una llamada a un compromiso por una sociedad y un mundo más justos, que tengan en cuenta no sólo a la misma Naturaleza, con todo cuanto están reclamando los movimientos ecologistas, sino también a los mismos seres humanos, tan ligados a la creación a la Tierra y al derecho de vivir en ella en condiciones de seguridad, de tal forma que el afán por obtener beneficios a toda costa y sin límite alguno, no pase por delante del respeto radical a esta misma Naturaleza y a la Vida humana.
¿Cómo vivo esta tragedia a nivel personal?
Se me pide cómo estoy viviendo esta tragedia…Al no haber sido víctima directa del seísmo, no he sufrido casi ninguna de las consecuencias que está padeciendo tanta gente. Pienso, por ejemplo, en el elevado número de amputados, a veces con las prisas de atender a todos…
Es muy difícil e incluso presuntuoso, ponerse en la piel de una de estas personas amputadas o de una familia que ha perdido casi todos sus miembros en unos segundos, o han vista reducida a escombros su humilde casa de siempre.
Prefiero guardar silencio, que tal vez tiene que ver con una mirada a la imagen del crucifijo de la capilla de la escuela que perdió sus 300 alumnos y que tanto la imagen de Cristo como la Cruz aparecen medio rotos y sepultados junto al resto de las víctimas.
Aunque no es nada fácil identificarse con tanto sufrimiento, ahora prefiero pensar en servir a un pueblo resucitado, diferente al que había antes del terremoto, unido más que nunca por los lazos de una nueva fraternidad, en el que los pobres, que son la inmensa mayoría del país y en especial los huérfanos e inválidos, estén considerados en primer lugar, a pesar de que quienes vienen ahora a ayudarnos no lo entiendan demasiado. Basta con que el pueblo haitiano lo quiera y lo defienda tenazmente.
Ramiro Pàmpols, sj., es un cura obrero jubilado

=============================================
Violencia por omisión contra Haiti
P. Luis Barrios (New York)

¿Qué puedo hacer y no hice? ¿Qué hice mal?
Porque soy el primero en reconocer como todo ser limitado, humano, que no todo lo que he
hecho, es bueno. Que al decirle a Dios en la misa que me perdone por pecados de omisión, estoy
señalando el capítulo mas misterioso de la maldad de cada corazón, lo que se pudo hacer y no se hizo. ¡Cuánto vacío en la vida, cuanto bien dejamos de hacer!
(San Romero de Las Américas; Homilía, 31 de diciembre de 1979, VIII p.110)
En el día de ayer, viernes, 29 de enero, estuvimos en una demostración de apoyo solidario con el pueblo de Haití y a la verdad que la temperatura estaba fuera de serie. Un frio que era para quedarse en casa. O sea, teníamos claro: no queremos estar aquí, pero solidariamente necesitamos estar aquí.
En esta demostración de amor solidario, el sacramento más importante, nuestra denuncia fue y sigue siendo que la ayuda humanitaria a Haití tiene que estar fundamentada en por un lado denunciar y por otro lado combatir los pecados de violencia por omisión que se cometieron y se siguen cometiendo contra el pueblo de Haiti.
Vino a mi mente durante esta demostración la narrativa Bíblica la cual dice que el pecado está en aquella persona que sabiendo hacer lo bueno no lo hace (Santiago 4:17). Por supuesto, esto asimismo se aplica a los pueblos, recuerden que nuestra Diosa es una experiencia de empoderamiento en donde a través de un reencuentro con su creación se restituye la justicia social. De aquí el que sostenga que el pecado por omisión es una acción de violencia en donde existe la abstención de hacer o de decir algo que es necesario. ¡Por lo tanto, no pequemos!
Ahora bien, es sumamente importante tener claro que el pecado de la violencia por omisión, como todo tipo de violencia, tiene un carácter histórico y por consiguiente es imposible entenderla fuera del contexto social en que se produce. De aquí la importancia de Pablo Freire cuando nos dice en su famoso libro, Pedagogía del Oprimido: En verdad, lo que pretenden quienes oprimen es transformar la mentalidad de quienes están siendo oprimidos/as y no la situación que les oprime. A fin de lograr una mejor adaptación a la situación que, a la vez, permita una mejor forma de dominación. En este contexto es que está llegando la ayuda humanitaria a Haití, por lo tanto, hay que romper la fase de quietud y de silencio donde se demande justicia y no caridad.
Ahora bien, ¿qué podemos hacer? Primeramente podemos comenzar por decirle al mundo entero en general y a Estados Unidos en particular, que el pueblo haitiano tiene todo el derecho y la capacidad de tomar las riendas de esta situación nacional. Estas medidas paternalistas de asistencialismo son partes de los estereotipos y prejuicios que mucha gente blanca sin conciencia tiene sobre la gente negra. Por supuesto, este complejo mesiánico también responde a los sentimientos de culpas que tienen que limpiar para sentirse mejor después de haber subdesarrollado a Haití de la manera que lo hicieron y siguen haciendo. Este protagonismo del gobierno de Estados Unidos es parte del pecado por omisión que debemos condenar y combatir.
Podemos continuar por denunciar el pecado de la omisión de la indemnización que nunca Estados Unidos y Francia otorgaron al pueblo de Haití. El empobrecimiento de Haití comenzó inmediatamente en el año 1804 cuando se declararon independientes, y tuvieron que pagar una deuda impagable a Francia por ser un país libre. Quienes saben de números están diciendo que ahora mismo Francia debe de pagar más de $22 billones de dólares. Que quede claro, es una de las razones por las cuales se le dio el golpe de estado al presidente Jean-Bertrand Aristide, quien se atrevió a demandar esta indemnización.
Por otro lado está la limosna de $100 millones de dólares en mendicidad de parte del gobierno de Estados Unidos, pero a cambio hay que permitirles una invasión y colonización militar contra Haití. Mientras tanto este gobierno hipócrita se ha gastado hasta esta fecha más de $1.05 trillones de dólares en las guerras ilegales e inmorales contra los pueblos de Irak y Afganistán. Esto son unos $37,500,000, diarios.
A mí me parece que se hace necesario el poder analizar críticamente la manera tan salvaje en que intencionalmente el Fondo Monetario Internacional a través de sus políticas neoliberales logró, con participación de la obediencia colonial de gobiernos haitianos, por un lado la destrucción de la agricultura sostenible, muy en particular el azúcar y el arroz. Todo esto para implementar un modelo de dependencia que dejara como resultado el poder controlar al pueblo haitiano.
Y por supuesto, en todo este pecado por omisión de violencia que se identifica como institucional y/o estructural/ cultural, hay que mencionar el papel sucio del Banco Mundial el Fondo Monetario Internacional, y las mal llamadas ONG, tres instituciones pecaminosas controladas por Estados Unidos, combatiendo todo proceso revolucionario que se pueda levantar en Haití contra el imperialismo, colonialismo y capitalismo.
Estos son los verdaderos problemas, el resto son solo síntomas. Que no se nos olvide, para las corporaciones estadounidenses Haití es una gigantesca maquiladora de pesadillas. Por un lado los salarios son de esclavitud, no invierten en el país que se establecen y contribuyen a la explotación y subordinación de las mujeres, entre otras cosas. A esto se suma su cercanía territorial para transportar las mercancías hacia Estados Unidos, y por supuesto, la estrategia perfecta militar para velar a la revolución cubana.
Asimismo, me parece importantísimo el poder señalar la manera en que los gobiernos de Cuba y de Venezuela han respondido al pueblo de Haití, no dando de lo que le sobra, sino más bien compartiendo lo que tienen. Este modelo de empoderamiento, de solidaridad revolucionaria, sin protagonismo y que a la misma vez se acompaña de la denuncia y combatividad es la que se debe fundamentar en nuestras luchas fraternas. Podemos mencionar el envío de asistencia humanitaria; de alimentos y maquinaria pesada, para iniciar la fase de reconstrucción de Haití, incluyendo la construcción de un aeropuerto.
En asuntos más específicos, Venezuela se comprometió a instalar cuatro centrales eléctricas con una capacidad total de 100 megavatios; y la donación de $57 millones de dólares para modernizar la infraestructura aeroportuaria. Por su parte Cuba, se comprometió, con enviar un nuevo equipo de médicos para atender las necesidades de las comunidades haitianas más apartadas, mientras que 800 estudiantes de Haití serán becados para estudiar medicina en La Habana. Mientras tanto hay un personal médico cubano de 400 doctores/as que se unieron a 544 doctoras/es haitianos/as que se graduaron de la Escuela Latinoamericana de Medicina, en Cuba. Estos/as jamás hubiesen estudiando una carrera de medicina en nuestro sistema capitalista aquí en Estados Unidos.
Como en otras ocasiones hemos dicho, para los países imperialistas como Estados Unidos, Haití es un ejemplo no muy bueno para los pueblos en vía de su descolonización e independencia, como el mío: Puerto Rico. Esta gente sabe muy bien que Haití sigue siendo la cuna de la independencia de Las Américas. ¿Le agrada este título a Estados Unidos con su doctrina Monroe? De ninguna manera. De aquí la necesidad de silenciar y producir invisibilidad a su historia, esa que lo presenta como pueblo revolucionario que sabe resistir.
Sigamos luchando contra el pecado capital de la violencia por omisión hacia Haití mientras implementamos la paz con justicia.
————————————
P. Luis Barrios
Iglesia de Santa María
New York, New York
30 de enero de 2010
Lbarrios@jjay.ccuny.edu
(Información recibida de la Red Mundial de Comunidades Eclesiales de Base)

============================================
imagen
La tragedia de Haiti, apocalíptica

No hacemos caso a la madre Naturaleza que, convulsa, se defiende de nuestros ataques. Duele que sean los más débiles quienes sufran sus contracciones. ¿Qué hacer, cómo ayudar?
Ahora, ante el seísmo, todos estamos chocados por la tragedia que ha segado tantas vidas. Las fuerzas de la Naturaleza, incontrolables, nos quieren avisar del peligro que nos azota, quién tenga oídos escuche, quién tenga ojos visione el dolor. Todos somos responsables, controlemos nuestra manera de ser, de actuar, de contaminar.
Que nadie piense que, “total, por lo que yo hago… no repercute en el medio ambiente”. Recién, escuché a Evo Morales comentar, en unos encuentros, que, lo más urgente que tiene todo ser humano es preocuparse de la Pacha Mama. Que debemos defenderla, no abusar de nada de lo que nos ofrece. De lo contrario, no hará falta que hablemos de Derechos Humanos porqué en el mundo, no quedaran hombres/mujeres a defender, dado que la vida sobre el Planeta habrá terminado.
Hace años que unos pocos, a los que se tildaba de exagerados, de ilusos, empezaron a hablar de la necesidad de cuidar del Planeta, no abusar de lo que nos brinda de forma generosa, a no depredar, simplemente servirse de lo imprescindible. Medio mundo se rió de aquellos “hippys” que buscaban notoriedad. Hoy, cualquier niño sabe que no se puede abusar del agua, no se pueden contaminar ríos ni mares, que hay que proteger la flora y la fauna. Pero, ¿qué ocurre? Pues que algunos desalmados siguen cortando árboles, desecando corrientes de agua para servirse de sus cauces para construir, para habitar, otros pescan de forma desordenada y están acabando con muchas especies. ¿Resultado?
Las corrientes vuelven a sus cauces, donde fue desierto éste aparecerá de nuevo, lo que fue río de nuevo se llenará para poder seguir su curso cual estaba establecido. Antes pero, tormentas de hielo y nieve, pedrisco -así lo han augurado algunos chamanes para este 2010- acabaran con cosechas, sin cosechas muchas personas no tendrán lo indispensable para comer -ni vivir-.
Las entrañas de la tierra sienten dolores de parto y arremeten contra lo que encuentran a su paso. Y, ¿qué encuentran? Zonas humildes de mala cimentación, espacios que la mano del hombre enturbió con su voracidad sin que quienes tienen poder para decidir no lo hicieron, en un intento de aumentar sus arcas.
Los empeños que deben utilizar ahora los gobiernos, llegados a su debido tiempo para prevenir y no llegar a la cura de urgencia cuando ya todo huele a dolor y muerte, podrían haber mitigado tal vez evitado tanto dolor, tanta crueldad. Me imagino andando por Haití, escuchando el gemir de hombres-mujeres-niños bajo los escombros, imagen apocalíptica que tristemente se va repitiendo. ¿Seremos capaces de aprender la lección y evitar, en el futuro, saquear y rapiñar lo que no nos pertenece a pesar de ser un bien común? O decidimos poner las cartas boca arriba o el mundo está tocando la sinfonía -apoteosis-final. Desde aquí, mi rabia y mi dolor por tantas pérdidas humanas.

Montserrat Ponsa y Tarrés
Fundación Cultura de Paz
============================================
LECCIONES DE LAS RUINAS
KOLDO ALDAI, coordinacion@foroespiritual.org
ZUBIELKI (NAVARRA).

ECLESALIA, 21/01/10.- Olfateamos con sus perros, arañamos con sus uñas el polvo de la destrucción, clamamos al mismo y limpio Cielo. Somos muchos a pie de las ruinas en Puerto Príncipe y alrededores. Las voces se van apagando bajo el peso inmenso de los escombros, voces llamadas a despertar en otros mundos, en otros firmes más seguros que no destartalan tsunamis, ni terremotos; en otras dimensiones donde los techos no crujen y el cemento es más liviano. Muchas voces bajo las toneladas de ruinas se han ido extinguiendo, pero a nosotros nos queda su eco, su recuerdo. A ese eco, que ya no es de este mundo, contestamos y prometemos que la tragedia no será en balde, que venceremos la distancia y el olvido, que venceremos el propio y hundido egoísmo.
Tras esos hilos de voz estamos buena parte de la humanidad. El peso de las ruinas, la magnitud de la destrucción nos han vuelto a unir, esta vez en un grado hasta el presente no conocido. La tragedia de Haití nos ha permitido sentirnos corazón con corazón en el socorro de los hermanos del país caribeño. Toca sacudir más que nunca nuestros bolsillos. Sólo cada quien sabe el techo máximo de su desembolso, a qué cifra puede aspirar, cuántos euros podrá poner en el volante bancario, dinero vital que será auxilio, agua, comida… para quienes han sufrido todos los azotes imaginables.
Siempre habrá quien sentencie el adverbio “tarde” desde cómodos micrófonos. En realidad nunca es pronto cuando hay corazones que aún laten bajo los escombros, pero hay obstáculos insalvables hasta que la excavadora se puede poner delante de la edificación en ruinas. Palés de ayuda internacional estaban ya sobre el terreno, cuando sólo habían pasado unas horas de la tragedia. No es tampoco la hora de la desconfianza. Olvidemos segundas intenciones con tanto dolor aún estallando. Obama no va a la isla a quedarse y sin embargo qué expliquen quienes vierten sospechas poco fundadas, cómo se mantiene un orden imprescindible, cómo se garantiza la seguridad, cómo se reparte una ingente ayuda humanitaria sin presencia de soldados.
Pese a la dureza y la magnitud del golpe, no convendrá olvidar que hay un aeropuerto desvencijado sobre el que no paran, aún con el riesgo de la maniobra, de aterrizar aviones de todas las naciones. Las más diversas banderas hondean en la gran explanada donde se ordenan los campamentos improvisados. El dolor por la devastación general ha traído ya su recompensa en forma de fortalecimiento de la unidad humana.
Naves solidarias de todo el mundo ponen rumbo a Puerto Príncipe. Aviones con sus panzas cargadas de esperanza aterrizan masivamente en el epicentro de la desgracia. Nuevamente es el sufrimiento lo que nos hace sentirnos humanidad. Son catástrofes de uno u otro signo las que nos hacen constatar en alguna medida “el somos uno”, “el juntos podemos”. ¿Así por cuánto...? ¿Hasta cuándo el aprendizaje entre las ruinas de desastres o batallas? Quizás es llegado ya el momento de ser proactivos en favor de la unidad humana y no sólo reactivos.
¿Y si por fin tomáramos la delantera al dolor? ¿Y si nos atreviéramos a sentirnos humanidad sin que ningún cataclismo azote ninguna costa, y si nos atreviéramos a hermanarnos sin que tristes titulares asalten las cabeceras de los medios…? ¿Y si nos atreviéramos a ser una huma-unidad sin sorteo de calamidades, sin que los cadáveres se agolpen en ninguna arena, en ningún asfalto...?
Mañana no sean tantos ecos acallados, tantos escombros para por fin hermanarnos. El mayor reto humano no es el cambio climático, por gravísimo que se manifieste este problema, el superior desafío lo sigue constituyendo la conquista de mayores cotas de unidad y armonía en la diversidad. A partir de una más permanente y estable colaboración será posible encarar nuestros retos globales más fácilmente. Es preciso atreverse. Se nos han dado todos los medios para empezar a fraguar el más elevado de todos los sueños, la fraternidad humana. Ya no es necesario pasar tantos trances para poder abrazar por fin el supremo ideal.
Las lecciones se desparraman entre los cascotes. Toda terrible experiencia colectiva otorga, cuanto menos, su aprendizaje. Ya aprendimos a arañar juntos los escombros, arañemos ahora también juntos el futuro para que los techos no se desmoronen y la miseria tampoco cunda bajo ellos. Arañemos juntos la aurora de una humanidad unida en el desastre, pero sobre todo unida en medio de la vida; juntos en las ruinas, juntos levantando las ciudades desplomadas, juntos testimoniando una nueva era de justicia y solidaridad por siempre en la tierra. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
==========================================
ESTE ES UN CORREO DE LOS JESUITAS DE AHITI.
19/01/2010.

Estimados compañeros,

Acabo de regresar de Haití y aprovecho para de inmediato para compartir ...

Fui como parte de una comisión de una plataforma de organizaciones que desde Santo Domingo estamos coordinandonos para responder a la situación. Al llegar a la ciudad de Jimaní (sur este de Puerto Príncipe, su punto más cercano desde RD) el grupo se dividió en dos grupos: una se encargaría de analizar y hacer contacto en esta ciudad fronteriza; el otro entraría a territorio haitiano para analizar la situación, hacer contactos y canalizar la ayuda necesaria. A mi toco estar en esta última.

La comisión que quedó en la ciudad nos contó del despligue de ayuda que se inicia desde territorio dominicano: ambulancias, comedores económicos, atención en los hospitales, maquinarias pesadas, llegada de técnicos de diversas organizaciones. La parroquia de la ciudad está dando auxilio a los haitianos que son dados de alta del hospital. Sus salones se han convertido en centro de acogida. Se coordinó para de inmediato prestar ayuda a esta labor.

Nuestro grupo pasó temprano a la frontera. No hubo inconveniente por parte de las autoridades de ambos países. Todo se nos facilitó para poder entrar y luego salir sin ni siquiera presentar nuestros pasaportes. Desde la embajada nos confirmaron que la frontera está abierta para el de toda ayuda.

Los primeros tres poblados situados luego de la frontera no presentan casi ningún daño. Los daños aparecen ya al entrar a la zona donde está situado el noviciado (Tabare). En esta zona hay bastante edificaciones colapsadas, no vimos presencia de muertes. Nuestro noviciado y las casas religiosas aledañas están bastante agrietadas, de tal forma que nuestros compañeros están residiendo en tiendas de campañan en el patio. Hasta entonces el noviciado no tenía contacto con las otras dos comunidades de la ciudad. Hay ausencia total de comunicación telefónica. Y no hay cobertura de internet.

Al salir de Tabaré nos dirigimos a Delmas. Allí el panorama en muy desastroso: ha habido muchas muertes, muchas casas desplomadas, un mar de gente con lo poco que le ha quedado trasladándose sobre su cabeza en busca de un lugar para residir. No hay casi transporte público. La gente se traslada a pié. Vimos muchos pequeños y grandes campamentos improvisados. Hay mucho hacinamiento. En muchos sectores ya el mal olor por los muertos que permanecen bajo los escombros se va intensificando. El alimento y el agua no aparece. No hay casi negocios abiertos. Los supermecados que vimos están todos destruidos.

En esta zona están las oficinas de Caritas. La mayor parte de su personal todavía no había podido reintegrase. La catástrofe a tocado a todos con pérdida de vidas, lugar de residencia, heridas, ausencia de vestido y de alimentos. Ellos esperaban el apoyo de sus compañeros del exterior para esa tarde. Acordamos coordinar parte de nuestra ayuda con ellos.

Luego pudimos pasar a Canapé Vert, donde está otra comunidad. Todo el trayecto es horrible dada la presencia de tanta destrucción y la presencia de cadáveres. Nos encontramos con los padres Kawas y Midi.. Ambos están bien, no sufrieron daños físicos. La casa no colapsó pero está muy agrietada. Ellos duermen en el patio junto a varios vecinos cuyas casas están totalmente destruidas. La calle que pasa por el frente de la residencia se ha convertido en otro ejemplo de campamento de las personas que han quedado sin hogar.

El otro compañero de la comunidad, Nonó, está herido. El sismo lo agarró cuando llegaba a la casa y una pared de la casa vecina le callo sobre el callo y le ha fracturado las piernas. Lo llevaron a Ville Manrese, nuestra antigua casa de retiro ahora en manos de los padres Serviateurs. La casa ha colapsado. Nonó está en el patio junto a tantos otros damnificados compartiendo otro campamento improvisado y con gran hacinamiento y necesitado de todo. Acordamos sacarlo cuanto antes para Santo Domingo para que pueda recibir tratamiento. Roguemos para que no llueva en la ciudad durante estos día, para que la tragedia no sea mayor. Se necesitaran muchas tiendas y casas de campaña... Y con ello también inodoros...

Kawas nos acompañó para ver la situación del centro de Puerto Príncipe. Les resumo que está totalmente destruido. Todos los edificios de Estado están destrozados. Esto explica el que todavía la atención gubernamental es casi inexistente. Escuelas e iglesias no vimos que haya quedado una sola levantada. La catedral totalmente destruida. En el arzobispado todavía están sacando cadáveres. Lo mismo en el seminario mayor... Los edificios de formación religiosa están destruidos. Visitamos algunos locales de ONGs, solo encontramos locales colapsados, cerrados y un personal afectado por la muerte de sus compañeros. Todo esto explica en gran parte el que hay todavía una muy débil reacción de la sociedad organizada. Todos están en estado de shock y padeciendo el dolor y la situación que todavía les sobrecoge.

La parte comercial es la más destruida de toda la ciudad. No hay negocios para la venta ni bancos para la obtención de dinero. Todos están colapsados. En esta zona solo podemos observar escombros, muertos y el dolor de nuestros hermanos.

El gran parque que está cercano al Palacio Nacional (destruido casi por completo) está repleto de damnificados. Es un mar de gente. Todavía no se observa logística para la alimentación de toda esta gente. Esperemos que a partir de mañana se materialice la ayuda en agua, alimento y vestido para toda esta multitud. Al final del día vimos que aumentaba el personal de ayuda humanitaria y supimos de reuniones de varios equipos de trabajo que empiezan a activarse.

Termino con algunas constataciones y sugerencias:

1. La alimentación (agua y comida no perecedera), salubridad (sepultura de los cadáveres, adquisición de lugares para las necesidades fisiológicas) y un lugar para guarecerse son necesidades que todavía esperan respuestas. Estos son puntos para la colaboración inmediata.

2. Es urgente el proveer de alimentos, agua, medicina, productos para la higiene y un techo o tienda para guarecerse.

3. Se necesita personal médico para la atención urgente.

4. La presencia de ayuda debe estar localizada fundamentalmente en la ciudad de Puerto Príncipe. El gobierno y las instancias internacionales deberán iniciar la gran intervención. A nosotros nos tocará estar presentes solidariamente, acompañar pequeñas poblaciones muy específicas (Alrededor de Villa Manresa y sectores aledaños?), canalizar ayuda para las organizaciones que tienen tiempo trabajando en el terreno, elaborar propuestas a partir de la experiencia e incidir para que las instancias estatales e internacionales realicen efectivamente su función.

5. Es importante establecerse también en Jimaní para desde allí colaborar con el servicio de acogida que desde la parroquia se está brindando.

6. Es muy importante ayudar a restablecer el tejido organizativo de la ciudad de Puerto Príncipe. El apoyo y el caminar humilde junto a las organizaciones que allí hacen vida debe formar parte de todo apoyo.

7. Sobre todo hay que hacer saber a este pueblo, a su iglesia, su vida religiosa, sus organizaciones y nuestros amigos en el Señor, que estamos junto a ellos en este momento de dolor...