TuWeb

ACTUALIDAD-Enlaces a los artículos de más reciente publicación.
ACTUALIDAD socio-política .
ACTUALIDAD socio-religiosa.Escritos de interés.
ÁFRICA-Artículos varios
AGUA...sobre el
AMOR...sobre el..
BENJAMIN FORCANO.Escritos de...
CAMBIO CLIMÁTICO
CAPITALES.Evasiones varias...
CARTA(S) ABIERTA(S) A ( O DE )DIVERSAS PERSONALIDADES.
CELEBRACIONES...varias.
CELIBATO...Sobre el...
COLECTIVOS DIVERSOS
COMPROMETERSE.
COMUNICADOS Y RUEDAS DE PRENSA-VARIOS
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.Sobre la...
CONSUMISMO O CONSUMO RESPONSABLE.
CONVOCATORIAS, Conferencias, Encuentros,Manifestaciones...
CRÍMENES Y BARBARIES...contra la humanidad.
CRISIS ECOLÓGICA.Artículos recientes
CRISIS ECONÓMICA
CRISIS ENERGÉTICA
CUBA,PUNTO Y APARTE.
DECLARACIONES DE INTERÉS.
DECRECIMIENTO.Filosofia del...
DERECHOS HUMANOS, para una convivencia en paz.
DESASTRES,CATÁSTROFES,TRAGEDIAS.
DESOBEDIENCIAS...civil y religiosa.
DETENCIONES-DETENIDOS ¿ En qué condiciones ?
DIÁLOGO INTER-RELIGIOSO
DIOS...sobre.
ECLESALIA....Artículos recibidos de...
ECONOMÍA-Artículos relacionados
ECUMENISMO.
EDUARDO GALEANO.escritos de...
EDUCACIÓN-Sobre la educación en general.
ELECCIONES EUROPEAS-Ante las...
EL PAPA y la jerarquía católica .sobre...
ENLACES A OTRAS WEBS .Muy útiles.
ENTREVISTAS ...A personalidades varias.
ESPERANZAS...varias.
ESPIRITUALIDAD
EUTANASIA...sobre la...
EUCARISTÍA...sobre la
EVANGELIO Y POLÍTICA
EXCOMUNIÓN...sobre la
EXPOSICIONES y proyecciones de interés.
EXTRANJERÍA.Sobre la Ley de...
FE-(Artículos y reflexiones sobre la Fe ).
FAMILIA ( La )...vista desde diferentes ángulos.
FAUSTINO VILABRILLE LINARES-Reflexiones
FÍSICA CUÁNTICA. Algo sobre la...
FOROS-Diversos.
FRASES CÉLEBRES.
GALERÍA DE FOTOS RECIENTES.
GENÉTICA...sobre la...
GOLPES DE ESTADO...varios
GUERRA CIVIL...sobre la...
GUERRAS...Sobre las...
HISTORIA-Algunos días señalados.
HOMENAJES Y ANIVERSARIOS VARIOS.
HOMOFOBIA...sobre la...
HOMOSEXUALIDAD.Sobre la ...
HUELGAS Y CONCENTRACIONES REIVINDICATIVAS
HUMOR-Para nunca envejecer.
IGLESIA EN EL MUNDO
IGLESIA-ESTADO.Relaciones...
IGLESIA Y COMUNIDAD CIENTÍFICA
IGLESIA Y JERARQUÍA .Escritos varios.
IMPERIALISMO...Sobre el..
INMIGRACIÓN...Y EMIGRACIÓN.
INQUISICIONES ...varias
JESÚS DE NAZARET-sobre ...
JON SOBRINO.Artículos de...
JOSÉ ANTONIO PAGOLA.Reflexiones litúrgicas.
JOSÉ ARREGI,Artículos de...
JOSE JUÁREZ...artículos publicados en SOMAC.
JOSÉ MARIA CASTILLO.Artículos de...
JOSE MARIA GARCIA-MAURIÑO.Reflexiones
JUAN DE DIOS REGORDÁN DOMÍNGUEZ.Reflexiones
JUAN JOSÉ TAMAYO ACOSTA.Artículos de...
JUBILACIÓN=¿ ANCIANIDAD ?
JUECES...Y JUICIOS.
JUVENTUD...sobre la...
LAICIDAD,¡OJO ! Que no es Laicismo.
LATINO-AMÉRICA.Noticias sobre...
LECTURAS RECOMENDADAS.Libros de consulta ; Revistas y publicaciones varias.
LEONARDO BOFF.Artículos de...
MANIFIESTOS VARIOS
Mª DOLORES DE BURGOS-AISHA.Relatos de...
María,la madre de Jesús.
MASS MEDIA...lo que dicen los medios.
MATILDE GARZÓN RUIPÉREZ.Artículos de...
MEMORIA HISTÓRICA , varias-Noticias y Comunicados
MENORES.Sobre la infancia y los...
MISIONES...Y MISIONEROS/AS.
MOVIMIENTO 15-M
MUJER-Sobre la mujer.
MUROS...otros...
MUSULMANES/AS.Sobre los/as...
NARRACIONES ...Y SUEÑOS,que ayudan a reflexionar.
NAVIDAD-Narraciones y ¡ Buenos deseos !.
NEOLIBERALISMO ECONÓMICO...Y otros.
NOS DEJARON...
OBJETORES DE CONCIENCIA
ODIO...sobre el
ONU-ORGANIZACIÓN NACIONES UNIDAS.Algunas noticias y comunicados.
OPINIONES...varias
ORACIÓN...sobre la...
ORACIONES ...varias
ORIENTE MEDIO.Sobre...
PADRENUESTRO... del capital.
PADRENUESTRO-EL.Varias maneras de dirigirse al Abba.
PALESTINA-ISRAEL...Conflicto ¿ Hasta cuándo ?.
PAPA BENITO XVI.Comentarios y reflexiones sobre y ...del Papa.
PAPAS...sobre los...
PARÁBOLAS EVANGÉLICAS.Reflexiones sobre
PARROQUIA SAN CARLOS BORROMEO-Entrevías
PAZ-Artículos y Reflexiones sobre la...
PECADOS...LOS NUEVOS Y LOS DE SIEMPRE.
PEDERASTIA Y PEDOFILIA...sobre la...
PEDRO CASALDÁLIGA. De Pedro y sobre Pedro.
PELÍCULA...DE
PERDÓN...Sobre el...
PETICIONES VARIAS.
PIRATERÍAS...varias.
PLATAFORMAS.Varias
POBREZA,varios conceptos de...
POESÍA-Rincón de la Poesía.
POESÍAS CONTRA LA ( S ) MASACRE ( S )
PONTÍFICES ...y sus documentos.
PREGUNTAS...¿ Sin respuesta ?.
PREMIOS...varios
PRIMERO DE MAYO...Sobre el
PRISIONES-PRISIONEROS
PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD...aplicadas al tiempo litúrgico.
PUNTOS DE VISTA...para valorar.
RACISMO EN EL SIGLO XXI...Semilla de división entre los humanos.
RECORDANDO A...
RECURSOS VITALES.Sobre...
REDACCIONES...INTELIGENTES.
REDES CRISTIANAS
REFLEXIONES varias-Artículos que nos invitan a ello.
REFUNDACIÓN DE LA IZQUIERDA.Sobre la...
RELATOS Y EXPERIENCIAS DE VIDA.
RELIGIÓN-RELIGIONES-Sobre la ...
RÉPLICAS...TURNO DE.
REPOBLACIONES FORESTALES
REPÚBLICA...Y REPUBLICANOS.
RESISTENCIA PACÍFICA.
ROSER PUIG,escritos de ...
SACERDOCIO...sobre el...
RESURECCIÓN...sobre la
SALARIOS Y ASALARIADOS
SANIDAD.Sobre la...
SANTIDAD
SECULARIZACIÓN...y su problemática.
SENCILLEZ...Sobre la.
SEMANA SANTA.Reflexiones sobre...
SERENIDAD
SEXUALIDAD...sobre la.
SILENCIO...de Dios
SINDICALISMO
SISTEMAS ECONÓMICOS....varios.
SOCIALISMO...sobre el...
SOLIDARIDAD-Artículos relacionados
SO.M.AC (SOLIDARIOS MAYORES ACTIVOS)-Página de Inicio
SOÑADORES
TEMAS PARA REFLEXIONAR.
TEOLOGÍA ...Y TEÓLOGOS RELEVANTES-Artículos relacionados
TERAPIAS ...Recomendadas.
TERCER MUNDO
TERRORISMOS ...VARIOS.
TESTIMONIOS DE VIDA
TIEMPO LITÚRGICO
TORTURA!.¡ Todos contra la...
TORRES QUEIRUGA,ANDRÉS.Articulos de...
TRANSNACIONALES.Sobre las...
TRANSPORTE...y su problemática.
TRATADOS INTERNACIONALES.sobre...
UNIÓN EUROPEA-Artículos y comentarios.
UNO...Unidad en el amor.
¡¡ URGENTE !!...comunicado.
UTOPÍAS ...EN LAS QUE CREER.
VATICANO-Artículos relacionados.
VIDA TERRESTRE-Expectativas
VÍA CAMPESINA...noticias relacionadas.
VIDAS EJEMPLARES
VIOLENCIAS CON VÍCTIMAS...VARIAS
AGRICULTURA.Sobre la...
VIVENCIAS =EXPERIENCIAS DE VIDA.
VIVIENDA-Sobre el derecho a una vivienda digna.
VIVIR...Formas de vivir.
Vivir lo que somos
ÉTICA.Sobre la ...
IGLESIA.Sobre la...
NACIONALCATOLICISMO.Sobre el...
HANS KÜNG-Escritos y entrevistas.
JUAN HERNÁNDEZ JOVER-Comentarios de ir por casa
 
CRISIS ECONÓMICA


Entrevista a Manuel Cañada sobre la renta básica

“Ha llegado la hora de que la renta básica deje de ser un debate filológico con entrada reservada a economistas, sociólogos o activistas con trienios, para pasar a convertirse en una ‘fuerza material que sirva para transformar la sociedad y el mundo”.

Salvador López Arnal

Miembro del Frente Cívico, trabajador social incansable, Manuel Cañada es, entre mil cosas más, un camarada admirable, un activista social imprescindible. De lo mejor, en mi opinión, que han generado la tradición revolucionaria hispánicas en estos últimos cincuenta años.
***

Vienes esta semana a Barcelona, una ciudad tan tuya y de tantas gentes como tú, a participar en un debate sobre la renta básica que se celebrará el próximo miércoles 18 de diciembre, a las 18:30 en Plaza Urrutia, 125, metro Plaza de la República (antigua plaza Llucmajor), en un local ciudadano que no para de organizar debates, presentaciones, cine-forum. Gramsci en estado puro. ¿Quién ha organizado el encuentro? ¿Quiénes participáis en él?
El acto lo organizan los compañeros de Espai Marx, una comunidad político-cultural con la que me siento muy identificado. El Espai Marx es un vivero de ideas al tiempo que un “espacio de fraternidad”, integrado por revolucionarios bien temperados, por comunistas de diversas trayectorias y filiaciones pero que comparten, todos ellos, tanto los anhelos de mar como la desconfianza hacia los atajos. La gente de Espai Marx se mueve en ese difícil equilibrio militante que hay que construir, del que hablara Bertold Brecht, “frente a los irreflexivos, que nunca dudan” y “frente a los reflexivos, que nunca actúan”.
En el debate participamos Ramón Franquesa, José Iglesias, Josep Bel y miembros de los Campamentos Dignidad de Extremadura. Ramón Franquesa es profesor de economía en la Universidad de Barcelona, integrante del Frente Cívico Somos Mayoría y uno de los promotores más activos de la ILP por la Renta Garantizada de Ciudadanía que se ha puesto en pie en Catalunya. José Iglesias es, indiscutiblemente, uno de los padres de la Renta Básica en el Estado Español, una de las personas que más ha trabajado en la elaboración teórica y la divulgación de la renta básica por estos pagos de la piel de toro. Forma parte del Seminario de Economía Crítica Taifa y de Baladre. Y, por último, Josep Bel es trabajador de Telefónica, un veterano sindicalista, militante en las Comisiones de Base (COBAS) e integrante del Procés Constituent.
Me gustaría llamar la atención sobre el título de la convocatoria…

Hazlo, hazlo, por supuesto.
No se trata de un debate más, al uso, sobre la renta básica, para especular sobre su viabilidad económica o sobre sus bondades keynesianas. Se trata de debatir sobre la renta básica “como herramienta para la organización y transformación”. Es decir, queremos hablar de la construcción del sujeto de la renta básica, de la organización del pueblo obrero y precario.
Lo digo por derecho. Ha llegado la hora de que la renta básica deje de ser un debate filológico con entrada reservada a economistas, sociólogos o activistas con trienios, para pasar a convertirse en una “fuerza material que sirva para transformar la sociedad y el mundo”. Aquello en lo que, según Mao, se convertían “las ideas correctas” cuando las gentes de abajo se apropian de ellas. O sea, que el debate sobre la renta básica ha de instalarse en las oficinas de empleo, en los bares de los barrios y en las conversaciones de la juventud sin futuro. Y convertirse, junto a otras muchas propuestas, en escrache, en corrala, en despensa social, en comunidad de lucha, en definitiva. Es ahí donde -supongo- adquiere sentido la participación de los Campamentos Dignidad en este debate.

Entro propiamente en materia: ¿a qué debemos, a qué deberíamos llamar renta básica? ¿Hay alguna relación, y cuál si fuera así, entre la renta básica y los subsidios de renta garantizada? En este ámbito de la renta básica, ¿no hay posiciones diversas y algo diferenciadas?
Se trata de un concepto muy sencillo: todas las personas, por el mero hecho de nacer, tienen derecho al acceso a los bienes materiales que le garanticen sobrevivir con dignidad. La renta básica, por decirlo con José Iglesias, es “el derecho que tiene cada ciudadano/a a percibir una cantidad periódica para cubrir sus necesidades materiales, sin ninguna condición que lo limite”. No es nada nuevo, por otra parte. A Marcelino Camacho le escuchamos decir algo muy similar en múltiples ocasiones.
Pero este enunciado tan elemental es, a su vez, subversivo, pues choca con la lógica del sistema económico y político que se cimenta en la intemperie, la precariedad y la servidumbre. El capitalismo convierte a la tierra, al agua, a los servicios públicos o al propio ser humano en mercaderías, subordina la vida a las premisas del beneficio privado. La osadía de la Renta Básica es que pone en evidencia esa incompatibilidad entre capitalismo y derechos humanos. Pero, al mismo tiempo, choca con el sentido común dominante, con “nuestro yo íntimo que se ha hecho capitalista”.
La crítica del trabajo asalariado, la necesidad de repartir la riqueza, cuyo origen es social, la urgencia de herramientas que permitan planificar el decrecimiento y la reconversión ecológica de la economía, la puesta en marcha de instrumentos que garanticen la igualdad de género, la posibilidad de enfrentarnos al régimen precario, el desafío a las políticas sociales del poder y su planificación de la miseria: todos estos argumentos y otros muchos, subyacen en la idea de Renta Básica, la nutren desde distintas tradiciones emancipatorias.
Pero la segunda pregunta que formulas sobre la relación entre la Renta Básica (RB) y los subsidios nos interpela sobre las posibilidades de intervención social desde esa propuesta. Hacen falta mediaciones, claro está. La renta básica, con sus tres características definitorias (universal, individual e incondicional) no va a implantarse por las buenas y de un plumazo, para todo el mundo una buena mañana, y sin lucha. Las clases dominantes no tienen por costumbre suicidarse, es evidente.

Y ahí entran en escena los movimientos.
Exacto, ahí entran en escena los movimientos que suelen ser bastante más dúctiles que los catedráticos de universidad. Hasta ahora había un foso insalvable entre los defensores de la Renta Básica y quienes propugnan rentas mínimas (con diversas denominaciones: renta garantizada, subsidio, salario social...).
El acierto y la “insolencia” del movimiento por la Renta Básica en Extremadura fue justamente establecer un puente entre ambas propuestas formulando la aplicación de la Renta Básica por fases. La ILP de Extremadura establecía tres fases: en primer lugar, se aplicaría de modo inmediato a los parados sin cobertura; en segundo lugar, en el plazo de un año, a aquellas personas con subsidios o pensiones por debajo de la cantidad que se reclamaba (600 euros); y, por último se promovería su extensión universal. Este planteamiento mestizo permitía que en la lucha por la RB se pudieran sentir identificadas tanto las posiciones más abiertamente anticapitalistas como aquellas otras más gradualistas. Eso sí, Renta Básica como derecho, no rentas mínimas que funcionan como reservas indias de pobres, como instrumentos de conformación, control y clientelismo de pobres.
En los Campamentos Dignidad utilizamos mucho esta expresión de Rosa Luxemburg: “Hay que elevarse por encima de los estrechos horizontes del pan cotidiano”.

¡Qué grande era Rosa!
Lo era. “Pero sin levitar del pan cotidiano”, añadimos nosotros. Pan cotidiano y horizonte de transformación social son partes indesligables de la misma lucha. Si lo que queremos no es escribir un libro sino construir un movimiento popular, deberemos asumir que habrá momentos en los que insistamos más en el pan cotidiano y otras ocasiones, lo haremos más en el horizonte estratégico. Unos insistirán más en la RB como garantía de ingresos, como renta de existencia. Otros subrayarán más su eficacia como caja de resistencia frente a los abusos laborales. Y habrá quién incida sobre todo en su capacidad de liberación, de semilla alternativa. Renta de existencia, renta de resistencia, renta de liberación, distintos acentos que deben convivir formando parte de la misma lucha. No debería angustiarnos que haya diferencias de enfoques y acentos, es consustancial a un auténtico movimiento.
Porque además, lo importante no es tanto la propuesta como la gente que puede hacerse dueño de ella. No es un movimiento para una ILP o una propuesta pormenorizada de Renta Básica en todos y cada uno de sus aspectos. Es al revés: una ILP al servicio de la construcción de un movimiento contra el paro y la precariedad.
Claro, ahí se encuentra un debate cuyo esclarecimiento no puede eludirse, por mucho que se quiera. Los derechos universales se construyen siempre desde algún sitio, desde algún sujeto particular. Sería insensato esperar que el derecho universal a la vivienda venga a reclamarlo Botín o las inmobiliarias, en lugar de los desahuciados o las jóvenes parejas condenadas a vivir en casa de sus padres. Ni la reforma agraria va a venir a reivindicarla la Duquesa de Alba, por mucho que nosotros le prometamos reservarle un huertecito para autoconsumo. Lo mismo ocurre con la RB. Por mucho que aspiremos a su extensión universal, el sujeto natural en la lucha por la RB son las personas en paro, pobres o precarias. ¿Somos capaces de que esta lucha lo sea al mismo tiempo de la clase obrera más tradicional y del precariado? Que se apropien de ella tanto el cani como el informático, tanto el parado de la construcción como el becario de investigación, tanto la clase obrera como el precariado. La RB puede y debe tener ese propósito: ser una herramienta de alianza, de unidad de clase.

Tal como está el panorama económico, político, ¿no es una quimera hablar en estos momentos de renta básica? ¿No hay cosas más urgentes y, sobre todo, más alcanzables?
Es justamente lo contrario. ¿Si no es ahora, cuándo lo haremos? Ahora, cuándo el hambre y la miseria llaman a la puerta de miles de casas obreras; ahora, cuando 6 millones de personas se encuentran en el paro forzoso (dos millones de ellas sin ningún tipo de cobertura al desempleo); con 3 millones de personas, según Cáritas, que sufren la pobreza severa; con más de 300.000 jóvenes que han tenido que emigrar en busca de trabajo; con 4 millones de personas mortificadas por la pobreza energética, sin luz y sin medios para calentarse; con más de 2 millones de personas acogidas a los bancos de alimentos y la caridad institucional… Cuándo, si no es ahora, ahora que la justicia vale menos que el orín de los perros, como decía León Felipe.

De acuerdo, de acuerdo.
Hace unos días, en Alcalá de Guadaira, morían tres personas de una misma familia por ingerir productos en mal estado recogidos de la basura. Es un síntoma más de lo que está ocurriendo. En las calles volvemos a gritar con rabia “Queremos pan, trabajo y libertad”. Y lo del pan ha dejado ya de ser metafórico.
Todavía hay demasiada gente de la menguante “clase media”, incluso en los círculos militantes, que no quiere verlo. ¡Es tan acogedora la rutina de nuestras jergas, de nuestras inercias, de nuestros imperecederos debates! Hace poco más de una semana, el economista Juan Torres, escribía un artículo titulado “¿Necesitamos la renta básica?”. Lo escribía así, con interrogantes. Pero, ¿por qué con interrogantes? Para algunas personas no lo es, pero para muchos ciudadanos y ciudadanas la renta es imprescindible.
Lo que es una auténtica quimera es suspirar porque vuelvan los tiempos de “Curro se fue al Caribe”, como decía aquel anuncio-prototipo de los tiempos de bonanza consumista. No, no volverán. Y además, ya comprobamos sobradamente que esa euforia inducida, esa burbuja del crédito, ocultaba precariedad y explotación laboral, destrucción ecológica, estafa financiera, pérdida de soberanía económica y política.
Pero, además, el capitalismo ya está en otra cosa. Estamos ante una mutación histórica, el neoliberalismo ha incubado monstruos que pugnan por nacer. Basta con contemplar la progresiva normalización de la brutalidad policial y la represión de la disidencia política, cuyo último fruto es la llamada “Ley Mordaza”.

“La ley de la patada en la boca” la llaman algunos.
No está mal. En los años 30, cuando el fascismo se enseñoreaba ya en toda Europa, Dimitrov hacía una llamada angustiosa a construir frentes populares y organismos unitarios de los trabajadores. Hoy, como entonces, la mejor forma de impedir el retorno siniestro de la bestia es construir “los movimientos más elementales para la defensa de los intereses económicos, políticos y culturales” de la clase obrera y encontrar en “la defensa de los intereses más vitales” un lenguaje común que una a nuestro pueblo.
Una de las formas más habituales de despachar la renta básica es tildándola de utópica. Pienso que, como decía Paco Fernández Buey, “una de las cosas más serias que podemos hacer ahora es precisamente impedir que el poder se quede con las grandes palabras de las tradiciones de liberación, y las deshonre. La lucha por el sentido de las palabras es parte de la lucha social. Y recuperar el buen sentido de la palabra ’utopía’ merece esa lucha”.

Perdona que insista. ¿Es viable? ¿Un país de países como España puede en estos momentos centrarse en una reivindicación de este calado? ¿Qué política económica, qué política fiscal sería necesaria?
Esta pregunta es una de las tres objeciones que suelen ponerse a la renta básica, su viabilidad económica, de dónde saldría el dinero. Las otras dos son la de “la haraganería” a la que induciría y la de su carácter “utópico”. Sin embargo, nuestra experiencia nos dice que esta pregunta-objeción es cada vez menos frecuente. Demasiados Bárcenas, Urdangarines, cazadores de elefantes, subvenciones billonarias a los bancos, privilegios de diputados, etc, a la vista, como para que a nadie se le ocurra alguna fuente de dónde financiar la renta básica.
Claro que requeriría una política económica y fiscal distinta. La deuda ilegítima y el fraude fiscal son dos muestras de la sangría de dinero público que podría tener una utilidad social y económica al servicio de la mayoría.

Has hablado ya de ello pero vuelvo al tema: ¿qué podría significar la consecución de la renta básica para las clases trabajadoras españolas?
Una de las virtudes de la renta básica es que puede representar el papel de fondo de resistencia contra la explotación laboral. Pero más allá de esa utilidad evidente, me gustaría llamar la atención sobre lo que puede significar la lucha por la renta básica.
Está surgiendo un nuevo movimiento obrero, un movimiento obrero de nuevo tipo. Movimiento obrero, como sabían los viejos militantes, es un término que va más allá del sindicalismo. Las Plataformas de Afectados por las Hipotecas (PAH), los Campamentos Dignidad o las Mareas en defensa de lo público son, en gran medida, formas de expresión de ese nuevo movimiento obrero, que surge exigiendo alquileres sociales en las puertas de los bancos, renta básica en las oficinas de empleo o tarifa social para el transporte público. Es un nuevo movimiento obrero que se afana por nacer fuera o en la frontera de los centros de trabajo. Pero también en el interior de las empresas están surgiendo nuevas formas de lucha o se rescatan con decisión otras que aparecían como anacrónicas o poco razonables, como la huelga indefinida. Si hace dos años, nos hubieran dicho que los maestros de Baleares, los barrenderos de Madrid, los trabajadores del alumbrado o los de empresas como Panrico harían un uso resuelto de esa herramienta no nos lo habríamos creído. Abramos bien los ojos y, sobre todo, recorramos con nuestro pueblo los nuevos caminos de lucha.
Ahora mismo están creándose corralas, asambleas de parad@s, despensas solidarias, lunes y martes al sol, roperos sociales, marchas de la dignidad, redes de solidaridad popular, formas de auto-organización obrera que constituyen en la práctica el embrión de un gran movimiento contra el paro y la precariedad. La lucha por la renta básica y la ILP que la reivindica quieren ser un instrumento más que le dé consistencia y lo fortalezca. No somos mercancía en manos de políticos, empresarios o banqueros. No somos el excedente, la población sobrante del capital.

¿La renta básica es una reivindicación del Frente Cívico, del que creo que formas parte? ¿Es así?
Sí, soy miembro del Frente Cívico. Me identifico con la convocatoria inicial de Julio Anguita y pienso que la misión del Frente Cívico es trabajar en la construcción de un contrapoder, de un fuerte movimiento popular capaz de enfrentarse a la banca, al gran capital y a sus manijeros en la política. Debemos evitar por todos los medios convertirnos en una opción político-electoral o algo similar. Nuestros referentes deben ser más el 15M, las PAH y todas las formas de organización popular que están emergiendo. La Acampada Dignidad de Córdoba y las Marchas de la Dignidad del 22M apuntan en ese sentido. Debatir de censos internos en esta hora me parece una frivolidad.

No puede dejar de preguntártelo: ¿cuál es la actual situación del movimiento social de los “campamentos de la dignidad”?
Los Campamentos Dignidad de Extremadura son, en mi opinión, un fruto extraordinario de la lucha de los parados, de las barriadas populares y de la juventud precaria en esta tierra maltratada. En definitiva, son una creación de la clase obrera de Extremadura.
Nacimos en las puertas de las oficinas de empleo reivindicando la renta básica. Y tirando de la cereza del paro y la renta básica empezamos a nombrar y luchar contra las otras llagas: los desahucios de vivienda, los cortes de agua por impago, la carencia de comedores escolares para los chavales, el escándalo de las urbanizaciones-fantasma o el criminal medicamentazo.
Ahora mismo tenemos dos importantes litigios de una misma lucha, la lucha del pan. Hemos conseguido que, al final, tengan que pagar la renta básica de inserción a muchas más personas y familias de las que ellos pretendían. Querían que sólo 1.500-2.000 personas pudieran acogerse. Ellos mismos reconocen ya 18.000 solicitudes y, al menos, 8.000 perceptores nuevos. Pero están torturando a la gente con obstáculos burocráticos kafkianos, retrasando el pago. Marean a la gente con papeleo y excusas, de modo que, 7 meses después de aprobada la ley, sólo han pagado a 300 personas. Hemos empezado una campaña de escraches en la puerta del Director de Política Social, Juan Bravo. Y la campaña de denuncia va a durar toda la Navidad y ascenderá a todos los escalafones culpables de esta ignominia. Si no pagan a la gente antes de terminar el año, se les van a atrangantar los langostinos.
La segunda batalla es por el reparto de alimentos. En el campamento, desde su nacimiento, era tal la solidaridad del pueblo que se creó una despensa de forma espontánea. El excedente de comida lo repartíamos en los barrios más machacados. Y, de forma natural, llegamos a una conclusión: había que participar en el reparto de alimentos pero, claro está, no desde la lógica de la caridad, el asistencialismo y el clientelismo, si no desde la perspectiva de la solidaridad y la lucha. Reparto y lucha, lucha y reparto, que decimos nosotros. O mejor aún: Comparto y Lucho. Porque todo el mundo tiene algo que compartir y aquí la relación es entre iguales.
Y de ese modo, buscando cómo llenábamos la despensa empezamos a buscar alternativas. La despensa la llenaríamos de cuatro fuentes: cooperativas y pequeñas tiendas que colaboran, un huerto grande en terrenos municipales para abastecer a los barrios de hortalizas, mesas de recogida en los supermercados y, por último, los Bancos de Alimentos. Y ahí, en el Banco de Alimentos de Badajoz ha empezado una lucha que nos parece pionera en el Estado y de cuya trascendencia tampoco nosotros éramos del todo conscientes. Legalizamos los Campamentos como asociación y reclamamos, en igualdad de condiciones, el acceso al reparto del Banco de Alimentos, atendiendo a que la parte del león de estos almacenes procede del FEGA, es decir está financiado con fondos públicos europeos. En el mes de octubre empezamos con 45 familias. En noviembre ya eran 200. Ahora mismo estamos ya por encima de las 300 familias.
Teníamos claro que la distribución debía ser al mismo tiempo un elemento de denuncia y generación de conciencia, y por eso hicimos el primer reparto ante la oficina de empleo y el segundo ante el Parlamento de Extremadura, con el lema “Que la vergüenza la sientan ellos”. A los dos días, el Banco de Alimentos nos niega el acceso a cualquier nuevo reparto, porque dice que hacemos un “uso político” de los alimentos. Nos lo dicen ellos, que son tanto la Presidenta de Badajoz, Doña Carmen de Aguirre, como el Presidente de la Fundación Estatal del Banco de Alimentos, Don José Antonio Bustos, supernumerarios del Opus Dei. Y en esas estamos, literalmente, en la lucha por el pan.
En el despliegue de la lucha de los Campamentos Dignidad, nos vamos encontrando con los mecanismos capilares que organizan la política social del poder, su hegemonía. Porque no podemos seguir hablando de hegemonía en abstracto, como si tratara de un prurito de cultura política. Hay que escrutar con detalle las casamatas de la servidumbre y la impotencia, la articulación del entramado que trabaja para la contención del conflicto, para la división de las clases populares.
Pero al tiempo que crecemos dentro de nuestra clase y de Extremadura, estamos intentando ayudar a la extensión de la lucha. Ahora mismo hay dos iniciativas en las que estamos implicados a fondo, junto con otros muchos colectivos: la ILP estatal por la Renta Básica y las Marchas de la Dignidad que confluirán en Madrid el día 22 de marzo. El SAT, el Frente Civico, la PAH o las asambleas de parad@s de territorios muy diversos son algunos de nuestros acompañantes en estos dos envites. “En la lucha social también los grandes ríos nacen de los pequeños ojos de agua”, escribió Roque Dalton.

¿Quieres añadir algo más admirado y muy querido Manuel?
Aprovecho para hacer un llamamiento a todas las compañeras y compañeros de todos los rincones del Estado Español a que se impliquen tanto en la movilización de la ILP estatal por la Renta Básica como en las Marchas de la Dignidad del 22M. Mucho ánimo a tod@s. Vamos a hacer que caigan los gobiernos y las políticas canallas de la Troika.
Muchas gracias a ti y a toda la gente de Rebelión.

Salvador López Arnal es nieto del cenetista aragonés, asesinado en Barcelona en mayo de 1939 –delito: “rebelión militar”-, José Arnal Cerezuela.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes
¿Bajar los salarios para salir de la crisis?

Vicenç Navarro ha sido Catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Barcelona. Actualmente es Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Pompeu Fabra (Barcelona, España).

Publicado en el diario digital Publico.es el 14 de agosto de 2012

Un dogma que se ha extendido en los establishments financieros, económicos, mediáticos, académicos y políticos de España es que para salir de la crisis hay que bajar los salarios. Tal creencia ha sido reforzada por el último informe sobre España del Banco Central Europeo dado a conocer el pasado jueves (09.08.12), el cual subraya la necesidad de que se bajen los salarios y el salario mínimo (así como otras medidas encaminadas a debilitar al mundo del trabajo, como la descentralización y debilitamiento del proceso de negociación colectiva) a fin de aumentar la competitividad de la economía española y con ello facilitar la recuperación económica de España. El argumento que se utiliza para justificar tales medidas es que, al no poder devaluar la moneda (posibilidad denegada a los países de la Eurozona al tener todos ellos la misma moneda) a fin de abaratar los productos y hacer al país más competitivo, la única solución que les queda a tales países que están en recesión es abaratar los productos a base de disminuir los salarios. De esta manera serán más y más competitivos y venderán más productos, exportando más y más, convirtiendo tales exportaciones en el motor de la economía, permitiendo así que salgan de la recesión. Este argumento ha pasado a ser parte de la teología de tales establishments y se reproduce no solo por los equipos económicos de los partidos gobernantes, la mayoría conservadores y liberales (en realidad neoliberales), sino también entre economistas que gozan de gran visibilidad mediática y que han tenido responsabilidad gubernamental tanto a nivel central como autonómico (gobierno Zapatero y tripartito), ahora en la oposición. Podría citar muchas declaraciones recientes de economistas próximos al PSOE y al PSC que, añadiendo un “tono de realismo” (que siempre se utiliza para defender tesis neoliberales), concluyen que sí, que hay que descender los salarios como parte de lo que Paul Krugman y muchos otros han llamado la “devaluación doméstica”. Por cierto, incluso la Monarquía está promoviendo esta creencia (que ha alcanzado niveles dogmáticos) en sus proclamas. Así, el heredero del trono de España, el Príncipe Felipe, en su inauguración de unos de los campus del centro de reflexión y promoción neoliberal, el IESE, hizo referencia a que “nuestros precios y salarios están marcando el ritmo del retorno al sendero de la competitividad”, lo cual, decodificada la narrativa diplomática, quiere decir que las bajadas de salarios están preparando la salida de la crisis, mediante el supuesto aumento de la competitividad (discurso probablemente preparado por Javier Ayuso, periodista económico de persuasión neoliberal, exdirector de comunicaciones del BBVA, que hoy trabaja en temas de comunicación en la Casa Real).
Los supuestos de tal dogma
Tal dogma, como todos los dogmas, se basa en fe en lugar de evidencia científica. En primer lugar, incluso si aceptáramos por un momento la necesidad de devaluación doméstica, tal bajada de los costes de producción puede hacerse a base de reducir los beneficios empresariales, en lugar de los salarios, posibilidad que casi nunca se menciona. Y cuando, raramente se hace, es para descartar tal posibilidad pues –según ellos- ello desincentivaría la inversión. Mírese como se mire, se propone cargar el peso de la recuperación económica en las espaldas de los trabajadores y no sobre las de los empresarios, a los cuales hay que darles todas las facilidades y estímulos para que exporten, pues ahí es donde radica toda nuestra salvación. Pero los datos muestran el error de los supuestos sobre los que se basa tal dogma. Veámoslos.

El error de los supuestos que sustentan el dogma
Uno de los centros de investigación económica próximo al mundo empresarial de las grandes corporaciones estadounidenses (The Conference Board) acaba de publicar un detallado estudio de la evolución de los salarios en la Eurozona que muestra que éstos han descendido de una manera muy marcada en España, Irlanda, Grecia y Portugal (los famosos países PIGS en la terminología anglosajona). Como promedio los costes laborales han descendido un 15% desde 2009. Pero como bien señala el economista belga Ronald Janssen, este descenso de los salarios y aumento de los beneficios no ha ido, por lo general, acompañado de un aumento ni de las inversiones ni de las exportaciones (“Falling Wage Costs: Europe’s Light at the end of the tunnel”). Janssen muestra gráfica y convincentemente en su artículo que en Grecia, por ejemplo, el muy marcado descenso de los salarios, incluidos en la manufactura, no ha ido acompañado de un aumento de las exportaciones. Antes al contrario, éstas han descendido también muy marcadamente. Grecia, por cierto, tenía un fuerte sector exportador antes de que se iniciara la crisis en el 2008. Los salarios pues han bajado (caído en picado) en Grecia pero ello no ha supuesto ni un crecimiento de las exportaciones ni de las inversiones. Lo único que ha subido han sido los beneficios empresariales que se han disparado alcanzando una cifra equivalente a un 12% del PIB griego. Mientras, la economía griega está yendo de mal a peor.
En España y en Portugal, sin embargo, las exportaciones sí que han crecido sobre todo a partir del 2009. Tal crecimiento sin embargo no ha sido suficiente para reavivar la economía de tales países. En ambos países, la gran destrucción de empleo (en parte responsable del aumento de la productividad), consecuencia de las políticas de austeridad y de la gran bajada de salarios, ha creado una recesión tal que el aumento de las exportaciones no ha sido suficiente para estimular de nuevo la economía. La bajada de salarios que en teoría está aumentando las exportaciones está a la vez deprimiendo la economía doméstica, venciendo esta última a la primera. Ello confirma lo que varios autores hemos estado señalando durante bastante tiempo: el gran error, mostrado muchas veces en Latinoamérica, de querer estimular la economía a base de colocar el sector exportador en el centro de la economía. No fue hasta que gobiernos de izquierdas y centroizquierdas potenciaron la demanda doméstica que aquellos países de América Latina salieron de su recesión.
En este aspecto, es interesante ver la similitud de los argumentos neoliberales (presentados como argumentos de sentido común en las “ciencias económicas”) utilizados en América Latina y ahora aquí en España. Tales argumentos están siendo utilizados hoy en España no solo por las derechas sino también por economistas de partidos exgobernantes de centroizquierda, como el PSOE y el PSC, hoy en la oposición (resultado, por cierto, de la aplicación de tales políticas). Otro argumento que utilizan tales economistas, que asumen que la recuperación económica procederá del sector exportador (para lo cual exigen un descenso salarial), es que este tipo de recuperación deberá ser, por necesidad, muy lenta. En América Latina se insistió en ello, año tras año, durante toda una década de dominio liberal en las esferas de poder. La famosa luz al final del túnel, sin embargo, nunca se agrandó. En realidad, la famosa luz aparecía cada vez más lejos y más pequeña. Y está ocurriendo lo mismo ahora en España.
A donde está llevando este dogma
Todo este proceso era predecible. Es fácil de ver que tales políticas son erróneas. Solo se necesita mirar los datos y olvidarse de la teología neoliberal (presentada como conocimiento económico). Cuando tantos trabajadores están sin trabajo y cuando la mayoría de jóvenes están sin trabajo durante muchos años, significan una pérdida, muchas veces irreversible, de recursos productivos. Y esto es lo que está ocurriendo en España. Frente a un sector exportador vivo, existe una economía doméstica paralizada por una enorme falta de demanda, creada por la confluencia de bajada de salarios, destrucción de empleo, y reducción de gasto público. Esta fue la situación en Latino América en el periodo neoliberal y ésta es la situación en los países PIGS ahora (convertido en GIPSI, con la inclusión de Italia).
En realidad, la bajada de salarios está creando una enorme recesión no solo en los países periféricos de la Eurozona sino también en los países del centro. El nivel de demanda de la manufactura (PMI, purchasing manager index) está bajando también en Alemania y en Francia a niveles de Italia, habiendo alcanzado cuotas por debajo de lo que se considera el nivel aceptable y/o sostenible. Y ello era, de nuevo, predecible, pues gran parte de las exportaciones alemanas y francesas son importaciones italianas, españolas, portuguesas y griegas. Y la bajada de salarios y recortes de gasto público están reduciendo dramáticamente el consumo doméstico y exterior.
La respuesta del establishment alemán no es estimular la demanda en Alemania y en los otros países de la Eurozona sino al contrario. Sus políticas públicas están recortando los salarios de los trabajadores alemanas y (presionando a través del Bundesbank y, por lo tanto, del BCE) de los trabajadores de los países periféricos de la Eurozona, conduciendo al precipicio a toda la Eurozona. Se inicia así una competición para ver quién paga menos a sus trabajadores. Estos son los costes de continuar creyendo en el dogma neoliberal. Pero como bien ha dicho la Organzacion Internacion del Trabajo, en su respuesta al informe del BCE, tal estrategia llevará a una depresión no solo europea sino mundial. Lo que está ocurriendo en la Eurozona es un ejemplo de las consecuencias de tales políticas. Su venidera recesión puede llevar a una gran depresión. En realidad, para miles de españoles y de europeos esta depresión ya ha llegado. Estos son los costes de continuar creyendo y aplicando el dogma.
Una última observación. La enorme fuerza e influencia del pensamiento neoliberal en España (resultado del gran poder que tiene la banca y la gran patronal en los fórums mediáticos y políticos) se refuerza con la enorme pasividad de las izquierdas. Y no me estoy refiriendo a los partidos políticos (a los que habría que reformar sustancialmente) y a los sindicatos sino a las personas que se consideran de izquierdas y que con su pasividad están permitiendo que tal pensamiento y las políticas que las sustentan (que están haciendo mucho daño) continúen. De ahí que me permito sugerirle al lector de este artículo que se movilice y que, si está de acuerdo con la tesis que expongo (enormemente minoritaria en España, debido a su marginación en los medios), envíe este artículo a todo tertuliano, a todo periodista, a todo canal informativo que reproduce tal dogma, a fin de mostrarles que lo que dicen y promueven no tiene ninguna base científica, denunciando con ello, su función propagandística en lugar de informativa. Permítame una observación personal. Mi blog recibe alrededor de 10.000 contactos al día. Si suponemos que al menos un 10% coinciden con mis tesis y éstos enviaran cartas o llamaran a los medios cada vez que tal propaganda ocurre, tales medios captarían el mensaje de que la población es consciente de su actitud propagandística, exigiéndoles mayor rigor y diversidad. La enorme pasividad de las personas de izquierda debería sustituirse por una agitación social e intelectual que mostrara las enormes falsedades de la sabiduría convencional que se reproduce a través de los medios de información de mayor difusión, transformándolos en medios de persuasión. Una de las grandes insuficiencias de la democracia española es precisamente la falta de diversidad de tales medios. La ciudadanía debería movilizarse para protestar y denunciar tal situación.
1

LA MATRIZ DE LA CRISIS

“Nunca la parte se explica por sí sola,
tiene sentido dentro del todo”.

“Cuando el dedo del sabio señala la luna,
el tonto mira el dedo” (Proverbio chino).





No se soluciona la crisis si no se conocen y erradican sus causas
Está visto cuál va a ser el resultado de las próximas elecciones si atendemos a las encuestas. El PP barre y se lleva la mayoría absoluta. Falta, sin embargo, el veredicto último de las urnas. Si al final es así, ese será el resultado querido por los españoles.
Hay hartazgo del PSOE y de Zapatero, como lo habría de cualquier otro Gobierno que le hubiera tocado la crisis. La desgracia se asocia a quien gobierna – y de ventilar eso se cuidan los adversarios políticos- y se cree que se resuelve con echarlo fuera. Ese es el requepetido mensaje del PP: la culpa de todo Zapatero. Y, en tiempos de crisis, eso cala. Las cosas han ido a peor, es cierto. Pero, cebarse con saña en Zapatero como único responsable, es simplismo y engaño.
El PP no ha entrado a explicar las causas de las crisis ni su propia responsabilidad, ni lo hará. La conyuntura le es propicia y le basta con alzar hasta las nubes los males que padecemos y que, por rara evidencia, son causados por Zapatero y su Gobierno: cinco millones de parados, congelación de las pensiones, subida de impuestos, injustas reformas y recortes, cierre diario de centenares de pequeñas empresas, etc. ¿Causas? Una: Zapatero.
Y tras esa aplaudida creencia, duermen en la oscuridad las causas que han generado la crisis, los responsables de ella y las propuestas que harían posible su solución. Para eso no hay lugar ni momento. Lo decisivo es cambiar, aunque no se sepa en qué, ni para qué.
Analistas de gran prestigio, y que han comprobado esto en otras naciones y situaciones, lo anuncian hace tiempo: el cambio es necesario pero no basta, el cambio por sí solo no trae la solución, no habrá creación de empleo porque no hay consumo ni inversores.

El fracaso del sistema neoliberal globalizado
Estamos en un momento histórico nuevo, donde ningún partido sólo tiene la solución y ninguna nación o imperio ofrece solución. Nuestro sistema neoliberal globalizado no tiene valores internos que le puedan hacer torcer el rumbo o limitar sus efectos inicuos, es como un avión en la pista que ha sobrepasado el punto crítico y acaba estrellándose. Somos víctimas de un modelo consumista y depredador, que degrada nuestro estilo de vida y nos hace someter a los demás seres. La máquina tecnológica, alimentada por la codicia y el dominio, es destructiva de todo, ejerce tal violencia sobre el planeta Tierra, que nos preguntamos sobre el límite de su sustentabilidad. Hemos experimentado hasta qué extremos este modelo nos lleva a un enfrentamiento de unos y otros, de los que están dentro y los que están fuera.
El fracaso de la Liga de las Naciones (1914-1918) y de las Naciones Unidas (1939-1945), está forzando una nueva articulación de pueblos y civilizaciones

La crisis es, pues, del sistema, de un modo de civilización que dura ya cuatrocientos años y que es incapaz de rehacerse y superar la contradicción fundamental de la injusticia mantenida hasta ahora por quienes están empeñados en dividir y contraponer y en no seguir los principios de un nuevo modelo que relaciona, incluye y compone todo con todo. Y no aparece como improbable una catástrofe ecológica por la ruptura de algún eslabón importante del equilibrio sistémico del planeta Tierra.

Rumbo a una nueva sociedad mundial
Caminamos rumbo a una nueva sociedad mundial, la primera de la humanidad unificada. Todos venimos de un gran exilio, aislados en las culturas regionales y en los límites de estados-naciones. Lentamente estamos regresando a la casa común, la Tierra, y nos descubrimos como familia humana. El derrocamiento del viejo sistema nos llevará a un nuevo Pacto Mundial de sobrevivencia y fraterna convivencia. Las diversidades coexistirán y convergerán en la busca del Bien Común de todos, aposentados en las raíces de la lógica del corazón y del cuidado de unos con los otros. Esa nueva sensibilidad fraguará la ética sobre los valores de la justa medida y del cuidado esencial.

Este es el marco global, imprescindible para entender la crisis particular de cada nación, en la que finalmente aparece la gran farsa del desfase entre el capital productivo (cerca de treinta y cinco trillones de dólares) y el capital especulativo (entre ochenta y cien trillones). Es una locura que un país, con todos los adelantos que se quiera, por ejemplo Estados Unidos, que representa un porcentaje demográfico de un 7 %, posea casi 1/3 de la riqueza de la humanidad y mantenga inmutable su política de la desigualdad con un presupuesto militar anual (más de 700.000 mil millones de dólares) que supera el resto de todos los países y una dominación superplanifica con más de 800 bases en el mundo.

Matriz de la crisis: una política internacional dominadora

Pero, nuestra ingenuidad, seguramente a muchos, les hará sonreir y no les impedirá encasillar el análisis de la crisis dentro del horizonte exclusivo del propio país. ¡Como si los 50.000 mil millones de dólares que viene costando trimestralmente la guerra del Irak a EE. UU. y los incontables miles y miles de millones para proseguir su guerra de invasión en Afganistán, manteniendo allí a centenares de miles de soldados, en buena parte mercenarios, y su deuda exterior de 15 billones de euros, nos fuera indiferente y no repercutiera negativamente en el seno de la vida individual, familiar, social, cultural, económica y política de nuestro país! La locura bélica, en la que estamos metidos, nos parece está lejos y no parece afectarnos mucho, pero en realidad es la causa primordial de la crisis y de nuestros males.

¿Qué análisis hacen los partidos políticos sobre este contexto global de la crisis, de sus causas y consecuencias, y qué van a exigir a sus más directos responsables?
Ningún pueblo puede construir su historia a base de ignorar o someter a otro. Todos los pueblos tienen una misma dignidad y unos mismos derechos. Son principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Atentos a este análisis, muchos se preguntan si el PP, probable titular en el nuevo Gobierno, será capaz de cuestionar la política exterior de EE. UU. y distanciarse de ella o la secundará sumisamente como otros muchos gobiernos. En tal caso, las causas profundas de la crisis quedarán sin remover y no habrá solución veraz y duradera, porque quien manda manda y seguirán imponiendo su política tal cual hace tiempo han declarado sus ideólogos: “Poseemos cerca de la mitad de la riqueza mundial. Nuestra tarea principal consiste en diseñar sistemas de relaciones que nos permitan mantener esta posición de disparidad sin ningún detrimento positivo de nuestra seguridad” (George Kennan, jefe en su tiempo del grupo de Departamento de Estado). ”El destino nos ha trazado nuestra política: el comercio mundial debe ser y será nuestro...Cubriremos los océanos con nuestros barcos mercantes... La le ley americana, el orden americano, la civilización americana y la bandera americana se plantarán en lugares hasta ahora sepultados en la violencia y en el oscurantismo” (Alberto J. Beveridge, uno de los máximos exponentes de la ideología del Destino Manifiesto).

Concuerda esto con las palabras del estadounidense Noam Chomsky, figura insigne de la lingüística del siglo XX, socialista libertario, gran crítico de la política exterior de EE. UU. y a quien el New Yort Times denomina ´el más importante de los pensadores cotemporáneos`: “Cuando en nuestras posesiones se cuestiona la quinta libertad (libertad de saquear y explotar) los Estados Unidos suelen recurrir a la subversión, al terror o a la agresión directa para instaurarla”.
O sea, que la matriz de la crisis no está propiamente en el área más inmediata de nuestro país, sino en el área escondida de la política internacional, capitaneada hasta ahora de cara a nosotros por Estados Unidos. Europa, aún débil y desunida políticamente, representa a través del Euro una amenaza para la prepotencia del Dólar. Más que por un proyecto de igualdad y humanismo, basado en el respeto y cooperación recíproca, la pugna es por un proyecto hegemónico estadounidense basado en la dominación tal como aparece en el Destino Manifiesto. Obama, a quien muchos admiramos por sus nobles razones y metas, tiene el cargo pero no el poder. El poder, que lo rodea y paraliza, le llega desde la herencia económico-cultural de un imperialismo hoy obsoleto, pero muy arraigado en las costumbres, procedimientos y estructuras de una buena parte de la sociedad estadounidense.

Ignorar este marco de la crisis y no explicarlo a los ciudadanos es encerrar la política en un horizonte irreal, dejando sin explicar la realidad de la crisis y haciendo creer a la gente soluciones que no serán veraces y que, a no mucho tardar , se descubrirán en todo lo que tienen de engaño, oportunismo y cobardía. Sufriremos, con algún terror, los desmanes de este psunami neoconservador.


Leonardo Boff
Benjamín Forcano
D.N.I. 39614473 D
imagen
Alí Babá y los cuarenta mercados

RD, 13.01.11  José Ignacio González Faus

o        
Uno sabe que es bastante lego e ignorante en estos asuntos. Precisamente por eso le cuesta más de entender cómo, hasta el día en que escribo esto, la ministra de Hacienda y el presidente del gobierno afirman con tanta seguridad e ingenuidad que España no corre peligro tras el batacazo irlandés: “España no es Irlanda y nuestra economía está bien asentada”. Concedo, que dirían los escolásticos. Pero quien argumenta así no parece darse cuenta de que no estamos luchando contra fenómenos naturales, como las sacudidas de la placas tectónicas, ante las cuales basta con tener edificios levantados contra terremotos. Estamos luchando contra ataques más o menos planificados de misiles y otras “armas de destrucción económica” ante las cuales poco importa si nuestros edificios están bien asentados.
Quizá no se den cuenta de eso porque creen en el significado de las palabras y no saben que la economía y la política viven de un doble lenguaje que urge desenmascarar. Oímos decir, por ejemplo, que “los mercados están agitados”, como si se tratara de meras fuerzas naturales como las que mueven el mar. Esto se dice cuando actúan los mercados. En cambio, cuando actúan los políticos se dice que ”los mercados son muy sensibles”: ahora como si se tratara de personas de finura extrema que pueden llevarse un gran disgusto o contraer una enfermedad grave si los poderes públicos intentan hacer algo de eso para lo cual existen: justicia para los más maltratados.
Total: que no sabemos si los mercados son fuerzas naturales o seres personales. Ni falta que nos hace: porque, en realidad no hay mercados agitados sino especuladores que agitan. Ni son sensibles los mercados sino manipulables, como fichas de ajedrez, por fuerzas escondidas que saben bien lo que quieren conseguir. Hasta ahora los economistas estudiaban muchas matemáticas. Quizá valdría más que comiencen a estudiar lingüística y semiótica.
Porque al menos, en este caso, no oiríamos decir a la ministra (a quien por otro lado quiero agradecer la serenidad, la educación y la razonabilidad con que habla y que tantos políticos de la oposición podrían aprender…), no la oiríamos decir que “estamos haciendo los deberes”. Encantadora ingenuidad la de esa expresión que evoca un colegio infantil, unos niñitos deseosos de aprender y unos educadores bondadosos. ¿Qué tal si dijéramos que la economía española no corre peligro “porque estamos mandando a la miseria a millones de españoles”? Ya sé que así tampoco saldríamos de la crisis económica, pero al menos sabríamos a qué atenernos y de qué ralea son ésos que nos imponen “los deberes”: cada vez que los políticos agreden a los más necesitados, respiran los mercados.
Y una vez que los conocemos será fácil comprender a qué aspiran con sus manipulaciones financieras y sus especulaciones secretas. A la larga, se trata de acabar con las clases medias: y ¿no puede ser éste un factor explicativo de la crisis del PSOE que representaba en realidad a la izquierda de las clases medias, más que al proletariado?. En cualquier caso, se trata de acabar con las clases medias y volver a la economía “de siempre”: a la economía del imperio romano y del feudalismo que tienen más de mil años de existencia en comparación con el sarampión socialdemócrata de la Modernidad. ¡Entonces no había tantos parados como ahora! Es cierto que había esclavos, pero ¿no es mejor eso? Los esclavos al menos comen, y no tienen que ir de Caritas en Caritas a ver qué recogen.
De este modo conseguirán los mercados su meta final: acabar sutilmente con nuestra democracia o, al menos, reducirla a la posibilidad de elegir sólo entre gobiernos de derecha y de extrema derecha, como pasa ya en Estados Unidos. Y negar vigencia política a todas las veleidades igualitarias y de justicia social que amenazan a la libertad individual. Porque vale: “todos los hombres son libres” pero… “unos más que otros”, como decía aquella famosa novela.
En este sentido, no me cabe demasiada duda de que, cuando el PP gane las próximas elecciones nuestra situación económica mejorará. Pero no porque la gestione de una manera mejor (pues tantos años en la oposición ya han servido para demostrar que no tiene ni una receta concreta que proponer, como no sea el cambio del inquilino de La Moncloa). Ni tampoco porque estén comenzando a fructificar algunas medidas del pasado sino porque, cuando cambie ese inquilino de La Moncloa, “los poderes fácticos” de la política (que ya no son la Iglesia y el ejército como tras la muerte de Franco, sino los mercados y los Bancos) ayudarán al nuevo gobierno y se moderarán un poco para que dé buena imagen y pueda pasar como salvador. Aunque eso (ya lo saben ellos) será por poco tiempo. “Recortar gastos y no dilapidar” es una receta que suena muy bien y muy razonable. Pero si entendemos correctamente lo que significa dilapidar, parece que debería referirse a recortar gastos militares, por ejemplo, o gastos faraónicos como los del alcalde de Madrid. Y he aquí que no: se trata más bien de recortar gastos sociales. Ésos sí que son unos dispendios suntuosos que sólo benefician a unos muertos de hambre. Y encima, extranjeros muchos de ellos.
En resumen: esos inocentemente llamados “mercados” lo tienen todo tan “atado y bien atado”, que hemos asistido a la imposibilidad de luchar contra ellos: huelgas, manifestaciones y algaradas en Grecia, Francia, Inglaterra, Irlanda o España resultan sacudidas tan pequeñas que no les hacen ni tambalearse: porque las reglas del juego las marcan ellos y no los políticos.
Pero, más allá de las especulaciones de la Banca norteamericana, lo que está pagando hoy Europa son también los pecados originales cometidos en el proceso de su construcción: pacto de estabilidad, reglas de la OMC, primacía del Banco Central Europeo, adopción de criterios del FMI, el timo de la llamada Constitución europea que, cuando se vio en peligro, fue retirada de las manos (o del voto) de los ciudadanos, para pasar a las manos de los parlamentos; ampliación irracional a los 27 por la obsesión de tener más mercados, cuando Europa no era todavía más que un feto de pocos meses que no podía soportar aquellas dimensiones…
Todo eso corriendo; pero otra medidas como “reestructura de la deuda pública, obligación de que cada banco posea una parte de la misma, control cambiario, gravar las rentas financieras por lo menos al mismo nivel que las rentas del trabajo, la imposición del capital y del patrimonio, la subordinación de los flujos comerciales a normas sociales y ecológicas, tasas globales” … y hasta nacionalización al menos temporal de la Banca, de todo eso ni hablar. Y de aquellos polvos se traga ahora Europa estos lodos. Dije en otra ocasión que, durante el siglo pasado, asistimos a un nuevo “rapto de Europa”, pero esta vez no por mano de Júpiter, como en el mito antiguo, sino por obra de los mercados mucho más temibles que aquel dios tonante. Creo que los grandes padres del sueño de Europa (Adenauer, Schumann y de Gasperi), maldecirían hoy lo que hemos hecho con su ideal .
Antaño se discutía si el capitalismo era intrínsecamente injusto (Helder Camara) o si, sin llegar a tanto, se encontraba “muy dañado y necesitado de una reforma seria” (Doctrina Social de la Iglesia), o si, más allá de esas dos opiniones, lo cierto es que el capitalismo es una “ocasión próxima de pecado”; y la moral enseña la obligación de evitar ese tipo de ocasiones. Y antaño se trataba de un capitalismo industrial de producción (el empresario podía cometer injusticia contra el trabajador no pagándole un salario justo para ahorrarse costes de producción etc.).
Hoy, en cambio, ya no se discute nada de aquello; y sin embargo ya no estamos en un capitalismo de producción sino pura y simplemente de especulación: un sistema en el que los inversores pueden mandar a la miseria a miles de ciudadanos, no para producir ningún tipo de riqueza sino para que su dinero les produzca más dinero. Y además de una manera anónima: porque nunca verán la cara ni conocerán la historia de sus víctimas; y la injusticia no la cometerán ellos inmediatamente, sino a través de sus esbirros que resultan ser los políticos.
No nos vamos a rendir a pesar de todo, porque nada da más sentido a la vida que el luchar contra lo que el Apocalipsis llama “la Bestia”. Y, escribiendo en una revista cristiana, hay que concluir con dos observaciones.
Primero una cita del nuevo testamento, muy repetida fuera de él en otros escritos del cristianismo primitivo: “la raíz de todos los males es la pasión por el dinero” (1 Tim 6,10). De todos. El nuevo testamento no es pansexualista sino -si se me permite la expresión- pandinerista. Bien es verdad que para eso ya tenemos respuesta, muy piadosa también: “no sólo de pan vive el hombre”; también vive de Messi, de Cristiano Ronaldo y su novia, o de Jorge Lorenzo, del 5 a 0 de anoche y demás dioses del Olimpo moderno.
Y en segundo lugar: leí antaño una novela de Bruce Marshall (no recuerdo su título, pero puede ser útil consignar que el autor es católico), la cual comenzaba con esta secuencia: una serie de atrocidades en una ciudad española: quemas de iglesias, atentados, secuestros…Y al día siguiente una nota del episcopado alertando de que… “no se puede entrar en la iglesia con manga corta, faldas por encima de la rodilla” y demás. La ironía de entonces vale desgraciadamente para hoy.
Una iglesia que presume de tanto magisterio moral ¿no sabe decirnos nada sobre la inmoralidad de la usura, tan afincada en su tradición moral? Es cierto que el sentido del préstamo a interés cambió cuando la economía no era de trueque sino de dinero, y éste podía ser una ocasión de producir riqueza que el prestamista perdía y por la que podía ser moderadamente compensado. Pero hoy ha vuelto a cambiar de sentido y el dinero ya no es visto como ocasión sino como causa de riqueza, como si fuera fecundo por sí mismo, abriendo así la puerta a intereses desorbitados que ya no son una compensación moderada sino una auténtica usura. Y el magisterio eclesiástico que tanto sabe de preservativos y demás ¡sin enterarse!. Como si los Padres de la Iglesia no hubiesen repetido sin eufemismos que “todo aquel que es muy rico es un ladrón o hijo de ladrón” (San Juan Crisóstomo).
“Ay Ignacio Ellacuría – digno de una emperatriz”: acuérdate de repetirnos aquello que tanto decías: que este mundo no tiene solución más que en una “civilización de la pobreza”. Entendiendo por pobreza no la necesidad auténtica, sino la sobriedad compartida.
 
imagen
La luz puede subir un 10% a partir de Enero
Juan Cejudo
El Blog de Juan Cejudo


Esta medida anunciada por el Gobierno para primeros de año es un auténtico ataque para las ya exhaustas posibilidades económicas de un número muy importante de ciudadanos en España.
Los 8.500.000 pensionistas que tenemos de media 724,26 euros al mes.
Los 4.600.000 parados (1200000 sin ninguna cobertura económica)
Los 4.500.000 de trabajadores que ganan entre 700 y 1000 euros mensuales no podremos resistir esta tan importante subida, sólo en un concepto, el de la luz, porque con esos sueldos no se puede vivir.
Además como han dicho las Asociaciones de Consumidores, en dos años y medio se ha subido un 50% el recibo de la luz. ¿Hasta dónde quieren llegar?
Es decir cerca de 18.000.000 de españoles y sus familias seremos los más perjudicados por esta importante y desproporcionada subida en un tema tan esencial como el del servicio eléctrico.
Pero a primeros de año, subirán además otros muchos productos de primera necesidad. Y nuestros salarios, ya pequeños y congelados, seguirán, en la práctica, encogiendo y con menor capacidad adquisitiva.
Los pensionistas, tenemos para el próximo año, los sueldos congelados. Pero los precios seguirán subiendo. Seguro.
Pero éste de la subida de la luz se hace especialmente intolerable.
Como muy bien ha dicho la FACUA , estas medidas a quienes van a beneficiar va a ser a las grandes compañías eléctricas a costa de los usuarios.
Debemos todos los ciudadanos oponernos con todas nuestras fuerzas y pedir que no lleguen a entrar en vigor. Creo que aquí es fundamental el papel que deben jugar las Asociaciones de vecinos, no de Cádiz y de Andalucía, sino de toda España oponiéndose frontalmente y con movilizaciones a este atropello.
También, las Asociaciones de Consumidores y, entiendo que también los Ayuntamientos españoles, que están para velar por los intereses de sus ciudadanos y debieran oponerse de modo frontal a estas medias que se anuncian.
Para colmo, vivimos en una ciudad que tiene los impuestos municipales más caros de España. Y menos mal que el Ayuntamiento en muchos de ellos ya ha llegado al tope máximo legalmente permitido y no podrá subirlos el próximo año ( no como han dicho desde el Ayuntamiento: “para dar un respiro a los gaditanos”) Es por esto que se nos hace especialmente difícil la vida en nuestra ciudad.
Desde aquí, por tanto mi oposición radical a estas medidas que se anuncian sobre la subida del 10% del recibo de la luz.
===========================
Entrevista sobre la crisis a Cristóbal Cervantes, editor del blog Espiritualidad y Política

Posted: 05 Sep 2010 10:22 PM PDT

El periodista Javier M. Faya, del grupo de comunicación Promecal, me ha realizado una larga entrevista sobre la crisis para publicarla en los próximos días en los periódicos del grupo. Reproducimos a continuación un extracto de la entrevista, con el permiso del periodista que agradecemos.


Trabajas como director en una oficina del Inem (SPEE). ¿Ha cambiado mucho el perfil del parado? seguro que habría personas o situaciones que nos sorprenderían. ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención?

Ahora hay más mujeres, jóvenes, inmigrantes y autónomos que antes. Quizá el cambio más significativo sea el de los inmigrantes, porque antes no había, pero lo que más me llama la atención son los jóvenes, hay demasiados jóvenes parados.

¿Qué le dirías a una persona que se acaba de ir a la calle?

Es difícil responder, cada persona es un mundo y nadie sabe mejor que uno mismo lo que le conviene. Generalizando, le diría en primer lugar que vaya a la oficina de los servicios públicos de empleo que tenga más cercana, se registre y se informe de las ayudas públicas a las que tiene derecho, En segundo lugar le diría que se responsabilice de su propia vida y no espere que se la solucionen todo desde fuera, la crisis va a traer muchos cambios, uno de los más importantes es ese, los ciudadanos tendremos que asumir cada uno más responsabilidad sobre nuestra propia vida, las prestaciones sociales van a menos, las ayudas públicas disminuyen, simplemente no hay dinero, hay que recortar gasto público y eso nos va a afectar en muchos aspectos de nuestra vida. Por último le diría que busque una salida colectiva, otro gran cambio que creo traerá la crisis es que se valorará más lo colectivo, no como suma de individuos sino como la creación de algo nuevo y mejor favorecido por las sinergias, es decir se valorará más la cooperación, en todos los ámbitos, también en lo laboral y económico, siempre buscando aumentar la productividad y la eficiencia. A pesar de la crisis hay sectores laborales con futuro, como todo el relacionado con las nuevas tecnologías, internet y la sociedad del conocimiento y la comunicación, también el empleo verde, el sector "r", reciclaje, reutilización, las energías alternativas, etc. Parece que la biotecnología tiene muchas posibilidades de crecimiento todavía, aunque es un tema delicado, y por supuesto todo lo relacionado con una buena logística, fundamental para aumentar la productividad y la eficiencia de la economía, que es a lo que vamos.

Soy un trabajador asalariado y quiero montar una empresa. Como gano poco no me compensa hacerme autónomo y el proyecto se va al limbo. ¿Esto le suena?

Claro, me parece necesario apoyar a los emprendedores, ellos serán los que creen el nuevo tejido productivo que necesita España para sustituir al sector de la construcción, por ejemplo. Pero le diría que probara a sumarse a un proyecto empresarial colectivo ya en marcha o crear uno, como alternativa.

Parece que manos invisibles, lo que se dice invisibles no existían, ¿no?

La sabiduría económica todavía dominante es que la competencia es buena y que el libre mercado regido por la "mano invisible" distribuye la riqueza. Cuando uno actúa por su bien, también actúa por el bien de la comunidad. Sin embargo la penuria de casi la mitad de la población mundial demuestra, en mi opinión, que este principio no funciona en el mundo actual, donde la desigual distribución del poder y de la riqueza distorsiona el funcionamiento del mercado.

Parece que en la historia de la burbuja inmobiliaria los malos de la película han sido los constructores, pero me da a mí que especuladores somos todos, ¿no?

En este sistema que fomenta el egoísmo y el enriquecimiento rápido, casi todos somos especuladores, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, lo importante es darnos cuenta de que eso nos ha llevado a esta situación y que por tanto lo sensato es cambiar esos valores.

De haber ganado Rajoy las elecciones, ¿hubiese puesto en marcha un plan de ajuste?

Sinceramente no lo creo, su partido fue el de "España va bien", que son los inicios del problema que tenemos ahora, la burbuja inmobiliaria y de crédito sobre todo. Zapatero tampoco lo hizo, a pesar de que desde la oposición criticó la burbuja inmobiliaria. Comprendo que para un político es muy impopular "retirar el champán en medio de la fiesta".

¿Cuál de las directrices que ha establecido el Gobierno le parece más disparatada?

No me considero nadie para juzgar al presidente del gobierno. Pero ya he comentado antes que en mi opinión el principal error de Zapatero fue no "retirar el champán en medio de la fiesta", aunque lo comprendo. Otro gran error no sólo suyo, sino compartido por casi todos los líderes políticos mundiales, fue negar primero la crisis, después negar la profundidad y duración de la crisis, e intentar solucionar una crisis de deuda con más deuda, También puedo comprender que Zapatero entienda que ha actuado en cada momento como creía conveniente, él tiene toda la responsabilidad y opinar es muy fácil por mi parte.

¿Y la más sensata?

Una de las mejores medidas que ha tomado ha sido aumentar el presupuesto para I+D. Para la economía española y la renovación de su modelo productivo es un cuestión muy importante, pero parece que ahora con la crisis se reducen también esas partidas. (Fuera de lo económico... Sacar las tropas de Irak, aunque no me gustó cómo lo hizo. Por cierto, aprovecho para pedir que nuestros soldados vuelvan también de Afganistán).

¿Por qué no se ha producido un gran pacto de estado? a veces he tenido la sensación de que el PP se quedaba viendo desangrarse a su enemigo, que cuanto más tiempo pase, más votos tendrá en la saca.

Creo que es inevitable a corto plazo en España un gobierno de unidad, entre el PP y PSOE, quizá con apoyo de CiU, y al que estarán invitados la patronal y los dos sindicatos mayoritarios. La política económica del gobierno la marca cada vez más Bruselas, tenemos menos soberanía, a partir del año que viene los presupuestos del gobierno de España pasarán la "censura previa" de los técnicos de la Unión Europea. En mi opinión sería deseable un pacto mayor, no sólo del PP y el PSOE sino de todos los políticos, y no sólo en el gobierno central sino también en los gobiernos autonómicos, locales, etc. Insisto, la cooperación y las salidas colectivas y consensuadas serán las más eficaces en esta crisis.

¿Le pareció bien lo del plan 2000E o fue pan para hoy y hambre para mañana?

El plan 2000E hubiera tenido sentido si se creyera de verdad, como parecía que creía el gobierno, que este año 2010 ya habríamos salido de la crisis, o si el dinero dedicado al plan no hubiera salido de más deuda sino de recortar gastos en otras partidas menos necesarias, o si el dinero invertido hubiera sido para crear puestos de trabajos estables y crear nuevo tejido productivo y no para pequeñas obras de los ayuntamientos. En parte ha sido, efectivamente, "pan para hoy y hambre para mañana".

¿Se cree que el PP no hubiera hecho prácticamente lo mismo que ha hecho el gobierno hasta ahora?

Hasta hace unos meses no estoy seguro, pero en estos momentos haría lo mismo que está haciendo el gobierno ahora. Hay quién dice que la economía española está intervenida, yo no lo diría así, pero es cierto que nuestra economía ahora está coordinada con la economía europea, hemos perdido soberanía en ese sentido.

Fue buena idea meter la subida del IVA aprovechando las rebajas. ¿Ayudará o nos hundirá más?

Es que no queda más remedio que aumentar los impuestos, cuanto antes nos mentalicemos mejor. En los ocho años de gobierno de Aznar se bajaron los impuestos porque es lo propio de la derecha política, y después Zapatero también ha bajado los impuestos porque "era de izquierdas". Eso se ha acabado, la recaudación pública por impuestos está disminuyendo mucho como consecuencia de la crisis, aquí y en todo sitios, y la capacidad de endeudamiento está agotada, por tanto hay que subir los impuestos, no para mejorar los servicios públicos sino para intentar mantenerlos. En cualquier caso los gobiernos deberían, en mi opinión, antes de subir impuestos reducir gastos eliminando los innecesarios y gastando más eficientemente los necesarios.

Merkel no se fía de los buenos números y sigue aferrada a la rigidez a pesar de que su popularidad sigue cayendo. ¿Esto es ciencia ficción, Alemania o qué?

Pues creo que Merkel sabe mejor que nadie que este repunte económico actual es temporal, flor de un día.

Lo peor está por llegar... hasta cuándo y lo más importante QUÉ?

El hasta cuándo no lo sé, pero creo que la economía seguirá cayendo todavía un tiempo, el ajuste no ha terminado, la Bolsa española ha perdido ya un 30% de valor desde que comenzó la crisis, esta es un crisis fundamentalmente de deuda que se ha intentado solucionar desde hace dos años con más deuda, hasta que se ha llegado al límite, las deudas de las familias, las empresas, los bancos y los países han llegado al tope, ya no quedan más medidas públicas que tomar con el viejo esquema de funcionamiento del sistema, por eso creo que estamos en una crisis sistémica. El QUÉ es lo que ya ha comenzado pero aumentado, más paro, más empresas que cierran, menos gasto público de todas las administraciones, más impuestos, después de muchos años de ir a más nos toca ir a menos, más austeridad, más eficiencia, pero sobre todo, hay una cosa que creo debemos asumir, lo de antes no va a volver, nunca, los tiempos de vivir a crédito, consumismo creciente, incluso despilfarro, no volverán. Creo que tendremos que cambiar de valores, "no es feliz el que más tiene sino el que menos necesita", menos individualismo y más cooperación, entre personas, empresas, administraciones públicas, incluso regiones y países. Aprender que lo necesario es lo importante. Las familias, las empresas, los gobiernos, tendrán que hacer un lista con todos sus gastos e ingresos para ajustarse, no parece lógico que la solución sea recortar un tanto por ciento en cada partida de gasto, hay que hacer una lista de gastos diferenciando los necesarios de los innecesarios, eliminar los innecesarios y gastar con la máxima eficiencia los necesarios.

Se habla mucho del crack del 29...

En esta crisis sistémica es aconsejable revisar lo que pasó en la anterior crisis sistémica, el crash del 29. Si cometemos los mismos errores lo previsible a corto plazo es un aumento de la ira social, la necesidad de echarle la culpa a alguien, siendo los políticos los que más serán atacados, comenzará el sálvese quién pueda, incluso a nivel internacional con el proteccionismo, el nacionalismo, el populismo, etc. En los años 30 eso degeneró en el surgimiento del fascismo y el nazismo hasta llegar a la II Guerra Mundial. Sólo después de esa tragedia los líderes mundiales se reunieron alrededor de una mesa para diseñar el modelo económico y político que ha funcionado hasta ahora, pero que ya no funciona y hay que sustituirlo. En mi modesta opinión hay una alternativa, en lugar de expresar nuestra ira, desarrollar nuestra creatividad, en lugar de buscar culpables buscar soluciones individuales y colectivas y aplicarlas. En lugar del sálvese quién pueda y el proteccionismo, la cooperación en todos los ámbitos, también internacional. Por ejemplo, llegando a un acuerdo internacional similar al posterior a la II Guerra Mundial, pero sin pasar por todo lo que sucedió antes. En mi opinión la crisis es mundial, y sólo tiene solución adecuada de manera coordinada internacionalmente.

Santiago Niño Becerra dice que tendremos otro modelo económico. ¿Socialismo light? Parece claro que el ser humano, si se le deja suelto... se come al otro y le vende sus huesos a un tercero

Si me permites, creo que eso último es una creencia, la creencia de que el egoísmo y el egocentrismo que caracteriza a las gente actual es la expresión inalterable de la naturaleza humana, que no puede cambiar y no va a cambiar, que la gente siempre ha perseguido sus propios intereses y siempre será así, y en todo caso se interesará por su familia, empresa, comunidad o nación. Eso está cambiando y será una de las características del nuevo modelo económico. El actual se fundamenta en el individualismo y el materialismo, el nuevo estará más centrado en la cooperación y los valores, o eso espero. En el terreno económico parece claro que vamos a un modelo en el que lo importante será la productividad y la eficiencia.

¿El futuro del mercado inmobiliario pasa por las VPO?

En mi opinión el futuro del mercado inmobiliario pasa por el valor del uso frente al valor de poseer, lo importante será tener un techo, no será necesario que sea de tu propiedad.

Me quiero comprar un piso y casi tengo poco dinero ahorrado. ¿Me lanzo?

Mi consejo no tiene importancia, pero le diría que no. Si tiene dinero ahorrado cancele total o parcialmente sus deudas.

¿Seremos capaces de vivir sin el ladrillo?

El sector de la construcción siempre ha existido y existirá, pero lo que no volverán serán las 800.000 casas nuevas al año como antes. Hay muchos trabajadores de la construcción en el paro que se tendrán que poner a trabajar en otro sector. Pero estoy seguro de que seremos capaces de vivir sin tanto ladrillo. Aunque quizá no viene al caso, la historia de España es impresionante, o la de los pueblos de España si se quiere expresar así. El estado español ha quebrado muchas veces, aunque la última fue hace ya tiempo, y hemos tenido varias guerras civiles, y España se ha recuperado siempre. Creo en el potencial de los ciudadanos españoles para salir de esta crisis, son más sabios de lo que nos creemos.

¿Qué pasará con los inmigrantes en España?

Es difícil saberlo, podemos saber lo que ya está pasando, el índice de paro entre los inmigrantes es mayor que entre los nacionales, a pesar de eso pocos vuelven a sus países de origen. Es un reto político enorme que debería abordarse desde el consenso político.

¿Está de acuerdo con los ninjas de Leopoldo Abadía?

Leopoldo Abadía fue de los primeros que explicó de manera clara y sencilla el detonante de esta crisis, allá por el 2007, que fueron las hipotecas subprime, hipotecas que los bancos estadounidenses concedieron a "ninjas", gente sin empleo, sin techo, sin recursos. Pero lo grave es que esas hipotecas se empaquetaron y se vendieron como producto financiero, y luego se revendieron, y se crearon seguros de impago contras esas hipotecas, que también se revendieron, toda una burbuja financiera enorme basada en unas hipotecas que nadie iba a pagar, es decir, una crisis de deuda. En mi opinión todavía no se ha limpiado del todo la banca de este tema. En España también tenemos un problema con los prestamos hipotecarios concedidos que no se pueden pagar. Los prestamos por el 120% del valor de las casas se han acabado. Simplemente vamos a un nuevo modelo, una nuevo modo de hacer las cosas, un nuevo sistema.

¿Aprenderemos algo de la crisis?

Por supuesto, ya estamos aprendiendo, la vida es cambio y evolución, las personas aprendemos de nuestros errores.
imagen


Medidas para una salida
SOLIDARIA y SOSTENIBLE A LA CRISIS


EXIGE CON TU FIRMA QUE PAGUEN LOS EFECTOS DE LA CRISIS LOS QUE LA HAN PROVOCADO

Estamos pagando la crisis que han provocado los bancos, nos suben el IVA, quieren que nos jubilemos a los 67 años, nos quieren colar el despido libre ... y qué más?!

Todas las medidas del Gobierno del estado afectan a pensionistas, trabajadores públicos y la gente de a pie… Pero la crisis nos la han traído la banca y los especuladores, que ganan incluso cuando lo hacen mal.

Qué hace el Gobierno del estado? dio 90.000 millones de euros de ayudas a los bancos (equivale a 1 año de pensiones) y ahora quiere recortar derechos sociales y hacer una reforma laboral con la ayuda del PP. Por todo esto EU ha empezado una campaña de recogida de firmas en toda la comunidad. Los firmantes queremos que el coste de la crisis la paguen los que la han provocado. Creemos que hay otra forma de resolver la crisis desde la Izquierda.


EU EXIGE LA RETIRADA DEL RECORTE SOCIAL DEL GOBIERNO CON MOCIONES EN LAS INSTITUCIONES

Presentaremos mociones en las instituciones donde Esquerra Unida tiene representación para exigir la retirada del paquete de medidas de ajuste. Estaremos al lado de los pensionistas, de los empleados públicos y del conjunto de los trabajadores en la calle, en las empresas y en las instituciones. La decisión de presentar las mociones en el ámbito municipal se toma después del reciente encuentro llevado a cabo entre las direcciones de CC.OO y EU en el que hubo un entendimiento completo entre ambos para rechazar frontalmente las medidas aprobadas.


EU EN DEFENSA DE LO PÚBLICO Y AL SISTEMA PÚBLICO DE PENSIONES No a la congelación de las pensiones! no es necesaria si se recupera el impuesto d Patrimonio que se perdonó a los más ricos

- Las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros son injustas e innecesarias, y van a agravar más la crisis. Se ataca a lo público y al sistema público de pensiones. El Gobierno socialista se pone así de forma clara al servicio de la dictadura del capital financiero.

- EU esta en contra de cualquier congelación de las pensiones, y de cualquier modificación para el acceso y cálculo de las mismas.

- No hay ninguna necesidad de congelar las pensiones de ningún pensionista, ni dificultar el acceso a la jubilación parcial, basta con recuperar el impuesto sobre el patrimonio, que en 2007 produjo una cifra cercana a los 2.200 millones de euros.

- No a la congelación de pensiones. No es necesaria si se recupera el impuesto sobre el Patrimonio que se perdono a los más ricos.El Gobierno prefiere dañar a los pensionistas antes que hacer pagar un impuesto que el ejecutivo ya perdono a los más ricos en 2007.


FRENTE AL RECORTE DE DERECHOS DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS

Frente a las primeras movilizaciones ya iniciadas en respuesta al recorte de derechos de los empleados públicos, “nuestra respuesta se dará también al lado de los empleados públicos frente a la agresión que reciben del Gobierno. No está en cuestión sólo una parte de la retribución, sino todo lo público y el valor de lo público como garantía de la democracia y de servicio a los ciudadanos”.

- Los grupos municipales de EU van a discutir con los representantes de los trabajadores en cada ayuntamiento así como en sus empresas públicas y organismos vinculados para encontrar conjuntamente iniciativas concretas que permitan evitar cualquier disminución de las retribuciones”.

Desde EU entendemos que los convenios colectivos vigentes son sagrados y que, en los restantes casos, es posible acordar medidas que permitan compensar a los empleados públicos en el caso de que el Gobierno vaya hasta el final.

Incentivar la implicación de los empleados públicos en la racionalización, la eficiencia y la calidad del gasto, además de en la mejora de los procedimientos de gestión y atención a la ciudadanía podría proporcionar un ahorro más sustancial que el paquete neoliberal que quiere imponer el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero.


EU APUESTA POR LA SOLIDARIDAD FISCAL DE LAS RENTAS ALTAS ANTE LA CRISIS Que pague más quien más tiene...no los de siempre
Llamazares pregunta a Zapatero en el Congreso sobre las medidas del Gobierno "para comprometer la solidaridad fiscal de las rentas altas ante la crisis”
En concreto, la pregunta registrada por Llamazares reclama la respuesta oral de Rodríguez Zapatero en el Pleno de la Cámara sobre “¿Qué contenidos y plazos tiene el Gobierno para comprometer la solidaridad fiscal de las rentas altas ante la crisis?”.


EU ALINEADA CON LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS
Apoyo total a las movilizaciones del 20 de mayo y 8 de junio

Esquerra Unida rechaza el plan de ajuste del Gobierno y exigen su retirada. EU rechaza el ‘ajuste duro’ propuesto por Rodríguez Zapatero, que carga sobre pensionistas, empleados públicos, personas dependientes y parados el peso de la reducción del déficit público.
Desde Esquerra Unida mostramos nuestro total apoyo a las movilizaciones ya convocadas por los sindicatos, como las concentraciones del 20 de mayo, y la huelga general de empleados públicos del 8 de junio.

- EU coincide con el movimiento sindical en que no ha de descartarse que de intensificarse las medidas contra los derechos de los trabajadores, pueda convocarse una huelga general.

- El plan de ajuste presentado por el Gobierno, destinado a reducir drásticamente el déficit público, asesta un duro golpe a los colectivos citados, y lo hace, cediendo a las exigencias del núcleo más conservador de la Unión Europea y de los mercados, cuya actividad especulativa provocó la quiebra del sistema financiero y de la economía, hace ahora dos años.

- Este plan de ajuste desplaza la creación de empleo como objetivo central de la recuperación económica.


HAY OTRA FORMA DE ABORDAR LA CRISIS DESDE ‘LA IZQUIERDA’, TENEMOS ALTERNATIVAS

- La reforma del sistema financiero

- Una fiscalidad progresiva que recupere, entre otras cosas, algunas figuras tributarias como el Impuesto de Patrimonio y el de Sucesiones

- Decidida lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida

- Una política industrial, energética y educativa orientadas a cambiar el modelo productivo sobre una amplia cohesión social.

- “Plan de Racionalización del Gasto Público”

EU se reunirá con las Juntas de Personal, comités de empresa y secciones sindicales de cada lugar. Los empleados públicos han de saber que nosotros estamos en contra del recorte de su salario. Dicho plan consta de los siguientes puntos principales:

- Revisión de todas las contrataciones en cada lugar para controlar el aumento de los precios de los contratos que sean injustificados.
- Revisión de los grados de ejecución del presupuesto para reducir gastos suntuarios y promocionales.
- Revisión de los gastos de mantenimiento, suministros, obras de remodelación, etc, que los empleadospúblicos saben constituyen una fuente importante de despilfarro.
- En los casos en que esto se de, reducción de los salarios de los cargos institucionales que cobren más que el Presidente del Gobierno de España, considerando esta cifra como límite superior aceptable.
- La disminución de los salarios altos en el conjunto de las Administraciones Públicas seria equivalente al ajuste que se pide a las CC.AA. y Ayuntamientos. Si estas instituciones lo centran en eso, se cumpliría el compromiso.


Medidas para una salida
SOLIDARIA y SOSTENIBLE a la crisis


COMPARACIÓN ENTRE AJUSTE PROPUESTO POR EL GOBIERNO Y LAS MEDIDAS ALTERNATIVAS DE ESQUERRA UNIDA

Las medidas alternativas propuestas por Esquerra Unida, bien por racionalización del gasto, bien por incremento de la recaudación tributaria, generarían al menos una reducción directa del déficit de, al menos, 2,50 puntos cada año:

- Con la recuperación del Impuesto de Patrimonio se generarían unos ingresos de al menos 2.200 millones de euros (200 millones de euros más que lo que representa la congelación de pensiones y el endurecimiento de las condiciones para la pensión parcial).

- Con la reducción de 3 puntos de PIB en la economía sumergida, representaría un aumento de la recaudación fiscal de 10.000 millones por año, es decir 4.000 millones más que la reducción y congelación de los salarios de los empleados públicos.

- Con el aumento de la tributación del 43 al 50% en el tramo último del IRPF (el que afecta a las rentas más altas) permite aumentar la recaudación fiscal en 2.500 millones de euros, es decir 1.250 millones más que la eliminación del cheque bebé.

Con todas estas medidas...-sobre SICAV- se puede conservar los 6.000 millones de euros del programa de inversiones públicas e incluso incrementarlo sustancialmente. Son las siguientes:

- Equiparación en tributación de rentas de trabajo y de capital

- Aumento de la tributación de las sociedades financieras y de las empresas que cotizan en Bolsa o que sin cotizar tienen más de 250 trabajadores

- Tasas sobre transacciones en Bolsa (también conocida como Tasa Tobin)

- Incremento de recaudación del IVA por utilización en consumo de billetes de 500 euros

- Incremento de recaudación del IVA reducciones de la Iglesia Católica

- Incremento de recaudación del IVA a la Casa Real

- Retirada de tropas en Afganistán

=============================================




























imagen
VALORES ANTE LA CRISIS

Juan de Dios Regordán Domínguez

Tal vez sorprenda el título de este artículo. Me imagino esta crisis como una convulsión social de crecimiento. Todo en la vida, una vez analizado con serenidad, tiene sus valores, si aprendemos a sacar lo positivo. Con la crisis actual, los sistemas económicos y productivos están entrando en una dinámica que están poniendo a prueba la capacidad de los gobernantes a nivel mundial. Estamos comprobando que les está costando afrontar el equilibrio necesario que pide la justa distribución de la riqueza.

No obstante, a pesar de las dificultades, hay que vivir esta situación con confianza porque, desde el punto de vista de la revisión de los modelos de desarrollo, es una oportunidad para llegar a una renovación de lo existente y la posibilidad de llegar a una organización justa del mundo de las finanzas. Estamos en un momento propicio para que todos los gobernantes tomen conciencia de que son representantes y al servicio del pueblo a nivel mundial y todos hagan una profunda reflexión para poner en el centro de la economía y de las finanzas a la persona humana.

Ha llegado el momento de afianzar las relaciones humanas con ordenamientos jurídicos y políticos internacionales para que la política, como acción noble al servicio de los ciudadanos, deje de estar subordinada a los mecanismos financieros y así poder conseguir más eficazmente el bien común. Bien común que, en los momentos actuales, debe reflejarse en el aumento de empleo juvenil, la seguridad en el empleo de todos los trabajadores y el mantenimiento en el mercado de la propia empresa “como comunidad de personas” que produce bienes, riqueza y servicios y que, por tanto, no tiene como único fin el provecho propio.

Para sacar verdaderamente provecho de las dificultades de la situación actual de crisis, es urgente luchar contra la mentalidad individualista y materialista que sugiere eliminar las inversiones de la economía real para privilegiar los propios capitales en los mercados financieros, obteniendo rendimientos más fáciles y rápidos, volviendo a los sistemas anteriores de esclavitud. Los cambios deben enfocarse para mejorar, no para volver a lo mismo. Por ello, ningún político ni gran empresario debe considerarse dueño del mundo ni aspirar a que todos sean sus súbditos esclavos.

Toda empresa será vital y producirá riqueza social si los empresarios, los dirigentes políticos son previsores y prefieren la inversión a largo plazo rechazando el provecho especulativo; si promueven la innovación en vez de pensar sólo en acumular riquezas para sí mismos. En una dimensión solidaria y justa, todo empresario, atento al bien común, está llamado a considerar la propia actividad siempre en el marco de un todo plural. Esta actitud generará, mediante la dedicación personal y la fraternidad vivida concretamente en las decisiones económicas y financieras, un mercado más competitivo y más humano, animado por el espíritu de servicio.

Hay que recalcar que el desarrollo, en cualquier sector de la existencia humana, implica apertura a lo trascendente, a la dimensión espiritual de la vida, a la acogida fraternal, a la justicia, a la paz, al amor y a la confianza en Dios.

============================================
VIRTIN RED INFORMATIVA

EL BOTÍN DE LOS ESPECULADORES
Un revés de fortuna (¿Cómo llegamos a este desastre?)
Joseph E. Stiglitz
Premio Nóbel de Economía y profesor de la Universidad de Columbia
“(…) Pero los Directores Generales, inversionistas y prestamistas se marchan con sus millones, mientras que se pide a los contribuyentes norteamericanos que paguen la factura. (El presidente de Freddie Mac, Richard Syron, ganó $14,5 millones en 2007. El Director General de Fannie Mae, Daniel Mudd, ganó $14,2 millones ese mismo año.) Estamos presenciando una nueva forma de sociedad entre la inversión privada y el estado, en la cual el público soporta sobre sus espaldas todo el riesgo, y el sector privado se lleva toda la ganancia. Mientras que la administración Bush predica la responsabilidad, las palabras están dirigidas solo a los que menos tienen (…)”.


Cuando la economía norteamericana comienza a dar un bajón, a menudo se escucha a los expertos debatir si va a ser en forma de V (corto y brusco) o en forma de U (más prolongado, pero más benigno). Actualmente, la economía norteamericana puede que esté entrando en un bajón, pero se debe describir como en forma de L. Se encuentra realmente muy disminuida y puede que se quede ahí por algún tiempo.

Casi todos los indicadores son desalentadores. La inflación aumenta a una tasa anual de casi 6 por ciento, su mayor nivel en 17 años. El desempleo está en 6 por ciento, no ha habido un crecimiento neto del empleo en el sector privado durante casi un año. Los precios de la vivienda han caído más rápido de lo que nadie recuerda --en la Florida y California en 30 por ciento o más. Los bancos reportan pérdidas récord, solo unos meses después de que los ejecutivos se marcharon con regalías récord como recompensa. El Presidente Bush heredó de manos de Bill Clinton un superávit del presupuesto de $128 mil millones; este año el gobierno federal anunció el segundo déficit presupuestario de la historia. Durante los ocho años de la administración Bush, la deuda nacional se ha incrementado en más de 65 por ciento hasta llegar a casi $19 billones (a la cual habría que agregar ahora las deudas de Freddie Mac y Fannie Mae, según la Oficina Presupuestaria del Congreso). Mientras tanto, estamos atascados con el costo de dos guerras. El precio solo de la de Irak, según mis cálculos, finalmente sobrepasarán los $3 billones.

Este enredado nudo de problemas será difícil de desenredar. Las recetas habituales dicen que deben aumentarse las tasas de interés cuando existe inflación, al igual que las recetas habituales dicen que se deben reducir las tasas de interés cuando existe un bajón de la economía. ¿Cómo aplicar las dos al mismo tiempo? No de la forma en que algunos políticos han propuesto. Con el precio de la gasolina a niveles nunca vistos, John McCain ha pedido que se disminuyan los impuestos a la gasolina. Pero eso provocaría mayor consumo de gasolina, aumentaría aún más el precio de la gasolina, incrementaría nuestra dependencia del petróleo extranjero y expandiría aún más nuestro enorme déficit de la balanza comercial. Ese déficit a su vez obligaría a EEUU a seguir pidiendo prestadas sumas enormes en el extranjero, lo que nos endeudaría aún más. Al mismo tiempo, el aumento de la importación de petróleo y sus derivados provocaría una mayor debilidad del dólar, lo que aumentaría las presiones inflacionarias.

Millones de norteamericanos están perdiendo su hogar. (Hasta el momento 3,6 millones lo han perdido desde que comenzó la crisis de las hipotecas de riesgo.) Esta catástrofe social tiene graves efectos económicos. Los bancos y otras instituciones sociales que poseen estas hipotecas se enfrentan a asombrosos reveses; unos pocos como Bear Sterns ya han sucumbido. Para evitar que Fannie Mae y Freddie Mac, los financiadores de viviendas de EEUU por $5,2 billones, también sucumbieran, el congreso autorizó un cheque en blanco para cubrir sus pérdidas, pero incluso esa generosidad no logró el resultado esperado. Ahora la administración ha tomado en sus manos por completo esas dos entidades, un hecho asombroso para un régimen supuestamente orientado al mercado. Estos rescates contribuyen a los déficits crecientes a corto plazo, y a incentivos perversos a largo plazo. Las economías de mercado funcionan solamente cuando existe un sistema de responsabilidad, pero los Directores Generales, inversionistas y prestamistas se marchan con sus millones, mientras que se pide a los contribuyentes norteamericanos que paguen la factura. (El presidente de Freddie Mac, Richard Syron, ganó $14,5 millones en 2007. El Director General de Fannie Mae, Daniel Mudd, ganó $14,2 millones ese mismo año.) Estamos presenciando una nueva forma de sociedad entre la inversión privada y el estado, en la cual el sector público soporta sobre sus espaldas todo el riesgo, y el sector privado se lleva toda la ganancia. Mientras que la administración Bush predica la responsabilidad, las palabras están dirigidas solo a los que menos tienen. La administración habla del impacto del “azar moral” del pobre “especulador” que pidió dinero prestado y compró una casa por encima de sus posibilidades de pago. Pero el azar moral de alguna manera no es un tema cuando se trata de los especuladores de alto nivel en las juntas corporativas.

¿Cómo llegamos a este desastre?

Una combinación singular de ideología, presión de los intereses especiales, política populista, malos programas económicos y total incompetencia nos han colocado en la situación actual.

La ideología proclamó que los mercados siempre son buenos y el gobierno siempre es malo. Aunque George W. Bush ha hecho todo lo posible para que el gobierno cumpla esa máxima --es el único campo donde se ha desempeñado por encima de lo previsto-- el hecho es que los problemas principales que nuestra sociedad enfrenta no pueden arreglarse sin un gobierno eficiente, ya sea para mantener la seguridad nacional o para proteger el medio ambiente. Nuestra economía descansa en las inversiones públicas en tecnología, como la Internet. Aunque la ideología de Bush lo hizo subestimar la importancia del gobierno, también lo llevó a subestimar las limitaciones del mercado. De la Depresión aprendimos que los mercados no se autorregulan --al menos no en el marco temporal que a la gente le interesa. Actualmente todos --hasta el presidente-- aceptan la necesidad de una política macroeconómica, para que el gobierno trate de mantener la economía a un nivel de empleo casi total. Pero como por arte de magia los economistas del libre mercado promovieron la idea de que una vez que la economía llegara al empleo total, los mercados siempre distribuirían de manera eficiente los recursos. La mejor regulación, según su opinión, era la no-regulación, y si eso no funcionaba, entonces la “autorregulación” funcionaba casi igual de bien.

En vista de esto, la idea subyacente era absurda: que los fracasos del mercado llegan solo en dosis macro, en la forma de recesiones y depresiones que periódicamente han atacado a las economías capitalistas durante los últimos cientos de años. ¿No es más razonable suponer que estos fracasos son justamente la punta del iceberg? ¿Que bajo la superficie se encuentran

Incontables y pequeñas ineficiencias más difíciles de evaluar? Permítanme aventurarme con una analogía de la biología. Un paciente llega a un hospital en estado grave. Puede ser que el paciente sencillamente sufra de esas enfermedades debilitantes que andan por ahí de vez en cuando y que puede ser curado con una dosis masiva de antibiótico. En este caso tenemos un macroproblema con una macrosolución. Pero pudiera ser que el paciente esté padeciendo de una década de graves abusos --fumar, beber, comer en exceso, falta de ejercicio, una inclinación a la metanfetamina cristalizada-- y que no solo ha causado un daño catastrófico, sino que ha abierto la puerta a infecciones oportunistas de todo tipo. En otras palabras, una conjunción de microproblemas ha provocado un macroproblema, y no hay una cura posible sin enfrentar los asuntos subyacentes. La economía norteamericana actual es un paciente del segundo tipo.

Estamos en medio de un fracaso macroeconómico a gran escala. Los mercados financieros reciben una compensación generosa --bajo la forma de más del 30 por ciento de todas las ganancias corporativas--, supuestamente por realizar dos tareas críticas: asignar ahorros y administrar los riesgos. Pero los mercados financieros han fracasado ridículamente en ambas tareas. Cientos de miles de millones de dólares fueron asignados a préstamos hipotecarios más allá de la capacidad de pago de los norteamericanos. El fracaso de nuestro sistema financiero para hacer lo que se suponía que hiciera es comparable en magnitud destructiva con los fracasos macroeconómicos de la Gran Depresión.

La teoría económica --y la experiencia histórica-- hace mucho demostró la necesidad de la regulación de los mercados financieros. Pero desde la presidencia de Reagan, las desregulación ha sido la religión dominante. No importa que las pocas veces que se haya experimentado con la “banca libre” --más recientemente en el Chile de Pinochet, bajo la influencia del teórico doctrinario del libre mercado Milton Friedman-- el experimento terminó en desastre. Chile aún está pagando las deudas de su percance. Después de los enormes problemas de 1987 (recuerden el Viernes Negro, cuando las bolsas se desplomaron casi 25 por ciento, 1989 (la debacle de las instituciones de ahorro y préstamos), 1997 (la crisis financiera del Extremo Oriente), 1998 (el rescate del Manejo de Capital a Largo Plazo), y 2001-2002 (el colapso de Enron y WorldCom), uno pensaría que habría más escepticismo acerca de la idea de dejar que los mercados se arreglen solos.


La nueva retórica populista de la derecha --persuadir a los contribuyentes que la gente común siempre sabe cómo gastar su dinero mejor de lo que sabe el gobierno, y prometer un mundo nuevo sin limitaciones presupuestarias en el que las reducciones de impuestos representan más ingresos-- no es de gran ayuda. Los intereses especiales se aprovecharon de esta seductora mezcla de populismo e ideología de libre mercado. También manipularon las reglas en su beneficio. Las corporaciones y los ricos argumentaron que la disminución de sus tasas tributarias provocaría más ahorros; ellos obtuvieron las reducciones de impuestos, pero la tasa de ahorros por familia no aumentó, sino que descendió a niveles nunca vistos en 75 años. La administración Bush ensalzó el poder del libre mercado, pero estaba más que dispuesta a suministrar generosos subsidios a los agricultores y promulgar tarifas aduanales para proteger a la industria siderúrgica. Últimamente, como hemos visto, parece estar dispuesta a emitir cheques en blanco para rescatar a sus amigos de Wall Street. En cada uno de estos casos hay claros ganadores. Y en cada uno hay claros perdedores –incluyendo el país en su conjunto.

¿Qué se debe hacer?

Mientras Estados Unidos trata de encontrar una salida a la crisis actual, el peligro es que hagamos caso a la misma gente de Wall Street y en el establishment económico que provocó el problema. Para ellos, nuestra presente situación es otra oportunidad: si ellos pueden conformar de manera apropiada la respuesta del gobierno, van a ganar o al menos perderán menos, y puede que estén dispuestos a sacrificar el bienestar de la economía para beneficiarse ellos --como han hecho en el pasado.

Existe un número de herramientas económicas a disposición del país. Como señalé anteriormente, pueden provocar resultados contradictorios. La triste verdad es que hemos llegado a los límites de la política monetaria. La disminución de las tasas de interés no estimulará mucho la economía --los bancos no están dispuestos a hacer préstamos a consumidores cortos de dinero, y los consumidores no van a estar dispuestos a pedir prestado mientras presencian cómo continúan cayendo los precios de las viviendas. Y aumentar las tasas de interés para combatir la inflación tampoco tendrá el impacto deseado, porque los precios que son la fuente principal de la inflación --de alimentos y de energía-- los determinan los mercados internacionales; la consecuencia principal será la angustia de la gente común. Los dilemas que enfrentamos requieren un balance adecuado. No hay una solución rápida y fácil. Pero si realizamos una acción decisiva hoy, podemos acortar el período de descenso y reducir su magnitud. Si al mismo tiempo pensamos acerca de lo que sería bueno para la economía a largo plazo, podemos construir un basamento duradero para la salud económica.

Regresemos a aquel paciente en la sala de urgencias: necesitamos enfrentar las causas subyacentes. La mayoría de los tratamientos implican decisiones dolorosas, pero hay unas cuantas fáciles. En cuanto a la energía: la conservación y la investigación de nuevas tecnologías nos harían menos dependientes del petróleo de importación, mejoraría nuestra balanza comercial y ayudaría al medio ambiente. Aumentar las perforaciones en áreas frágiles desde el punto de vista del entorno, como proponen algunos, apenas influiría en el precio que pagamos por el petróleo. Es más, una política de “vaciar primero a Estados Unidos” nos haría más dependiente del petróleo extranjero en el futuro. Es una política miope en todos los sentidos.

Nuestra política de etanol también es mala para el contribuyente, para el medio ambiente, para el mundo y para nuestras relaciones con otros países, así como mala en términos de la inflación. Es buena solo para los productores de etanol y los cultivadores norteamericanos de maíz. Debiera ser eliminada. Actualmente subsidiamos el etanol proveniente del maíz con casi $1 dólar el galón, mientras imponemos una tarifa de 54 centavos por galón al etanol brasileño a partir de azúcar. Sería difícil idear una política peor. La industria del etanol trata de venderse como un infante que necesita ayuda para sostenerse sobre sus pies, pero ha sido un infante que se ha negado a crecer durante más de dos décadas. Nuestra descaminada política de biocombustibles está dedicando la tierra destinada a los alimentos a producir energía para automóviles. Este es el factor más importante en la elevación del precio de los granos.

Nuestras políticas tributarias deben cambiar. Hay algo muy peculiar en los individuos ricos que ganan su dinero en la especulación de bienes raíces o de acciones y que pagan menos impuestos que los norteamericanos de clase media, cuyos ingresos provienen de jornales y salarios. Es algo peculiar y realmente ofensivo que los que obtienen sus ingresos de acciones heredadas paguen menos impuestos que los que trabajan 50 horas a la semana. Invertir el sentido de las tasas tributarias daría mejores incentivos y estimularía más eficazmente la economía, con mayores ingresos y déficits menores.

Podemos tener un sistema financiero más estable --e incluso más dinámico-- con regulaciones más fuertes. La autorregulación es un oxímoron. Los mercados financieros produjeron préstamos y otros productos que eran tan complejos e insidiosos que incluso sus creadores no los comprendieron del todo. Estos productos eran tan irresponsables que los analistas los calificaron de “tóxicos”. Sin embargo, los mercados financieros no lograron crear productos que permitieran a los propietarios comunes y corrientes de viviendas enfrentar los riesgos y permanecer en sus casas. Necesitamos una comisión de seguridad de productos financieros y una comisión de estabilidad de sistemas financieros. Y no pueden ser dirigidas por Wall Street. La Junta Federal de la Reserva piensa de forma muy parecida que aquellos a quienes se supone que regule. Pudo y debió haber sabido que algo andaba mal. Tenía a su disposición los instrumentos para extraer el aire de la burbuja --o al menos para garantizar que la burbuja no creciera demasiado. Pero prefirió no hacer nada.

Expulsar a los pobres de su casa porque no pueden pagar no es solo trágico, sino también inútil. Lo único que sucede es que las propiedades se deterioran y las personas desahuciadas se mudan a otra parte. El banquero de corazón más duro debe comprender la economía básica: los bancos pierden dinero cuando ejecutan las hipotecas -- es típico que una casa que queda vacía se vende por un precio mucho menor que si alguien viviera en ella y la cuidara. Si los bancos no quieren renegociar, debiéramos tener procedimientos especiales de bancarrota, algo parecido a lo que hacemos por las corporaciones con el Capítulo 11, que permitieran a las personas quedarse con su casa y reestructurar sus finanzas,

Si esto parece que es mimar a los irresponsables, recuerden que hay dos participantes en una hipoteca --el que presta y el que pide prestado. Ambos participan en el negocio por su propia voluntad. Se pudiera decir que ambos son igualmente responsables. Pero una de las partes --el prestamista- se supone que sea conocedor de las finanzas. Por el contrario, los deudores en el mercado de riesgo generalmente son personas que no conocen de finanzas. Para muchos, su hogar es la única propiedad y cuando la pierden también pierden los ahorros de toda su vida. Recuerden también que ya estamos dando subsidies a los grandes propietarios de casas por medio del sistema tributario. Con las deducciones de impuestos, el gobierno está pagando en algunos estados casi la mitad de todo el interés hipotecario y de impuestos de bienes raíces. Pero muchas personas de bajos ingresos, cuyas deducciones son insignificantes porque sus impuestos no son muy altos, no reciben ninguna ayuda. Tiene mucho más sentido convertir esas deducciones de impuestos en créditos tributarios en efectivo, de manera que la fracción de los costos de vivienda que el gobierno asume para los pobres y los ricos sean iguales.

Acerca de estros asuntos no debiera haber debate --pero lo habrá. Ya en estos momentos en Wall Street están argumentando que debemos tener cuidado de “no reaccionar de forma exagerada”. Esa reacción, nos dicen, pudiera ahogar la “innovación”. Bueno, algunas innovaciones merecen ser ahogadas. Esas hipotecas tóxicas fueron realmente innovadoras. Otras innovaciones fueron simplemente dispositivos para burlar las regulaciones --regulaciones destinadas a emperifollar el balance final, sacando los pasivos de la hoja de balance-- farsas destinadas a ocultar la información disponible a los inversionistas y reguladores. Lo lograron en la medida en que la revelación no quedó clara y aún no lo está. Pero hay una razón para que tengamos una contabilidad confiable. Sin buena información es difícil tomar buenas decisiones económicas. En resumen, algunas innovaciones tienen un precio muy alto. Algunas pueden provocar inestabilidad.

Los fundamentalistas del libre mercado --los cuales creen en el milagro de los mercados--no han sido remisos en aceptar el rescate gubernamental. Es más, lo han exigido al alertar que a no ser que reciban lo que piden todo el sistema se desmoronará. ¿Qué político desea que lo culpen de la próxima Gran Depresión, sencillamente porque se mantuvo firme en sus principios? He criticado las débiles políticas anti-trust que permitieron a ciertas instituciones hacerse tan dominantes que han llegado a ser “demasiado grandes para fracasar”. La dura realidad es que, debido a donde hemos llegado, presenciaremos más rescates en los días que vendrán. Ahora que Fanny Mae y Freddy Mac son receptores del dinero federal, debemos insistir en que no se arriesgue ni un centavo del dinero del contribuyente mientras que a los inversionistas y los acreedores, que no supervisaron a los gerentes, se les permita marcharse con todo lo que desean. Hacer lo contrario sería una invitación a la recurrencia. Es más, mientras esas instituciones puede que sean demasiado grandes para fracasar, no son demasiado grandes para ser reorganizadas. Y necesitamos recordar por qué las estamos rescatando: a fin de mantener un flujo de dinero hacia los mercados hipotecarios. Es indignante que esas instituciones respondan a su posición casi monopólica por medio del incremento de honorarios y del costo de las hipotecas, lo cual solo empeora la crisis de la vivienda. Ellas y los mercados financieros han demostrado poco interés en medidas que podrían ayudar a millones de propietarios actuales y potenciales a salir de la difícil situación en que se encuentran.

Los problemas más difíciles se encontrarán en la política monetaria (balancear los riesgos de la inflación y el riesgo de una baja aún mayor) y en la política fiscal (balancear el riesgo de una baja mayor y el riesgo de una explosión del déficit). El análisis normal proveniente en estos días de los mercados financieros es que la inflación es la mayor amenaza, y por lo tanto, necesitamos aumentar las tasas de interés y recortar los déficits, lo cual restaurará la confianza y por tanto restaurará la economía. Esta es la misma mala economía que no funcionó en el Extremo Oriente en 1997 y no funcionó en Rusia y Brasil en 1998. Es más, es la misma receta prescrita por Herbert Hoover en 1929.

Más aún, es una receta que sería particularmente dura para los trabajadores y los pobres. Mayores tasas de interés disminuyen la inflación al reducir tan drásticamente la demanda agregada que la tasa de desempleo crece y los salarios bajan. Finalmente, los precios bajan también. Como señalé, la causa de nuestra inflación actual es mayormente importada --proviene de los precios globales de los alimentos y la energía, que son difíciles de controlar. Por tanto, detener la inflación significa que el precio de todo lo demás debe caer drásticamente como compensación, lo que significa que el desempleo también tendría que aumentar drásticamente.

Además, estos no son tiempos de acudir a la vieja religión fiscal. La confianza en la economía no se restaurará mientras el crecimiento sea lento, y el crecimiento será lento si la inversión es anémica, el consumo débil y el gasto público en decadencia. En estas circunstancias, reducir impensadamente los impuestos y los gastos del gobierno sería una locura.

Pero hay formas de conformar cuidadosamente una política que pueda andar por la cuerda floja y ayudarnos a salir de nuestros actuales aprietos. El gasto de dinero en inversiones necesarias --infraestructura, educación, tecnología-- arrojará dobles dividendos. Incrementará los ingresos actuales mientras crea las bases del empleo y el crecimiento económico en el futuro. Las inversiones en la eficiencia energética arrojarán triples dividendos --habrá beneficios al medio ambiento además de los beneficios económicos a corto y a largo plazo.

El gobierno federal tiene que echar una mano a los estados y las localidades --sus ingresos por impuestos están en caída libre y sin ayuda se enfrentarán a costosas reducciones en inversiones y en servicios humanos básicos. Los pobres sufrirán hoy y el crecimiento sufrirá mañana. La gran ventaja de un programa para compensar el descenso en los ingresos de los estados y las localidades es que suministraría dinero en las cantidades necesarias: si la economía se recupera rápidamente, el descenso será pequeño; si el bajón es prolongado, como temo que será el caso, el descenso será grande.

Estas medidas son las opuestas de lo que la administración --conjuntamente con el candidato republicano John McCain-- ha estado pidiendo. Siempre ha creído que las reducciones de impuestos, especialmente a los ricos, son la solución a los males que aquejan a la economía. Es más, las reducciones de impuestos en 2001 y 2003 prepararon el terreno para la crisis actual. No hicieron prácticamente nada para estimular la economía y dejaron que la política monetaria por sí sola soportara la carga de mantener a la economía en terapia intensiva. El problema actual de Estados Unidos no es que las familias consumen muy poco; por el contrario, con una tasa de ahorro de prácticamente cero, está claro que consumimos demasiado. Pero la administración tiene la esperanza de alentar nuestros hábitos derrochadores.



Lo que ha sucedido a la economía norteamericana se pudo evitar. No fue solo que los que tenían que mantener la seguridad y salud de la economía no hicieron su trabajo. Hubo también muchos que se beneficiaron en grande garantizando que no se hiciera lo que tenía que hacerse. Ahora nos enfrentamos a un dilema: si permitimos que nuestra respuesta a los males de la nación sea conformada por los que crearon la situación o si aprovechamos la oportunidad para realizar reformas fundamentales, adoptando un balance entre el mercado y el gobierno.

==============================================