TuWeb

ACTUALIDAD-Enlaces a los artículos de más reciente publicación.
ACTUALIDAD socio-política .
ACTUALIDAD socio-religiosa.Escritos de interés.
ÁFRICA-Artículos varios
AGUA...sobre el
AMOR...sobre el..
BENJAMIN FORCANO.Escritos de...
CAMBIO CLIMÁTICO
CAPITALES.Evasiones varias...
CARTA(S) ABIERTA(S) A ( O DE )DIVERSAS PERSONALIDADES.
CELEBRACIONES...varias.
CELIBATO...Sobre el...
COLECTIVOS DIVERSOS
COMPROMETERSE.
COMUNICADOS Y RUEDAS DE PRENSA-VARIOS
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.Sobre la...
CONSUMISMO O CONSUMO RESPONSABLE.
CONVOCATORIAS, Conferencias, Encuentros,Manifestaciones...
CRÍMENES Y BARBARIES...contra la humanidad.
CRISIS ECOLÓGICA.Artículos recientes
CRISIS ECONÓMICA
CRISIS ENERGÉTICA
CUBA,PUNTO Y APARTE.
DECLARACIONES DE INTERÉS.
DECRECIMIENTO.Filosofia del...
DERECHOS HUMANOS, para una convivencia en paz.
DESASTRES,CATÁSTROFES,TRAGEDIAS.
DESOBEDIENCIAS...civil y religiosa.
DETENCIONES-DETENIDOS ¿ En qué condiciones ?
DIÁLOGO INTER-RELIGIOSO
DIOS...sobre.
ECLESALIA....Artículos recibidos de...
ECONOMÍA-Artículos relacionados
ECUMENISMO.
EDUARDO GALEANO.escritos de...
EDUCACIÓN-Sobre la educación en general.
ELECCIONES EUROPEAS-Ante las...
EL PAPA y la jerarquía católica .sobre...
ENLACES A OTRAS WEBS .Muy útiles.
ENTREVISTAS ...A personalidades varias.
ESPERANZAS...varias.
ESPIRITUALIDAD
EUTANASIA...sobre la...
EUCARISTÍA...sobre la
EVANGELIO Y POLÍTICA
EXCOMUNIÓN...sobre la
EXPOSICIONES y proyecciones de interés.
EXTRANJERÍA.Sobre la Ley de...
FE-(Artículos y reflexiones sobre la Fe ).
FAMILIA ( La )...vista desde diferentes ángulos.
FAUSTINO VILABRILLE LINARES-Reflexiones
FÍSICA CUÁNTICA. Algo sobre la...
FOROS-Diversos.
FRASES CÉLEBRES.
GALERÍA DE FOTOS RECIENTES.
GENÉTICA...sobre la...
GOLPES DE ESTADO...varios
GUERRA CIVIL...sobre la...
GUERRAS...Sobre las...
HISTORIA-Algunos días señalados.
HOMENAJES Y ANIVERSARIOS VARIOS.
HOMOFOBIA...sobre la...
HOMOSEXUALIDAD.Sobre la ...
HUELGAS Y CONCENTRACIONES REIVINDICATIVAS
HUMOR-Para nunca envejecer.
IGLESIA EN EL MUNDO
IGLESIA-ESTADO.Relaciones...
IGLESIA Y COMUNIDAD CIENTÍFICA
IGLESIA Y JERARQUÍA .Escritos varios.
IMPERIALISMO...Sobre el..
INMIGRACIÓN...Y EMIGRACIÓN.
INQUISICIONES ...varias
JESÚS DE NAZARET-sobre ...
JON SOBRINO.Artículos de...
JOSÉ ANTONIO PAGOLA.Reflexiones litúrgicas.
JOSÉ ARREGI,Artículos de...
JOSE JUÁREZ...artículos publicados en SOMAC.
JOSÉ MARIA CASTILLO.Artículos de...
JOSE MARIA GARCIA-MAURIÑO.Reflexiones
JUAN DE DIOS REGORDÁN DOMÍNGUEZ.Reflexiones
JUAN JOSÉ TAMAYO ACOSTA.Artículos de...
JUBILACIÓN=¿ ANCIANIDAD ?
JUECES...Y JUICIOS.
JUVENTUD...sobre la...
LAICIDAD,¡OJO ! Que no es Laicismo.
LATINO-AMÉRICA.Noticias sobre...
LECTURAS RECOMENDADAS.Libros de consulta ; Revistas y publicaciones varias.
LEONARDO BOFF.Artículos de...
MANIFIESTOS VARIOS
Mª DOLORES DE BURGOS-AISHA.Relatos de...
María,la madre de Jesús.
MASS MEDIA...lo que dicen los medios.
MATILDE GARZÓN RUIPÉREZ.Artículos de...
MEMORIA HISTÓRICA , varias-Noticias y Comunicados
MENORES.Sobre la infancia y los...
MISIONES...Y MISIONEROS/AS.
MOVIMIENTO 15-M
MUJER-Sobre la mujer.
MUROS...otros...
MUSULMANES/AS.Sobre los/as...
NARRACIONES ...Y SUEÑOS,que ayudan a reflexionar.
NAVIDAD-Narraciones y ¡ Buenos deseos !.
NEOLIBERALISMO ECONÓMICO...Y otros.
NOS DEJARON...
OBJETORES DE CONCIENCIA
ODIO...sobre el
ONU-ORGANIZACIÓN NACIONES UNIDAS.Algunas noticias y comunicados.
OPINIONES...varias
ORACIÓN...sobre la...
ORACIONES ...varias
ORIENTE MEDIO.Sobre...
PADRENUESTRO... del capital.
PADRENUESTRO-EL.Varias maneras de dirigirse al Abba.
PALESTINA-ISRAEL...Conflicto ¿ Hasta cuándo ?.
PAPA BENITO XVI.Comentarios y reflexiones sobre y ...del Papa.
PAPAS...sobre los...
PARÁBOLAS EVANGÉLICAS.Reflexiones sobre
PARROQUIA SAN CARLOS BORROMEO-Entrevías
PAZ-Artículos y Reflexiones sobre la...
PECADOS...LOS NUEVOS Y LOS DE SIEMPRE.
PEDERASTIA Y PEDOFILIA...sobre la...
PEDRO CASALDÁLIGA. De Pedro y sobre Pedro.
PELÍCULA...DE
PERDÓN...Sobre el...
PETICIONES VARIAS.
PIRATERÍAS...varias.
PLATAFORMAS.Varias
POBREZA,varios conceptos de...
POESÍA-Rincón de la Poesía.
POESÍAS CONTRA LA ( S ) MASACRE ( S )
PONTÍFICES ...y sus documentos.
PREGUNTAS...¿ Sin respuesta ?.
PREMIOS...varios
PRIMERO DE MAYO...Sobre el
PRISIONES-PRISIONEROS
PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD...aplicadas al tiempo litúrgico.
PUNTOS DE VISTA...para valorar.
RACISMO EN EL SIGLO XXI...Semilla de división entre los humanos.
RECORDANDO A...
RECURSOS VITALES.Sobre...
REDACCIONES...INTELIGENTES.
REDES CRISTIANAS
REFLEXIONES varias-Artículos que nos invitan a ello.
REFUNDACIÓN DE LA IZQUIERDA.Sobre la...
RELATOS Y EXPERIENCIAS DE VIDA.
RELIGIÓN-RELIGIONES-Sobre la ...
RÉPLICAS...TURNO DE.
REPOBLACIONES FORESTALES
REPÚBLICA...Y REPUBLICANOS.
RESISTENCIA PACÍFICA.
ROSER PUIG,escritos de ...
SACERDOCIO...sobre el...
RESURECCIÓN...sobre la
SALARIOS Y ASALARIADOS
SANIDAD.Sobre la...
SANTIDAD
SECULARIZACIÓN...y su problemática.
SENCILLEZ...Sobre la.
SEMANA SANTA.Reflexiones sobre...
SERENIDAD
SEXUALIDAD...sobre la.
SILENCIO...de Dios
SINDICALISMO
SISTEMAS ECONÓMICOS....varios.
SOCIALISMO...sobre el...
SOLIDARIDAD-Artículos relacionados
SO.M.AC (SOLIDARIOS MAYORES ACTIVOS)-Página de Inicio
SOÑADORES
TEMAS PARA REFLEXIONAR.
TEOLOGÍA ...Y TEÓLOGOS RELEVANTES-Artículos relacionados
TERAPIAS ...Recomendadas.
TERCER MUNDO
TERRORISMOS ...VARIOS.
TESTIMONIOS DE VIDA
TIEMPO LITÚRGICO
TORTURA!.¡ Todos contra la...
TORRES QUEIRUGA,ANDRÉS.Articulos de...
TRANSNACIONALES.Sobre las...
TRANSPORTE...y su problemática.
TRATADOS INTERNACIONALES.sobre...
UNIÓN EUROPEA-Artículos y comentarios.
UNO...Unidad en el amor.
¡¡ URGENTE !!...comunicado.
UTOPÍAS ...EN LAS QUE CREER.
VATICANO-Artículos relacionados.
VIDA TERRESTRE-Expectativas
VÍA CAMPESINA...noticias relacionadas.
VIDAS EJEMPLARES
VIOLENCIAS CON VÍCTIMAS...VARIAS
AGRICULTURA.Sobre la...
VIVENCIAS =EXPERIENCIAS DE VIDA.
VIVIENDA-Sobre el derecho a una vivienda digna.
VIVIR...Formas de vivir.
Vivir lo que somos
ÉTICA.Sobre la ...
IGLESIA.Sobre la...
NACIONALCATOLICISMO.Sobre el...
HANS KÜNG-Escritos y entrevistas.
JUAN HERNÁNDEZ JOVER-Comentarios de ir por casa
 
NAVIDAD-Narraciones y ¡ Buenos deseos !.


imagen
LA VERDADERA NAVIDAD. Juan Cejudo

Mucho se ha hablado estos días de aspectos absolutamente intrascendentes de lo que ha dicho el Papa sobre el Belén: que si no estaban la mula y el buey, que si los Reyes vinieron de la antigua Tartessos en la zona de Huelva. Que si Jesús pudo nacer en Nazaret y no en Belén....

Todo eso no deja de ser algo anecdótico y superficial sobre el verdadero  sentido de lo que cada 25 de Diciembre celebramos.

Es incuestionable el mensaje esencial de la Navidad. Dios se hace hombre para que comprendamos que es también humano como nosotros. Nace pobre, compartiendo la suerte de los que menos tienen. Esa será su línea de conducta durante toda su vida: " Las aves tienen nido  y las zorras madrigueras, pero el Hijo del Hombre no tiene dónde reclinar su cabeza"..."Id y no llevéis nada para el camino: ni alforjas, ni dinero". "Felices los pobres, los que lloran, los que pasan hambre..."

Él morirá pobre, sin nada. Y desde ahí, desde la pobreza nos libera.

El mensaje central de la Navidad es ese mensaje de salvación, de liberación que Jesús nos trae. Debemos compartir como Él con los que menos tienen para que tengan más, con los que más sufren para que dejen de sufrir, con los que lloran para que dejen de llorar....

Hoy este mensaje tiene connotaciones sociales y políticas muy claras: Jesús no puede tolerar la injusticia, las desigualdades sociales, culturales, de todo tipo. Ni puede tolerar este sistema económico (capitalismo) donde los que más tienen ( grandes fortunas y capitales) son los que dominan y esclavizan al 99% de la población a costa de recortes brutales en derechos fundamentales: vivienda, salud, asuntos sociales...dejando en la marginación y en la exclusión social a centenares de miles y miles de personas.

Ni puede tolerar que una minoría de países ricos lo sean a costa del sufrimiento de la mayoría de países pobres de África, Asia, o Latinoamérica...Es necesario luchar unidos unos y otros para que esto deje de ser así.

Ante este mensaje nuclear de la Navidad. ¿qué sentido tienen las luces de neón que estos días nos inundan, los regalos desmadrados, el consumo excesivo...o que no estuviera la mula y el buey o los reyes fueran andaluces? Pura anécdota.

Cádiz, 26 de Diciembre de 2012
Acercándose la Nochebuena
Reflexiones de una mujer creyente inspiradas al calor de ciertas tradiciones cristianas y el materialismo dialéctico
Por Mariana Núñez | Diciembre 23, 2011




Llegando la Navidad es inevitable que la cultura capitalista del consumo siga cruzando las fronteras de lo religioso más genuino, distorsionándolo, con el fin de captar adeptos; es el modo que tiene el sistema para replicarse material y simbólicamente (tener para ser, y mostrar que se es), y funciona. Por el contrario, lo religioso se relaciona, dentro de una corriente reflexiva que me inspira, con la capacidad que tenemos los seres humanos de volver a relacionarnos (una y otra vez, las veces que sea necesario) con nosotros mismos, con nuestros compañeros de camino (próximos y lejanos, otros pueblos, la humanidad toda), y con "Aquel/Aquella/Aquello" que nos trasciende, como quiera que lo llamemos (¿dios?, ¿la justicia?, ¿el socialismo?); digo, que nos trasciende en la medida que nos hace salir de nosotros mismos para ir al encuentro del otro y de lo común. En estos días, dadas mis raíces cristianas, he vuelto a pensar en el relato de Jesús el Nazareno. Me ha tomado el tiempo desembarazarme de todo un folclore de mitos y leyendas escritos en torno a su figura para destacar, supongo que en el mejor de los casos, aquello que no necesitaba ser destacado a riesgo de perder significado; que es lo que lamentablemente ocurrió: pasaron los siglos y la historia del Nazareno solo ganó en una densidad teológica rayana con el absurdo y el espanto, y fue utilizada por el Poder como instrumento de dominación. Su historia es de una simpleza que no deja lugar a dudas: un hombre de corazón compasivo que se indignó ante las injustas cargas impuestas por los de arriba (los funcionarios del imperio, la casta sacerdotal, los mercaderes, los que se ganaban la vida a costa del sudor ajeno) sobre la inmensa mayoría de los abajos (los trabajadores, la gente común, los pobres de toda pobreza); y que encontró en la opción radical por estos últimos el sentido de su vida. Casi al final, cuando la sentencia de los poderosos estaba decidida y una cruz se levantaba pesadamente sobre su horizonte -tanto cuestionamiento al Poder, tanta protesta social en potencia-, un funcionario imperial de la región de Judea llegó a preguntarle por "la Verdad"; como si un par de reflexiones abstractas pudieran darle unas pistas sobre el sentido último de la vida. "¿Y qué es la Verdad?", le preguntó Pilato, y apuesto a que el silencio de Jesús en el relato evangélico podría mutar en otros tantos interrogantes: "¿Acaso no sabés de dónde vengo, con quiénes he estado, qué he compartido, cuáles son mis sueños; qué es lo que anuncio, en quién, en quiénes confío?" Apuesto que quiso explicarle que ninguna verdad, ningún "dios" puede levantarse fuera de lo humano que se hace de gratuidad, en un abrazo, en un beso, en la ternura dada sin razones; en lo que nos enseñamos unos a otros; en lo que nos urge a lanzarnos al mundo para seguir cuidando y perpetuando esa corriente de vida capaz de meter las manos en el barro, en lo frágil, en lo necesitado, en la defensa inclaudicable de los ninguneados de todo derecho. Hasta exigirlo todo, hasta darlo todo en esa lucha contra los poderes que avanzan restringiendo la vida. ¿No fue ese el final de tantos y tantas a lo largo de la Historia? ¿No lo sigue siendo en nuestra Argentina de capitalismo serio, cuando Mariano Ferreyra se apostó en las vías con sus compañeros; cuando el qom Roberto López y el campesino Cristian Ferreyra salieron a defender la tierra de sus antepasados; o cuando familias enteras acampan reclamando vivienda o cortando rutas por dignidad? ¿No circula este espíritu entre los trabajadores que deciden asambleariamente una huelga para exigir mejoras salariales y en las condiciones de trabajo?

Jesús de Nazaret fue un hombre y no contó con ningún "plus sobrenatural" (cuestión que fue aclarada en uno de los primeros concilios de la incipiente iglesia romana, mal que le pese a Benedicto y su séquito; mal aprendido que lo tengan millones de seres humanos); hizo humanamente lo posible por llevar a cabo sus sueños de libertad y justicia; sin dudas marcó un camino de humanización que ha perdurado por siglos (si bien distorsionado por los intereses que conocemos); y ensayó una ética para la vida desde la vida de los más pobres. Pero lo hizo sujeto a las leyes naturales, a lo contingente, a las circunstancias de su tiempo y de su lugar, configurado por sus vínculos. No tuvo a su alcance una teoría sobre la evolución de las especies ni otra sobre el inconsciente como fuente de las motivaciones humanas, como tampoco un análisis científico de las sociedades; no conoció la palabra socialismo, pero hizo experiencia de lo asambleario y por eso las mesas compartidas fueron tan significativas en su vida. No era el de Jesús el tiempo de la hegemonía del capitalismo, pero sí de otras formas de opresión de unas clases sobre otras. Faltaban siglos para que Marx y Engels develaran el oprobio del Capital, para que el campesinado ruso protagonizara los diez días que cambiaron la historia, y Trotsky pretendiera encender la revolución entre el proletariado alemán, para luego asumir la defensa de la democracia obrera frente a la traición y el horror que la dictadura estalinista esparciría por el mundo conciliando con el imperialismo yanqui y las socialdemocracias europeas; hasta la Cuba triunfante de Castro se rendiría a la burocracia soviética, mientras el Che (y su guerrilla y sus sueños) era acribillado en la selva boliviana llevando en su mochila La revolución permanente de Trotsky.

A estas alturas, la imagen del pesebre (libre ya de ángeles, reyes magos y concepciones virginales) me remite únicamente a la miseria y al abandono que padecen en nuestro tiempo millones de seres humanos, y a la exigencia impostergable de justicia. Dar el grito primero de libertad es la tarea común que nos convoca con urgencia, y si en el camino damos a "Aquello" que nos trasciende el nombre de "dios" -al igual que Jesús y millones de creyentes sinceros en la historia- pues que la fe sea confianza en lo bueno para todos (y no para unos pocos a costa de la mayoría) y que se fragüe en las luchas que encarnemos contra la injusticia y en las mesas donde fraternalmente compartamos el pan y la palabra. Es mi deseo para esta Navidad que el horizonte común de toda la Humanidad, más allá de sus credos religiosos, sea un mundo donde cada nacimiento se celebre como único, de una belleza infinita. Y que no temamos soñar revoluciones ni parir los urgentes cambios necesarios. La Humanidad Nueva será como un hijo que se anuncia a la vida entre dolores, para encenderla de alegrías y esperanzas nunca del todo imaginadas hasta entonces. "Cambia, todo cambia..." resuena en mi corazón la eterna voz de la Negra, sumándose a miles de voces cantando para que asome el sol sobre la tierra. Ciertamente, hay signos de esperanza. El 2011 fue el año de las revoluciones árabes que siguen en curso, y de los “indignados” e "indignadas" de todas las plazas del mundo. Millones de personas, trabajadores y estudiantes, explotados, oprimidos, excluidos del sistema comenzaron a descubrir que tenían una identidad común, que eran, que somos: parte de una clase internacional. Como escribe Miguel Lamas, mi compañero de la Izquierda Socialista: "Una joven huelguista de Madison sintió que su lucha era similar a los jóvenes egipcios de Plaza Tahir, un obrero griego recordó Argentina del 2001 y pensó que había que hacer lo mismo en Grecia. Una indígena marchista boliviana en defensa del Territorio Indígena Tipnis contra las transnacionales, se sintió hermana de un peruano o de un brasileño que luchan en defensade sus tierras. Los indignados de Wall Street, de España y de Grecia se sintieron parte de la misma lucha. Somos el 99%, dijeron los indignados en Estados Unidos, que sufre las consecuencias de este desastre capitalista que beneficia al 1%. Y se referían al mundo entero." En estas fiestas de fin de año, levantemos entonces las copas para brindar: ¡Por un buen año 2012! ¡Por extender la lucha mundial que entierre al capitalismo y dé inicio a un tiempo nuevo para toda la Humanidad!

Los abrazo
Mariana
imagen
NAVIDADES HERÉTICAS

Que nuestras navidades están bastante desfiguradas, edulcoradas o paganizadas es voz común entre muchos cristianos y cada año volvemos a sentirlo cuando llegan y a lamentarlo cuando ya se han ido. ¿Por qué, pues, no intentar analizar, aunque sea a toro pasado, en qué consiste esa deformación?. Para acercarse al misterio de la Navidad (contracción de natividad: nacimiento) basta con acercarse al nacimiento de un niño.
Un escritor cristiano del siglo III escribía: “empieza describiendo toda la bajeza de elementos que sirven para engendrar un ser vivo: sangre, líquidos y ese coágulo repulsivo de carne que durante nueve meses se alimentará de todo aquel barro”. Para añadir en seguida: recuerda que tú has nacido de la misma manera. (Y entre paréntesis: es en este contexto donde Tertuliano añade aquello de “lo creo por ser absurdo” -credo quia absurdum-, que algunos leen fuera de contexto como una respuesta al problema de relaciones entre fe y razón. ¡No! Lo que es absurdo para nosotros es la solidaridad de Dios. Pero creemos en ella).
En este mismo sentido el dibujante Cortés, entrañable como siempre, ha hecho correr un dibujo de María cambiando los pañales al niño y cuyo título reza: “ Y el Verbo se hizo pis”. A más de dos escandalizará la viñeta y hasta la considerarán blasfema. Y cabría responderles parodiando a Tertuliano: “lo creo por ser blasfemo”. Porque efectivamente, la encarnación de Dios es una blasfemia para una piedad centrada en torno a la idea religiosa general de Dios.
Pero sigamos con el niño. El niño inspira sonrisa y ternura cuando duerme, pero la sonrisa se nos va cuando el niño llora, cuando se ensucia y hay que limpiarlo, cuando no se duerme y hay que acunarlo. En su dulce pequeñez lo humano está reducido, sí, a promesa, pero también a impotencia física, a incapacidad expresiva, y a necesidad de todo: de ser alimentado, de ser limpiado etc. Nuestras navidades han eliminado todos estos aspectos negativos para quedarse sólo con los positivos. De modo que, en la dialéctica Dios-miseria la primera palabra ha borrado a la segunda, en lugar de redimirla pasando por ella. Donde san Juan escribe: “la Palabra se hizo esclavitud [carne] y en eso hemos visto la gloria de Dios”, nosotros leemos que la Palabra se hizo bienestar y ahí vemos su gloria.
Así en nuestros belenes, las pajas son de plástico, la cueva no evoca ningún establo ni la cuna sugiere un pesebre de animales. Nuestros pastores se parecen más a los de las églogas de Garcilaso que a los de la Palestina de hace 2000 años. Los villancicos que, en un principio pretendían descubrir y cantar la gloria de Dios escondida en tanta humillación (y ese era su encanto), han acabado por olvidar toda esa miseria: a lo más nos encontraremos con que “Josep encen un foc”, pero habrá de ser “un gran fuego”, como si ya no supiéramos lo que costaría prender fuego en una cueva miserable de un pueblo perdido de hace veinte siglos. Y en seguida aparecen angelitos cantando y romeros floreciendo; de modo que los ángeles dejan de ser “mensajeros” para ser sólo comparsas de la gran orquesta del consumo: porque ya no cantan que la gloria de Dios está en los hombres reconciliados, sino que la gloria de Dios brilla en esta falsa paz que brota de la injusticia.
Así olvidamos todo lo polémico del mensaje navideño: que Dios no nació en el Templo de Jerusalén, ni siquiera en una posada decente, sino en un establo. Lo cual, con palabras de hoy, significa: Dios no nace en la catedral de Barcelona ni en la Sagrada Familia, sino en el Besós o en el Raval; ni nace en la Almudena sino en la Cañada real; ni nace en el Corte inglés sino en una patera, ni nace en el Vaticano sino en la franja de Gaza, ni en Manhattan sino en Haití… Y su señal no son las luces en nuestras calles sino la falta de luz en los suburbios.
El peligro de esta deformación navideña es que acabamos falsificando la idea cristiana del ser humano: nos quedamos con la idea de “el hombre” propia del Renacimiento o de la mentalidad griega (que reservan la dignidad humana sólo para los ricos y no para los esclavos) y no con la noción bíblica de todo ser humano como imagen de Dios. De este modo falsificamos también la idea cristiana de Dios por mucho que cantemos “gloria in excelsis Deo” en latín y todo. Y, desde ahí, falsificamos la solidaridad. Y acabamos cerrando los ojos para imaginar, en vez de abrirlos para contemplar la realidad.
Un ejemplo de esta falsificación me parece encontrarlo en la teología (o en la forma como es leída la teología) del gran escritor que fue Urs von Balthasar: que habla mucho de la “teo-dramática” pero de una manera tal que la palabra Dios acaba edulcorando el drama en lugar de redimirlo al entrar en él hasta el fondo, y la belleza de la Gloria de Dios se queda más en la no consideración del dolor que en la asunción amorosa del dolor. Una especie de contemplación indolora del Dios sufriente: porque parece sufrir como la cenicienta del cuento y no como los niños maltratados de la vida real. Así nos quedamos con un Dios que planea sobre la historia pero nunca llega a aterrizar verdaderamente en ella. Y así llegamos al final del proceso por el que hoy hemos celebrado el nacimiento del dios mercado o del dios consumo, pero no el del Dios anonadado.
Imaginemos si no, qué pasaría si una multitud de cristianos, más conscientes de todo este significado, comenzara a tomar decisiones como éstas: en navidades no vamos a consumir nada, no porque no pueda tener un sentido materializar el gozo interno, sino para compensar la unilateralidad en que hemos caído. Ni vamos a jugar lotería porque no queremos enriquecernos precisamente en los mismos días en que Dios se empobrece. Ni haremos regalos a las personas queridas sino sólo a aquellas con las que nos encontramos enemistados o necesitamos perdonar. Ni plantaremos belenes rebosantes de figuras caras, sino una simple cuna desvencijada y vacía, igual que la silla de aquel premio Nobel de la paz que estuvo vacía durante la ceremonia: como simbolizando que a Dios tampoco le dejamos venir hoy porque es un disidente de este mundo, como Liu Xiaobo
¡La que se armaría! Y sin embargo: sería todo tan cristiano, y tan evangélico! Y la exquisita María ¡cantaría con tanto gozo exultante que Dios derriba del trono los poderosos y dignifica a los humillados, que despide vacíos a los ricos y llena de bienes a los pobres! Y nosotros no temeríamos que el profeta nos repitiera aquello: “hace tiempo que somos los que Tú no riges, y los que no llevamos tu Nombre” (Is 63, 19).
En resumen: acabamos de celebrar unas navidades heréticas. Así de simple. Y si la Iglesia tiene una Congregación de la Fe, encargada de velar porque no nos contamine la herejía, tiene aquí también una tarea sobre la que pensar a lo largo de este 2011, hasta que lleguemos a un nuevo diciembre.
José Ignacio González Faus

Religión Digital
NAVIDAD JESUÁNICA

CARTA (CASI POÉTICA...) AL MAESTRO DE GALILEA


Querido Jesús de Nazaret:

Dicen,

nos dicen,

y nos repiten sin cesar,

que Tú naciste un veinticinco de Diciembre.

¡Nada más falso!

No eres ningún Sol Invictus.

Tal vez,

la Esperanza,

la más indómita

que mujeres y hombres

hayamos jamás conocido.

Santa Claus,

Metáfora del Consumismo

(el que nos robó al Niño Jesús del Comunismo),

anda suelto y a sus anchas

(pese a la Crisis...),

pero Tú naciste

como un

Sin-abrigo,

Sin-tierra,

Sin-nada-de-nada

(dicen que con el oro

que te dieron los Magos

pagaste todas las deudas

de José y María).

Dicen,

nos dicen,

y nos repiten sin cesar,

que comías y bebías,

y por eso te llamaron

comilón y borrachín,

y sonríen, claro...

¡Hombre,

qué buena

condenación

para quien (sobre-)vive

al margen

del Status Quo,

con perdón!

Pero,

cierto,

no fuiste nunca

Política-mente Correcto.

No usaste las conocidas
maniobras del Poder,

tan creativas en lo que a Corrupción se refiere.

No enriqueciste con tu Fama.

No cobraste por tus Predicaciones.

No pactaste con los Poderosos.

Y, sobre todo,

no rebajaste tus Exigencias,

porque el Reino y su Justicia

son incompatibles

con las Mediocridades ambulantes.

Ese New Order

no tolera

ni fáciles componendas

ni cómodos arreglos,

que a todos y todas

satisfagan.

Va Derecho al Corazón,

que,

como sabemos por Ciencias Naturales,

está radicado

en el lado izquierdo de nuestro cuerpo,

Templo del Espíritu Santo.

Jesucristo,

Radical,
demasiado Grande,

para digerirte

a golpe de placer.

¡Todavía no hemos aprendido bien la Lección!

Todavía no te entendemos,

pese a tantos dogmas cristológicos

acumulados en la Iglesia,

y a tantos teólogos

que nos los explican,

desde hace siglos.

Aún no poseemos

tu Espíritu,

o mejor,

tu Espíritu

todavía

no nos consume

las entrañas.

Sin embargo,

está muy claro,

por qué moriste,

o mejor,

por qué te asesinaron

(Y hasta hacemos negocios a tu costa.

¿Nos podrás perdonar algún día?).
No nos interesa

Alguien que nos “mueva el piso”

de nuestros Privilegios,

Preconceptos,

Hábitos mentales y sociales,

Comodidades.

Jesús de Nazaret,

míranos bien a los ojos:

estamos aquí,

en este atolladero sin salida,

en la Crisis Permanente y Estructural.

Dicen,

nos dicen,

y nos repiten sin cesar,

que vendrás

nueva-mente,

un Día cualquiera del Futuro.

Muchos y muchas te estamos esperando,

desde hace siglos.

Nos mareamos

de tanto buscar y buscar y buscar

Sendas Nuevas,

sin salir del mismo Punto.

(Ya sabes que,

geométrica-mente,

estos son viajes de trescientos sesenta grados).

Aquí te estamos esperando, pues,

a veces hasta un poquitín cansad@s,

pero no pasiv@s

(¡Espera Activa!),

con un buen té de hierbas

y un pan integral caliente

en la Gran Mesa,

para partirlo,

com-partirlo

y re-partirlo

contigo y con las y los hermanos,

como en Emaús,

Dios hecho hombre,

al que todavía seguimos

buscando y buscando y buscando

como Maestro Primero (sin Segundo).

Háblanos de nuevo al Corazón,

donde no podamos

definitiva-mente,

escaparnos,

cobarde-mente,

una vez más,

Dios humanado,

eterna-mente

Sorpresa.



rui manuel
lisboa (portugal)
24.12.10.
imagen
UN AÑO MÁS, NAVIDAD.

Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

Un año más, la contemplación del Misterio en la imagen de ese Niño pequeño, nacido pobre, en un pesebre, porque “no tenían sitio en la posada”.

“Os ha nacido un Salvador” ( un Liberador, como diría Jon Sobrino). “Y aquí tenéis la señal: encontraréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”.

Lo siento. No puedo pensar en regalos, compras, comidas copiosas, derroche, luces y todo lo que invita al Dios Consumo.

Mi mente se fija en ese Jesús Liberador, pobre como los más pobres, Dios encarnado. Es decir: un Jesús que nos desvela el rostro verdadero del Padre: su opción por los más pobres. Y desde ahí es Liberación (salvación) para todos, pero especialmente para ellos.

Jesús lo demostraría con innumerables gestos y hechos durante toda su vida.

En este tiempo que la tiranía de los grandes capitales ( eso que llaman “mercados”), hace estragos entre los mas pobres de los países desarrollados y por supuesto de los países más empobrecidos, Jesús, su mensaje de solidaridad, fraternidad ( todos somos hijos de un mismo Padre y por tanto hermanos), es todo un referente para la solución de los graves problemas que tiene la Humanidad. Si actuáramos como Él, si pensáramos como Él, si tuviéramos los valores como Él, el grado de compromiso que Él…

Unas estructuras económicas injustas, que provocan el ensanchamiento cada vez mayor entre países ricos y pobres, las hambres, las guerras, la exclusión social de mil maneras…, debieran ser transformadas, a tenor de la canción de Taizé: “Hoy comienza una nueva era, las lanzas se convierten en podaderas , de la espada hacen arados y los oprimidos son liberados”

Y somos nosotros, sus seguidores, sus discípulos hoy, quienes debemos trabajar a fondo, junto con otros muchos hombres y mujeres, creyentes o no, para que esto pueda ser realidad en nuestro mundo, tan lleno de dificultades que parecen insuperables.

Debemos estar ahí, apoyando todas las causas justas, que hay muchas y con las que podemos colaborar de muchas maneras…”Otro Mundo es posible, otra Iglesia también”

Jesús vence al Mal con el bien. Triunfa sobre la Muerte, Las tinieblas no pueden con Él.

También nosotros, unidos unos con otros, podemos.

Con estos sentimientos os deseo una

FELIZ NAVIDAD Y UN FELIZ AÑO 2011

Cádiz, 15 de Diciembre de 2010
imagen
Navidad, la ilusión perdida
José María Castillo, teólogo

Moceop
Desde niños nos han acostumbrado a celebrar la Navidad como una fiesta de luces, regalos, comidas abundantes de familias, amigos y empresas, fiesta de posibles excesos y, en todo caso, la ocasión del año para encontrarse, escribirse y desearse lo mejor de lo mejor. Sin duda, las
palabras “felicidad”, “felicitación”, “felices” son las que más se repiten en estos días. La ocasión lo merece, decimos los cristianos. Porque es motivo de gozo y alegría lo que recordamos: el nacimiento de Cristo, cantado por ángeles del cielo y adorado por reyes de la tierra. ¡Cualquier cosa!
Y, sin embargo, como bien dijo, hace unos años, el conocido escritor italiano Ernesto Balducci, “la Navidad es, para el que llega al fondo de las cosas, una fiesta severa, una fiesta muy dura, como el Viernes Santo, de forma que sólo el que comprende esto puede abrirse a la alegría frágil, simple, familiar, de convivencia y amistad, sabiendo sin embargo que no debe engañarse con fábulas.
Los tiempos que corren son severos. Y dichosos los que tienen la fuerza de escoger, en contraste con la cultura del poder, la grande, infinita, eterna cultura del amor, cuyo misterio es el mismo misterio de Dios”.

No quisiera, por nada del mundo, que todo esto sonara a lenguaje de sacristía. Tal como lo pienso y lo siento, se trata de algo mucho más serio, más universal y más cotidiano de lo que imaginamos. Intentaré explicarlo echando mano de un texto genial de san Pablo: Cristo, “a pesar de su condición divina, no se aferró a su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, haciéndose uno de tantos. Así, presentándose como un hombre cualquiera, se abajó, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz” (Fil 2, 6-8).
El contraste asombroso, que aquí presenta Pablo, es el contraste entre la “categoría de Dios” y la “condición de esclavo”. Literalmente, se trata de que la “forma de Dios” se vacía en lo contrario, la “forma de esclavo”. Pero que nadie se piense que esto es cosa de curas, palabrería de gente religiosa y pare Vd. de contar. Nada de eso. Es algo que a todos nos toca en la piel y entra en la sangre misma de nuestras ideas más queridas o, por el contrario, las más rechazadas. Lo explicaré recordando lo que Séneca, en su tratado “De clementia” (III, 6, 2 s), le dijo a Nerón: “Tú no puedes alejarte a ti mismo de tu elevado rango; él te posee, y dondequiera que vayas, te sigue con gran pompa.

La servidumbre propia de tu elevadísimo rango es el no poder llegar a ser menos importante; pero precisamente esta necesidad la tienes en común con los dioses. Porque también a ellos los tiene el cielo ligados, y a ellos no les he dado descender, como tampoco te es dado a ti, sin correr riesgo. Tú estás enclavado en tu rango”.

¿Tiene todo esto algo que ver con lo que nos pasa ahora, con lo que nos interesa y nos preocupa, con lo que dice la última encuesta del CIS sobre las tres preocupaciones más fuertes de los españoles: la crisis económica, el paro y los políticos? Por lo menos, si algo está claro es que, a la casi totalidad de los políticos, de los obispos y de los que nos llamamos cristianos, el Evangelio, que empieza en Belén y acaba en la Cruz, no ha traspasado nuestra epidermis.
Aquí lo que de verdad importa es mandar y vivir bien, aunque para tener eso haya que tragarse las mentiras de unos, la corrupción de otros, los oropeles de obispos que se echan a la calle para defender la vida y se callan a sabiendas de que los derechos fundamentales de los que viven se pisotean por todas partes. Y de sobra sabemos que todo esto nos divide, nos enfrenta, nos tiene crispados y cansados.
Pero está claro que vivimos en la esquizofrenia de quienes visitan con devoción los belenes, pero al mismo defienden con uñas y dientes un rango, que no tenemos, pero al que todos nos hemos atado. Se trata sencillamente del encanto y el escándalo de una Navidad de la que hemos hecho una gran mentira. Es, en definitiva, la ilusión perdida. Una vez más.

=============================================
imagen
QUE NO PAGUEN NUESTROS HIJOS

Mateo 2, 16 al 18
Por Beatriz Casal

Voz fue oída en Ramá,
Grande lamentación, lloro y gemido;
Raquel que llora sus hijos,
Y no quiso ser consolada, porque perecieron.
Jeremías 31, 15

Cada diciembre me sucede lo mismo, cuando debería - como todos los pastores o ministros, sacerdotes y obispos - predicar sobre la Navidad, sobre el nacimiento de aquel niño de Belén, sobre aquel acontecimiento que revolucionó y que marcó una nueva era en la historia. Cuando debía hablar, sobre nuestro niño Dios, sobre Emmanuel, sobre el niñito Jesús en los brazos de María y José, en el Pesebre o en la casa y asociarlo con ángeles o con magos, con estrellas guiadoras o con pastores. Dejo a un lado las reiteradas menciones a este acontecimiento tan importante para la iglesia cristiana y busco sin poder evitarlo, a otros niños, pero estos, muertos por la mano asesina de un poderoso gobernante.
Me es difícil reflexionar desde un mensaje de la Navidad, de un nacimiento con oro, incienso y mirra, teniendo unas líneas más adelante, un texto en el que ni Dios, ni aquella criatura que nacía para “salvación”, “conversión”, “iglesia cristiana” “cristiandad”, pudo detener, evitar: “la muerte de tantos inocentes en Belén de Judea y sus alrededores”. Que Dios no se hubiese interpuesto en aquella acción, es realmente un acontecimiento oscuro, en el que debemos reflexionar.
Porque es fácil vivenciar el horror de aquella masacre, representarse en la memoria el dolor de aquellas madres, de aquellos padres. No en balde el escritor del Evangelio, señala el texto de Jeremías 31, 15 de forma integra, con toda su carga de lamento y angustia. Un texto que nos conduce a sentir la desolación y la falta de alegría de aquellas ciudades, por la ausencia de los hijos. Un texto sacado de una profecía de Jeremías, que comienza en el Capitulo 30 y concluye en el 31, 26. Porque para entender el exterminio de los pequeños, en el texto de Mateo, hay que hacerlo a la luz del texto de Jeremías.
Y uno y otro diciembre tengo que volver sobre ese texto y tengo que hacerlo en el mensaje dominical, no por dejar a la comunidad triste y consternada en un mes de tantas festividades. Lo hago, porque la devastación de los hijos en las ciudades, no ha parado. Lo vuelvo a tocar porque siguen pagando los que no tienen culpas, los más débiles, los más pequeños, los que no pueden defenderse. Porque además, siguen desolándose nuestras ciudades, siguen muriendo niños por guerras, por enfermedades, por desnutrición, por falta de agua y de los más elementales cuidados, en el mundo entero.
Y en nuestro país no hemos dejado de ver morir a nuestra descendencia en guerras, en el mar, en la marginalidad, envueltos en reyertas, por consumo de drogas, por el VIH-Sida, por accidentes productos del alcohol. Seguimos viendo nuestros hijos partir, emigrar, estar ausentes. Los sabemos enajenados, alejados, sufriendo la separación, que es como una muerte silenciosa. Los sentimos abrumados, cansados, queriendo encontrar en el horizonte de sus ilusiones, de sus anhelos, de sus sueños y muriendo espiritualmente de incertidumbres.
Pero nunca como este diciembre, el texto de Mateo me había revelado tanto, nunca antes me había hecho encontrarme con la esperanza que Jeremías nos regala desde el mensaje de Dios. Porque el profeta intercala el dolor y el clamor de Raquel al morir y ser sepultada, luego del parto de Benjamín, en la tierra de Belén, en medio de un mensaje de restauración. A través de una reflexión liberadora, de reencuentro, de vuelta de los cautivos, desterrados, emigrados. El profeta nos dice en nombre de Dios, a partir del Capitulo 31: que reunirá a las familias de los fines de la tierra (v. 8), que tendremos prosperidad (v. 12), que hay esperanza en el porvenir (v. 17), que habrá vuelta de los cautivos (v. 23).
Raquel, aquella madre que muere para darle vida a su hijo Benjamín y que es sepultada en Belén. Esa mujer que es símbolo de la madre tierra, de la madre patria que llora por la ausencia de sus hijos, en un llanto que llega a Dios, nos enseña en este diciembre que Dios escucha el clamor de aquellos que le son fieles, de aquellos que confían en el, de quienes lo buscan aun con el corazón desgarrado. Esa mujer Raquel, nos da un mensaje a todas las madres, a todos los padres, a todos los ciudadanos de nuestro país. Ella nos está diciendo algo muy importante, que debemos pedir a Dios el regreso de nuestros hijos a la tierra que los vio nacer, a su tierra.
A todos sus hijos, a todos los que buscando alternativas de vida emigraron. Los que intentando un mejor porvenir para ellos y sus familias, dejaron sus seres queridos para trabajar en otros sitios. Los que se han marchado con la esperanza de la prosperidad, y la lejanía los marcó como hierro candente. Aquellos que fueron a la guerra con armas o clandestinamente y no han podido regresar por diferentes causas. Los que se quedaron en otros sitios sin esperanza de regreso. Y a los que les obligaron a marcharse y condenaron al destierro.
Aquellos que están en cautiverio y que nunca pensaron que fuera tan duro tomar la opción de la lucha. Pedir a Dios por nuestros hijos, pero pedir el regreso de ellos, la reunificación familiar – pero no la supuesta reunificación de los de aquí hacia allá – la reunificación de los de allá hacia la patria que les pertenece, de la misma forma que nos pertenece, a todos los que aquí vivimos. La alegría del encuentro en nuestra tierra, la alegría de vivir con nuestras costumbres, con nuestra cubania. Rogar a Dios por el regreso de los hijos que en otras tierras trabajan, sufren la lejanía y el cambio de cultura, de lengua, de idiosincrasia.
Este es el mensaje que me regala Dios en este diciembre y que quiero trasmitirle a esta Comunidad de fe, en la que hay tantos que sufren la ausencia de los hijos, de los padres, de hermanos, de otros familiares y amigos. Que el dolor de aquel siglo, aquel llanto de Raquel por la desolación y la ausencia, nos mueva a la reflexión, a la meditación y a la oración. Que nos haga comprender que no podemos permitir que sigan pagando nuestros hijos, por el odio y la intransigencia de los poderes hegemónicos y de los gobernantes. No pueden seguir pagando nuestros hijos y nadie puede venir a consolarnos con falsos argumentos.


============================================