TuWeb

ACTUALIDAD-Enlaces a los artículos de más reciente publicación.
ACTUALIDAD socio-política .
ACTUALIDAD socio-religiosa.Escritos de interés.
ÁFRICA-Artículos varios
AGUA...sobre el
AMOR...sobre el..
BENJAMIN FORCANO.Escritos de...
CAMBIO CLIMÁTICO
CAPITALES.Evasiones varias...
CARTA(S) ABIERTA(S) A ( O DE )DIVERSAS PERSONALIDADES.
CELEBRACIONES...varias.
CELIBATO...Sobre el...
COLECTIVOS DIVERSOS
COMPROMETERSE.
COMUNICADOS Y RUEDAS DE PRENSA-VARIOS
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.Sobre la...
CONSUMISMO O CONSUMO RESPONSABLE.
CONVOCATORIAS, Conferencias, Encuentros,Manifestaciones...
CRÍMENES Y BARBARIES...contra la humanidad.
CRISIS ECOLÓGICA.Artículos recientes
CRISIS ECONÓMICA
CRISIS ENERGÉTICA
CUBA,PUNTO Y APARTE.
DECLARACIONES DE INTERÉS.
DECRECIMIENTO.Filosofia del...
DERECHOS HUMANOS, para una convivencia en paz.
DESASTRES,CATÁSTROFES,TRAGEDIAS.
DESOBEDIENCIAS...civil y religiosa.
DETENCIONES-DETENIDOS ¿ En qué condiciones ?
DIÁLOGO INTER-RELIGIOSO
DIOS...sobre.
ECLESALIA....Artículos recibidos de...
ECONOMÍA-Artículos relacionados
ECUMENISMO.
EDUARDO GALEANO.escritos de...
EDUCACIÓN-Sobre la educación en general.
ELECCIONES EUROPEAS-Ante las...
EL PAPA y la jerarquía católica .sobre...
ENLACES A OTRAS WEBS .Muy útiles.
ENTREVISTAS ...A personalidades varias.
ESPERANZAS...varias.
ESPIRITUALIDAD
EUTANASIA...sobre la...
EUCARISTÍA...sobre la
EVANGELIO Y POLÍTICA
EXCOMUNIÓN...sobre la
EXPOSICIONES y proyecciones de interés.
EXTRANJERÍA.Sobre la Ley de...
FE-(Artículos y reflexiones sobre la Fe ).
FAMILIA ( La )...vista desde diferentes ángulos.
FAUSTINO VILABRILLE LINARES-Reflexiones
FÍSICA CUÁNTICA. Algo sobre la...
FOROS-Diversos.
FRASES CÉLEBRES.
GALERÍA DE FOTOS RECIENTES.
GENÉTICA...sobre la...
GOLPES DE ESTADO...varios
GUERRA CIVIL...sobre la...
GUERRAS...Sobre las...
HISTORIA-Algunos días señalados.
HOMENAJES Y ANIVERSARIOS VARIOS.
HOMOFOBIA...sobre la...
HOMOSEXUALIDAD.Sobre la ...
HUELGAS Y CONCENTRACIONES REIVINDICATIVAS
HUMOR-Para nunca envejecer.
IGLESIA EN EL MUNDO
IGLESIA-ESTADO.Relaciones...
IGLESIA Y COMUNIDAD CIENTÍFICA
IGLESIA Y JERARQUÍA .Escritos varios.
IMPERIALISMO...Sobre el..
INMIGRACIÓN...Y EMIGRACIÓN.
INQUISICIONES ...varias
JESÚS DE NAZARET-sobre ...
JON SOBRINO.Artículos de...
JOSÉ ANTONIO PAGOLA.Reflexiones litúrgicas.
JOSÉ ARREGI,Artículos de...
JOSE JUÁREZ...artículos publicados en SOMAC.
JOSÉ MARIA CASTILLO.Artículos de...
JOSE MARIA GARCIA-MAURIÑO.Reflexiones
JUAN DE DIOS REGORDÁN DOMÍNGUEZ.Reflexiones
JUAN JOSÉ TAMAYO ACOSTA.Artículos de...
JUBILACIÓN=¿ ANCIANIDAD ?
JUECES...Y JUICIOS.
JUVENTUD...sobre la...
LAICIDAD,¡OJO ! Que no es Laicismo.
LATINO-AMÉRICA.Noticias sobre...
LECTURAS RECOMENDADAS.Libros de consulta ; Revistas y publicaciones varias.
LEONARDO BOFF.Artículos de...
MANIFIESTOS VARIOS
Mª DOLORES DE BURGOS-AISHA.Relatos de...
María,la madre de Jesús.
MASS MEDIA...lo que dicen los medios.
MATILDE GARZÓN RUIPÉREZ.Artículos de...
MEMORIA HISTÓRICA , varias-Noticias y Comunicados
MENORES.Sobre la infancia y los...
MISIONES...Y MISIONEROS/AS.
MOVIMIENTO 15-M
MUJER-Sobre la mujer.
MUROS...otros...
MUSULMANES/AS.Sobre los/as...
NARRACIONES ...Y SUEÑOS,que ayudan a reflexionar.
NAVIDAD-Narraciones y ¡ Buenos deseos !.
NEOLIBERALISMO ECONÓMICO...Y otros.
NOS DEJARON...
OBJETORES DE CONCIENCIA
ODIO...sobre el
ONU-ORGANIZACIÓN NACIONES UNIDAS.Algunas noticias y comunicados.
OPINIONES...varias
ORACIÓN...sobre la...
ORACIONES ...varias
ORIENTE MEDIO.Sobre...
PADRENUESTRO... del capital.
PADRENUESTRO-EL.Varias maneras de dirigirse al Abba.
PALESTINA-ISRAEL...Conflicto ¿ Hasta cuándo ?.
PAPA BENITO XVI.Comentarios y reflexiones sobre y ...del Papa.
PAPAS...sobre los...
PARÁBOLAS EVANGÉLICAS.Reflexiones sobre
PARROQUIA SAN CARLOS BORROMEO-Entrevías
PAZ-Artículos y Reflexiones sobre la...
PECADOS...LOS NUEVOS Y LOS DE SIEMPRE.
PEDERASTIA Y PEDOFILIA...sobre la...
PEDRO CASALDÁLIGA. De Pedro y sobre Pedro.
PELÍCULA...DE
PERDÓN...Sobre el...
PETICIONES VARIAS.
PIRATERÍAS...varias.
PLATAFORMAS.Varias
POBREZA,varios conceptos de...
POESÍA-Rincón de la Poesía.
POESÍAS CONTRA LA ( S ) MASACRE ( S )
PONTÍFICES ...y sus documentos.
PREGUNTAS...¿ Sin respuesta ?.
PREMIOS...varios
PRIMERO DE MAYO...Sobre el
PRISIONES-PRISIONEROS
PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD...aplicadas al tiempo litúrgico.
PUNTOS DE VISTA...para valorar.
RACISMO EN EL SIGLO XXI...Semilla de división entre los humanos.
RECORDANDO A...
RECURSOS VITALES.Sobre...
REDACCIONES...INTELIGENTES.
REDES CRISTIANAS
REFLEXIONES varias-Artículos que nos invitan a ello.
REFUNDACIÓN DE LA IZQUIERDA.Sobre la...
RELATOS Y EXPERIENCIAS DE VIDA.
RELIGIÓN-RELIGIONES-Sobre la ...
RÉPLICAS...TURNO DE.
REPOBLACIONES FORESTALES
REPÚBLICA...Y REPUBLICANOS.
RESISTENCIA PACÍFICA.
ROSER PUIG,escritos de ...
SACERDOCIO...sobre el...
RESURECCIÓN...sobre la
SALARIOS Y ASALARIADOS
SANIDAD.Sobre la...
SANTIDAD
SECULARIZACIÓN...y su problemática.
SENCILLEZ...Sobre la.
SEMANA SANTA.Reflexiones sobre...
SERENIDAD
SEXUALIDAD...sobre la.
SILENCIO...de Dios
SINDICALISMO
SISTEMAS ECONÓMICOS....varios.
SOCIALISMO...sobre el...
SOLIDARIDAD-Artículos relacionados
SO.M.AC (SOLIDARIOS MAYORES ACTIVOS)-Página de Inicio
SOÑADORES
TEMAS PARA REFLEXIONAR.
TEOLOGÍA ...Y TEÓLOGOS RELEVANTES-Artículos relacionados
TERAPIAS ...Recomendadas.
TERCER MUNDO
TERRORISMOS ...VARIOS.
TESTIMONIOS DE VIDA
TIEMPO LITÚRGICO
TORTURA!.¡ Todos contra la...
TORRES QUEIRUGA,ANDRÉS.Articulos de...
TRANSNACIONALES.Sobre las...
TRANSPORTE...y su problemática.
TRATADOS INTERNACIONALES.sobre...
UNIÓN EUROPEA-Artículos y comentarios.
UNO...Unidad en el amor.
¡¡ URGENTE !!...comunicado.
UTOPÍAS ...EN LAS QUE CREER.
VATICANO-Artículos relacionados.
VIDA TERRESTRE-Expectativas
VÍA CAMPESINA...noticias relacionadas.
VIDAS EJEMPLARES
VIOLENCIAS CON VÍCTIMAS...VARIAS
AGRICULTURA.Sobre la...
VIVENCIAS =EXPERIENCIAS DE VIDA.
VIVIENDA-Sobre el derecho a una vivienda digna.
VIVIR...Formas de vivir.
Vivir lo que somos
ÉTICA.Sobre la ...
IGLESIA.Sobre la...
NACIONALCATOLICISMO.Sobre el...
HANS KÜNG-Escritos y entrevistas.
JUAN HERNÁNDEZ JOVER-Comentarios de ir por casa
 
NOS DEJARON...


imagen
Panel Telógico
1.De despedida en el Ateneo de Madrid
2. Acompañándole : abiertos a la esperanza
- 3 teólogos y 2 testimonios -
3. Epílogo político-mediático: un filósofo y un futbolista


In memoriam
Con Carlos París
17-julio-1925 - 31-enero-2014

ABIERTOS A LA ESPERANZA
Para Lidia Falcón, hijos, familia y amigos
Benjamín Forcano

1. Con Carlos París en el Ateneo de Madrid,
en el homenaje de nuestro último adiós

Conocí y traté a Carlos por colaborar juntos en causas que nos unían profundamente. Él pensador, yo teólogo. Pensador guiado siempre por asegurar la dignidad, el bien y la emancipación de personas y pueblos. Riguroso, libre, honesto, incapaz de sucumbir a prebendas, intereses o sobornos .
No es corriente, en un país como el nuestro, y lo quiero recalcar, encontrar juntos a pensadores de este tipo, con miembros de la Iglesia católica. En nuestro caso, no hubo problema. Carlos era exquisito en el trato y en el respeto, fuera quien fuera su interlocutor. Dialogamos, nos entendimos y compartimos. Nos unían causas comunes.
Un ejemplo, creo, de cómo en este país , tan históricamente convulsionado por extremismos de una y otra parte, entre católicos y creyentes de otras religiones, entre católicos y no creyentes, se puede convivir desde posiciones diferentes, si no olvidamos que en lo hondo, como humanos, nos anhelos y valores comunes, muy importantes. Tuve la suerte de comprobarlo con Carlos y lo realzo agradecido, convencido de que por ese camino nos iría bien a todos. Colaboramos juntos, sin ignorar, y desechando, los prejuicios, los errores y los dogmatismos que tanto nos han enfrentado y perjudicado.
El y yo, y tantos otros, hemos conocidos tiempos propicios, hemos pasado por encima de barreras estúpidas, y hemos promovido nuevos cauces de integración y convivencia. Un bien, un reto y un camino a no olvidar.

Gracias Carlos. (3 de Febrero de 2014 – Ateneo de MADRID)





2.Acompañándole , abiertos a la esperanza

Te saludé Lidia y emocionada me dijiste:”Para esto sí que no hay consuelo”. Cierto, Carlos no vuelve ni nos brinda más su sonria. Inerte materia, de la que salió quien la comandaba. Misteriosamente. Y ante el misterio, cada cual se resguarda sobrecogido.


Despedíamos a Carlos. Lo hicimos con tensa y serena esperanza. ¡Qué difícil entender el amor a esta vida con el hecho de la muerte! Y, aún entendiéndolo, qué difícil asimilar la paradoja de la ausencia con la presencia.
Necesitamos acompañarnos, escucharnos, susurrarnos para ir encontrando el sentido de la vida. Nuestra cultura nos aparta de la muerte, como si con ella nos viniese la nada. ¡Cómo nos han aterrorizado!
Necesitamos decirnos cosas. A mis amigos, a unos y a otros, puedo traerles el pasaje aquel en que, ante algo similar y gente que le rodeaba, un tal Pedro de Galilea dijo:
“Os hablo de Jesús el Nazareno, el hombre que Dios acreditó ante vosotros, realizando por su medio los milagros, signos y prodigios que conocéis. Os lo entregaron, y vosotros, por mano de paganos, lo matasteis en una cruz. Pero Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte; no era posible que la muerte lo retuviera bajo su dominio” ( Hch 2, 22-24). Todos nosotros somos testigos. Entérese bien todo Israel de que Dios ha constituido Señor y Mesías al mismo Jesús a quien vosotros crucificasteis ( Hch 2,32,36).
Y brindo palabras de quienes, mortales como nosotros, arrojan hilos de luz y esperanza:
Leonardo Boff: “La muerte es una invención de la vida para que la vida pueda continuar viviendo bajo otra forma. Morir no implica abandonar este mundo, sino que significa entrar más profundamente en este mundo, en su corazón, ahí donde habita Dios en su gloria y en su supremo dinamismo vital. Por eso los cristianos decimos: morir es cerrar los ojos para ver mejor, no vivimos para morir, sino morimos para resucitar y para vivir más y mejor. En razón de esta comprensión los así llamados muertos no son muertos. Son vivos en otro estadio de vida . Los “muertos” no están ausentes de nuestro mundo, son apenas invisibles a nuestros ojos, están presentes”.
La mente y la fe captan el otro lado del mundo, ahí donde Dios es la realidad suprema que todo lo crea.
La realidad es única. Lo que Dios ha creado es la vida sin más. Y la vida tiene etapas de realización: comienza un día y ya no termina más. Nos vamos desarrollando sustentándonos en la fuente de la vida, que es el Dios vivo. Por eso la vida eterna ya se da aquí y ahora, es un momento de realización de la vida eterna.
Algo de esto me parece entrever en estas palabras de
Carlos París: “Cuando el hombre renuncia a su misma voluntad de vivir, a la lucha por la supervivencia, habría que recordar las palabras de Senancourt, tan inspiradoras para Unamuno: “El hombre es perecedero… pero perezcamos resistiendo y, si la nada nos está reservada, no hagamos de ello un acto de justicia”. Hambre de inmortalidad, predicaba Unamuno a sus contemporáneos, hoy tenemos que predicar radicalmente hambre de vida en esta tierra, -que además es la única manera de acceder al deseo y esperanza de lo eterno- frente a la fabricación de la muerte. Hambre de vida, que alcanza sentido en el desarrollo de una existencia auténtica ente humana” ( Crítica de la civilización nuclear, p. 270).
La humanidad, de una u otra manera, siempre ha creído en una supervivencia terrena. Una vieja esperanza . Pero, en la muerte de Jesús se da un hecho nuevo. Jesús murió violentamente en la cruz. Este hombre justo, que pasó haciendo el bien, que no transigió en nada con la mentira y la opresión, fue asesinado. Pero, en contra todo lo que se podía esperar, este hombre sale victorioso de la muerte. Impotente, abandonado y vencido en la cruz, triunfa: no vence el opresor sino el oprimido; no vence el verdugo sino la víctima; no vencen los crucificadores sino el crucificado. El hombre justo, -y por justo, crucificado-, es resucitado por Dios, el Dios de la justicia y del amor.
¡Algo nuevo y escandaloso!
Este nuestro mundo va adelante a base precisamente de los condenados y oprimidos. Ellos son los que reciben el Reino de Dios, los que trabajan por la justicia y la verdad, los que desenmascaran la idolatría del poder, y por eso son perseguidos y crucificados. Crucificados, pero no vencidos ni derrotados. Ellos pueden y deben esperar. Su presente conflictivo arrastra la semilla de la victoria. Para los creyentes en Jesús, la cruz no es un final terrible, es la utopía de algo anunciado pero que tiene su meta en la resurrección. Morimos para resucitar.
Entraremos en una vida totalmente distinta; entraremos en esa primera y última realidad a la que damos el nombre de Dios; continuaremos siendo nosotros mismos sin la limitación espacio-temporal de nuestra forma terrena; seguirá nuestra identidad transfigurada. Dios no necesita, para conservar nuestra identidad, los restos mortales de nuestra existencia terrena. La corporeidad de la resurrección no necesita que el cuerpo muerto vuelva a la vida.
Hans Küng: “Nuestra fe, en este caso, no es una prueba estrictamente racional, sino una actitud de confianza perfectamente razonable, por la que nos fiamos de que el Dios del comienzo es también el Dios del final, de que el Dios que es el Creador del mundo y del hombre, es también el que lleva a estos a su plenitud”.
Dos testimonios:
-Muerte de Diamantino: Hace 19 años, un 10 de febrero, celebramos en Sevilla el entierro del cura Diamantino, llamado el cura de los pobres. Centenares y centenares de personas estaban allí. Cien curas en la misa, presidida por el Cardenal Carlos Amigo. Gentes allí, de todas partes y colores. Todos querían hablar, recordar, enaltecer, agradecer. Eran visibles la emoción, el entusiasmo, las lágrimas. Yo también hablé, y a Diamantino allí de cuerpo presente, le hice esta pregunta: Y ahora, ¿dónde estás tú, Diamantino? Porque no hay duda que tú perdurarás en la memoria, en el cariño y en las obras admirables que tú nos dejaste. Pero, tú, ahora, ¿dónde estás? No me basta con tenerte en el recuerdo, en el cariño, en tus obras. ¿Dónde estás tú ahora, tú? El tú de Diamantino.
Y concluía yo: Diamantino hermano,rota la crisálida de tus restos, te hallas vivo, nuevo, más allá de la muerte. Has entrado para siempre en el invisible Reino de Dios.
-Muerte de Miguel Fisac: Hace unos años me tocó asistir en su muerte al superconocido arquitecto Miguel Fisac. Le despedía con estas palabras:
“Mi querido Miguel: Me he emocionado desde que te conocí, porque pocas veces he visto conjugar tan naturalmente el aprecio a la vida con el amor a la muerte. Cuando cumpliste 70 años, te declaraste oficialmente viejo y te diste cuenta de que el problema más importante de tu futuro era la muerte.
Te sentiste acorralado por ella, escribes, pero brevemente, como si de un muro final se tratara. Ya en el 92, escribiste: “Ya no me siento acorralado, Muerte. Ni veo el muro final que me cerraba el paso. Sé que eres sólo una modesta percha en la que colgaré este usado traje de mi cuerpo, para continuar, más ligero y alegre, mi camino de Amor y Esperanza”. 
“¿Dónde te has metido, escribías en el 98, mi amiga muerte querida que no te veo?”
No es normal, Miguel, llegar a la muerte como tú has llegado. “Yo no seré nunca un muerto”, dices, porque morir no es morir, ni acabar, si no seguir y continuar, entrar en el cielo para un cara a cara con Dios eternamente. La vida no es material, ni espiritual, ni temporal, es eterna, viene de la eternidad, pasa por el tiempo y vuelve a la eternidad.

Miguel, has crecido, has sabido estudiar, trabajar y aprender, has sabido sufrir y luchar, has sabido inventar, dudar y crear, perdonar y, sobre todo, has sabido ir a la esencia: el amor. Porque sin amor, la vida vale poco, o casi nada; amor a Dios y al prójimo que son la misma cosa. Por esa falta de amor, el mundo lo has visto demasiadas veces enajenado y triste.
Y nos escribía tu amigo y gran teólogo Leonardo Boff - que estuvo a la mesa contigo, en tu casa, con algunos amigos: “La experiencia ante la muerte de Miguel Fisac, del creyente Miguel Fisac, resuena en sus textos como alegría serena, como espera ansiada, como impaciencia tranquila de quién está en la inminencia del encuentro definitivo con el Objeto más oscuro y luminoso, más hondo y deseado, más buscado y más amado del deseo fundamental del ser humano: ser uno con el Unico, “el alma amada en el Amado transformada. Sus reflexiones nos llena de alegría y nos hacer esperar la muerte cantando”.

Kalr Rhaner (Acaso el mayor teólogo del siglo XX):
“ Nosotros, que sin ser testigos directos, hemos recogido y guardado el testimonio por ellos transmitido, gritamos: ¡Cristo está vivo entre nosotros!
Os anuncio esta buena noticia: Cristo está vivo entre nosotros. Rotas las cadenas de la muerte, Cristo ha salido victorioso del sepulcro. La tierra se ha llenado de luz y huyen las tinieblas que cubrían el orbe entero. Jesús había venido hacia nosotros y había vivido como viven los hombres. Los hombres lo destrozaron con sus propias manos y su vida desembocó en la muerte.
Pero Dios hizo lo imposible: en este día, El resucitó para nosotros, desarmada y muerta quedó la muerte. Y ahora está aquí. Está aquí como el primer día. Está aquí, entre nosotros, igual que el primer día, eternamente. Jesús es el sentido concreto y final de nuestras vidas. Es el impulso de toda creación, el punto de arranque de toda iniciativa, el ala de toda novedad, la risa sorprendente de la eterna juventud. Si resucitó no fue para marcharse dejando tras de Sí un vacío sin esperanza. Su cuerpo forma, ya para siempre, parte de nuestra tierra. Pascua es la señal externa del fuego interno que recorre las entrañas de la tierra.
En la superficie, sin embargo, todo queda igual: el mal continúa marcando el rostro de las cosas y nosotros, tomando la apariencia por realidad, creemos que el amor está muerto.
¡No! Cristo está presente en el corazón de la historia. Pero esta no será realidad plena sin nuestra propia colaboración. Lo que hoy es anuncio con palabras anunciadlo vosotros con la vida. Yo os anuncio la buena, buenísima noticia, mucho más que todas las noticias escritas en la prensa. Los amigos directos de Jesús, los que le vieron sudar por los caminos, los que luego lo vieron preso y triste, los que huyeron al verlo conducido a la muerte, han visto y sentido a su manera, han visto, amigos, ¡que Jesús está vivo! Y que se deja ver por quien tiene los ojos abiertos, el alma esperanzada y el corazón inquieto.
¿Y qué les dice? Les dice: Shalon, la paz amigos, con vosotros. Es decir, la alegría, la salud, la fiesta. La promesa de una vida más bella y más humana
3.Epílogo mediático: Un filósofo y un futbolista
Hablo de Carlos París y de Luis Aragonés. Muchos no saben seguramente quién es Carlos París; De Luis Aragonés saben todos, hasta los niños de pecho. Uno y otro han muerto con un día de diferencia: Carlos, con 88 años, el 31 de enero . Luis con 75, el 1 de febrero.
Carlos ,filósofo, profesor en la Universidad de Santiago, fundador del Departamento de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid y profesor, Presidente de la Sociedad Española de Filosofía, Presidente de la Asociación Rubén Darío, Presidente del Ateneo de Madrid, escritor de libros: “ Crítica de la Civilización Nuclear”, “Etica Radical” y otros, traducidos a varios idiomas, Doctor Honoris Causa por la Universidad de Valencia.
Luis, jugador de futbol, entrenador y exseleccionador nacional.
Los dos españoles, insignes ambos: Carlos en el mundo de la cultura y Luis en el mundo del deporte. Ambos dignos de homenajear por honrar la “marca España”.
Pues bien, de Carlos París ni una sola noticia ni una sola imagen en la Televisión Española. De Luis Aragonés miles y miles en todos los espacios y a todas las horas. El uno ensalzado, el otro omitido.
Creo que la Televisión, servicio público, la pagamos y contrae la obligación de ofrecernos las noticias más relevantes del país.
¿Casualidad o causalidad?
Yo creo que lo segundo, pues la filosofía enseña a pensar y obrar con dignidad. El futbol distrae y relaja, encubre la crisis y aplaza sine die el compromiso.
A comprobar: hoy 3 de febrero por la tarde, hemos dado a Carlos París el último adiós, en el Ateneo de Madrid. Estaba abarrotado. Pero, no saldrá ni lo verán en televisión
FALLECIMIENTO DE CLELIA LURO
MOCEOP
El fallecimiento de Clelia deja a MOCEOP un poco huérfanos. Ya tuvimos este mismo sentimiento cuando falleció Jerónimo Podestá, su esposo. Y es que los dos, han sido compañeros de camino de nuestro Movimiento casi desde los comienzos.
Juntos hemos estado en varios encuentros internacionales de curas casados, entre otros los de Ariccia (Roma) y Madrid. Hemos sentido muy de cerca su amistad, su empuje, su vitalidad, su afán, como el nuestro, de luchar por una Iglesia más evangélica, por un mundo más justo, igualitario y solidario.
Hemos leído con interés sus libros, sus escritos. Hemos seguido sus viajes por muchos países del mundo, especialmente Europa y América Latina, en ese empeño de ir consolidando y fortaleciendo los distintos movimientos de curas casados que desembocaron en esa Confederación Internacional que hoy existe.
Por eso, el recorrido de Clelia y Jerónimo ha sido nuestro recorrido. Sus ideales de vida, sus ilusiones, las nuestras.
Con Clelia se nos termina de ir esa pareja que ha sido compañera de viaje de nuestro caminar ilusionado.
Desde aquí, nuestra condolencia más sincera a sus hijas, nietos y biznietos y a todos sus innumerables amigos y compañeros en tantas partes del mundo.
Los dos han dejado una huella muy profunda: la que dejan las personas honestas, amigables y también ilusionantes, capaces de transmitir buenas sensaciones a quienes les rodean.
Somos creyentes. Sabemos que Clelia, como antes Jerónimo, están viviendo una vida en plenitud junto al Padre.
Ellos van a seguir caminando junto a nosotros y nos van dar fuerzas para la lucha. Esa fuerza y empuje que siempre ellos supieron transmitirnos.
MOCEOP
6 de Noviembre de 2.013
imagen
Rafael Valls Gayá
Desde el dolor y la esperanza cristianos, comunicamos el fallecimiento del amigo y compañero de Acción Católica Obrera de Mallorca Rafael Valls Gayá, responsable seglar en nuestra diócesis de este movimiento obrero cristiano. Su funeral se ha celebrado esta tarde en la parroquia del Pont d'Inca. El próximo sábado, la parroquia de Son Roca, lugar de tantas reuniones y celebraciones de ACO-Mallorca en los últimos tiempos, le recordará en la eucaristía de las 19:30 h. Descanse en paz.
imagen
El pensador, escritor, diplomático y resistente francoalemán Stéphane Hessel, autor del popular manifiesto Indignaos, falleció este miércoles 27/02/2013,a los 95 años, según informó su esposa a medios locales franceses.
Que su espíritu no nos abandones en la búsqueda de OTRO MUNDO POSIBLE.
PARA TI, QUERIDA ANA:
 
        Hace unos días, con tan solo 40 años se nos fue Ana Arrizabalaga, víctima de cáncer de mama, como otras muchas mujeres, dejando a un marido y con él a un niño de dos años.
 
        Como gran amiga y compañera entrañable de Cooperación Internacional en Caritas y la ONG Pájaro Azul, nos duele muy profundamente su ausencia, pero como contrapunto nos queda un maravilloso recuerdo de ella, por su entrega a la cooperación, por la felicidad y alegría con que nos manifestaba su ilusión por ir a la República Democrática del Congo, pidiendo un año de excedencia de la enseñanza, para estar con los más pobres, incluso haciendo el esfuerzo de aprender el lingala, lengua bantú del Congo, para entenderse con aquellos niños en su lengua nativa, como si fueran sus propios hijos. Las fotografías que nos hizo llegar la muestran llena de la mayor alegría rodeada de aquellos niños y niñas.
 
        Luego a su regreso nos contagiaba su alegría, llena de satisfacción y entusiasmo, por haber dado el paso de ir a cooperar al Congo. Por dos veces allí se fue. En una larga conversación, ella hablando de su experiencia en el Congo y yo de la mía en Guatemala, nos sentíamos muy identificados al constatar como en ambos países los problemas y sus causas eran muy similares y graves, y sobre todo porque los objetivos y los criterios de actuación que nos marcábamos eran prácticamente los mismos: responder a las enormes necesidades concretas, que no admitían espera  y sobre todo a través de la respuesta a las mismas ayudar a las personas a descubrir las causas generadoras que las producen y la necesidad ineludible de luchar contra ellas.
 
        En el 2008 estuvo en mi parroquia hablando del Congo a la Comunidad de San Melchor, en Gijón: su situación, y la necesidad ineludible de la cooperación. Pero no lo hacía solo con palabras, pues en aquel momento yo me encontraba buscando financiación para un proyecto de agua en Guatemala para 500 familias, y ella hizo su aportación económica para el mismo. Su última voluntad fue también un gesto más de cooperación manifestando que no quería flores para su misa de funeral, sino que se donase el importe para algún proyecto de cooperación.
 
        Esa Eucaristía de despedida, que con sumo gusto hemos celebrado, no fue un "funeral", sino una celebración de acción de gracias, por ella, por su vida, por su cooperación, por su amor a los más pobres, por su entrega a los más desfavorecidos. Ella era muy consciente de que la salvación eterna pasa por la salvación humana de nuestros hermanos y hermanas en este mundo.
 
        Ella era profesora de educación infantil pero sobre todo maestra de vida, a ejemplo de Jesús de Nazaret que que sin ser profesor de ninguna asignatura, sin embargo fue un gran maestro de vida: maestro de amor, maestro de fraternidad, maestro de solidaridad, maestro de salud, maestro de fe, maestro de justicia, maestro de esperanza, maestro de luz, maestro de salvación, maestro de sentido de la vida, maestro de entrega a los demás, maestro para un mundo mejor y más bueno. Eso fue Ana: una gran maestra de vida.
 
        Así lo creía y así lo vivió, y por eso esa Eucaristía fue al mismo tiempo también una celebración por su vida en plenitud en la casa del Padre. Junto a la urna de las cenizas estaba una preciosa fotografía de ella, llena de alegría, entre los niños del Congo, y el chupete de su hijo de dos años: que el recuerdo de una madre tan buena sea para este niño el mayor consuelo cuando más tarde descubra que su madre tuvo que emprender tan pronto  el vuelo hacia la felicidad del cielo que ya tenía merecida, y que desde allí lo mirará siempre con el más grande amor como parte del amor infinito de Dios.
 
      QUE SU TESTIMONIO NOS ANIME A TODOS A SEGUIR ADELANTE, LUCHANDO POR UN MUNDO MAS JUSTO, FRATERNAL Y SOLIDARIO, HASTA EL DIA EN QUE LA ACOMPAÑEMOS PARA SIEMPRE, LLENA DE VIDA SIN FIN, EN EL REINO DE DIOS.
 
Un abrazo muy cordial para ella, para su hijo, para su esposo, para su padres y hermanos y para todas y todos vosotros.-Faustino
imagen
Giulio Girardi
Amigos/amigas.
Acabo de recibir de Bruno Bellerate,
cuidador hasta el final de Giulio, esta noticia:
"Queridísimos , por desgracia esta noche ( sábado 25)
ha muerto Giulio Girardi. Un abrazo".

Giulio fue, para quienes lo conocimos, entrega absoluta
a la causa del Reino, concretada en los excluidos y oprimidos.
Será difícil encontrar alguien que, con tanta lucidez y amor,
de pensamiento, palabra y obra, haya hecho de ella el centro de su vida.
Y, además, con un desposeimiento, sencillez y generosidad que lo
hacen acreedor al retablo de nuestros santos. Es mucho
lo que las bases, el movimiento y la teología de liberación, en definitiva,
la Iglesia de Jesús le debemos.
Un fuerte abrazo
imagen
Roser Puig (†). Una "luchadora" ejemplar

Ayer, 2 del I del 2012, murió Roser Puig, cristiana ejemplar, gran luchadora a favor de la la igualdad de la mujer en la Iglesia, a favor de la justicia cristiana.
Ha sido alma de este blog durante muchos años, desde que su amiga M. Angels Fillela nos puso en contacto. La mayor parte de los lectores de mi blog la conocéis, por sus escritos, por sus comentarios, por sus opiniones, a lo largo de cinco años de presencia "virtual" entre nosotros.
Ha sido una parábola de un cristianismo hispano, abierto desde la persecución a la apertura universal, en línea de justicia, opción por los pobres, igualdad de género y "transformación" de la jerarquía, un Concilio Vaticano II vivido de una forma intensa, radical, en clave hispana, antes y después.
(a) Vivió en su infancia los horrores de la persecución contra la Iglesia, en Lérida, su tierra.
(b) Se casó con un oficial del ejército, y fue durante muchos años católica "ejemplar" al estilo tradicional.
(c) Recuperó más tarde las raíces de justicia y de igualdad del cristianismo originario, en la línea lo que que para ella ha sido siempre la pasión por el evangelio de Jesús.
Quiero ofrecer a continuación unas breves notas sobre su vida, con una semblanza de M. Filella (¡gracias Mariángels) y con el primero de los trabajos que me mandó para el blog, un trabajo de enorme actualidad, sobre la violencia de género.
UNA VIDA EJEMPLAR, UNA PARÁBOLA CRISTIANA (X.Pikaza)
1. Era catalana de Lleida, nació en una familia muy católica, y supo de niña lo que es la violencia y la persecución contra la Iglesia. Aquel recuerdo ha marcado toda su vida, en dos sentidos. (a) Ha querido que nunca más suceda algo como aquello. (b) Ha querido que la Iglesia sea capaz de encarnarse en el mundo de los pobres, de las mujeres, de los niños…
2. Se casó con un oficial del ejército español, tuvo cinco hijos a los que educó de un modo ejemplar. Ellos le han acompañado en los largos meses de su enfermedad.
3. Quedó viuda y por respeto profundo a su marido y a sus hijos, y por recuperación de su herencia cristiana realizó una gran labor a favor del cristianismo social, abierto a la justicia y a la fraternidad universal. Tres notas han definido su empeño.
(a) Opción por las mujeres: Ha querido que ellas tengan su voz y presencia en la Iglesia y en la sociedad.
(b) Opción por los pobres, expresada en su esfuerzo por promover ideas y actitudes cercanas a la Teología de la Liberación.
(c) Amor crítico a la Iglesia Jerárquica, un inmenso amor, pero deseando que ella cambie, se ponga al servicio del evangelio radical y de los pobres.
4. Ha colaborado en diversos colectivos cristianos, al servicio de la justicia y la promoción por la mujer. Ha escrito en portales y blogs como Atrio, Redes cristianas, Somac… y, de un modo especial en mi blog, donde ha sembrado y r recogido amistad. Varios de los comentaristas de este blog se han relacionado amistosamente con ella.
5. La he conocido siempre que he pasado por Mallorca, en los últimos años. Su presencia ha sido para mí un estímulo, por su amistad y, sobre todo, por su entrega ejemplar al servicio del evangelio, desde su opción social y de género.
6. Ayer a la mañana me llamó uno de sus hijos, para darme gracias por la presencia que habíamos abierto para ella en este blog, diciéndome que había muerto, tras meses de enfermedad. Sus últimas intervenciones en el blog fueron con ocasión de la venida del Papa a Madrid (en agosto del 2011). Desde entonces, veladamente, algunas veces íbamos conociendo sus amigos el avance de su enfermedad, calladamente, con inmenso respeto.
7. Funeral. Hoy a las ocho y media de la tarde, en la Parroquia de Sanj Joan de Avila, de Mallorca. Así escriben las compañeros de su grupo : « Creients i Feministes ». «Amb molt de sentiment, vos comunic que aquest mati ha mort la nostra companya de Creients i Feministes, Roser Puig.Nosaltres la recordarem com una dona valenta, sense rues a la llengua i posant la veritat per davant tot. Era una de les veus crítiques sempre defensant la dona i reivindicant la igualtat de gènere enfront de l'Església Oficial i de la societat civil.
El tanatòri serà dimarts, de 14,30 a 21h, i el funeral dimecres a les 20,30h, a la parròquia de Sant Joan d'Àvila, al Polígon de Llevant.
8. Quiero publicar, como último homenaje a su vida la semblanza que me ha mandado su Amiga MA Filella, de Lleida… y después el primero de los trabajos que ella me mandé… y que publiqué pasados unos meses: La Maté porque era mía.
9. Adios, Roser, hasta pronto. Te quiero despedir con todos los amigos del Blog. Seguiremos dialogando. Estoy seguro de que ya lo haces, de otra forma, con Logos, también amigo de diálogos fuertes, cargados de evangelio, aunque en otra línea que la tuya.
SEMBLANZA DE ROSER PUIG (por M. Filella)
¡Entrañable amiga de infància, queridisima Roser!
Acaba de llamarme tu hija mayor, Rossi, para decirme que te has ido para siempre silenciosamente, durmiendo, esta noche. Hasta en este paso , el más trascendetal, ha estado presente tu gran e inteligente discreción, tu vivir los acontecimientos importantes sin hacer ruido, y has querido que hoy también fuera así.
Xabier me pide que haga una semblanza de ti. No serà fácil porquè se amontonan recuerdos entrañables de nuestra adolescencia y juventud vividos entre el deporte, la Congregación Mariana en los Jesuitas, la catequesis en un barrio de barracas, las excursiones en bicicleta a escondidas de nuestros padres y a veces en horas de clase. La natación, en la que tu excelias, que en invierno cambiabamos por los patines o el montar a caballo. Tenias una especial disposición física para el crol que has cultivado toda tu vida, casi hasta el final cada mañana hacias tus visitats al mar, cuando ya tu cuerpo empezó a dar señales de que comenzaba otra etapa para ti lo dejaste pero con la esperanza de volver.
Te casaste. Recuerdo tu viaje de luna de miel en tienda de campaña cerca de un lago en el que poder nadar. Nacieron cinco hijos por los que velaste con tu entrega total.
“Cuando me converti, decías,
cuando fuí consciente del nacional catolicismo triunfante y reinante en España
en el que estaba inmersa por mi família,
por mi marido y por mis mismas creencias,
cuando se hizo la luz,
me sumergí en el evangelio, y en él y hasta hoy,
intento encontrar la luz y la fuerza
para que en mi vivir se haga cada dia visible mi compromiso con Jesús de Nazaret.
Vi entonces que mi tarea principal era
transmitir a mis hijos la coherència de vida
que yo buscaba para mi y como el don más preciado que podia ofrecerles.
Mis hijos iban a un colegio de élite, donde las clases sociales,
siempre muy marcadas en esta isla, allí se hacian muy presentes
y aunque era confesional cristiano decidí pasarlos a una escuela pública,
no quería para ellos la posibilidad de que, ya mayores,
utilizaran amistades bien situadas para colocarse ellos.”
Desde entonces te entregaste plenamente a atender a los marginados enfermos, a los seres más desvalidos y olvidados regalándoles generosamente tus energias, el tiempo que tu familia numerosa te permitia, con la calidad que tu amor y tu aguda inteligencia y gran sentido común iluminaban siempre tu vivir y hacer.
Paralelamente leias, estudiabas para estar siempre al dia de los avances bíblicos, teológicos y sociales. Has excelido por tu agudo sentido crítico empapado de exigencia evangelica radical, quedándote con la esencia del evangelio en tus juicios y opiniones, en el acontecer diario de la política, de las injusticias sociales, eclesiales. Siempre con un coraje, dificil de encontrar, buscabas que brillara la verdad.
En esta etapa más reciente has colaborado intensamente con el colectivo de mujeres cristianas llamado “Creients i feministes”. Un grupo de mujeres muy inteligente y valientemente comprometidas en la lucha por los derechos de las mujeres en el mundo y especialmente en la iglesia, con una trayectoria densamente poblada de estudios, jornadas, actos creadores de conciencia en esta lucha entre géneros. Tu, Roser, a menudo me contabas ilusionada, por teléfono, estas realidades.
Y, por fin, esta larga etapa, dolorosa, que ha llegado hoy a la cima con la entrada a esta nueva, espléndida, Vida eterna, para siempre.
Habrá sido muy emocionante ver tu rostro asombrado contemplar la Luz,
libres ya tus ojos de la gran limitación que la ha acompañado.
Seguro que la Luz ha sido feliz de irradiarte y envolverte toda.

Me vienen a la mente unas palabras del mallorquin Antonio Oliver, dice:
“La finalidad de la vida no es su fin. La muerte pertenece al hombre.
Cuando ya no cabes en ti tampoco tiene espacio el tiempo,
entonces soy plenamente yo.
Para algunos muero, dejo de existir, para mi empiezo a SER”.
Mª Àngels Filella i Castells- Lleida
ROSER PUIG NOS HA DEJADO

A las 14,30 de hoy,lunes 2 de Enero de 2012,nos comunica María Bonnin que la compañera de Creyentes y Feministas,Roser Puig nos ha dejado.
Y añade María : " Para nosotras (os),la recordaremos como una mujer valiente,"sin arrugas" en la lengua y poniendo la verdad por encima de todo.Era una de las voces críticas siempre defendiendo a la mujer y reivindicando la igualdad de género ante la Iglesia oficial y la sociedad civil.(Q.e.p.d)
imagen
COMBLIN GENEROSO
Muere en Brasil el sacertote belga y teólogo de la liberación
CARMEN ILABACA HORMAZÁBAL, Carmen.Ilabaca@anasac.cl
CHILE.

ECLESALIA, 29/03/11.- Señor bueno y misericordioso,
en muchas partes del mundo hay una tristeza insondable,
ha partido a tu casa, querido Señor, el P. José Comblin, generoso hombre de Dios en la Tierra, que nos ayudó a entender tu Evangelio desde la mirada de Jesús.
Jesús, amigo nuestro, ayúdanos a entender, nuestra frágil humanidad, para comprender esta triste partida.
Sabemos que en Ti ha encontrado la paz infinita, y calmarás sus tristezas por la verdad de tu Evangelio proclamada con un fuego que lo quemaba por dentro.
A nosotros, nos queda su testimonio de buena vida en Ti, nos ha enseñado a ser valientes y generosos en la entrega de tu Palabra.
Señor bueno, sécales las lágrimas que pudo haber derramado por la causa de tu Evangelio, sobre todo cuando fue injustamente expulsado desde Chile en los tiempos de la horrorosa dictadura militar.
Recibe a este verdadero Pastor, Bienaventurado de tu Verdad, recibe nuestro dolor humano y nuestra felicidad cristiana, porque sabemos que reposa en Ti.
Jesús bueno y Padre de siempre... amén.
(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).
Caros amigos, hermanos y hermanas

Hoy supe por Eduardo Hoornaert, teologo belga que vive en Brasil, que José Comblin por las 8.00 de mañana deste domingo se pasó al Padre a raiz de un enfarto fulminante en Salvador Bahia. Tenia 88 años.
Lloramos por el amigo, hermano, teólogo de la liberación, profeta y amigo de los pobres y a la vez nos alegramos que llegó, después de una laboriosa existencia, al Reino de la Trinidad.

Saludos muy fraternos
lboff
==========================
EN LA MUERTE DE D. SAMUEL RUIZ




Carta del obispo Pedro Casaldáliga
Carta del obispo Juan Godayol
Artículo de Mari Carmen y Fernando Bermúdez-López
Comunicado de la Comandancia General EZLN






1. Carta del obispo Pedro Casaldáliga


Querida gente mía del SICSAL,

Media hora apenas del fallecimiento de D. Samuel, Jesús García me comunicaba la noticia. Una noticia entrañablemente pascual. Yo respondí con un mensaje breve pero más que cordial. Samuel, Tatic Samuel, significa mucho en nuestro SICSAL y sus causas y en mi vida personalmente. Siempre en un ruedo de comunión ecuménica y macroecuménica, con hermanos y hermanas companheros de la "caminhada".

Decía yo en el mensaje que el caminante obispo de Chiapas ha llegado a la Aldea Grande, en la Paz, y que desde allí seguirá siendo, ahora con plena libertad, verdadero profeta en la sociedad y en la iglesia, en medio de los pueblos de nuestra Amerindia.

Ahora sí, definitivamente, vencidas muchas batallas contra el imperio, la idolatría, el racismo, y a pesar del fundamentalismo eclesiástico, y siendo iglesia en opción por los pobres, solidario con todas las causas de los derechos indígenas y de una Iglesia inculturada y libertadora, con la valentía y la serenidad del Evangelio de los pobres.


Con San Bartolome de las Casas, con Taita Leonidas Proaño y con Tatic Samuel Ruiz, todos nosotros, nosotras seguiremos en las luchas y en las esperanzas del Evangelio del Reino.

Pedro Casáldaliga.



2. Carta del obispo Juan Godayol

Gracias Benjamín por la comunicación.

El paso de Samuel Ruíz a la otra dimensión del Amor infinito del Dios de la Vida, me ha llenado de pena y gozo al mismo tiempo.
Realmente ha sido un Santo a carta cabal, un testimonio y referente del Jesús de Nazaret, al mismo tiempo que un estímulo a esta decadente y desfasada administración eclesial, para que regrese a las fuentes de autenticidad, sencillez, y cercanía con los pobres: este Pueblo de Dios que ya lo ha canonizado sin gastar dinero inutilmente en procesos burocráticos medievales.
La última vez que tuve la suerte de compartir con Samuel, fué en el almuerzo de los Obispos en México, con ocasión de la proclamación, por Juan Pablo II, del Sínodo de América (1999) y de La Guadalupana. Fué maravilloso!
Un abrazo!
+ Juan Godayol Colom
Obispo emérito de Ayaviri (Perú)


3. Artículo de Mari Carmen y Fernando Bermúdez-López

DON SAMUEL RUIZ,
PROFETA DE LOS DERECHOS DE LOS POBRES

Acaba de morir uno de los grandes profetas de nuestro tiempo. Fuimos amigos desde hace treinta años. Conocimos a Don Samuel en el año 1981 en San Cristóbal de Las Casas, cuando comenzaron a llegar a Chiapas los primeros refugiados guatemaltecos. Desde el primer momento me impactó su profundidad humana y espiritual y su firme opción por los pobres. Sabía compaginar la sencillez con una recia personalidad. Vibraba escuchando los relatos de Guatemala. Era un hombre con un corazón que latía al ritmo de los procesos de nuestra América.

Después, tuvimos la dicha de trabajar con a él. Posibilitó que en su diócesis se viviera un nuevo modelo de ser Iglesia en base a cinco líneas pastorales: Opción por los pobres y liberación de los oprimidos; Iglesia abierta al mundo y servidora del pueblo; Responsabilidad compartida y pastoral de conjunto; Inserción en la realidad social, concretamente en las culturas indígenas; Comunión con la Iglesia latinoamericana y universal.

Don Samuel fue padre conciliar. El espíritu del Concilio Vaticano II lo insertó en su misión episcopal durante los más de 45 años que estuvo al frente de la diócesis de San Cristóbal de Las Casas.

Samuel impulsó la renovación de la iglesia diocesana como una gran comunidad de comunidades. Una iglesia participativa, toda ella ministerial y misionera, con una jerarquía de servicio. Una iglesia libre frente al poder y a la riqueza. Una iglesia liberadora y profética, que anuncia con la palabra y el testimonio de vida el mensaje de Jesús y denuncia todo aquello que se opone al plan de Dios. Una iglesia defensora de la vida y de los derechos humanos. Una iglesia solidaria con el sufrimiento, esperanzas y luchas de los pobres y excluidos, que acogió a más de 40.000 refugiados guatemaltecos en la década de los ochenta. Una iglesia ecuménica, abierta al diálogo, dispuesta a caminar junto a aquellos, cristianos o no cristianos, que también buscan otro mundo posible de justicia y fraternidad. Una iglesia orante, abierta al Espíritu que busca ser signo y anticipo del reino de Dios en la historia.

En su diócesis no se hacía diferencia entre quien es laico o sacerdote, hombre o mujer. Don Samuel ordenó a más de 400 indígenas con el diaconado permanente. Admitió en su diócesis a pastoras y pastores luteranos y de otras iglesias cristianas como agentes de pastoral. Nosotros, como pareja, fuimos aceptados como agentes de pastoral en su diócesis

Samuel Ruiz era de trato cordial y directo, y siempre muy respetuoso. Era un hombre que infundía confianza. Un amigo de todos. En sus conferencias y homilías fuimos captando el alma profunda y grande de Don Samuel. Era un hombre de Dios, de fe sólida, sentida, hecha experiencia. Don Samuel fue un profeta cuyo testimonio y palabra viven y siguen cuestionando a la Iglesia y a la sociedad. Él olfateaba y señalaba el horizonte utópico, el sueño humano y cristiano, la creación de una nueva humanidad, signo del reino de Dios.

Don Samuel latía al ritmo del sueño eterno de Dios, es decir, con su proyecto para la humanidad. Por eso hablaba con tan hondo convencimiento, propio de los místicos, con paz y serenidad, consciente de que Dios tiene su hora. Siento a este profeta como la traducción a nuestro tiempo y a la realidad latinoamericana de aquellos santos Padres de la Iglesia antigua. Su testimonio de hombre de Dios, su sabiduría y santidad se reflejan en sus homilías. Con su palabra este santo padre de la Iglesia latinoamericana iluminaba con la Palabra de Dios los acontecimientos eclesiales, sociales y políticos.
Otro aspecto de su talla humana y cristiana es su libertad de espíritu.
A Don Samuel siempre lo sentí como un hombre libre, libre de prejuicios, libre frente a la ley,frente al poder, frente al poder, libre frente al Vaticano.

A Don Samuel le dolía el sufrimiento de los pobres. La injusticia, la explotación de los campesinos e indígenas le quemaba por dentro. Fue un defensor de las causas de los pobres. Los indígenas le llamaban “Tatik”, padre. Samuel Ruiz fue un digno sucesor de Fray Bartolomé de Las Casas en Chiapas, en donde éste fue su primer obispo en el siglo XVI. No había celebración religiosa o evento donde no se pronunciara en defensa de los más vulnerables. El pobre fue para él el lugar teológico donde Dios se nos manifiesta. Por eso miraba con simpatía y esperanza la las reivindicaciones de los zapatistas.

Don Samuel, junto con los obispos Sergio Méndez Arceo y Pedro Casaldáliga, a raíz del martirio de monseñor Oscar Romero, impulsaron el movimiento de solidaridad internacional de los pueblos de América Latina, SICSAL.

Con Guatemala fue particularmente solidario. Cuando en 1982 comenzaron a salir riadas de guatemaltecos buscando refugio en Chiapas hizo un llamado a la solidaridad de los cristianos mexicanos para con estos hermanos y hermanas. En sus homilías y eventos de esos años no faltaba la referencia a la solidaridad con los refugiados y con todo el pueblo de Guatemala. Por eso, este pueblo le queda eternamente agradecido como acaba de expresarlo la iglesia de Guatemala, las organizaciones sociales y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca.

Nos llamaba la atención la naturalidad, serenidad, convencimiento y respeto con que Don Samuel hablaba de temas "fronterizos" y dialogaba, por ejemplo, con marxistas no creyentes o con pastores de las iglesias protestantes

Ha sido para nosotros un honor y motivo de gozo el haber conocido a un profeta, y más que profeta, un santo. Don Samuel fue un santo de nuestro tiempo. Su gran milagro fue la fidelidad a la causa del reino de Dios hasta la muerte. Por eso su testimonio y su presencia seguirán vivos, alimentando nuestra esperanza en la utopía del reino de Dios.

Mari Carmen y Fernando Bermúdez-López




Comunicado de la Comandancia General EZLN


COMUNICADO DEL COMITÉ CLANDESTINO REVOLUCIONARIO INDÍGENA-COMANDANCIA GENERAL DEL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.


ENERO DEL 2011. AL PUEBLO DE MÉXICO

El Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional manifiesta su pesar por la muerte del Obispo Emérito Don Samuel Ruiz García.
En el EZLN militan personas con diferentes credos y sin creencia religiosa alguna, pero la estatura humana de este hombre (y la de quienes, como él, caminan del lado de los oprimidos, los despojados, los reprimidos, los despreciados), llama a nuestra palabra.
Aunque no fueron pocas ni superficiales las diferencias, desacuerdos y distancias, hoy queremos remarcar un compromiso y una trayectoria que no son sólo de un individuo, sino de toda una corriente dentro de la Iglesia Católica.
Don Samuel Ruiz García no sólo destacó en un catolicismo practicado en y con los desposeídos, con su equipo también formó toda una generación de cristianos comprometidos con esa práctica de la religión católica. No sólo se preocupó por la grave situación de miseria y marginación de los pueblos originarios de Chiapas, también trabajó, junto con heroico equipo de pastoral, por mejorar esas indignas condiciones de vida y muerte.
Lo que los gobiernos olvidaron propositivamente para cultivar la muerte, se hizo memoria de vida en la diócesis de San Cristóbal de Las Casas.
Don Samuel Ruiz García y su equipo no sólo se empeñaron en alcanzar la paz con justicia y dignidad para los indígenas de Chiapas, también arriesgaron y arriesgan su vida, libertad y bienes en ese camino truncado por la soberbia del poder político.
Incluso desde mucho antes de nuestro alzamiento en 1994, la Diócesis de San Cristóbal padeció el hostigamiento, los ataques y las calumnias del Ejército Federal y de los gobiernos estatales en turno.
Al menos desde Juan Sabines Gutiérrez (recordado por la masacre de Wolonchan en 1980) y pasando por el General Absalón Castellanos Domínguez, Patrocinio González Garrido, Elmar Setzer M., Eduardo Robledo Rincón, Julio César Ruiz Ferro (uno de los autores de la matanza de Acteal en 1997) y Roberto Albores Guillén (más conocido como “el croquetas”), los gobernadores de Chiapas hostigaron a quienes en la diócesis de San Cristóbal se opusieron a sus matanzas y al manejo del Estado como si fuera una hacienda porfirista.
Desde 1994, durante su trabajo en la Comisión Nacional de Intermediación (CONAI), en compañía de las mujeres y hombres que formaron esa instancia de paz, Don Samuel recibió presiones, hostigamientos y amenazas, incluyendo atentados contra su vida por parte del grupo paramilitar mal llamado “Paz y Justicia”.
Y siendo presidente de la CONAI Don Samuel sufrió también, en febrero de 1995, un amago de encarcelamiento.
Ernesto Zedillo Ponce de León, como parte de una estrategia de distracción (tal y como se hace ahora) para ocultar la grave crisis económica en la que él y Carlos Salinas de Gortari habían sumido al país, reactivó la guerra contra las comunidades indígenas zapatistas.
Al mismo tiempo que lanzaba una gran ofensiva militar en contra del EZLN (misma que fracasó), Zedillo atacó a la Comisión Nacional de Intermediación.
Obsesionado con la idea de acabar con Don Samuel, el entonces presidente de México, y ahora empleado de trasnacionales, aprovechó la alianza que, bajo la tutela de Carlos Salinas de Gortari y Diego Fernández de Cevallos, se había forjado entre el PRI y el PAN.
En esas fechas, en una reunión con la cúpula eclesial católica, el entonces Procurador General de la República, el panista y fanático del espiritismo y la brujería más chambones, Antonio Lozano Gracia, blandió frente a Don Samuel Ruiz García un documento con la orden de aprehensión en su contra.
Y cuentan que el procurador graduado en Ciencias Ocultas fue confrontado por los demás obispos, entre ellos Norberto Rivera, quienes salieron en la defensa del titular de la Diócesis de San Cristóbal.
La alianza PRI-PAN (a la que luego se unirían en Chiapas el PRD y el PT) en contra de la Iglesia Católica progresista no se detuvo ahí. Desde los gobiernos federal y estatal se apadrinaron ataques, calumnias y atentados en contra de los miembros de la Diócesis.
El Ejército Federal no se quedó atrás. Al mismo tiempo que financiaba, entrenaba y pertrechaba a grupos paramilitares, se promovía la especie de que la Diócesis sembraba la violencia.
La tesis de entonces (y que hoy es repetida por idiotas de la izquierda de escritorio) era que la Diócesis había formado a las bases y a los cuadros de dirección del EZLN.
Un botón de la amplia muestra de estos argumentos ridículos se dio cuando un general mostraba un libro como prueba de la liga de la Diócesis con los “transgresores de la ley”.
El título del libro incriminatorio es “El Evangelio según San Marcos”.
Hoy en día esos ataques no han cesado.
El Centro de Derechos Humanos “Fray Bartolomé de Las Casas” recibe continuamente amenazas y hostigamientos.
Además de ser haber sido fundado por Don Samuel Ruiz García y de tener una inspiración cristiana, el “Frayba” tiene como “delitos agravantes” el creer en la Integralidad e Indivisibilidad de los Derechos Humanos, el respeto a la diversidad cultural y al derecho a la Libre Determinación, la justicia integral como requisito para la paz, y el desarrollo de una cultura de diálogo, tolerancia y reconciliación, con respeto a la pluralidad cultural y religiosa.
Nada más molesto que esos principios.
Y esta molestia llega hasta el Vaticano, donde se maniobra para partir la diócesis de San Cristóbal de Las Casas en dos, de modo de diluir la alternativa en, por y con los pobres, en la acomodaticia que lava conciencias en dinero. Aprovechando el deceso de Don Samuel, se reactiva ese proyecto de control y división.
Porque allá arriba entienden que la opción por los pobres no muere con Don Samuel. Vive y actúa en todo ese sector de la Iglesia Católica que decidió ser consecuente con lo que se predica.
Mientras tanto, el equipo de pastoral, y especialmente los diáconos, ministros y catequistas (indígenas católicos de las comunidades) sufren las calumnias, insultos y ataques de los neo-amantes de la guerra. El Poder sigue añorando sus días de señorío y ven en el trabajo de la Diócesis un obstáculo para reinstaurar su régimen de horca y cuchillo.
El grotesco desfile de personajes de la vida política local y nacional frente al féretro de Don Samuel no es para honrarlo, sino para comprobar, con alivio, que ha muerto; y los medios de comunicación locales simulan lamentar lo que en realidad festinan.
Por encima de todos esos ataques y conspiraciones eclesiales, Don Samuel Ruiz García y l@s cristian@s como él, tuvieron, tienen y tendrán un lugar especial en el moreno corazón de las comunidades indígenas zapatistas.
Ahora que está de moda condenar a toda la Iglesia Católica por los crímenes, desmanes, comisiones y omisiones de algunos de sus prelados…
Ahora que el sector autodenominado “progresista” se solaza en hacer burla y escarnio de la Iglesia Católica toda…
Ahora que se alienta el ver en todo sacerdote a un pederasta en potencia o en activo…
Ahora sería bueno voltear a mirar hacia abajo y encontrar ahí a quienes, como antes Don Samuel, desafiaron y desafían al Poder.
Porque est@s cristianos creen firmemente en que la justicia debe reinar también en este mundo.
Y así lo viven, y mueren, en pensamiento, palabra y obra.
Porque si bien es cierto que hay Marciales y Onésimos en la Iglesia Católica, también hubo y hay Roncos, Ernestos, Samueles, Arturos, Raúles, Sergios, Bartolomés, Joeles, Heribertos, Raymundos, Salvadores, Santiagos, Diegos, Estelas, Victorias, y miles de religios@s y seglares que, estando del lado de la justicia y la libertad, están del lado de la vida.
En el EZLN, católicos y no católicos, creyentes y no creyentes, hoy no sólo honramos la memoria de Don Samuel Ruiz García.
También, y sobre todo, saludamos el compromiso consecuente de l@s cristian@s y creyentes que en Chiapas, en México y en el Mundo, no guardan un silencio cómplice frente a la injusticia, ni permanecen inmóviles frente a la guerra.
Se va Don Samuel, pero quedan muchas otras, muchos otros que, en y por la fe católica cristiana, luchan por un mundo terrenal más justo, más libre, más democrático, es decir, por un mundo mejor.
Salud a ellas y ellos, porque de sus desvelos también se nacerá el mañana.
¡LIBERTAD!
¡JUSTICIA!
¡DEMOCRACIA!

Desde las montañas del Sureste Mexicano.
Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del EZLN.

Teniente Coronel Insurgente Moisés.
Subcomandante Insurgente Marcos.
México, Enero del 2011.

( Textos recibidos de Benjamín Forcano ).
"Si no honramos a nuestros muertos, ¿quién lo va a hacer?"
 
 
ULTIMO ADIÓS A UN LUCHADOR POR LA CAUSA DE LOS TRABAJADORES

Marcelino Camacho en Murcia, aquel 16 de abril de 2003
 
 
VIII Jornada para el Recuerdo, acto de homenaje a los Caídos por la Libertad ante el cementerio murciano de Espinardo.
 
Al hacer balance del año transcurrido desde la Jornada anterior, Izquierda Unida de la Región de Murcia, no había cumplido ninguno de los compromisos con la asociación "Amigos de los Caídos por la Libertad". Ni se había unido a la campaña en contra de los símbolos franquistas, ni habían intentado buscar entre sus responsables y bases en cada pueblo, interlocutores con nuestra asociación para promover recogidas de testimonios y celebrar actos memorialistas, ni tampoco había llevado al parlamento regional la incapacidad del Juzgado Militar de Cartagena, que alegando el desorden reinante en sus archivos, negaba a más de cuatrocientos ex-presos solicitantes, el "testimonio de condena" de los sumarísimos de urgencia franquista, que les hubiese permitido acceder a las compensaciones económicas, aprobadas por la Asamblea Regional. Todo lo que había prometido se quedó en nada. A los sindicatos CC.OO. y UGT, así como al PSOE, tan solo pensábamos dedicarles, si no una calificación muy expresiva: traidores a la Memoria Histórica de las víctimas del franquismo.
 
Aquella mañana, yo llevaba en mi bolsillo las cuartillas con el discurso de apertura de aquella jornada, en la que se le pegaba un buen repaso a Izquierda Unida, por su reprobable incumplimiento de compromisos. Cuando me disponía a comenzar, vimos aparecer una pequeña comitiva de coches, apareciendo en escena todo el "staff" de IU y del PCE de la Región de Murcia, entre éllos, Ginés Fernández (PCE), Joaquín Dólera (IU), Raúl Puerta, Pedro Marset, Elvira Ramos, Juana López y varios "históricos" más de IU y sobre todo, de CCO.OO y del PCE. Se me acerca Joaquín Dólera y me dice: "ha hecho un gran esfuerzo porque su viaje a Murcia es muy breve y tiene un calendario apretado, pero ha querido estar esta mañana con vosotros y aquí está" Y seguidamente me presento a... ¡¡Marcelino Camacho!!.
 
Tras los emocionados abrazos, comprensibles por la alta significación del personaje, hice un aparte con los componentes de la Junta Directiva de la asociación, y acordamos no dar lectura al mensaje que habíamos consensuado. Marcelino no se merecía el bochorno de ver desnudar en público, el condenable abandono de la Memoria, que los máximos responsables murcianos de IU y del PCE murcianos, venían practicando desde hasta donde la memoria alcanza. Hube de improvisar el discurso, llamando al compromiso de la izquierda, como heredera del legado moral de los Caídos por la Libertad, de los trescientos setenta y siete republicanos cuyos restos yacían en aquella fosa común dignificada, y por los otros trescientos cu­yos restos siguen en paradero desconocido. A más de uno de los del séquito de Marcelino Camacho, se le iba un color y se le venía otro.
 
Cuando le tocó el turno al fundador de Comisiones Obreras, se me quedaron grabadas para siempre estas palabras: "Si no honramos a nuestros muertos ¿quién lo va a hacer?.
 
Ayer jueves, cuando descansábamos tomando un refresco, un amigo que había estado trabajando acompañado de su padre (nieto e hijo de un líder anarquista, asesinado por la guardia civil a tiros en pleno campo, tras fugarse de la prisión), aquél me comentó que hablando con un responsable local de IU, le sugirió que se unieran el próximo año a la Jornada para el Recuerdo, que desde 1995 se viene realizando el 14 de Abril ante el Panteón.
 
Su respuesta fue: "Eso es un asunto de los familiares"
 
Evidentemente, este responsable de Izquierda Unida, no pensaba lo mismo que Marcelino Camacho, como sucede los que con su indiferencia activa, han dejado su Memoria en el más absoluto de los abandonos. ¡¡Menos mal que están "los familiares"!!.
 
En este día tan triste de su partida definitiva, me sentía con la obligación de evocar con cariño y tristeza, este recuerdo del único encuentro que he tenido en mi vida con Marcelino Camacho.
 
Descanse en paz.

Floren Dimas Balsalobre
 
imagen
LABORDETA, EN LA PLENITUD

BRAULIO HERNÁNDEZ MARTÍNEZ, brauhm@gmail.com

TRES CANTOS (MADRID).



ECLESALIA, 21/09/10.- Cuando en la noche del sábado al domingo, sobre la 1’45, yo conectaba la radio con la que me suelo dormir, esa emisora anunciaba, en primicia, la noticia de la muerte de José Antonio Labordeta. Hacía poco más de dos horas que, casualmente, habíamos entonado (en la eucaristía) la canción más representativa del carismático y polifacético cantautor aragonés: su famoso “Canto a la libertad”. No pude por menos de coger el móvil y enviarle un escueto SMS a Cinta, comunicándole la noticia. No parecería casual que ella hubiera pedido cantar, precisamente esa canción que cantamos, como dice el refrán, de pascuas a ramos, a la misma hora que Labordeta estaba agonizando. La petición surgió tras la escucha y puesta en común de lo que nos decían las lecturas litúrgicas del día.

Esa canción de Labordeta, el “peregrino que iba buscando nuestras raíces, dando voz a esos campesinos, pastores, y amas de casa sin voz…”, venía como anillo al dedo a las tres lecturas: la denuncia social del profeta Amós (tan actual en una Europa donde se hacen deportaciones de ciudadanos europeos, porque no tienen recursos); la de S. Pablo pidiendo sabios gobernantes; y el evangelio, con la parábola del “dinero injusto”: una denuncia contra el dios dinero del neoliberalismo.

José Antonio Labordeta tenía en común con Miguel Delibes sus preocupaciones sociales como la defensa del débil y del mundo rural que se despuebla. Como ocurrió aquella tarde noche, en la eucaristía, el día del entierro de Miguel Delibes, también (esta vez sin nosotros saberlo) Labordeta se hacía “presente”, anticipadamente, a través de una canción convertida en su seña de identidad. El día del entierro de Miguel Delibes, en todas las iglesias del planeta se escuchaba el salmo 34: el mismo que el autor vallisoletano plasmó en su novela, El Hereje, cuando narra el encuentro del protagonista principal (acabaría “quemado” en la hoguera) en aquella comunidad clandestina de su Valladolid. También, ayer por la noche, mientras Labordeta agonizaba, en el hospital Miguel Servet (nombre de otro quemado ilustre, éste por la Inquisición protestante), entonábamos su canción más universal: su Himno a la libertad. A esa hora, Labordeta ya estaba preparando su otra mochila. Hacia la plenitud. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).



Canto a libertad

(José Antonio Labordeta)

Habrá un día en que todos
Al levantar la vista
Veremos una tierra
Que ponga libertad (bis)

Hermano aquí mi mano
Será tuya mi frente
Y tu gesto de siempre
Caerá sin levantar
Huracanes de miedo
Ante la libertad

Haremos el camino
En un mismo trazado
Uniendo nuestros hombros
Para así levantar
A aquellos que cayeron
Gritando libertad

Sonarán las campanas
Desde los campanarios
Y los campos desiertos
Volverán a granar
Unas espigas altas
Dispuestas para el pan


Para un pan que en los siglos
Nunca fue repartido
Entre todos aquellos
Que hicieron lo posible
Para empujar la historia
Hacia la libertad

También será posible
Que esa hermosa mañana
Ni tú, ni yo, ni el otro
La lleguemos a ver
Pero habrá que empujarla
Para que pueda ser

Que sea como un viento
Que arranque los matojos
Surgiendo la verdad
Y limpie los caminos
De siglos de destrozos
Contra la libertad

imagen
RAIMON PANIKKAR: DIÁLOGO E INTERCULTURALIDAD

JUAN JOSÉ TAMAYO

Cuando me llamó Salvador Paniker la tarde del 26 de agosto me temí lo peor. Y mis temores se confirmaron. Era para comunicarme el fallecimiento de su hermano Raimon, que me dejó sumido en un estado de conmoción del que tardé en salir. Y no era para menos. Durante los últimos treinta años tuve la suerte de disfrutar de la amistad y del discipulado de Raimon Panikkar, de quien aprendí lecciones teóricas y prácticas de gratuidad, convivencia, diálogo y equilibrio mental y emocional. Con él coincidí en congresos, semanas y encuentros de estudio, intercambié un largo epistolario en forma de tarjetas de letra con caracteres casi indescifrables y mantuve frecuentes conversaciones telefónicas hasta que la enfermedad se lo impidió. En reiteradas ocasiones le invité a participar en los Congresos de Teología que la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII viene celebrando desde hace treinta años y en Cursos de Verano. Sólo en una ocasión declinó la invitación. Fue el año pasado cuando le llamé para que dar una conferencia en el curso sobre “Judaísmo, Cristianismo e Islam, tres religiones en diálogo” celebrado en el palacio de la Magdalena de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. El estado de postración en que se encontraba le impedía desplazarse de Tavertet a Santander. Le invité también a escribir en obras colectivas y diccionarios sobre la interculturalidad y el diálogo intra- e interreligioso, dos campos en los que era uno de principales especialistas mundiales, más aún, el pionero y referente desde hace cuarenta años a partir de sus profundos y dilatados conocimientos de las diferentes tradiciones religiosas y culturales.
¿Quién era, quién es –porque sigue vivo en la mente y los sentimientos de mucha gente- Raimon Panikkar-. Sirva como primera aproximación la definición que ofrece el teólogo colombiano José Luis Meza Rueda de la rica y compleja personalidad del intelectual catalán en su excelente obra La antropología de Raimon Panikkar, que acaba de aparecer: “filósofo y teólogo; místico y maestro; políglota y poeta; cristiano, hindú, buddhista y secular; ciudadano del mundo y estudioso de las culturas y las religiones… De ideas desconcertantes y fascinantes, de un pensamiento agudo, pero problematizador, de una pluma prolija e insistente, de grandes admiradores pero también de grandes detractores” (p. 23). Yo añadiría: hombre de diálogo y de interculturalidad.
“Sin diálogo, el ser humano se asfixia y las religiones se anquilosan”. Fue en 1993 cuando escribió sentencia tan aforística en un artículo sobre “Diálogo inter- e intrarreligioso” recogido luego en Nuevo Diccionario de Teología (Trotta, Madrid, 2005, pp. 243-251). En él establece las bases del diálogo como alternativa a los fundamentalismos, dogmatismos, anatemas e intolerancias de las religiones y de las culturas hegemónicas, pero también como superación de los monolingüismos, colonialismos y guerras religiosas.
Pero el diálogo no lo defiende en abstracto y en el vacío, sino entre filosofía y teología, religión y ciencia, Occidente y Oriente, Atenas y Jerusalén, culturas y religiones. A partir de su conocimiento de las culturas, filosofías y las religiones de la India (La experiencia filosófica de la India, Trotta, Madrid 1997, o 2000), fue pionero en el diálogo con el hinduismo y se adelantó al concilio Vaticano II. En 1961 defendió su tesis doctoral en teología en la Universidad Lateranense de Roma sobre El Cristo desconocido del hinduismo (Marova, Madrid, 1970), el más conocido, emblemático y traducido de su extensa bibliografía. Posteriormente abrió una nueva ruta de diálogo con el buddhismo con El silencio de Dios (1970), que más tarde actualizó bajo el título El silencio del Buddha. Una introducción al ateísmo religioso (Siruela, Madrid, 1996)
Raimon Panikkar encarnaba en su persona ese diálogo y el peregrinaje por las diferentes tradiciones religiosas y culturas. Es proverbial su confesión de fe interreligiosa: “Marché (de Europa a la India) cristiano, me descubrí a mí mismo hindú y volví buddhista, sin haber dejado de ser cristiano”. Más tarde hablaría de la confluencia en su persona de cuatro grandes ríos: el cristiano, el hindú, el buddhista y el secular. ¡Todo un ejemplo de equilibrio entre creencias religiosas y secularidad.
“Debido a que filosofamos dialogando con el otro… la filosofía se convierte en intercultural, ya que al hablar con el otro transgredo el ámbito de mi cultura individual y entro realmente en el terreno intercultural que a veces ayudo a crear”. Raimon Panikkar es reconocido como el iniciador y uno de los principales impulsores de la filosofía intercultural, que entiende como algo más que una conversación entre vecinos o un diálogo de sobremesa en torno a lo divino y lo humano, y que no confunde con el multiculturalismo, que se limita defender la coexistencia de las culturas, y la transdisciplinariedad, ya que las culturas son algo más que disciplinas. En la interculturalidad no hay absorción de una cultura por otra, pero tampoco independencia, sino correlación.
El método de la interculturalidad es el diálogo. Pero ¿qué tipo de diálogo? Con la originalidad conceptual que le caracterizaba, lo definía como diálogo dialogal y duologal, que implica confianza mutua en una aventura común hacia lo desconocido y aspiración a la concordia discorde. Este tipo de diálogo lleva a descubrir al otro no como un extranjero, sino como un compañero, no como un ello anónimo y despersonalizado, sino como un tú en el yo.
Termino con un texto del Libre d’ Amic e Amat del filósofo y místico Ramón Llull (1232-1315), precursor de la interculturalidad: “El pájaro cantaba en el huerto del amado. El amante llega y dice al pájaro: si no podemos entendernos el uno al otro a través de lenguajes, entendámonos entonces uno a otro a través del amor, ya que en tu canción mi amado es evocado en mis ojos”. Raimon Panikkar se entendía con todo el mundo, con creyentes y no creyentes, amigos y adversarios, discípulos maestros, con los sistemas de creencias, culturas y cosmovisiones, por muy diferentes que fueran, incluso dentro de la discrepancia, a través del amor y de la mirada limpia. ¡Excelente método para avanzar en el camino hacia la convivencia entre los pueblos y la paz, tanto interior como exterior!
imagen
"De siempre, la trascendencia para mí
es vital hasta la médula de los huesos".


José Mª Diez Alegría ha pasado de la vida a la resurrección.

Celebraremos la esperanza cristiana en:

. PARROQUIA SANTO TOMAS DE VILLANUEVA
(Calle Leoneses, esquina de Villalobos)
Viernes 2 de Julio.
20, 30 horas.


. José Mª Díez Alegría, cuando estaba para cumplir 60 años,
tuvo una enfermadad con posible y seria lesión de la médula.
Fue consiciente de que o podía entrar
en un proceso degenerativo endógeno de la médula
o podía tener remedio.
" Esto me hizo afrontar el problema de la muerte (de mi muerte)
con un realismo y una inmediatez que nunca anteriormente
había tenido ocasión de experimentar. Superada una primera reacción
de estremecimiento de miedo, pude afrontar con serenidad la situación
en que me ponía la posibilidad muy concreta de una muerte próxima.
Ni por un momento negué trascendencia (el misterio de esperanza)
que es para mi vital hasta la médula de los huesos, y de siempre.
Pero no me planté sin más "al otro lado", sino que me quedé
frente a la muerte. Claro que no estaba sin esperanza trascendente.
Pero creo que también era sincero mi no insistir en ella,
mi quedar plantado con los pies en la tierra, y así enfrentarme con la muerte.
Porque la esperanza trascedente es "luz oscura", ( misterio)
y la muerte estaba delante como una realidad tangible.
Yo procuré no cerrar los ojos. Afrontarla positivamente.
Hasta qué punto esta experiencia sea válida hasta el fondo,
no lo sabré hasta que repita la experiencia en la conyuntura de la muerte
consumada de hecho. Pero tuvo algo de experiencia existencial.
No me daba tristeza morir. No que estuviera deseando morirme.
Ni por hastío de la vida, que no tenía ni tengo, ni por una exaltación mística
como la que le hacía decir a Pablo: "deseo marchar y estar con Cristo" (Filipenses 1,23).
Estaba afrontando la muerte sin misticismo.
No me daba pena morir; aún más, hasta cierto punto,
me gustaba morirme entonces, aunque también me gustaba no morirme,
y me gusta aún no haberme muerto.
¿Por qué no me daba tristeza la perspectiva de morirme?
Fundamentalmente porque había captado que estar con Jesús era estar, en serio,
con los pobres y opimidos. Aunque en una medida modestísima
había podido hacer algo en esa dirección. De los 44 a los 59 años he convivivo
con obreros, he dormido en chavolas, he compartido dormitorios en en literas
con jóvenes trabajadores. Como he aprendido de los jóvenes universiarios.
Y de los incrédulos abiertos al amor a los hombres. Y de los "cristianos progresistas".
El haber podido llevar a cabo este poco se me ha prsentado como una "gracia" preciosa.
Teniendo yo las circunstancias que he tenido, ha sido casi como un milagro.
Hubo algo en esta experiencia mía de enfrentarme en paz con la muerte,
que me resulta importante. La pacífica y plenamente humana , y positiva aceptación
de la muerte no necesita apoyarse en el más allá , se puede (y se debe) sustentarse
en lo que deja atrás, fundamntalmente en la vida vivida en el amor al prójimo.
Si es es así, ¿cómo podía ver yo con tanta paz la muerte ,
que era separación de los seres queridos?
Yo creo que aquí estaban presentes y prevalentes
mi fe en la resurrección - en Jesucristo- y mi esperanza estológica,
que pasa como un ancla hasta el otro lado de la muerte y llega
(con los ojos cerrados) al "más allá". Pero es una esperanza que no se centra
en fantasmagorías apocalípticas, sino en la experiencia del amor cristiano,
que es amor humano auténtico abierto al infinito: la revelación de Jesús en la tierra.
San Pablo ha escrito: "El amor no acaba nunca" (1 Corintios, 13, 8).
Y San Juan dice: "Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida,
porque amamos a los hermanos" (1 Juan 3,14).
Mi firme esperanza escatológica no se centra sobre un " mito"
sino sobre una "experiencia": la de haber empezado a aprender humildemente
lo que es amar al prójimo y tener hambre de justicia.
Por eso, frente a la posibilidad concreta de una muerte inmediata,
me sentía gozoso.
CREO EN LA ESPERANZA".

(Yo creo en la esperanza, DDB, 1972, pp. 191-196).
============================================
Testamento espiritual del alcalde de Solsona: Xavier Jounou Bajo.

“Dios lo ha querido y yo lo acepto. Siempre he estado a su disposición, y no puedo echarme atrás ahora, aun cuando me cueste entenderlo.
Vivimos tan intensamente, que parece que no pueda ser que, de repente, de hoy para mañana, te pueda atrapar una enfermedad como la que se ha enamorado de mí y paralizarlo todo. Pero la realidad ha sido esta, y es esta la que hemos tenido que aceptar y encarar, a pesar de que nos cueste.
Marcho conformado, tranquilo y sereno, pero con el alma sobrecogida por todas las personas estimadas que dejo. Mi esposa Isabel y nuestras hijas, Laura y Rut. Mis padres, hermanas, tíos u tías, mi suegra, cuñados, sobrinos, que se han desvivido por mí y me han dado ¡más amor del que me podía llegar a imaginar! Y también el de tantos amigos y amigas y conocidos que he sentido tan cerca durante todo este proceso que me lleva hoy aquí! No sabéis el bien y el calor humano que he llegado a experimentar muy adentro del corazón, y cómo me ha ayudado a luchar hasta dónde he podido, al sentir vuestro aliento afectuoso siempre muy cerca.
Sé que hoy también marcha un alcalde de Solsona. No ha sido nunca para mí un objetivo serlo, era más bien como una disponibilidad que sentía. Y os puedo decir que bien ha valido la pena, que he sentido muchas cosas haciendo, que he podido compartir horas de trabajo, de preocupaciones, pero también de anhelos y muchas ilusiones y momentos preciosos, tanto con la totalidad de los regidores como con el amplio abanico de trabajadores municipales. Y he podido hablar con tanta gente y conocer tanta de nueva... He procurado tener un marcado sentido institucional del cargo, y ser el alcalde de todos “els i solsonines”; a la vez que he procurado ser justo y atender a todo el mundo por igual. De todas maneras, me debo haber podido equivocar algunas veces, y es por esto que querría pedir disculpas si alguien en algún momento se ha sentido desatendido o decepcionado.
En fin, me he sentido muy orgulloso de poder ser alcalde de la ciudad que tanto amo, y he intentado hacer todo lo bien que he sabido. Siempre me he sentido, pese a las normales discrepancias, apreciado y respetado, hecho que valoro mucho. Os pido, por favor, consideración y comprensión para el gobierno municipal; no ha sido fácil todo este tiempo para ellos este estado en el que me he encontrado. Yo pongo toda la confianza. Del mismo modo que deposito toda mi confianza y aboco todo mi aprecio personal en el nuevo alcalde. Es una bellísima persona, honrada y firme, que pondrá toda la dedicación y aprecio que requiere el cargo y la ciudad.
Ser y hacer de labrador ha sido mi vida. Y quiero reivindicar la necesidad que tiene la sociedad de demostrar, con hechos más que con palabras, que nuestra actividad es imprescindible, pero que, a la vez, la gente que vivimos en el campo no podemos ser unos llorones eternos, sino unos innovadores y renovadores constantes.
Ser cristiano y ser catalán son dos hechos que me han marcado profundamente en la vida.
Os aliento a seguir trabajando para poder llegar a la plena soberanía nacional, fruto de una mayoría democrática que la avale. Una Cataluña dónde quepa todo el mundo que quiera estar en ella. Y, en estos momentos, osaría pedir a la sociedad un poco más de confianza y de comprensión en la clase política catalana. Ya sé que pasa el que pasa, pero también es cierto que hay mucha gente que se dedica de manera correctísima y pensando sólo en el bien de todos. No seamos injustos poniendo a todo el mundo en el mismo saco. Y a la clase política le pediría más generosidad y mucha apertura de miras. No hay nadie en posesión de la verdad ni de nada que sea de todos, ni nadie solo puede atribuirse ser Cataluña. Por favor, paremos un momento, recapacitemos y démonos cuenta que nuestra desunión es, a la vez, nuestra más grande debilidad. Y que, sobre todo, no podemos ejercer la política desde el rencor, desde el recelo constante, ni desde las batallitas entre los partidos y dentro de ellos. No nos lleva a ninguna parte que no sea al embelesamiento, a menudo tonto, de la militancia de turno de cada partido. Pero esto también es estéril
Y mi pobre y amada Iglesia! Tan cómoda en Roma y tan desubicada en la cueva de Belén! Esta jerarquía tan alejada del Concilio Vaticano II, y a la vez tan recelosamente garante de aquello que debería ser secundario. Tan satisfecha haciendo celebraciones con reminiscencias del pasado dentro de engalanados templos, y tan ausente en su principal misión evangélica, la de piedras hacia fuera, allá dónde aplicar y vivir la fe y la donación cobra todo su sentido el ser cristiano. ¡Como me he sentido cerca siempre de la gente sencilla que trabaja en sus parroquias, de la gente que por amor a Cristo se da de manera humilde y nada ruidosa. Cómo me acuerdo en estos momentos del obispo Pere, allá en Araguaia, o de las monjas del Hospital y de tantas y tantas otras vidas, creyentes y no creyentes, entregadas de lleno a derramar amor sobre quien más lo necesita, ya sea por fidelidad al Evangelio, ya sea por amor a la dignidad humana. Y no es lo suficiente vergonzoso que los cristianos, a estas horas todavía vivamos divididos.
Todo irá a mejor, ya lo veréis. El mal siempre hace mucho ruido, al contrario del bien, que es silencioso. Pero hay mucha bondad todavía en mucha gente para cambiar muchas cosas y poderes. Seguro. El mundo ha de ir a mejor. Trabajemos por hacerlo realidad!
Bien, me voy, si me quiere, con el Hijo del carpintero de Nazaret, mi guía en esta vida terrenal.
Aquí, cerca de la Virgen María del Claustro, os digo adiós.
Dios lo ha querido y yo lo acepto, y le pido que os ayude a aceptarlo a vosotros.
¡Que en el cielo nos podamos reencontrar todos juntos. Me llevo todo vuestro amor y todo vuestro afecto dentro de la cajita de mi corazón!
(+) Xavier Jounou
Alcalde de Solsona
Ayuntamiento de Solsona

imagen
Edward Schillebeeckx.

Por José María Castillo, teólogo.
La víspera de Navidad falleció, en Nimega (Holanda), uno de los teólogos más grandes que produjo el s. XX. Tenía 95 años. Y era dominico.

Lunes 28 de diciembre de 2009.


Fuente: josemariacastillo
Quienes visitan este blog se manejan en Internet y no les será difícil encontrar un buen resumen biográfico de este hombre genial y de su enorme y valiosa producción teológica.
Por eso, al recordar a este teólogo que "se atrevió a pensar" por sí mismo, quiero limitarme a indicar lo que nos viene a decir, en este momento, cuando nos deja este gran maestro, uno de los pensadores más serios y fecundos del siglos pasado.
Lo primero, lo más claro, es que la muerte de indica el final inminente de la generación de grandes teólogos que brillaron, con luz propia, en el s. XX. La generación de aquellos hombres geniales que fueron capaces de dar una orientación nueva al Cristianismo y a la Iglesia, los pensadores más fecundos que ha tenido la tradición cristiana después del s. XVI. Hablo de H. Urs von Balthasar, Karl Barth, Dietrich Bonhoeffer, Rudolf Bultmann, M. D. Chenu, Yves Congar, Henri de Lubac, Karl Rahner, Paul Tillich y el propio E. Schillebeeckx.
Se puede decir que de ellos, aún nos quedan hombres eminentes como, entre otros, el caso de Hans Küng o J. B. Metz. Pero es claro que éstos (al menos, por ahora) ya son los últimos testigos de una generación que se acaba. Porque es claro que, detrás de esos nombres, ya no vienen otros de la misma talla, con parecida creatividad y con la misma libertad para pensar por sí mismos.
Esto quiere decir que la teología se ha empobrecido. Precisamente cuando el mundo está cambiando más de prisa, cuando se nos plantean preguntas nuevas que no imaginábamos, cuando necesitamos hombres libres, que sean capaces de pensar, desde situaciones que no sospechábamos, el tema de Dios y de la Religión, el significado de Cristo, el papel de la Iglesia, las respuestas que exige la ética mundial..., ahora precisamente se van apagando las luces, nos vamos quedando sin las nuevas soluciones para los nuevos problemas; y nos vemos en la penosa situación de quienes tienen que soportar la palabrería clerical de antaño, los tópicos de sacristía de toda la vida, para dar respuesta a quienes buscan (quizá sin saberlo) caminos nuevos para salir de la parálisis mental y valorativa en que nos hemos atascado.
¿Qué nos está pasando? ¿Por qué añoramos la libertad y la creatividad de hombres que se han muerto de viejos, al tiempo que nos produce tanto rechazo la petulancia autosuficiente de chicos jóvenes, de muchachos que aún están madurando, y van por la vida diciendo que ellos no tienen nada que aprender de quienes, en los pasados años 60, fueron capaces de darle un giro nuevo a la Iglesia y a la historia del cristianismo?
Es verdad que, en los años que siguieron al Vaticano II, hubo mucha gente desconcertada, gente que no supo (o no pudo) asumir los cambios a los que se tuvieron que enfrentar. Es verdad también que Pablo VI fue, a veces duvitativo, quizá tuvo miedos inconfesables, cosa que se traslucía en algunas de sus decisiones. Pero lo más claro que muchos vemos ahora es que el largo pontificado de Juan Pablo II ha sido decisivo para frenar los cambios más importantes del Concilio.
Y, sobbre todo, hoy vemos con claridad que el proyecto de aquel Papa fue asumir y monopolizar, él solo, el pensamiento y la orientación que tiene que llevar la Iglesia en estos tiempos. Al decir esto, recuerdo lo que Y. Congar escribía en su Diario, cuando decía, refiriéndose a Pío XII, que aquel Papa había desarrollado hasta la obsesión el convencimiento de que el papel de los teólogos se reduce a comentar y argumentar lo que el Papa de turno dice en cada documento y cada vez que habla en público. Pero, entonces, lo que pasa es que el Papa se identifica con la Iglesia entera y pretende que él, y sólo él, posee la verdad de la fe y la respuesta para todos los problemas. ¿Qué decir de un hombre que llega a pensar así?
Por lo demás, cuando se nos va uno de estos grandes hombres, como es el caso de Schillebeeckx, resulta inevitable recordar que corren malos tiempos para el pensamiento, para la libertad y la creatividad en los ambientes intelectuales. No es ningún disparate afirmar que el "intelectual puro" es una figura que se va extinguiendo. Basta visitar cualquier librería. Por todas partes, novelas, relatos, historias... Pero cada día menos libros de pensamiento con entidad y peso.
El ensayo, la investigación literaria, humanista, histórica, filosófica... están atravesando una crisis muy preocupante y muy grave. Hay toda una generación (o quizá más) que ya no lee. Internet, y la ténica barata del "cortar" y "pegar" ha suplantado a la creatividad intelectual. ¿Qué futuro nos espera por este camino, cuando vivimos asustados por el crecimiento de una tecnología que vive costeada y al servicio de los intereses de las empresas multinacionales? Es la gran pregunta que se me plantea al evocar la imagen gigantesca del Profesor Edward Schillebeeckx


Muere Edward Schillebeeckx, teólogo en la frontera
Nacido en 1914, fue una de las personalidades más influyentes en la renovación del cristianismo durante la segunda mitad del siglo XX
JUAN JOSÉ TAMAYO 25/12/2009


El 23 de diciembre murió, a los 95 años, Edward Schillebeeckx, el teólogo católico más prestigioso del siglo XX, junto con Karl Rahner, y una de las personalidades más influyentes en la renovación del cristianismo durante toda la segunda mitad del siglo pasado. Ha sido protagonista en los momentos más importantes de la historia reciente de la teología, de la vida de la Iglesia holandesa y de la Iglesia católica.
Nació en 1914 en Amberes, metrópoli de la Bélgica flamenca en el seno de una familia muy religiosa de 14 hermanos. Hasta los 18 años estudió en un colegio de jesuitas, donde recibió una rigurosa formación basada en los clásicos. A los 19 años ingresó en la Orden de los Dominicos. ¿Qué es lo que le atrajo de la Orden dominicana por optar por ella como estilo de vida? Él mismo responde: la apertura al mundo, la dedicación al estudio, el trabajo de investigación y la teología centrada en la predicación. Y a fe que él mismo hizo realidad estas cuatro características en su vida religiosa, en su actividad intelectual y en su manera de estar en el mundo.
Tras el noviciado, estudió filosofía en Gante y teología en Lovaina con una orientación tomista clásica, que él renovaría durante los primeros años de docencia. Después de la Segunda Guerra Mundial fue a Francia para hacer el doctorado en Le Salchoir y estudiar en la Sorbona. En Salchoir se encontró con dos de los más prestigiosos teólogos dominicos: Marie-Dominique Chenu (1895-1990), sancionado entonces por el Santo Oficio, e Yves-Marie Mª Congar (1904-1995), igualmente sancionado en la década de los cincuenta del siglo pasado. En La Sorbona siguió las enseñanzas de los filósofos Le Senne, Lavelle, Wahl y Gilson.
De vuelta a Lovaina en 1947, inició su carrera docente en teología dogmática con el objetivo de renovar el pensamiento tomista, anclado en la más cerrada neoescolástica, y de abrirlo a las nuevas corrientes filosóficas. Los escritos de este periodo, que alcanza hasta principios de los sesenta, se caracterizan por el método histórico frente al dogmatismo de manual, entonces imperante, y por el perspectivismo gnoseológico, que buscaba una síntesis entre la fenomenología y el tomismo.
Teólogo de confianza del episcopado holandés, entonces progresista, fue su asesor en el Concilio Vaticano II y uno de los principales inspiradores -e incluso redactores- de sus documentos renovadores, especialmente en lo referente a la eclesiología y al diálogo de la Iglesia con el mundo. Es proverbial a este respecto su afirmación "Fuera del mundo no hay salvación", que contrasta con el aforismo excluyente "Fuera de la Iglesia no hay salvación". Para mantener el espíritu conciliar y desarrollar una teología en sintonía con los cambios profundos promovidos por el Vaticano II creó en 1965, junto con Congar, Rahner, Metz, Küng y otros teólogos progresistas la Revista Internacional de Teología Concilium, que todavía sigue editándose en ocho idiomas.
Fue asimismo uno de los principales redactores del polémico Catecismo holandés, que presentaba los grandes temas del cristianismo, -incluso los más conflictivos, como la doctrina del pecado original- con un estilo vibrante, un lenguaje moderno y en actitud de diálogo con las nuevas corrientes culturales.
A lo largo de su extenso magisterio teológico y de su amplia obra ha sido procesado tres veces por la Congregación de la Fe (antiguo Santo Oficio): en 1968, a propósito de algunos ensayos teológicos centrados en la secularización y el cristianismo; en 1979, por su libro Jesús. La historia de un Viviente, la mejor cristología del siglo XX; y en 1984 por su libro El ministerio eclesial, donde justificaba la presidencia de la eucaristía por parte de un ministro extraordinario no ordenado. De los tres salió ileso e incluso airoso. En las respectivas sesiones del juicio celebradas en el Vaticano logró desmontar las afirmaciones de sus inquisidores con brillante, argumental finura.
Schillebeeckx ha muerto y la sensación que tenemos los teólogos y las teólogas que nos movemos en su línea de hermenéutica crítica es de orfandad, sólo superada con la lectura de sus obras que seguirán iluminando el itinerario del cristianismo del siglo XXI por la senda del diálogo con las culturas de nuestro tiempo y del compromiso ético por la justicia, con el evangelio de Jesús de Nazaret como referente.

Movimiento Tambièn Somos Iglesia Chile
Moovimiento Teologìas de la Liberaciòn Chile


imagen
A ROSA BUENO ( En catalán ).

EN HOMENATGE A ROSA BUENO, CIUTADANA COMPROMESA

Rosa estimada, tu ets part d’una ciutat viva,
i el teu nom romandrà escrit amb lletres d’or
a la Palma que tant t’has afanyat en construir
i que has contribuït a configurar i transformar.

La ciutat que volem ha estat sempre la teva dèria,
una ciutat solidària, saludable, viva i harmònica,
espai de festa, convivència, trobada i compromís,
espai de records, vivències i joia compartida.
.
Sí, tu has escrit amb fermesa una nova pàgina
que ha estat d’un fort compromís amb la ciutadania,
amb una ciutadania que tu volies creativa i participativa,
preocupada sobre tot per construir una ciutat habitable.

Tu que, venint d’un altre indret,
has lluitat amb coratge perquè Palma fos la ciutat de totes i tots,
dels d’aquí i dels nou-vinguts, sigui quin sigui el seu lloc d’origen
o el color de la seva pell, sense actituds xenòfobes ni menyspreu cap a ningú.

Amb tu hem creat les bases del moviment veïnal,
hem lluitat per uns ajuntaments democràtics,
per una relació madura d’acords i desacords amb les institucions,
convençuts que sense societat civil organitzada no hi ha democràcia.

Ens has dit adéu en un moment políticament complex,
on la corrupció ha envaït com un corc part de les nostres institucions
i la manca d’ètica, contra la qual hem lluitat tant d’anys junts,
s’ha instal•lat amb força en el comportament de dirigents polítics.

Rosa, volem continuar amb coratge el teu compromís ciutadà,
no volem ser ciutadanes i ciutadans d’una ciutat sense ètica política,
perquè el teu compromís sempre ferm ens encoratja,
i no volem ni podem defraudar la gran il•lusió de la teva vida.

No seràs una Rosa apagada ni mustia,
seràs per a nosaltres un model d’amor a la ciutat,
seràs compromís social i crida a la construcció
d’una altra Palma possible i ara més que mai necessària.

Ens seguiràs recordant que tots els barris són ciutat,
que hem de participar en la construcció de la ciutat que volem,
una ciutat que és compromís de tots,
convençuts que la participació social és la millor arma de la societat civil.

Rosa, no ens has deixat, tu seguiràs entre nosaltres, els teus amics,
perquè la nova pàgina de compromís amb la ciutat que has escrit,
romandrà present en la nostra lluita quotidiana,
com a una empenta permanent plena d’esperança.

Volem recordar-te per sempre viva,
ciutadana activa, a la qual avui mostram la nostra gratitud,
com el millor homenatge que et volem fer
els que hem tingut la sort de compartir el teu compromís.

============================================
COMUNICADO DE ENRIQUE ORELLANA DE SOMOS IGLESIA-CHILE:

Queridas Amigas y Amigos:

Les cuento que nuestro querido amigo, hermano, pastor y profeta Ronaldo Muñoz se fue a encontrar con el Buen Dios, se despidió hace 10 minutos. Agradecemos a Dios por su paso entre nosotros, por su testimonio y compromiso con los preferidos de Jesús, los pobres y marginados. Les invitamos a dar gracias por su vida.

Sus restos seràn velados hoy en la Capilla Jesùs de Nazareth en lo Espejo hasta mañana al mediodia. A esa hora, aproximadamente, será trasladado a la Parroquia San Pedro y San Pablo de la Granja (fono: 525 4864), lugar en donde estará hasta el jueves, día en que será llevado al cementerio.

Un abrazo Pascual.

Keko Cárdenas - Enrique Orellana


===========================================
En la muerte de Purificación Forcano
La alternativa no es vida o muerte, sino vida o resurrección

Familiares y amigos, queridos todos:
Seguramente, son muchos los sentimientos que asaltan ahora nuestro corazón. Pero, hay uno que compartimos todos: nos reunimos para acompañarnos este momento importante, para dar razón de nuestra fe y esperanza, para explicarnos y asimilar el sentido de lo que estamos viviendo.
Desde hace un tiempo, Pura venía advirtiéndonos que la vida, en medio del desgaste, se le iba acabando. Con presentimiento y todo, nos cuesta admitir lo ocurrido: ella ha partido ya, no está con nosotros.
- Lo del acabamiento de la vida es un momento propio de cada uno. Solamente Pura podría explicárnoslo cómo lo ha vivido. Y seguro que la escucharíamos con mucha atención.
- La vida de Pura era una vida sencilla, con una mentalidad propia de la gente de nuestro pueblo, ha sabido bien lo que es trabajar, cumplir, ser fiel, estar pronto para cualquier ayuda y servicio, no aspirar a cosas impropias de su edad o situación. Y estaba pendiente de todos, se afanaba por todos, casi hacía las veces de madre, sufría y se alegraba,...¡Personas estas admirables por su sencillez, por su bondad, por su disponibilidad, por su sacrificio, por su entrega, por su ternura!
- La de Pura resultaba ya una vida larga, cumplida, pero frágil en esta fase final. La veíamos, la escuchábamos, la abrazábamos, lo teníamos entre nosotros. Ahora, no; ha cesado y está ausente. Es la paradoja cristiana: ausente pero presente, distante pero cercana, muerta pero viva..
¿Quién no se pregunta en estos momentos: quién dispone de la vida? ¿Qué sentido tiene y en qué queda de todo lo vivido?
La vida, todas las formas de vida, tienen un límite: la muerte. ¿También la vida humana? Todos clamamos por una vida sin fin. Pero, los mecanismos de la muerte no hay quien los detenga. ¿Será por eso que la muerte es para el ser humano drama y angustia? ¿Será por eso que San Pablo gritaba: ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Y respondía: “Gracias a Dios, por Jesucristo, nuestro Señor”.
Es sorprendente, pero en esta frase se encuentra la esencia pura del cristianismo. Este testimonia el hecho mayor de que alguien nos libró de la muerte. En alguien la vida se mostró más fuerte que la muerte. Nunca, de nadie, en ningún lugar, se dijo lo que de Jesús de Nazaret: ha resucitado, está vivo, no lo busquéis entre los muertos.
“Jesús conoció e inauguró una evolución (sintropía) superior, en virtud de la cual su vida era un nuevo tipo de vida, no amenazada por la enfermedad ni por la muerte. Por eso, la resurrección ha de ser entendida como un saltar a un tipo de orden vital, no sometido ya al desgaste y acabamiento final.
Hay un momento en el proceso evolutivo, en el que la vida alcanzó tal densidad de realización que la muerte ya no logra penetrar en ella y hacer su obra devastadora. Y, de esta manera, la angustia milenaria desaparece, se sosiega el corazón, cansado de tanto preguntar por el sentido de la vida mortal. El futuro queda abierto a un desenlace feliz y apunta hacia un tipo de vida más allá de este tipo de vida” (Leonardo Boff). .
Nosotros, Pura, hermana nuestra, decimos, proclamamos y creemos que en ti la muerte no ha podido. ¡Has resucitado!
Has entrado en el cielo, en el ámbito mismo de la vida de Dios, realidad primera y última. Nuestra fe nos asegura que el Dios del comienzo es también el Dios del final, que el Dios , Creador del mundo y del hombre, es también el que nos lleva a su plenitud.
Has muerto, pero continúas; se disuelve tu cuerpo pero entra en una dimensión nueva.
Nos consideramos nacidos a una vida nueva y, como Jesús, apostamos por la vida, por la justicia, por el amor, por la libertad, llegando incluso a soportar en esta lucha el vituperio del fracaso de este mundo, pero seguros de que la inocencia del Justo será reconocida y premiada por Dios. Dios tiene siempre la última palabra, no la iniquidad.
Creemos en la resurrección y, por eso, estamos en lucha contra todo lo que bloquea, merma, degrada y mata la vida. El tiempo que se nos da no es para volvernos tristes, pasivos, indolentes, escépticos, sino para vivir con amor, mucho amor, fraternalmente, minuto a minuto, e ir haciendo que esta tierra sea cada vez más un cielo, el cielo de Dios.
La resurrección de Jesús es la meta final y la plenitud que nos aguarda. Y esa plenitud no hay otra forma mejor de alcanzarla que la de comprometerse con cuantos más vida, amor y libertad necesitan: los pobres.
Hermana Pura, tía, vecina, compañera, amiga y no sé cuántas cosas más, por todos querida, porque lo eras, muy querida: estás bien, eres feliz en tu nueva vida, después de haber cumplido tu trayectoria terrenal. Acercarte a ti era contagiarse de vida, de sencillez, de fidelidad, de ternura. ¡Cómo perseguiste hacer felices a tu gente! ¡Cómo trabajaste por ellos!
Pero, era ya la hora de partir. Y te nos fuiste por delante. Nos alegra sentirte feliz, libre de todo miedo, libre de toda atadura, libre de toda limitación. Sólo Dios, allí, como El sabe, te ha recibido, te ha besado, te ha acogido con el amor de una madre, y se ha regocijado infinitamente de poder tenerte a su lado, para siempre. Has entrado en ese nuevo hogar en el que tantos y tantos seres queridos tuyos te esperaban, te han abrazado regocijados, juntos para siempre.
Nuestro dolor se sosiega y se ilumina, porque como creyentes en Jesús apostamos por algo que va más allá de la vida: la resurrección; la alternativa no es vida o muerte , sino vida o resurrección.
Morimos para nacer a otra vida, que ya nunca acabará.
Las palabras de Jesús, Pura, se han cumplido hoy en ti : Quiero que donde yo estoy, estéis también vosotros.
¡Bendita seas!


Benjamín Forcano
Zaragoza, en la Misa del 27 –Junio- 2009
( Murió el 25 de junio).
imagen
20/6/2009 EL EJEMPLO DE UNA VIDA
Artículo de Juan José Tamayo: 'Vicente Ferrer, compasión y lucha'
1. • Su compromiso con la pobreza no fue benéfico-asistencial, sino que buscó el cambio estructural

SILVIA ALCOBA
JUAN JOSÉ Tamayo*
La muerte de Vicente Ferrer deja un vacío de solidaridad muy difícil de llenar, pero también un mensaje de filantropía a transmitir a las generaciones futuras, un ejemplo de altruismo a proseguir y una herencia de diálogo intercultural e interreligioso a continuar. Pero también una serie de lecciones a aprender por los ciudadanos y ciudadanas que vivimos cómodamente instalados en las sociedades satisfechas con la conciencia del deber cumplido por el mero hecho de pertenecer a alguna organización benéfica, pero sin cambiar un ápice nuestro estilo de vida.
Tras sufrir la represión franquista a través del internamiento en un campo de concentración después de la guerra civil, Vicente Ferrer fue a la India como misionero jesuita a comienzos de los años 50 del siglo pasado, quizá con la oculta intención de convertir al cristianismo a los seguidores del hinduismo. Pero, una vez allí, dirigió su mirada a los condenados de la tierra y dedicó todas sus energías a ayudarles a salir del estado de postración en el que se encontraban, a reencontrarlos con sus raíces culturales como parte fundamental de su identidad y a devolverles la dignidad que durante milenios la religión les había negado.

La primera enseñanza de Vicente Ferrer es que la pobreza constituye el hecho mayor de nuestro tiempo y el principal desafío al que la humanidad debe responder a través de los organismos internacionales, de los gobiernos locales y de actitudes solidarias tanto a nivel personal como de grupo. Un hecho causal, y no simplemente casual; estructural, y no meramente coyuntural; consecuencia del egoísmo humano, y no algo querido por Dios, como suelen enseñar las religiones; resultado de la insaciable voracidad del capitalismo, y no un hecho natural. Se trata de un fenómeno de tal magnitud que afecta a dos terceras partes de la humanidad, la mayoría de las cuales vive en el Sur o en el llamado tercer mundo.
Y eso lo aprendió Vicente Ferrer no solo ni principalmente a través de los análisis marxistas, sino viviendo en su propia carne la experiencia de marginación de los parias de la tierra en la India. Pero, como persona profundamente religiosa, también leyendo a los profetas de Israel, para quienes conocer a Dios es practicar la justicia, y siguiendo la práctica de Jesús de Nazaret, que asumió la experiencia de la exclusión social, religiosa y política como condición necesaria para defender la dignidad de los sin dignidad y luchar por la liberación de los pobres con hechos y palabras.

La segunda lección del humanista Ferrer es la práctica de la compasión, que choca con la insensibilidad y la falta de entrañas de misericordia de las sociedades desarrolladas hacia el sufrimiento ajeno. Compasión que no consiste en sentir lástima o pena de la pobre gente desde fuera de su mundo, sino, atendiendo a su sentido más profundo y radical, en ser sensibles al dolor de las víctimas, en ponerse en el lugar del otro, de los sufrientes de la historia, de los seres humanos y los sectores más vulnerables, y en estar siempre de su lado, asumiendo sus causas como propias, aun a riesgo de exponer la propia vida.
La tercera enseñanza es su compromiso en la lucha contra la pobreza, no por vía benéfico-asistencial o meramente caritativa, sino de transformación estructural. Un compromiso no solo de cabeza, sino a través de una praxis auténticamente liberadora que no se queda en la superficie del problema, sino que va a las raíces de la injusticia, para que no se reproduzca ni se perpetúe. En ese compromiso implicó a los sectores populares oprimidos, que dejaron de ser objetos pasivos de caridad para convertirse en actores de su propia liberación, personal y comunitaria, cultural y política, social y económica. Fue precisamente el protagonismo popular el que aseguró el éxito de la mayoría de las iniciativas puestas en marcha por Vicente Ferrer.
No resultó tarea fácil, ciertamente, ya que exigía pasar de una conciencia pasiva e intransitiva a una conciencia crítica. Y eso requería una determinada pedagogía, la de la no violencia activa. Una pedagogía que, a primera vista, podía parecer lenta e ineficaz, pero que generó una mentalidad revolucionaria en personas ubicadas en el fatalismo histórico, logró movilizar las energías utópicas dormidas de poblaciones enteras y la solidaridad de cientos de miles de colaboradores, y dio excelentes resultados en los terrenos educativo, sanitario, social, cultural y de concienciación política.

Su capacidad de generar esa conciencia crítica en la ciudadanía de Anantapur, una de las zonas más depauperadas de la India, le costó la expulsión del país acusado de subvertir las costumbres ancestrales, legitimadoras de la discriminación social y de la violencia del sistema. Pero la presión popular y el apoyo de los organismos internacionales obligaron a las autoridades a admitirlo de nuevo para continuar su trabajo humanitario. Su testimonio de filantropía es una llamada a salir de la impasibilidad ante el hecho mayor de la pobreza y a asumir nuestra responsabilidad como ciudadanos del mundo en la lucha por su erradicación.

*Director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III de Madrid.

============================================
EL CIELO EN LA TIERRA
Homenaje a Irene Franceschini



La muerte de una colaboradora del obispo Casaldàliga, Irene Franceschini, la tía Irene, estimula el recuerdo de quienes han seguido la trayectoria personal, tan heroica como callada, de los centenares de religiosos católicos que tras el concilio Vaticano II abrazaron la teología de la liberación y la practicaron hasta sus últimas consecuencias en América Latina. El biógrafo de Casaldàliga, Francesc Escribano, rememora el papel que en aquella misión tuvo la monja fallecida hace unas semanas.

En estos días, las aguas del río Araguaia discurren tristes. Como todo lo que tiene vida y sensibilidad en la región de Sao Félix, en el Mato Grosso brasileño, estoy seguro de que también echan en falta a la Tía Irene. Si es cierto que la gente como ella muere alguna vez, la Tía Irene murió el pasado 13 de noviembre. Físicamente era poca cosa, pero su fuerza interior era tan grande que cuando hablaba y se movía sonaba la música.

Irene Franceschini llegó a Sao Félix do Araguaia en el año 1970. Se sintió atraída, o mejor dicho, llamada, por la labor que allí estaba realizando un sacerdote que hacía solo dos años que había llegado a Brasil. A pesar del poco tiempo transcurrido desde su llegada, su voz ya se dejaba oír con fuerza en todo el país. Aquel sacerdote tenía un nombre extraño y difícil de pronunciar para una brasileña, se llamaba Pere Casaldàliga, actualmente obispo emérito de Sao Félix do Araguaia, donde mantiene su residencia.

LA VIOLENCIA, la injusticia y la exclusión social que imperaban en la región del Mato Grosso golpeaban como un tiro en el corazón. En aquella tierra y en aquel tiempo no servían las medias tintas, ni las dudas, ni las vacilaciones. A un lado, los indios, los campesinos y los desarraigados que huían de la sequía del noreste; al otro, los terratenientes, los pistoleros y el Gobierno militar. Pere Casaldàliga tomó partido de modo radical a favor de los más desfavorecidos e hizo suya la causa de los pobres.

Desafiando a los poderes establecidos, jugándose la vida cada día, el compromiso de Casaldàliga fue como un reclamo para un gran número de religiosos y laicos que querían cambiar las cosas en Brasil.

Irene Franceschini, la Tía Irene, fue una de esas personas. Era religiosa, de la orden de las Hermanas de San José. Llegó a Sao Félix cuando la situación era más tensa y difícil, lo dejó todo atrás y se entregó en cuerpo y alma a una gente y una tierra que pasaron a ser, definitivamente, su gente y su tierra.

Desde la perspectiva de este nuestro primer mundo en crisis, el tercer mundo parece que cada vez esté más lejano. Existen muchas personas que desde hace años trabajan para acortar las distancias y para acabar con las diferencias. Son gente como Pere Casaldàliga o la Tía Irene en Brasil.

Pero, afortunadamente, hay muchas más. Hay miles de personas en América Latina y en África que han hecho suya la causa de los pobres, que han decidido entregar la vida para mejorar las condiciones de los que viven sin tener garantizados los derechos más básicos. Gente que, a pesar de creer que los pobres ya tienen ganado el cielo, lo necesario es ganar para ellos el cielo en la tierra.

SON MUJERES y hombres que llevan la cruz en el corazón y no en el puño, como los misioneros clásicos. No han querido imponer ninguna creencia, han practicado la inculturación, y así, se han hecho pobres porque se han convertido en uno más de la comunidad en donde se han instalado. No han sido conversores sino convertidos. Esto es lo que siempre ha practicado la Teología de la Liberación, un movimiento que sigue teniendo pleno sentido, a pesar de la persecución que ha sufrido por parte de muchos gobiernos y la desconfianza que siempre ha despertado en el Vaticano.

La entrega incondicional y la opción radical que define a los seguidores de la Teología de la Liberación, asumida por Casaldàliga, no están bien vistas por todo el mundo, y el movimiento tiene aun grandes detractores.

Helder Camara, que fue una de las grandes figuras de esta línea de pensamiento y de acción, lo explicaba con mucha claridad: "Si ayudo a un pobre dicen que soy un santo, pero si pregunto por las causas de su pobreza dicen que soy un comunista".

Casaldàliga, para responder a todos aquellos que afirman que en el mundo de hoy este movimiento ya no tiene sentido, alega que mientras exista Dios y sigan existiendo pobres la Teología de la Liberación seguirá teniendo plena vigencia.

La ayuda y la solidaridad con el tercer mundo no es patrimonio de la Teología de la Liberación, ni tampoco de las organizaciones religiosas. En los últimos años han aparecido oenegés de todo tipo; muchas de ellas son laicas y su origen y su práctica, a pesar de que sean muy similares en muchos aspectos, no se justifican por ninguna motivación religiosa. Los voluntarios que las mueven lo hacen por razones humanitarias o por compromiso social.

Sin querer criticar a estas oenegés, su proliferación ha conllevado que, en ocasiones, existan algunas iniciativas que no están del todo claras y que aprovechan la voluntad de colaboración de los colectivos más sensibles para algunos objetivos y proyectos de dudosa valía.

NO ESTÁ muy de moda hablar bien de la Iglesia católica, quizá porque no invita mucho al elogio lo que hace y lo que dice su jerarquía. Pero hay que reivindicar el papel de la Iglesia como, probablemente, la más antigua y la más fiable de todas las oenegés.

Cuando defiendo a esta Iglesia católica no estoy pensando en el Vaticano ni en la Conferencia Episcopal Española; pienso en muchos pueblos de América Latina que son mejores por la labor que ha llevado a cabo un religioso; pienso en Presentación López, la monja que perdió las dos piernas en una explosión en el Congo y que dijo que lo primero que haría cuando se recuperase sería volver a África; pienso en Jordi Mas, un misionero que se ha pasado media vida en el Camerún y que acaba de recibir el premio Josep Parera en reconocimiento por su entrega incondicional, y pienso, en definitiva, en la Tía Irene. Una mujer menuda que llegó a una tierra en donde faltaba de todo. Y ella les dio su vida.

Francesc Escribano

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=568571&idseccio_PK=1021



u
imagen
imagen
LA CGT SE CONCENTRA ANTE LA EMBAJADA DE GRECIA PARA PROTESTAR POR EL ASESINATO DE ALEXANDROS.



Esta mañana nos hemos concentrado frente a la Embajada de Grecia en Madrid un grupo importante de personas, entre ellas algunas de la CGT.


El motivo no era otro que mostrar nuestra más enérgica repulsa y rechazo a los hechos ocurridos el pasado fin de semana en Atenas, es decir, el asesinato del compañero Alexandros Grigoropoulos. El día 6 un policía disparó al corazón a Alexandros causándole la muerte. Estas son las consecuencias de una política represiva de los diferentes movimientos y grupos que ejercen libremente su libertad de expresión y manifestación para protestar contra las diferentes políticas neoliberales.


La represión ejercida desde el Estado par proteger a los intereses del capital no respeta nada, ni si quiera a los muertos. Ayer tuvo lugar el entierro de Alexandros al que además de asistir más de 2000 personas, hubo un fuerte contingente policial en los alrededores del cementerio. Y nosotr@s nos preguntamos ¿qué pinta la policía en este entierro?.


Hoy día 10 también tiene lugar en Grecia una huelga general para protestar por las reformas económicas del gobierno conservador que obvian a la sociedad y protegen a las clases dominantes. Como ya lo hicieran en sucesivas ocasiones el pueblo griego está teniendo la suficiente capacidad para poner entre las cuerdas al gobierno actual, siendo el primero de Europa que ha convocado una huelga general ante la situación de crisis en la que nos encontramos inmersos.


Una vez más y dado que la represión tampoco conoce fronteras, todas las personas participantes en la concentración frente a la embajada hemos tenido que identificarnos ante la policía, la cual ha tomado nota minuciosa de los documentos de identidad.


Cascos, porras, pistolas, chalecos anti vaya usted a saber qué y un número totalmente desproporcionado de, según ellos, efectivos…… habría que saber cómo miden esa efectividad……., han hecho imposible que dicha concentración se realizara en la puerta de la embajada, obligándonos a realizarla en la acera de enfrente.


De todas formas eso no nos ha impedido realizar un acto para rechazar lo sucedido. Al final se han leído unos textos y se ha guardado un minuto de silencio en memoria de Alexandros, pero antes hemos manifestado de forma clara nuestro sentir:



¡¡¡ ASESINOS !!!



Desde la CGT queremos mostrar nuestro apoyo a todos los grupos, colectivos y a la ciudadanía en general que durante estas horas tan tristes se está organizando para rechazar la represión y sus trágicas consecuencias. También queremos aprovechar esta nota para exigir la liberación inmediata de todas los y las detenidas y transmitir un fuerte abrazo a los familiares y personas allegadas de Alexandros……………, Compañero, que la tierra te sea leve.

============================================

imagen
Meditación de la muerte.
José María Castillo, teólogo

El día de difuntos da que pensar. Pero ocurre que la mayoría de la gente, cuando llega este día, piensa más en los que ya murieron que en los que aún vivimos.

Domingo 2 de noviembre de 2008.


Es humano recordar la muerte de los que nos dejaron para siempre. Pero es más humano preocuparse por la vida de los que estamos vivos.
Por eso, en el día de difuntos, lo lógico tendría que ser que el pensamiento de la muerte nos motivara con fuerza a preocuparnos de la vida. De esta vida. Una vida que, como tantas cosas de este mundo, está tan mal repartida. Porque en los países ricos, durante el s. XX, la esperanza de vida ha pasado de menos de 50 años a más de 80 años.
Y mientras tanto, para las gentes del África subsahariana, la misma esperanza de vida ha bajado a los niveles de hace tres décadas. Si los muertos dan que pensar con pena, los vivos dan que pensar con rabia. La esperanza de vida en Japón sobrepasa ya los 83 años, cuando en Zambia apenas llega a los 37, 5 años. De ahí que, por mucha pena que causen los muertos, es mucha más la rabia que causamos los vivos. También en esto - y sobre todo en esto - tiene que ver la crisis del sistema. El sistema de la codicia. Porque es la codicia de los que más vivimos la que causa la muerte de los que menos viven.
Todo esto es lo que me lleva a pensar que la meditación de la muerte debe cambiar sus preguntas por el “más allá” en preguntas por el “más acá”. Porque sólo quienes gestionan correctamente las cuestiones del “más acá” pueden afrontar con sosiego los enigmas del “más allá”. Ahora bien, hablar del “más allá” es hablar de la religión. Y aquí es donde yo quería venir.
Es una pena que, en la religión cristiana, haya tantas gentes que asocian a Cristo más con la muerte que con la vida. A fin de cuentas, la imagen más difundida de Cristo es la imagen del Crucificado. Y un crucificado es un difunto. Sin embargo, la imagen de Jesús que nos dejaron los evangelios no va por ahí.
Si algo hay claro en el gran relato del Evangelio, es que las dos cosas que más le preocuparon a Jesús fueron la salud y la alimentación. Por eso los dos temas de los que más hablan los evangelios son las curaciones de enfermos y las comidas de Jesús con toda clase de gentes. Sin duda alguna, a Jesús le interesó mucho esta vida. Por eso le interesaron tanto las dos cosas que más preocupan al común de los mortales: estar sanos y poder comer.
Rara es la página de los evangelios donde Jesús no aparece o curando enfermos o comiendo o hablando de comidas y banquetes, de pordioseros o de gentes que no tenían que llevarse a la boca.
Además, es decisivo caer en la cuenta de que, en todo este asunto, hay dos hechos que son centrales y los que más llaman la atención: 1) los evangelios hablan más de enfermos y comidas que de oración, piedad, devociones, liturgias o cultos religiosos; 2) por causa de las curaciones de enfermos o del tema de las comidas, Jesús entró en conflicto con la religión de su tiempo hasta tal punto que, por curar enfermos cuando la religión lo prohibía o por comer con quien no se debía comer o cuando y como no se debía comer, por esas cosas los hombres de la religión enfilaron a Jesús y no pararon hasta que lo quitaron de en medio.
Cuando el evangelio de Marcos cuenta la curación de un manco en la sinagoga, termina el relato diciendo que, “al salir, los fariseos, con los partidarios de Herodes, se pusieron enseguida a maquinar en contra (de Jesús) para acabar con él” (Mc 3, 6). Y sobre todo, la sentencia de muerte contra Jesús se decidió precisamente cuando las autoridades religiosas se dieron cuenta de que los hechos prodigiosos que realizaba aquel hombre en favor de la vida atraían a la gente de tal forma que ellos mismos temieron seriamente perder el poder (Jn 11, 47-52).
Está claro en los evangelios que Jesús siempre estuvo a favor de la vida. Nunca se sirvió de la muerte para sacar ventaja del difunto o del dolor de la familia. La enseñanza de los evangelios es que Jesús dio vida donde había muerte: la hija de Jairo, el hijo de la viuda de Naín, Lázaro. Sea cual sea el valor histórico de esos relatos, el mensaje religioso está claro: el interés de Jesús estaba centrado en la vida, no en sacar provecho de la muerte.
Y es que la muerte, como es un hecho tan decisivo y tan patético, se presta a que haya gentes que, a la vista de ese hecho inevitable, en lugar de ponerse a defender la vida, lo que hacen es aprovecharse de la muerte para sacar lo que a cada cual le interesa. Con la muerte se hace negocio. Es mucho el dinero que circula con ese motivo.
¿No se podría regular todo esto de otra manera y canalizar de forma más razonable y menos ostentosa los sentimientos de dolor de familiares y amigos? ¿No sería más lógico gastarnos en los vivos que sufren el dinero que nos gastamos en los muertos, un dinero que, si la cosa se piensa en serio, sólo sirve para presumir y seguir manteniendo el negocio de los muertos?. Además, de los difuntos saca provecho demasiada gente, sobre todo los hombres de la religión y los de la política. Los de la religión, porque echan mano de la muerte para tener a los feligreses sumisos y generosos. Y los de la política, porque cuando ganan, echan mano de las muertes que han evitado; y cuando pierden, se acuerdan de los difuntos que pueden contabilizar como víctimas, un asunto políticamente rentable en estos tiempos.
¿Hay algo después de la muerte? Las religiones predican, de distintas maneras, otra vida después de la muerte. Pero, ¿creemos de verdad en eso? Me temo que poco. Porque a la vista está la cantidad de gente que piensa en la muerte más para el propio provecho que para dignificar la vida. Y mi convicción más firme es que sólo puede creer en la otra vida el que hace cuanto puede para que esta vida se nos haga más soportable y hasta más gozosa.

imagen
Benjamín Forcano,sacerdote y teólogo.
Vivir en cristiano la tragedia de Barajas

El trágico accidente en Barajas suscita desolación e impotencia. Si siempre la muerte es indigerible, ésta nos revuelve y hace que, por una vez, la miremos de frente.
A pesar de todo, seguimos actuando como si la muerte no existiera o nunca nos tuviera que alcanzar. Si tuviéramos asimilada esta certeza esencial, seguramente afrontaríamos la vida de otra manera. Llega en estos casos de modo brutal, con desconsuelo irremediable y en lo inmediato no valen palabras ni consejos. Pero, calladamente bulle en nuestro interior la reflexión, en busca de sentido y explicación. Las vidas -nuestras vidas- por tanto tiempo y con tanto esmero cultivadas y protegidas se esfuman en un instante horrible. ¿Vale la pena seguir? ¿Qué sentido tiene esto?
La muerte, creo, coloca cada cosa en su lugar. Cuando te asomas a ti desde ella ves que la muerte es la vida misma: recibida, dependiente, finita.
La cuestión, por tanto, es la muerte como cuestión personal. ¿Qué sentido le das?
Los psicólogos, cuando atienden en estos casos, hacen una tarea humana admirable: explican, descubren, serenan. Ellos son un eslabón más en esa cadena compleja de la ciencia, de la ética, de la mística, de la teología. Por eso, difícilmente pueden soldar las heridas si, al fondo, no aparece una explicación válida y positiva, que levante y haga caminar. Hay que ofrecer claves, de las que sólo el ser humano se ocupa.
Desgraciadamente nuestra cultura occidental, con ser cristiana, ha malogrado una cultura altamente positiva que obliga a reconvertir la muerte en vida y resurrección. Lo importante es lo que pensamos de la muerte: ¿viene con ella el vacío y la nada o la plenitud y el todo?
“Para el ser humano, escribe el teólogo Leonardo Boff, la muerte constituye un drama y una angustia. Todo en su ser clama por una vida sin fin, pero no por eso puede detener los mecanismos de la muerte. San Pablo gritaba: ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? Y respondía: “Gracias a Dios, por Jesucristo nuestro Señor”. En esta frase se encuentra la esencia pura del cristianismo. Alguien nos libró de la muerte. En ese alguien la vida se mostró más fuerte que la muerte e inauguró una sintropía superior.
La resurrección no hay que entenderla como reanimación, sino como una revolución dentro de la evolución, como un saltar a un tipo de orden vital no sometido ya a la entropía. En ese proceso, la vida mortal se transfigura y alcanzó tal densidad de realización que la muerte no consigue penetrar en ella y hacer su obra devastadora. La angustia milenaria desaparece, se sosiega el corazón, cansado de tanto preguntar por el sentido de la vida mortal. Si Jesús resucitó, nosotros los humanos, sus hermanos y hermanas, hemos sido alcanzados por esta resonancia morfogenética de otro orden y presenciamos anticipadamrente un poco del fin bueno de la creación y de la vida”.
Yo, en una sociedad mayoritariamente católica, donde se proclama desde el inicio ( Nunca, en ningún lugar, de nadie, se dijo lo que de Jesús: ha resucitado) como artículo de fe la resurrección de Jesús de Nazaret, considero normal y vivificante el “recurso a esta fe” como apoyo primordial a la hora de vivir tragedias como ésta.
Yo creo en la resurrección. Y, para los que creemos con fe cristiana, no hay dos mundos, el mundo de acá y el mundo de allá. Hay solamente un mundo, el mundo de Dios. Lo que hay son niveles de visibilidad. Nuestros ojos materiales captan sólo lo que cae dentro de un tipo de vibración luminosa. Pero la mente y la fe captan el otro lado del mundo, ahí donde Dios es la realidad suprema que todo lo crea. Y lo mismo pasa con la vida. No hay una vida terrenal y otra celestial. Lo que Dios ha creado es la vida sin más. Y la vida tiene etapas de realización: comienza un día y ya no termina más. Nos vamos desarrollando sustentándonos en la fuente de la vida, que es el Dios vivo. Por eso la vida eterna ya se da aquí y ahora, hasta alcanzar su expresión definitiva.
De nuevo, el teólogo Boff: “La muerte es una invención de la vida para que la vida pueda continuar viviendo bajo otra forma. Morir no implica abandonar este mundo, sino que significa entrar más profundamente en este mundo, en su corazón, ahí donde habita Dios en su gloria y en su supremo dinamismo vital. Por eso los cristianos decimos: morir es cerrar los ojos para ver mejor, no vivimos para morir, sino morimos para resucitar y para vivir más y mejor. En razón de esta comprensión los así llamados muertos no son muertos. Son vivos en otro estadio de vida . Los “muertos” no están ausentes de nuestro mundo, son apenas invisibles a nuestros ojos, están presentes”.
Contra todo lo que se podía esperar, Jesús, muerto violentamente en la cruz, sale victorioso de la muerte, no vencen los crucificadores sino el crucificado. El hombre justo, y por justo, crucificado, es resucitado por Dios, el Dios de la justicia y del amor.
Esto es lo nuevo y lo escandaloso. Jesús es una Buena Nueva para los crucificados de este mundo. El escándalo, que Jesús vence, no es el de la muerte humana en cuanto hecho natural y universal, sino el drama de la muerte constantemente infligida al justo. Esa víctima inocente es la que Dios resucita, devolviéndole la vida y demostrando que la justicia es más fuerte que la injusticia y la vida más fuerte que la muerte.
La resurrección nos asegura que entraremos en una vida totalmente distinta; entraremos en esa primera y última realidad a la que damos el nombre de Dios; continuaremos siendo nosotros mismos sin la limitación espacio-temporal de nuestra forma terrena; seguirá nuestra identidad transfigurada. Dios no necesita, para conservar nuestra identidad, los restos mortales de nuestra existencia terrena. La corporeidad de la resurrección no necesita que el cuerpo muerto vuelva a la vida.
Para los cristianos, la muerte es tránsito a Dios: “Nuestra fe, -escribe el superconocido teólogo Hans Küng- no es una prueba estrictamente racional, sino una actitud de confianza perfectamente razonable, por la que nos fiamos de que el Dios del comienzo es también el Dios del final, de que el Dios que es el Creador del mundo y del hombre, es también el que lleva a estos a su plenitud”.
Acabo con una experiencia inolvidable: Hace años, un 10 de febrero, celebramos en Sevilla el entierro del cura Diamantino, llamado el cura de los pobres. Centenares y centenares de personas estaban allí, gentes de todas partes y de todos los colores. Presidía el cardenal y le rodeaban en la Misa 100 curas. Todos querían hablar, recordar, agradecer. Eran visibles la emoción y las lágrimas. Yo también hablé, y a Diamantino allí de cuerpo presente, le hice esta pregunta: Y ahora, ¿dónde estás tú, Diamantino? Porque no hay duda que tú perdurarás en la memoria, en el cariño y en las obras admirables que nos dejaste. Pero, tú, ahora, ¿dónde estás? ¿Dónde estás tú , ahora, tú? Y concluía yo con estas palabras: Diamantino, hermano: rota la crisálida de tus restos, te hallas vivo, nuevo, más allá de la muerte. Has entrado para siempre en el invisible Reino de Dios. Hermano Diamantino, ¿Te lloramos o nos felicitamos?

Benjamín Forcano
Sacerdote y teólogo


Funerales por las víctimas de Barajas
Juntos para celebrar lo que nos es común

Me resulta incómodo polemizar sobre el funeral de las víctimas de la tragedia de Barajas. La casi totalidad de las víctimas pertenece, de hecho, a una sociedad civil católica con Estado democrático no confesional. Pero, ante el hecho extremo de una muerte tan extemporánea y brutal, a las víctimas poco les va a importar nuestras disputas sobre una u otra clase de funeral. Es a nosotros a quienes irrita el hecho de que el Estado intervenga, una religión lo apadrine y no se reconozca en un acto público la condición de unas pocas víctimas como creyentes no católicas o ateas.La muerte trágica de 154 personas no es para reivindicar la presencia y protagonismo de nadie. Nos olvidamos de que la muerte sobrepasa todas las barreras filosóficas y religiosas, y se planta ante nosotros, -ante todos- como “señora” de lo que es: de supresión total de la vida. Y es lo que, sin discriminación, nos alcanza a todos. Ahí no vale pararse a calibrar diferencias ideológicas o religiosas hegemónicas del género que sean.
Somos todos humanos, con una mismísima mortalidad, en este caso trágica. Y en esa quiebra irreparable estamos todos presentes, convulsionados, unidos con el sentimiento de impotencia, de entrañable e inconsolable solidaridad, de apoyo y búsqueda de horizontes que aporten luz y esperanza. La colectividad entera, rota y estremecida, ve con asombro que hay cosas que nos resulta imposible de recomponer y nos necesitamos para ayudar a levantarnos, caminar y encontrar razones (filosóficas, éticas, religiosas, místicas, científicas...) que de alguna manera esclarezcan nuestro misterio.
Para esto nos reunimos, para esto convocamos un gran acto público, para esto necesitamos estar todos presentes. A ese nivel, el más denso e importante, nadie se da por excluido, discriminado, ofendido. Compartimos lo que todos, en un mismo frente de oscuridad, de lucha, de búsqueda, de reto, de utopía y esperanza humanas, sentimos y compartimos. Es lo primero, lo que no deja a nadie fuera; luego que cada uno, que cada grupo, que cada religión, que cada institución, añada, adobe y acompañe el hecho con las consideraciones, promesas, creencias y opciones que crea más propias y oportunas. Pero, sin hacer lucha de lo que no es, de una nadería.
A mí, creyente católico, no me importa en una sociedad democrática, participar en una celebración secular , laica, ritualmente arreligiosa, para celebrar los grandes valores, interrogantes y desafíos de cuantos mueren sin tener fe; son también mis valores, interrogantes y desafíos, los comparto y me siento a ellos unidos. Deploro con toda mi alma que las religiones -de aquellos vientos estos lodos- hayan pasado por entre tantas vidas y momentos pisando legítimos sentires del ser humano. Pero, no es esa la religión del Jesús de Nazaret, que yo profeso, ni nadie que de verdad sea católico.
Todo esto se entiende si partimos de que estamos viviendo una situación nueva, religiosamente hablando. La religión no es –ninguna de ellas- para negar y excluir. Y la religión católica ha servido para eso hasta en el acto de la muerte, para separar territorios (cementerios) sagrados o profanos, aptos para unos e ilícitos para otros.
. No todo es igual, no todo da lo mismo, pero entre ese todo la mayor parte es humanamente igual. Pero nosotros, por conceptos y discriminaciones particularistas, hemos preferido señalar, separar, contraponer y dividir, en lugar de realzar lo que nos une, que es mucho más.
La Misa o la Eucaristía , celebración acostumbrada para estos casos de un funeral, la hemos entendido así muchas veces, como un acto diferenciador, radicalmente contrapuesto. No cabría en ese acto sagrado dar cabida a quien no se profesa católico o se manifiesta de otra religión. Y menos al que se profesa ateo. Las líneas divisorias son irremontables.
¡Paradójico! Paradójico tratándose precisamente de la religión católica en la que la enseñanza y práctica de Jesús aboga al máximo por la universalidad, el amor y la fraternidad, aplicada precisamente a los más proscritos y despreciados: “Esta es mi sangre y mi vida dada por todos vosotros para que nunca más seáis extraños los unos a los otros, os améis como yo os he amado y os tratéis como lo que realmente sois: como hermanos”.
En este nivel de humanidad y fraternidad, el más hondo y primigenio de la Misa,
cabemos todos, podemos estar todos, participar, compartir e intercambiar sentimientos y valores entrañables, sobre todo al sentir el zarpazo inquietante de la muerte: nos ayudamos, compartimos nuestras dudas e interrogantes, estrechamos nuestra solidaridad, nos damos razones para robustecer nuestra debilidad y seguir viviendo. Esto pertenece a la Eucaristía, aunque la Eucaristía sea más que eso.
Las víctimas nos convocan a esta primiginia y universal identidad. Aún recuerdo, la vez en que una mujer no española, marxista y atea, me pidió participar en una eucaristía nuestra. Se emocionó, lloró y pudo compartir valores y esperanzas que a lo mejor no había imaginado y se explayó luego en profundo agradecimiento. Y, a la inversa, yo he participado, en veladas “litúrgicas” seculares, con ocasión de la muerte, donde sin aparecer la fe aleteaban palabras y pensamientos humanos profundos, movidos por la simple y natural condición humana.
¡Siempre contraponiendo, siempre excluyendo y precisamente en nombre de lo más opuesto a toda exclusión!
Funerales por las víctimas, no del Estado, no políticos, pero sí humanos, públicos, plurales, abiertos a todos, coordinados proporcionalmente por quienes representan a esta sociedad plural, para que unos y otros, en modo y medida adecuados, participen y nos enriquezcamos entre oscuridades y luces luminosas, entre luchas y retos insoslayables, con el alma dolida, asustada o esperanzada. Y, en medio de todo, la libertad, para que cada uno oiga, pondere, asimile y se quede allí donde quiera y elija. Lo que los católicos añadamos a esta liturgia eucarística, desde la perspectiva inaudita de la resurrección, será también celebrado como algo propio e irrenunciable, sin por ello posponer lo anterior.
Funerales, pues, desde la identidad y convergencia, desde esa ultimidad de la muerte compartida por todos, donde es grande la unión y acaso menos grande la diferencia.

Benjamín Forcano
Sacerdote y teólogo
Eucaristía en memoria de Fabián Fernández


La muerte de Fabián, marianista y párroco durante 35 años en Santa María de Fontarrón (Vallecas), además de la tristeza que supone siempre la separación de un amigo, nos deja la enorme satisfacción de una vida lograda, cargada de sentido.



Fabián, que murió el pasado 24 del presente mes, ha sido una persona humanamente muy rica, cercano y cordial, siempre afable y fiable. Cristianamente su praxis testimonial entre los obreros y emigrantes de un barrio de la periferia ha sido un referente muy importante para los seguidores de Jesús en una ciudad cosmopolita como Madrid. Eclesialmente siempre ha permanecido en ese difícil lugar que hace puente entre la institución (por su presencia en la parroquia) y la creación y vitalización de las comunidades cristianas (Iglesia de Base de Madrid, Redes Cristianas, etcétera).



Iglesia de Base de Madrid ha programado y te convoca a la celebración de una Eucaristía en memoria y acción de gracias por la vida testimonial de Fabián Fernández.



La Eucaristía será en San Carlos Borromeo, el viernes, día 12 de septiembre, a las 19:00 h.



Te esperamos





Iglesia de Base de Madrid
En la muerte de Ladislao Rodríguez
La alternativa no es vida o muerte, sino vida o resurrección

Familiares y amigos, queridos todos:
Seguramente, son muchos los sentimientos que se agolpan ahora en nuestros corazones. Desde hace unos días, Ladis venía advirtiéndonos que la vida, en medio del desgaste y sufrimiento, se le iba acabando. Con presentimiento y todo, no acabamos de creer lo ocurrido: Ladis ya no está con nosotros. Casi sin quererlo, se nos impone pensar que:
- Lo del acabamiento de la vida es un momento propio de cada uno, singular, intransferible. Solamente Ladis podría explicárnoslo cómo lo ha vivido. Y estoy seguro que lo escucharíamos con mucha atención.
- A partir de ahí las cosas cambian profundamente. La vida de Ladis era una vida frágil, en fase final, pero visible y real como la nuestra. Lo veíamos, lo escuchábamos, lo abrazábamos, lo teníamos entre nosotros. Ahora, ha cesado, está callado, absolutamente ausente. Es la paradoja: ausente pero presente, muerto pero vivo, distante pero íntimo.
- Se nos reviven los interrogantes: ¿Cómo es posible esto? ¿Pero, de qué manera estamos hechos ? ¿Quién dispone de la vida y del momento de morir? ¿Y, sobre todo, qué sentido tiene y qué queda de todo lo vivido?
Este es el hecho: “Constatamos, escribe Leonardo Boff, que la muerte es la gran señora de todo lo que es creado e histórico, pues todo está sometido a la segunda ley de la termodinámica, la entropía. La vida va gastando su capital energético hasta morir”.
Y nos toca, como siempre, reaccionar y posicionarnos ante la muerte: la vida es un misterio, dentro del cual ella se erige con un orden superior de autorregulación y reproducción. Donde hay vida, hay energía, autorreproducción y se asegura así la autoconservación.
Sin embargo, la vida, todas las formas de vida, tienen un límite: la muerte. ¿También la vida humana? Todos clamamos por una vida sin fin. Pero, los mecanismos de la muerte no hay quien los detenga. ¿Será por eso que la muerte es para el ser humano drama y angustia? ¿Será por eso que San Pablo gritaba: ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? Y respondía: “Gracias a Dios, por Jesucristo, nuestro Señor”.
“Es sorprendente, dice de nuevo Leonardo Boff, pero en esta frase se encuentra la esencia pura del cristianismo. Este testimonia el hecho mayor de que alguien nos libró de la muerte. En alguien la vida se mostró más fuerte que la muerte e inauguró una sintropía superior”. Nunca, de nadie, en ningún lugar, se dijo lo que de Jesús de Nazaret: ha resucitado, está vivo, no lo busquéis entre los muertos.
Jesús conoció e inauguró una sintropía (evolución) superior, en virtud de la cual su vida era un nuevo tipo de vida, no amenazada por la enfermedad ni por la muerte. Por eso, la resurrección no puede ser entendida como reanimación de un cadáver, sino como una revolución dentro de la evolución, como un saltar a un tipo de orden vital, no sometido ya a la entropía: desgaste y acabamiento final.
Con lo cual afirmamos que la vida se transfigura. Es decir, en el proceso evolutivo la vida alcanzó tal densidad de realización que la muerte ya no logra penetrar en ella y hacer su obra devastadora. Y, de esta manera, la angustia milenaria desaparece, se sosiega el corazón, cansado de tanto preguntar por el sentido de la vida mortal. En fín, el futuro se anticipa, queda abierto a un desenlace feliz y apunta hacia un tipo de vida más allá de este tipo de vida.
Nosotros, Ladis, decimos, proclamamos y creemos que en ti la muerte no ha podido. ¡Has resucitado!
. Y resucitar significa:
- Que Jesús, en la muerte y desde la muerte, entró en el ámbito mismo de la vida divina, realidad primera y última. El Crucificado continúa siendo el mismo, junto a Dios, pero sin la limitación espacio-temporal de la forma terrenal. La muerte y la resurrección no borran la identidad de la persona sino que la conservan de una manera transfigurada, en una dimensión totalmente distinta. Para hacerlo pasar a esta forma de existencia distinta, Dios no necesita los restos mortales de la existencia terrena de Jesús. La resurrección queda vinculada a la identidad de la persona, no a los elementos de un cuerpo determinado. Resucitar significa, pues, entrar a través de la muerte en el ámbito mismo de la vida de Dios. Nuestra fe nos asegura que el Dios del comienzo es también el Dios del final, que el Dios, Creador del mundo y del hombre, es también el que consuma a éstos en su plenitud.
- Resucitar significa que la persona que muere, continúa, y el cuerpo se disuelve pero entra en una dimensión nueva. Hay continuidad y discontinuidad.
- Resucitar significa apostar, como Jesús, por la vida, por la justicia, por el amor, por la libertad, llegando incluso a soportar en esta lucha el vituperio del fracaso de este mundo, pero seguros de que la inocencia del Justo será reconocida y premiada por Dios. Dios tiene siempre la última palabra, no la iniquidad.
-Resucitar significa que estamos ya, en una marcha hacia la plenitud de la vida, en lucha contra todo lo que bloquea, merma y mata la vida. El tiempo que se nos da no es para volverse pasivos, indolentes, escépticos, sino para trabajar, ahora, en el minuto a minuto, e ir haciendo que esta tierra sea cada vez más un cielo, el cielo de Dios. La resurrección de Jesús es la meta final, la anticipación de la plenitud que nos aguarda. Y esa plenitud no hay otra forma de hacerla más real y operativa que comprometerse con aquellos que más vida, amor y libertad necesitan: los pobres.
Amigo, hermano y querido Ladis, porque lo eras, muy querido de todos: estás bien, feliz, en tu nueva vida, después de haber cumplido como un buen seguidor de Jesús. Acercarte a ti era contagiarse de humanidad, de sabiduría, de ternura. Las practicaste en el recorrido de tu vida. ¡Cómo perseguiste el hacer felices a tus hermanos! ¡Cómo trabajaste por ellos!
Pero, era ya la hora de partir. Y te nos fuiste por delante. Me alegra, nos alegra, sentirte feliz, libre de todo miedo, atadura y limitación. Sólo Dios, allí, en El, te ha acogido con el amor de una madre, y se ha regocijado infinitamente de poder tenerte a su lado, para siempre. Nuestro dolor se sosiega y se ilumina, porque como humanos, como hermanas y hermanos de Jesús, como seguidores suyos, apostamos por algo que va más allá de la vida: la alternativa no es vida o muerte , sino vida o resurrección.

Benjamín Forcano
Madrid, 7 – julio - 2008
imagen

Cáritas Arciprestal de Algeciras

CARTA A UNA HERMANA DEL COMEDOR PADRE CRUCEYRA
Querida Loli.
Empiezo esta carta diciéndote “Querida Loki” y a penas si he llegado a conocerte. Llevo sólo tres meses de Director de Cáritas Algeciras y esta mañana me han dado la noticia. Tu muerte me ha impresionado. Tus compañeros de Comedor Padre Cruceyra, me han preguntado por ti. Tal vez tú creyeras que pintabas poco para los demás. Pensar que los demás no piensan en uno puede ser un fallo. Cada vida deja huellas al caminar, aunque no lo notemos.
Me dijiste que a, tus quince años, eras una buena moza con un cuerpo precioso. Quiénes te conocieron en tus años de juventud me lo han confirmado. Me han contado muchas cosas de ti, de tu casamiento, de los problemas que tuviste que sufrir. La vida es dura, a veces muy dura. La droga no te ayudó a olvidar y nunca proporciona felicidad duradera.
¿Por qué suceden estas cosas? ¿Por qué llegaste a gastar tu vida así? ¿Quién tiene la culpa…? Han sido muchas las preguntas y respuestas que me han dado algunos de los que hoy te han echado de menos. Este almuerzo del lunes no era nada igual, tú ya no estabas. Libertad, opresión, sociedad que olvida, hambre y angustia…tal vez cambiaron algún mecanismo de tu cerebro. Las campañas contra la droga no llegaron a tiempo; al menos, las mareas que encontraste te hundieron. ¿Perdiste la voluntad? Has perdido la vida, pero tu recuerdo es un aldabonazo para todos los que te hemos conocido.
Aunque dar de comer es mucho, todavía es poco. Agradeces que, en silencio, el Comedor Padre Cruceyra te haya proporcionado comida, vestido y cuidado de tu cuerpo. Pero tu muerte, en soledad, nos invita a un seguimiento más cercano de persona a persona. Y esto es muy difícil de entender y poner en práctica. Tú, que estarás ya cerca del Padre Cruceyra, ayúdanos a conseguirlo.

Juan de Dios Regordán Domínguez
imagen
CENTRO ECUMÉNICO “MISIONERAS DE LA UNIDAD”

Servicio InfoEkumene

http://www.centroecumenico.org

Email: infoekumene@centroecumenico.org

DIÁLOGO INTERRELIGIOSO / LIBERTAD RELIGIOSA

Boletín Nº 116 [14-V-2008] / pág 14 de 24



FALLECE A LOS 98 AÑOS, IRENA SENDLER LA CATÓLICA QUE SALVÓ LA VIDA A 2.500 NIÑOS JUDÍOS DEL GUETO DE VARSOVIA



Zenit/Infoekumene- Irena Sendler, conocida como «el ángel del Gueto de Varsovia» por haber salvado del Holocausto a 2.500 niños judíos, falleció el pasado 12 de mayo en Varsovia a la edad de 98 años.



Irena era una asistente social polaca quien organizo y dirigió un grupo de mas de 20 personas para salvar de la muerte segura a esos pequeños en ese barrio de la capital polaca bajo la ocupación nazi.



Como ella explicó después, pudo realizar esta labor gracias a la ayuda de religiosas polacas. La Fundación Internacional Raoul Wallenberg, una organización no gubernamental educativa internacional, fundada por el argentino Baruj Tenembaum, que ha analizado y documentado numerosos casos de salvadores del Holocausto, ha calificado a Sendler como «una de las mas heroicas salvadoras católicas del Holocausto»



Esta fundación con sedes en Jerusalén, Nueva York y Buenos Aires, recuerda que esta labor le llevó a Irena a soportar la tortura en la cárcel nazi y una condena a muerte que por suerte no se ejecutó.



Irena Sendler nació en Polonia en 1910. Cuando Alemania invadió el país en 1939, Irena era enfermera en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia el cual llevaba los comedores comunitarios de la ciudad. Allí trabajó incansablemente para aliviar el sufrimiento de miles de personas tanto judías como católicas. Gracias a ella, estos comedores no sólo proporcionaban comida para huérfanos, ancianos y pobres sino que además entregaban ropa, medicinas y dinero. Para evitar las inspecciones, registraba a las personas bajo nombres católicos ficticios o las inscribía como pacientes de enfermedades muy contagiosas como el tifus o la tuberculosis.



Pero en 1942, con la designación de un área cerrada para alojar a los judíos, conocida como el «Gueto de Varsovia», las familias sólo podían esperar una muerte segura. Irena se unió al Consejo para la Ayuda de Judíos organizado por la resistencia polaca. Logró obtener un pase del Departamento de Control Epidémico de Varsovia para poder ingresar al gueto en forma legal. Persuadir a los padres de separarse de sus hijos era una labor horrorosa para una joven madre como Irena. «¿Puedes asegurar que vivirá?», Irena preguntaba a los angustiados padres. Pero sólo podía garantizar que morirían si se quedaban. «En mis sueños, todavía puedo oírlos llorar cuando dejaban a sus padres», decía después.



Tampoco era fácil encontrar familias que quisieran darle cobijo a niños judíos. Comenzó a sacar a los niños en una ambulancia como víctimas del tifus, después tuvo que utilizar cestos de basura, cajas de herramientas, cargamentos de mercadería, bolsas de patatas, ataúdes...

El rescate de un niño requería la ayuda de al menos diez personas. Los niños eran los primeros transportados a unidades de servicio humanitario y luego a un lugar seguro. Luego les buscaba ubicación en casas, orfanatos y conventos. «Envié a la mayoría de los niños a establecimientos religiosos», recordaba. «Sabía que podía contar con las religiosas». El único registro de sus verdaderas identidades de los niños lo conservaba en frascos enterrados debajo de un árbol de manzanas en el patio de un vecino, frente a las barracas alemanas. En total, los frascos contenían los nombres de 2.500 niños.



El 20 de octubre de 1943, Irena fue detenida y encarcelada por la Gestapo. Era la única que sabía los nombres y las direcciones de las familias que albergaban a los niños judíos y soportó la tortura para no traicionarles. Le rompieron los pies y las piernas. «Pero nadie pudo quebrar su voluntad. Irena pasó tres meses en la prisión de Pawiak donde fue sentenciada a muerte», Mientras esperaba la ejecución, un soldado alemán se la llevó para un «interrogatorio adicional». Al salir, le gritó en polaco «¡Corra!». Al día siguiente halló su nombre en la lista de los polacos ejecutados. Irena continuó trabajando con una identidad falsa



Al finalizar la guerra, Irena desenterró los frascos y utilizó las notas para encontrar a los 2.500 niños que colocó con familias adoptivas. Los reunió con sus parientes diseminados por todo Europa, pero la mayoría había perdido a sus familias en los campos de concentración nazis. Los niños sólo la conocían por su nombre clave Jolanta. Pero años más tarde, cuando su foto salió en un periódico, tras ser premiada por sus acciones humanitarias durante la guerra, fue reconocida por muchas de las personas a las que salvó. Tras la guerra trabajó para bienestar social; ayudó a crear casas para ancianos, orfanatos y un servicio de emergencia para niños.En 1965 recibió el título de Justa entre las Naciones por la organización Yad Vashem de Jerusalén y en 1991 fue declarada ciudadana honoraria de Israel.

De: fernando fabregas
Fecha: 18/05/2008 19:01:29
Para: decorral2000@yahoo.es
Asunto: Rv: Irena Sendler
============================================
Antes de ofrecer al lector el sentido y admirable escrito de nuestro querido amigo Benjamín Forcano,le pedí quien era esa anciana tan ejemplar,para dar mejor sentido al mismo y él me contesta con estas palabras,que sirven como introducción :

Juan: esa abuelita, es de una familia a la que yo conozco mucho desde hace años.
Hay vínculos que a veces son superiores a los de la sangre. Dí la primera comunión
a la nieta, Angela, la casé, asisití a la muerte del abuelo Jesús y finalmente de ella.
En Acered, un pueblecito de Zaragoza, a unos 30 km. de Calatayud, he estado con amigos
de Madrid diversas veces. Y saboreamos la cálida y sencilla amistad de esta gente.
Por lo demás, el ejemplo de ella es sin duda el ejemplo de muchas abuelas anónimas.
Y el mensaje vale para unos y otros casos.
Un abrazo
Benjamín Forcano


¡ R E S U C I T O ¡
.“¿Por qué buscáis entre los muertos,
al que está vivo?”



En la muerte de Isabel, abuela querida, de 89 años.
La muerte nos hace entrar más en la vida

Nuestra civilización, hermanos y amigos, no nos prepara para mirar a la muerte, mirarla con serenidad y esperanza. Es un despropósito, por supuesto, hablar de la muerte a los jóvenes. Cuando ellos están comenzando a vivir, llenos de vida e ilusiones, es lógico que encuentren incómodo que se les hable de la muerte. No es la edad ni el momento.
Pero no me refiero a eso. La cultura, que nosotros recibimos, nos oculta la muerte, la teme. Como si la muerte fuera un enemigo en nuestra vida, como si entrara en nosotros como un rayo demoledor que desbarata todos nuestros planes.
La muerte es lo que es: un acto más de nuestra vida, el último, que pone al manifiesto nuestra nuestra fragilidad, nuestra finitud y la evidencia de que la vida no es nuestra.. La vida se nos da y es Otro quien manda en ella, aunque nosotros tengamos que realizarla personalmente. Somos mortales. ¡Por naturaleza!
Es esta la primera lección que todo el mundo aprende: nadie escapa a la muerte, más tarde más temprano, más joven más viejo, de una u otra manera. Lo vemos a diario.
Cuando avanzamos en la edad, cuando el cuerpo comienza a resentirse, cuando la enfermedad nos va abriendo brechas, ya la vemos con más naturalidad. Y, no por eso, la gente mayor se entristece, se pliega de brazos ni renuncia a seguir viviendo.
¡Lo hemos visto en tanta gente, en tantas personas cercanas...! Lo vemos hoy en Isabel. Esta mujer jamás dimitió de la vida, jamás se inhibió, jamás pensó que no valía la pena vivir, ella a sus 89 años, sabía muy bien lo que eran privaciones, luchas, sufrimientos. ¡Qué energía, qué pasión, qué fidelidad! Como una chavala trataba de hacer agradable la convivencia, cuidaba de que los que estaban a su lado fueran felices. Le faltaba tiempo, quería ser parte activa, podía y quería manifestar que con ella no iba la pasividad, el abatimiento, la tristeza. Había que frenarla. ¡Qué grandeza de mujer!
- Isabel, te voy a hablar con el cariño que tú sabes te tengo. Porque tú me escuchas, no has muerto, has cerrado los ojos para abrirlos a la vida en plenitud, tu corazón se ha parado, porque nuestra vida tiene un plazo, se gasta , ha agotado sus recursos y llega un momento en que se produce el transplante o, lo quew es lo mimso, la continuidad de la vida en otra dimensión ya no perecedera, ya no sometida a males y privaciones, ya libre de todas miserias, ya feliz, ya eternamente libre y dichosa.
Dios, el principio, el sostén, la inspiración y meta de nuestra vida ha visto que habías concluido tu misión, te ha reclamado, te has ido hasta El, has llegado y te ha recibido, te ha abrazado, le has emocionado, te ha estrechado con el más grande de sus amores, y te ha dicho: -Isabel, te estaba esperando. Te ha besado y le has hecho feliz . ¡Venid, benditos de mi Padre!
Un ejemplo, el de Isabel, de cómo vivir sin temor a la muerte.
La muerte sirve para poner las cosas en su lugar.
La muerte no frena las ganas de vivir, el entusiasmo por la vida, la lucha por mejorar este mundo.
Pero sí que la muerte trunca las ansias de quienes piensan vivir con egoísmo, sin preocuparse de los demás, acumulando fortunas, poder, privilegios que repercuten en sufrimiento de muchos y que piensan que ese su poder va a durar para siempre. La muerte llega a ellos, a sus sueños, como hacha que les hiere de raíz.
¡Cuántos harían bien en contemplar la muerte como un propio, para no endiosar nada, para no absolutizar nada, para no desasosegarse, pelearse y llegar incluso a la muerte por cosas insignificanates! La muerte les dice que no se desvivan por tantas cosas fútiles sin saber luego vivir con dignidad, solidaridad y libertad.
¡La muerte! Acérquense a ella, ricos y potentados, políticos, banqueros, los grandes de toda suerte , los opresores de la sociedad y les dirá que no, que por ahí no se consigue más vida, más libertad, más grandeza, más felicidad, les dirá que dejen de vivir sin sentido, pues la vida no es un intervalo más o menos duradero para divertirse, tener, sobresalir y dominar.
La muerte les dirá que la vida es bella, que es otra cosa, que precisamente porque es corta hay que vivirla bien, sacando lo mejor de uno mismo para crear bien y felicidad, para ejercer solidaridad, para acercar el corazón a los más necesitados, para practicar el amor. Eso, el amor, es lo más grande, acaso lo único absoluto: practicar el amor, que exige practicar la justicia, respetar al otro, aceptarlo, tener corazón para ser solidarios, porque la vida no acaba en uno mismo, en la propia familia, en los vecinos o en los amigos más cercanos, la vida llega a todos, incluso a los enemigos. Cuando uno deja de amar ya no es él, se empequeñece, se empobrece, reduce su estatura humana y moral. Hay que amar como Dios, padre de todos; hay que amar como Jesús, el Señor y hermano de todos; hay que amar con solidaridad, con ternura, con compasión con los más pobres.
¡Ay, la muerte! Cuántos sueños fatuos deshace, cuántos deseos injustos rompe, cuántos pensamientos equivocados ilumina, cuánta luz comunica, hasta llegar a ella como Francisco de Asís, que la llamaba “mi hermana la muerte”.
Yo creo en la resurrección, yo creo en la vida plena, yo creo en la felicidad eterna, yo creo que no hay dicha más grande que amar a todos, buscando el bien de todos, yo creo que es estúpido romper las relaciones entre unos y otros, que es antinatural no ayudarse, empeñarse en vivir como lobos y no como hermanos, hacer de este mundo un infierno y no un cielo.
Isabel: tú sabes de todo esto, alma limpia, justa, buena, humilde, como lo era también el pausado, tranquilo, sobrio, recio y campero Jesús, tu marido.
Gracias por vuestra vida, gracias por vuestro ejemplo, gracias por vuestra muerte.
Enseñadnos a vivir en paz y en amor.

Benjamín Forcano
Acered, 1 de marzo de 2008
imagen
Autor: Nieves San Martín | Fuente: Zenit.org
Falleció Eduardo Bonnin Iniciador del Movimiento de Cursillos de Cristiandad «Fiel al Evangelio de Cristo, abierto a la realidad del mundo»


Falleció Eduardo Bonnin


PALMA DE MALLORCA, jueves, 7 febrero 2008 (ZENIT.org).- El Secretariado Diocesano de Cursillos de Cristiandad de Mallorca, España, comunicó ayer 6 de febrero, en una nota enviada a Zenit el fallecimiento de Eduardo Bonnin, persona decisiva entre los iniciadores del Movimiento de Cursillos de Cristiandad (MCC), en la ciudad de Mallorca.

«Fiel al Evangelio de Cristo, abierto a la realidad del mundo y atento a las personas de su entorno durante toda su vida, ha dejado un legado de amistad con Dios y con los hombres a través de los Cursillos de Cristiandad», dice la nota acerca de Eduardo Bonnin, que contribuyó junto a otros laicos a abrir un camino eclesial de renovación de la vida cristiana que hoy está extendido en numerosos países de los cinco continentes.

Por su parte, el Secretariado Nacional de España del MCC, en una breve nota en su página web indica que «con su muerte, se pierde uno de los iniciadores de la Obra de Cursillos de Cristiandad. Fue en esta parcela de la Iglesia donde El Señor lo plantó y a ella le entrego su esfuerzo, su ilusión, su tiempo y toda su vida».

El Movimiento nació en España, en la isla de Mallorca, entre los años 1940 y 1949, según informa el Secretariado Nacional en su página web. «Numerosos laicos y algunos sacerdotes, iluminados por el Espíritu Santo, descubrieron muy claramente el hecho de que también los laicos, en virtud de los sacramentos del Bautismo y la Confirmación, desempeñan un papel activo en la evangelización», indica esta fuente.

Los Cursillos se difundieron por toda España y desde ahí a los países americanos y después a los cinco continentes.

El fallecimiento de Eduardo Bonnin Aguiló, que tenía 90 años, se produjo ayer 6 de febrero a las 16 horas en la ciudad de Palma de Mallorca, cuna de los Cursillos de Cristiandad.

El Secretariado de Mallorca pide a todos los cursillistas y amigos en general que difundan la noticia. «Os rogamos -dice la nota- que como Eduardo nos ha enseñado, las cosas se hacen mejor por la vía de la amistad. De esta manera, y con el fin de poder llegar a los más posibles, os pedimos que hagáis llegar a todos vuestros amigos cursillistas o no cursillistas, pero que conocían a Eduardo, la noticia de su fallecimiento».

Los actos previstos para la despedida a Eduardo Bonnin son, en primer lugar, el velatorio, que tendrá lugar en el Bon Sosec (Ctra Palma- Inca km 7´5 - Marratxi) los días 7, 8 y 9 de febrero.

El próximo martes día 12 a las 20 horas, se oficiará un funeral solemne convocado por la Familia Bonnin y el Secretariado Diocesano de Mallorca del MCC en la Catedral de Palma, oficiado por el obispo de Mallorca Jesús Murgui.

Se ha habilitado un blog http://eduardoinmemoriam.blogspot.com, informa el Secretariado de Mallorca, «para que todo el que quiera pueda compartir con los demás sus sentimientos y recuerdos hacia Eduardo, especialmente, nuestros hermanos que no tienen la oportunidad de encontrarse en Mallorca y están repartidos por todo el mundo».

«Cuando Eduardo visitó a los presos --recuerda la nota--, les llamó afortunados y personas importantes porque iban a estar en unas horas junto al Padre. Eduardo para nosotros siempre ha sido alguien importante, pero a partir de ahora en nuestras oraciones podremos pedirle que interceda por nosotros ante el Padre, para que podamos seguir con su trabajo de evangelización del mundo y hacer que los más posibles tengan la alegría de saber que Dios les ama. Si Él hizo todo lo que hizo en la tierra, qué no hará ahora desde el cielo».

Y concluye agradeciendo la labor realizada por Bonnin: «Gracias Eduardo, por hacer que nuestras vidas sean mejores, por hacer que seamos más felices y porque muchas de nuestras vidas no tendrían la luz del Evangelio si tú no hubieses estado aquí».

Eduardo Bonnin Aguiló nació el 4 de Mayo de 1917. Su pensamiento y su trayectoria apostólica han sido recogidos principalmente en dos obras: «Signos de Esperanza» del entonces arzobispo y ahora cardenal Paul Josef Cordes, Ed. San Pablo 1998, y «Eduardo Bonnín. Un Aprendiz de Cristiano», de Eduardo Suárez del Real Aguilera (Editorial LibrosLibres, 2002).

=============================================
Adios a nuestro amigo Gonzalo Arias

Aventino Andrés Cortés

Gonzalo Arias Bonet falleció en Cortes de la Frontera durante la pasada noche del viernes, 11 de enero a consecuencia de una enfermedad, que ha ido minando progresivamente su salud hasta acabar definitivamente con ella.
La personalidad , el pensamiento y el estilo de vida de Gonzalo son lo suficientemente significativos para cuantos lo hemos conocido como para que su partida quede reducida al ámbito estrictamente local y familiar. Porque la obra y el pensamiento de Gonzalo pertenecen ya de algún modo a todos aquellos que quieran acercarse a ellos: idea, sin duda, querida para el sentir generoso del propio Gonzalo, dispuesto siempre a compartir sus cosas y proyectos con quien se lo propusiera.
Quisiera a través de estas líneas hacer un breve recorrido por la vida y a actividad de este hombre cabal, cristiano sincero y algo más que “aprendiz de no-violento”, como gustaba apellidarse.
Mi primer contacto con él fue, precisamente, en la actividad típica de la no-violencia, cuando al finalizar la década de los setenta protagonizó una huelga de hambre frente a la frontera de España y Gibraltar: el prolongado cierre total de la misma constituía a los ojos de Gonzalo una violación flagrante del Derecho Internacional, a parte de la dramática situación en la que se encontraban muchas familias de ambos lados de la verja, sin posibilidad práctica de comunicación entre ellas.
La huelga duró cerca de un mes, terminada la cual, tomó la decisión de abandonar su residencia de El Escorial para trasladarse a vivir con su familia a La Línea, con las miras puestas en continuar presionando por medios no-violentos hasta conseguir un día la apertura de la verja.
Varias veces entró ilegalmente en Gibraltar, desde donde saltó la valla de separación de ambos territorios para dar a entender que la ilegalidad se hallaba no en saltarla sino más bien en que se mantuviera totalmente cerrada. Estos hechos le costaron la detención y el paso por la cárcel, lugar que ya había conocido anteriormente en Madrid, cuando, poniendo en práctica el contenido de su novelita “Los Encartelados”, decidió salir a la calle y reclamar públicamente elecciones libres y democráticas para aquella España tan encorsetada por la prolongada dictadura.
La apertura de la verja tuvo lugar poco después de que Gonzalo fijara su residencia en La Línea, llegados ya los socialistas al poder. Desinflado el problema fronterizo con Gibraltar, Gonzalo se centró en otros ámbitos de la no-violencia, como la objeción de conciencia frente a lo militar en la doble vertiente de supresión del servicio militar obligatorio y negar la parte proporcional del IRPF a la compra de armamento.
Fiel a su compromiso con la no-violencia, supo entreverar su trabajo profesional de traductor de organismos internacionales con la presencia en cuantos foros se organizaban en cuestiones de paz y derechos humanos así como con la actividad de escritor sobre su tema preferido. A este respecto, diré que son varias las obras que nos ha legado, entre las que destacan:
“El antigolpe”, escrita a raíz del golpe del 23-F y que pretende ser, como reza el subtítulo, un “manual para la respuesta no-violenta a un golpe de Estado”.
– En la obra “El ejército incruento de mañana” presenta materiales diversos sobre la doctrina de la defensa no-violenta e intentan salir al paso de quienes pretenden confundir no-violencia con renuncia a la defensa personal o colectiva. – “La no-violencia, ¿tentación o reto” ? Supone un intento de sistematización de su pensamiento en torno a este asunto. Desarrolla con claridad su visión crítica de la justificación que mantiene la teología católica en la guerra justa y el recurso a medios violentos en la legítima defensa.
– Su última obra, aparecida poco antes de su muerte y titulada “La historia ramificada” yo la califico como una pirueta imaginativa, muy al estilo de Gonzalo, en la que mezclando personajes y situaciones de la historia, imagina posibles salidas no violentas a tales situaciones.
La trayectoria del pensamiento de Gonzalo Arias tiene una variada fuente de inspiración, que comienza en el humanismo cristiano de los años cincuenta y el personalismo de algunos pensadores franceses como E. Mounier y G. Marcel. Creo que anduvo muy cerca de los círculos de Ruiz Jiménez y de publicaciones como “El Ciervo” y “Cuadernos para el diálogo”.
Entró luego en una dimensión más vital y práctica, cuando en Francia entra en contacto con las doctrinas de la no-violencia de Gandhi y Martin Luther King. Fue una preocupación constante suya la de dar a entender que la no-violencia sirve de poco como doctrina si no va acompañada de acciones concretas allí donde lo reclame la justicia y los derechos de las personas. De igual modo le preocupaba dejar claro que la no-violencia no suponía ni pusilanimidad ni renuncia a servirse de medios, no-violentos eso sí, para defenderse cuando fuera preciso.
Quedaría incompleta mi referencia a las fuentes de su pensamiento si no destacara su condición de cristiano profundamente convencido, ya que supo anclar su concepción y las exigencias de la no-violencia al mandamiento por excelencia de Jesús y a los nuevos planteamientos de las Bienaventuranzas.
Lo cristiano informó todas las facetas de la vida de Gonzalo, tanto en los aspectos individuales como familiares: sirva como ejemplo de su sentido de la acogida y solidaridad con el mundo marginado el sobrenombre de “casatuya” con el que bautizó su casa de El Zabal en La Línea, cuyas puertas siempre estuvieron abiertas a quienes hasta allí quisieron acercarse. Muchas familias del barrio de La Atunara son testigos de estas dos facetas comentadas. Hombre enormemente culto, no ciñó sus conocimientos al ámbito de la no-violencia: prueba de ello ha sido el conjunto de aportaciones en materia de calzadas romanas, vertidas a lo largo de los años en la revista por él fundada “El Miliario extravagante”.
Volviendo al terreno de su pensamiento son conocidas las posturas críticas y fundadas mantenidas por él frente a determinadas formulaciones teológicas en el ámbito de las exigencias éticas y morales, sobre cuyos contenidos no puedo extenderme aquí. En este sentido siguió muy de cerca las orientaciones del Concilio Vaticano II, lo mismo que empezó a experimentar luego la decepción frente a los frenazos y la involución eclesiales posteriores. Consecuencia de ello fue su acercamiento progresivo a los movimientos de Iglesia que abrían esperanzas de vivir más de cerca los ideales del evangelio en diálogo con el mundo actual, como las Comunidades Cristianas Populares, las Comunidades de Base, Somos Iglesia, Moceop y otros.
Esto ha constituido precisamente parte de su último pensamiento, dejado por escrito poco antes de morir y con el que cerraré esta breve e incompleta semblanza de Gonzalo: “… He vivido como cristiano y como tal entiendo morir, después de haber intentado aplicar y practicar, desde la doctrina de la no-violencia, el mensaje de amor universal que Jesús nos trajo de parte de Dios para la construcción del Reino de Dios…
Llegada la hora de la sinceridad, debo decir que he evolucionado al final de mi vida de manera que ya no tengo esperanza en la renovación de la Iglesia Católica Romana desde dentro, aunque conservo la esperanza en la renovación del cristianismo por obra de comunidades de base, iglesias pacifistas y movimientos ecuménicos. Entiéndase esto como una forma de protesta frente a una Iglesia ritualista y dogmática, poco sensible a los signos de los tiempos…”
Descanse en paz, el hombre coherente, el valiente luchador no-violento y el amigo bueno.
La Línea, 19 de enero de 2008

imagen
NOS HA DEJADO FERNANDO BONNIN

No se cual era su edad, pero era mayor que yo. Era hijo de una familia numerosa y peculiar: Eduardo, el fundador de los “Cursillos de Cristiandad “es su hermano; y Pilar, amiga mía, su hermana. Era un cristiano, aparte de capellán singular. Estaba comprometido de verdad, no sólo de boquilla, con los más pobres, en el sentido literal de la palabra. Fue de los primeros curas obreros de Mallorca. Lo recuerdo trabajando en una lavandería de hotel (el cura lavandero para sus amigos forasteros), y también haciendo de taxista. Durante muchos años desarrolló una valiosa tarea en la barriada de Virgen de Lluch.
Pero lo más importante no es lo que hizo, sinó lo que él era o pretendía ser. Fundamentalmente era una buena persona, realidad hoy, socialmente minusvalorada. Era un hombre sencillo sin protagonismos estériles, en una sociedad donde el espectáculo es ley. Era un hombre abierto, ingenuo, y a la vez, tozudo, de aquéllos que cuando lo necesitabas, lo encontrabas, en un mundo donde lo que vale se corresponde con lo que tienes.
Probablemente Fernando Bonnin no recibirá ningún homenaje popular ni multitudinario, ni siquiera de los suyos. Nos ha dejado así como vivió: sin hacer ruido.
Gracias y adiós.

Antonio Tarabino-Castellani


imagen
HA MUERTO UN MILITANTE CRISTIANO : JULIÁN GÓMEZ DEL CASTILLO. Movimiento Cultural Cristiano
Solidaridad
Ha muerto un militante cristiano de la Iglesia Católica. Miles de personas se han beneficiado de los cientos de miles de kilómetros que hizo por España e Iberoamérica alentando la vida solidaria, especialmente desde los cursillos apostólicos y sociopolíticos dedicados a plantear la vida cristiana en toda su amplitud: conversión y revolución.
Julián Gómez del Castillo nació el 10 de octubre de 1924 en la España del hambre. Nació en una familia obrera entregada al ideal de la justicia. Su padre, miembro de aquel PSOE militante al igual que su abuelo, murió en la cárcel de aquel engendro pequeño burgués que fue la Segunda República.
Su infancia le fue robada por el capitalismo. Muy pronto tuvo que trabajar y muy pronto se unió a las luchas sociales siendo capaz, con sus hermanos y otros niños, de obtener fondos para sostener huelgas. Recordaba con frecuencia cómo de niño metía en la cárcel los periódicos para su padre eludiendo la vigilancia carcelaria.
En su juventud se convirtió al cristianismo y recibió el bautismo. A partir de ese momento, lucha por la Justicia y vida cristiana formaron para él un solo cuerpo. En la militancia cristiana conoció a Trini, una joven obrera, con quien contrajo matrimonio cristiano del que nacieron 4 hijos y que sufrió también varios abortos involuntarios.
Dom Helder Cámara junto a Julián G.C. en el Aula Malagón-Rovirosa.
Su entrega al Ideal cristiano de Justicia se hacía vida, por aquellos años, en la promoción de centros culturales. A mediados de los cuarenta conoce a Guillermo Rovirosa y la HOAC y forma parte del grupo de conversos que dio solidez a esa organización desde la cual se lanza un periódico, el ¡Tú!, que Franco no dudó en cerrar. Aquellos militantes devolvieron la esperanza a una clase obrera completamente hundida y humillada: bufetes laboralistas, cursillos, hojas informativas, penetración en el sindicato vertical… todo servía para retomar la antorcha de la Solidaridad histórica de los pobres, mientras el PSOE iniciaba sus plácidas vacaciones en el exilio y abandonaba la promoción militante en España. El franquismo le persiguió sin piedad, llegando a padecer cárcel y todo tipo de controles.
Su vida apostólica se caracterizó por no aceptar las instrumentalizaciones de la democracia cristiana ni de la socialdemocracia. En la crisis profranquista del apostolado laico de los años sesenta, junto a Rovirosa, fue el primer impulsor de la editorial ZYX, la editorial obrera más importante de la oposición franquista. Y en la crisis apostólica promarxista de los años setenta defendió, incluso desde el compromiso sindical, la solidaridad, la autogestión, la primacía de la persona humana… frente a los manejos politiqueros de la derecha y la izquierda.
A comienzos de los ochenta, cuando el capitalismo se ha hecho neocapitalismo, los obreros -especialmente sus representantes- se han aburguesado y el colonialismo se ha transformado en robo Norte-Sur, colabora de forma muy destacada en el lanzamiento del Movimiento Cultural Cristiano. A él aportará hasta su muerte sus cualidades y su entrega. Sus pilares, como en otras asociaciones anteriores, serán la fidelidad a Cristo, la Iglesia y los pobres. Con el Movimiento Cultural Cristiano nace la editorial “Voz de los sin voz”, que unida a la experiencia en ZYX, convierten a Julián en el primer editor de la lucha social de la España contemporánea.
“Igual que hicimos la editorial ZYX, hoy hemos lanzado el Partido SAIn” (Julián Gómez del Castillo)
A comienzos de este tercer milenio, teniendo ante sus ojos el drama de los pobres y las ganas de ser fieles de los militantes en cuya forja había colaborado, es el principal impulsor del primer partido político plenamente autogestionario: Solidaridad y Autogestión Internacionalista (SAIn). Insiste en la inspiración cristiana de esta plataforma que nace para servir a los empobrecidos.
Julián Gómez del Castillo, junto a Monseñor Dorado Soto. Homenaje a Guillermo Rovirosa, Octubre de 2005, Málaga.
Ha muerto un militante cristiano de la Iglesia Católica. Miles de personas se han beneficiado de los cientos de miles de kilómetros que hizo por España e Iberoamérica alentando la vida solidaria, especialmente desde los cursillos apostólicos y sociopolíticos dedicados a plantear la vida cristiana en toda su amplitud: conversión y revolución. Cientos de personas hemos sido amados por él como sus hijos, y a él y a Trini les queremos como a nuestros propios padres. Por su sabiduría y experiencia vital, su consejo ha sido buscado por intelectuales de alto rango, obispos… y personalidades históricas le han admirado. Pero sobre todo, los sencillos, los obreros, los empobrecidos del Tercer Mundo han vivenciado que Julián les ha devuelto la esperanza, las ganas de luchar. Fue perseguido de mil maneras y conoció la alegría del amor de Dios en medio del sufrimiento. El 29 de octubre de 2006 ha muerto un testigo, un militante cristiano, un converso enamorado de Cristo, de la Iglesia y de los pobres de la Tierra. Su semilla seguirá dando fruto.
Jóvenes, entusiasmados por el mensaje de vida solidaria transmitido por Julián G.C., emprenden juntos su caminar en la Escuela Solidaria Iqbal Masih. Septiembre 2006.
==============================================
imagen
VOLVER >
...a Inicio