TuWeb

ACTUALIDAD-Enlaces a los artículos de más reciente publicación.
ACTUALIDAD socio-política .
ACTUALIDAD socio-religiosa.Escritos de interés.
ÁFRICA-Artículos varios
AGUA...sobre el
AMOR...sobre el..
BENJAMIN FORCANO.Escritos de...
CAMBIO CLIMÁTICO
CAPITALES.Evasiones varias...
CARTA(S) ABIERTA(S) A ( O DE )DIVERSAS PERSONALIDADES.
CELEBRACIONES...varias.
CELIBATO...Sobre el...
COLECTIVOS DIVERSOS
COMPROMETERSE.
COMUNICADOS Y RUEDAS DE PRENSA-VARIOS
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.Sobre la...
CONSUMISMO O CONSUMO RESPONSABLE.
CONVOCATORIAS, Conferencias, Encuentros,Manifestaciones...
CRÍMENES Y BARBARIES...contra la humanidad.
CRISIS ECOLÓGICA.Artículos recientes
CRISIS ECONÓMICA
CRISIS ENERGÉTICA
CUBA,PUNTO Y APARTE.
DECLARACIONES DE INTERÉS.
DECRECIMIENTO.Filosofia del...
DERECHOS HUMANOS, para una convivencia en paz.
DESASTRES,CATÁSTROFES,TRAGEDIAS.
DESOBEDIENCIAS...civil y religiosa.
DETENCIONES-DETENIDOS ¿ En qué condiciones ?
DIÁLOGO INTER-RELIGIOSO
DIOS...sobre.
ECLESALIA....Artículos recibidos de...
ECONOMÍA-Artículos relacionados
ECUMENISMO.
EDUARDO GALEANO.escritos de...
EDUCACIÓN-Sobre la educación en general.
ELECCIONES EUROPEAS-Ante las...
EL PAPA y la jerarquía católica .sobre...
ENLACES A OTRAS WEBS .Muy útiles.
ENTREVISTAS ...A personalidades varias.
ESPERANZAS...varias.
ESPIRITUALIDAD
EUTANASIA...sobre la...
EUCARISTÍA...sobre la
EVANGELIO Y POLÍTICA
EXCOMUNIÓN...sobre la
EXPOSICIONES y proyecciones de interés.
EXTRANJERÍA.Sobre la Ley de...
FE-(Artículos y reflexiones sobre la Fe ).
FAMILIA ( La )...vista desde diferentes ángulos.
FAUSTINO VILABRILLE LINARES-Reflexiones
FÍSICA CUÁNTICA. Algo sobre la...
FOROS-Diversos.
FRASES CÉLEBRES.
GALERÍA DE FOTOS RECIENTES.
GENÉTICA...sobre la...
GOLPES DE ESTADO...varios
GUERRA CIVIL...sobre la...
GUERRAS...Sobre las...
HISTORIA-Algunos días señalados.
HOMENAJES Y ANIVERSARIOS VARIOS.
HOMOFOBIA...sobre la...
HOMOSEXUALIDAD.Sobre la ...
HUELGAS Y CONCENTRACIONES REIVINDICATIVAS
HUMOR-Para nunca envejecer.
IGLESIA EN EL MUNDO
IGLESIA-ESTADO.Relaciones...
IGLESIA Y COMUNIDAD CIENTÍFICA
IGLESIA Y JERARQUÍA .Escritos varios.
IMPERIALISMO...Sobre el..
INMIGRACIÓN...Y EMIGRACIÓN.
INQUISICIONES ...varias
JESÚS DE NAZARET-sobre ...
JON SOBRINO.Artículos de...
JOSÉ ANTONIO PAGOLA.Reflexiones litúrgicas.
JOSÉ ARREGI,Artículos de...
JOSE JUÁREZ...artículos publicados en SOMAC.
JOSÉ MARIA CASTILLO.Artículos de...
JOSE MARIA GARCIA-MAURIÑO.Reflexiones
JUAN DE DIOS REGORDÁN DOMÍNGUEZ.Reflexiones
JUAN JOSÉ TAMAYO ACOSTA.Artículos de...
JUBILACIÓN=¿ ANCIANIDAD ?
JUECES...Y JUICIOS.
JUVENTUD...sobre la...
LAICIDAD,¡OJO ! Que no es Laicismo.
LATINO-AMÉRICA.Noticias sobre...
LECTURAS RECOMENDADAS.Libros de consulta ; Revistas y publicaciones varias.
LEONARDO BOFF.Artículos de...
MANIFIESTOS VARIOS
Mª DOLORES DE BURGOS-AISHA.Relatos de...
María,la madre de Jesús.
MASS MEDIA...lo que dicen los medios.
MATILDE GARZÓN RUIPÉREZ.Artículos de...
MEMORIA HISTÓRICA , varias-Noticias y Comunicados
MENORES.Sobre la infancia y los...
MISIONES...Y MISIONEROS/AS.
MOVIMIENTO 15-M
MUJER-Sobre la mujer.
MUROS...otros...
MUSULMANES/AS.Sobre los/as...
NARRACIONES ...Y SUEÑOS,que ayudan a reflexionar.
NAVIDAD-Narraciones y ¡ Buenos deseos !.
NEOLIBERALISMO ECONÓMICO...Y otros.
NOS DEJARON...
OBJETORES DE CONCIENCIA
ODIO...sobre el
ONU-ORGANIZACIÓN NACIONES UNIDAS.Algunas noticias y comunicados.
OPINIONES...varias
ORACIÓN...sobre la...
ORACIONES ...varias
ORIENTE MEDIO.Sobre...
PADRENUESTRO... del capital.
PADRENUESTRO-EL.Varias maneras de dirigirse al Abba.
PALESTINA-ISRAEL...Conflicto ¿ Hasta cuándo ?.
PAPA BENITO XVI.Comentarios y reflexiones sobre y ...del Papa.
PAPAS...sobre los...
PARÁBOLAS EVANGÉLICAS.Reflexiones sobre
PARROQUIA SAN CARLOS BORROMEO-Entrevías
PAZ-Artículos y Reflexiones sobre la...
PECADOS...LOS NUEVOS Y LOS DE SIEMPRE.
PEDERASTIA Y PEDOFILIA...sobre la...
PEDRO CASALDÁLIGA. De Pedro y sobre Pedro.
PELÍCULA...DE
PERDÓN...Sobre el...
PETICIONES VARIAS.
PIRATERÍAS...varias.
PLATAFORMAS.Varias
POBREZA,varios conceptos de...
POESÍA-Rincón de la Poesía.
POESÍAS CONTRA LA ( S ) MASACRE ( S )
PONTÍFICES ...y sus documentos.
PREGUNTAS...¿ Sin respuesta ?.
PREMIOS...varios
PRIMERO DE MAYO...Sobre el
PRISIONES-PRISIONEROS
PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD...aplicadas al tiempo litúrgico.
PUNTOS DE VISTA...para valorar.
RACISMO EN EL SIGLO XXI...Semilla de división entre los humanos.
RECORDANDO A...
RECURSOS VITALES.Sobre...
REDACCIONES...INTELIGENTES.
REDES CRISTIANAS
REFLEXIONES varias-Artículos que nos invitan a ello.
REFUNDACIÓN DE LA IZQUIERDA.Sobre la...
RELATOS Y EXPERIENCIAS DE VIDA.
RELIGIÓN-RELIGIONES-Sobre la ...
RÉPLICAS...TURNO DE.
REPOBLACIONES FORESTALES
REPÚBLICA...Y REPUBLICANOS.
RESISTENCIA PACÍFICA.
ROSER PUIG,escritos de ...
SACERDOCIO...sobre el...
RESURECCIÓN...sobre la
SALARIOS Y ASALARIADOS
SANIDAD.Sobre la...
SANTIDAD
SECULARIZACIÓN...y su problemática.
SENCILLEZ...Sobre la.
SEMANA SANTA.Reflexiones sobre...
SERENIDAD
SEXUALIDAD...sobre la.
SILENCIO...de Dios
SINDICALISMO
SISTEMAS ECONÓMICOS....varios.
SOCIALISMO...sobre el...
SOLIDARIDAD-Artículos relacionados
SO.M.AC (SOLIDARIOS MAYORES ACTIVOS)-Página de Inicio
SOÑADORES
TEMAS PARA REFLEXIONAR.
TEOLOGÍA ...Y TEÓLOGOS RELEVANTES-Artículos relacionados
TERAPIAS ...Recomendadas.
TERCER MUNDO
TERRORISMOS ...VARIOS.
TESTIMONIOS DE VIDA
TIEMPO LITÚRGICO
TORTURA!.¡ Todos contra la...
TORRES QUEIRUGA,ANDRÉS.Articulos de...
TRANSNACIONALES.Sobre las...
TRANSPORTE...y su problemática.
TRATADOS INTERNACIONALES.sobre...
UNIÓN EUROPEA-Artículos y comentarios.
UNO...Unidad en el amor.
¡¡ URGENTE !!...comunicado.
UTOPÍAS ...EN LAS QUE CREER.
VATICANO-Artículos relacionados.
VIDA TERRESTRE-Expectativas
VÍA CAMPESINA...noticias relacionadas.
VIDAS EJEMPLARES
VIOLENCIAS CON VÍCTIMAS...VARIAS
AGRICULTURA.Sobre la...
VIVENCIAS =EXPERIENCIAS DE VIDA.
VIVIENDA-Sobre el derecho a una vivienda digna.
VIVIR...Formas de vivir.
Vivir lo que somos
ÉTICA.Sobre la ...
IGLESIA.Sobre la...
NACIONALCATOLICISMO.Sobre el...
HANS KÜNG-Escritos y entrevistas.
JUAN HERNÁNDEZ JOVER-Comentarios de ir por casa
 
REFLEXIONES varias-Artículos que nos invitan a ello.


imagen
imagen
La Iglesia del Papa Francisco  
Balance después de un año
Víctor Codina

Después de un año  ¿cuál es el balance del pontificado de Francisco, cuál es la imagen de Iglesia de Francisco que se va dibujando? ¿Cuáles son los rasgos de la Iglesia según Francisco? Presentemos un pequeño decálogo.

1.Hacia una Iglesia pobre y acogedora
De una Iglesia poderosa, distante, fría, acartonada, miedosa,
reaccionaria, de la cual la gente se aleja y se  va… a una Iglesia pobre,
sencilla, cercana, acogedora, sincera, realista, que promueve la cultura del
encuentro y de la ternura. El nuevo obispo de Roma, Francisco se reconoce pecador y pide oraciones; recuerda que la Iglesia necesita una conversión y una continua reforma evangélica, una reforma a lo Francisco de Asís.

2. Hacia una Iglesia centrada en Jesucristo
De una Iglesia moralista  obsesionada por el aborto, el control de natalidad, el  matrimonio homosexual… a una Iglesia que va a lo esencial, que se centra en Jesucristo contemplado y adorado, recupera el evangelio, anuncia la gran buena noticia de la salvación en Cristo, pues Jesús es lo único que atrae; quiere difundir el olor del evangelio de Jesús, pide a los jóvenes que no se avergüencen de ser cristianos, que pongan a Jesucristo en el centro de su vida, la fe en Jesucristo es cosa seria, no una fe descafeinada. No puede ser un cristianismo de meras devociones sin Jesús. El Papa, como Pedro, no tiene oro ni plata pero trae lo más valioso: Jesucristo, él es la única riqueza. Pero un Jesucristo muerto y resucitado, no hay que quedarse en el sepulcro, no ser cristianos de cuaresma sin Pascua… La alegría del evangelio llena el corazón de todos los que se encuentran con Jesús.

3. Hacia una Iglesia de la misericordia y ternura
De una Iglesia centrada en el pecado y que ha hecho una tortura del sacramento de la confesión y ha convertido la petición de sacramentos en una aduana inquisitorial…a una Iglesia de la misericordia de Dios, de la ternura, de la compasión, con entrañas maternales, que refleje la misericordia del Padre, una Iglesia ante todo hospital de campaña que cure heridas de emergencia, que cuide la creación, en la que los sacramentos son para todos, no solo para los perfectos. La convocatoria de un Sínodo sobre la familia y la encuesta que ha enviado sobre temas pastorales acuciantes como la situación de los divorciados vueltos a casar, la unión de homosexuales, las relaciones prematrimoniales, el matrimonio a prueba, el control de natalidad y el magisterio sobre moral sexual…indica que hay un deseo de ampliar el campo de la misericordia y extenderlo a todas las situaciones conflictivas.

4.Hacia una Iglesia donde los últimos sean los primeros
De una Iglesia centrada en ella misma, autorreferencial, preocupada por el proselitismo…a una Iglesia de los pobres preocupada ante todo del dolor y del sufrimiento humano, de la guerra, del hambre, del paro juvenil, de los ancianos,  donde los últimos sean los primeros, donde no se pueda servir a Dios y al dinero; una Iglesia profética, libre ante los poderes de este mundo; en Evangelii gaudium afirma que el actual sistema económico  basado en la idolatría del dinero es injusto, pues  enriquece a unos pocos y convierte a una gran mayoría en masas sobrantes, es un sistema excluyente que mata; por esto lanza un “no” a una economía de exclusión, un “no” a la nueva idolatría del dinero, un “no” al dinero que gobierna en lugar de servir, un “no” a la inequidad que genera violencia; en Lampedusa critica la actitud de los países ricos ante los emigrantes africanos y asiáticos, muchos de los cuales mueren en el intento de llegar a las costas europeas: es una vergüenza, vivimos en la burbuja del consumo y con el corazón anestesiado ante el sufrimiento ajeno; en Brasil les dice a los jóvenes que hagan lío y sean revolucionarios en busca de un mundo mejor y más justo; afirma que las confesiones religiosas del mundo deben aunarse para resolver el problema del hambre y de la falta de educación...

5. Hacia una Iglesia en estado de misión, que sale a la calle, a las fronteras, abridora de caminos nuevos
De una Iglesia encerrada en sí misma, reliquia del pasado, con tendencia a mirarse el ombligo, con sabor a invernadero, que espera que vengan los otros… a una Iglesia que sale a la calle, “callejea la fe”, va los márgenes sociales y existenciales, a las fronteras, a los que están lejos, aun con riesgo de tener accidentes; no teme una Iglesia minoritaria y pequeña, con tal que sea semilla y levadura, que abra caminos nuevos, que vaya sin miedo a servir, una Iglesia a la intemperie, que sale a las cunetas del mundo, una Iglesia en estado de misión.

6. Hacia una Iglesia de puertas abiertas, que no discrimina a los que piensan diferente
De una Iglesia que discrimina a los que piensan diferente, a los diversos, a los otros… a una Iglesia que respeta a los que siguen su propia conciencia,  a las otras religiones, a los ateos, a los homosexuales, dialoga con no creyentes, con judíos, nuestros hermanos mayores, una  Iglesia de puertas abiertas, atenta a los nuevos signos de los tiempos.

7. Hacia una Iglesia del Vaticano II, descentralizada, abierta a la permanente reforma
De una Iglesia con tendencia restauracionista y de vuelta atrás que añora el pasado…a una Iglesia que considera que el Vaticano II es irreversible, que hay que implementar sus intuiciones sobre la colegialidad,  evitar el centralismo y el autoritarismo en el gobierno, caminar en medio de las diferencias. El mismo título de Obispo de Roma es un refrendo a la colegialidad episcopal, a la colegialidad con sus hermanos obispos. El Papa reconoce que no tiene la respuesta a todas las cuestiones, que hay que reformar el Papado, que hay que dar responsabilidad a los laicos, dar mayor protagonismo a la mujer, desclericalizar la Iglesia, pues el clericalismo no es cristiano.
8.Hacia una Iglesia con pastores que huelan a oveja: delante, detrás y en medio del pueblo
De una Iglesia con pastores encerrados en sus parroquias, clérigos de despacho, que buscan hacer carrera, que están en el laboratorio y a veces  acaban siendo coleccionistas de antigüedades, con obispos siempre en aeropuertos … a pastores que huelan a oveja, que caminen delante, detrás y en medio del pueblo; el carrerismo es la lepra del Papado, la curia es vaticano-céntrica y fácilmente traslada su visión al mundo.

9.Hacia una Iglesia libre, joven y alegre, levadura de la sociedad
De una Iglesia envejecida, triste, con gente con cara de cadáver o con sonrisas de azafata… a una Iglesia joven y alegre, levadura y fermento en la sociedad, con la alegría y la libertad del Espíritu, con luz y transparencia, sin nada que ocultar,  con flores en la ventana y olor de hogar, donde los jóvenes sean protagonistas, pues son como las niñas de los ojos de la Iglesia.

10. Hacia una Iglesia Pueblo de Dios, plural y diversa
De una Iglesia ONG piadosa, clerical, machista, monolítica, narcisista,…a una Iglesia Casa y Pueblo de Dios, mesa más que estrado, que respete la diversidad, donde jueguen un papel relevante los laicos, las mujeres, las familias. Es la Iglesia de Aparecida, de discípulos y misioneros  para que nuestros pueblos en Cristo tengan vida, una casa eclesial donde reina la alegría.
En realidad, después de un año de su gestión pastoral como Obispo de Roma podemos afirmar que con Francisco se ha retomado el Vaticano II que había quedado de algún modo silenciado y aparcado. No inventa nada nuevo, reasume el impulso pentecostal del Vaticano II. La Iglesia del Papa Francisco en el fondo es la Iglesia del Vaticano II, la misma Iglesia que soñó Juan XXIII y que hasta ahora había sido fuertemente frenada y diluida. Vuelve a renacer una primavera eclesial.


El Papa Francisco aftífice e impulsor de la Iglesia del Vaticano II

No es casual que Bergoglio  provenga de América Latina, una Iglesia que recibió el Vaticano II con gran creatividad y profundidad: la Iglesia de Medellín y Aparecida, la Iglesia con algunos obispos verdaderos Santos Padres de la Iglesia de los pobres -como Helder Cámara y Romero-, la Iglesia de las comunidades de base, de la Biblia devuelta al pueblo, la Iglesia de la profunda religiosidad popular de los pobres, la Iglesia de laicos comprometidos con la justicia y con la pastoral, la Iglesia de una vida religiosa inserta entre los pobres, la Iglesia de numerosos mártires asesinados por defender la fe y la justicia.

1. Cuestionamientos e interrogantes.
Es mucho lo que ha realizado el Papa Francisco en su primer año de pontificado, pero es mucho lo que queda por  hacer todavía. Le toca a Francisco llevar a término cuestiones que el concilio inició pero no llegó a concretar, como el modo de elección de los obispos, hacer que los sínodos sean no solo consultivos sino deliberativos, favorecer la autonomía y responsabilidad de las Iglesias locales…
Y afrontar lo que el Vaticano II no trató pero que son tareas y desafíos urgentes: reforma del papado y de la curia, abandono de la jefatura del Estado Vaticano, cambiar el modo de elección del Papa, revisión de la estructura de cardenales y nuncios, abandonar el episcopado honorífico y sin diócesis real de los dirigentes de los dicasterios de la curia, repensar el papel de la mujer en la Iglesia, promover la ordenación de hombres casados, revisar la moral  sexual y matrimonial, la pastoral con los divorciados vueltos a casar, el  problema de la homosexualidad, la relación con los teólogos, asumir el gran desafío ecológico…

2.Responder a la problemática religiosa y espiritual de hoy
Añadamos a lo anterior la necesidad de responder a la problemática religiosa y espiritual que surge del nuevo contexto socio-cultural, científico y técnico del mundo de hoy, del nuevo tiempo axial que está apareciendo con paradigmas que rompen los esquemas religiosos provenientes del neolítico- centrados en el sacerdote, el altar y el sacrificio-, reaccionar ante las nuevas formas de espiritualidad y de agnosticismo, etc. Hoy el problema ya no es, como en el Vaticano II, preguntar “Iglesia ¿qué dices de ti misma”, sino “Iglesia, ¿qué dices acerca del misterio de Dios?”
¿Podrá un solo hombre llevar  a cabo estas reformas tan necesarias y urgentes? ¿No es excesiva carga para el primado de Pedro? ¿No debería ser una tarea colegial de todos los obispos, más aún de toda la Iglesia? ¿No es el mismo Francisco el que nos pide que todos seamos “audaces y creativos”?

3.Las grandes transformaciones de la Iglesia surgen desde abajo
Hay que afirmar que es una ilusión el pensar que las reformas y cambios eclesiales solo vienen de arriba. La historia nos enseña que las grandes transformaciones de la Iglesia (como también de la sociedad…)  han surgido desde abajo, desde donde ordinariamente actúa el Espíritu: desde los laicos, desde los  pobres, desde las mujeres, desde la gente marginada. A todos nos toca comenzar a renovar y  reformar la Iglesia desde el evangelio, convirtiéndonos a Jesús de Nazaret y a su Reino. Sin la cooperación e iniciativa de la base, la Iglesia no podrá cambiar nunca.
Mientras agradecemos al Señor por el gran don del Papa Francisco que devolvió la alegría a la Iglesia, estemos dispuestos a colaborar en la renovación de la Iglesia. El Papa Francisco ya nos ha abierto el camino.

Diálogo entre la estatua de bronce de Pedro del Vaticano y el Señor:

Di, Jesucristo, ¿por qué
me besan tanto los pies?
Soy San Pedro, aquí sentado,
en bronce inmovilizado, no puedo mirar de lado
ni pegar un puntapié,
pues tengo los pies gastados,
como ves.
Haz un milagro, Señor.
déjame bajar al río,
volver a ser pescador,
que es lo mío.
Rafael Alberti
La pregunta y la fecha
Por Jaume Reixach (En El Triangle)

¿España contra Catalunya? Yo más bien diría España contra España y/o Catalunya contra Catalunya. Hay una España posible: la Confederación de Repúblicas Ibéricas, soñada por los intelectuales y políticos más lúcidos de las últimas décadas. Pero esta España posible choca con la inercia de unas estructuras de Estado instaladas en Madrid, herederas del centralismo borbónico importado de Francia en el siglo XVIII.

También hay una Catalunya posible: la de los trabajadores, la de los campesinos, la de los pequeños empresarios, la de los jóvenes, la de los científicos y la de los funcionarios con voluntad de servicio público. Pero esta Catalunya honesta y democrática choca contra la dominación atávica que ejercen las "400 familias" que, según la acertada diagnosis de Fèlix Millet, se reparten el pastel.

A las "400 familias" no les da miedo la independencia. Saben que puede ser un espantajo que, convenientemente agitado, impresione a sus tocayos madrileños para, de este modo, conseguir, en nombre de Catalunya, más dinero para sus bolsillos y más prebendas para sus negocios. Ya lo ha dicho uno de los máximos exponentes de la "mafia" catalana, Ramon Bagó, el propietario de Serhs que, desde hace años, vive amorrado a la teta de la Generalitat con concesiones de catering por un tubo: "Toda esta gente que dice que la independencia lo arruinará todo, a ver si callan de una puñetera vez".

A las "400 familias" no les da miedo la independencia: les da miedo la Semana Trágica y la victoria antifascista de Barcelona contra el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. Y esto, por mucho que lo quieran tapar con una estelada, es lo que se está mascando en las calles. La gente ya no se cree nada y empieza a tomar conciencia que los poderes establecidos –también la Generalitat de Artur Mas- son culpables, por acción o por omisión, de esta penuria colectiva.

En Italia, ahora mismo, se está desarrollando un amplio movimiento contestatario que pasa totalmente desapercibido en los medios de comunicación de aquí. Se denominan los forconi (los que empuñan las horcas campesinas) y son grupos organizados y autónomos de estudiantes, de parados, de pequeños empresarios, de transportistas, de vendedores ambulantes... que han bloqueado carreteras, ciudades y pueblos, de norte a sur del país. Incluso hay policías que han desistido de reprimir estas protestas y apoyan a los manifestantes.

Intuyo que, muy pronto, también tendremos a los forconi aquí. Personas hartas y desesperanzadas, sin futuro y sin nada que perder que se rebelan como pueden contra aquello que, creen, les provoca la infelicidad: la Unión Europea, el euro, la clase política, el poder financiero, los grandes medios de comunicación que manipulan la realidad, la presión fiscal insoportable, los monopolios de los servicios que les sangran los bolsillos (eléctricas, telefónicas, petroleras...) y la corrupción que compacta todo este sistema perverso y destructor de la identidad humana.

En Catalunya ya tenemos "la pregunta y la fecha" del referéndum por la independencia, consensuada por CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP. Pero la verdadera pregunta es: ¿por qué la gente aguanta tanto ante esta situación de catástrofe económica y social que sufrimos? Y la fecha: ¿cuándo saldrá la gente a la calle y dirá ¡basta!, como hacen los forconi?

De la riqueza a la demencia

Hace unos días escuché o tal vez leí que las personas mayores, no son conscientes de la riqueza que poseen. No hablamos aquí de riqueza material.
Y es cierto porque muchos ancianos se entretienen en charlar de sus dolencias, lo que consigue acentuarlas, de las visitas a los médicos, las medicinas que toman. En cambio, poco o nada comentan sobre su vida interior, sobre la riqueza acumulada, en sus estudios tal vez, en sus sufrimientos y alegrías, en haber contemplado tantas veces el estallido de las flores y el cantar de los pájaros en primavera…, en haber gustado las mieles y las hieles del amor, en participar en el milagro de la vida,… ¿Por qué esta singular sabiduría queda escondida como entre las telarañas de unos muebles arrinconados en el cuarto trastero?
Lo mas triste es que la experiencia de haber acumulado quince años de infancia, otros tantos de juventud, 20 de madurez y el resto de vejez, nadie la valora y menos los que todavía no tienen la perspectiva suficiente por no haber vivido la última etapa que empieza a ser la más duradera.
Por eso, apenas se escribe nada sobre esa riqueza tan desaprovechada. Mucho menos se aprovecha en favor de la sociedad.
Hoy la vejez está suscitando muchos intereses en instituciones, en investigaciones y sobre todo en periodos electorales. Ojalá fuera un servicio público la Geriatría porque lo que sí es ya un negocio son las residencias de ancianos, pues la expectativa de vida se ha prolongado y el problema de una sociedad envejecida ha empezado a preocupar.
Y sin embargo en épocas pretéritas, la abundancia de años era considerado un privilegio y los mayores eran siempre los más respetados de las familias, como dotados de un especial don de consejo, incluso en el barrio, el pueblo o en varios pueblos a la redonda, Todavía siguen prestigiadas y en uso palabras latinas como "Señor", que por su grado comparativo de superioridad significa "más anciano" y "Senado", del senatus romano, consejo de senes, los ancianos; o la griega presbítero, con el mismo significado que señor. Perdida la conciencia de esta riqueza, hoy los ancianos se van convirtiendo en trastos viejos, como los baúles de nuestros sobraos, llenos de papeles y ropa en desuso.
De una parte, el deterioro biológico, con el aumento de la sordera, la disminución de la vista, los temblores de las piernas, les recortan las capacidades sensoriales y la movilidad; les dificultan seguir una conversación, bien porque nadie se molesta en subir la voz para que oigan, bien porque en reuniones de amigos o familiares, con frecuencia no se escucha, se habla a la vez o se forman simultáneas conversaciones.
No se tiene en cuenta la presencia de los mayores, no se les pregunta por las cuestiones que se debaten y como resultado se van replegando sobre sí mismos, porque sus oídos no resisten el guirigay y porque se dan cuenta de que sus opiniones no interesan.
No tardan en rendirse a la evidencia de una realidad contra la que no pueden luchar y acaban convenciéndose de la inutilidad de sus vidas, de que ya no tienen nada que ofrecer. Si añadimos el aumento de los fallos de memoria, el interés por la vida desaparece de su campo perceptivo y emocional. La indiferencia y la pasividad van empañado el brillo de sus ojos. La depresión llega inevitablemente y prolongándose desemboca en una demencia o en un Alzheimer. Las administraciones han inventado remedios para distraerle en los primeros años de su jubilación con frecuencia hasta ahora anticipada. Se han creado así las guarderías de mayores:
Centros de día, hogares de ancianos y como remate de todo las residencias geriátricas, distintas formas de aparcamiento, en los que en el mejor de los casos, los viejos conviven y se entretienen con los viejos. Mientras los ancianos se mantienen en la primera etapa de la mal llamada tercera edad, los mejor dotados pueden todavía revivir y ejercitar sus aficiones al teatro, a la pintura, a la música, pueden acudir a las universidades de la experiencia, claro está, siempre junto a otros y otras de su misma edad. En general acaban percibiendo que su pradera sólo tiene flores iguales, un tanto marchitas y hasta aceptan agradecidos este trato singular que se les otorga. Y no es para menos pues saben que en su barrio, hay muchos y muchas que ya se quedan en casa solos, porque las artrosis de rodillas y caderas les han jugado malas pasadas, ven con dificultad y las prótesis dentarias resbalan en sus contraídas encías.Los que empiezan siendo "dependientes" de esos centros de entretenimiento, acaban en las grandes dependencias, cuando ya se les trata como niños, sólo que con menos amor y paciencia.
Mucho se habla en congresos, mucho se escribe en tratados, pero ¿quién conoce de verdad a los viejos? No podemos conocer lo que no hemos vivido. Por eso estas nuevas ciencias y esos nuevos estudiosos lo primero que necesitan es acercarse no con el complejo superior de médicos ni como un investigador de una fauna animal, ni como quien hace "intervenciones" -así lo llaman los trabajadores sociales- sino como a personas iguales, amigas, e intentar extraerle al modo socrático toda esa riqueza que la sociedad les ha obligado a sepultar; mas que con pastillas, provocar la autoestima perdida, pulsando las cuerdas dormidas, desempolvando el cerebro para que las neuronas muertas o perezosas se activen y las corrientes motoras circulen por los millones de células que todavía nos quedan.

– Matilde Garzón Ruipérez








Los enanitos de los sueños
Andrés Marí para Kaos en la Red
Todos entendemos fácilmente que una auténtica revolución es un giro en la vida de todos hacia las mayores incógnitas. ¿Cómo la haremos, en qué nos equivocaremos, cuántos se mantendrán juntos y satisfechos, cuáles serán los mayores esfuerzos y sacrificios, triunfaremos? El ser humano, tú, yo, aquel, con todas sus diferencias y contradicciones y en su humildad y su soberbia, es el mayor determinante de las respuestas. Y al mismo tiempo, ninguna es firme, ya que todas llevan en su proceso un continuum inacabable “para cambiar todo lo que debe ser cambiado”.
Cuba fue condenada por el gobierno de los Estados Unidos de América, según un documento del Departamento de Estado norteamericano de los años 60 del siglo pasado, “a que los cubanos padecieran hambre, miseria y desesperación para que derrocaran a la revolución”. Finalizando 2013 el presidente de turno en la Casablanca dice textualmente que “la política estadounidense para la isla ha quedado obsoleta y deben buscarse caminos más creativos e imaginativos”. O sea, la gran potencia económica y militar más poderosa del mundo no logró su propósito con los enanitos de los sueños. ¿Acaso hay algo más creativo e imaginativo que haber resistido y vencido a semejante condena por más de 50 años? ¿A qué nuevas imaginaciones y creatividades estamos abocados?
No han sido tranquilos estos años. Todos hemos sufrido y seguro que muchos en algunos momentos hemos padecido hambre, miseria y desesperación. Todos cargamos el pesado fardo de la historia. No estábamos esperando que el presidente norteamericano nos comunicara nuestro triunfo, pero es bueno saber que asume su derrota y que debemos prepararnos para sus nuevos pasos. El camino sigue siendo largo y difícil, casi una broma más del destino, como si ya no tuviéramos bastante con lo recorrido, pero mientras queramos ser el país que queremos debemos ser bromistas.
Pensemos que podemos y hagámoslo sabiendo que vivimos en este doloroso mundo que nos ha tocado y no en el limbo de los cielos. Ello tiene múltiples significados, desde toda la justicia y la belleza que entraña la naturaleza del universo hasta las mayores confusiones y fealdades que las sociedades humanas nos aportan. No resultan nada felices los giros de la Tierra procurando el día y la noche. Sabemos muy bien dónde jamás se oculta el sol, dónde siempre está ensombrecido y por qué suceden estos errores del planeta.
Recientemente Cuba volvió a recibir el apoyo de la Comunidad Internacional para el cese del bloqueo económico, comercial y financiero que ejerce Estados Unidos contra nuestro país. Hace unos días Cuba fue elegida para el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Evidentemente son otros triunfos del camino elegido y aquellos que, dentro o fuera de la isla, se han unido de forma sumamente indigna a la voracidad de nuestro fiero vecino se han convertido en la lástima de su propia existencia. ¿Es hora de lanzar fuegos artificiales? Desde luego que no. “Con todos y para el bien de todos” queremos seguir el camino. La auténtica humanidad de los revolucionarios no debe padecer las vanidades del poder. Nos faltan muchas otras odiseas por continuar y siempre debe salvarnos la coherencia de nuestro derecho a existir. Cuba ha vencido, pero los cubanos amamos nuestras luchas intentando resolver sus imperfecciones o terminaremos odiando nuestra victoria.
La única definición y verdad sobre el mundo

Andrés Marí para Kaos en la Red

En las recientes declaraciones del presidente norteamericano Barack Obama en San Petersburgo, terminada la Cumbre del G-20, pudimos asistir a la aseveración definitoria de la verdad en el mundo actual: Los Estados Unidos de América es el país más poderoso de la Tierra y por encima de cualquiera otra definición o verdad, como podría ser el marco de las Naciones Unidas que reconoce el derecho soberano de sus países miembros, deben intervenir con su fuerza militar donde lo estimen pertinente. Es sabido que este país constituye el mayor emblema del Sistema Capitalista y por ello es previsible que a su verdad se sumen otros países. ¿Qué significan los demás países que no acepten esta verdad? Nada, no significan nada, o sí, significan que en cualquier momento, de pasarse de la tolerancia permitida por el jefe norteamericano, contra ellos también puede desatarse una intervención militar. Quizás por esto muchos países finalmente aceptarán sumarse a la verdad en que son demandados u obligados.
Todavía –y no sé muy bien si será necesario- la Humanidad no ha arribado a una definición y única verdad de cómo deben ser las relaciones humanas en todo el globo terrestre. Las religiones se acercan a ello, aunque con diversos matices. Igual pasa con las concepciones ideológicas. Gran parte, sino toda, de la izquierda socialista y comunista realiza algún acercamiento. Para todos ellos el ser humano y sus relaciones con sus congéneres y con toda la Naturaleza, la Historia y el Saber deben ser de la forma clasificada en sus respectivos cánones, pero quien más se ha acercado a ello, digamos que con mayor eficiencia, es la derecha representada en el Sistema Capitalista Occidental en todos sus órdenes: el ser humano, la Humanidad y toda su evolución deben estar adscritos a las características de este Sistema. Es designación divina, aunque puedan tolerarse la existencia de ciertas entidades o sectas más próximas a lo profano. Estas entidades son perfectamente asimilables por el Sistema mientras no pasen del éxtasis individual. En cuanto crucen la línea roja de una posible amenaza directa al Sistema, las leyes y las fuerzas de éste las eliminan con gran facilidad por cuanto este modelo de vida sí ha concluido –y lo hemos podido comprobar en San Petersburgo- que todos los países, pueblos y personas deben comportarse como lo ha establecido el Sistema Capitalista Occidental.
¿Es cierto que la especie humana en el globo terrestre tiene una única definición y verdad ejecutables? Los nativos del Amazonas y de otras pocas regiones del mundo, apartados voluntariamente de nuestra “civilización”, no lo creen así, pero, ¿qué valor se les concede a estas personas? Prácticamente ninguno, y como no afectan –los que no afectan- al desenvolvimiento del Sistema Capitalista, el Sistema no los molesta y los defiende como un logro del Derecho Individual cuando se producen competencias no deseadas.
Es lo que pasa con países constituidos en sus culturas y conflictos particulares. La propia creación de un país es un designio occidental y todos los países deben pasar la absolución o condena del Sistema Capitalista encabezado por los Estados Unidos de América que dictará si son Estados Protegidos o Estados Fallidos. Así, hagan lo que hagan, Arabia Saudita, Qatar, Dubái y muchos otros por el estilo no serán intervenidos -de hecho ya lo están-, pues son Estados Protegidos, mientras que Irak, Afganistán y Libia fueron Estados Fallidos porque no estaban intervenidos, había que intervenirlos y fueron intervenidos para restaurar la libertad, la democracia, los derechos humanos y el armonioso desarrollo del individuo que conforman la todopoderosa verdad del Sistema Capitalista Occidental. A ello se debe que, por si las moscas que pican a Wikileads y a Snowden deciden rebelar algunas cosas más sobre la vida interna de los Estados Protegidos, varios de ellos han firmado una declaración contra Siria que les ha puesto en las manos el corajudo y decidido gigante de las bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki, aquel del napalm en Viet Nam, el mismo de los gases paralizantes durante la Guerra del Golfo, el invalorable y valiente clasificador de los Estados Fallidos.
¿Todos los valores enunciados por la civilización occidental deben ser protegidos por los Estados Unidos de América? ¿Qué espera este país para intervenir en Francia –“ah, La France”- al ver pisoteados en Francia esos valores por un presidente denominado socialista que hace loas a la guerra? ¿O por qué no interviene también en Inglaterra, en Italia, en España, en Alemania o en tantos otros países incluyendo los propios Estados Unidos donde esos valores se violan sistemáticamente? ¿También esos países son Estados Protegidos? En definitiva, ¿quién es el protector? Salta a la vista que no es ningún país, sino el Sistema Capitalista. ¿Qué hubiera sucedido con el imprevisible Berlusconi de haber sido el capo de un país no protegido? ¿Y con Blair, con Aznar y con Busch, por firmar la destrucción y saqueo de Irak si hubieran sido también dirigentes de países no protegidos? ¿Y con Sarkozy entrando en Libia después de haberla destruido? Lo más normal sería que hubieran sido ejecutados o linchados como lo fueron Saddam y Gadafi, pero, no, todos ellos están protegidos por el Sistema y gozan, al igual que el tunecino Ben Alí y Mubarak con su ejército en Egipto, de la santidad que no gozaban ni Saddam ni Gadafi. Y para fértil demostración de los grandes méritos de los valores occidentales Afganistán, Irak y Libia se están incorporando lentamente a la verdad definida, aunque ya no haya tanta prisa para su incorporación. ¿Aceptarán los pueblos de Afganistán, Irak y Libia occidentalizarse aún más? Parece no importar qué piensan los pueblos mientras sus gobiernos obedezcan. El Sistema es bastante tolerante dada la perfecta sintonía con países similares que han aceptado la protección occidental. El meollo está en la aceptación de dejarse “proteger”, lo demás importa poco, el Sistema es hábil en cambiarle las “manías” a los dominados.
¿Quién es Occidente para definir una verdad única para todo el mundo? ¿Quiénes son los Estados Unidos para declararse el jefe de su ejecución y Francia su más arrodillado secuaz?
¿Qué libertad, democracia, derechos humanos y armonioso desarrollo del individuo servirán para pueblos que han concebido sus valores existenciales de otras formas diferentes a las nuestras? ¿A nosotros nos están sirviendo esos valores? ¿Realmente nuestra desnudez es superior al velo islámico? Por mucho que afirmemos la buena elección que hemos hecho nada justifica que también deba ser la elección de los otros. ¿O es que nuestros valores no son para nosotros sino para todos porque lo decimos nosotros? Estamos contradiciendo la propia esencia de los valores que defendemos. ¿Acaso esos valores son los que nos están llevando a que todos hablemos inglés, vivamos en rascacielos, comamos hamburguesas y seamos los más libres para definir y hacer valer la verdad que nos sostiene? ¿Nos sostenemos? No, evidentemente es mejor no hablar de nosotros, porque el cinismo que nos rodea es tan grande que podríamos perecer envenenados por los gases de las mentiras que oímos. Por ejemplo, esta noticia es elocuente: "España está viviendo una asombrosa recuperación económica". No sé si esta noticia es verdadera, pero si lo es habría que completarla diciendo que la tal recuperación está siendo posible por todos los suicidios de personas que serían desahuciadas de sus viviendas y por las tantas calamidades que está viviendo el pueblo español a pesar de ser un Estado Protegido.
Es evidente que todas estas especulaciones buenas, regulares o malas se deben a mi oposición a una intervención militar en Siria. Si en verdad es preocupante la utilización de armas químicas en ese país, ¿por qué no se realiza la más amplia y exhaustiva investigación para saber realmente quiénes las han usado? ¿No se enarbolan en muchos casos investigaciones independientes? Y si en verdad el uso de tales armas está prohibido, ¿por qué, más allá de un acuerdo internacional para no usarlas, no eliminamos estas armas de toda la faz de la Tierra? Y lo mismo con las armas nucleares y bacteriológicas. Que nadie pueda poseer estas armas. Pero, claro, tendríamos que esperar a que decida nuestro jefe y resulta muy evidente que no está en sus cálculos decidir algo distinto a lo que ya tiene decidido. Acusa a Siria de violar los acuerdos internacionales y pretende corregirla violándolos. Su ley es la propia violación de la ley.
Resulta muchísimo más evidente que “el asunto sirio” –lo han dicho los propios conjurados contra Siria-, no se trata de si ese país usó o no armas químicas, algo bien complicado de saber sabiendo la cantidad de países que las tienen y que podrían habérselas dado a quien mejor estimaran entre los bandos que luchan en Siria. La cuestión verdadera es que ese país no está obedeciendo al jefe del mundo que lo ha declarado un Estado Fallido y por tanto debe ser intervenido para que entre de nuevo en el Sistema de la definición y la verdad únicas fijadas por los Estados Unidos de América, es decir, al servicio del Capitalismo Occidental. ¿Podrá también hacerse lo mismo con Rusia y China? Se está intentando, y de no lograrse es muy posible que todos volemos por los aires. Esa es la única definición y verdad que el mundo entero, protegido o fallido, se juega por defender una única definición y verdad sobre el mundo.
PAPA FRANCISCO: "LOS CONVENTOS VACÍOS NO LE SIRVEN A LA IGLESIA PARA TRANSFORMARLOS EN ALBERGUES Y GANAR DINERO". Juan Cejudo


El Papa Francisco no ha podido ser más claro en su visita a un Centro de acogida a inmigrantes: los conventos vacíos no están para transformarlos en albergues u hotelitos y negociar con ellos- ha dicho.

No hace mucho, un grupo de creyentes de la Diócesis de Cádiz- Ceuta, escribíamos una carta al obispo para proponerle que cediera parte del Seminario (actualmente casi vacío), para acoger a los sin techo que en número de más de 130 pernoctan en nuestra ciudad por las calles y plazas. Aún seguimos recibiendo firmas en apoyo a nuestra carta, de la Diócesis y de toda España, incluso desde Latinoamérica.

También, personalmente, escribí en mi blog criticando que los dominicos decidieran convertir el Convento de Santo Domingo en una hospedería u hotelito, cuando lo iban a destinar en principio, a geriátrico para atender a las personas mayores..

El Papa Francisco lo ha dicho muy claro: hay que cederlo para inmigrantes u otros fines sociales, pero no para negocio.

Aquí os dejo sus propias palabras:

"Queridos religiosos y religiosas, los conventos vacíos no le sirven a la Iglesia para transformarlos en albergues y ganar dinero. Los conventos vacíos no son nuestros, son para la carne de Cristo, que son los refugiados. El Señor nos llama a vivir con generosidad y valentía la acogida en los conventos vacíos. Desde luego, no es algo simple, se necesita criterio, responsabilidad, pero también se necesita coraje.

Hacemos tanto, pero tal vez estamos llamados a hacer más, acogiendo y compartiendo con decisión lo que la Providencia nos ha dado para servir. Superar la tentación de la mundanidad espiritual para estar cerca de la gente común, y sobre todo de los últimos. ¡Necesitamos comunidades solidarias que vivan el amor de manera práctica !"

Y es que lo que ha dicho Francisco es lo que hizo Jesús: atender a los más desfavorecidos. La Iglesia, empezando por el Papa, obispos, curas, religiosos y religiosas y cristianos todos, debemos seguir el camino de Jesús que el buen papa Francisco ahora nos recuerda de una manera absolutamente clara y nítida.

Cádiz, 12 de Septiembre de 2.013
Carta a Francisco, Obispo de Roma

Hermano Francisco: nunca pensé que me dirigiría así a un Papa, pero como en tu saludo inicial no nos llamaste “hijos e hijas” sino “hermanos y hermanas”, siento que tengo permiso para hacerlo. Y me sale también un tú, aunque llenísimo de respeto, porque no me imagino llamando de usted a un hermano de verdad y el vos argentino no me va a salir.

En el diario “La Nación” del 14 de Marzo he leído que tu elección “ha resultado balsámica” y me ha parecido un adjetivo perfecto para calificar lo que nos está pasando desde que nos saludaste desde el balcón, con aquel tono en el que se mezclaban la timidez y la confianza. Primer efecto balsámico: te vemos distendido y hasta bromista (¡qué maravilla, un papa con sentido del humor…!), sin dar en ningún momento la impresión de estar abrumado por el peso de esa responsabilidad agobiante y desmesurada que los Papas se han ido echando sobre los hombros, como si les tocara a ellos solos encargarse de toda la Iglesia universal. Como si no existieran los otros Pastores, como si el pueblo de Dios fuera un fardo con el que cargar y no una comunidad de hombres y mujeres capaces de iniciativa y con deseos de participar y de colaborar, como soñamos con el Concilio.

Tú, en cambio, estás consiguiendo comunicarnos la convicción de que ese camino que comienzas lo vas a hacer acompañado por todos nosotros. Qué manera tan franciscana por lo sencilla y tan ignaciana por su lucidez de señalar un nuevo estilo eclesial. Porque si lo que deseas es que se nos reconozca por la fraternidad, el amor y la confianza, empiezan a sobrar y a estorbar (hace tiempo que a bastantes ya nos estaban sobrando y estorbando…) tantas conductas, prácticas y costumbres en las que se han ido confundiendo la dignidad con la magnificencia y lo solemne con lo suntuoso. Resulta una sorpresa balsámica sentir que ahora te tenemos como cómplice en el deseo de ir cambiando esas usanzas e inercias que nadie se decidía a declarar obsoletas y ante cuya incongruencia habían dejado de dispararse las alarmas. No son cuestiones irrelevantes, son indicadores que revelan una preocupante atrofia de los sensores que tendrían que haber puesto alerta, hace mucho, de que estaban en contradicción con los usos de Jesús. Así que bienvenida sea esa tarea que emprendes de volver a la frescura del Evangelio y a la radicalidad de sus palabras: ya nos estamos dando cuenta de que, en lo que toca a los pobres, no vas a darnos tregua.

Comienzas tu camino en momentos de extrema debilidad de la Iglesia: lo mismo que aquel joven que huyó desnudo en el huerto, a ella le han sido arrancadas las vestiduras con las que se protegía: secretismo, hermetismo, ocultamiento, negación de lo evidente. Pero es precisamente ahora, cuando aparece desnuda y despojada ante la mirada enjuiciadora del mundo, cuando se le presenta inesperadamente una ocasión maravillosa: la de revestirse por fin, únicamente, del manto de la gloria de su Señor.

Vas a encontrar muchas piedras en ese camino: críticas, resistencias y hasta zancadillas así que, siguiendo la recomendación de tu preciosa homilía el día de San José, trata de custodiarte un poco a ti mismo. Y por si no aciertas del todo, que se ocupen de ello las santas de la Iglesia de Roma: Cecilia, Inés, Domitila, Tatiana, Agripina, Demetria, Martina, Basilisa, Melania, Anastasia, Digna, Emérita, Martina, Sabina.

Han ido a buscarte casi hasta el fin del mundo y ha sido un acierto: gracias por haber aceptado quedarte, sin poder volver a recoger tus cosas. Menos mal que los zapatos que llevas parecen cómodos. Muchos nos sentimos ahora responsables de rezar por ti, aunque no seamos de tu diócesis y nos alegra saber que estás también encargado de velar por la Iglesia universal. De pronto, está recobrando sentido llamar Papa al Obispo de Roma.

Que el Señor te bendiga, te guarde y derrame sobre ti el bálsamo de su paz.

Dolores Aleiixandre
ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL NUEVO PAPA.RECOPILADAS POR GUILLERMO VAQUER,PÁRROCO DE SON ROCA (PALMA DE MALLORCA ).

El jesuita Jorge Mario Bergoglio es el nuevo Papa. Es argentino, de 76 años y asumirá el nombre de Francisco. Nacido el 17 de diciembre de 1936, es el actual arzobispo de Buenos Aires. El nuevo vicario de Cristo en la tierra se ha presentado ante el mundo católico y ha saludado y ha impartido la bendición Urbi et Orbi.
"Mis hermanos cardenales han ido a coger el obispo de Roma casi al final del mundo, os agradezo la acogida", han sido sus primeras palabras. "Rezamos para nuestro papa emérito Benedicto XVI", ha dicho ante la multitud.
"Empezamos este camino entre obispo y pueblo. Un camino de fraternidad y confianza. Rezamos para todo el mundo para que haya una gran fraternidad", ha señalado. "Os pido antes de daros la bendición que vosotros rezéis para mi, vuestro obizpo", ha afirmado.
Máxima expectación
Sobre las 19.05 horas empezó a salir humo blanco por la chimenea de la Capilla Sixtina. Poco después repicaban las campanas, señal inequívoca de que el cónclave había alcanzado la mayoría de dos tercios necesaria para elegir a un nuevo sumo pontífice. Fue en la quinta votación. La multitud en la plaza de San Pedro empezó a gritar, como muestra de júbilo. 

això es publicava i vos remetia fa uns dies
Jorge Mario Bergoglio, ¿el nuevo Roncalli?
No se arredraría a la hora de meter en cintura a la Curia romana
Cumplidos los 77, encaja en el cliché de Papa mayor, reformista y de transición
Papable fiable, con experiencia, decidido, de los que no le tiemblan el pulso, "limpio" y con agallas para terminar la limpieza que no pudo o no le dejaron hacer a Benedicto XVI : el IOR, banco vaticano, y la Curia
(José Manuel Vidal).-
Joven, con buena salud y reformador. Hasta ahora, ésas parecían ser las premisas ineludibles para comenzar a buscar al nuevo Papa. Pero en los últimos días la primera condición parece perder importancia y gana puntos la tríada de reformador, mayor y con no demasiados achaques. Se busca un nuevo Roncalli, papel en el que muchos ven al cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, que se parece en muchas cosas al Papa Bueno menos en su aspecto.
Más alto y menos gordo que Juan XXIII, el purpurado platense no sale en las quinielas al uso de los papables. Pero, si el cónclave se bloquea entre el "partido romano" de los curiales y el "partido reformista" de los extranjeros, especialmente americanos y alemanes, la opción del argentino podría revelarse providencial.
Bergoglio ya cosechó muchos votos en el cónclave anterior y se convirtió en el favorito del sector moderado-progresista y, por consiguiente, en el principal rival de Ratzinger. Tanto que, según algunas indiscreciones, el purpurado jesuita se habría levantado en el cónclave, para pedir a los cardenales, entre lágrimas, que no lo siguiesen votando.
Entonces, el argentino tenía 70 años. Pasados casi ocho, Bergoglio ha cumplido los 77 y encaja perfectamente en el cliché de Papa mayor y de transición. Tampoco se le conocen graves dolencias y podría asumir perfectamente el papel de Papa reformador por el que suspira la inmensa mayoría del cónclave...y del pueblo de Dios.
Nadie duda de que el purpurado argentino tenga carácter. Como dice el hermano Ricardo Corleto, agustino recoleto de paso por Roma, "es un hombre tan honrado y tan íntegro que ni siquiera el gobierno Kirchner pudo encontrar mancha alguna en su vida, a pesar de haberla buscado con suma diligencia".
La prioridad: Cambiar la Curia
Jesuita recto, dialogante, sencillo y sumamente austero, se desplaza en metro o bus por Buenos Aires y no le gusta que llamen eminencia. Cuando le preguntan cómo han de dirigirse a él siempre contesta diciendo: padre Bergoglio.
Capaz, inteligente, profundamente espiritual y hombre de una sólida personalidad, no se arredraría a la hora de meter en cintura o de reformar en profundidad a la Curia romana. Uno de los cometidos que todos los cardenales parecen considerar prioritario en la labor del nuevo Papa. La iglesia se juega en ello su credibilidad social tan dañada últimamente por todos los escándalos del Vatileaks.
Una reforma de fondo, que persiga una mayor colegialidad y rescate del ostracismo la sinodalidad ya apuntada en el Vaticano II. Como dice el cardenal Kasper, otro emérito de prestigio, "la Iglesia necesita transparencia y colegialidad. Hay que salir del cerco del centralismo romano". Y añade: "Cambiar la Curia es una prioridad".
Con Bergoglio en el solio pontificio la Iglesia no solo podría ganar un nuevo Roncalli, sino que además realizaría un salto epocal al otro lado del Atlántico con red. Es decir en manos de un papable fiable, con experiencia , decidido, de los que no le tiemblan el pulso, "limpio" y con agallas para terminar la limpieza que no pudo o no le dejaron hacer a Benedicto XVI : el IOR, banco vaticano, y la Curia. Un nuevo Roncalli del cono sur con raíces turinesas. Un jesuita para reformar la Iglesia.

La Iglesia ya tiene nuevo Papa. El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, jesuita de 76 años, ocupará la silla de Pedro con el nombre de Francisco I. Es arzobispo de Buenos Aires. Es el primer latinoamericano y el primer miembro de la compañía de Jesús que dirige la Iglesia católica. Tras al menos cuatro votaciones y dos fumatas negras, los 115 cardenales electores, con la ayuda siempre invocada del Espíritu Santo, inclinaron la votación a favor de Bergoglio. La fumata blanca se alzó sobre el cielo de Roma a las 19.08 (hora italiana y peninsular española). La Iglesia vivirá a partir de hoy una situación inédita. El nuevo Papa deberá convivir en el Vaticano con el papa emérito, Benedicto XVI.
Bergoglio es un jesuita ortodoxo en cuestiones dogmáticas pero flexible en materia de ética sexual. Desde el balcón y vestido de blanco, antes de bendecir a los presentes ha querido pedirles que recen por él: "Auguro que este camino de la Iglesia que hoy comenzamos y en el que me ayudará mi cardenal vicario aquí presente sera fructuoso para la Iglesia y para esta bella ciudad. Y ahora, querréis que os dé la bendición. Pero primero, antes de que el obispo bendiga al pueblo, yo quiero que recéis para que el Señor me proteja".
Francisco I -Bergoglio es el primer pontífice que toma el nombre de Francisco de Asís, el santo de los pobres- ha dado las gracias a los presentes, les ha pedido por una segunda vez que recen por él y también les ha instado a orar por su antecesor, que sigue el proceso desde Castel Gandolfo. Tras una bendición a "los hombres y mujeres de buena voluntad", se ha despedido de la multitud.
El argentino también ha bromeado sobre su origen: "Vosotros sabéis que el deber del cónclave es dar un obispo a Roma, y parece que mis hermanos cardenales han ido a cogerlo al fin del mundo".
La elección ha sido más corta de lo que se esperaba. No hay que olvidar que el cónclave se inició bajo el signo de la división después de 10 reuniones muy intensas del colegio cardenalicio –formado por los 115 electores y los mayores de 80 años—en las que 161 purpurados alzaron su voz para hablar de la situación de la Iglesia. Aunque, al inicio de los encuentros, los cardenales prestaron juramento de no filtrar a la prensa el contenido de las discusiones, enseguida se supo que los temas más candentes fueron la necesidad de reformar de la Curia, la postura de la Iglesia ante la pederastia y la situación del IOR, el banco del Vaticano.
Algunos cardenales –entre ellos los estadounidenses—solicitaron además tener acceso al informe secreto que sobre el caso Vatileaks –el robo y filtración de la documentación privada de Joseph Ratzinger—elaboraron tres cardenales octogenarios. Antes de su renuncia, Benedicto XVI determinó que el informe solo fuese conocido por su sucesor, pero nada más llegar a Roma muchos de los cardenales insistieron en que, antes de dibujar el perfil del Papa que ahora necesita la Iglesia, sería conveniente saber la situación interna. El primero en expresar la preocupación creciente fue el cardenal Raymundo Damasceno, arzobispo de Aparecida y presidente de la Conferencia Episcopal de Brasil: “¿Por qué los cardenales que somos los consejeros más próximos al Papa no podemos tener acceso a dichos documentos?”.
Finalmente, los tres cardenales que practicaron la investigación --Jozef Tomko, Salvatore De Giorgi y Julián Herranz— informaron privadamente y sin entrar en detalles y nombres a los purpurados que lo solicitaron. También llamó la atención que la décima y última de las congregaciones generales estuviese dedicada a hablar del Instituto para las Obras de Religión (IOR), el banco del Vaticano. El secretario de Estado, Tarcisio Bertone, quien además es el presidente de la comisión cardenalicia que controla la entidad, informó a los cardenales de su situación. Según algunas filtraciones periodísticas, el cardenal Bertone recibió numerosas críticas durante las congregaciones generales por su manera de dirigir el Vaticano en los últimos años.
Pero, al margen de los asuntos polémicos, la Iglesia tiene numerosos retos por delante, y todos ellos fueron abordados en los días previos al cónclave. Antes de encerrarse en la Capilla Sixtina, los cardenales parecían tener claro que la Iglesia necesita ahora un Papa fuerte, un Pontífice capaz de reformar la Curia, organizar los dicasterios (ministerios) del Vaticano para hacerlos más eficaces, limpiar la podredumbre puesta al descubierto por el caso Vatileaks, impulsar el diálogo con el Islam, afrontar de una manera valiente el papel de la mujer en la Iglesia y la postura oficial ante la bioética. Un Papa, como dijo el cardenal Angelo Sodano en la misa Pro eligiendo Pontifice, “un pastor que anuncie el evangelio y la misericordia; un buen pastor capaz de dar la vida por sus ovejas”. Un Papa, en suma, que sepa estar al lado de los pobres en un momento de crisis mundial y que a la vez devuelva al Vaticano su influencia perdida. ¿Será capaz de hacerlo Bergoglio?

El argentino que pudo ser Papa y otros secretos
El diario de un cardenal aporta datos hasta ahora desconocidos sobre el cónclave en el Vaticano
Enric González Roma 24 SEP 2005 : fixau-vos bé en la data !!!
El cónclave que convirtió a Joseph Ratzinger en Benedicto XVI no se desarrolló como se pensó en su momento. La principal alternativa a Ratzinger no fue el cardenal jesuita Carlo Maria Martini, sino otro jesuita, el argentino Jorge Mario Bergoglio, quien finalmente se atemorizó y renunció. Es uno de los datos hasta ahora desconocidos sobre la transición en el Vaticano.
Limes, una prestigiosa revista italiana de información geopolítica, publicó ayer un documento insólito: el supuesto diario que un cardenal redactó durante el cónclave de abril. La revista mantuvo en el anonimato la identidad del cardenal, por razones obvias, pero avaló la autenticidad del diario. Fuentes vaticanas se limitaron a comentar que si las revelaciones eran ciertas suponían una grave ruptura del juramento de secreto efectuado por todos los participantes en el cónclave.
Persianas selladas
El diario ofrecía algunas anécdotas, como la sorpresa del autor al no poder abrir las persianas de su habitación (selladas por razones de clausura) y las expediciones que el cardenal portugués José Policarpo da Cruz realizaba al patio para fumarse un puro. Más significativas resultaban las quejas planteadas por un grupo de cardenales contra el "conflicto de intereses" de Joseph Ratzinger, a la vez decano (y por tanto organizador del cónclave) y principal aspirante. Se propuso que el siguiente decano tuviera más de 80 años, para que no pudiera aspirar al papado, pero la idea no tuvo éxito: el actual decano es el secretario de Estado, Angelo Sodano, a punto de cumplir los 79.
Lo esencial del documento era, en cualquier caso, el relato de la singular competición mantenida entre Ratzinger, el todopoderoso prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, mano derecha del papa difunto y decano del colegio cardenalicio, y el cardenal arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio. En la primera votación, la de tanteo, Ratzinger obtuvo 47 votos. El segundo clasificado resultó Bergoglio, un jesuita ortodoxo en cuestiones dogmáticas pero flexible en materia de ética sexual ("quieren meter el mundo dentro de un preservativo", bromeaba en privado), en torno al cual se articuló, por sorpresa, todo el bloque más o menos liberal y opuesto a Ratzinger.
En esa primera votación, celebrada el 18 de abril por la tarde, el líder de los reformistas, Carlo Maria Martini, se quedó en nueve votos. Sobre Martini, ex arzobispo de Milán, pesó el estado de salud: sufría una incipiente enfermedad de Parkinson, la misma que aquejó durante largos años a Karol Wojtyla.
El objetivo de los antiratzinger no era ganar. Cardenales como el belga Daneels o el conjunto de los alemanes (contrarios a su compatriota) eran conscientes de que casi todos los miembros del colegio cardenalicio habían sido nombrados por Juan Pablo II con criterios conservadores y que de ese electorado no podía salir nada reformista. El objetivo consistía en conseguir una minoría firme que impidiera que el cardenal alemán recogiera los dos tercios necesarios y le empujara a renunciar en favor de un candidato alternativo y más conciliador.
Los nervios de los ratzingerianos, que no esperaban una oposición sólida, se hicieron visibles a la hora de la cena. "Gran preocupación entre los purpurados que auspician la elección del cardenal Ratzinger", escribió el diarista. Bergoglio permanecía en silencio. El cardenal colombiano Alfonso López Trujillo intentó convencer a los demás suramericanos de que no debían optar por Bergoglio porque no existía "ninguna auténtica alternativa a Ratzinger".
En la segunda votación, a la mañana siguiente, Ratzinger subió a 65 y Bergoglio, a 35. El cardenal Martini se sentía optimista ante la evidencia de que Ratzinger no conseguía reunir los dos tercios necesarios. En la tercera votación, antes del almuerzo, Ratzinger 72, Bergoglio 40. En torno al cardenal argentino se había articulado algo que se parecía mucho a una minoría de bloqueo. "Mañana, grandes novedades", le comentó Martini a un colega. Confiaba en que las dos votaciones de la tarde siguieran en la misma línea y en que Ratzinger renunciara esa misma noche.
Sucedió lo contrario. Mientras Martini veía crecer sus esperanzas de cerrar el paso al panzerkardinal, otros observadores más atentos percibían que era Bergoglio quien, con alusiones bastante claras, daba a entender que no se sentía preparado para seguir manteniendo el pulso o, en caso extremo, de asumir el pontificado. Bergoglio tenía miedo. Y eso hizo que, tras el almuerzo, un grupo de rebeldes decidiera volver al redil ratzingeriano.
En la cuarta y definitiva votación, Ratzinger alcanzó una mayoría suficiente, con 84 votos, y Bergoglio bajó a 26. El malhumor de algunos cardenales se reflejó en votos excéntricos, como el otorgado a Bernard Law, ex arzobispo de Boston, retirado tras el escándalo de los sacerdotes pederastas. "En la Sixtina hubo un instante de silencio seguido de un largo y cordial aplauso", dice el diario. Al término del cónclave, el cardenal Daneels, el único que lamentó en público la elección de Ratzinger, pronunció una frase que ahora cobra todo su significado: "Aún no ha llegado el momento de elegir a un Papa hispanoamericano".







El Papa jesuita, vestido únicamente de blanco, con una cruz de madera al pecho
Francisco I: "Recemos siempre los unos por los otros. Por todo el mundo. Porque sea una gran hermandad"
Jorge Mario Bergoglio pide a los fieles que sean ellos los que bendigan al nuevo Obispo de Roma
Jesús Bastante, 13 de marzo de 2013 a las 20:30 - RELIGIÓN DIGITAL
El Papa negro, vestido de blanco, sin atributos. Un papa jesuita. Un auténtico sorpresón. Jorge Mario Bergoglio, ya para siempre Francisco I, es el nuevo Papa. El cardenal de Buenos Aires, principal "rival" de Benedicto XVI en el anterior Cónclave, fue el elegido. Y comenzó su pontificado no bendiciendo al mundo, sino pidiendo al mundo "que pida la bendición para su obispo".
Un gesto histórico, inédito. Una revolución. "Buenas tardes, ¿cómo están?", arrancó el nuevo Papa. Y dejó de llover en Roma. "Mis hermanos cardenales han venido a buscar un obispo de Roma casi al final del mundo. Agradezco la confianza y el amor de la comunidad de Roma a su obispo. Gracias".
"En primer lugar -apuntó Francisco I- os pido una oración para el papa emérito Benedicto XVI, que el Señor lo bendiga y la virgen le proteja". Un rotundo aplauso recorrió toda la plaza. Lágrimas de emoción, de sorpresa, de agradecimiento. Un Papa con la imagen de Juan XXIII, con una cruz de madera en el pecho.
"Comenzamos este camino, obispos y pueblo, un camino de la Iglesia de Roma, que es la que preside en la caridad a toda la Iglesia. Recemos siempre los unos por los otros. Por todo el mundo. Porque sea una gran hermandad. Que este camino de Iglesia que hoy comenzamos y en el que me ayudará mi cardenal vicario, aquí presente, sea fructuoso para la evangelización".
"Os pido un favor. En lugar de que el obispo bendiga al pueblo, quiero que la plegaria del pueblo pida la bendición para su obispo", y el pueblo rompió a llorar y a aplaudir.
Tras el rezo y la bendición, Bergoglio, ya para siempre Francisco I volvió a pedir a los fieles "rezad por mí y nos vemos pronto. Mañana iré a rezar a la Virgen para que custodie a toda Roma. Buenas noches y buen reposo".
Pero la gente no se quería ir. Y no se irán en un buen rato. Y ya no llueve en Roma.
 
ORDEN Y DESORDEN EN EL MUNDO

José María García-Mauriño
Agosto de 2011


0.-Introducción: “Como Dios manda”
Es una frase que se repite con frecuencia. Hacer las cosas como Dios manda, Me pregunto, ¿es que acaso Dios manda actuar de una determinada manera? Quiero reflexionar sobre el fundamento de ese contenido. Creo que se tiene la idea de que Dios quiere que se hagan las cosas de una forma concreta, que es la buena, la que vale, la correcta, y para acertar hay que atenerse a esa idea. Qué se quiere decir con eso, cuál es la filosofía que subyace en esa frase. De dónde proviene esa mentalidad, es lo que quiero exponer.

1.- Existe un orden en este mundo:
Efectivamente, hay un orden establecido en este mundo. Proviene de la filosofía griega. El dios de Aristóteles es el Motor Inmovilis (Metafísica Libro XII) Es un motor, una energía, un poder, que mantiene ese orden. Pero, al mismo tiempo es un dios inmóvil, inmutable, un dios que no cambia. Y mantiene a la naturaleza siempre la misma, sin cambios posibles. Y los filósofos griegos ponen a los dioses dentro del mundo, formando parte de él. Los dioses griegos están situados dentro del mundo, son descendientes del Cielo y la Tierra, y se generan por obra y gracia del Eros como la primitiva fuerza omnigeneratriz. Los dioses de Hesíodo no crean el mundo "ex nihilo" (desde la nada, es un concepto posterior, tal vez s. XIII con Tomás de Aquino), no a partir de una materia preexistente, diferente de ellos, sino también porque están dentro del mundo (o son inmanentes a él). Se busca Lo Divino dentro del mundo, no fuera de éste, como en la teología judeo-cristiana. Esa teología, buscará en la naturaleza divina aquellas fuerzas por obra de las cuales se engendran todas las cosas. Santo Tomás de Aquino es seguidor de los griegos. Toda la tradición teológica escolástica es de la filosofía griega y que no se compagina muy bien con el cristianismo. Pero ha tenido consecuencias muy fuertes, muy grandes. Es que la filosofía griega entiende el mundo como orden. Es un conjunto de diversas cosas que forman el orden permanente, constante. Y Dios es parte de ese orden del mundo. Entonces él está ahí en la cumbre, está manteniendo la unidad de todas esas cosas de forma ordenada. De tal modo que toda la actividad humana se inscribe dentro del orden.

2.- Dios forma parte de ese orden:
Ese dios griego, es un dios todopoderoso que ejerce el poder mandando. Los dioses, siempre con un Dios Supremo o el Sino a la cabeza de todos, dictaban las leyes, decidían lo que era bueno y malo, imponían a cada uno el premio o el castigo correspondiente. El mundo estaba creado, el destino estaba escrito, y la religión se encargaba de mantener el orden (o el desorden) establecido, para que todo siguiera su curso hasta el fin o hasta la eternidad. Esos dioses son los guardianes del Orden y los que mantienen ese orden. No quiere que se cambie nada, porque sería el “desorden”. Tiene un ejército de ejecutores que son los sacerdotes que se encargan de que todo siga igual. Dios no cambia, Dios no se muda. Querer cambiar las cosas es una rebelión contra Dios, crea un conflicto, es un pecado. Dios establece unas leyes que son inmutables y son las que mantienen ordenado y unido este mundo. Es el orden social, económico, y político. La misma naturaleza humana es siempre la misma, no cambia. En el fondo, ¿todo esto nos llevaría a plantearnos una Ley Natural como emanada de Dios, y un rol natural en la humanidad? ¿Es que acaso se puede leer el Evangelio desde esta óptica de una ley natural divina?

3.- Este orden no cambia:
Hay que actuar para preservar el orden, para mantener el orden, e impedir a las fuerzas de disolución que hay, que no cometan el pecado de destruir el orden de este mundo. Dios es el encargado de mantener la armonía del universo. Ese universo no puede cambiar. El ser humano no cambia. La sociedad no cambia. Todo lo que vemos en la naturaleza es parte del orden. Por ejemplo hay esclavos y dueños de esclavos. Es parte del orden del mundo. Hay gente que nació para ser esclavo y hay gente que nació para ser dueño de esclavos. Eso es parte del mundo. Para los filósofos griegos es una evidencia. Eso no se discute. Tratar de alterar el orden ha sido en casi todas las épocas causa de molestias y dificultades cuando no de graves perjuicios. De aquí que la mayoría de la gente haya considerado siempre que lo más sensato sea seguir el orden establecido aunque eso signifique someterse al poder y aceptar calladamente las injusticias que este ejerce.

Esa es la filosofía que inspiró a la Iglesia católica desde el siglo XIII. Es decir, desde el momento en que el cristianismo adoptó la filosofía griega, sobre todo los grandes filósofos como, Aristóteles. Esto es lo que orienta gran parte del pensamiento cristiano. De ahí que Dios sea parte de ese conjunto. Un conjunto, que no puede cambiar. Siempre es igual. Es decir, nunca manifiesta sentimientos, tampoco manifiesta voluntades o presenta proyectos, o cosas por el estilo. No, es siempre igual. Es lo que mantiene la unidad. Él mismo es uno. Él representa la garantía de todo lo que existe en este mundo. Esa es la idea de Dios que se instaló en la teología medieval. Ha sido la teodicea de Aristóteles la que entró en la teología cristiana. Se puede decir que la enseñanza del cristianismo recogida por Tomás de Aquino, empieza por la revelación de un Dios pagano.

4.- Algunas consecuencias:
Entonces, el hecho de que haya pobres y ricos es lo normal. Es lo bueno. Hay que mantener eso. Eso es parte del universo tal como Dios lo creó. Hay ricos y pobres porque Dios quiso que fuera así. Hay guerras porque Dios quiere que fuera así. O sea, todo lo que sucede, todo es parte del orden. En toda la estructura medieval hay 3 órdenes: Primero, el Clero. Segundo, la nobleza. Y tercero, los trabajadores. Todos los privilegios pertenecen o a la nobleza, o al clero. ¿Y los otros? los otros que trabajen. Ahí están como esclavos para trabajar. Y nadie puede pretender cambiarlo. Eso es actuar contra la voluntad de Dios. Dios ha establecido las cosas así y no se pueden cambiar. Querer cambiar es una rebelión contra Dios. Es una impiedad.
Los roles de la mujer, por ejemplo, lo que a veces se nos presentan como algo natural, la maternidad. Así con la cuestión “hombre–mujer”. Una gran parte de la Iglesia se ha opuesto con frecuencia a los movimientos feministas. ¿por qué? Porque en la filosofía griega la mujer no es considerada como plenamente humana. O sea, como si fuera de una especie inferior. Porque, según dicen, está viviendo demasiado la sexualidad, sobre todo la maternidad. Eso dijo santo Tomás de Aquino. Eso dijeron los grandes teólogos medievales. Y entra así a formar parte de este orden establecido. Aunque se ha corregido mucho y se van aceptando los derechos de la mujer como persona, sigue estando excluida de grandes sectores de la sociedad. Porque se ve como normal que no llegue a la categoría a la que ha llegado el varón en la vida social, cultural, política de las sociedades modernas. Porque Dios lo ha querido así. Es el orden patriarcal.
5.- La doctrina social de la Iglesia:
Tenemos una doctrina social que es la mejor exposición de ese sistema. El orden. Y sobre todo del orden social. La Jerarquía de la Iglesia tiene la misión de enseñar, es la maestra que enseña (“Mater et magistra”, encíclica de Juan XXIII), y sabe muy bien qué es el orden, cómo se estableció el orden. Los filósofos griegos habían explicado cuáles eran las condiciones. Hay que practicar la justicia. Hay que practicar la prudencia, la templanza. Todas esas virtudes que son las condiciones del orden del mundo. Con esa concepción del orden social se pueden hacer cambios menores dentro del sistema. La doctrina social de la Iglesia, al afrontar el problema de los pueblos empobrecidos parte de un planteamiento individual, no estructural de la pobreza. Según los documentos sociales de la Iglesia, la sociedad queda configurada como una suma de individuos. Por tanto, lo primero que hay que hacer es llamar a la conciencia moral de los ciudadanos en orden a cambiar la sociedad. Ese sería un cambio menor. El error está en considerar la sociedad como simple suma de individuos. Existe la tendencia en dicha doctrina a definir la sociedad como la suma de dos estratos o categorías sociales superpuestas los ricos y los pobres, siempre estimados como individuos, dentro del colectivo. Esto es muy importante, porque ello significa que aunque se hable de clases sociales no se consideran como tales porque no se las ve en relación estructural dialéctica, antagónica, sino, simplemente, como estratos superpuestos, categorías sociales. De ahí que se concluya que el orden en una buena sociedad consiste en la colaboración de las clases y así construir una sociedad mas justa en la que cada ciudadano se mantenga dentro de las categorías sociales existentes.

Es esto lo que está en el fondo de la Doctrina Social de la Iglesia. Es una visión de la sociedad en términos de estratos, no de autenticas clases en la que la paz y la armonía social reside en la aportación de cada uno, pero dentro de su rango social sin caer en la cuenta de que existen relaciones sociales antagónicas que son las que impiden la consecución de la justicia social y en consecuencia no basta con hacer llamamientos a la conciencia moral. El juicio ético derivado de ese tipo de visión condena solo los efectos negativos e injustos del sistema que ha degenerado en capitalismo salvaje, pero no condena al sistema como tal generador de desigualdad. Así, no hay manera de justificar un cambio de sistema. Eso sería cambiar el mundo que Dios ha hecho. Eso no se puede hacer, no se puede cambiar.

Por ejemplo, ¿por qué la Iglesia nunca, o sea, el Papa (porque al final quien habla en la Iglesia es el Papa, los demás obedecen) nunca ha condenado el capitalismo ni ha enseñado la necesidad de “otro orden social”? porque aprendió eso en la teología medieval de los filósofos griegos. Es impensable cambiar el orden. Entonces todas las virtudes cristianas se practican dentro del orden. Pero esa idea de cambiar, eso no tiene fundamento.
El Papa se afirma siempre como una fuerza espiritual, pero también política. Y que aparece como procedente de Dios. Dios ha enviado a su hijo a la Tierra, su hijo en la Tierra ha dado todos los poderes a San Pedro. Hay un solo Dios que tuvo un solo hijo que vino a la Tierra y ese hijo de Dios que vino a la Tierra dio todo poder sobre el mundo al Papa. Todo. Sobre todas las naciones. Todo. Y el Papa, en su amor lleno de benignidad, ha dado esta parte del mundo a su hijo amado el rey de España. Es decir, el Papa en nombre de Dios es el que tiene un poder delegado para eso. Entonces ahí se explicó a los indígenas que el dueño de toda su tierra era el rey de España porque era él a quien el Papa había dado todo el poder. ¿Y qué podían decir los indios? Ah… no podían decir nada, se trata nada menos que de la voluntad de Dios mismo. Claro que algunos se rebelaron un poco. O sea, no aceptaron tan fácilmente esa revelación.
De ahí se saca una consecuencia. Esa concepción del mundo es muy convincente para explicar, para racionalizar el poder del Papa. ¿Por qué el Papa puede justificar su poder sobre el mundo entero, sobre todos los países del mundo? Él tiene autoridad sobre todo, sobre todas las regiones sean cristianas o no. ¿De dónde le viene ese poder? Sencillamente, porque representa esa autoridad de Dios. De ahí viene la designación del papa como “Vicario de Dios”, el que hace las veces de Dios en la tierra. Esa filosofía se compagina muy bien con las pretensiones de los Papas. Las pretensiones de la curia romana que fue construyendo ese poder y que continúa. Porque, claro que las naciones modernas han rechazado el dominio del Papa. Pero se quedó con los católicos, con la “católica España”, los que aceptaron la religión cristiana y que no se rebelaron como lo hicieron los protestantes. Y todas las guerras de la religión no lograron eliminar a los protestantes.

El padre Calvez, experto en el pensamiento de Marx, en su último libro sobre “los silencios de la doctrina social de la Iglesia”, pregunta con sinceridad, “por qué la Iglesia nunca se dispone a condenar el capitalismo”. Hay un silencio prolongado. Aún hoy, en medio de esta crisis tan inmensa, que está produciendo tantas víctimas, lo único que dice la Jerarquía de la Iglesia es que hay que adaptarla un poco, imponer algunas normas para los bancos, un poquito de disciplina para el mercado. Pero es impensable que se pueda ofrecer otra forma de orden social. Esto no cabe dentro del sistema teológico. Eso es lo que han aprendido los obispos, lo que han aprendido los sacerdotes, y lo que se transmitió a los laicos que estaban interesados. Lógicamente, esa doctrina está toda basada en una filosofía que no tiene ningún fundamento cristiano y ninguna raíz cristiana.

6.- La Biblia quiere el cambio:
Si examinamos la concepción del mundo que tiene Marx, que era judío, y no se olvidó de todas sus raíces judaicas, él tiene una visión del mundo que tiene inspiraciones bíblicas. Pero, Marx dice que en la Biblia, la historia de la humanidad es la búsqueda de un cambio. Es decir, es la historia de una lucha entre una parte de la humanidad, que es esclavizada, dominada, explotada y otra parte que domina, que explota. Es la historia de un conflicto permanente. En la Biblia se llama pecado, algo que no representa la voluntad de Dios. La situación actual es el pecado del mundo. Eso es lo que Dios no quiere. Entonces en la Biblia, es Dios el que quiere cambiar. No es el que garantiza el orden. Es el que considera que lo que existe es desorden. Eso es lo que hay que cambiar, transformar. Y toda la historia de la Biblia es también la historia del pueblo de Israel que quiere cambiar. El pueblo de Israel en contra de los pueblos vecinos que eran paganos y no eran el pueblo escogido. Dentro del pueblo de Israel, los profetas contra los sacerdotes, contra los doctores, contra los reyes, las autoridades. Y los profetas... pocos. Pocos frente a un poder enorme, el poder de la costumbre, el poder de las “infiltraciones”, de la dominación, el poder de los sacerdotes. Se establece una relación dialéctica. Es decir, por una parte los que quieren mantener la situación de pecado que es la situación contemporánea, actual, y por otra, los que quieren cambiar. O lo que es lo mismo, establecer “otra” sociedad humana. “Otro mundo es posible”. Otra concepción de la vida humana distinta. Toda la historia del antiguo testamento es la historia de ese conflicto.

7.- Jesús predica el cambio:
Cuando llega Jesús el conflicto alcanza su punto culminante. Jesús representa la voz de los pobres galileos. Los que no son esclavos son tratados casi como esclavos. La tierra pertenece a grandes latifundistas. Los barcos para pescar en el lago pertenecen a los grandes propietarios. Cuando Jesús dijo a Pedro y a Andrés y a Juan... “iVenid conmigo y se fueron con él. ¿Y el barco? Si el barco fuera de ellos no lo habrían dejado así, por las buenas. Pero como el barco era del propietario no les importó y se fueron. Sencillamente, no eran propietarios. Eran pescadores. Eran trabajadores al servido de un patrón. Ahí Jesús no buscó al patrón. Jesús buscó a los empleados del patrón. Y los demás, igual. Otro era un guerrillero. El otro un cobrador de impuestos. O sea, un gran pecador. Está claro que lo que Jesús fue a buscar en el fondo era a los que representaban el pueblo oprimido para anunciarles que la cosa va a cambiar. Existe, pues, una contraposición de las categorías griegas y evangélicas, donde las griegas son demasiado estáticas y la lectura evangélica, las categorías evangélicas, por el contrario, son cambio, son movimiento.

Esto es el Reino de Dios, es decir, que aquí el concepto fundamental es el concepto de cambio. Esta es la novedad del Reino: otro sistema, otra forma de sociedad. Ese es el tema básico fundamental. Entonces lo que Jesús viene a anunciar es justamente un mundo diferente. Y se opone frontalmente a los que defienden, los que representan el desorden tradicional, O sea, el imperio romano y la religión judaica. Al final Jesús fue condenado como terrorista y subversivo por el representante del imperio romano. Jesús sabía bien lo que hacía, era ese tipo de hombre que es peligroso para el sistema. Era peligroso para la tranquilidad de la dominación romana. Después, los sacerdotes que son la principal fuerza económica de la religión. Porque el templo de Jerusalén es un gran negocio. Ahí toda la carne de los corderos se va al templo. Porque hay que ofrecer muchos sacrificios. Y entonces los grandes vendedores de carne son los sacerdotes. Y hacen una gran fortuna. Es verdad que no son iguales todos los sacerdotes. No. Hay algunos que son más importantes que otros. Incluso había un jefe de los sacerdotes. Y estaba previsto que se renovarían cada año. Estaba permitido que el sumo sacerdote podría robar durante un año. Lo mismo que les era permitido a los procónsules romanos. Un procónsul era nombrado por un año. Es decir, permiso para robar durante un año. Porque habían otros que estaban esperando también. Para poder entrar también en la misma función. Pero en el caso del templo de Jerusalén ejercía Caifás que ya estaba ahí hacía 21 años. O sea, la ley prohíbe que se quede 2 años. Y habría aprendido muy bien el arte de la corrupción, y logró permanecer 21 años. Podía robar durante 21 años de todo el comercio de la carne y de todos los objetos ofrecidos, las limosnas ofrecidas al templo, etc. De todo.

8.- Jesús se opone a la Ley:
Entonces, Jesús se opone a los doctores de la ley. A todo el sistema legal. ¿Por qué? Porque si se toma globalmente el sistema de las leyes, es un sistema que garantiza la dominación sobre los pobres. En eso no se ha cambiado mucho a pesar de la democracia. Las constituciones y las leyes son las que justifican la dominación de la clase dominante sobre las otras. Con palabras bonitas, con discursos bonitos, de igualdad, de libertad, pero al final si se examina el contenido se ve que se trata de justificar la situación establecida. Es decir, la desigualdad: mantener lo de siempre, que haya ricos y pobres. Toda la concentración del poder en algunas pocas manos y después una gran masa que está ahí nada más que para servir a los demás. Entonces comienza con Jesús la oposición antigua entre los profetas y los dominadores. Eso, con él alcanza su punto culminante. Ahí viene la oposición total, la oposición radical. Y entonces, Jesús representa la oposición: por un lado, todos los poderes concentrados, y por otro lado, un hombre que sólo tiene su palabra. Una palabra peligrosa. Porque justamente va anunciando a los pobres que todo eso va a cambiar. Que se va a hacer una transformación total de esa sociedad. Un hombre peligroso. Pero mantiene su mensaje. Mantiene ese anuncio contra todas las autoridades. Y lo matan por dar ese mensaje. Porque con su mensaje destruye los fundamentos de los poderes establecidos. Entonces lo matan y él mantiene su testimonio hasta el final.

Esa es la visión fundamental y fundamentalista del mensaje cristiano. Entonces, ¿cuál es la filosofía que sirve mejor para expresar esa doctrina en forma filosófica, racional? Es naturalmente una filosofía que enseña que la humanidad está cambiando en un proceso constante de cambio, en la búsqueda de cambio. Se rechaza la idea de una humanidad estable, siempre la misma, obedeciendo siempre al mismo orden en que acepta las estructuras establecidas. Y necesita una filosofía justamente contraria que quiere una transformación total. Una transformación radical. Y entonces, se ve en la historia de la filosofía europea que quien enunció una filosofía semejante, fue Marx. Es el primer filósofo cristiano. Fue el primero que de hecho tuvo una visión de la humanidad como un proceso de lucha. Como un proceso de emancipación. Como un proceso de transformación de todo el orden universal. De todo el orden de la sociedad. Él entonces proporciona conceptos mucho más interesantes que todos los filósofos griegos que han desviado sistemáticamente la actitud de los cristianos que se han mostrado tantas veces opuestos a las trasformaciones. Dicho claramente, no faltaron revolucionarios en la historia cristiana. Pero siempre aplastados por los poderosos. Por los poderes de la Iglesia que contaban con una filosofía que los condenaba. Muchos fueron sacrificados, silenciados, asesinados. Muchos fueron quemados. Muchos. A partir de una filosofía que no se compaginaba con el cristianismo. Primera cosa.

Segunda cosa. Es que el mensaje cristiano es materialista. Es laico, nada sagrado. Y desde el principio, desde Constantino, rápidamente el cristianismo, orientado por las filosofías griegas, se hizo espiritualista. Es decir, que la tarea básica del cristiano, del ser humano, es salvar su alma. Hasta hace poco la gran preocupación de los curas era “salva tu alma”. Eso es como el deber. Y todas las preocupaciones del cristiano consistían en cómo salvar su alma. ¿Cómo está su alma? ¿Está en el camino de la salvación o está en el camino de la perdición? Eso viene naturalmente de la filosofía griega de nuevo. Que es una filosofía hecha para las elites. Para los propietarios. Para los que tienen su vida material más o menos garantizada. Y que algunos explotan a los demás. Durante todo el siglo pasado y ahora, gracias a otra Teología, la Teología d la Liberación, las preocupaciones van en la línea de una concepción integral del ser humano, no dividida en alma-cuerpo, sino la Vida humana en su totalidad. Todo lo que sucede en el mundo material, lo básico para vivir, como es la comida, la vivienda, la sanidad, la educación, el trabajo. Y el mundo de la economía. Eso es lo que importa a los cristianos, además de importarle su alma. Todavía quedan restos de esa mentalidad espiritualista que esquiva el compromiso sociopolítico. Una vida de cosas espirituales. Y estiman que lo material es algo indigno. Y el orden lo que requiere es mantener lo espiritual siempre por encima de lo material. La Iglesia por encima del Estado. La Iglesia al lado del poder para establecer su orden. El Estado al lado de la Iglesia para legitimar su función política.

Ultima conclusión:
Esa frase de “como Dios manda”, como se puede deducir de este escrito, es la expresión de una filosofía estática que quiere mantener un determinado orden. Este orden establecido hace siglos. Repetirla significa mantener ese orden establecido. Un Dios que tiene poder para colocar cada cosa, cada persona, cada situación, cada estructura, en su sitio. La economía, la política, el poder, los ricos, los pobres, los pueblos, la familia, la educación, los valores éticos, la naturaleza. Un sitio para cada cosa, que él ha determinado, como piezas de un puzzle, para que todo encajara bien. Para que no haya convulsiones, para que no haya ni pueda haber revoluciones, para mantener el orden establecido, y así vivamos todas y todos en armonía y en paz.



---oOo---
UNA MIRADA TRANSPERSONAL


Cuando la enésima crisis económica,
que castiga siempre a los más pobres,
nos dice que el capitalismo resulta definitivamente inviable;
cuando la recurrente crisis ecológica
nos hace conscientes del peligro
que se cierne sobre nuestro planeta;
cuando la injusticia social
ahonda la brecha entre personas y pueblos;
cuando las relaciones interpersonales se deterioran
y es difícil mantener el respeto y el amor a los otros;
cuando las religiones son incapaces de dar respuestas
o, peor aún, se convierten en amenaza para la convivencia…,
algo nos está diciendo
que necesitamos cambiar nuestra mirada.

Porque los cambios transformadores no llegarán de fuera,
ni de políticas sociales
-por más que sean imprescindibles-,
ni de compromisos voluntaristas
-aunque el compromiso vendrá-,
sino de una transformación de la conciencia,
de un nuevo modo de percibirnos y de percibir,
de descubrir quienes somos,
en la gran Red de lo que Es…,
cuando podamos cambiar nuestra mirada.

La mirada es un reflejo de la Conciencia,
del “lugar” donde estamos situados
y de la mayor o menor capacidad y amplitud
para permitir que aquélla nos ilumine.
A más ego,
a mayor identificación con la mente,
más bloqueo de la luz;
a más pensamiento, menos Conciencia
y más reductora y pobre nuestra mirada.

Hijos de nuestra historia
y del propio proceso evolutivo,
venimos de una identificación completa con el “yo”;
hasta el punto de definirnos como “animales racionales”,
haciendo de la mente nuestra identidad más elevada.
Sin embargo, la mente no puede sino separar,
fracturar, dividir, aislar,
a partir de su propia naturaleza dualista.
Emergida como un inmenso logro de la evolución,
quedó atrapada en su orgullo
-la “diosa Razón”-,
se erigió en juez y árbitro supremo,
conduciéndonos a callejones sin salida,
para acabar distorsionando nuestra mirada.

La del yo –la de la mente-
es una mirada dual
que se pierde en sus análisis
y se revela incapaz de captar
el núcleo último de lo Real.
Por eso mismo,
nos entretiene y despista,
nos empequeñece y reduce,
nos oprime y nos aísla.
El yo sólo sabe de apego,
víctima de un deseo insaciable,
origen de todo sufrimiento
y, en último término,
causa de la ignorancia
que vela nuestra mirada.

Lo que propugnamos, sin embargo,
no es un retorno ingenuo a lo pre-mental,
un regreso retrorromántico a lo prerracional
-como ocurre en ciertas corrientes de la Nueva Era-,
en un viaje ilusorio a ninguna parte.
Asumimos nuestro pasado,
arcaico, mágico, mítico y racional,
lo valoramos y agradecemos,
pero no echamos de menos su mirada.

Nos hallamos en un punto de inflexión,
en el que, agotado el modelo mental
-y el yo, sustentado sobre él
y por él posibilitado-,
ha emergido en nosotros la capacidad inédita
de observar la propia mente:
así, al poder desidentificarnos de ella,
empezamos a verla como un “objeto”
-un “objeto mental” es también el propio “yo”-
y empezamos a percibirnos capaces de trascenderla:
indudablemente, está naciendo una nueva mirada.

Es cierto:
todavía habremos de seguir integrando el yo,
necesitado de un trabajo psicológico
que, sobre las bases de la lucidez y de la humildad,
y gracias a una mirada amorosa,
favorezca su unificación y armonía.
La misma evolución nos dice
que no se dan saltos en el vacío,
por lo que, aun reconocido el carácter ilusorio del yo,
es necesario integrarlo para trascenderlo,
si no queremos seguir siendo esclavos de su miope mirada.

Aceptado, agradecido e integrado;
acallada la mente
en un silenciamiento que la trasciende,
fruto de ser sencillamente observada,
emerge, serena y silenciosa,
gozosa y ecuánime,
la Identidad que observa:
Porque no somos nunca lo observado,
sino el Testigo
de donde nace una nueva mirada.

Al observar la mente,
desde la distancia,
“salimos” de ella.
Y, al salir,
liberándonos de la tiranía del pensamiento,
percibimos que se ha creado un “Espacio”
en torno a ella.
Espacio que, siendo libertad y descanso,
es, en último término,
nuestra más profunda Identidad.
Espacio que es pura Presencia consciente,
Presencia que compartimos todos los seres,
lo Mismo que somos,
aunque no seamos “iguales”.
Espacio y Presencia
donde se genera una nueva mirada.

Ese Espacio es Conciencia,
donde está la mente,
siendo mucho más que mente;
es Presencia,
donde el yo ha perdido su carácter
de identidad última y definitiva;
es Océano,
en el que las olas surgen,
porque es el Agua
sustancia común de uno y otras.
Y del mismo modo que el Agua
no ve la realidad como la ven las olas,
de la Presencia que somos,
de la Conciencia-sin-pensamientos
brota una nueva mirada.

A esa mirada,
que no divide, juzga ni separa,
a falta de otro término mejor,
la llamamos “transpersonal”;
sencillamente, porque trasciende el yo,
desvelándonos la Identidad compartida,
en la que “todo está bien”,
porque todo es un fluir y desplegarse,
manifestarse y expresarse,
del Misterio último que Es y Somos,
Misterio que nos regala su propia mirada.

Se está operando así en nosotros
la ampliación o transformación de la conciencia,
desde la que,
modificándose nuestra propia capacidad de percibir,
todo es visto de un modo nuevo:
nuestra identidad,
la realidad de los otros,
el valor de las cosas,
el objeto y sentido de nuestra existencia,
las relaciones interpersonales, sociales y políticas,
la economía, la ecología, la cultura, la política y la religión…
Sobre todo ello cae una nueva mirada.

La misma Realidad
que las religiones, desde el nivel mental,
han llamado “Dios”,
así como los textos sagrados:
mapas maravillosos que leen nuestra búsqueda
y apuntan –aun sin saberlo conscientemente-
a nuestra última Identidad.
“Dios” mismo,
llamado “Tú”, “Él” o “Yo”
-no importan tanto nuestra etiquetas mentales-,
se hace presente en toda su Belleza y Amor,
no como un “individuo” separado,
intervencionista y arbitrario,
sino como lo Real mismo,
en la Presencia Una que compartimos:
la Suya es nuestra mirada.

Favorecemos así que esta nueva Conciencia nos “ocupe”,
“habituándonos” a ella,
y que se expanda, más y más,
generando en el universo entero
un nuevo modo de ver,
del que surja un nuevo modo de obrar,
nacido, no de la mera voluntad,
sino de la Comprensión de lo que somos.
Un modo nuevo,
una nueva mirada,
que se plasme
en la economía y en la política,
en la ecología y en la sociedad,
en la cultura y en la religión.
Favorecer la transformación de la conciencia
es, por eso, un inmenso acto de amor.
Meditar se convierte en una forma de vivir,
una forma de ser
-venir al presente, atender a lo que acontece, acallar la mente-,
vivida como amor, bondad y compasión,
que franquea la puerta hacia la Plenitud,
otorgándonos la mirada transpersonal,
la mirada más ajustada.

En este reto estamos,
éste es nuestro desafío
y lo más característico de la “nueva conciencia”:
la capacidad de trascender el pensamiento,
descubriendo en nosotros un “espacio”
anterior al pensamiento
e infinitamente más vasto que él:
no soy el yo que piensa,
sino la conciencia que está detrás
y es consciente de ellos:
la Conciencia es el sujeto de la mirada transpersonal.

La mirada transpersonal
no nace de la mente,
sino de la Conciencia;
no surge del pensamiento,
sino de la Presencia;
no brota del ego,
sino de la Identidad compartida
en la que nos descubrimos que,
sin ser iguales,
somos lo mismo:
el Ser del que todo está “hecho”.

La mirada transpersonal
es desapropiada,
porque no hay un ego que persiga la apropiación;
y, por ello mismo, des-interesada,
porque no hay un ego que busque su interés;
es, en una palabra,
desegocentrada, es decir,
espaciosa, abierta y admirada,
inocente, gozosa y esperanzada,
ecuánime y no-juzgadora,
serena y creadora de espacios de libertad.

La mirada transpersonal
es transmental:
requiere haber tomado distancia de la mente,
de sus pre-juicios y etiquetas,
de su afán controlador
y de sus pretensiones de tener razón.
Es una mirada
únicamente posible en el silenciamiento mental,
en la insondable profundidad del “aquí y ahora”,
en la Belleza inigualable del momento Presente
cuando, acallada la mente,
emerge y se desvela la Plenitud que siempre Es.

La mirada transpersonal
es no-dual,
como el propio Presente integrador:
no puede ver algo, sin ver Todo;
ni aprecia la diferencia, sin percibir la Unidad
que en toda ella late.
Sin negar la omnipresente polaridad,
sabe ver, más allá de ella,
el Misterio que todo lo abraza,
en el que descansa
y desde el que vive.

Por eso mismo,
porque en todo ve el Todo,
la mirada transpersonal
es siempre una mirada compasiva:
en una Compasión genuina,
que no nace de la voluntad,
sino de la Comprensión.

La mirada transpersonal
“es paciente y bondadosa;
no tiene envidia,
ni orgullo, ni jactancia.
No es grosera ni egoísta;
no se irrita ni lleva cuentas del mal;
no se alegra de la injusticia,
sino que encuentra su alegría en la verdad.
Todo lo excusa,
todo lo cree,
todo lo espera,
todo lo aguanta”,
igual que el Amor
(Primera Carta a los Corintios 13,4-7).

Indudablemente,
la mirada transpersonal es…
la mirada de Dios.
Y, gracias a ella,
descubrimos también que,
aun en medio de todas las dificultades,
problemas, conflictos y oscuridades,
todo el Universo,
el Misterio último de lo Real,
Dios mismo
-si os gusta ese nombre-
está inspirando y conspirando
a nuestro favor para que,
como el gusano de seda
que cree morir en la oscuridad de su caparazón,
podamos ser transformados
en la mariposa libre y luminosa
que, de fondo, somos.

La mirada transpersonal
sabe y nos capacita
para que, muriendo al “gusano” del ego,
gracias a la Comprensión,
pueda nacer y expresarse
la “mariposa” que somos,
en la Plenitud del Presente,
en el que se nos revela
nuestra identidad más profunda,
la Identidad compartida,
en la Unidad-sin-costuras de lo Real.

La mirada transpersonal
sabe ver las crisis como oportunidad,
el dolor como maestro,
el fracaso como “lugar” de desapropiación.
Porque no olvida que
“cuando el corazón (ego) llora por lo que ha perdido,
el espíritu ríe por lo que ha encontrado”.
Conoce la riqueza que encierra el Silencio,
matriz fecunda
donde se fragua, pacientemente, la transformación.
Y acoge todo lo que llega,
dándole la bienvenida,
como al huésped más esperado,
aunque su llegada descoloque al yo.

El cambio duele y nos resistimos a él
porque, como le pasa al gusano,
no sabemos que nos vamos a transformar
en un nuevo ser.
Por eso seguimos aferrados a las viejas estructuras egoicas
que, aunque caducas y estériles,
parecen aportarnos seguridad.
Desde la mirada del yo
-de la mente dual-
no lograremos trascenderlas.
Sólo el silenciamiento mental,
al venir al presente,
nos da la mirada adecuada,
que nos permite
sospechar…, intuir…, vislumbrar…
y empezar a saborear
-no se sabe hasta que no se saborea,
no se conoce hasta que no se es-
el Misterio inefable
que a la mente se le escapa
y que se nos hace patente…
en la mirada transpersonal.



Enrique Martínez Lozano,
Sabiduría para despertar.
Una lectura transpersonal del evangelio de Marcos,
Desclée de Brouwer, Bilbao 2011, pp. 387-399.
El Papa que hasta un ateo desearía

(Feliciano Mayorga Tarriño. Filósofo y escritor)

La semana pasada, un hermoso sueño me quitó la paz. Desde ese día, todas las mañanas, al oír el despertador, me abalanzo a la TV y los diarios con la esperanza de ver una nota de prensa que diga algo así como lo siguiente:
17 de Agosto de 2011. "El papa Benedicto XVI ha desaparecido del Vaticano. Los servicios de inteligencia de todo el planeta se afanan en hallarlo con vida. La OTAN está en estado de máxima alerta por temor a que se trate de un magnicidio, tal vez de un secuestro por parte de Al Qaeda. El catolicismo al borde de la guerra."
18 de Agosto de 2011. "Desconcierto internacional. Benedicto XVI ha sido hallado sonriente y sudoroso en Mogadisho, capital de Somalia. Desde un campo de refugiados, acaba de anunciar que iniciará una huelga de hambre en solidaridad con la población hambrienta. Su determinación es mantenerla hasta morir si la comunidad internacional no toma medidas urgentes para acabar con la miseria que asuela el planeta. El mundo escucha atónito la declaración."
19 de Agosto de 2011. "Todo es caos, preocupación e incertidumbre. Se suceden las reacciones oficiales. Nadie sabe cómo interpretar un gesto que viola los protocolos diplomáticos. Las autoridades de las cancillerías europeas y norteamericanas, a la vez que saludan tímidamente el gesto, lo desautorizan como un chantaje inadmisible por parte del líder de una Iglesia. De admitirse podría dar lugar a una serie indefinida de ingerencias por parte de otros dirigentes religiosos en el orden político internacional. Le exigen el cese inmediato de la huelga de hambre."
20 de Agosto de 2011. "El Vaticano, presionado por los gobiernos occidentales, ha convocado un conclave urgente y extraordinario para dar respuesta al insólito y perturbador acontecimiento. Se filtra la idea de que el Papa podría haber perdido sus facultades mentales y debería ser incapacitado como legítimo sucesor de Pedro."
21 de Agosto de 2011. "Los mercados han entrado en un estado de pánico generalizado. Las bolsas se desploman. Las multinacionales temen una intervención de la ONU que pudiera limitar sus beneficios a escala global. Los principales centros financieros exigen a los gobiernos una respuesta urgente a la crisis provocada por Benedicto XVI, al que califican abiertamente de comunista e irresponsable."
22 de Agosto de 2011. "Se espera una acción inminente por parte de la OTAN, como respuesta a la demanda de la curia romana, para capturar al sumo Pontífice, devolverlo con vida al Vaticano y realizarle un exhaustivo diagnóstico de salud mental por parte de eminentes psiquiatras. Se especula con un brote de demencia senil. El derecho canónico admitiría in extremis la posibilidad de nombrar un nuevo sucesor si se verifica la grave enfermedad mental del actual Vicario de Cristo."

23 de Agosto de 2011. "La imagen de un Papa despojado de sus pomposas vestiduras, ataviado con las raídas ropas de los nativos y dispuesto a llevar hasta el sacrificio final su compromiso con los más pobres del planeta, ha conmocionado a la opinión pública mundial. Es como un delirio colectivo. La gente se echa a la calle presa de un sentimiento de júbilo, ocupando calles, plazas y parlamentos."
24 de Agosto de 2011. "Todo parece irreal, es como si el mundo hubiera perdido de pronto su gravedad y flotara en un estado de gracia y ligereza. Hay gente por todas partes. Unos lloran de emoción, otros cantan salmos, otros rezan tomados de las manos, otros comparten lo que tienen con los más pobres, otros se abrazan sin motivo, los enemigos se declaran la tregua. Un sentimiento de hermandad surca la tierra. Es indescriptible. Nadie recuerda algo semejante"
25 de Agosto de 2011. "Ante el riesgo de captura del santo Padre, el Dalai Lama, el patriarca de Constantinopla, numerosos imanes y rabinos, y los principales líderes protestantes han decidido sumarse a la huelga de hambre de Benedicto XVI. Se añade cada día una marea de niños, mujeres y ancianos, en cuyo rostro se refleja el orgullo de saber que, al menos por una vez, Dios está de su parte."
26 de Agosto de 2011. "Filósofos e intelectuales afirman que lo que está ocurriendo, tanto si el Papa muere o logra derrotar al hambre, supondrá un punto de inflexión en la humanidad. Su importancia ya se compara con el final del imperio romano, el descubrimiento de América o la derrota del nazismo. Sectores izquierdistas, ateos y liberales se movilizan a favor de los cristianos y el parlamento de Israel ha acordado devolver los terrenos ocupados a Palestina. La historia parece haber perdido su racionalidad. Ningún estudio sociológico, económico o político había previsto un suceso tan enorme ¿Qué está pasando? ¿El mundo se ha vuelto loco?, ¿de amor?"

Conclusión: el Papa es uno de los pocos seres humanos capaces, por su estatus, de realizar tan hermosa quimera. Por eso cada día, apenas me despierto, me lanzo a los kioscos para ver si es hoy está la gran noticia, el día en que el Papa de mis sueños realizará la gesta que salvará al mundo.

--------------------------------
Fundación Diálogo
www.fundaciondialogo.org.ar


Movimiento Teologìa Para La Liberaciòn - Chile
Correo: opcion_porlospobres_chile@yahoo.com
imagen




ES URGENTE INVENTAR OTRO MODELO DE SOCIEDAD

LA SOCIEDAD TAL CUAL HA ESTADO FUNCIONANDO YA NO NOS SIRVE.

Para sobrevivir,necesitamos ¡ ya ! fundar UNA SOCIEDAD DE SERVICIOS, que no esté basada en la Ley de la Oferta y la Demanda.

No es por la Vía del Lucro por la que esta sociedad capitalista va a funcionar.La armonía entre los humanos vendrá a través de la nueva Sociedad de Servicios; será la GRAN SOCIEDAD DE SERVICIOS MUTUOS.

Por supuesto que las fronteras ya no nos servirán para la convivencia entre los pueblos;el planeta Tierra será propiedad de TODOS LOS HUMANOS,sin imposiciones de unas razas sobre otras,por el simple hecho de aplicar para TODO EL MUNDO, el DERECHO A LA VIDA.

Los bienes de la tierra serán distribuídos según las necesidades de los humanos,que usarán de ellos sólo en función del BIENESTAR COLECTIVO.

Dadas las tecnologías actuales,todo lo que contamine se irá desechando,para instaurar nuevas formas de vida en plena armonía con la naturaleza que a todos nos sustenta en la justa medida igualitaria para el goce y disfrute general de todos los bienes de la tierra.

Este NUEVO ORDEN MUNDIAL,será establecido por las nuevas normas de una Democracia Real en la que cada persona tendrá el valor único del voto que emita en cada consulta pública a la que será llamado a participar,allí mismo,donde haya establecido su vida cotidiana.

TODAS LAS ARMAS SERÁN DESTRUÍDAS a la vista de todo el pueblo.

Cada persona tendrá un trabajo según su capacidad física e intelectual,con un horario igual en todas las actividades,mediante el cual,justificará su derecho a la coexistencia en armonía con el resto de los seres humanos.

TODOS LOS SERVICIOS SERÁN PÚBLICOS Y GRATUÍTOS, puesto que no existirán los salarios para remunerar a las personas.
Y para finalizar,diré,que estas ideas que parecen PURA UTOPÍA hoy día,TENDREMOS QUE PONERLAS EN PRÁCTICA,si no queremos ver destruído nuestro planeta EN POCO tiempo por los que NOS LLAMAMOS HUMANOS.

En Palma de Mallorca,a siete de julio de 2011.

Juan Hernández Jover
Cuadernos Opciòn Por Los Pobres - Chile
Movimiento Teologìa para la Liberaciòn - Chile
Correo:opcion_porlospobres_chile@yahoo.com
Rosas 2090 D.- Santiago – Chile



EN BUSQUEDA DE UNA LLAVE DE LECTURA DEL LEGADO DE JOSÉ COMBLIN: Enunciados acerca de su vivencia y de sus escritos.

Alder Júlio Ferreira Calado

Dinámicamente conectada con su densa personalidad, la vida de José Comblin se confunde con un impetuoso movimiento de renovación socio-eclesial que él anima con viva pasión y perseverancia incansable, en América Latina, y más intensamente en el nordeste brasilero, durante más de cincuenta años . Al acompañar y animar tal movimiento, también José Comblin, como excelente aprendiz de él recibe buenos influjos.

De esta larga actuación misionera, profética, social-política, pedagógica, investigativa – que ni siquiera su reciente partida ("el gran viaje", como acostumbraba a anunciar), no sólo no consigue interrumpir, sino que inspira y despierta iniciativas y desarrollos impactantes, en distintos sujetos y en diferentes campos de sus actividades. Y no sólo en grupos y  personas que lo acompañaron más de cerca, sea por los caminos por él recorridos, sea por medio de su vastísima obra teológica.

¿Cómo atreverse a ensayar pasos en búsqueda de una mirada de conjunto, un perfil sinóptico de José Comblin? ¿Cómo ensayar un esfuerzo de comprensión de lo fundamental de su legado de misionero, de profeta, de pedagogo, de teólogo? Para  una empresa de éstas no bastaría recorrer, de forma sistemática, la lectura de sus escritos. He aquí algunas de las preguntas que nos inquietan y que nos ocupan, en estas líneas. Y tratamos de ejercitar este propósito, por medio de enunciados que van brotando espontáneamente de nuestro espíritu, con la intención de que puedan servir de incentivo a los jóvenes del medio popular en proceso de formación, y de pistas a los iniciados, en vista de eventuales profundizaciones temáticas.

Se torna superfluo decirlo, pero aún así insisto en expresar – que se trata de enunciados hipotéticos, parciales, limitados, provisorios – sobre lo que consigo alcanzar de fundamental del legado de José Comblin, a partir de lo que conseguí recoger de él y de tantos y tantas que con él convivieron más de cerca, tomando como referencias algunas decenas de sus textos teológicos (soy miembro de un grupo que, hace algunos años, viene estudiando su contribución teológica, especialmente los textos que él dedica a la comprensión de la acción del Espíritu Santo en el mundo), así como el conjunto de sus iniciativas misioneras y formativas, más allá de las conversaciones, mantenidas en las últimas décadas.

1. La liberación de los pobres constituye el núcleo fundamental de la Propuesta y del Seguimiento de Jesús.

2. La liberación de los pobres se hace por la fuerza del Espíritu Santo actuando incesantemente en los caminos y los enfrentamientos de la Historia, a medida que los pobres, concientizándose y respondiendo a su vocación, se organizan y se van constituyendo como Pueblo de Dios, en una red de comunidades autónomas y dinámicamente relacionadas, cuyas decisiones son tomadas desde la periferia hacia el centro, de abajo hacia arriba, de adentro hacia afuera.

3. A lo largo de su historia, las iglesias siempre tuvieron de alguna manera, la preocupación con los pobres, en cuanto objeto de compasión y de su obra asistencial. La Propuesta de Jesús pide mucho más que eso: Que todos nos convirtamos a la causa liberadora de los pobres, los enfermos, de los sin poder, de los sin voz y sin oportunidades. Esto sólo muy raramente ha ocurrido, gracias al testimonio profético de personas y grupos, tocados por  y sensibles al llamado del Evangelio.

4. Es por la acción incesante, multiforme y coherente con la Palabra, que se va haciendo camino en la formación del Pueblo de Dios, en defensa de la vida del Planeta y de los Humanos, siempre por caminos de libertad.
 
5. José Comblin se mostraba en un estado permanente de búsqueda, muy vigilante y alerta a las señales de los tiempos, manteniéndose al día de lo que pasaba en el mundo y en la sociedad, en diferentes escalas, y en las distintas esferas de la realidad.
 
6. Ejercitando con reconocida competencia, a lo largo de toda su vida adulta, el oficio de teólogo, siempre hizo de la teología no un fin en sí misma, sino que, al igual que los grandes teólogos, siempre relativizó ese oficio, asumiéndolo como un instrumento, un punto de partida, a partir del cual trataba de dialogar crítica e incansablemente con diversos otros campos de saberes (científicos, artísticos y otros), procedimiento transdisciplinario al cual se atribuye la fuente más fecunda de la contribución de su denso legado, inclusive en la producción teológica.
 
7. Como resultado de esa característica, su obra teológica (en cualquiera de las áreas) se encuentra fuertemente impregnada de múltiples asociaciones e interacciones con la realidad social. En José Comblin, no se hace teología fuera del mundo, sino como un permanente ejercicio situado y fechado.
 
8. Sólo por medio de una formación permanente de los pobres, en que éstos se sientan y actúen como actores o protagonistas, sea como sujetos colectivos, sea como personas, es que se van tejiendo caminos rumbo a la Libertad, y por medio del ejercicio de la libertad.
 
9. No se deben esperar cambios sustantivos (en la sociedad y en las iglesias), confiándose de que vengan espontáneamente de arriba para abajo o de fuera para dentro. Cabe siempre a quien sufre la situación, la toma de la iniciativa para cambiarla.

10. Son ampliamente conocidas y reconocidas su refinada sensibilidad y su apertura ecuménica, de que son prueba convincente la densa reputación y el fraterno aprecio de que venía crecientemente gozando, como teólogo y como profeta, también por parte de los hermanos y hermanas de iglesias reformadas.
 
11. En el caso de las iglesias, muy poco se puede esperar de cambios significativos, a partir de las estructuras obsoletas (por ejemplo: vía modelo parroquial). Los autores de estos cambios son sobre todo los laicos y las laicas que priorizaron trabajos de, y en la base, fuera del templo, junto a los pobres y a las personas y grupos más olvidados y más discriminados.
 
12. Camino semejante, en relación con los desafíos de los cambios sociales: no vendrán de arriba, (de los grandes grupos económicos o del Estado y sus instancias, aunque fragmentos de éstos últimos puedan venir ocasionalmente en socorro). Deben ser, antes, buscadas y construidas junto a los "de abajo", por la vía de los movimientos sociales, mientras se mantuvieren fieles a la causa liberadora de los pobres y marginalizados.
 
13. En la amplia variedad de formas de exclusión social, una consiste en la exclusión por el lenguaje. Hay una praxis academicista, largamente dominante, según la cual sólo a pocos iniciados es dado desvelar lo que se expresa en el habla o en los escritos de los especialistas. También aquí José Comblin adopta la pedagogía del ejemplo: su hablar y sus escritos, sin perder la profundidad que lo caracteriza, habla y escribe tan accesible a todos, a todos los que escuchan o leen.
 
14. Se empeñaba diariamente en poner en práctica sus convicciones, de modo que en su convivir - a los ojos de los y de las que estuvieran más próximos a él y lo leían con asiduidad - era posible observar la íntima y práctica asociación entre gestos y palabra. Y lo hacía del modo más sutil posible.
 
15. Con rara sensibilidad a las personas de distintas edades, era visible su confianza más pronunciada por los jóvenes, en quienes depositaba su mayor confianza y a quienes dedicó lo mejor de su trabajo formativo.
 
16. También en el plano social, no sólo nutrió una constante esperanza, sino también ejercitó continuo diálogo con los movimientos sociales populares y con las pastorales sociales. Prueba de ello es, entre otras actividades por él desarrolladas, su actuación formativa con la Escuela Nacional Florestan Fernandes, fundada para servir como espacio formativo continuo de los movimientos sociales del campo y de la ciudad.
 
17. Es conocido y reconocido el CUIDADO de José Comblin por la Madre-Naturaleza. Y no se trata de una preocupación reciente (como se dio en su vigorosa actuación de combate teórico-práctico contra el Proyecto de Transposición). Viene de lejos su aplicación apasionada al cuidado del agua, de los bosques, de los ríos… Se cuentan decenas o cientos de árboles que plantó y que cuido. Pocos saben, por ejemplo, de la caída que sufrió al tratar de contener el principio de incendio en el bosque, en terreno extremadamente accidentado, en el sitio en que residía, en Bayeux - PB.

18. Como pocos, José Comblin tenía la capacidad habitual (ya en él enraizada, por lo que podía prescindir con frecuencia de notas nemotécnicas), para pasar de un tema de discusión coyuntural a raíces estructurales, y su evolución a lo largo de los siglos. Con frecuencia, nos remitía, en función de la comprensión más profunda de los temas, a distintos siglos, con gran erudición.
 
19. La condición de la mujer y su lugar en la sociedad y las iglesias venían constituyendo una preocupación creciente en la vida y en los trabajos de José Comblin. Como no bastasen las referencias históricas a que nos remite, por ejemplo, en Vocación para la Libertad (Paulus, 1998), en sus iniciativas de carácter formativo trató también de fundar y acompañar, en Mogeiro - PB a mediados de los años 80, el Centro de Formación Misionera específico para los jóvenes del medio popular. Más recientemente, nos recordamos bien de su profética posición reaccionando contra la estrategia de criminalización del aborto, usada y abusada durante la campaña electoral del año pasado, por las fuerzas reaccionarias dentro y fuera de las iglesias.
 
20. Desde su formación inicial y de su formación continua, es visible el especial aprecio que cultiva por el Trabajo como experiencia humanizadora fundamental. En José Comblin, el trabajo era más que una rutina, era también factor ineludible del proceso humanizador.
 
21. Es notoria la desconfianza radical de José Comblin en relación a los vicios característicos de las instituciones - civiles, políticas y eclesiásticas – en su fiebre abrumadora de autopreservación. Aunque no negase la necesidad de un mínimo institucional, estaba siempre atento a alertar – inclusive a los movimientos sociales de izquierda (sindicatos, partidos, movimiento popular, pastorales sociales) - el permanente riesgo de institucionalizarse, en nombre del colectivo, pero, en la práctica, en beneficio de los dirigentes y de sus protegidos.
 
22. El internacionalismo constituye un relevante marco de su trabajo, de su acción, no sólo en cuanto misionero y teólogo, sino igualmente en cuanto ciudadano. Marca testimoniada por el alcance latinoamericano de su obra misionera, teológica y formativa.

23. Otra marca fuerte del legado de José Comblin tiene que ver con su pedagogía, cuya eficacia se destaca por mantener siempre iluminados horizontes de la formación propuesta (formación humanizadora como presupuesto de la formación cristiana), caminos que conducen a este rumbo (compromiso con las luchas de los pobres, protagonismos de los alumnos, capacidad de intervención social…), así como postura definida por parte de sus protagonistas. El núcleo de su propuesta apunta a una formación integral, capaz de promover junto a los alumnos el desarrollo de una personalidad madura, autónoma, consciente y libre, asociado a una formación comunitaria, cuyo acento está puesto en todo el proceso de formación, a partir del cual se da atención a cada momento específico: desde la planificación, pasando por el perfil de alumnos y formadores, por la relevancia de los temas y contenidos trabajados, por la metodología, por la evaluación, siempre en una perspectiva de promover la capacidad perceptiva y el protagonismo de los estudiantes, no sólo durante los momentos más fuertes de la formación, sino también después del curso, por medio de un acompañamiento continuo de los alumnos, ahora también formadores. En este sentido, es bien emblemática la formación vivenciada en el cuadro de las Escuelas Misioneras, propagadas en el Nordeste. Formación cristiana que implica necesariamente formación humanizadora.
 
24. Es siempre posible y legítimo dibujar el perfil de un autor, de una autora, a partir de su producción bibliográfica. Más complicado es dibujar el perfil de un legado que va mucho más allá de sus escritos, a la medida que es fuertemente impactado por lo vivido, lo que parece bien ser el caso de José Comblin. Una cosa es saberlo y escribir defendiendo una Iglesia pobre y servidora; otra es verlo visitando los formandos y formandas en los campamentos, animándolos a seguir en la lucha por la Reforma Agraria.
 
25. En un momento en que las fuerzas eclesiásticas hegemónicas anunciaban el final de las CEBs, pretendiendo sustituirlas por la expansión de los movimientos conservadores, se encargó José Comblin de anunciar, alto y claro, que las CEBs corresponden precisamente a lo nuevo, en el espectro de tantos siglos de Cristiandad. Si pasan por dificultades, gracias a las persecuciones sufridas, su propuesta es que está embarazada de lo nuevo, que hay que rehabilitar, en el tiempo oportuno.
 
26. Analizado en el espectro de los grandes teólogos formuladotes, en la historia del Cristianismo, José Comblin emerge, siempre sutil y humilde, como uno de los interlocutores más respetables, a la altura de dialogar críticamente con los teólogos de la Patrística, así como con un Agustín, con un Tomás de Aquino, con un Lutero y con los teólogos contemporáneos, en especial con los teólogos y teólogas latinoamericanos.
 
27. Un toque particularmente vivificante de la contribución de José Comblin, en su acción misionera y pedagógica, se garantiza por medio de una vivencia profunda de la mística del Seguimiento de Jesús de Nazareth, de una espiritualidad de fuerte enraizamiento evangélico, de manera de inspirar y alimentar las diferentes actividades realizadas.


João Pessoa, Junio del 2011

Editor: Enrique A. Orellana F.
Agradecimiento al autor teòlogo Alder J. Ferreira C., por
envio de texto a Cuadernos Opciòn Por Los Pobres y a los
traductores, Enrique A. Orellana M. y J. Subercaseaux.

Cuadernos Opciòn Por Los Pobres - Chile
Movimiento Teologìa para la Liberaciòn - Chile
Correo:opcion_porlospobres_chile@yahoo.com
Rosas 2090 D.- Santiago – Chile

¿POR QUÉ SOMOS ANTISISTEMA?

Fernando Bermúdez (misionero español durante 30 años en Guatemala y Chiapas)

Algunos acusan a los jóvenes indignados del Movimiento 15-M de ser “antisistema”. Yo diría que más bien es el sistema quien está en contra de la juventud, la excluye y le roba la posibilidad de un futuro digno. El sistema es anti-juventud y es anti-vida del pueblo, particularmente de los pobres.

El sistema neoliberal actúa como un monstruo gigante, ante el cual parece que no se puede hacer nada, que hay que dejar las cosas como están aunque no nos gusten. El sistema quiere gente sumisa, acrítica, ignorante. A los que buscan otro mundo posible los llama ingenuos, resentidos, rebeldes… Es por eso que contemplo el Movimiento 15-M como una semilla de esperanza.

Ante esta situación, como creyente en Jesús, obligadamente me veo en la necesidad de volver la mirada al Evangelio. ¿Fue Jesús antisistema? Su mensaje y su práctica nos dan la respuesta. ¿Qué les dice a los banqueros del sistema de su tiempo? “No se puede servir a Dios y al dinero” (Lc 16,13, “Ay de vosotros que acumuláis riquezas para sí… ¡Apartaos de mí, malditos, porque tuve hambre, tuve sed, fui forastero (inmigrante), estaba desnudo, enfermo… y no me ayudasteis” (Mt 25,31-46). Se puso al lado de los pobres, víctimas del sistema, y fustigó con dureza a los que acumulan riqueza. Véase la parábola del pobre Lázaro y el rico (Lc 16,19-30).

A sus discípulos los llama a rebelarse contra ese sistema cuando les dice: “Como bien sabéis, los jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños y los poderosos las oprimen con su poder. Pero entre vosotros no ha de ser así” (Mc 10,42). Jesús desacredita al sistema. Más aún, a la clase dirigente del sistema les dice: “Serpientes, raza de víboras, sepulcros blanqueados” (Mt 23, 1-23). Y al rey le llama zorra (Lc 13,32).

Jesús se atreve a quebrantar la Ley. Proclama que ésta está en función de la vida del pueblo y no al revés. “La Ley está hecha para el hombre y no el hombre para la ley” (Mc 2,26). Más aún, afirma que saciar el hambre de los hambrientos está por encima de la observancia de la Ley (Lc 6, 1-4).

A la clase religiosa del sistema les dice que el dios oficial del Templo no es su Dios. Por eso la jerarquía religiosa lo condena como blasfemo (Lc 19,47). “Los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley buscaban la manera cómo detener a Jesús y darle muerte” (Mc 14,1-2).

La actitud valiente y sincera de Jesús irritó a los hombres del sistema. El poder económico, político y religioso se puso de acuerdo para eliminar a Jesús. Era un estorbo y un peligro para el sistema.

Es por eso que, como seguidor de Jesús y ante esta realidad que vivimos en España y en el mundo, me declaro antisistema capitalista neoliberal. Y me uno a los que sueñan y luchan por otro sistema socio-económico fundado en la justicia y en la ética. Es necesaria y urgente una revolución ética, una revolución de la conciencia, que siente las bases de otro mundo posible.
Es indignante cómo los que manejan este “sistema” están deshumanizando el mundo y destruyendo nuestro medio ambiente. Han sustituido los valores éticos y morales por los intereses económicos-financieros. Han desmontado descaradamente el “estado de bienestar” que los trabajadores, desde finales del siglo XIX, han conquistado con sus luchas.

Soy antisistema porque los políticos han traspasado las funciones del estado a manos de especuladores, con el pretexto del “libre mercado”. Con la excusa de la crisis, causada por la sed insaciable de los especuladores del “libre mercado”, se castiga al pueblo recortando sus derechos.

Soy antisistema porque se ha llegado a valorar más el capital que el trabajo. En este sistema el trabajador es deshumanizado y convertido en una pieza de la producción al servicio del capital. Y porque el sistema privatiza las ganancias, pero socializa las pérdidas.

Soy antisistema porque sabiendo quiénes han causado la crisis, no se les castiga ni se les depone de sus puestos, sino que se les exime de responsabilidades. Y porque para cubrir el déficit financiero, los gobiernos sacan fondos de los presupuestos del estado en perjuicio de los gastos sociales.

Soy antisistema porque nuestros gobiernos, tanto estatal como autonómicos, se han sometido vilmente a los dictados del “mercado”, y de los especuladores del “sistema”, amparados bajo el FMI, el Banco Mundial, la OMC o el Banco Central Europeo.

Soy antisistema porque se favorece la libre movilización de capitales y de mercancías, pero no de las personas. Cada vez más se limita, controla y persigue, e incluso se criminaliza, la inmigración, desconociendo que toda persona tiene derecho a movilizarse por cualquier lugar del mundo (Declaración Universal DDHH. Art. 13).

Soy antisistema porque se ha sacralizado la propiedad privada sin límite, como un derecho absoluto, desconociendo las exigencias éticas del bien común y las necesidades de las mayorías empobrecidas. El sistema busca privatizar no sólo los medios de producción sino también los servicios sociales: salud, educación, transporte, vivienda, seguridad…

Soy antisistema porque mientras nuestros gobernantes nos exigen cada vez más renuncias y pérdidas de bienestar, la clase política se afianza en sus privilegios. Y porque ha limitado la participación democrática de los ciudadanos al simple acto de votar cada cuatro años. Y con eso nos dicen que ya hay democracia. El voto favorece a los partidos mayoritarios, en perjuicio de otras opciones, provocando un bipartidismo no representativo de la sociedad española.

Soy antisistema porque muchos de nuestros gobernantes se aferran a sus puestos, que no quieren abandonar, a pesar de haber sido corruptos, y tratan de utilizar el voto democrático para justificar sus actividades especulativas. Se han autoadjudicado un estatus de privilegios: jubilaciones suculentas, dobles sueldos, exenciones tributarias…


Soy antisistema porque el afán de acumulación de riqueza que impulsa el sistema lo ciega para no ver las consecuencias: aumento de la pobreza y el hambre en el país y en el mundo y las alteraciones ambientales, como es el calentamiento global del planeta y el cambio climático.

Soy antisistema porque las grandes corporaciones y compañías transnacionales del sistema caen como aves de rapiña sobre los países del Sur (Africa, América Latina…) para explotar y saquear sus recursos naturales. El sistema se enriquece a costa de los países del Sur, arrinconándolos en la miseria.

Soy antisistema porque nos han metido en una espiral consumista cada vez más férrea, cuyas consecuencias humanas son la configuración de personas que viven para tener, no para ser, alienadas y esclavas del sistema, con pensamientos y prácticas egoístas y hedonistas.

Soy antisistema porque el consumismo genera una gigantesca acumulación de deshechos (aceites, plásticos, latas, gases tóxicos…) que contamina la tierra, los ríos, los mares y el aire, produciendo efectos irreversibles, convirtiendo la tierra en un gran basurero con imprevisibles consecuencias.

Soy antisistema porque amo la paz, detesto la carrera armamentística y el uso de la violencia como medio de resolución de conflictos. Abogo por un mundo sin guerras, sin ejércitos y sin armas.

Pienso que un verdadero cristiano, en fidelidad al Evangelio de Jesús, ante un sistema injusto y cruel como el que hoy domina el mundo, deberá ser crítico y “antisistema”, soñador siempre de otro sistema que esté organizado en base a la justicia, la libertad, la democracia participativa, el diálogo intercultural, la paz, la solidaridad y el respeto sagrado a la naturaleza.
imagen
¿De quién son las iglesias?

Estoy en Arantzazu. Aquí siguen sus fieles moradores de siempre: la peña, el haya y el espino, y a menudo, como hoy, también la niebla. Y las golondrinas bienvenidas de cada primavera, con sus nidos de barro colgados en los voladizos del santuario: aquí nacieron y aquí han vuelto, y las que ahora están naciendo también volverán. Aquí siguen cantando en el fondo de la niebla el tordo y el mirlo, el zarcero y el pinzón, y el reyezuelo que interpreta a Paganini. Ahí sigue, arriba a la vera del camino viejo, la ermita de Santo Cristo, donde los peregrinos han descansado durante siglos desahogando sus penas ante el Herido, antes de bajar a la iglesia. Aquí está la basílica, un inmenso nido de golondrinas, con su infinita calma, con su penumbra transfigurada.
Aquí están mis hermanos franciscanos, con un año más y la misma bondad de siempre, y con sus miedos y contradicciones, las de todos. Uno de ellos me ha preguntado: “¿De qué vas a escribir esa semana?”. “Pues no sé muy bien, quizá sobre las iglesias de nuestros pueblos y las ermitas de nuestros montes: de quién son las iglesias, las ermitas, las casas parroquiales; si han de ser del obispo o del pueblo que las hizo…”. “¡Oh! Es un tema vidrioso. No escribas sobre eso”. Pero esas palabras de mi hermano franciscano han acabado de decidirme a escribir sobre el tema. Sí que es un tema vidrioso, pero todos los temas lo son, y no pretendo dictar verdades, sino expresar opiniones y, si se diera el caso, hacer pensar.
Amo las iglesias, y sobre todo las ermitas. En las tardes de domingo, en Arroa, me gusta subir andando, por una carreterita solitaria y empinada, flanqueada de encinas, hasta la ermita de San Lorente; está rodeada de fresnos y acacias, en medio de una explanada verde, con la entrada abrigada por un porche bajo, con sus ventanitas desiguales, indicios de alguna ermita de otros tiempos, con una campana de bronce en el arco de la espadaña, testigo de todos los tiempos. Esta capilla y su entorno me cautivan. Al llegar, me siento impulsado a ponerme de rodillas y rezar –¡qué cosa más natural!– abrazado a la vieja puerta de madera desgastada, y de los siglos y del corazón acude a mis labios aquella oración que rezaba san Francisco en la ermita de San Damián a las afueras de Asís: “Oh alto y glorioso Dios, ilumina las tinieblas de mi corazón…”. Me da pena que un domingo por la tarde ese lugar tan bello y sagrado, tan lleno de paz, esté cerrado con llave, y que me deba conformar con asomarme justo por la rendija de la puerta a la penumbra y al misterio, pero tal vez así sea mejor, para no invadir. Ya es mucho poder estar en el umbral abrazado a la vieja puerta.
Es hermoso rodear luego la ermita y, por detrás de ella, contemplar Zumaia y entrar en sus entrañas siguiendo el curso de las dos rías, el Narrondo y el Urola, y perderse más allá en el mar hasta el otro lado del mundo. A la derecha, a media altura, se levanta la imponente iglesia de San Miguel de Artadi, en medio de unas pocas casas y de algunos caseríos diseminados. Bajo por el mismo camino por el que he subido y, al bajar, veo alzarse en la ladera de enfrente, en Arroa Goia, en medio de media docena de casas y caseríos, otra iglesia enorme, digo enorme en proporción al lugar.
Así, de capital en capital, de aldea en aldea, de colina en colina, podríamos recorrer toda la geografía peninsular, sembrada de humildes ermitas o de magníficas catedrales. Son símbolos de otros tiempos, tan cercanos y tan distintos, en que todo el pueblo se reunía en esos hermosos templos para aliviar las penas, para alegrar el alma, para seguir viviendo, porque no solo de pan vive el hombre, ni entonces ni ahora. Todo era en aquellos tiempos tan ambiguo como en los nuestros. Con sus manos y sus tributos, aquellas gentes construían lujosos edificios de mármol para Dios y confortables casas de piedra para el clero, mientras ellos no poseían más que chozas miserables de barro, como las golondrinas. Y lo hacían para dar gloria a Dios, pero también porque no se les ofrecía otra manera de darse a sí mismos un poco de gloria y dignidad, o porque no se les permitía tener otra imagen de Dios que la imagen y semejanza de quienes les oprimían, queriéndolo o sin querer. Y aquella gente pensaba que honrando al clero honraban a Dios, porque así se lo había enseñado el clero. Estaban ciertamente orgullosos de sus templos, pero su orgullo era también un triste reflejo de la profunda humillación que padecían sin saber.
No sé. Todo es tan equívoco. A mí me conmueven las ermitas, y no quiero dejar de subir a San Lorente los domingos por la tarde, pero tampoco puedo disimular todas esas dudas. Y hoy no quiero callar una pregunta crucial: ¿De quién son estos templos, hoy casi vacíos? No son de Dios, que nunca los necesitó ni le importa que hoy se vacíen, porque solo le importa la Vida. Los construyó la pobre gente porque los necesitaba, cuando todo el pueblo era cristiano, o porque así lo habían decidido o porque así se lo habían impuesto. Todos nosotros somos sus hijos. ¿A quién pertenecen, pues, ahora que están vacíos? ¿Y de quién son esas magníficas casas parroquiales construidas en piedra de sillería, ahora que ya no hay clero que las ocupe o ahora que el pueblo en su inmensa mayoría no las quiere para el clero?
Hago estas preguntas porque es sabido que los responsables de muchas curias diocesanas están moviendo sigilosa y eficazmente los hilos para hacerse con los títulos de propiedad de estos templos y casas, y así poder venderlas al mejor postor o que las puedan vender sus sucesores. Me parece muy grave. Es una rapiña, indigna de la Iglesia de Jesús. Es un atentado contra el culto en espíritu y en verdad que Jesús nos legó. Es un fraude contra el erario público, contra la ciudadanía con cuyos impuestos se siguen conservando esos templos y esas cosas. Es una ofensa contra la memoria de la pobre gente que en otros tiempos construyeron esos templos y esas casas para Dios o para sí, para seguir viviendo, pero de ningún modo para enriquecer al clero.
Por supuesto, no estoy en contra –muy al contrario– de que los cristianos sigamos utilizando los templos heredados de nuestros antepasados y nos reunamos en ellos cada domingo para celebrar la vida. No es eso. Me refiero a las ermitas, las iglesias y las casas parroquiales que van quedando vacías. Fueron del pueblo, y pienso que han de volver al pueblo y que el pueblo ha de disponer de ellas para cultivar la vida de la manera que le parezca más oportuna. Lo que construyeron entre todos y para todos, y que aún hoy se sigue conservando y restaurando con subvenciones públicas, es decir, con dinero de todos, ha de volver a ser de todos.
Es más: yo propondría que, al igual que en todos los pueblos hay cines y casas de cultura y jardines cuidados, en todos los pueblos hubiera también una especie de ermitas urbanas, enteramente laicas y aconfesionales, unos espacios de calma, cuidados y bellos, para que la gente, cualquier gente de cualquier convicción, se recoja allí, como las golondrinas en sus nidos, para descansar y desahogarse, para gozar o llorar en silencio, para respirar mejor.
Y bien podrían servir para ello nuestros templos cristianos, algunos al menos. Sin duda, aquellos que están vacíos. Pero también muchos de los que solo se utilizan los domingos. ¿Por qué no podrían transformarse en espacios públicos compartidos con otras religiones o movimientos espirituales? ¿O por qué no podrían reconvertirse para todos los que quieran, creyentes o no, en ermitas laicas o lugares de paz? Todo menos el pillaje eclesiástico que ya está en marcha.

José Arregi

Para orar
Han penetrado las sombras.
Han salido las estrellas.
Los pájaros se han ido a dormir.
La noche abraza la mitad silenciosa de la tierra.
Un vagabundo, un pobre caminante
con los pies cubiertos de polvo,
baja por un camino nuevo:
un Dios sin techo, perdido en la noche,
un Dios sin papeles, sin identificación, sin número,
un extranjero frágil y desechable,
yace desolado bajo las dulces estrellas del mundo,
esperando a dormirse.
(William Ernest Henley, poeta inglés, 1849-1903)
imagen




SOBRE EL DECRECIMIENTO POSITIVO
(Comentarios...de ir por casa )


Pues he aquí,que yo paseaba por aquel fértil campo,recordando que en mi adolescencia, se inauguró el “ Pozo de Santa Catalina “ el mismo día de la santa,que llevaban en fervorosa procesión la mayoría de los vecinos afortunados con la abundancia de esa bendición que es el agua. Así se hacían la cosas por aquellos tiempos cuando la gente creía que todo era milagro (y la Iglesia bien que se aprovechaba de esas circunstancias)Ahora,influidos por la ilustración que nos a ido llegando a través del turismo,parece que tenemos las mentes algo más claras y vemos que si no aportamos nuestro esfuerzo personal,pocos milagros vamos a ver,pues de tan “sabios” que nos hemos vuelto,nos hemos “pasao”varios pueblos y tanto con el agua,como con “todo lo demás” que hemos considerado “indispensable “para la vida” .Hemos pasado a creer en la “diosa de la fortuna”,que antes por lo menos,recuerdo que la pintaban abrazada a una especie de cuerno de oro por el que salían toda clase de,para mí ,baratijas y que luego se convirtieron en : necesarios electrodomésticos,televisores,radio-transistores,torres musicales,ordenadores,I-pods,teléfonos móviles y un largo etcétera.Pero como en esta tierra,”nada es eterno”,también se acabó “el cuerno de la abundancia”,agua incluida,pues según parece,hoy día se trata de “un bien escaso” y aunque sigamos disfrutándola,resulta menos caudalosa,al punto de que se han tenido que roturar más y más pozos y ya no nos valen las rogativas a Santa Catalina,ni a Santa Margarita ni “ al dios que lo fundó”como dice el refrán.¿ Que que quiere decir esto ?,pues que hemos llegado a una “Nueva Era “ llamada “ la Era del Decrecimiento “...¿y qué significa ?,pues que hemos de DECRECER ;pero ¿ cómo hemos de DECRECER ?,pues de manera “POSITIVA “,pero,como se puede decrecer de manera positiva?.Bueno,pues aquí es donde hemos de poner “codos” más que lo hicimos para sacarnos el Carnet de Conducir.
En primer lugar tendremos que “ajustarnos” con el gasto de todo aquello que nos parecía de “consumo eterno” y disfrutar incluso con un “consumo moderado” p.ej:¿ que han subido exageradamente los combustibles fósiles ?= pues dejo bien aparcadito el coche y utilizo el transporte urbano o las piernas si tengo tiempo,que es lo más sano (y más santo,pues se sabe desde siempre qué es “el camino de San Fernando”= un rato a pie y otro andando ). ¿Que no tenemos suficiente presupuesto para acabar el mes,aparte de que la comida que compramos no tiene las garantías de salubridad que nuestro cuerpo necesita?,pues si tenemos algo de terreno,sacrifiquemos un poco “la belleza”estética producida por el césped y en sustitución,pongamos en práctica aquel juego de nuestra infancia :”planto patatas,cojo patatas;planto habas,cojo habas,planto nicos...ja,ja,ja”.
Y por supuesto tomémonos las cosas con cierto humor,no vayamos a coger una gastroenteritis,como la de aquella madre que al preguntarle una amiga por la enfermedad de su hija contestó que “ según el médico,dice que tiene en el estómago un gato enterito”.
Y como todos (o la mayoría,según nuestra propia voluntad) tenemos nuestras habilidades (vaya,que somos unos manitas ),pues aprovechémoslas intercambiándolas en esos Bancos de Tiempo que ya funcionan en algunos municipios(incluído el nuestro )...así las ejercitamos sin necesidad de ir al gimnasio,que eso cuesta dinero.
Indudablemente vuestra imaginación suplirá con creces tantísimas ideas que me acabo de dejar en el actual “tintero” que es el programa office del ordenador,así que como decía nuestro popular TBO “ estrújense el magín “.
Palma,29 de mayo de 2011.


Juan Hernández Jover







SOBRE LA LENGUA-”EL IMPERIO DEL YO”



Estimados/as amigos/as : Como por mi parte,el tiempo y las prisas no me ofrecen la inmensa riqueza que supone la reflexión,cada vez que me surge una idea que creo vale la pena plasmar,sin mirar la hora (pues las buenas ideas me suelen surgir de madrugada,ya que para las malas dispongo del resto del día) me levanto e intento escribir sobre mis últimos pensamientos intentando no perder un ápice de aquéllo que no me deja dormir.Como mi esposa,muchos pensaréis que estoy loco y quizá esta opinión sea bastante acertada puesto que,generalmente se atribuye a la gente que,modestia aparte,suele dejar huella de sus pensamientos de forma arrebatada,en infinidad de expresiones,artísticas unas,intelectuales otras o tan simples como las que yo voy a intentar transmitiros ahora.Así que “ vamos al grano “.

Hace la “friolera” de 34 años en las primeras elecciones democráticas que se celebraron en este país,este servidor de ustedes ( y pretendidamente del pueblo “entero” ) simpatizaba con un partido que pretendía llegar con su mensaje a todos los habitantes de estas islas.Había hecho coalición con el partido de aquel señor al que la mayoría de españoles llamábamos “ el viejo profesor”;por lo tanto,habréis adivinado que se trataba de D. Enrique Tierno Galván.Hasta aquí todo normal. Mis contradicciones comenzaron a surgir cuando yo, servidor de “todos ustedes”,recibí una propaganda electoral,no para “todos ustedes” si no sólo y exclusivamente para “algunos de ustedes “,pues toda ella estaba impresa en catalán,lengua ajena a aquel 70 ú 80 % de residentes de aquellas barriadas-dormitorio como eran el Rafal Nou o Son Gotleu.Por supuesto que yo hice la “buzonada”,aunque estoy seguro que casi toda fue a parar a la papelera.

Al cabo de los años,como yo quería integrarme con estas gentes-líderes en ideas muy valiosas con las que yo coincidía,salía de todas las reuniones donde se trataban temas para mejorar la vida de los vecinos de las barriadas periféricas y de la ciudad en general,con un dolor de cabeza enorme ya que,entre mi sordera parcial y la lengua,sólo me enteraba de (poco más o menos) un 20 % de lo que allí se decía.Por supuesto que muchas veces pedía el significado de la “palabrita de marras” siéndome aclarada con amable prontitud.

Fueron pasando los años y para mí,el tema sigue “candente”,aunque suavizado, ya que conseguí llegar a entender la inmensa mayoría de los temas tratados hasta llegar al punto de traducir del catalán al castellano el libro de Joan Mascaró “Llánties de Foc “ ( que según me informó recientemente el editor en catalán,Sr. Moll,otro traductor ha hecho lo mismo recientemente,seguro que con más éxito que yo,que no conseguí su publicación por Editorial Trotta que querían más títulos para que les resultara “rentable” ).

Pero lo que no me cabe (seguramente,en mi reducido cerebro) son las tristes experiencias por las que voy pasando a lo largo de mi,casi dilatada vida en Mallorca.Porque yo comprendo que en otra época de triste recuerdo como es el franquismo se quisiera imponer la lengua castellana,pero por favor ,no queramos practicar la “logica del péndulo” pasando de un extremo al otro.Al cabo de 34 años seguimos con la misma,yo diría “ aberración “ y la propaganda electoral se sigue elaborando “totalmente”en catalán; lo mismo ocurre con algunas exposiciones que cuestan un “dineral” montarlas para que luego se enteren sólo los que hablen y lean mallorquín o catalán,pues soy testigo presencial de haber estado toda una tarde obesrvando a las pocas personas que entraron a ver la exposición y que,al no ver ni siquiera una pequeña referencia en su lengua nativa,dieron media vuelta y se marcharon.Sólo pido a estas personas e instituciones que piensen sólo con un poco de ética y es que si quieren difundir un mensaje no se limiten solamente a una lengua.Porque las consecuencias de esta postura son altamente negativas,tanto para la cultura como para la convivencia entre la ciudadanía.Otra experiencia personal vivida es la de que,después de que una entidad cultural mallorquina ,haber invitado a personas peninsulares,sabiendo que no saben “ni papa” de mallorquín,hayan tenido que escuchar largos discursos en esta lengua,al punto de salirse de la reunión y como decía mi madre en su gracejo valenciano,”pegarse una volteta per el figueral del Tío Carambo “.Una muestra patente son el resultado de las últimas elecciones en nuestras islas.
Y para acabar con esta reflexión,citando al historiador Juanjo Albacete repetiré que “ Las lenguas no nacen o mueren por voluntad propia o a causa de reales decretos “sino a causa de otros acontecimientos como pueden ser los comerciales o de pura subsistencia.

Juan Hernández Jover
DNI: 22016795E


En Palma de Mallorca, MAYO de 2011
imagen
EN MANOS DE MEDIOCRES


Tengo que reconocer que una de las cosas que más me llamó la atención cuando España empezó a ser demócrata fue que cualquiera podía llegar a ser concejal y ocupar puestos de gran responsabilidad política en las distintas administraciones. Se empezó a hablar de libertad, de derechos, de igualdad de oportunidades y se sentaron las bases legales para una normal convivencia ciudadana participativa. Otra cosa que me sorprendió fue que bastantes estudiantes eligieran la carrera de “Ciencias Políticas” y después fueron pocos los que, con esa preparación específica, se dedicaron de manera directa a la política.
Sin embargo, una de las columnas fuertes de la democracia la encontramos en el capítulo sexto de la Constitución Española:” los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y su funcionamiento deberán ser democráticos” Esto es lo que dice la Constitución pero, por desgracia, la realidad dista bastante del contenido constitucional.
Ahora ya no me sorprende ver a algunos candidatos que, para que la gente los conozca, tengan que pasearse en “carteles estáticos e hieráticos” en autobuses, taxis y cualquier artilugio en movimiento. También, con fiebre electoralista, se busca el contacto directo o indirecto con los posibles votantes ofreciendo fantasías. La verdad es que hay personas que han entendido la política como un camino fácil para ocupar un puesto social y asegurar unos recursos económicos, otros muchos por prestar servicios.
Por otra parte, otros suelen ser personas que difícilmente asumen responsabilidad pero están atentos a las indicaciones que les dicte su “padrino político”. Muestran tal grado de inseguridad en sí mismos que no son capaces de pensar y actuar a no ser bajo la directriz de otro. Son aquellos que disfrutan ofreciéndose para llevar el maletín de su superior.
Conviene advertir que su actitud de sumisión les lleva al servilismo y sólo paladean alguna sensación agridulce cuando reciben falsos halagos de sus propios manipuladores. Este tipo de personajes mediocres introducen mecanismos de inestabilidad cuando son incorporados en listas electorales porque, al verse revestidos de cierta autoridad, intentan sacar provecho personal sin importarles nada la cuestión moral. No tienen escrúpulos en tergiversar la realidad y son capaces de atribuir a otros sus propios fallos para desprestigiarles y así poder subir aunque sea pisando cadáveres.


Personas así son extremadamente peligrosas porque no admiten sus propias limitaciones y están en continua tensión para alcanzar sus bastardas pretensiones. El servilismo y las insidias hacen un tremendo daño a la noble acción política. Por ello, la política, como servicio ciudadano, necesita personas equilibradas y que gocen de autoestima. La autoestima es un arte que hay que aprender no sólo para el bien del individuo, sino también de la sociedad. Sin el respeto, aprecio y aceptación de uno mismo, el altruismo fácilmente se convierte en manipulación.
Hay que desarrollar la autoestima para poder hacer uso de nuestros talentos y vivir serenamente con nuestras limitaciones. A medida que se progresa hacia un concepto más positivo de sí mismo, se va abriendo más al análisis de la propia experiencia, llegando al convencimiento de que las decisiones las tiene que tomar cada uno bajo su responsabilidad, sin que nadie le marque el paso. Podrá también vivir menos a la defensiva y aceptar a los demás como son. Es necesario llegar a ser capaz de percibir el mundo con realismo y también descubrir qué papel se debe desempeñar en la sociedad.
Juan de Dios Regordán Domínguez
juandediosrd@hotmail.com
LOS PELELES DE LA CRISIS

¿Habrá que añorar volver a la situación anterior? Muchos ciudadanos están hartos de soportar las consecuencias de la “crisis”. La verdad es que unos pocos se enriquecen cada vez más y el resto de los ciudadanos son cada día más pobres. La vida se presenta llena de dificultades, inseguridad en el trabajo y están faltando los recursos económicos para cubrir las necesidades básicas de muchas familias.
Prácticamente casi todos los gobiernos europeos, que al principio no admitían la crisis, no todos han sido capaces de afrontar la solución a los problemas que padecía la sociedad. La respuesta que dan es recortar los derechos sociales: congelar las pensiones, recortar sueldos de funcionarios y partidas de inversión pública.
Como si los ciudadanos fueran tontos han creado un nuevo concepto de “sentido común” afirmando que no hay otro remedio. Pero sabemos el por qué de la deuda pública y que el rescate bancario ha generado una fuerte inestabilidad económica y política. Quedan patentes los diferentes ataques especulativos de los mercados financieros que, poniendo entre la espada y la pared a más de un gobierno, le han recordado quién manda realmente en Europa.
En lo que afecta directamente a los españoles, las medidas adoptadas por el Gobierno se han centrado por una parte, en afirmar que las reformas sociales son la única salida a la presión de los mercados financieros. Y por otra, se quiere convencer de la necesidad de hacer un esfuerzo social que permita volver al camino de la recuperación y al crecimiento económico. Estos argumentos llevan un mensaje oculto, “es de sentido común”, que los “Peleles de la crisis” tienen que repetir.
Pero no todos han caído en esa trampa y se plantean alternativas valientes para incrementar los ingresos fiscales: regulación de los mercados, impuesto a las transacciones financieras, equiparación de la tributación de las rentas del capital a las del trabajo, impuestos a las grandes fortunas, reducción de los grandes sueldos poniendo un tope desde el que se consideraría injusto y a devolver lo que se cobrara superior a esa fijación de máximo. Actualmente hay sueldos que, además de injustos por el exceso, son escandalosos.
Si el argumento único de los gobernantes es que los recortes sociales son la única solución, entonces el debate hay que plantearlo de manera más profunda y afirmar sin rodeos que se está viviendo una crisis sin precedentes en nuestra democracia. ¿No iban a desaparecer las desigualdades sociales? ¿O han sido al final los mercados los que están marcando el paso a los “peleles”?


El problema es tremendamente grave porque la soberanía del poder reside cada vez menos en el pueblo y en las instituciones democráticas para pasar a depender de agentes que sólo representan los intereses económicos de unos cuantos. Hay que reconocer que el argumento de la necesidad de “apretarse el cinturón” queda totalmente desacreditado porque las grandes empresas y fortunas están obteniendo ahora más beneficios que nunca.
Ahora sabemos que la salida de la crisis, que no es simplemente social, está configurando una profunda regresión social y política. Derechos sociales y políticos adquiridos se están perdiendo y aparecen nuevas bolsas de pobreza y desigualdades que están acentuando el abismo entre los más ricos y los cada vez más pobres.
¿Seremos capaces de redescubrir el sentido común para protestar contra lo que ahora nos quieren presentar como ese “sentido común” que lo concretan en la necesidad de cargar todos los esfuerzos en las clases más débiles y ellos permanecer intocables? ¿Seremos capaces de exigir a nuestros representantes políticos que no sean “Peleles” ante los poderes económicos?
Juan de Dios Regordán Domínguez J juandediosrd@hotmail.com
ABRIR LAS PUERTAS AL DIÁLOGO


Los cristianos españoles nos hemos contagiado de cierto pesimismo afirmando que vivimos tiempos difíciles. Hay quiénes dicen que existe un abismo entre la jerarquía de la Iglesia y la comunidad cristiana; otros afirman que se da cierta persecución laicista contra los valores cristianos arraigados en muchos ciudadanos.
En el momento actual conviene recordar que el cristianismo tuvo problemas en su origen y en su pasado, tiene en el presente y tendrá en el futuro. En sus orígenes nace dentro de una sociedad muy plural en culturas y creencias. Los primeros cristianos tenían muy claro que sus valores eran diametralmente distintos a lo que las leyes romanas ordenaban.
Desde el principio el cristianismo tuvo dificultades porque existía una gran línea divisoria entre su ética y el derecho romano. Sin embargo, tenían que plantearse cómo hacer para convivir en sociedad y al mismo tiempo ser fieles al mensaje de Jesús. Ese mensaje había que plasmarlo de una manera sencilla siendo sal, luz, levadura para ir generando un sistema ético diferente a la corriente del pensamiento predominante del Imperio.
Los cristianos adoptaron, por una parte, una actitud de oposición con su vida y la palabra a todo lo no conforme con el mensaje de Jesús y por otra había que contagiar a la sociedad con verdades cristianas. Estas visiones dieron origen a dos concepciones, una necesidad de arroparse y defenderse y otra de apoyar el carácter universal del Mensaje de Jesús. Hoy se puede tener la misma problemática, defensa de valores y expansión de esos valores.
A partir del Edicto de Milán, el cristianismo pasa a ser una religión con apoyo del poder político. Empieza la tentación de querer utilizar este poder para extender el mensaje aunque fuese a costa de la intolerancia.. Se introduce la conversión en masa y el poder político vio en el cristianismo un elemento propicio para la unidad sociopolítica. Esta tentación se ha continuado a través de los siglos.
El “status” de apoyo oficial supuso un cambio en la Comunidad cristiana. Implicó reacciones en la Iglesia buscando volver a la autenticidad del Mensaje de Jesús. Surgirá el “monaquismo” como expresión de la voluntad de retornar a la radicalidad evangélica, apartarse del mundo. A través de la Historia se han ido sucediendo acercamientos al poder político y reacciones de movimientos de reformas que se oponían a esos maridajes con lo político.
La alianza con el poder político siempre ha comportado una pérdida de radicalidad evangélica y de capacidad de poder utilizar la denuncia profética. Se sacrificaron entonces y ahora muchos valores por su carácter utópico: la fraternidad, el valor radical de la vida humana, la igualdad…
Se introducen interpretaciones interesadas a principios fundamentales como por ejemplo “no matar”, de fácil sentido literal, tuvo que ser interpretado de manera que pudiese legitimar el matar en algunos casos, cuando la sociedad considerara otros valores más importantes. Así, la autoridad legítima podía matar al malhechor, al hereje, o a aquel que amenazara su poder.
Actualmente los estados democráticos suelen respetar las diferentes religiones siempre que no atenten contra derechos fundamentales de sus constituciones. Las iglesias cristianas, en Latino América, gozan de notable influencia en el campo social y político. En los países islámicos el cristianismo queda reducido al ámbito privado y con prohibición de proselitismo. En China el Estado ha creado su propia Iglesia Oficial En Europa, el cristianismo ya va siendo minoría dentro de una sociedad plural. Esto requiere una adaptación por parte de la Iglesia y de esa sociedad plural. La Iglesia tiene que abrir sus puertas al diálogo valiente ante los ataques adversarios.

Juan de Dios Regordán Domínguez
juandediosrd@hotmail.com


EN CONSTANTE CAMPAÑA ELECTORAL



Los españoles estamos en continuas campañas electorales. Al día siguiente de la celebración de unas elecciones todos hacen sus valoraciones y todos han ganado, aunque algunos hayan recibido un fuerte castigo por el rechazo ciudadano. Se buscarán estrategias para, desde el primer día, empezar la persecución del “enemigo”. También, en lo que se suele llamar “precampaña”, los “aparatos” de los partidos políticos están muy ocupados preparando sus listas electorales, colocando a sus fieles, a los que se les debe un favor o se espera recibir apoyos de ellos o de sus familias.

¿Olvidan los dirigentes políticos que la gente honrada y preparada no dará su voto a personas que hacen de la política su “modus vivendi”? La mayoría de los ciudadanos esperan que la noble acción política se desempeñe con dignidad y siempre al servicio del ciudadano. La gente está harta de que, una vez elegidos se olviden de las promesas electorales y busque sus propios intereses. ¿Por qué tienen tanto miedo los “Aparatos” de los Partidos a las listas abiertas? No sirve la respuesta simplona de que habría que cambiar la Ley Electoral. Leyes se modifican e incluso se inventan algunas que nada tienen que ver con los verdaderos intereses de los ciudadanos.

La sociedad necesita personas en las que poder confiar y que sepan administrar los recursos públicos con justicia, equidad, con eficacia y eficiencia. Se suele decir que el perfil de los políticos debería ser de personas preparadas bien pagadas; sería rentable. Se evitaría la multitud de asesores y enchufados. Por supuesto esos sueldos deberían ser fijados objetivamente y de forma reglada. No tendrían cabida los mediocres puesto que al ser listas abiertas el pueblo elegiría a los mejores. La política se convertiría en un servicio al pueblo, desde el pueblo y con el pueblo.

Continúa, una vez más, el baile de descalificaciones improcedentes. Los programas electorales de los diferentes partidos los conoceremos a través de las críticas que les hacen los adversarios. No aprenden que “la crítica por la crítica” no es aliciente para la gente razonable. En el 2011 se necesitan personas que sean referentes objetivos, despojados de intereses partidistas, que sean una especie de aldabonazo para que los ciudadanos se fíen de sus representantes.



A veces los nuevos ricos surgen de la corrupción La corrupción nunca puede verse como un hecho normal, ni se pueden admitir “niveles de corrupción”, ni consensuar acuerdos para pasar página. Desde una genuina interpretación política no se puede aceptar, de ninguna de las maneras, la existencia de la corrupción, sin una lucha contundente contra ella. La lucha contra la corrupción está en la misma naturaleza de los partidos políticos democráticos y en la misma naturaleza humana, cuando busca el bien.

La corrupción, el robo, el fraude y el engaño, la opresión y la pobreza son realidades concretas. Y también son concretos los responsables. Hay que repetir una vez más que el ejercicio de la autoridad política en las instituciones representativas debe realizarse siempre dentro de los límites del orden moral para procurar el bien común. Es entonces cuando los ciudadanos estamos llamados a colaborar en el bien común. Pero cuando la autoridad pública, rebasando su competencia, abusa de su autoridad los ciudadanos tienen la obligación de defender sus derechos y los de sus conciudadanos contra el abuso de la autoridad que se haya convertido en ilegítima buscando sus propios intereses.

Los Partidos, dentro de sus estrategias, deberían esmerarse en presentar, bajo sus siglas, a personas honradas y dispuestas a consagrar sus esfuerzos al bien común. ¿No serán las Listas Abiertas el antídoto de la corrupción?

Juan de Dios Regordán Domínguez
juandediosrd@hotmail.com
DEMOCRACIA Y DICTADURA ECONÓMICA


No todos los políticos son iguales. Sin embargo, se respira en la sociedad española cierto ambiente de desprestigio metiendo a todos en el mismo saco; aunque existan personas excelentes, dedicadas a la función política, entregadas de lleno al servicio de los ciudadanos.
Tal vez el factor más importante del desencanto lo constituya la sensación de que muchos políticos se entretienen en disputas inútiles, sin abordar los verdaderos problemas de la sociedad, como son el paro, la vivienda y todos aquellos asuntos que son vitales. Parece que a bastantes políticos lo que les preocupa es mantenerse en el poder o conseguirlo, sea como sea.
Motivos más que suficientes se han dado para que hablar de políticos suene a corrupción. Se ha extendido la cultura del “pelotazo” fruto del egoísmo y el deseo de conseguir dinero fácil. Por desgracia, en vez de rechazo a la corrupción, a veces suscita envidia porque quiénes tenían dificultad para llegar a final de mes, al meterse en política han llegado a disfrutar de sueldos y prebendas que nunca hubieran alcanzado de otra manera.
Entre el deseo del poder y la búsqueda de dinero fácil hemos entrado en una dinámica de luchas dentro de los mismos partidos que alejan su acción de lo que realmente les atribuye la Constitución Española en su artículo sexto. La verdad de la justificación del poder político está en buscar, en primer lugar, la justicia, librar al pobre de su pobreza, atender a las necesidades sociales y servir con dedicación para que la sociedad sea más justa, solidaria y humana.
La salida de la crisis seguirá estancada mientras se centren las medidas en la desestabilización del estado de bienestar. La palabra crisis está sirviendo, en la mayoría de los casos, para reducir puestos de trabajo en las empresas y aumentar la inseguridad laboral y la precariedad del empleo. Todas las reformas laborales que se han hecho en España han disminuido los derechos de los trabajadores y afecta negativamente a los más débiles.
Todo lo anterior nos lleva a pensar que nos estamos desenvolviendo bajo un sistema económico cuya rentabilidad se consigue mediante la injusticia de favorecer a los más poderosos a costa del sufrimiento de los más débiles. Se da, por tanto, el crecimiento de fortunas de unos pocos y el crecimiento de mayor número de pobres y desilusionados.
Las situaciones injustas son mechas propicias para encenderse y manifestarse en el malestar ciudadano y, al mismo tiempo, en la desconfianza de los políticos que por el pánico a perder el poder se afanan en dar leyes recortando libertades.
Toda esta situación que genera inestabilidad tiene nombre y rostro aunque pueda ser peligroso decir que son los bancos y los mercados. La economía con sus bancos y los mercados son los que ponen y quitan gobiernos.
Las políticas a seguir por los gobernantes las dictan los poderes fácticos en nombre precisamente de lo que ellos denominan libertad que es la única que ellos imponen. Con ello, lo que todavía llamamos los ciudadanos “democracia política” va perdiendo sentido al ser dominada por la dictadura económica. Las palabras “mercados” y “bancos” han dejado de ser entes abstractos y son personas con rostros concretos aunque escondidos bajo esas palabras.
A pesar de las grandes dificultades, cada vez hay más personas que van tomando conciencia y luchan en todas las facetas de nuestra sociedad para poner los cimientos de una realidad distinta en la que sea la persona humana el centro sobre el que giren los esfuerzos para que los recursos y riquezas sean compartidos bajo el prisma de la justicia.

Juan de Dios Regordán Domínguez
juandediosrd@hotmail.com
LA ILUSIÓN “DE REYES MAGOS”

Aún recuerdo mis “Primeros Reyes”. Todo ser humano necesita caricias e ilusión para vivir. En los momentos actuales, tal vez más que nunca, habría que reavivar la alegría y la ilusión para que nuestra sociedad despierte del letargo de cierta desesperanza que la amenaza.
Navidad y Reyes van muy unidos. Navidad, amor y solidaridad; Reyes, apertura y búsqueda. ¡Qué más da que fueran Reyes o Magos! ¡Que fueran tres o cuatro o que fueran hombres o mujeres! No es el momento de hacer una exégesis profunda de los textos bíblicos que hablan de los Reyes Magos. Mateo nos habla de Magos de Oriente y Lucas se limita a decir “unos pastores”.
La experiencia nos dice que de los personajes que pasan a la historia lo último que se escribe de ellos es su infancia. A la infancia de Jesús de Nazaret se le denomina “vida oculta de Jesús”. Será en el Jordán y en la lectura del texto de Isaías en la Sinagoga cuando se manifieste públicamente su misión. Al terminar la lectura de Isaías proclama Jesús con solemnidad:” Hoy se cumplen en Mí estas Escrituras”.
La festividad de los Reyes Magos, la Epifanía, nos trae un mensaje clarividente: “Dios se hace hombre no sólo para Israel, sino también para todos los pueblos y naciones”. ¡Esto es una Buena Noticia!, Buena Noticia, como se le llama al “Evangelio”, el anuncio de la Liberación.
Recuerdo con cariño, sin nostalgia, la noche del cinco de Enero, el despertar de la temprana mañana del día seis y mi primer regalo, que fue un pequeño caballito de cartón, decorado con suaves lunares grises y blancos. Al año siguiente, la noche de Reyes volvería a aparecer, entre los regalos, el mismo caballito, aunque de distintos colores, cargado de nuevas ilusiones y sentimientos compartidos.
Nunca quise desvelar la “verdad” del sueño de los Reyes Magos. Los años pasaban, pero personal y libremente me negaba a convencerme de la intervención directa o indirecta de mis padres en este mundo mágico lleno de alegrías y fantasías con que se presentaba cada víspera de Reyes. También en aquel 1952 pensé que serían unos Reyes distintos. Ella, desde el Cielo, influiría de manera especial para que mis ilusiones revivieran y, de alguna manera, llenaran el vacío que dejó la muerte de mi madre.
Ante la víspera de Reyes del año 2011 me preocupa ahora ver en grandes establecimientos a padres, madres y familiares que, juntos con sus pequeños, averiguan los precios de los juguetes y la conveniencia o no de comprar uno u otro. Después de la compra, son los mismos niños los que cargan con los regalos envueltos, pero sabiendo ya el contenido vacío de ilusión futura. Matar ilusiones infantiles en nada favorece el desarrollo de la personalidad y sí introduce en el consumo mercantilista.
Conviene profundizar cada vez más en la necesidad que tiene el ser humano de recibir caricias y estímulos para tener ilusión de vivir. La falta de reconocimiento afectivo lleva al desencanto, a la envidia, a la agresividad, a la pérdida del sentido de la vida, al absurdo y hasta a la muerte.
Especialista en psicología y sociología están defendiendo que se hace absolutamente necesario estimular la imaginación y la fantasía con resortes positivos para llegar a llenar, lo más posible, la autoestima necesaria para el desarrollo como persona libre. Es obligación de los padres no sólo procurar el alimento, el vestido y la educación cultural y social, sino sobre todo favorecer y estimular las ilusiones y autoestima de sus hijos para que sean buenos ciudadanos comprometidos y libres.
Juan de Dios Regordán Domínguez
juandediosrd@hotmail.com.
PARTICIPACIÓN EN LA GESTIÓN


Aunque la palabra “crisis” pueda llevar una connotación de crecimiento en algunos aspectos psicológicos; sin embargo, en los momentos actuales todos le estamos dando un significado inmediato de una situación económica y social de la que queremos salir cuanto antes por todas las consecuencias familiares y sociales que, de una manera u otra, nos están afectando negativamente. Hay que repetir que de esta crisis hay que salir sin volver al sistema que la ha provocado. Si ahora se están poniendo los esfuerzos precisamente sobre los más débiles económicamente, difícilmente se podrá salir de la crisis. Sabemos que hay quiénes son contratados con salarios indignos del ser humano. Una gran mayoría de ciudadanos carecen de una vivienda digna y son explotados y considerados como meros instrumentos de producción.

En una sociedad conformista, se escuchan comentarios lastimeros exclamando: “quien tenga un puesto de trabajo que se considere dichoso”. No obstante, de ninguna de las maneras, en justicia social, se puede admitir ni el paro ni la explotación en el trabajo. Quiénes viven en la más absoluta inseguridad y situación de inferioridad personal, apenas pueden tener ocasión de actuar libre y responsablemente ni participar en la vida social de manera positiva. Además no podemos olvidar que la injusticia genera impaciencia, degradación personal y a la larga o a medio plazo violencia. La ley de supervivencia se esconde en lo más profundo del ser humano, pero se manifiesta ante la opresión con violencia.

Tal vez más que nunca se está poniendo de manifiesto la necesidad de reformas profundas que tengan como objetivo la mejora de las condiciones laborales, el aumento de la seguridad en el empleo, el estímulo para la iniciativa en el trabajo, la participación en la gestión y el acceso a la propiedad de los medios de producción tal como establece el artículo 129 de la Constitución Española. Puede parecer utópico afirmar que el ser humano no sólo tiene derecho a un trabajo digno, sino también decir que la Constitución da un paso más allá de la mera función consultiva, informativa y de control que el Estatuto de los Trabajadores reconoce a los Comités de Empresa y Delegados de personal.





El artículo 129 abre la participación a las esferas de la organización, planificación y decisión a través de la participación en la administración o cogestión en la empresa, un terreno aún virgen al no cumplirse el mandato por los poderes públicos: “También establecerán los medios que faciliten el acceso de los trabajadores a la propiedad de los medios de producción”. Al respecto conviene recordar que el conjunto del proceso de producción debe ajustarse a las necesidades de la persona y a la manera de vida de cada uno en particular, de su vida familiar, teniendo en cuenta también el sexo y la edad. Según nuestra Constitución hay que ofrecer a los trabajadores la posibilidad de desarrollar sus cualidades y su personalidad en el ámbito del mismo trabajo. Los bienes deben llegar a todos en forma equitativa bajo el prisma de la justicia, sean las que sean las formas de propiedad.

La misma propiedad privada tiene también, por su misma naturaleza, una índole social, cuyo fundamento reside en el destino común de los bienes. Así, independientemente del derecho a la propiedad privada o de un cierto dominio sobre los bienes que aseguran a cada cual una zona absolutamente necesaria para la autonomía personal y familiar, como ampliación de la libertad humana, no podemos olvidar que la tierra y cuanto ella contiene es para uso y disfrute de todos los seres humanos y de todos los pueblos.

Juan de Dios Regordán Domínguez
juandediosrd@hotmail.com
JUSTIFICACIÓN DEL PRESENTE Y SENTIDO DEL FUTURO


Se habla mucho de “memoria histórica” y hay quiénes sacan su provecho de las posibles localizaciones y de los sentimientos contenidos en rescoldos sin estar totalmente apagados. Jugar con los recuerdos y sacarlos a flote puede ser peligroso. El hombre de hoy, no anhela una explicación del pasado, sino que busca una justificación del presente y un sentido del futuro. Es interesante conservar todo aquello que, de alguna manera sean muestras y señas de nuestras raíces y de nuestra historia. De ninguna de las maneras podemos despreciar nuestro pasado reciente, pero ello no quiere decir que tengamos que resucitar los recuerdos de odios y contiendas de lo que ya es historia.
La Democracia no es que “haya venido a España”, sino que realmente los españoles hemos sido los que nos hemos puesto de acuerdo en trabajar juntos para construir un Estado en que el pueblo decidiera; que el Poder estuviera distribuido entre las diversas nacionalidades y regiones que la integran; y donde los derechos humanos y las libertades públicas constituyeran el fundamento de toda acción política. Por tanto, ahora ni somos autómatas sin derecho a reflexionar ni debemos admitir que seamos programados por el poder político.
La sociedad no se construye sólo con relaciones de derechos y deberes. Con frecuencia se ha creído que la creación de instituciones bastaba para garantizar a la humanidad el ejercicio del derecho al desarrollo. De forma desafortunada se ha depositado una confianza excesiva en las instituciones, casi como si ellas pudieran conseguir el objetivo deseado de manera automática. Sin embargo, sabemos que las instituciones por sí solas no bastan, porque el desarrollo integral es ante todo vocación y, por tanto, comporta que se asuman libre y solidariamente responsabilidades por parte de todos
Vivimos en un siglo en el que gozamos de posibilidades técnicas, científicas y culturales de desarrollo individual y colectivo como en ninguna otra época anterior se tuvo. Sin embargo, cuando se fija como objetivo exclusivo el beneficio, muchas veces mal obtenido y sin mirar el bien común, se corre el peligro de destruir riqueza creándose pobreza. Se dice que no podemos dar al otro de lo nuestro sin haberle dado antes lo que en justicia le corresponde. El hambre en el mundo no depende tanto de la escasez material, cuanto de la insuficiencia de recursos sociales, el más importante de los cuales es el de tipo institucional, capaz de asegurar que se tenga acceso al agua y a la comida de manera regular y adecuada desde el punto de vista nutricional.



En el contexto actual social y cultural en el que está difundiéndose la tendencia a relativizar lo verdadero, hemos de comprender y defender que la adhesión de los valores del cristianismo no es sólo un elemento útil, sino indispensable para la construcción de una buena sociedad y un verdadero desarrollo humano integral. En España es posible regenerar la democracia, conseguir una convivencia basada en la tolerancia y la libertad más plena. Es posible construir una sociedad democrática avanzada en la que todos y cada uno, por el hecho de ser ciudadanos, tengamos un mínimo vital asegurado y donde la igualdad inicial de oportunidades sea la condición indispensable para el reconocimiento y la recompensa del esfuerzo y del mérito. Las nuevas formas de esclavitud, como la droga, y la desesperación en la que caen tantas personas tienen una explicación no sólo sociológica o psicológica, sino esencialmente espiritual. No puede haber desarrollo pleno ni un bien común universal sin el bien espiritual y moral de las personas, consideradas en su totalidad de alma y cuerpo.

Juan de Dios Regordán Domínguez
juandediosrd@hotmail.com
­ ¿ MUERTE DIGNA O VIDA DIGNA..?

Hace pocos días el Gobierno de la nación ha lanzado sus “prioridades” y las concreta en el compromiso de aprobar 26 leyes antes de verano, para superar la crisis y otras de carácter social, como la de “Cuidados Paliativos y Muerte Digna”.(prevista para marzo de 2011).La primera pregunta que se me ocurre, después de leer toda nuestra Constitución, es si no hay otras prioridades para que en vez plantear la muerte pensemos en la vida digna de la que carecen muchos ciudadanos y que si no se les solucionan sus problemas terminarán en una muerte indigna no deseada.
El pretendido equilibrio constitucional de poderes entre legislativo y ejecutivo se está inclinando ahora más que nunca a favor del Ejecutivo que parece querer dominarlo todo, incluido el poder legislativo. La dialéctica se tendría que establecer entre Gobierno y oposición. Pero la realidad es que cuando existe mayoría parlamentaria absoluta el equilibrio de poderes se minimiza. La oposición en el Parlamento sólo puede limitar al poder a través de la denuncia, intentando influir en la opinión pública.. Es esencial facilitar la tarea de la oposición, y muy particularmente poner a su disposición la creación de Comisiones de Control, Información e Investigación, que no puedan ser impedidas por la mayoría.
Según la Constitución cuando haya conflicto de competencias entre Legislativo y Ejecutivo de cualquier índole, quien cierre el proceso debe ser otro poder con libertad e independencia de acción. Por ello, el mecanismo básico para controlar al poder político en una sociedad moderna es: La Justicia. Y ello en una doble vertiente, el Poder Judicial en sentido estricto, y la llamada Justicia Constitucional. De ahí que la libertad de la Justicia frente a todo tipo de interferencias de quien ostenta el poder, constituya la piedra angular en la que se fundamente el edificio del Estado Democrático Constitucional de Derecho. Jueces independientes, amparan y tutelan efectivamente los derechos humanos, pese a quien pese, incluidos los aparatos de Poder y la propia Razón de Estado.
Mucho tiempo se empleó en intentar consensuar la composición del Consejo General del Poder Judicial. Pero fue una solución política entre políticos, debilitándose la independencia de poderes, fundamental en toda democracia. Los mismos políticos que debilitaron la independencia dirán después que respetan las decisiones de la justicia. Otro tanto ha ocurrido con el Tribunal Constitucional, un órgano judicial fundamental para el funcionamiento del sistema democrático español. El Constitucional tiene facultad para rectificar cualquier ley, aunque haya sido aprobada por un parlamento o votada en referendum. Sin embargo, en ocasiones han aparecido dos bloques votando aquello que favorecía al partido que los eligió.. Este proceder pone en tela de juicio su actuación ante las cuestiones sobre las que tengan que pronunciarse.
Aunque se reconoce que la mayoría de los jueces son excelentes personas y profesionales; quizás sea difícil administrar justicia con medios insuficientes y en situación estructuralmente injusta. La experiencia está demostrando que para que la justicia funcione bien debe gozar de independencia política y dejar constancia de que el mundo de la justicia es uno de los que necesita una gran reforma que implique agilizar, democratizar e independizar. Por ello, una de las prioridades de acción de un Gobierno, que pretenda profundizar en el desarrollo de las libertades, es acometer un Plan de reforma de la Justicia en todas sus facetas: que, entre otras cosas, le proporcione recursos personales y económicos suficientes. Los Tribunales ordinarios y el Tribunal Constitucional, deben tener medios suficientes que les permitan impartir justicia con agilidad. Si no fuese así, se estaría quebrando un elemento básico del Estado democrático.
Juan de Dios Regordán Domínguez
juandediosrd@hotmail.com


.
DE DEMOCRACIA REPRESENTATIVA A DEMOCRACIA PARTICIPATIVA



Muchas veces hay que luchar contra corriente. Todavía son bastantes los que piensan que la democracia es sinónimo de votaciones cada cuatro años. Aunque normalmente sigo sus consejos, en otras ocasiones discrepo de las opiniones de amigos economistas. Sigo afirmando que la “economía” está marcando el paso a la sociedad y sobre todo a la política y mucho más en estos momentos en los que nos ha cogido de las manos y se nos ha metido en un mundo en el que es difícil vislumbrar el horizonte. Todo se controla, hasta lo que hay que decir y quién lo debe decir. Si la eco­nomía va bien, la política va bien. Si la eco­nomía va mal, la política será la culpable y caerán sus responsables. El principio rector de la economía es la ganancia. El éxi­to de un proyecto económico no se mide por la mejora de las conductas y el bienestar de los ciudadanos, sino si produce ganan­cias. Los criterios de la distribución de los beneficios económicos les interesan a los gestores de la economía sólo si de ese reparto se van a conseguir mayores ganan­cias. La economía no se rige por criterios éticos, sino por el interés de la ganancia.

Un proyecto político, que hoy quie­ra triunfar, tiene que echarse en brazos de la economía y de la gente que vive bien. Y esto, no sólo por razón económica, sino porque hoy cual­quier aspirante a gobernar sabe que la franja más ancha de electores pertenece a la clase media acomodada, a los grandes capitales y a los altos cargos de la administración. Los que viven bien van más a votar que los que necesitarían el cambio. La política actual está pensada para los que viven bien, no para solucionar los problemas de los que viven mal. Por ello, quien hable de reformas fiscales y sociales, encaminadas a repartir los beneficios económicos de una manera justa, difícilmente ganará las elecciones a nos ser que se tome conciencia de la necesidad de una democracia participativa. ¿Es posible una política económica que contemple la justa redistribución de la riqueza? Es posible siempre que se cambie de una “democracia representativa a una democracia participativa”.

En España tenemos, ahora en la práctica, una democracia representativa y son los partidos polí­ticos los que deciden quiénes representarán a los ciudadanos. Pero la experiencia demuestra que esos “representan­tes’, en lugar de representarnos y defender nuestros intereses, representan los intereses del partido. Funcionan como máquinas de sus dirigentes y los ciudadanos ven reducida su capacidad real de cambio a la posibilidad de votar cuando pasen cuatro años. Si de verdad se quiere el bien de todos es urgente en España conseguir un sistema verdaderamente ‘participativo”. Un sistema que contemple la participación, como dice la Constitución, en el que todos podamos participar también en la toma de decisiones en todo aquello que afecta directamente a los ciudadanos

Pero ¿ por qué no se arbitran mecanismos para que, todo el que quiera, pueda emitir su voto y que éste tenga las debidas consecuencias en la resolución a tomar? Todas las dificultades se pue­den resolver, siempre que haya voluntad política de resolverlas. Pero si se llegara a esta democracia participativa ¿a dónde irían los que hoy viven de la política? Taz vez lleven algo de razón quiénes piensan que la defensa de la participación en la toma de decisiones es propio de idealistas utópicos, pero es preferible que nos tachen de utópicos a permitir y alabar a quienes dicen querer salvarnos, cuando en realidad lo que parece que quieren es vivir bien sólo ellos.
Juan de Dios Regordán Domínguez
junadediosrd@hotmail.com

“NO MANTIENEN PERO ENTRETIENEN”


“Excelencia, hay quiénes piden que se prohíba comer pipas en los cines de verano” - dicen que le comentó un ministro allá por el año cincuenta al entonces Jefe de Estado. Este le respondió: “ de ninguna de las maneras, porque aunque no mantienen, sí entretienen”. Desde siempre se han empleado tácticas para distraer la atención del pueblo. Se suscitan temas de poca importancia para dejar en la cuneta los verdaderos problemas que, aunque urgentes, no conviene poner encima de la mesa. Sacar en estos momentos el debate del orden de los apellidos o la desaparición de la ch y la ll provoca que mucha gente juegue con la composición de cómo quedarían algunas palabras y así aparcar parcelas de mucha más urgencia y que se diluyan en el olvido.

Nuestra sociedad está acostumbrada a vivir a saltos, de fiesta en fiesta, y eso se sabe aprovechar muy bien por quiénes manejan los hilos de la economía y del consumo. Es fácil provocar que una familia se acostumbre a vivir por encima de sus posibilidades. Poco a poco se entra en una dinámica que tarde o temprano explota la situación y surgen los problemas de crisis en casi todas las facetas familiares, Del problema económico se pasa a los conflictos de relaciones familiares. A nivel nacional ha pasado algo parecido. La mayoría de la gente y la misma administración se han ido acostumbrando a gastar más dinero de lo necesario, como si nunca se fueran a terminar los recursos propios y los que le venían de fuera.

La crisis se veía venir, casi nadie se quería dar por enterado. Al contrario, muchos procuraron “enriquecerse antes de que la cosa explote”. No toda la culpa se le puede echar a los gobiernos, aunque es verdad que se debió poner los medios necesarios para evitar caer de lleno en una crisis que ha dejado a la sociedad hundida en la desolación y falta de esperanza. Teniendo en cuenta el peso que en nuestra economía tenía la construcción, la importancia que tienen en ella los servicios y que nuestra producción depende, en parte, de industrias de fuera, es aquí donde mejor se podía preveer la crisis. No obstante, como por mecanismos de autodefensa, de forma incomprensible se empleó un tiempo precioso, en vez de poner medios contra la crisis, a lanzar como maniobras de distracción la cuestión del aborto, homosexualidad, eutanasia; temas fuertes que necesitarían un debate en profundidad que no ha existido.


Además hay que decir que nadie de los principales culpables de la crisis ha sido castigado. Muy al contrario, con dinero público, se ha intervenido para sacar de la bancarrota a quiénes se enriquecieron de manera injusta. Y los que fueron descubiertos, han sido despedidos con indemnizaciones millonarias. De cara al futuro hay que evitar que se pretenda olvidar las causas y se maquille todo lo que haga falta para volver al mismo sistema que ha originado la crisis actual. Hay que salir de la crisis sin volver a la crisis. Rebajar un cinco por ciento el sueldo de funcionarios puede sonar a cantos de sirena. Congelar las pensiones resulta una ofensa cuando se dejan sin atajar sueldos de trece o sesenta millones anuales o gastos superfluos de las administraciones que superarían en mucho lo que se recortaría con la congelación de las ya maltrechas pensiones. A las cosas hay que llamarlas con su nombre. Que haya quienes ganen cantidades millonarias de euros al año; mientras otros se mueren de hambre, incluso a nuestro alrededor, es bajo cualquier moral un robo y crimen grave.

Juan de Dios Regordán Domínguez
juandediosrd@hotmail.com
TENTACIONES DEL PODER


Se está creando una especie de axioma, sin que nadie asuma su paternidad pero que está calando muy seriamente en la sociedad: “Dicen que el poder corrompe”.Transmitido así este mensaje, camina con cierto marchamo de autenticidad. Nos llegan noticias de pagos de fianzas millonarias que nadie, desde el patrimonio normal de unos ahorros familiares justos, podría hacer frente. Más de uno se pregunta:¿ de dónde? La historia nos habla también de los que han sufrido en manos de los que tenían hambre de poder; algunos creyeron en el poder como un derecho a pisotear a los demás. Pero no todo es así. Cada persona plantea su existencia bajo una moral determinada y enfoca sus aspiraciones y proyectos por caminos diferentes...
Me siento feliz por admirar y creer en Jesús de Nazaret. Trabajó duro como obrero. Su vida es mensaje liberador. Me lo imagino apacible, sonriente y alegre. Su Alegría tiene sentido profundo. No creo que fuera tan serio como lo reflejan cuadros, imágenes y estatuas. La gente le escuchaba, le quería, aunque, como ahora, había quiénes tenían miedo a comprometerse.
Jesús decidió que tenía que hablar y exponer su mensaje y su misión. Después de ayunar cuarenta días y cuarenta noches sintió hambre y sufrió las tentaciones del poder: " Si eres hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan". (economía fácil, corrupción)..Le respondió Jesús: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios". Después poniéndole sobre el pináculo del templo le dijo :"Si eres el hijo de Dios échate de aquí pues escrito está: "A sus ángeles encargará que te tomen en sus manos para que no tropiece tu pie contra una piedra". (abuso de poder: todo lo puedo) Le dijo Jesús: También está escrito: "No tentarás al Señor tu Dios". De nuevo le tentó llevándole a un monte muy alto y mostrándole todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, le dijo: "Todo esto te daré si te postras y me adoras".(someter a todos bajo criterio autoritario) Jesús le respondió: Apártate, Satanás, porque escrito está: " Al señor tu Dios adorarás y a El sólo darás culto".
Hay quienes caen en las garras del poder que, en muchos casos, es fraudulento porque proporciona dinero fácil a repartir entre pocos.
Jesús, convertido en Cristo, integró el diálogo en la sociedad. Su mensaje significa liberación del peso que aprisiona. Vivió con los oprimidos y luchó contra los opresores. Habló de un nuevo concepto: responsabilidad para con la vida y un compromiso de servicio ante nuestros semejantes. Fue hace 2010 años. Pero la historia siguió su camino y Jesús fue mitificado, idolatrado, hasta tal punto que el poder siguió aplastando, torturando y asesinando.
Y llegó el siglo XV, y se descubrió América y se le entregó a los reyes de turno, valorándose más las cosas que las personas. Y llegó el siglo XIX, y unos pocos decidieron, en nombre de la raza humana, que el Progreso fuera el nuevo dios. Y llegó el siglo XX, y al dios Progreso, parece que le entraron remordimientos pasajeros. Y ha llegado el siglo XXI sangriento, luchando por poder...
Se que es absurdo generalizar, pero caricaturizar la historia ayuda a suavizarla sin negarla. El sufrimiento humano ha sido y sigue existiendo. Ignorarlo resulta imposible y perjudicial.. El mensaje de Jesús sigue interpelando. Nadar en la abundancia, sin compartir es robar lo que a otro pertenece. Reflexionemos y evitemos los obstáculos para poder darnos cuenta de que nuestra vida es única,, intensa, y sobre todo, debe ser libre.


Juan de Dios Regordán Domínguez
juandediosrd@hotmail.com
¡ NO A LOS NIVELES DE CORRUPCIÓN ¡


Se habla mucho de corrupción, pero no se dice cuánto deberían ganar los políticos para que el ejercicio de la acción política no se considere como una inversión muy rentable. ¿Qué pasaría si quiénes se dedican a la función pública, por ejemplo, concejal, parlamentario etc. cobraran lo mismo que estaban ganando en su vida laboral civil? ¿Por qué no se ponen de acuerdo los partidos políticos para aprobar una Ley Electoral que obligue a las candidaturas de listas abiertas para que los ciudadanos puedan elegir a los que verdaderamente tengan vocación política de servicio? Tampoco se ha legislado para eliminar las “cuentas cifradas”; esas cuentas instaladas en los paraísos fiscales, sin posibilidad de conocer a los impositores.
La permisividad de la corrupción está favoreciendo a que “los modelos” que se presentan a la sociedad, y por ello a los jóvenes, son contravalores, gente de vida fácil que llegan a la fama y a enriquecerse con el mínimo esfuerzo personal. Desde los niveles políticos, en los casos de corrupción, se bordea la ley para tener derechos adquiridos por el cargo que ocupe, aunque cese con rapidez; derivando riqueza pública hacia empresas particulares; repartiendo dividendos que no les pertenecen; consiguiendo puestos por enchufe.
Desde una genuina interpretación política no se puede aceptar la existencia de niveles de corrupción ya que quién es corrupto y ladrón en lo poco está preparado para serlo también en lo mucho. Denota falta de honradez y mucha hipocresía quién, siendo ladrón, se compara con otro y le dice :” ¡ ..y tú más.! Los políticos cuando se acusan discutiendo sobre el tema de corrupción, a veces, se convierten en niños maleducados. Resulta desagradable ver cómo enseñan al público papeles manchados por el robo. Regodearse en discusiones y centrar el interés de los ciudadanos en el tema de la corrupción no es útil para nada y sirve sólo para fomentar el desencanto de la gente y se colabora, de manera alarmante, en la devaluación de la noble función que ha de desempeñar la política.
Se cae en tremenda falta de honradez y mucha hipocresía cuando se airean corruptelas y después, en las sesiones parlamentarias y en los propios centros de debate y control, se ponen obstáculos para poder llegar al fondo de las cuestiones. Ocultar información, porque no se quiera profundizar en la clarificación de la verdad de los hechos, puede oler a podrido y, máxime, cuando se rechazan mociones y propuestas o incluso se intentan comprar voluntades. Hablar y no tomar medidas contundentes es convertirse en cómplices culpables por no colaborar en el esclarecimiento de la verdad y de la justicia. ¿Cómo se puede gritar un día contra la corrupción y tolerarla el resto del año?

La lucha contra la corrupción está en la esencia de la democracia y de una manera especial en la estructura y funcionamiento democrático de los partidos políticos. Es necesario llegar hasta las últimas consecuencias para regenerar la vida política y dejar de tirar cohetes al aire. Por ello, quiénes tengan responsabilidades probadas en algún tipo de acciones reprobables deben asumirlas plenamente y cargar con todo el peso de la ley. Siempre habrá que actuar, con prudencia, pero con contundencia. Por otra parte, hay que evitar extender la mancha de la corrupción sobre toda la clase política, sobre los funcionarios o sobre la misma democracia.
Si se actuara con claridad y no hubiera nada que ocultar se alejaría del pueblo la sospecha de que los políticos viven en connivencia en muchos asuntos de la cuestión pública. Todos tenemos un precio: el mejor… “la libertad…”

Juan de Dios Regordán Domínguez



NI ESTADO “PROVIDENCIA” NI ESTADO “DOMINADOR”



Decía en mi artículo del sábado pasado que la “participación democrática es rentable”.Me han pedido que aclare esta afirmación. Empezaré diciendo que muchas políticas sectoriales de la administración dirigidas a proporcionar una vida digna a todos, y de manera especial a los más desfavorecidos, han fracasado porque se han llevado a cabo con mucha burocracia y con excesivo gasto económico en personal y pocos medios para llegar a los fines para los que tendrían que haberse empleado. La defensa del Estado de Bienestar no supone hacer oídos sordos a una doble consideración: en primer lugar afirmar que no siempre más gasto social supone mejor servicio social. En segundo lugar, que una mala calidad de servicios no se puede justificar de ninguna de las maneras. El origen democrático del poder no legitima una gestión ineficaz y se exige control.
Numerosas políticas parciales efectuadas por las administraciones han fracasado en el intento de recuperar y normalizar a los marginados. Sabemos que el factor más poderoso para erradicar la marginalidad es la educación. Pero también sabemos que los marginados difícilmente encajan en una escuela normal y en los planes de inserción se necesitan personas muy preparadas capaces de generar especial confianza. En este terreno es donde más se necesita la colaboración y la participación entre poderes públicos y sociedad civil. El trabajo y la colaboración de Fundaciones, Iglesias, Asociaciones y Entidades voluntarias, adecuadamente financiadas por el Estado, desarrollan una actividad, a menudo, más eficaz que las que dependen de las maquinarias burocráticas públicas. Si hacemos un recuento de actuaciones que hacen estas entidades, comprobaríamos que no serían capaces las administraciones de asumirlas si esas dejasen de actuar. Por ello deberían callarse quiénes no saben valorarlo.
Es hora de convencernos de que “Estado del Bienestar” no se puede confundir con el “Estado Providencia” por asumir directamente servicios que puede realizar la iniciativa social en mejores condiciones y con menor coste. Mucho menos podemos estar de acuerdo con el “Estado Dominador” por tratar de crear, bajo el paraguas de “una aparente preocupación social”, toda una red de agentes públicos en servicios de todo tipo: educación, cultura, sanidad, ocio etc. Es hora ya y se hace necesario poner límites a la ineficacia y al despilfarro de quiénes se amparan en supuestas demandas sociales.


El problema que suscita hoy el Estado de Bienestar es ante todo político, y no se puede reducir solamente a una mera dimensión financiera. Evidentemente se está explotando demasiado la palabra crisis, el contenido, sus mensajes y sus efectos y, de una manera o de otra, está beneficiando a los más poderosos. Tal como están las cosas es necesario plantear la búsqueda de un nuevo consenso social. Hay que encontrar un camino que permita salir del caduco dilema mal planteado “estatificación o privatización”. Ante servicios públicos ineficientes y de servicios sociales insuficientes, más que la ampliación del sector público, parece más conveniente perseguir su mayor eficacia, introduciendo fórmulas de organización en los que la sociedad sea llamada a colaborar.
Hay que compaginar libertad e igualdad como objetivo; y como medio la capacidad del individuo para participar en todas las manifestaciones de la vida política, social, económica etc. El estado social eleva a la participación ciudadana a la categoría de principio fundamental, lo considera un medio decisivo para la vertebración de la sociedad civil. Esto supone reconocer a la sociedad la capacidad para sumir responsabilidades de contenido público y en consecuencia con ello procurar los medios necesarios para su fortalecimiento. Esta es la finalidad del párrafo del artículo 9 de la Constitución que se refiere a la participación.

Juan de Dios Regordán Domínguez


A LA BÚSQUEDA DEL MISTERIO

Hay a quiénes les molesta la religión porque en el fondo no les deja indiferentes. Incluso a los que pretenden negar la existencia de Dios, les cuesta encontrar argumentos sólidos para demostrar su no existencia. Ante el razonamiento del astrofísico Stephen Hawkig afirmando “que el universo pudo crearse – y de hecho lo hizo- de la nada”, he recordado mi época de estudiante y los argumentos de la asignatura de Cosmología. El profesor nos decía que quien no era capaz de descubrir algo nuevo, le era más fácil “negar algo” para intentar hacerse famoso. En los momentos actuales, dos trozos de madera en forma de cruz dan pie a división de opiniones. Y es porque Quién murió en un madero, en cruz, provocó un cambio en la historia.
En lenguaje de San Pablo, Jesús y Cristo era sinónimo; sin embargo, hoy las palabras Jesús y Cristo se han distanciado. Jesús (sin Cristo) nos acerca al creyente y al no creyente, en un plano de admiración hacia Jesús de Nazaret. No obstante, Encarnación, Cruz y Resurrección resumen la totalidad de Dios hecho Hombre y convertido en Cristo. Por ello, Jesús, por su Resurrección ha dejado de ser patrimonio exclusivo de los cristianos y nos ha dejado la responsabilidad de hacerle presente en un mundo que le mira de soslayo, y unas veces lo ve como seductor y otras como un ser molesto. Cristo no tiene otro rostro que el de “sus pobres” y sigue siendo molesto para quiénes no comparten ni saben lo que es la verdad y la justicia. ¿Tiene aquí origen la guerra de los Crucifijos?
A quiénes pretendan aniquilar la religión, hay que recordarles que las religiones son una de las formas culturales más potentes capaces de movilizar porque se da una interrelación entre elementos religiosos y culturales. La cultura proporciona a las religiones su lenguaje y las religiones ofrecen a cada cultura su significado esencial. La religión no se puede circunscribir sólo a los lugares de culto ya que este hecho social surge como exteriorización del proceso mental y vital del grupo y proporciona pautas, valores, actitudes y comportamientos éticos.
Desde esta perspectiva, la religión hay que entenderla como construcción social y de ahí su trascendencia pública, no sólo interior o de conciencia. Por ello, cuando defendemos la diversidad cultural debemos defender también, sin reserva, la libertad de creer en el hecho religioso o no creer en él. Sólo si lo hacemos así, aseguraremos la convivencia y la cohesión social, imprescindibles para ser libres y conseguir la paz. La religión, por sí misma, no resolverá los problemas ecológicos, económicos, políticos y sociales, pero sí se puede conseguir un cambio de mentalidad, una nueva actitud vital que pueda hacer emerger la conciencia colectiva y sustituir el egoísmo por el altruismo, el individualismo por la solidaridad, el tener por el ser.
La religión ayudará a convivir y afrontar los nuevos retos a condición de que:
• La religión se viva de verdad y en profundidad.
• No se caiga en la tentación de aprovecharse del Absoluto, buscado por todas las religiones, lo cual las pervierte haciendo que su vocación universalista esté permanentemente amenazada de convertirse en totalitarismos. Todos los fundamentalismos son una perversión de las religiones. Dios es de todos y de nadie.
El diálogo interreligioso debe adoptar formas de intercambio de experiencias religiosas, cooperando personas de diferentes religiones en una tarea común. Las religiones deben actuar de manera que remitan siempre al compromiso temporal y abran al ser humano a una realidad que siempre está por desvelar, al Misterio, al que todos estamos avocados.

Juan de Dios Regordán Domínguez
VIVIMOS EN UN MUNDO DE DESIGUALDADES

Podemos decir que la sociedad actual se desarrolla entre dos ejes fundamentales: mercado y servicios. Hoy hablaremos de mercado y sus repercusiones. Siempre se suele hablar de “primacía del ser humano” sin embargo, se le mira como consumidor y productor de innovación más que como dignidad del ser humano. Se nos quiere convencer de que es el mercado el que realiza la justicia social, mediante la equidad. Una sociedad se consideraría justa cuando cualquier individuo tuviera la posibilidad de asegurarse su bienestar mediante su creatividad y sus iniciativas. En virtud del principio de equidad, un estado sería justo cuando tuviera una política de acceso a la educación para todos, sirviendo así el sistema educativo de selección social.
La empresa privada garantiza la coordinación de las transacciones y permite la distribución más justa de costes y beneficios en el mercado mundial. Se saca más provecho de las nuevas tecnologías, transformándose en empresas-red que funcionan sobre estructuras cada vez más horizontales y descentralizadas, responsabilizándose a cada miembro de la organización y se busca el interés de todas las partes. El concepto “capital” abarca todo bien o servicio, tanto material como inmaterial, incluyendo al mismo individuo, que queda reducido a “recurso humano”. La persona humana, así considerada, ya no tiene valor si deja de ser rentable.
Los procesos económicos de la sociedad nos están afectando incluso en nuestras convicciones íntimas. La manera como vivimos depende en gran medida de los “modelos vigentes” y nuestra forma de vivir influye en nuestro pensar y sentir. Esto supone el triunfo de la economía de mercado sobre la política y su lógica del bien común. Así nos llama la atención que no se produzcan cambios capaces de hacer el mundo más humano, más justo. El gran problema sigue siendo las desigualdades porque, mientras unos cuantos privilegiados se ven beneficiados, las tres cuartas partes de la humanidad son víctimas de las leyes del mercado y el crecimiento económico aumenta las desigualdades entre los países y en regiones.
Cuesta comprender que 225 personas posean una riqueza superior a los recursos económicos anuales de 2.600 millones de seres humanos de los países pobres o que la fortuna de sólo tres personas supere el PIB de los 48 países más pobres del mundo, donde viven 600 millones de personas. Las diferencias entre los estados son tan grandes que parecen irreales, pero los hechos nos muestran las diferencias en cuanto al acceso a la salud, a la educación, a la participación social, política y económica. Todo indica que los objetivos del Milenio: erradicar la pobreza extrema y el hambre; conseguir educación primaria universal; promover la igualdad entre géneros y la autonomía de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el Sida, el paludismo y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; fomentar una Asociación Universal por el Desarrollo.
A ello se comprometieron los Estados de las Naciones Unidas, las instituciones de desarrollo más importantes del mundo. Pero no se podrán conseguir para la fecha prevista, el 2015, de seguir la tendencia actual. El modelo neoliberal lo deja todo en manos del mercado; genera un proceso insostenible que no garantiza a todos los mínimos para vivir con dignidad. El resultado es una situación social global, que compromete la estabilidad mundial. Y no olvidemos que la paz está vinculada a la garantía de unos derechos sociales mínimos como el derecho a la educación, a la salud, el derecho al trabajo y a una vivienda digna etc. Podremos, entonces, hablar de una paz positiva, más allá de la simple ausencia de lucha armada.

Juan de Dios Regordán Domínguez
LOS FARISEOS DE SIEMPRE

“Eres un fariseo”. Estoy seguro de que esta expresión no te caería bien si alguien te la dirigiera. Sería interesante introducirnos en el interior de quiénes la pronuncian para darnos cuenta de que en la palabra “fariseo” se quiere encerrar un contenido muy fuerte en contra de alguien. Pero la palabra fariseo significa persona preparada, religiosa activa, comprometida hasta extremos laudatorios, pero también hasta extremos ridículos. Es una persona “que practica”, pero obra con conciencia equiparándose a Dios, creyendo que la salvación es obra del esfuerzo humano. Por ello multiplica sus prácticas, hace más de la cuenta, para estar “seguro y tranquilo” de que ha “cumplido” y convencido de que Dios lo tiene que premiar y salvar, porque lo tiene merecido.
El fariseo es un puritano que, con frecuencia, tiene sus dudas y escrúpulos de haber cumplido con lo que tenía que hacer. Se convierte en una máquina que “sabe y cumple”, pero sin amar ni a Dios ni a nadie. Realiza acciones con etiqueta religiosa, pero de forma rutinaria. Así, su obrar se convierte en una carga insoportable. Envidia al que no toma esa carga y desea vengarse del que no cumple. Ejemplos claros los tenemos ante la mujer adúltera, el hermano mayor de la parábola del Hijo Pródigo.
Las actitudes farisaicas las podemos constatar en los comportamientos para con Dios. El fariseo se endiosa, llega a compararse con Dios. En lo profundo le dice a Dios: “yo cumplo, luego tú me salvas”. No admite el concepto de salvación gratuita. Es dogmático: quiere conocer y controlar el pensamiento de Dios, la voluntad de Dios, imponiendo una casuística a su medida. Rebaja las exigencias de Dios. Renuncia a su propia responsabilidad. Obedece a la letra, pero no a la voluntad de Dios.
Respecto a las demás personas, el fariseo las divide en “buenos” y “malos”. Vive de apariencias. Se convierte en el auténtico “hipócrita”. Envidia y rechaza al que no toma esa carga y desea “vengarse” del que no cumple. Y ante sí mismo, el fariseo se endiosa y se hace centro de la vida religiosa, se constituye en conciencia de los demás. No obra de cara a Dios, sino de cara a “su propia salvación”, su fama, su tranquilidad, su seguridad frente a Dios.
Las actitudes de los fariseos de entonces necesariamente tuvieron que chocar con Jesús y su mensaje del Reino. Ahora pasa igual. La obra de Jesús consistió en reinterpretar la teología judía a la luz: Dios-Padre- Amor. Reconocer el protagonismos del Amor de Dios Padre, reconocerse todos pecadores y convertirse, reconocerse pequeños y recibir la salvación por misericordia. Todas estas verdades no las admitían. El fariseo no es capaz de admitir que el amor está sobre la ley y ésta ha de estar siempre al servicio del amor. Esta reinterpretación chocó frontalmente con la interpretación farisaica de todos los tiempos.
Todo grupo “sectario” de cualquier clase adopta alguna de las actitudes farisaicas, toda intransigencia, dogmatismo, posturas cerradas, exclusivismo, legalismo de grupos, participa del espíritu farisaico. La resistencia al cambio, el anclaje en nuestras situaciones, nuestras seguridades, son terreno abonado para actitudes farisaicas. Sin embargo, Jesús es el hombre libre ante la ley Mt. 12,10-12. Jesús, el hombre libre ante el mero culto externo Mt. 7,21. Jesús, el hombre libre ante la familia Lc. 8,20-21 Jesús el hombre libre ante los fariseos Lc.11, 42 ; Juan 8,10-11 Jesús, el hombre libre ante el poder político Lc.13,31-33. Jesús, el hombre libre ante los prejuicios Lc. 7,36-39; 7,44-47. Jesús sólo quiere hacer la voluntad de su Padre : Lc. 9,58.

Juan de Dios Regordán Domínguez
OTROS GOLES

KOLDO ALDAI, koldo@portaldorado.com

ARTAZA (NAVARRA).

ECLESALIA, 12/07/10.-

Dicen los comentaristas deportivos que goleó con el corazón, con el alma de todo un país. ¿Quién movió el pie de Iniesta? ¿Solo, el propio delantero, o con el apoyo de los millones de españoles que corrían con él, que insuflaban al futbolista y a su equipo ánimo en su espíritu, fuerza en sus músculos, precisión en sus movimientos? Adquirimos una fuerza impresionante cuando juntos/as apostamos por metas colectivas.
¿Y si nuestros balones volaran más alto? ¿Y si colocáramos más arriba nuestras aspiraciones, nuestras porterías? Hemos de batirnos también en otros campos, sobre otras alfombras, ante otras redes… ¿Y si el sueño de “la roja” fuera más ancho? ¿Y si, tras haber logrado el mundial, ese desbordante caudal de energía colectiva nos siguiera acompañando tras otras metas? ¿Y si la verdadera batalla no fuera contra los de naranja? ¿Y si tuviera más que ver con mejoras globales, con dignificar y elevar la vida en todas sus manifestaciones?
El entusiasmo mantiene vivos a los pueblos, pero un campo de fútbol, por muchas cámaras que se le echen encima, es un espacio muy limitado. La palabra “entusiasmo” viene precisamente de “en-theos”, que significa “lleno de Dios”. Cuando somos “en theos” podemos cumplir imposibles. Vivimos un entusiasmo colectivo que nos ha proporcionado “una roja” campeona, pero dicen que en realidad ese Dios del coraje sin fondo está con nosotros en todos los “choques” que merecen la pena, en todos los desafíos nobles, por difíciles que se manifiesten.
El mundo no cambiará por más balones que se encajen en una u otra portería. Pero todo este “ensayo” del mundial nos ha servido para vivir la experiencia del entusiasmo colectivo. Sudáfrica fue sólo laboratorio. Ahora tocan otros tantos, ahora llegamos a las auténticas finales. Ahora toca gol al hambre, a la explotación, al armamentismo…, cabezazos de muerte a la violencia, a la división, al odio… Ahora toca el “A por ellos” de verdad…, a por la miseria, la enfermedad, el analfabetismo, la degradación de la Tierra… ¿Cuánto mundial aún por jugar? ¿Cuánto gol aún por marcar? El domingo por la noche, los españoles recibimos un hermoso regalo, pero todos merecemos un trozo de gloria, el gozo de constatar que nuestro equipo, por nombre Humanidad, también progresa. Todos somos seguidores de ese gran Club de 6.000 millones de socios. Medien o no brillantes patadas, todos merecemos alzar una copa de victoria.
La dignidad antecede a la gloria. Todos sin exclusión alguna la meritamos, dignidad de todos los niños de la tierra que bien de mañana cogen cuadernos y libros y marchan hacia una pizarra, la dignidad de todas las mujeres de todas las latitudes por fin respetadas y honradas; de todos trabajadores y trabajadoras recompensados con justicia en su tajo; la dignidad de todos los hogares con un pan en su mesa; la dignidad de todos los seres, de todos los pueblos por fin considerados, por fin libres… He ahí sólo algunos goles que nos aguardan.
Mantener el ardor colectivo nos permite atender otros retos. El Dios de la vida y el entusiasmo, el Dios de la fuerza y la bondad infinitas, “que los hombres distintos llamamos con distintos nombres” (Lanza de Vasto), siempre está con nosotros, cuando nuestros balones cobran altura y nuestras porterías también se elevan.
Reciclemos pues ese coraje grupal. Vayamos juntos a por otros goles. Vayamos a por una gloria que vista todos los colores, que campe en todas las geografías; una gloria que no se acabe en una orgía de cuestionable gusto en las céntrica fuentes de unas ciudades eventualmente dichosas; gloria que perdure, gloria eterna de todos los hombres y mujeres de la tierra compartiendo y cooperando, viviendo en auténtica paz, en genuina fraternidad.
Ficción de deporte y cerveza a granel, cuando la realidad permita todo el juego, cuando la explotación y el horror sean derrotados. Mientras tanto, no decaiga la ilusión, no nos abandone el entusiasmo. ¡Juntos podemos! Ese Dios sin nombre, ese Dios con todos los nombres, afina nuestro tiro ante las mentadas y urgentes porterías. Hay camisetas para todos. Sudemos batallas verdaderas, penaltys que harán historia. Saltemos juntos a la causa común, al campo ineludible, mañana puede ser demasiado tarde. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).


imagen
Rendir armas al “Santísimo” en la procesión del Corpus

Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

El Blog de Juan Cejudo

La que se ha armado porque en la procesión del Corpus en Toledo no se han rendido armas ante el “Santísimo” ni ante la bandera, ni la banda ha podido tocar el himno nacional, según los nuevos reglamentos militares aprobados por el Gobierno con el visto bueno del Vicariato General Castrense (¿Pero debe existir un Vicariato General Castrense?)
Desde mi punto de vista como creyente en Jesús de Nazaret y en su Evangelio, no se puede entender que a estas alturas de la película y en los tiempos que corren, pretendamos mantener unos procedimientos totalmente obsoletos, sin sentido, desfasados.
No me gusta para nada el papel de la oposición política porque parece quedar estancada en el siglo XIX cuando interpela en el Senado “que explicara la ministra por qué los cadetes no pudieron rendir honores ni saludar a la Custodia, la bandera nacional y tampoco al himno de España”. ¡Dios mío qué lenguaje!
Jesús no necesita la presencia de las Fuerzas Armadas que lo protejan porque él no quería espadas: “Simón mete tu espada en la vaina”. ¿Qué sentido tiene la presencia de la bandera nacional en una manifestación estrictamente religiosa como se supone que es la Fiesta del Corpus?
¿Qué sentido tiene tocar el himno de España? La verdad uno se queda perplejo.
Parece que como estas cosas siempre se han venido haciendo así, deben seguir existiendo para siempre. Sin capacidad de reflexión por parte de nadie (ni Iglesia ni políticos) para ver si tienen o no sentido. Es la inercia la que nos lleva a seguir manteniendo este tipo de actos. Sólo la inercia de costumbres de muchos años.
Tampoco entiendo que el Gobierno no tenga fuerza suficiente para ser más consecuente y dejar de mezclar lo religioso con el estamento militar plantándole cara a la Iglesia.
Seguramente le tiene miedo a la fuerza de la Iglesia para buscar una separación real y efectiva. Para ello la supresión de los actuales Acuerdos Iglesia-Estado sería un paso importantísimo a dar (pero no está previsto que se toquen), más que la Nueva Ley proyectada de Libertad Religiosa.
No debieran participar las “autoridades” en las procesiones por el hecho de serlo. Deben participar los que de verdad encuentren sentido a participar en esa manifestación religiosa porque sientan así su religiosidad. Nada más.
Ni entiendo a la Iglesia que fomente esta mezcolanza de cosas. Cuando ella debiera ser la primera en dejar claro con sus gestos y decisiones, que se trata de una manifestación estrictamente religiosa donde no deben tener cabida ni militares, ni himnos, ni banderas nacionales, ni políticos que no creen acompañando la Custodia.
Igual pienso de las procesiones de Semana Santa donde abundan estas mezcolanzas espúreas y obsoletas impropias de una verdadera manifestación de religiosidad popular. Y deben de ir diciéndoselo a sus fieles. Irlos mentalizando en otra dirección más propia del siglo XXI que del siglo XVIII o XIX.
Así que bueno es que vayan desapareciendo costumbres ya desfasadas. Será bueno para la Iglesia y para la Sociedad dejar las celebraciones religiosas en lo que son: celebraciones religiosas, no patrióticas, ni militares, ni políticas. Pero habría que ser mucho más consecuentes y, de mutuo acuerdo con las autoridades, prescindir de todo lo que no tenga sentido religioso.
Por otra parte (y este es el “quid” de la cuestión), habría que leer las lecturas del Evangelio de la Fiesta del Corpus para encontrar ahí el verdadero sentido cristiano de esta Fiesta. Ahí no se habla de celebraciones religiosas, sino de “compartir” el pan con el que no lo tiene, de modo que, compartiendo, se colma el hambre de aquellas miles de personas que seguían a Jesús, se les hacía de noche y no tenían nada para comer.
Y frente a la actitud egoísta de los discípulos: “Maestro, diles que se marchen a su casa”, Jesús les enfrenta con la auténtica actitud de quienes debemos sentir a los demás como hermanos: “Dadle vosotros de comer”.
Este sí que debiera ser el verdadero significado de la Fiesta del Corpus. Seguro que entre todos podríamos conseguir eliminar el problema del hambre en el Mundo.
SOBRE LA “MASA CRÍTICA” Y A LA “TEORÍA DEL CENTÉSIMO MONO”

(Tanto las referencias bibliográficas como el cuento final
son un regalo de Bernardo Doñoro. Gracias)


Según numerosos experimentos, se ha comprobado la conexión espiritual existente entre todos los seres vivos de una misma especie, gracias a la cual es posible que todos los miembros logren un aprendizaje compartido, al alcanzar lo que se conoce como “masa crítica”, consistente en un número suficiente de miembros que hayan asimilado la enseñanza en particular.

En la obra de Edgard Morin, “Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad", Buenos Aires, Paidós, 1998, se hace referencia a un experimento en el que se quitaron todas las hojas a un árbol; como era previsible, empezó a segregar más savia para reemplazar las hojas que había perdido, así como una sustancia protectora contra los parásitos. Curiosamente, los árboles vecinos de la misma especie empezaron a segregar la misma sustancia antiparasitaria que el árbol agredido.

Aún más conocido es el experimento del “centésimo mono” (Lyall Watson, biólogo, en "Lifetide: A Biology of Unconscious", 1979) En 1952, en la isla Koshima, próxima a Japón, los científicos empezaron a proporcionar a los monos Macaca Fuscata patatas dulces que dejaban caer en la arena. Les gustó su sabor, pero las rechazaron al estar sucias por la arena, hasta que una mona joven (de 18 meses) las lavó y las comió. Enseñó el truco a su madre y a otros compañeros jóvenes. Los monos mayores no aprendieron, excepto aquellos que tenían hijos jóvenes, quienes enseñaron el truco a sus padres. Entre 1952 y 1958 todos los monos jóvenes y sus padres incorporaron este avance. Un día de otoño de 1958, cierto número de monos -se desconoce la cantidad exacta, pero supongamos que eran 99 - lavaba las patatas dulces. Y al día siguiente (supongamos también) por la mañana, el mono número cien aprendió a lavarlas. Por la tarde todos los monos de la tribu lavaron sus patatas antes de comerlas. La suma de energía de aquel centésimo mono creó, en cierto modo, una masa crítica y, a través de ella, una eclosión ideológica... Pero lo más sorprendente es que las colonias de monos de otras islas, sin contacto con los anteriores, así como el grupo continental de monos de Takasakiyama, empezaron también a lavar sus patatas dulces... Parece que, en base a estos experimentos, podemos afirmar que cuando un número limitado de individuos conocen un nuevo método, sólo es propiedad consciente de ellos mismos; pero existe un punto en el que, con un individuo más que sintonice con el nuevo conocimiento, éste llega a todo el colectivo.
(Datos tomados de: Miguel BLANCO “2012. MAYAS, los señores del tiempo", La Esfera de los Libros).

Otro experimento similar es el llevado a cabo por el también Rupert Sheldrake. Introdujo unas ratas de laboratorio en un laberinto especialmente complicado. Tras numerosísimos intentos, por fin aquellas ratas lograron encontrar la salida. A partir de ahí, empiezan los datos llamativos: los hijos de esas ratas fueron capaces de salir del laberinto en su primer intento; pero –todavía más curioso- lo mismo ocurrió con ratas de la misma especie, a las que se sometió a ese experimento en las antípodas.
A partir de aquí, Sheldrake acuñó el concepto de “campos morfogenéticos” para tratar de explicar los cambios que ocurren entre miembros de una misma especie, sin que haya mediado contacto “físico” entre ellos.

¿Quizás nuestras conexiones con los demás son mucho más fuertes de lo que creemos y nuestro grado de determinación e influencia en el mundo es mucho más potente de lo que nos parece? ¿Tenía razón Maharishi Mahesh Yogi cuando decía que "si el 10% de la población mundial meditase, se lograría que el restante 90% de los habitantes del planeta cambiaran su forma de pensar"?

Lo que parece innegable es que el futuro de la humanidad y del planeta depende de que el ser humano crezca en consciencia. O, dicho con más propiedad, de que podamos pasar de una “conciencia egoica” a otra “conciencia unitaria”. Por eso, todo lo que hagamos en esa dirección contribuye a acrecentar la “masa crítica” que haga posible el cambio. Y también por eso, favorecer la transformación o expansión de la conciencia –vivir en presente, acallar la mente, entregarse a los otros, desapropiarse del yo, meditar…- es un acto de amor a toda la humanidad.


Y un cuento para terminar:

“Dime: ¿cuánto pesa un copo de nieve?”, preguntó el pájaro carbonero a una paloma salvaje.
“Nada de nada”, fue la respuesta.
“En tal caso -volvió a decir el pájaro carbonero-, debo contarte una historia maravillosa: Al empezar a nevar me posé en la rama de un abeto, cerca de su tronco. No nevaba mucho, no era una gran tormenta, no; era como un sueño, no había heridas ni violencia. Como yo no tenía nada otra cosa mejor que hacer, me puse a contar los copos que se iban asentando en las ramitas y en las hojas de mi rama. Su número exacto fue de 3.741.952. Cuando el último de ellos se posó sobre la rama, sin pesar nada de nada, como has dicho, la rama se partió”.
Habiendo dicho esto, el pájaro carbonero se alejó volando.
La paloma, que desde el tiempo de Noé era una autoridad en esta materia, estuvo reflexionando un rato sobre la historia que le habían contado y por fin se dijo: «Quizá sólo haga falta la voz de una persona más para que la paz llegue a este mundo».

(Referencias que aparecieron en el taller de meditación que vivimos esta Semana Santa, en la casa de las Oblatas, en Ciempozuelos (Madrid).

Enrique Martínez Lozano
=============================================
imagen
JUAN PABLO I
"Un mártir de la renovación, con quien murió el Concilio"
Cristianos progresistas recuerdan las sombras en torno a la muerte de Juan Pablo I
El portal Atrio, un foro de discusión de cristianos progresistas, recoge con motivo del 30 aniversario de la muerte repentina de Juan Pablo I, a los 33 días de haber sido elegido Papa, un artículo publicado a su vez en Eclesalia Informativo, firmado por Braulio Hernández. En el mismo se destaca su atípica personalidad para un Papa y sus diferencias con Marcinkus, "el banquero de Dios". Tras repasar las múltiples publicaciones en las que se asegura que pudo ser asesinado, el articulista lamenta que con él, murió el espíritu del Concilio Vaticano II.
Un Papa que irradiaba alegría
Hace 30 años, consternados e incrédulos, recibíamos la noticia de la muerte “repentina” de Juan Pablo I, a los 33 días de haber sido elegido Papa. “Infarto agudo de miocardio”, según la escueta nota oficial. Algunos pidieron la autopsia, pero, de manera rotunda, el Vaticano se negó. Las prisas por embalsamar su cadáver, sin esperar a las 24 horas como establece la legislación italiana, la contradicción en los detalles, acrecentaron las dudas. En 1984 el escritor inglés David Yallop abrió el melón del asunto Luciani con su libro In God’s Name (En Nombre de Dios) con la tesis del envenenamiento. Hace dos años, por su 28 aniversario, salió una novela La muerte del papa, del lisboeta L. M. Rocha (“el próximo 28 de septiembre sabrás quién mató a Juan Pablo I”, así se promocionaba durante el verano).

Wojtyla sí investigó otras muertes sospechosas
En 1998, el Vaticano analizó con un escáner el cadáver de Celestino V, muerto en extrañas circunstancias en 1292. Era un austero fraile, partidario de que la Sede de Pedro adoptara un estilo de vida más pobre, más evangélico. Imitando a Cristo, hizo su entrada papal montado en un burro. Renunció. La Iglesia no podía ser un Estado, sino una comunidad. El escáner detectó un clavo en el cráneo. Ya antes, en 1967, recién nombrado cardenal, Wojtyla encargó a una comisión de expertos forenses que investigaran de qué murió San Estanislao. Sin embargo, el papa Wojtyla no puso el mismo celo en el caso de Juan Pablo I, a quien sucedió. Según una encuesta publicada en Italia (Ya, 8-10-1987) más de quince millones de italianos, el 33 por ciento de la población, estaban convencidos de que la muerte de Juan Pablo I fue provocada. Rompiendo el silencio oficial, el cardenal brasileño Aloisio Lorscheider declaró: “Las sospechas siguen en nuestro corazón como una sombra amarga, como una pregunta a la que no se ha dado respuesta” (El Mundo 8/8/1998).

Numerosas publicaciones
El sacerdote Jesús López Sáez, el mayor estudioso de Juan Pablo I, ha tenido la valentía de cuestionar la versión oficial sobre la causa de la muerte del papa Luciani. Y ha desmontado la versión de algunos, según la cual Juan Pablo I era un papa indeciso que murió abrumado por el peso del papado. “Era un papa decidido a vivir el evangelio con sencillez, no solamente a cumplir el Concilio”. En 1985, en el Semanal de información religiosa Vida Nueva, publica La incógnita Juan Pablo I, causando un gran revuelo (y su destitución de responsable de Catequesis de Adultos en el Secretariado de Catequesis de Adultos de la C.E.E., por persistir en buscar la verdad). En 1990 publicó Se pedirá cuenta. Muerte y figura de Juan Pablo I. En 2002, en edición privada, El día de la cuenta. Juan Pablo II a examen (con la advertencia de su obispo de que si lo sacaba a edición pública le retiraba las “licencias eclesiásticas”); en 2005 salió en edición pública. Sus escritos están en la Web de su comunidad, la madrileña Comunidad de Ayala (www.comayala.es).

Un obispo atípico
David Yallop define a Juan Pablo I como “un hombre que irradiaba alegría”. Fue nombrado obispo por los pelos: el párroco de su pueblo alegó que tenía una voz muy débil. “Para eso están lo micrófonos”, respondió Juan XXIII. Pero Luciani vivió momentos muy amargos, precisamente por el tema de los dineros. Siendo obispo de Vittorio Véneto, Luciani tuvo que hacer frente a un escándalo en el que estaban involucrados dos de sus sacerdotes. Presentó su dimisión, dos veces, a Juan XXIII, quien no se la aceptó. Su diócesis restituyó hasta la última lira a los damnificados. “El tesoro de la Iglesia son los pobres” dirá el Patriarca Luciani tras vender (para recaudar fondos para una institución de disminuidos psíquicos) dos cruces pectorales, regalo de Juan XXIII, y un anillo que le regaló Pablo VI.

Ninguneo de Marcinkus
Ya Patriarca de Venecia, Luciani sufrió la prepotencia, el ninguneo, del obispo Paul Marcinkus “el banquero de Dios”, responsable del IOR (Banco Vaticano) por la venta (a mediados de 1972) de la Banca Católica del Véneto -dedicada a ayudar a los más necesitados, como los deficientes y los minusválidos, con préstamos a bajo interés- al poderoso Banco Ambrosiano del oscuro Roberto Calvi, sin consultarle a él. Luciani no se calló, lo puso en conocimiento de Benelli (Secretario de Estado en funciones): “¿Qué tiene que ver todo esto con la Iglesia de los pobres? En nombre de Dios”... Benelli le interrumpió: “No, Albino, en nombre del dividendo” (“según Biamonte, agente del FBI, Benelli era ‘un formidable adversario de Marcinkus”). El 16 de septiembre de ese mismo 1972, en Venecia, ante 20.000 personas, Pablo VI se quitó su estola papal y la puso sobre sus hombros: “Usted se la merece” (Se pedirá cuenta, Cap. 7 “Los nuevos mercaderes”).

Cardenal Balthasar: una inyección letal
En 1977 el Patriarca Luciani, con un grupo de venecianos, visitó Fátima; el 11 de julio tiene un largo encuentro privado con Sor Lucía, en Coimbra, en el convento de Santa Clara. Y en cuanto a usted, Señor Patriarca, la corona de Cristo y los días de Cristo le dijo. “Mi hermano salió descompuesto (...) Cada vez que aludía a aquella conversación se ponía pálido”, declaró su hermano Eduardo (El País 26/8/1993). Hans Urs Von Baltasar, uno de los grandes teólogos católicos del s. XX, en su último libro, Erika (1988), recoge la visión de una monja alemana, Erika, según la cual el papa Luciani es asesinado por medio de una inyección letal. Balthasar compromete su prestigio catalogándola teológicamente como “visión privada”. Poco después, Juan Pablo II lo nombra cardenal.

Un Papa diferente
“Dios os perdone por lo que acabáis de hacer” dijo Luciani al ser elegido. Él no aspiraba a ser papa, nunca estuvo en “campaña”. El cardenal Tarancón cuenta que “en el cónclave, Luciani estaba acurrucado”; “casi se ocultaba”, dice A. Tornielli, biógrafo. Su humildad, su lenguaje de los sencillos, calaban: “Ayer por la mañana fui a votar, nunca hubiera imaginado...” (…) “Yo no tengo ni la sabiduría del Papa Juan, ni la cultura del Papa Pablo”. Así se presentaba en el balcón de San Pedro. El Diario argentino Clarín da la noticia de su elección con este titular: “Un Patriarca que andaba en bicicleta”.

En bicicleta
La anécdota de la bicicleta es memorable, lo retrata: tenía que hacer una visita pastoral a una parroquia, en Mestre. Él renunció al permiso especial que le expidieron para sus desplazamientos (había restricciones por la carestía de petróleo) y tomó el tren de Venecia a Mestre, y allí se montó en la bicicleta hasta la parroquia. Luciani no olvidará sus orígenes humildes, sus penurias, aquellas palabras de su padre, albañil emigrante y socialista, “tendremos que hacer un sacrificio”, cuando Albino, a los 11 años, pide ir al seminario. O aquella carta: “espero que cuando seas cura no te olvides de los obreros”. En una de sus primeras audiencias dirá: “El Papa conoció el hambre”.

Ficción
Sólo dos semanas de Papa, y Mino Pecorelli, reputado y temido periodista (ex-miembro de la mafia), escribe (12/09/1978) en su semanario OP (Osservatore Político) dos arriesgados artículos: La Gran Logia Vaticana y Petrus Secundus; éste último, un artículo de ficción sobre un Papa periodista al que le hacen la vida imposible, y muere asesinado tras un breve e infernal pontificado (“Si no hubiera sido obispo, me hubiera gustado ser periodista”, había dicho Luciani). En su estilo críptico, Pecorelli (muerto seis meses después, asesinado) aludía veladamente a las resistencias vaticanas que se encontraría el Papa Luciani en sus programas de cambios en la Curia.

¿Un descuido del Espíritu Santo?
Las intenciones del Papa Luciani, esto es fundamental, nos llegan a través de la misteriosa “persona de Roma” (el cardenal Pironio, según la valiosa investigación de Jesús López Sáez) quien, por su cargo, no se atreve a hacerlas públicas, pero se las confía a Camilo Bassotto (periodista veneciano y amigo del Patriarca). Por estas Confidencias se sabe que entre las primeras decisiones de Juan Pablo I estaba sustituir al mayordomo de palacio al frente del IOR y cortar con los escandalosos negocios vaticanos. Él sabía que “Un obispo alto y robusto, siempre de esta casa, ha declarado que la elección del papa ha sido un ‘descuido’ del Espíritu Santo” (…) “Alguno aquí, en la ciudad del Vaticano, ha definido al papa actual como una figura insignificante… Siempre lo supe y nuestro Señor antes que yo. No fui yo quien quiso ser papa. Yo, como Albino Luciani, puedo ser una zapatilla rota, pero como Juan Pablo es Dios quien actúa en mí”.

Involución que no continuidad
Su sucesor, Wojtyla, adoptó su mismo nombre papal como sugiriendo continuidad, pero supuso lo contrario, involución. Tras el entierro de Juan Pablo I, el 4 de octubre de 1978, el cardenal Wojtyla fue a cenar a casa de su amigo el obispo polaco Deskur, gran conocedor de la Curia, y su “director de campaña electoral”. Dos días antes del cónclave Deskur vaticinó a su compatriota el famoso cardenal Wyszynski (“inquieto por los rumores”), que Wojtyla sería el nuevo Papa. Wojtyla era el as bajo la manga del poderoso Secretario de Estado, Villot. Curiosamente, la primera salida del papa Wojtyla fue al policlínico Gemelli (el 17/10/78) para visitar a Deskur, convaleciente de un “infarto masivo” sufrido en plena “campaña” del cónclave, ¡qué contratiempo! “Él me enseñó a ser papa” dijo. (Cap.16, “Campaña electoral”, El Día de la cuenta. Juan Pablo II a examen, Jesús López Sáez, en la RED).

Con la teología de la liberación
Por sus “Confidencias”, sabemos Luciani había dado su voto al cardenal Aloisio Lorscheider, un hombre de la Teología de la Liberación, de la que tanto recelaban, y combatieron, Juan Pablo II y su heredero, Ratzinger. Al año y medio del pontificado de Juan Pablo II, moría Monseñor Romero asesinado junto al altar; incomprendido por el Vaticano. Dos jesuitas vascos, Ignacio Ellacuría, y Jon Sobrino, influyeron en la conversión de este obispo que, en una carta a Juan Pablo II le decía: “Creo en conciencia que Dios pide una fuerza pastoral en contraste con las inclinaciones ‘conservadoras’ que me son tan propias, según mi temperamento”.

Muerte del Concilio
Romero solicitó una audiencia a Juan Pablo II tras ser elegido papa. La burocracia vaticana le hizo esperar varias semanas; Romero llevaba una carpeta, eran dossieres sobre flagrantes violaciones de derechos humanos en El Salvador. “No me traiga muchos papeles, que no tengo tiempo para leerlos; y procure estar de acuerdo con su Gobierno” le dijo Juan Pablo II. Monseñor Romero salió llorando, y comentó: “El Papa no me ha entendido, no puede entender, porque El Salvador no es Polonia”. Un año después, en 1981, el cardenal Ratzinger se convertía en el delfín del papa Wojtyla y en 1985 ponía “peros” al Concilio. Hoy es el Papa. “Con la muerte de Juan Pablo I, un mártir de la renovación, murió el Concilio”. Las bicicletas no son para el Vaticano.
Braulio Hernández (Eclesalia Informativo)


A propósito de la donación del campo ofrecido por Maria Laura y sus hijos

Es viuda y con tres hijos, pero dio
un CAMPO para un Barracón de CULTURA

Y si el Periódico Fraternizar les dijere que una mujer viuda de Manzano de la Lija, madre de tres hijos, todos mayores de edad, acaba de donar, en escritura librada en la Notaría de la Comarca de Felgueiras, a la Asociación local "Las Hormigas del Manzano", un campo, lo mejor que ella posee, para que en él venga a ser edificado un Barracón de Cultura, al servicio de la población de la parroquia y del consejo – cuál será vuestra reacción? Será una reacción de alegría y de acción de gracias? O de espanto y de escándalo? O, peor todavía, será una reacción de crítica difamante, al estilo de:"Esa mujer sólo puede estar loca de atar", mezclada con un total repudio por su inesperado gesto? Pero el caso es real. La escritura fue efectivamente librada en la tarde del día 29 de Enero de 2003. La mujer viuda que hizo la donación es Maria Laura, la misma que hay ya largos años preside como presbítera no-ordenada a la Comunidad Cristiana de base del Manzano de la Lija. Los hijos son Alberto, casado con Andrea y ambos padre y madre de dos hijos, un adolescente y una niña que todavía no consigue pronunciar las palabras enteras, más el Rodrigo Felipe y Andrea Cristina, ambos todavía solteros y estudiantes.

La iniciativa de la donación partió exclusivamente de la propia Maria Laura, pero contó con el mesurado acuerdo de sus tres hijos y nuera que, en esa misma tarde, dejaron todo para ir a firmar con ella la escritura. Por parte de la Asociación "Las Hormigas del Manzano" y en su nombre, Quina y Miné, respectivamente, la presidenta de la dirección y el tesorero, habían firmado la escritura y habían recibido la donación.

Al final, al salir de la Notaría el padre Mário, que acompañó todo el acto solemne, sacó el pan que había previamente adquirido en Felgueiras, lo partió allí mismo, en la calle, y todas y todos pudimos comer de aquel Pan-Cuerpo-de-Cristo, como quien de golpe anuncia al mundo que la salvación de la Humanidad está en el Partir los bienes al servicio del Ser y del Vivir de todas las personas y de todos los pueblos, y no en el Acumular los bienes al servicio de los privilegios de algunos pocos, sin que, sin embargo, estos pocos lleguen a importarles lo más mínimo aun viendo la lenta agonía y finalmente la muerte por falta de Tener ni siquiera lo más indispensable para poder Ser.
El acto de la donación del campo, pequeñito en sí, pero fuera de lo común en sacramento, hará historia en aquella parroquia y en aquel consejo. También en nuestro país y en nuestro mundo. Prueba de eso es que hasta la propia Notaría, que en todo momento presidió el acto, no consiguió esconder su asombro y entusiasmo. Y dejó claro que nunca antes, en todos los años que ya lleva de servicio en la Notaría, vivió un momento tan extraordinario como este.

Si usted que nos está leyendo es del número de aquellas personas que se alegran y comparten este hecho, ante esta Buena Noticia o Evangelio, canten y bailen este gesto, alabando al Señor. Y se prepare para alegremente juntarse a la Asociación "Las Hormigas de Manzano", a fin de a ayudar a edificar el Barracón de Cultura, cuanto más deprisa mejor.

El Periódico Fraternizar, sin embargo, no puede dejar de subrayar que este fuera de lo común gesto de Maria Laura y de sus tres hijos no es un gesto totalmente inédito. Se inserta en la línea de aquel otro gesto que el segundo volumen del Evangelio de Lucas, más conocido entre nosotros por Libro de los Actos de los Apóstoles, cuenta, al final del capítulo 4. Vean sólo lo que dice el texto:

"La multitud de los que habían abrazado la fe tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie llamaba suyo al que le pertenecía, pero entre ellos todo era común. Con gran dinamismo, los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y una gran gracia operaba en todos ellos. Entre ellos no había nadie necesitado, pues todos los que poseían tierras o casas las vendían y traían el producto de la venta y depositándolo a los pies de los apóstoles. Se distribuía entonces a cada uno conforme la necesidad que tuviese. Así, un levita chipriota, de nombre José, a quien los apóstoles llamaron Bernabé, esto es, "hijo de la consolación", poseía una tierra; vendió-la y trajo el importe de la venta que depositó a los pies de los apóstoles."

Se trata, pues, de un gesto-señal o sacramento que indica a las personas y a los pueblos la vía libertadora y salvadora, paradigmáticamente protagonizada por Jesús de Nazaret, el Cristo, y que no es otra si no la vía de la Gracia, del Don de Compartir, de la Entrega de nuestras cosas y de nosotros, en una palabra, la vía de la Eucaristía, por ello, queda totalmente en las antípodas, la vía del Mercado Total, según el cual sólo vale lo que fuere mercancía en buen estado y sólo tiene derecho a ser y a vivir quien tuviere poder de compra y de venta.

Se trata entonces de un gesto con fuerza y dimensión fundante de una alternativa real a la grosera vía del Tener acumulado y concentrado, hoy tan en boga, y que no aprovecha a nadie, ni siquiera a quien se tiene por su directo beneficiario.

En su simplicidad y en su silencio, este gesto es quizá el mayor grito que queda por decir al mundo que, si él quisiere ser un mundo en estado de salvación, tiene que cambiar radicalmente de rumbo, y aún más, al nivel de la economía: tiene que pasar de la actual economía del Tener acumulado y concentrado en las manos de algunos privilegiados, a la economía del Tener Compartido y Repartido para que todas las personas y pueblos, seamos personas y pueblos en plenitud.

No se piense, entonces, que el gesto de Maria Laura y de sus tres hijos, bien como el gesto de Bernabé, en el principio del Cristianismo, son gestos dictados por la simple Naturaleza, o lo mismo que decir, que son gestos fáciles de realizar y de comprender. No lo son. Es cierto que hoy existen algunas personas que protagonizan gestos similares a los de Bernabé y María Laura, pero para satisfacer su vanidad ,aparte de poder pasar por buena persona a los ojos de sus conciudadanos y conciudadanas.

No es manifiestamente el caso ni de Bernabé, en el principio del Cristianismo, ni de Maria Laura y de sus tres hijos, hoy, en este inicio del Tercero Milenio. Y por ello decimos que estos no son gestos sencillamente naturales. Sólo pueden ser gestos movidos, fecundados y generados por la fuerza del Espíritu Santo, ese que se apoderó de Jesús de Nazaret, cuando él salía de las aguas de Jordán, justo después de haber sido bautizado por Juan e hizo de él un Hombre-para-los-de más, o – dicho en lenguaje evangélico – le condujo-hacia el desierto, esto es, le puso a vivir en medio de la sociedad de su tiempo, no según los bastos criterios del Tener acumulado y concentrado que toda la gente ya entonces tenía y todavía hoy naturalmente tiene como buenos, si no según los fecundos criterios del Tener Compartido y Repartido, al empezar por su propia vida y con sus ,fuera de lo común capacidades personales, y que él fue capaz de poner, como nadie antes de él ni después de él, ininterumpidamente al servicio de la concienciación y liberación de todas las personas y de todos los pueblos, sin excepción.
Del gesto de Bernabé, registra el 2.º volumen del Evangelio de Lucas que él vendió el campo y fue a poner el producto de la venta a los pies de los apóstoles. Para que ellos, a su vez, utilizasen ese producto en pro del vivir de los miembros de la comunidad cristiana de Jerusalén.

Va todavía más lejos en radicalidad y en sacramento el gesto de Maria Laura y de sus tres hijos. Ella no vendió el campo.Lo-dio. Y Lo-dio no sólo a los compañeros y a las compañeras de la Comunidad cristiana de base, para provecho exclusivo de ellos y de ellas, sino a una Asociación de ciudadanas y de ciudadanos. En concreto, lo-dio a la Asociación "Las Hormigas del Manzano", con el objetivo expresado de que en el venga a ser edificado un Barracón de cultura, al servicio libertador de toda la población, tanto de la parroquia del Manzano de la Lija, como de las parroquias cercanas, independientemente, de que sean cristianas, agnósticas o incluso ateas.

La novedad y la radicalidad de este gesto fue tan grande, que la propia Comunidad Cristiana de Base quedó como que petrificada, cuando oyó de la boca de la propia Maria Laura su inquebrantable determinación de dar el campo para un Barracón de cultura en pro de su pueblo. Ni la exultante alegría con que ella comunicó a las compañeras y a los compañeros la decisión que había tomado, en lo más íntimo de su conciencia y en comunión con el Espíritu Santo, atenuó el impacto de la noticia.

No faltaron voces, en las alturas, para intentar hacerla volver atrás de "semejante locura". Que ella tomase en consideración de su condición de mujer viuda y de las dificultades financieras que esa condición le acarrea. Que ella recordase a sus tres hijos y de su futuro. Que ella recordase que aquel campo estaba muy bien situado, para que cualquiera de sus tres hijos pudiese construir en el, un día su propia casa. Que ella reflexionase que, como buena madre que intenta serlo, debería dejar ese campo a los hijos como herencia. Y tantas otras cosas que le dijeron en ese día y los días, meses y años siguientes hasta el día de la escritura, que fueron muchos dado que, la previa legalización del terreno acabó por arrastrarse a lo largo de mucho tiempo; tantas fueron las burocracias que se tuvieron que superar y vencer ¡
A todo, sin embargo, Maria Laura resistió, como quien ve el Invisible. Y ahora mismo cuando la escritura finalmente fue firmada y el campo ya es propiedad de la Asociación "Las Hormigas del Manzano", las voces disonantes todavía no callaron de todo, mezcladas con soeces insinuaciones y groseros ataques que ponen al desnudo el tipo de mente y de corazón de quien profiere unas y otras. Pese a todo, ella continúa resistiendo, y con una sorprendente y constante alegría que sólo puede ser fruto del Espíritu Santo que la habita.

Periódico Fraternizar está acompañando todos estos pasos de ella y de la Comunidad. Y sólo puede asociarse a la alegría de Maria Laura y de sus tres hijos. A la vez que no puede dejar de reconocer el "dedo" de Dios en todo esto.

Desgraciadamente, hasta muchas de las mujeres y muchos de los hombres que tradicionalmente se dicen cristianas y cristianos no llegan a entender gestos de esta envergadura. Porque son cristianas y cristianos por tradición, más que por obra y gracia del Espíritu Santo. Son cristianas y cristianos, sólo por haber nacido de madres y de padres que también lo eran, más que por tengan nacido de lo Alto, del Espíritu Santo. Son cristianas y cristianos, pero como igualmente podían ser paganas y paganos, ya que nunca pasaron por una real conversión al Evangelio de Dios que es Jesús de Nazaret, el Cristo, mucho menos dieron su entusiástica adhesión a las Causas y al Proyecto de vida que fueron su razón de ser y de vivir, al punto del Evangelio de Mateo que decía que él ni siquiera tenía donde reclinar la cabeza y, cuando lo habían matado, él no tuvo otra herencia para dejar que no fuese el ejemplo de su vida totalmente donada a los demás. Y la verdad es que, en víspera de su muerte, y en la cena última que hizo con sus discípulas y sus discípulos, él alcanzó el extremo del amor, y se hizo Pan/Cuerpo que se da a comer y Vino/Sangre que se derrama/entrega y se da a beber por la vida del mundo. Y mandó que, a través de los tiempos y lugares,quisiéremos ser reconocidos como sus discípulos y sus discípulas, viviendo y haciendo lo mismo que él hizo y vivió en memoria suya ¡
Resta, ahora, esperar que todo el vendaval que este gesto de Maria Laura y de sus tres hijos provocó, también en el interior de la Comunidad Cristiana de Base del Manzano de la Lija y de la Asociación "Las Hormigas del Manzano", pase cuanto antes. Y que, por último, la donación del campo sea reconocida y acogida con alegría por todas y todos. De modo que el Barracón de cultura pueda empezar a ser proyectado y construido, cuanto antes, también como obra de todas y de todos.

Está claro que estamos ante un hecho, gestado con mucha violencia y provocación. Pero sólo de aquella violencia y de aquella provocación propias del Espíritu Santo, que nos desistalan, nos sueltan, nos empujan como el viento fuerte, y nos impelen a que seamos mujeres y hombres de otra estirpe, de otro ser, de otra calidad, radicalmente libres y fraternos, interiormente disponibles para que pongamos nuestros bienes – casa, campos, tiempo, dinero – y nuestra propia vida al servicio de los de más,comenzando por los más empobrecidos que hoy habitan y están “ahí”.
Aceptemos, pues, nacer de lo Alto, del Espíritu Santo.Y en lugar de resistirnos, aceptemos nacer por obra y gracia del Espíritu Santo. Como sucedió con Jesús de Nazaret, a quien por ello, justamente llamamos el Cristo, esto es, el Libertador, el Hijo de Dios, el Hijo del hombre, el Hombre por antonomasia, a quien todas y todos tenemos de parecernos.

Si así acontece, el Barracón de cultura del Manzano de la Lija será realidad muy pronto. Porque todas y todos nosotros, e incluso de otras tierras que sepan de esta iniciativa, seremos prestos a ofrecer todo nuestro apoyo tanto con pequeños como con grandes gestos, idénticos a los de Maria Laura y de sus tres hijos.

Texto traducido del portugués por Juan Hernández Jover


imagen
imagen
Y CRISTO LLORO EN LOS JARDINES DEL VATICANO. Leonardo Boff
Koinonía
Andando por las comunidades eclesiales de base del Norte amazónico, allí donde crece una Iglesia pobre y liberadora, oí de un líder comunitario, buen conocedor de la lectura popular de la Biblia, la siguiente visión, que él aseguraba era verdadera.
Iba un día camino del centro comunitario cuando se vio trasportado, no sé si en sueño o en espíritu, a los jardines del Vaticano. De repente vio a un papa -no era ninguno de los conocidos- todo de blanco, rodeado por sus principales cardenales consejeros. Hacían el habitual paseo después del almuerzo, caminando por los jardines en flor del Vaticano.
De pronto, el Papa vislumbró, a unos pocos metros de distancia, la figura del Maestro. Éste siempre aparece disfrazado, unas veces como jardinero, otras como caminante que va hacia Emaús. Pero el sucesor de Pedro, apartándose del grupo de cardenales, con fino tacto, identificó al instante al Resucitado. Se arrodilló y quiso pronunciar la profesión que hizo a Pedro ser la piedra sobre la cual se construye la Iglesia (”Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”) cuando fue atajado por Jesús. Mirando el palacio del Vaticano a lo lejos y la silueta de los edificios de la Santa Sede, Jesús con voz entristecida dijo: «No te bendigo, Simón, hijo de Jonás y sucesor de Pedro, porque todo esto no fue inspirado por mi Padre que está en los cielos sino por la carne y por la sangre. A ti te digo que no fue sobre estas piedras que edifiqué mi Iglesia, porque temía que así las puertas del infierno pudiesen prevalecer contra ella».
El Papa se quedó perplejo y dirigió su mirada al rostro de Jesús. Vio que caían furtivamente dos lágrimas de sus ojos. Se acordó de Pedro que lo había traicionado tres veces y que, arrepentido, lloró amargamente. Quiso articular alguna palabra, pero ésta murió en su garganta. Él también empezó a llorar. En esto el Señor desapareció.
Los cardenales oyeron las palabras del Maestro y se apresuraron a asistir al Papa. Entonces éste les dijo con gran severidad: «Hermanos, el Señor me abrió los ojos. Por eso, las cosas no pueden quedar así. Ayúdenme a realizar la voluntad del Señor».
El Cardenal Camarlengo, el más anciano de todos, afirmó: «Santidad, sí, vamos a hacer algo para seguir a Jesús y la tradición de los Apóstoles. Mañana reuniremos a todo el colegio cardenalicio presente en Roma e, invocando al Espíritu Santo, decidiremos cómo proceder, conforme a las palabras del Señor».
Todos se alejaron pesarosos, mientras les venían a la memoria aquellas escenas del Nuevo Testamento que se refieren a Jesús llorando sobre la ciudad santa que mataba a sus profetas y apedreaba a los enviados de Dios, y que se negaba a reunir a sus hijos e hijas como la gallina recoge a sus polluelos bajo sus alas.
Algunos, sin embargo, comentaban: «hermanos, seamos realistas y prudentes, pues nos toca vivir en este mundo que ayudamos a construir. ¿Podemos negar nuestra historia? Pero veamos lo que el Espíritu nos inspira».
Al día siguiente, cuando los cardenales se dirigían a la sala del consistorio, graves y cabizbajos, el secretario del Papa vino corriendo y les comunicó casi a gritos: «El Papa ha muerto».
Se celebraron los funerales con la pompa que acostumbran los cardenales, con sus vestimentas brillantes y llenas de color, venidos de todas partes del mundo. Una semana después sepultaron al Papa.
Y nadie se acordó nunca más de las palabras que el Señor había dicho.
imagen
VOLVER >
...a Inicio.