TuWeb

ACTUALIDAD-Enlaces a los artículos de más reciente publicación.
ACTUALIDAD socio-política .
ACTUALIDAD socio-religiosa.Escritos de interés.
ÁFRICA-Artículos varios
AGUA...sobre el
AMOR...sobre el..
BENJAMIN FORCANO.Escritos de...
CAMBIO CLIMÁTICO
CAPITALES.Evasiones varias...
CARTA(S) ABIERTA(S) A ( O DE )DIVERSAS PERSONALIDADES.
CELEBRACIONES...varias.
CELIBATO...Sobre el...
COLECTIVOS DIVERSOS
COMPROMETERSE.
COMUNICADOS Y RUEDAS DE PRENSA-VARIOS
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.Sobre la...
CONSUMISMO O CONSUMO RESPONSABLE.
CONVOCATORIAS, Conferencias, Encuentros,Manifestaciones...
CRÍMENES Y BARBARIES...contra la humanidad.
CRISIS ECOLÓGICA.Artículos recientes
CRISIS ECONÓMICA
CRISIS ENERGÉTICA
CUBA,PUNTO Y APARTE.
DECLARACIONES DE INTERÉS.
DECRECIMIENTO.Filosofia del...
DERECHOS HUMANOS, para una convivencia en paz.
DESASTRES,CATÁSTROFES,TRAGEDIAS.
DESOBEDIENCIAS...civil y religiosa.
DETENCIONES-DETENIDOS ¿ En qué condiciones ?
DIÁLOGO INTER-RELIGIOSO
DIOS...sobre.
ECLESALIA....Artículos recibidos de...
ECONOMÍA-Artículos relacionados
ECUMENISMO.
EDUARDO GALEANO.escritos de...
EDUCACIÓN-Sobre la educación en general.
ELECCIONES EUROPEAS-Ante las...
EL PAPA y la jerarquía católica .sobre...
ENLACES A OTRAS WEBS .Muy útiles.
ENTREVISTAS ...A personalidades varias.
ESPERANZAS...varias.
ESPIRITUALIDAD
EUTANASIA...sobre la...
EUCARISTÍA...sobre la
EVANGELIO Y POLÍTICA
EXCOMUNIÓN...sobre la
EXPOSICIONES y proyecciones de interés.
EXTRANJERÍA.Sobre la Ley de...
FE-(Artículos y reflexiones sobre la Fe ).
FAMILIA ( La )...vista desde diferentes ángulos.
FAUSTINO VILABRILLE LINARES-Reflexiones
FÍSICA CUÁNTICA. Algo sobre la...
FOROS-Diversos.
FRASES CÉLEBRES.
GALERÍA DE FOTOS RECIENTES.
GENÉTICA...sobre la...
GOLPES DE ESTADO...varios
GUERRA CIVIL...sobre la...
GUERRAS...Sobre las...
HISTORIA-Algunos días señalados.
HOMENAJES Y ANIVERSARIOS VARIOS.
HOMOFOBIA...sobre la...
HOMOSEXUALIDAD.Sobre la ...
HUELGAS Y CONCENTRACIONES REIVINDICATIVAS
HUMOR-Para nunca envejecer.
IGLESIA EN EL MUNDO
IGLESIA-ESTADO.Relaciones...
IGLESIA Y COMUNIDAD CIENTÍFICA
IGLESIA Y JERARQUÍA .Escritos varios.
IMPERIALISMO...Sobre el..
INMIGRACIÓN...Y EMIGRACIÓN.
INQUISICIONES ...varias
JESÚS DE NAZARET-sobre ...
JON SOBRINO.Artículos de...
JOSÉ ANTONIO PAGOLA.Reflexiones litúrgicas.
JOSÉ ARREGI,Artículos de...
JOSE JUÁREZ...artículos publicados en SOMAC.
JOSÉ MARIA CASTILLO.Artículos de...
JOSE MARIA GARCIA-MAURIÑO.Reflexiones
JUAN DE DIOS REGORDÁN DOMÍNGUEZ.Reflexiones
JUAN JOSÉ TAMAYO ACOSTA.Artículos de...
JUBILACIÓN=¿ ANCIANIDAD ?
JUECES...Y JUICIOS.
JUVENTUD...sobre la...
LAICIDAD,¡OJO ! Que no es Laicismo.
LATINO-AMÉRICA.Noticias sobre...
LECTURAS RECOMENDADAS.Libros de consulta ; Revistas y publicaciones varias.
LEONARDO BOFF.Artículos de...
MANIFIESTOS VARIOS
Mª DOLORES DE BURGOS-AISHA.Relatos de...
María,la madre de Jesús.
MASS MEDIA...lo que dicen los medios.
MATILDE GARZÓN RUIPÉREZ.Artículos de...
MEMORIA HISTÓRICA , varias-Noticias y Comunicados
MENORES.Sobre la infancia y los...
MISIONES...Y MISIONEROS/AS.
MOVIMIENTO 15-M
MUJER-Sobre la mujer.
MUROS...otros...
MUSULMANES/AS.Sobre los/as...
NARRACIONES ...Y SUEÑOS,que ayudan a reflexionar.
NAVIDAD-Narraciones y ¡ Buenos deseos !.
NEOLIBERALISMO ECONÓMICO...Y otros.
NOS DEJARON...
OBJETORES DE CONCIENCIA
ODIO...sobre el
ONU-ORGANIZACIÓN NACIONES UNIDAS.Algunas noticias y comunicados.
OPINIONES...varias
ORACIÓN...sobre la...
ORACIONES ...varias
ORIENTE MEDIO.Sobre...
PADRENUESTRO... del capital.
PADRENUESTRO-EL.Varias maneras de dirigirse al Abba.
PALESTINA-ISRAEL...Conflicto ¿ Hasta cuándo ?.
PAPA BENITO XVI.Comentarios y reflexiones sobre y ...del Papa.
PAPAS...sobre los...
PARÁBOLAS EVANGÉLICAS.Reflexiones sobre
PARROQUIA SAN CARLOS BORROMEO-Entrevías
PAZ-Artículos y Reflexiones sobre la...
PECADOS...LOS NUEVOS Y LOS DE SIEMPRE.
PEDERASTIA Y PEDOFILIA...sobre la...
PEDRO CASALDÁLIGA. De Pedro y sobre Pedro.
PELÍCULA...DE
PERDÓN...Sobre el...
PETICIONES VARIAS.
PIRATERÍAS...varias.
PLATAFORMAS.Varias
POBREZA,varios conceptos de...
POESÍA-Rincón de la Poesía.
POESÍAS CONTRA LA ( S ) MASACRE ( S )
PONTÍFICES ...y sus documentos.
PREGUNTAS...¿ Sin respuesta ?.
PREMIOS...varios
PRIMERO DE MAYO...Sobre el
PRISIONES-PRISIONEROS
PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD...aplicadas al tiempo litúrgico.
PUNTOS DE VISTA...para valorar.
RACISMO EN EL SIGLO XXI...Semilla de división entre los humanos.
RECORDANDO A...
RECURSOS VITALES.Sobre...
REDACCIONES...INTELIGENTES.
REDES CRISTIANAS
REFLEXIONES varias-Artículos que nos invitan a ello.
REFUNDACIÓN DE LA IZQUIERDA.Sobre la...
RELATOS Y EXPERIENCIAS DE VIDA.
RELIGIÓN-RELIGIONES-Sobre la ...
RÉPLICAS...TURNO DE.
REPOBLACIONES FORESTALES
REPÚBLICA...Y REPUBLICANOS.
RESISTENCIA PACÍFICA.
ROSER PUIG,escritos de ...
SACERDOCIO...sobre el...
RESURECCIÓN...sobre la
SALARIOS Y ASALARIADOS
SANIDAD.Sobre la...
SANTIDAD
SECULARIZACIÓN...y su problemática.
SENCILLEZ...Sobre la.
SEMANA SANTA.Reflexiones sobre...
SERENIDAD
SEXUALIDAD...sobre la.
SILENCIO...de Dios
SINDICALISMO
SISTEMAS ECONÓMICOS....varios.
SOCIALISMO...sobre el...
SOLIDARIDAD-Artículos relacionados
SO.M.AC (SOLIDARIOS MAYORES ACTIVOS)-Página de Inicio
SOÑADORES
TEMAS PARA REFLEXIONAR.
TEOLOGÍA ...Y TEÓLOGOS RELEVANTES-Artículos relacionados
TERAPIAS ...Recomendadas.
TERCER MUNDO
TERRORISMOS ...VARIOS.
TESTIMONIOS DE VIDA
TIEMPO LITÚRGICO
TORTURA!.¡ Todos contra la...
TORRES QUEIRUGA,ANDRÉS.Articulos de...
TRANSNACIONALES.Sobre las...
TRANSPORTE...y su problemática.
TRATADOS INTERNACIONALES.sobre...
UNIÓN EUROPEA-Artículos y comentarios.
UNO...Unidad en el amor.
¡¡ URGENTE !!...comunicado.
UTOPÍAS ...EN LAS QUE CREER.
VATICANO-Artículos relacionados.
VIDA TERRESTRE-Expectativas
VÍA CAMPESINA...noticias relacionadas.
VIDAS EJEMPLARES
VIOLENCIAS CON VÍCTIMAS...VARIAS
AGRICULTURA.Sobre la...
VIVENCIAS =EXPERIENCIAS DE VIDA.
VIVIENDA-Sobre el derecho a una vivienda digna.
VIVIR...Formas de vivir.
Vivir lo que somos
ÉTICA.Sobre la ...
IGLESIA.Sobre la...
NACIONALCATOLICISMO.Sobre el...
HANS KÜNG-Escritos y entrevistas.
JUAN HERNÁNDEZ JOVER-Comentarios de ir por casa
 
PUNTOS DE VISTA...para valorar.


imagen
imagen
DEL PROGRESISMO A UNA MORAL ABIERTA

Hay a quiénes se les llena la boca de “progresismo”, aunque no siempre saben lo que dicen. Han aparecido muchos progresistas que, en ocasiones, han dado su versión peculiar de progresismo como “cosa novedosa” y contra lo normal establecido. Se han dado pasos de progreso en la sociedad actual; por ejemplo, antes había una excesiva preocupación por la sexualidad y después se pasó a acentuar la preocupación por lo social. Pero, ¿es esto progreso? Se trata de una evolución relativa, ya que el progreso auténtico ha de mirar a metas más altas. De hecho hoy existe el peligro de que mucha gente se quede en el nivel de una preocupación social, y muchas veces de conformismo y aceptación de las mismas injusticias de siempre, sin tener relación con lo justo, lo verdadero y lo bueno. En definitiva se olvida la ética como principio básico de la vida.
Se empezó a hablar de estructuras y sistemas injustos y se descubrió la responsabilidad común. Pero surgió el peligro de hacer desaparecer la responsabilidad personal. De la mano de la política actual ha aparecido una “conciencia social” que se pretende confundir con “conciencia moral”. Esta confusión puede acarrear graves consecuencias. Hay que desarrollar el sentido social para salir del individualismo y egocentrismo, pero también hay que evitar encerrarse en una perspectiva únicamente social. Lo social es una motivación superior a la del placer o bienestar, pero que permanece como perspectiva cerrada e incapaz, en sí, de permitir al ser humano acceder a lo absoluto.
La aprobación o desaprobación por parte del mayor o menor número de personas no puede originar un criterio seguro de referencia moral. Un acto puede ser bueno o malo en sí mismo, y al mismo tiempo ser reprobado o aprobado por una comunidad entera, o al menos de una mayoría. Tenemos ejemplos en nuestra misma legislación. Van surgiendo leyes para contentar a grupos y asegurar votos cautivos o leyes que repugnan a la más mínima conciencia moral. Por ello, la distinción de lo social y de lo moral tiene una importancia fundamental en los momentos actuales. Confundir conciencia social con conciencia moral corre el riesgo de acentuar una cierta deificación de la sociedad. Se pretende prescindir de la ley divina y de Dios para crear “dioses” a la manera y semejanza de los deseos de gobernantes. Se prescinde de lo absoluto y se cae en lo relativo- Se niega la norma objetiva divina para crear una conciencia impersonal y anónima.
Es el momento de profundizar en la noción de responsabilidad común, de tal manera que no resulte una disolución de la responsabilidad personal. Esa noción aunque no es nueva, es más revalorizada ahora y debe acentuar nuestro sentido personal de responsabilidad, en hechos y situaciones que aunque aparentemente no nos conciernen, en realidad, dependen en gran parte de nuestra reacción o intervención personal.
Resignarse ante leyes en las que no se está de acuerdo y contentarse con una indulgencia comprensiva, puede ser considerado como “cierto progresismo cobarde”, en cuanto a la condenación pura y simple del hecho, sin constituir una verdadera solución. La ley moral tiene una importancia exigente y nos ayuda a introducirnos en la libertad de los hijos de Dios para denunciar todo lo falso e injusto. La ley moral hay que concebirla en referencia a unos valores; es camino abierto para facilitar la adhesión y la identificación con esos valores para ponerlos en práctica. Progresar es realmente caminar libres y abiertos hacia el Bien, lo Bueno y lo Verdadero y compartiéndolo con los demás.

Juan de Dios Regordán Domínguez


Nota de la Dirección .

Esta dirección, como toda la línea de la Web de SOMAC,no asume como propia, cualquier afirmación socio-política-religiosa, expresada en los artículos publicados por los autores en nombre de los mismos.
imagen
Benjamín Forcano



Estimados amigos/as:
me permito, a los que les pueda interesar,
hacerles llegar este pequeño dossier sobre algunas cuestiones discutidas,
en las que algunos amigos escriben, interpelan o niegan:

I . Sobre la elección del obispo Munilla.

II. Sobre la cuestión de la libertad religiosa (A propósito del crucifjo en las aulas).

- Y un pequeño cierre sobre la Gripe A .


I – SOBRE LA ELECCIÓN DEL OBISPO MUNILLA

1.Ningún obispo impuesto
( Documento de Foro Curas de Madrid // 18 Diciembre 2009))

El Foro de Curas de Madrid, consciente de formar parte viva de la Iglesia universal y conocedor del conflicto por el que atraviesa la Iglesia de Guipúzcoa con ocasión del nombramiento del su nuevo obispo, desea expresarle su cercanía y solidaridad, apoyando demandas que nos parecen justas y responden al sentir y práctica originarias de la Iglesia de Jesús. Hacemos explícito nuestro apoyo en este caso porque, aunque las demandas están teológicamente más que explicadas, valoramos oportuno hacerlo por la resonancia mediática alcanzada y poder así hacerlas más asequibles a nuestra gente cristiana y al resto de la sociedad y puedan servir de aplicación para otras de las Iglesias locales.
La Iglesia de Jesús, que tiene un caminar de siglos, no puede ser entendida sin tener en cuenta su condición histórica, la cual nos enseña que no todos los tiempos fueron iguales y no todos los cambios lo fueron en la dirección señalada por el Evangelio.
Cercano a nosotros, y de actual vigencia, el Vaticano II recuperó para la Iglesia su libertad y la llevó a una nueva manera de entenderse a sí misma y las relaciones con el mundo. Desde esta óptica entendemos que lo que está pasando en la Iglesia Diocesana de Guipúzcoa afecta a la Iglesia entera y nos convoca a la revisión y sustitución de la normativa seguida actualmente en el nombramiento de obispos, habitual en todas partes y no conforme, en nuestra opinión, al Evangelio y la Tradición Apostólica.
La fidelidad a Jesús de Nazaret nos exige comprometernos en la recuperación de esa Tradición que fue durante siglos norma en la vida de la Iglesia. La elección de los obispos estuvo celosamente cuidada por Padres de la Iglesia, Papas y Concilios para que no se apartara de su original procedimiento. Esa elección era hecha con la presencia y participación de presbíteros, los obispos más cercanos y, sobre todo, del pueblo cristiano, ya que éste era quien más y mejor podía conocer la conducta del candidato y así poder aceptarlo o repudiarlo. Este protagonismo del Pueblo de Dios era considerado de tal importancia que se llegaba a decir: “Elegir sin el pueblo, es elegir sin contar con Dios”.
De los muchos testimonios reseñamos solamente estos:
- “ Los apóstoles impusieron la norma de que varones aprobados les sucedieran en el ministerio con el consentimiento de toda la Comunidad” ( Carta de Clemente, tercer obispo de Roma).
- “Nadie sea dado como obispo a quienes no lo quieran. Búsquese el deseo y el consentimiento del clero, del pueblo y de los hombres públicos (ordinis)” (Papa Celestino I).
- “No se imponga al pueblo un obispo no deseado” (San Cipriano, obispo de Cartago, Carta 57.3.2).
- “Que se ordene como obispo a aquel que, siendo irreprochable, haya sido elegido por todo el pueblo” (San Hipólito, obispo de Roma).
-
Creemos además que esta manera de proceder está más conforme con la mentalidad democrática de nuestro tiempo. Por lo que, ante la crisis y descrédito del actual sistema electivo, apoyamos esta vuelta a la Tradición Apostólica para recuperar el principio electivo de entonces y ser fieles en este punto a la Iglesia de Jesús.
Este camino, no fácil ciertamente, es exigido hoy por la variedad, madurez y autonomía de las Iglesias locales que ya han llegado a su mayoría de edad, que les permitirá comenzar a practicarlo positivamente contando con las circunstancias y dificultades peculiares de cada situación y momento.
Deseamos de verdad que se haga efectivo lo que el Vaticano II dice que :”Los obispos reciben el ministerio de la comunidad para presidirla “ (LG 20) y que es misión suya “Reunir la familia de Dios como una fraternidad” (LG 28).


2. Respuesta de un lector-teólogo amigo

Estimado amigo Benjamín Forcano:
Estoy de acuerdo con todos eso puntos históricos y teológicamente conocidos que el Foro de Curas de Madrid expone para solidarizarse con los curas de Guipúzcoa, pero en esta ocasión no vienen al caso porque una cosa son las razones de peso histórico-democrático-eclesial y otra son las conveniencias ideológicas-politiqueras.

Así pues, en este caso vuestro comunicado resulta cháchara clericalista-gremialista (cháchara, en su significado de abundancia de palabras inútiles), porque como todos sabemos cuando le han envidado a esos curas de Guipúzcoa obispos de su línea nacionalista o vasquista, entonces nunca hicieron un comunicado de queja, a pesar de en tales casos tampoco esos prelados habían sido elegidos por el pueblo ni por el presbiterio de esa diócesis. NO, claro que no, nunca han protestado cuando la elección, SIN INTERVENIR EL PUEBLO NI EL PRESBITERIO, ha sido de un obispo según su línea ideológica-vasquista; como tampoco se han unido nunca tan firmemente para protestar contra cualquiera de los numerosos actos etnocentristas, xenófobos e inhumanos del nacionalismo vasco en relación con la gente no vasca.

¿O sea que, los vascos Ignacio de Loyala y el navarro Francisco Javier, además de otros muchos miles a lo largo de siglos, pueden ir por el mundo haciendo proselitismo del clericalismo católico y colocándose por doquier de inspectores (algo que ven y aceptan con toda naturalidad estos curas guipuzcoanos) pero a ellos no se les puede nombrar como inspector a alguien que no sea ni de fuera de su territorio ni de fuera de su ideología. ¡¡¡Ja, ja, ja!!!

¡Por favor, Benjamín!, que a estas alturas de la vida y de la historia, ya vamos sabiendo de que pie cojea el que más y el que menos! Seguro que si le hubiesen nombrado de obispo a Xabier Arzalluz Antia, aunque sea disparatado incluso pensarlo, por un caso especial de esos extraordinarios donde el Vaticano —como cualquier otra institución mundana, se salta las leyes adaptándolas a su conveniencia o a circunstancias excepcionales—, lo hubiese reintegrado al ejercicio del sacerdocio y además nombrado obispo ipso facto pastor de Guipúzcoa, no habría salido ninguno de estos curas clericalistas (que no tienen "ni puta idea después de dos mis años de teologías cristianas", de quien fue en verdad Jesús de Nazaret, o mejor dicho: NO LES CONVIENE TENERLA), no habrían salido a lamentarse y protestar por tal nombramiento; todo lo contrario, seguro habrían hecho repicar las campanas de alegría en toda Guipúzcoa. O igualmente, si por un apaño especial de los que a veces hace el Vaticano, le hubiesen nombrado otra vez por ejemplo a José María Setién Alberro, pasándolo de obispo emérito a obispo en ejercicio actual, también sin haber sido elegido por el pueblo ni el presbiterio, seguro que todos esos curas quejicas estarían dando fiestas de chupitos, tapas y alegría —aún recuerdo aquel reportaje que hace años hicieron unos periodistas de Antena 3 haciéndose pasar por vascos nacionalistas y como entraban en casa de Setién y éste se explayaba, creyéndose entre correligionarios nacionalistas-vascos, diciendo barbaridades típicas de un avinagrado antiespañolista que en modo alguno eran propias de una "prodigiosa mente teológica católico-universal" (según los elogios que sus admiradores le lanzaron cuando vino a Madrid una vez a dar una conferencia en el 'Foro del Siglo XXI'); sus opiniones, cuando él creía que estaba entre amigos y no siendo grabado, eran las de un tipo que no ha interpretado como es debido a Jesús de Nazaret, parecía un cualquiera mediocre más nacionalista vasco que seguidor de la apertura de miras del universal Nazareno—,

Ya que me habéis transmitido este comunicado, yo te ruego Benjamín que transmitas mi respuesta al Foro de Curas de Madrid.

Fej Delvahe
-también yo soy teólogo, de poca mota, pero no me "chupo el dedo"-


3. Respuesta de Benjamín Forcano

Amigo Fernando:
He recibido tu comunicado, en el que nos dices que nuestros principios o propósitos en el caso comentado no vienen al caso, son cháchara clericalista-gremialista. Y te metes a relatar la situación allí vivida por estos curas, la cual demostraría que lo que les preocupa no es el funcionamiento comunitario de la Iglesia a la hora de elegir su obispo, sino que el elegido –lo sea del modo que sea- asegure la primacía de los intereses nacionalistas. Habría en el sector clerical un plegamiento ciego y antievangélico a la causa nacionalista más que a la causa del Evangelio.
Respecto al caso, los curas del Foro de Madrid seríamos, si no cómplices, sí ingenuos hasta el extremo.
Nosotros podemos hablar de lo nuestro, de lo que sentimos y perseguimos cuando en este caso concreto nos pronunciamos en contra de un procedimiento electivo cristianamente inapropiado. Es evidente que pueden darse actitudes e intenciones de intencionalidad política en uno y en otro caso. En qué medida y por qué razones, es cuestión que no entramos a estudiar y para la que se requieren otros prismas de análisis y valoración, que podrán aplicar quienes conozcan la historia, las circunstancias actuales del caso y otras disciplinas humanas.
A nosotros nos toca, desde la fidelidad al mensaje de Jesús y a la intercomunión eclesial, hacer patente los valores esenciales de nuestra pertenencia a la Iglesia y del derecho de todos a participar en la vida de la misma.

1. En la vida de la Iglesia, lo primero es la comunidad y lo segundo y subordinado, el ministerio. Primero la comunidad, la eligiente; después el obispo, el elegido.
2. En esta comunidad, los miembros de ella lo son, en primer lugar, por su dignidad humana, constitutivo de todos, sin discriminación de nadie. Dignidad que se prolonga y potencia , en segundo lugar, por la dignidad bautismal,
al incorporarse a la novedad de vida según Cristo y quedar en El constituido hermano de todos e hijo de Dios.
3. Esta comunidad se constituye, por tanto, por ciudadanos de todo el mundo,
(de toda lengua, color, nación o cultura) que tienen como distintivo universal el ser seguidores de Jesús de Nazaret. A diferencia de toda otra clasificación y por encima de ella, los cristianos tenemos una marca común: vivir en Cristo como hermanos, que nos hace miembros de una única y gran familia y nos obliga a relativizar cualquier otra pertenencia de lengua, raza, nación, clase, género, etc., de modo que en la convivencia el principio programador sea la fraternidad, capaz de anular o neutralizar toda desigualdad, injusticia, discriminación, división o marginación surgidas por otros motivos.

Todos los cristianos, y las comunidades que formamos, somos conscientes de que este es nuestro camino, una tarea que abarca el proceso entero de nuestra vida. Cada persona tiene su ritmo de crecimiento, también cada cristiano y también cada comunidad. Los caminos y los ritmos se marcan y se aseguran no tanto por palabras, cuanto por obras consecuentes.
El ser cristiano, seguidor de Jesús, no es en la Iglesia privilegio o distinción de nadie, sino propiedad y título de todos. Los curas, no por serlo, son más. Y no porque existan como tales, tiene que heredar y seguir siendo señalados como usurpadores o negadores de la igualdad y empuñadores del poder. Mucha fue la deformación y mucho el desvarío patriarcal y machista, pero mucho también el cambio, el avance y el ejemplo de entrega fraternal ilimitada.
Proclamar esta igualdad fraterna, las señas esenciales de nuestra identidad cristiana, exigir la aplicación del principio comunitario originario en la elección de los obispos y señalar el seguimiento de Jesús como modelo de vida es lo que todos debemos practicar, recordarnos los unos a los otros, en la seguridad de que no puede resultar cháchara de palabras inútiles en la totalidad de la Iglesia local.
El procedimiento anticomunitario, que se viene aplicando en la elección de los obispos, revela el empeño de querer mantener una práctica que no concuerda con la Tradición Apostólica y contradice abiertamente el mensaje y espíritu de Jesús.
Ese espíritu está vivo en las Iglesias Locales y no dudamos de que lo está en la Iglesia diocesana de San Sebastián, y que está obrando en ella inspirando y asegurando los principios y actitudes básicas del Evangelio y es base para que los que no formamos parte directa de ella, a pesar de los conflictos y limitaciones que puedan surgir en ella, confiemos en la experiencia y madurez de su vida, para poder desarrollar con acierto el proyecto, camino y solución que dicha Iglesia viene realizando con fidelidad al Evangelio.

Benjamín Forcano

II – SOBRE LA LIBERTAD RELIGIOSA
1. Javier Pérez Royo (El Pais, 9-Enero-2010)
La decisión acerca de si se puede admitir o no la presencia de crucifijos en las aulas está tomada. Es una decisión que adoptó el constituyente de 1978 al redactar el artículo 16 de la Constitución en los términos en que lo hizo. El Estado español es un Estado aconfesional y, en consecuencia, "nadie podrá ser obligado a declarar sobre su... religión o creencias" (art. 16.2) y ninguna "confesión tendrá carácter estatal" (art. 16.3).

No nos encontramos ante una decisión que tengan que tomar los consejos escolares, o las consejerías de Educación de las comunidades autónomas o el Ministerio de Educación, porque la decisión ya la tomó el constituyente. Desde el 29 de diciembre de 1978 cada ciudadano, y subrayo lo de cada ciudadano, es titular del derecho fundamental a la libertad religiosa y ese derecho tiene que serle respetado por los poderes públicos y por los demás ciudadanos sin excepción, ya que, como dice el artículo 9.1 CE, "los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución". Ni siquiera las Cortes Generales podrían tomar la decisión de que hubiera crucifijos en las escuelas, pues en el supuesto de que aprobaran una ley en ese sentido la ley sería anticonstitucional. En mi opinión, ni siquiera mediante la revisión de la Constitución contemplada en el artículo 168, que sería la vía apropiada para reformar el artículo 16, se podría tomar esa decisión, ya que la no confesionalidad del Estado pertenece al núcleo esencial del Estado constitucional, que dejaría de serlo en el caso de que se convirtiera en un Estado confesional. Estado constitucional y Estado confesional es una contradicción en los términos. Pero, en todo caso, para tomar la decisión de que hubiera crucifijos en las escuelas habría previamente que revisar la Constitución, esto es, adoptar la decisión por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras en dos legislaturas consecutivas y someter la decisión después a referéndum.

Desde el 29 de diciembre de 1978 debería haberse procedido de oficio a la retirada de todos los crucifijos de las escuelas. La retirada o no retirada de los crucifijos no es asunto que pueda ser sometido a discusión, ya que ello obligaría a que quienes participan en la discusión tengan que hacer públicas "su religión o sus creencias" y esto es algo que está expresamente vedado por la Constitución. La simple formulación de la pregunta ya sería anticonstitucional.Lo que, a su vez, quiere decir que a nadie tendría que ponérsele en la tesitura de tener que hacer una reclamación para que se retiren los crucifijos y, menos todavía, que tenga que interponer un recurso ante los tribunales de justicia para que se ordene la retirada. Esto ya supone una vulneración del derecho a la libertad religiosa de la persona que reclama o recurre.Los derechos fundamentales son derechos de los individuos. Los consejos escolares no son titulares del derecho a la libertad religiosa y, en consecuencia, no pueden decidir ni por mayoría ni por unanimidad si quieren mantener o no los crucifijos en las escuelas. Mantener esa postura es desconocer de la manera más completa qué son los derechos fundamentales y qué lugar ocupan en nuestro ordenamiento constitucional.De ahí que no se pueda aceptar los términos a los que se está intentando llevar el debate en nuestro país tras la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la incompatibilidad del derecho a la libertad religiosa y la presencia de los crucifijos en las aulas. La decisión de retirar los crucifijos no puede hacerse depender de que lo soliciten o dejen de solicitar un mayor o un menor número de padres, sino que dicha decisión tiene que ser adoptada de oficio por los poderes públicos competentes, ya que el primer elemento definitorio de los derechos como derechos fundamentales en nuestra Constitución es la vinculación de los mismos a todos los poderes públicos. Así lo dice taxativamente el primer inciso del primer apartado del artículo 53 de la Constitución, que es en el que se definen los elementos que hacen que los derechos puedan ser calificados de fundamentales: "Los derechos y libertades (...) vinculan a todos los poderes públicos".Tras la sentencia dictada por unanimidad por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la violación de la libertad religiosa por parte del Estado italiano por no haber procedido a la retirada del crucifijo de un instituto no puede caber duda de que libertad religiosa y crucifijos en las aulas son términos incompatibles y, en consecuencia, todos los poderes públicos están obligados a ordenar la retirada de tales símbolos religiosos porque, insisto, todos están vinculados por los derechos fundamentales.

JAVIER PÉREZ ROYO
CATEDRÁTICO DE D. CONSTITUCIONAL DE LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA

2. Estado aconfesional y libertad religiosa
Benjamín Forcano

Demasiado contundente encuentro el artículo de Javier Pérez Royo (EL País, 9-I-2010).Si, como muy bien dice, “los derechos fundamentales son derechos de los individuos” y el Estado es aconfesional, función suya es promover y garantizar esos derechos. Porque los derechos se asientan y provienen de la persona y no de la voluntad de ningún poder, civil o religioso.

En España, una inmensa mayoría hace privado y público su derecho a la libertad religiosa profesándose católico. El crucifijo es un valor emblemático de esa su libertad que, además, coincide con valores fundamentales de otras religiones y de la misma ética racional, pues Jesús de Nazaret fue asesinado precisamente por defender derechos y valores comunes universales: la igualdad, la justicia, la nula discriminación, la dignidad y defensa de los más pobres y excluidos, la libertad, la fraternidad, etc. ¿Alguien puede encontrar lesivo o incompatible el crucifijo con el derecho de otros a la libertad religiosa, sean o no creyentes? (Hablo del crucifijo en sí mismo, no de las connotaciones negativas que evoca al asociarlo a una Iglesia que puede utilizarlo para oprimir y no liberar, y “justificar” procedimientos, desmanes y contradicciones que nada tienen que ver con el simbolismo del crucifijo.

Tampoco encuentro lesivo o incompatible con la libertad religiosa que otros símbolos de religiones o líderes reconocidos, creyentes o no, figuren en espacios públicos de nuestra ciudad y nuestra cultura. Afirmar incluso que, si una escuela o colegio por unanimidad, a través de su Consejo escolar, acuerda y decide mantener el crucifijo, es anticonstitucional, me parece una interpretación infundada.

Sobre nuestro Estado aconfesional la Constitución escribe: “Del pueblo español emanan los poderes del Estado” (Art. 1,1), “El respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden público y de la paz social” ( Art, 10,1). “Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones” (Art. 16, 3).

El Estado español es un Estado de Derecho orientado a promover y hacer valer los derechos y deberes de los ciudadanos. Nuestra Constitución, en las 56 veces que lo nombra, no lo califica ni una sola vez de Estado laico, porque el Estado en sentido estricto ni es laico ni es religioso, no es sujeto de derechos ni de deberes. Sólo las personas somos laicos=ciudadanos con derecho a la libertad religiosa que el Estado debe asegurar en todos.

Mal podemos abrir camino hacia una alianza de civilizaciones si no probamos en terrenos concretos y más inmediatos que las religiones pueden convivir pacíficamente pactando en cada caso el grado y manera de expresar su libertad religiosa, en respeto y enriquecimiento mutuo. La reglamentación concreta puede hacerse con más tino y realismo en cada situación, aplicando el principio de subsidariedad, que demanda que una autoridad superior no asuma responsabilidades que puede desempeñar una inferior. Y se comprende, pues una legislación general no alcanza la particularidad de cada caso y puede resultar demasiado uniforme y rígida.
Me temo que, con la interpretación del autor, a la inversa de lo que él piensa, una inmensa mayoría, católica en nuestro caso, pudiera tener que verse obligada a “hacer una reclamación para que se repongan los crucifijos y acaso tener que interponer un recurso ante los tribunales de justicia para que se ordene su reposición, ya que eso supondría una vulneración del derecho a la libertad religiosa de quienes lo reclaman”.

3.- Sobre el crucifijo en la escuela
(Este mensaje, que recibo de un amigo, es la contestación que él da al mensaje de una amiga suya).
Mensaje recibido (9 de enero de 2010)
Una amiga me envía un mail pidiendo que lo reenvíe a mis contactos: El mail denuncia que se quiten los crucifijos de los organismos públicos. Comparto con vosotros, amigos lectores, la respuesta que he enviado a mi amiga:
"Te escribo para manifestarte, con todo mi cariño y respeto, mi desacuerdo con tu mail. Verás: si tuviésemos una Iglesia más coherente (me refiero a la jerarquía, la que manda, la que expulsa a algunos curas y privilegia a otros y/o instituciones), un episcopado que se metiera en política para los grandes problemas de la humanidad (por ejemplo, hambre, guerra, etc) y no sólo para el aborto (porque proviene del sexo), o incluso más: si al menos tuviera la gallardía y coherencia de haber hecho otras cuatro manifestaciones con sus respectivas misas en la plaza de Colón de Madrid, cuando Aznar mantuvo los cuatro supuestos de aborto (teniendo mayoría absoluta y siendo el cuarto supuesto, el de los "daños psicológicos", ese cajón de sastre donde entraba todo) en lugar de "atacar con los militantes pro-vida" sólo cuando gobierna la izquierda; si tuviéramos una estructura eclesial que dejase en paz a los homosexuales, a los que se quieren divorciar, en definitiva, a los que no piensan como ellos; si tuviésemos un obispado que se hubiese manifestado contra la guerra de Irak con la misma virulencia con la que se manifiesta contra el aborto (sólo el del PSOE, repito, no el aborto del PP -que, por lo visto, ése no era un crimen-), contra el matrimonio homosexual y contra el divorcio; si no tuviésemos un obispado que justifica y alienta el machismo (véanse las declaraciones de esta semana del obispo de Granada, justificando la violencia de género si la mujer ha abortado), etc, etc, etc; en una palabra, si tuviésemos una iglesia más coherente con el Evangelio de Jesús que con sus intereses ideológicos conservadores y reaccionarios, y con sus desmedido afán de poder y de seguir mandando incluso más que el Parlamento, yo quizá hubiese reenviado cadenas como ésta.

Pero, por culpa de esta asfixiante e incoherente estructura eclesial-clerical-episcopal, tu amigo, aun cuando se sigue sintiendo cristiano, no se siente ya católico. Yo creo en y quiero seguir a Jesús de Nazaret, pero no me creo con el derecho a imponer mis símbolos (de mis creencias) en los organismos públicos, en una sociedad laica que, le guste o no a Rouco y CIA, dejó ya hace muchos años (gracias a Dios, por lo demás) de ser nacional-católica.
Resulta que tenemos una sociedad democrática, abierta y plural, donde la soberanía popular se representa en el Parlamento (y no en la obsesiva voluntad de unos cuantos obispos nostálgicos de su poder en el franquismo). De manera que si tengo que echarle algo en cara a este gobierno (supuestamente de izquierdas) no es que quite los crucifijos de las instituciones públicas, sino que no sea suficientemente firme y valiente a la hora de instaurar una España laica de verdad.

Quien quiera crucifijos, que los ponga en su casa, o vaya a la parroquia de su barro (o meta a sus hijos en el cole de los jesuitas o los salesianos, o vaya a los hospitales de San Juan de Dios) pero, ¿por qué razón hay que imponérselos a los no creyentes o a los que, simplemente, no desean que la simbología religiosa campee por los organismos públicos?

Y ya empieza a molestarme la demagogia ésa barata de que España va a peor porque "están echando a Dios de la escuela y de la sociedad". Ya está bien de hipocresía: a Dios se le empezó a echar de la sociedad cuando se empezó a maltratar, marginar y excluir a los pobres, a los que sufren, a las víctimas de la guerra, cuando se construyó un país para las clases medias y altas (dejando en el margen a los pobres), cuando se empezó a construir una España mucho más pendiente de su propio crecimiento económico que de la solidaridad con el Tercer Mundo y con los excluídos de la Tierra en general; cuando apoyamos al asesino de la Casa Blanca en su matanza iraquí, cuando callamos ante el mantenimiento de Afganistán, cuando callamos ante la situación de tantos inmigrantes pobres, cuando vendemos armas a otros países para que, a su vez, masacren a terceros más débiles (por cierto, ¿cuántas manifestaciones han hecho los obispos por estas lacras y heridas de nuestra sociedad?).
A Dios se le echa cuando, con una mano comulgamos en la misa y con la otra votamos a los partidos políticos que crean (o mantienen) este injustísimo sistema económico-político, que se alimenta de guerras, extorsión a los países pobres y aplastamiento del poderoso sobre el débil. A Dios se le echa cuando permitimos que cuatro banqueros sigan ganando pingües beneficios en medio de la sangrienta crisis que cierra miles de negocios y manda al paro a millones de familias. Y finalmente (por aquello de la memoria histórica), a Dios se le echa de la sociedad cuando se mete el crucifijo en la Catedral, al tiempo que se le pone el palio (entrándolo en la misma Catedral) al dictador asesino llamado Franco, flanqueado por esos obispos que hoy se rasgan las vestiduras.

No, amiga, no creo que se esté expulsando a Dios de la escuela ni de la sociedad; por el contrario, lo que yo opino es que hace ya muchísimo tiempo que a Dios lo expulsaron de la Iglesia católica (al menos, de su super-estructura jerarco-episcopal).

Dicho todo esto, por supuesto, con el mayor de mis respetos a tus creencias, y con el mayor de mi cariño."


4. Respuesta a mi amigo

He leído tu mensaje con interés y con no pequeña dosis de identificación y simpatía. Y te expreso algunas reflexiones.
Te guardas de no identificar la jerarquía con la Iglesia, pero quizás no valoras luego que el gran peso, el real, lo lleva la comunidad o el pueblo de Dios y no la jerarquía. Los abusos, contradicciones y desvaríos de la jerarquía son de ella, una parte mínima y secundaria (proviene y tiene razón de ser en cuanto subordinada a la comunidad) aunque de hecho con un enorme poder de influencia y condicionamiento negativos. Pero, creo conveniente subrayar que no todos dentro de ella ostentan esa trayectoria negativa; en ella encontramos profetas, reformadores, santos, mártires, simples seres humanos cabales y también cristianos católicos cabales.

Mi ser o no católico, no depende del comportamiento de la jerarquía, sino de mi seguimiento de Jesús de Nazaret, el cual me permite seguir siendo cristiano y católico, para, entre otras cosas, seguir desechando y combatiendo dentro todo lo que contradice ese seguimiento. Mi identificación con ese seguimiento lo he aprendido en muchos católicos normales e insignes, que me han señalado cómo no hacerlo con el de otros que desfiguran o se apartan del Evangelio.
Como todo ciudadano, no reclamo más que mi derecho a la libertad religiosa en esta sociedad abierta, secularizada y pluralista. Por ser , al igual que todos, laico (= ciudadano) admito de buen grado, faltaría más, ese mismo derecho para todos, privada y públicamente.

El Parlamento es delegado de la voluntad del poder popular. Sólo las personas son sujetos de derechos. Y, como entidad delegada, tiene la misión de legislar para preservar ese derecho a la libertad religiosa. Lo que toda sociedad integra son personas laicas (miembros de un pueblo, ciudad o comunidad) que pueden afirmar y expresar su derecho a ser católicos, creyentes de cualquier otra religión, o ateos (libertad religiosa). La laicidad, estrictamente hablando, no reduce su sentido a un solo polo: religiosidad o antirreligiosidad, sino que implica una u otra de las posibilidades.
Hay valores que son universales y pertenecen al patrimonio de la humanidad. Jesús de Nazaret es uno de ellos: fue crucificado por ser un modelo de humanidad , es decir, por haber vivido y defendido valores que pueden ser compartidos por todos: igualdad, justicia, fraternidad, libertad, amor, compasión y ternura, defensa de los más humildes, discriminados y marginados, etc. Dudo, por tanto, si desde una perspectiva de ética universal, puede sostenerse que la presencia de un crucifijo pueda herir, ofender o recortar los derechos de cualquier persona

La demagogia de quien hoy grita que se está desterrando a Dios de la sociedad por buscar y empeñarnos en una legislación más democrática, justa y válida para todos, esconde seguramente un larvado interés de poder y dominio, de prejuicios, de privilegios intolerables que, como muy bien haces, hay que denunciar y combatir. Tal cometido te honra y ojalá nunca dejes de hacerlo, pues te coloca en la misma postura que el profeta de Nazaret, quien hubo de arrostrar una ignominiosa muerte por tal motivo. ¿Cuántos han igualado a Jesús de Nazaret en esa humanísima y difícil tarea?
Las denuncias de abusos, contradicciones y desvaríos cometidos en nuestra Iglesia, se han hecho siempre. También en nuestros días no pocos católicos, jerarquía y base, las formulan con lucidez y coraje, con un testimonio de vida por delante, teniendo que sufrir como consecuencia censura, marginación, persecución y hasta martirio. Son de la Iglesia católica, no sólo, pero son de ella y la honran con un auténtico seguimiento de Jesús.
Hace tiempo, es verdad, que la Iglesia, la real, la pueblo de Dios, en la que estamos todos los seguidores de Jesús, lucha por abolir todos esos lastres de claudicación y miseria moral que la empobrecen y desfiguran, restándole belleza y credibilidad. Nos avergonzamos de la conducta pública de muchos de nuestros hermanos, sin excluir tampoco fallos nuestros, pero nos gloriamos de esa muchedumbre, anónima y desconocida las más de las veces, que dan por el bien y liberación de los demás lo mejor de sus vidas, hasta soportar humillaciones y sufrimientos y hasta una muerte inicua.
Es cierto que Dios se ha ido hace tiempo (no lo ha estado nunca) de muchos modelos y procedimientos eclesiásticos y, también, de muchas ideas, actitudes y comportamientos nuestros. Pero Dios sigue vivo en la Iglesia a través de innumerables testigos del Evangelio, con una presencia de bondad, entrega, utopía, compromiso y esperanza. Son también Iglesia, la Iglesia católica. Yo, con pocos méritos, me quedo en ella, sigo en ella, pues de ella he recibido lo que tengo, y a ella, y a la sociedad, y al mundo quiero dar lo mejor que de ella he recibido.
Con respeto, paz y todo bien para ti.

Benjamín Forcano


III – Sobre la Gripe A

Complicidades confirmadas
(Carta enviada a El Pais, no publicada)

Hasta medios públicos importantes se han atrevido a denunciarlo, claro después que lo ha hecho el Dr. Wolfgang Wodarg, presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa: la alarma e histeria consecuente de la Gripe A no fue espontánea sino planificada. Y planificada por quienes exhibían títulos de oficial credibilidad. Y lo hicieron sin pruebas ni datos fiables. Muchos no les creímos, no por argumentos médicos o científicos, sino porque –y es otra manera de llegar a la verdad- una lectura crítica de la gigantesca información servida mostraba incongruencias y trazos claramente contradictorios. No colaban nuestro sentido común racional y cívico.
El hecho demuestra, una vez más, que intereses inmorales de minorías, sutilmente manejados y representados y con una influencia de soborno incalculable, se sobreponen a los verdaderos y generales intereses de la sociedad. ¡Un crimen de la más baja y deshumanizada manipulación! No tengo más que una pregunta: ¿Los grandes medios de comunicación, que dicen poseer (o poder poseer) información como nadie, ser libres y velar por la salud pública, ¿cómo –y por qué- colaboraron masivamente y con tan simpleza a hacer posible el invento de una intoxicación tan descarada?

Benjamín Forcano
Enero 14 de 2010

imagen
“NO APOSTATO, PERO ME DOY DE BAJA”


Por Juan Luis Herrero del Pozo

Teólogo (*)

Acabo de solicitar a mi abogado que exija a la curia diocesana de esta diócesis, al amparo de la normativa de protección de datos y de la declaración de la Audiencia Nacional de 18/120/07, ser dado de baja en los ficheros de la iglesia católica romana.



Este hecho en ningún caso podrá interpretarse por esta organización eclesiástica como un acto de apostasía. Al contrario, mi decisión se debe precisamente a que no entiendo, en este momento, cómo conciliar la pertenencia a esta institución con mi aceptación radical del evangelio de Jesús. Me explico:



La beatificación de los 498 mártires de este sábado es la gota que colma el vaso de mi indignación ante los comportamientos de la cúpula jerárquica, mundial y española, en todos los ámbitos, religioso, social y político.



La exaltación de estos pretendidos mártires es un error y posiblemente una maldad religiosa y ética : 1) propone a la veneración de los fieles a 498 personas sin las debidas cautelas de investigación veraz y transparente del proceso canónico, 2) disfraza como acto religioso una decisión de intencionalidad y contexto evidentemente políticos, 3) su presunto sentido religioso queda en entredicho al no mediar una petición pública de perdón por el compromiso, bendición y colaboración jerárquicos descarados a favor de la rebelión militar de las derechas en la guerra 1936-1939 contra el gobierno legal y legítimo, 3) discrimina entre mártires de una religión particular y mártires de la honestidad y rectitud de conciencia abundantes entre los vencidos, 4) con el apoyo de entonces y de ahora a la derecha política perjudica gravemente la cohesión de la misma comunidad cristiana; y, simultáneamente, 5) propicia la crispación de los propios ciudadanos en general mediante los mensajes partidistas a través de sus órganos de expresión, en especial, la cadena de televisión de la conferencia episcopal española (COPE).



Esta beatificación (al igual que otras anteriores) se inscribe en el contexto del acoso permanente a la democracia española y a sus legítimas instituciones por parte de la jerarquía católica de este país. Tal pertinaz actitud antidemocrática además del retorno a los vicios de iglesia de cristiandad ofrece una imagen abominable de iglesia por la inequívoca traición a su misión y al simple ideal de honestidad humana.



Me niego, pues, a figurar entre los miembros de esta institución sin por ello renunciar a mis creencias religiosas. De forma análoga pero más aguda y radical a la de un convencido socialista que viera traicionados sus ideales por una organización del mismo nombre.

***** *********** *****

Sin concluir estas líneas he asistido a la proyección del film “Las 13 rosas”. Confieso que lloré amargamente, con un nudo en las entrañas, ante los indecibles sufrimientos, el valor humano, la rectitud de conciencia y la grandeza de espíritu de tantos ciudadanos inocentes asesinados por la dictadura franquista, una vez concluida la guerra civil española.

Logroño, domingo 28 de octubre de 2007.+ (PE)

(*) Juan Luis Herrero del Pozo, nació en Logroño en 1934. Estudió teología en Argel y Túnez con los Misioneros de África (Padres Blancos). Se doctoró en Teología en Roma. Desde 1960 a 1972 trabajó en diversas parroquias y como profesor de teología en diferentes centros del Instituto Misionero en África y Europa. Se seculariza en 1972.

Entre 1975 y 1977 fue secretario provincial en el PSOE de La Rioja y candidato al Congreso en las primeras elecciones libres. De 1993 a 1997 colabora en Madrid en la fundación de la Plataforma del 0'7% PIB. Participó en cuatro huelgas de hambre. Escribiú numerosos artículos. Entre sus libros se encuentra “Religión sin magia”.



Nota. PE/Ecupres publicó la nota “Teólogo Juan Luis Herrero del Pozo en Buenos Aires” -PreNot 6797del 070801-. En ella se decía que

- Sobre su pensamiento se puede tener una orientación con el comentario que se publica en la contratapa del libro “Religión sin Magia”:

“El pensamiento mágico nace incrustado dentro del sentido religioso de todos los tiempos. Es como el gusano de la carcoma que avanza insidiosamente y, para cuando se deja notar, ya ha construido miles de galerías que han vaciado la madera y fragilizado el edificio hasta hacerlo caer. La entera edificación de las iglesias cristianas, su entramado de dogmas, sacramentos, leyes y estructuras está roído por la carcoma de la magia y no tienen futuro. Es estéril y hasta nocivo el esfuerzo institucional por apuntalar el edificio... Sin embargo, el inevitable derrumbamiento de la Iglesia no arrumba la esperanza de ver reverdecer en el desierto el testimonio revolucionario del Maestro de Nazaret. Glosando al teólogo Tillich: ¨Jesús resucitará de la tumba de esta iglesia¨” Así de radical se expresa el autor de esta obra, que replantea a fondo el futuro del cristianismo para liberarlo del talante mágico que se le ha adherido a lo largo de los siglos”.-



Nota Referencia. PreNot 6984 del 071029 “Beatificación de mártires de un solo lado”.





PreNot 6986

071030








07/10/30 - PreNot 6986

Agencia de Noticias Prensa Ecuménica
598 2 619 2518 Espinosa 1493.
Montevideo. Uruguay
www.ecupres.com.ar
asicardi@ecupres.com.ar
imagen
VOLVER >
...a Inicio.