TuWeb

ACTUALIDAD-Enlaces a los artículos de más reciente publicación.
ACTUALIDAD socio-política .
ACTUALIDAD socio-religiosa.Escritos de interés.
ÁFRICA-Artículos varios
AGUA...sobre el
AMOR...sobre el..
BENJAMIN FORCANO.Escritos de...
CAMBIO CLIMÁTICO
CAPITALES.Evasiones varias...
CARTA(S) ABIERTA(S) A ( O DE )DIVERSAS PERSONALIDADES.
CELEBRACIONES...varias.
CELIBATO...Sobre el...
COLECTIVOS DIVERSOS
COMPROMETERSE.
COMUNICADOS Y RUEDAS DE PRENSA-VARIOS
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA.Sobre la...
CONSUMISMO O CONSUMO RESPONSABLE.
CONVOCATORIAS, Conferencias, Encuentros,Manifestaciones...
CRÍMENES Y BARBARIES...contra la humanidad.
CRISIS ECOLÓGICA.Artículos recientes
CRISIS ECONÓMICA
CRISIS ENERGÉTICA
CUBA,PUNTO Y APARTE.
DECLARACIONES DE INTERÉS.
DECRECIMIENTO.Filosofia del...
DERECHOS HUMANOS, para una convivencia en paz.
DESASTRES,CATÁSTROFES,TRAGEDIAS.
DESOBEDIENCIAS...civil y religiosa.
DETENCIONES-DETENIDOS ¿ En qué condiciones ?
DIÁLOGO INTER-RELIGIOSO
DIOS...sobre.
ECLESALIA....Artículos recibidos de...
ECONOMÍA-Artículos relacionados
ECUMENISMO.
EDUARDO GALEANO.escritos de...
EDUCACIÓN-Sobre la educación en general.
ELECCIONES EUROPEAS-Ante las...
EL PAPA y la jerarquía católica .sobre...
ENLACES A OTRAS WEBS .Muy útiles.
ENTREVISTAS ...A personalidades varias.
ESPERANZAS...varias.
ESPIRITUALIDAD
EUTANASIA...sobre la...
EUCARISTÍA...sobre la
EVANGELIO Y POLÍTICA
EXCOMUNIÓN...sobre la
EXPOSICIONES y proyecciones de interés.
EXTRANJERÍA.Sobre la Ley de...
FE-(Artículos y reflexiones sobre la Fe ).
FAMILIA ( La )...vista desde diferentes ángulos.
FAUSTINO VILABRILLE LINARES-Reflexiones
FÍSICA CUÁNTICA. Algo sobre la...
FOROS-Diversos.
FRASES CÉLEBRES.
GALERÍA DE FOTOS RECIENTES.
GENÉTICA...sobre la...
GOLPES DE ESTADO...varios
GUERRA CIVIL...sobre la...
GUERRAS...Sobre las...
HISTORIA-Algunos días señalados.
HOMENAJES Y ANIVERSARIOS VARIOS.
HOMOFOBIA...sobre la...
HOMOSEXUALIDAD.Sobre la ...
HUELGAS Y CONCENTRACIONES REIVINDICATIVAS
HUMOR-Para nunca envejecer.
IGLESIA EN EL MUNDO
IGLESIA-ESTADO.Relaciones...
IGLESIA Y COMUNIDAD CIENTÍFICA
IGLESIA Y JERARQUÍA .Escritos varios.
IMPERIALISMO...Sobre el..
INMIGRACIÓN...Y EMIGRACIÓN.
INQUISICIONES ...varias
JESÚS DE NAZARET-sobre ...
JON SOBRINO.Artículos de...
JOSÉ ANTONIO PAGOLA.Reflexiones litúrgicas.
JOSÉ ARREGI,Artículos de...
JOSE JUÁREZ...artículos publicados en SOMAC.
JOSÉ MARIA CASTILLO.Artículos de...
JOSE MARIA GARCIA-MAURIÑO.Reflexiones
JUAN DE DIOS REGORDÁN DOMÍNGUEZ.Reflexiones
JUAN JOSÉ TAMAYO ACOSTA.Artículos de...
JUBILACIÓN=¿ ANCIANIDAD ?
JUECES...Y JUICIOS.
JUVENTUD...sobre la...
LAICIDAD,¡OJO ! Que no es Laicismo.
LATINO-AMÉRICA.Noticias sobre...
LECTURAS RECOMENDADAS.Libros de consulta ; Revistas y publicaciones varias.
LEONARDO BOFF.Artículos de...
MANIFIESTOS VARIOS
Mª DOLORES DE BURGOS-AISHA.Relatos de...
María,la madre de Jesús.
MASS MEDIA...lo que dicen los medios.
MATILDE GARZÓN RUIPÉREZ.Artículos de...
MEMORIA HISTÓRICA , varias-Noticias y Comunicados
MENORES.Sobre la infancia y los...
MISIONES...Y MISIONEROS/AS.
MOVIMIENTO 15-M
MUJER-Sobre la mujer.
MUROS...otros...
MUSULMANES/AS.Sobre los/as...
NARRACIONES ...Y SUEÑOS,que ayudan a reflexionar.
NAVIDAD-Narraciones y ¡ Buenos deseos !.
NEOLIBERALISMO ECONÓMICO...Y otros.
NOS DEJARON...
OBJETORES DE CONCIENCIA
ODIO...sobre el
ONU-ORGANIZACIÓN NACIONES UNIDAS.Algunas noticias y comunicados.
OPINIONES...varias
ORACIÓN...sobre la...
ORACIONES ...varias
ORIENTE MEDIO.Sobre...
PADRENUESTRO... del capital.
PADRENUESTRO-EL.Varias maneras de dirigirse al Abba.
PALESTINA-ISRAEL...Conflicto ¿ Hasta cuándo ?.
PAPA BENITO XVI.Comentarios y reflexiones sobre y ...del Papa.
PAPAS...sobre los...
PARÁBOLAS EVANGÉLICAS.Reflexiones sobre
PARROQUIA SAN CARLOS BORROMEO-Entrevías
PAZ-Artículos y Reflexiones sobre la...
PECADOS...LOS NUEVOS Y LOS DE SIEMPRE.
PEDERASTIA Y PEDOFILIA...sobre la...
PEDRO CASALDÁLIGA. De Pedro y sobre Pedro.
PELÍCULA...DE
PERDÓN...Sobre el...
PETICIONES VARIAS.
PIRATERÍAS...varias.
PLATAFORMAS.Varias
POBREZA,varios conceptos de...
POESÍA-Rincón de la Poesía.
POESÍAS CONTRA LA ( S ) MASACRE ( S )
PONTÍFICES ...y sus documentos.
PREGUNTAS...¿ Sin respuesta ?.
PREMIOS...varios
PRIMERO DE MAYO...Sobre el
PRISIONES-PRISIONEROS
PSICOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD...aplicadas al tiempo litúrgico.
PUNTOS DE VISTA...para valorar.
RACISMO EN EL SIGLO XXI...Semilla de división entre los humanos.
RECORDANDO A...
RECURSOS VITALES.Sobre...
REDACCIONES...INTELIGENTES.
REDES CRISTIANAS
REFLEXIONES varias-Artículos que nos invitan a ello.
REFUNDACIÓN DE LA IZQUIERDA.Sobre la...
RELATOS Y EXPERIENCIAS DE VIDA.
RELIGIÓN-RELIGIONES-Sobre la ...
RÉPLICAS...TURNO DE.
REPOBLACIONES FORESTALES
REPÚBLICA...Y REPUBLICANOS.
RESISTENCIA PACÍFICA.
ROSER PUIG,escritos de ...
SACERDOCIO...sobre el...
RESURECCIÓN...sobre la
SALARIOS Y ASALARIADOS
SANIDAD.Sobre la...
SANTIDAD
SECULARIZACIÓN...y su problemática.
SENCILLEZ...Sobre la.
SEMANA SANTA.Reflexiones sobre...
SERENIDAD
SEXUALIDAD...sobre la.
SILENCIO...de Dios
SINDICALISMO
SISTEMAS ECONÓMICOS....varios.
SOCIALISMO...sobre el...
SOLIDARIDAD-Artículos relacionados
SO.M.AC (SOLIDARIOS MAYORES ACTIVOS)-Página de Inicio
SOÑADORES
TEMAS PARA REFLEXIONAR.
TEOLOGÍA ...Y TEÓLOGOS RELEVANTES-Artículos relacionados
TERAPIAS ...Recomendadas.
TERCER MUNDO
TERRORISMOS ...VARIOS.
TESTIMONIOS DE VIDA
TIEMPO LITÚRGICO
TORTURA!.¡ Todos contra la...
TORRES QUEIRUGA,ANDRÉS.Articulos de...
TRANSNACIONALES.Sobre las...
TRANSPORTE...y su problemática.
TRATADOS INTERNACIONALES.sobre...
UNIÓN EUROPEA-Artículos y comentarios.
UNO...Unidad en el amor.
¡¡ URGENTE !!...comunicado.
UTOPÍAS ...EN LAS QUE CREER.
VATICANO-Artículos relacionados.
VIDA TERRESTRE-Expectativas
VÍA CAMPESINA...noticias relacionadas.
VIDAS EJEMPLARES
VIOLENCIAS CON VÍCTIMAS...VARIAS
AGRICULTURA.Sobre la...
VIVENCIAS =EXPERIENCIAS DE VIDA.
VIVIENDA-Sobre el derecho a una vivienda digna.
VIVIR...Formas de vivir.
Vivir lo que somos
ÉTICA.Sobre la ...
IGLESIA.Sobre la...
NACIONALCATOLICISMO.Sobre el...
HANS KÜNG-Escritos y entrevistas.
JUAN HERNÁNDEZ JOVER-Comentarios de ir por casa
 
PAPA BENITO XVI.Comentarios y reflexiones sobre y ...del Papa.


imagen
CONSIDERACIONES SOBRE LA DIMISIÓN DE BENEDICTO XVI. Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares.

La dimisión del papa ha sorprendido a todo el mundo. Es cierto que él había anunciado en la entrevista que le hicieron hace unos años que estaría dispuesto a presentar su renuncia si le fallaran las facultades físicas. Pero, quizá nadie se creyó que podría cumplir su palabra llegado el momento y cumplir con lo que él mismo había anunciado años antes.
Su gesto, me merece todo mi respeto y diría más: mi admiración. Porque, cuando vemos que, al menos en este país, nadie dimite por nada del mundo, gestos como éstos son de valorar.
Pero, dicho esto, me alegro de su dimisión. Su pontificado no ha podido ser más decepcionante porque no ha podido dar respuesta a los grandes desafíos de la Iglesia. Se ha enrocado en posiciones numantinas y la Iglesia, durante su mandato, ha aparecido anclada en el pasado. Tendió la mano a los heréticos lefevbrianos. Restauró la misa en latín. Sancionó a centenares de teólogos renovadores y progresistas. Condenó la teología de la liberación. Cerró la puerta a la ordenación de las mujeres para el sacerdocio.
Mantuvo posturas tradicionales en temas teológicos y de moral sexual. En la relación con otras religiones, tuvo importantes tropiezos con el Islam en el discurso de Ratisbona. Fomentó los grupos conservadores como Opus Dei, Comunión y Liberación, grupos neocatecumenales etc…mientras atacó a los grupos renovadores y progresistas como las comunidades eclesiales de base, los teólogos progresistas, obispos que se pronunciaron a favor de la opcionalidad del celibato, colectivos de sacerdotes casados, religiosos/as de línea renovadora etc…
Por eso, el nombramiento de un nuevo papa debería de ser un momento decisivo para que la Iglesia cambiara de rumbo . Volviera al espíritu del Concilio Vaticano II y del papa Juan XXIII para, tomando de él todo lo positivo, impulsara un cambio mucho más profundo adaptando toda la estructura de la Iglesia a los tiempos nuevos, a este cambio de época.
La Iglesia no puede demorar por más tiempo cuestiones tan fundamentales como:
-Opción decidida por los pobres, abandonando todos los símbolos de poder. Renuncia a la jefatura del estado del Vaticano, a las nunciaturas y todo tipo de connivencia con los poderosos. Poner sus bienes a disposición de los que lo necesitan.
-la opcionalidad del celibato para los sacerdotes
- el acceso de la mujer a todas las responsabilidades que se pueden asumir en la Iglesia, en igualdad con los hombres : sacerdocio, episcopado…
- cambios en la moral sexual: admisión del matrimonio entre personas del mismo sexo, apertura a las relaciones prematrimoniales, aceptación de los preservativos, aceptar que los divorciados vueltos a casar puedan participar plenamente en la eucaristía etc…
- un gobierno de la Iglesia descentralizado. El Papa no puede ser una institución de tipo autoritaria, de monarquía absoluta que detenta en sí todos los poderes. Debe ejercer el servicio a la iglesia de un modo descentralizado, a través de las iglesias nacionales, regionales, sínodos provinciales, con carácter no consultivo, sino vinculante….
- debe adaptar su liturgia y su pastoral a las distintas culturas, regiones y países. El fundamentalismo religioso y el pensamiento único no debe ser el estilo de gobierno del nuevo papa.
Habría muchas más cuestiones que plantear. Sólo he señalado algunas de ellas.
Es posible que muchos piensen que esto es soñar.
Quizá no queremos darnos cuenta de la gravedad del momento que vive la Iglesia, de su lejanía del mundo, de la juventud, de los pobres, sobre todo en los países más desarrollados y también en Latinoamérica, donde una nefasta gestión en los nombramientos de obispos ha conseguido alejar a los sectores más pobres de la Iglesia. Son millones y millones de ellos los que se han marchado a grupos evangélicos y de otras religiones.
Es ahora el momento para que haya ese cambio de rumbo que la Iglesia necesita. Un cambio que no debería hacerse desde arriba, desde un despacho, sino con una amplísima participación de todos los sectores de la iglesia universal, sin marginar a nadie.
¿Es esto soñar?
Es posible. Porque los que tienen que elegir el nuevo papa son cardenales ancianos y todos ellos, nombrados por los dos últimos papas Juan Pablo II y Benedicto XVI que han sido tan conservadores.
¡Ojalá ocurriera un milagro!
-
Importantes declaraciones, aunque insuficientes, de Benedicto XVI en Portugal

Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

El Blog de Juan Cejudo

Me han parecido muy interesantes las declaraciones de Benedicto XVI en Portugal donde reconoce (al contrario que no pocos cardenales y obispos) que los sufrimientos de la Iglesia vienen justo del “interior de la Iglesia, del pecado que existe en la Iglesia”. Dice el Papa que “Eso lo hemos visto siempre, pero ahora lo vemos de una forma aterradora”.
No son campañas orquestadas desde el exterior por los medios de comunicación social como dicen algunos jerarcas más papistas que el Papa. Sino por los fallos terribles de importantes miembros de la Iglesia: obispos, sacerdotes y religiosos que han provocado daños inmensos a miles y miles de personas con casos de pederastia demostrados ante los tribunales.
Es verdad que Ratzinger este gran problema de los pecados de la Iglesia lo había visto mucho antes. Así lo afirma en la cita que González Faus hace de él en su folleto “Miedo a Jesús”:
“Hoy la Iglesia se ha convertido para muchos en el principal obstáculo para la fe. En ella sólo puede verse la lucha por el poder humano, el mezquino teatro de quienes con sus observaciones quieren absolutizar el cristianismo oficial y paralizar el verdadero espíritu del cristianismo”( “Miedo a Jesús” de José I. González Faus, sj. Cuadernos de Cristianismo y Justicia nº 163, pag. 29)
Sus palabras en Portugal han sido muy claras y directas:
“No solo de fuera vienen los ataques al Papa y a la Iglesia, sino que los sufrimientos de la Iglesia vienen justo del interior de la Iglesia, del pecado que existe en la Iglesia”. “Eso lo hemos visto siempre, pero ahora lo vemos de una manera realmente aterradora: la mayor persecución a la Iglesia no viene de los enemigos de fuera, sino que nace del pecado de la Iglesia. Y la Iglesia tiene por tanto profunda necesidad de reaprender la penitencia, aceptar la purificación, aprender el perdón pero también la necesidad de (ofrecer) justicia. El perdón no sustituye a la justicia”. (El País, 11-5-2010)
Sorprende que lo que muchos venimos diciendo hace ya tiempo: que es la misma Iglesia el principal obstáculo para la fe de la gente, por su afán de poder y el absolutismo de sus posiciones que apaga el verdadero espíritu del cristianismo, ahora los obispos lo acepten simplemente porque es el Papa el que lo dice.
Aunque en esa sincera y valiente autocrítica que el Papa hace sobre los pecados de la Iglesia, él parece estar aludiendo tan sólo a los pecados de pederastia de obispos, sacerdotes y religiosos en muchos países del Mundo, sin cuestionar ni criticar otras cuestiones de la Iglesia, no menos importantes, que también están incidiendo de modo muy determinante en la lejanía de la gente de la fe.
Estas otras cuestiones, mucho más amplias y concretas, las ha señalado de modo muy reciente el teólogo Hans Küng, compañero de Ratzinger en su reciente “Carta abierta a los obispos católicos de todo el mundo” . Esta carta de Hans Küng ha sido apoyada y ampliada por la Asociación de Teólogos /as Juan XXIII en un comunicado difundido con motivo del V Aniversario del pontificado de Benedicto XVI.
Es el mismo Benedicto XVI, dice Hans Küng, responsable de que en estos 5 años se hayan desperdiciado magníficas oportunidades en diferentes ámbitos eclesiales: “el diálogo ecuménico e interreligioso, la reforma de la Iglesia, el ejercicio de la colegialidad, la incorrecta gestión de los abusos sexuales cometidos por obispos, sacerdotes y religiosos católicos, el mantenimiento del celibato, la prohibición del acceso a las mujeres al ministerio ordenado….”
La Asociación de teólogos propone medidas muy concretas que serían necesarias para una transformación evangélica de la Iglesia Católica. Estas son las medidas que ellos señalan:
1.- Activar y desarrollar el programa de reforma del Concilio Vaticano II
2.- La organización de la Iglesia es obsoleta que responde a esquemas de una monarquía absoluta. Sería necesario iniciar un proceso de democratización de la Iglesia con la participación de todos los creyentes.
3.- Los dirigentes de la Iglesia y todos los cristianos deben situarse en el mundo de la marginación y de la exclusión social.
4.- La Iglesia debe defender y fomentar la libertad de expresión, investigación y publicación de los teólogos y eliminar la censura eclesiástica.
5.- Que reconozca el derecho de reunión de todos los grupos y comunidades cristianas de cualquier signo o tendencia, no sólo las de signo conservador.
6.- Que el cristianismo no se identifique con los programas políticos y las organizaciones religiosas conservadoras.
7.- Que se levanten las sanciones impuestas a los teólogos y teólogas.
8.- El Papa debería pedir perdón por el encubrimiento y complicidad del Vaticano y muchos episcopados, en los casos de abusos sexuales de obipos, sacerdotes y religiosos.
9.-Que se deroguen los decretos del Papa y de la Curia Romana que ha impuesto el silencio durante décadas en los casos de abusos sexuales a menores, sin poner a los responsables en manos de la justicia.
10.- El pontificado de Benedicto XVI está agotado. Debiera presentar su dimisión.
11.- Que se facilite el acceso de la mujer al sacerdocio como ocurre en la mayoría de las iglesias cristianas.
12.- Que se suprima el celibato obligatorio para los sacerdotes.
No cabe duda que si la Iglesia afrontara todas estas cuestiones daría un gran paso para que su imagen y su credibilidad mejorara y también las posibilidades de acercamiento al hombre de hoy.
Pero para eso es necesario que un Papa más joven, de mentalidad más abierta, fuera capaz de afrontar de modo evangélico y valiente todos estos asuntos tan importantes para la modernización y puesta al día de una Iglesia, que durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, han dado marcha atrás en relación con el gran impulso renovador que dio el Papa Bueno, Juan XXIII, con la puesta en marcha del Concilio Vaticano II.
Cádiz, 12 de Mayo de 2010
===========================================
NUEVA ENCÍCLICA: ALTO Y CLARO
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@euskalnet.net

ECLESALIA, 21/07/09.- Benedicto XVI acaba de publicar una nueva encíclica clara y directa que todo el mundo va a entender, incluidos los representantes del grupo de países ricos G-8. Siguiendo la estela de Juan XXIII y Pablo VI, “Caridad en la verdad” tiene como hilo conductor la necesidad de superar la visión materialista de los acontecimientos humanos.
De la misma forma que la Iglesia institución ha denunciado hasta la saciedad el materialismo marxista (llegando a criticar a la Teología de la Liberación porque admitía el análisis marxista de la realidad), Benedicto XVI, desde los hechos y la fe, no deja margen de interpretación en su crítica al materialismo capitalista, a su estrategia y a sus fines, ante las consecuencias que está teniendo para el ser humano.
Se trata de una encíclica, por tanto un texto doctrinal católico de alcance mundial. Me atrevo a decir, pues, que estamos ante una clara llamada a las conciencias sobre la incompatibilidad del mensaje cristiano con una estructura socioeconómica materialista del signo que sea. En este caso, con las prácticas neoliberales actuales. Pero a diferencia de la posición sobre el marxismo, Joseph Ratzinger se va a encontrar muy solo entre su curia. Sin ir tan lejos, el obispo auxiliar de Madrid ha sido el primero en matizar la encíclica, en la que no ve condena alguna al modelo capitalista laminando así cualquier atisbo de denuncia profética del mismísimo Papa.
Desde el principio de la encíclica ya se afirma que nadie puede dar al otro de lo suyo sin haberle dado en primer lugar lo que en justicia le corresponde, señalando la responsabilidad tanto de las multinacionales como de las corruptelas locales de los países pobres. Ante esta situación, el Papa apunta directamente a “la acumulación en general y de los recursos básicos y energéticos en particular en manos de unos pocos es la fuente del problema”. Exceso por un lado y falta de distribución por otro.
Afirma que la Iglesia toda (es decir, cardenales, arzobispos y obispos incluidos) deben defender la tierra, el agua, el aire y sobre todo proteger al hombre contra la destrucción de sí mismo; una clara llamada a huir de la inhibición y a dar un paso al frente de compromiso activo frente a los desmanes económicos que deshumanizan a tantos millones de seres. Un paso al mismo nivel, diría yo, de la denuncia contra el aborto.
El Papa apunta a un sistema financiero que tenga como meta el desarrollo pleno de las personas; es decir, un progreso material y espiritual. Aboga por una reforma de la arquitectura económica y financiera internacional y de la ONU, sin olvidarse de señalar el riesgo de que la globalización sustituya las ideologías por la técnica transformándose ella misma en un poder.
En suma, un despliegue brillante sobre los problemas socioeconómicos, sus causas y soluciones, que apunta directamente al corazón humano de cualquier persona de buena fe. Por tanto, a esta gran encíclica le debería seguir inexcusablemente otros signos eclesiales que refuercen esta llamada a la humanización y a volver los ojos a la Buen Noticia como el faro de referencia para el desarrollo de todos. Para todos queda la reflexión de si remar a contracorriente de esta encíclica, o simplemente desentenderse de los remos, no es un claro signo de injusticia y escándalo. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

============================================
El reino del Papa sí es de este mundo
Pablo Ximénez de Sandoval-Anabel Díez
El País

La posible reprobación en el Congreso de las afirmaciones de Benedicto XVI sobre el condón irrita a la Iglesia - Pero sus palabras atañen a la salud, la investigación y la cooperación, no a la fe
El papa Benedicto XVI opina que el uso del preservativo no aporta nada a la lucha contra el sida en África. Al contrario, el preservativo aumenta el problema.

Lo dijo el pasado 17 de marzo, nada menos que en Camerún, donde el 5% de la población tiene sida, según la ONU. Algunos países de África superan el 20%. Los diputados de Iniciativa per Catalunya y de Izquierda Unida opinan que las palabras del Papa son “un atentado incuestionable contra la salud pública”. Por ahora, Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud y el Parlamento de Bélgica están de acuerdo con ellos.

Bélgica censuró a Ratzinger por una amplia mayoría

El PP votó dividido sobre la admisión a trámite de la iniciativa

Las Cortes ya han votado censuras contra Chávez o el Gobierno polaco

“Hablamos de ciencia y salud”, se defiende el autor de la propuesta

España invierte millones de euros en la lucha contra el sida en África
Ahora, IU-ICV quiere que todo el Congreso de los Diputados, en representación del pueblo español, diga si también le parecen escandalosas las palabras del Papa. Para ello ha presentado una proposición en la que se critican las palabras del Papa y se pide que el Gobierno se pronuncie en contra de las mismas y proteste formalmente ante el Vaticano.

La proposición fue admitida a trámite por la Mesa (el órgano que gobierna el Congreso) el pasado martes y se debatirá en la Comisión de Cooperación Internacional, ya que las declaraciones atañen a países africanos que España intenta ayudar, un detalle que deja muy claro los objetivos de la iniciativa. Los miembros de esta comisión suelen trabajar con un grado altísimo de consenso.

La Iglesia católica en España se ha sentido atacada. El portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, calificó a los diputados de “grupúsculo poco respetuoso con la libertad religiosa”. El cardenal Antonio María Rouco llamó personalmente al presidente del Congreso, José Bono, a expresarle su “malestar”. Y el cardenal Antonio Cañizares ha dicho que es una “dolorosísima noticia” y “una ofensa a España misma”, por católica.

En IU-ICV no dan crédito a lo que está pasando. “No pretendemos descalificar el magisterio de la Iglesia católica, ni poner en duda la infabilidad del Papa, si en ella creen sus fieles. No, hablamos de ciencia, salud y cooperación al desarrollo”. En este contexto quieren centrar la polémica los autores de la misma: Joan Herrera de Iniciativa Per Cataluna-Els Verds (ICV) y Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida (IU). Ésta no es una cuestión religiosa, “es salud y ciencia”, remachan.

Si hay algo probado científicamente en la tragedia del sida es que un condón evita el contagio. Tras conocerse las palabras del Papa, Fernando Parreño, portavoz de Médicos Sin Fronteras, aseguró que la vía sexual es, “con mucho”, la más frecuente en la prevalencia del sida en África. Todos los programas contra el sida que desarrolla MSF en África “tienen la forma de prevención que científicamente se ha demostrado, repartir preservativos”, dijo Parreño. “En el mundo científico se sabe que la única medida eficaz para reducir la transmisión del sida es la correcta utilización del preservativo”. Médicos Sin Fronteras asegura que no tiene ninguna intención de polemizar con el Papa.

España invierte miles de euros en programas muy concretos de lucha contra el sida en África, según confirman en la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarollo. Contribuye con 600 millones de dólares (periodo 2008-2010) al Fondo Mundial contra el Sida. En África financia proyectos de varias ONG contra el sida con más de 17 millones de euros. Literalmente, España se gasta millones en repartir preservativos en países africanos.

Por tanto, es el Congreso el lugar adecuado para criticar al Papa por sus declaraciones “crepusculares y marginales”, en apreciación de Joan Herrera. En efecto, un aluvión de proposiciones no de ley se aprobaron la pasada legislatura para pedir al Gobierno luchar contra el sida en África. Este diputado reconoce que se ha sentido abrumado por la reacción “virulenta de la derecha y de la jerarquía eclesiástica” ante su iniciativa. Pide a esa jerarquía que escuche a las comunidades cristianas que comparten el sufrimiento con los enfermos de sida.

Le apoya el teólogo Juan José Tamayo, para quien “esto no es un problema de relaciones Iglesia-Estado”. Tamayo tiene claro que “el Congreso es un órgano soberano”. En cuanto a un posible conflicto diplomático ,”no son declaraciones de un jefe de Estado, sino de un ciudadano que defiende unas posiciones que son contrarias a la vida”.

Pero durante la admisión a trámite de la iniciativa se produjo una anécdota significativa, que inmediatamente dio el tono al debate. De los cuatro miembros de la Mesa del Congreso del PP, dos votaron a favor de que se debata y dos en contra. Dos lo vieron como un mero trámite parlamentario, que ya veremos cómo acaba, y dos le dieron trascendencia por tratarse del Papa. De acuerdo que no es una cuestión religiosa, pero es el Papa.

La Iglesia “considera al sumo pontífice como infalible e intocable”, explica Tamayo. Pero “la infalibilidad del Papa es un dogma que afecta a los católicos que quieran creer en ella”. A los demás, no. Y a sus representantes legales, tampoco. El teólogo cree que “la Iglesia no puede considerarse el cuarto poder, como árbitro que juzga a los otros tres poderes y que no puede ser juzgado por nadie”. Además, espera que el PSOE apoye la proposición. “Sería una grave contradicción que el PSOE frenara esta iniciativa”.

Para empezar, el PSOE no tiene una decisión tomada sobre lo que hará. Es muy posible que los socialistas traten de convencer a los autores de la iniciativa de que cambien su texto por uno menos personal, de tal suerte que se condene sin paliativos las palabras del Papa sobre el preservativo, pero sin centrar la descalificación en el jefe de la Iglesia católica. Los socialistas estarían más cómodos si se pone el énfasis en la condena por lo dicho y se deja muy en segundo término quien lo dijo. Los autores se desgañitan con el argumento de que no van contra el Papa “sino contra unas declaraciones concretas de Ratzinger”, señala Herrera.

¿Por qué tanta prudencia ante algo que es una evidencia científica de Perogrullo, en la que se basan incluso la política de cooperación y lucha contra el sida? ¿Qué significa que el Congreso censure las palabras del Papa? Quizá deban presentarse más proposiciones como la de Herrera para poner en valor una realidad que a menudo se ignora. La opinión del Parlamento sobre un asunto, como representante del pueblo, es la opinión de los españoles. Si la mayoría del Congreso de los Diputados condena las opiniones del Papa, lo están haciendo la mayoría de los españoles. ¿Eso significa que se censure a la Iglesia? En rigor, lo único que se aprueba es lo que pone en el texto, y en este texto no se censura a la Iglesia. Lo demás son interpretaciones.

¿No se le puede criticar porque es el representante máximo de una religión?, se pregunta Llamazares de forma retórica. “En el Congreso están representados los ciudadanos, no las religiones”. No piensa lo mismo el diputado del PSOE por Granada, cristiano de izquierdas, José Antonio Pérez Tapias, quien manifiesta “un rechazo total” a las palabras del Papa, pero no considera adecuado que “las palabras de un ciudadano se lleven al Parlamento”.

Cuando el Papa sentó esa tesis en África, este socialista creyente denunció en su blog la actitud, a veces, de la “Iglesia despiadada que puede ser producto de la creencia en la inmortalidad, cuando la esperanza en la resurrección no evita dolor y muerte”. Pero dicho todo eso, no cree que el Parlamento deba discutir las palabras del Papa. “Si queremos hablar de las cuestiones de fondo, hablemos en el Parlamento de la relación entre Iglesia y Estado”.

Como autoridad de un país extranjero, Benedicto XVI tampoco será el primero cuya política se juzga en las Cortes españolas. En septiembre de 2007, el grupo de CiU presentó una proposición que expresaba una “profunda preocupación en lo que se refiere al respeto a los más elementales derechos políticos en Venezuela” por haber cerrado la opositora Radio Caracas Televisión. Ahora, con la iniciativa del Papa, fuentes de CiU declararon a Europa Press que aprobarla supone “crear un problema” con el Vaticano.

En noviembre de 2007, el PP presentó también una proposición en el Congreso para censurar al Gobierno de Hugo Chávez en Venezuela. En el texto se hablaba de “caudillos autocráticos” y se pedía al Gobierno que apoyara a los disidentes que se oponían a la reforma constitucional promovida por Chávez.

Sin embargo, el portavoz adjunto del PP, Alfonso Alonso, ha declarado a Europa Press que iniciativas como la del Papa “desprestigian a la clase política”, y que los españoles “no se merecen un espectáculo como éste”. También ha dicho que la aprobación de esta iniciativa “no serviría para nada”. El Grupo Popular ha presentado 376 proposiciones no de ley en lo que va de legislatura, y eso que su portavoz adjunto opina que no sirven para nada.

En marzo de aquel año, la Comisión de Exteriores del Senado aprobó por unanimidad un texto del PSOE que aseguraba que Polonia “está incumpliendo los compromisos adquiridos como miembro del Consejo de Europa y de la Unión Europea de respetar los derechos humanos y democráticos”. Semejante censura de un país a otro de la UE vino provocada por la decisión del Gobierno polaco de retirar las pensiones a unos pocos brigadistas ancianos que habían defendido la República en España.

Las Cortes también han reprobado en los últimos años al ex ministro de Defensa del PP Federico Trillo por su actuación tras el accidente del Yak-42 (en el Congreso) y a la ex ministra de Fomento Magdalena Álvarez (en el Senado) por el caos de los trenes de cercanías en Barcelona.

Ni que decir tiene que si Trillo sigue en su escaño, Álvarez ha durado hasta este mes, Chávez sigue en su trono y el Gobierno polaco no ha caído, el Papa va a seguir en la silla de San Pedro después de que el Congreso le censure. Incluso es posible que no rectifique sus palabras ni se disculpe.
imagen
¿Benedicto XVI dice disparates?

Según la prensa, el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, se ha dirigido personalmente al presidente de la Cámara de Diputados, José Bono (presionándole apelando a su catolicismo) con el fin de que no saliera adelante la propuesta de IC-ICV para que el Parlamento reprobara al Papa por sus declaraciones, en su viaje a África, sobre el preservativo.
Algunos, en nombre de la catolicidad, consideran escandaloso “someter a debate la honorabilidad de un líder espiritual de talla mundial como es Benedicto XVI” (ABC)
¿Se cuestiona su honorabilidad, o se cuestionan su autoridad moral para dictar pautas de conducta sexual al mundo entero? Hay quienes prefieren pensar que el Papa no sabía muy bien lo que decía, a causa de la edad. Sin embargo, el Papa no es lo que se dice un ignorante ni chochea. En mi opinión, sigue siendo el cerebro calculador y racional de siempre cuya prioridad es la hegemonía de la Iglesia Católica en el Mundo, de la cual él es Sumo Pontífice, a título vitalicio. Entonces ¿solo su empecinamiento doctrinal pudo llevarle a decir el disparate de que el preservativo “agrava” el problema del SIDA?

Me inclino a pensar que fue un lapsus (¿deliberado?). El Papa debía estar preocupado, pensando en el informe sobre las monjas violadas que tiene encima de su mesa de despacho del Vaticano. Tema sobre el que tenía que tomar una decisión: ¿debería aprovechar la ocasión para pedir perdón por los abusos a monjas por parte de sacerdotes y religiosos?
(El informe habla de 23 países, desde Burundi a Filipinas, de India a Colombia, de Irlanda a Italia y a EE UU. Pero lo cierto es que el grueso de los casos se produce en África)
Las monjas, con su voto de virginidad, no son “grupo de riesgo,”en cuanto al SIDA se refiere, para quienes tienen que predicar que el uso del preservativo es pecado y no son capaces de respetar su celibato. Podría ser muy bien que el Papa piense que, si acepta la permisividad del uso del preservativo, la cosa vaya a peor. Seguramente debió ser por estar preocupado por eso que se le escapó la frasecita en cuestión, ante la insistencia de los periodistas sobre el uso del condón, que ha sido interpretada como norma general. .

Las mujeres esperábamos que, al igual que el Papa va por el mundo pidiendo perdón por las victimas de los pederastas, lo pidiera esta vez a las víctimas de los sacerdotes abusones. Pero no lo hizo. Y no sería porque no esté al corriente de lo que está pasando en África. ¿Será que en su subconsciente considera que se repite la escena bíblica de Eva la tentadora y que ellos, en realidad, son las “victimas” de los encantos de ellas?
En 1994, Maura O'Donohue, coordinadora del programa sobre el SIDA de Caritas Internacional y del Cafod (Fondo Católico de Ayuda al Desarrollo) elaboró un informe comunicando que el fenómeno del SIDA había convertido a las religiosas en un grupo 'seguro' desde el punto de vista sanitario. Se alude en el informe a una comunidad religiosa femenina en la que la superiora solicitó la intervención del obispo tras comprobar que una serie de sacerdotes de la diócesis habían dejado embarazadas a 29 monjas.(la superiora fue sustituida automáticamente) También se explica como determinadas culturas representan un serio inconveniente para el mantenimiento de los principios de la vida religiosa. En el continente africano es “imposible para una mujer rechazar a un hombre, sobre todo si es anciano y en especial si es un sacerdote”. Estos datos (y más) han sido avalados por otro informe presentado en 1998 por Marie McDonald, superiora de las Hermanas Misioneras de Nuestra Señora de África. Y ambos informes fueron presentados al Congreso de abades, priores y abadesas de la Orden Benedictina celebrado en Roma en septiembre del 2000. Fue publicado en el Bulletin de l'Aim (Alliance for International Monasticism, número 70/2000) El portavoz vaticano, Joaquín Navarro Valls, reconoció en su día que el problema es 'conocido' y que 'se está afrontando'.( Desde entonces, a ellos se les suele castigar a “hacer ejercicios espirituales” durante unos meses. Ellas van a parar a la calle o la selva)
Más allá de la rectitud sexual, se plantea una cuestión de justicia social, ya que la monja tiene entonces que cuidar al niño como madre soltera, a menudo estigmatizada y en circunstancias socioeconómicas de suma pobreza. En África, concretamente, como han perdido su estatus en la cultura local, algunas se ven forzadas a convertirse en la segunda o tercera esposa en una familia. La alternativa es prostituirse.
¿No le pareció a Benedicto XVI importante o conveniente referirse a este problema y pedir perdón por ello en su viaje a África? Es evidente que ha preferido que la comunidad internacional le achaque ignorancia respecto al papel profiláctico del preservativo. Benedicto XVI parece esperar que el mundo olvide o ignore los graves hechos de algunos de sus hijos.
Pero las mujeres no olvidamos. Sin embargo, debemos tener bien presente que unas cuantas situaciones negativas no pueden oscurecer la fidelidad, con frecuencia heroica, de la gran mayoría de los religiosos, religiosas y sacerdotes que se están dejando la piel para aminorar las consecuencias de la pandemia. Su frustración por el empecinamiento papal en condenar el uso de la única arma de que se dispone por ahora para frenarla, es fuente de frustración para ellos y ellas. Por otra parte, debemos recordar al Papa que el ocultamiento y la hipocresía, además del fanatismo, no son la mejor manera de hacer Iglesia y de extender el Evangelio en el Mundo.
ROSER PUIG
Palma de Mallorca,2/5/2009
=============================================
Benedicto XVI da un recibimiento especial e inédito a George Bush

José María Garrido

El Plural

Como premio a su defensa de los “valores morales fundamentales”
El Papa Benedicto XVI ofreció ayer un inédito recibimiento al presidente de Estados Unidos, George W. Bush. Por primera vez en la historia, el Papa paseó por con un jefe de Estado por los jardines del Vaticano. “¡Qué honor, qué honor!”, afirmó Bush en señal de agradecimiento.
Este calido recibimiento contrasta con las tensas relaciones que George Bush y Juan Pablo II mantuvieron en el pasado a raíz de la guerra de Irak. El predecesor de Benedicto XVI fue uno de los líderes mundiales que criticaron de forma más contundente la invasión ilegal de Irak.
“Valores morales y fundamentales” Con tanta hospitalidad, Benedicto XVI quería agradecer a George W. Bush su férrea defensa de los “valores morales y fundamentales”. El presidente de Estados Unidos es un ferviente defensor de la familia tradicional y contrario al aborto, dos puntos esenciales para la jerarquía católica.
Críticas
Sin embargo, diferentes sectores de la Iglesia han criticado el trato de favor recibido por Bush. Son muchos los prelados del Vaticano que han lamentado, bajo un “férreo” anonimato, el excepcional recibimiento dado a un líder que desoyó las exhortaciones papales contra la guerra y a favor de la paz.
Aclaraciones
Ante las críticas recibidas, el diario del vaticano, L´Osservatore Romano, aclaró que se trató sólo de un gesto de cortesía. Varios cardenales también se vieron obligados a descartar públicamente que con este encuentro el Papa pretenda dar un apoyo a las decisiones políticas de Bush.
jmgarrido@elplural.com

Religión, razón y esperanza
Juan José Tamayo, teólogo

El Periódico

El Papa somete a un juicio iconoclasta algunos de los hitos más emblemáticos de la modernidad
“Puedo entender la fe y el amor. Pero ¡la esperanza! La esperanza es una maravilla, un milagro, un misterio, un inesperado rayo de luz en medio de un mundo en que la pertinencia de la locura humana parece socavar todo fundamento para creer que será capaz de mejorarse”. Así se expresaba a comienzos del siglo XX el poeta francés Charles Péguy. Quizá siguiendo su estela y en un contexto de pesimismo existencial, filosófico y cultural, surgieron durante la primera mitad del siglo XX dos filosofías de la esperanza, que contribuyeron a iluminar la oscuridad del momento histórico. Una fue la del pensador cristiano francés Gabriel Marcel con su obra emblemática Homo Viator.
Introducción a la metafísica de la esperanza, que analizaba la creatividad de la esperanza y su misterioso vínculo con el tú absoluto a partir de la sugerente imagen del ser humano como itinerante. Otra, la del filósofo marxista alemán Ernst Boch, con su trilogía El principio esperanza, verdadera enciclopedia de utopías, que centraba su reflexión en la realidad como proceso y en las posibilidades de la esperanza en el mundo, a partir de la consideración del ser humano como “animal utópico”.
En otro clima más favorable a la esperanza y de alta temperatura utópica como fue la década de los 60 del siglo pasado surgió, dentro del cristianismo y bajo la influencia de Bloch, la teología de la esperanza –una de las más creativas de los últimos 50 años–, de Jürgen Moltmann, quien descubría en el marxismo la posibilidad de reavivar la esperanza cristiana, hacía suyo el principio-esperanza blochiano, recuperaba la idea de futuro como clave de bóveda de la religión bíblica y daba el salto del “Dios sin futuro” de la acartonada teología escolástica al “Dios del futuro y de la esperanza”.
Benedicto XVI recupera la esperanza como tema de reflexión en su segunda encíclica, Salvados por la esperanza, lo cual es digno de elogio, ya que es un tema central en el cristianismo, si bien con frecuencia olvidado o devaluado en la teología y en la vida de los cristianos, quienes han puesto más interés en celebrar el Viernes Santo que el Domingo de Resurrección. Ahora bien, la primera sorpresa que depara la lectura de la encíclica es que no cita ni una sola vez al Vaticano II, uno de los acontecimientos más esperanzadores de la historia moderna del cristianismo, en el que el propio Papa participó como teólogo. Fue precisamente el Vaticano II el que restableció la comunicación entre la esperanza cristiana y las utopías históricas, tras muchos siglos de caminar en paralelo o en direcciones opuestas.
PARA
Benedicto XVI no hay otro fundamento para la esperanza que Dios. Es una constante que se repite en cada página de la encíclica y con carácter único: “El hombre necesita a Dios, de lo contrario queda sin esperanza. Un reino de Dios instaurado sin Dios –un reino, pues, solo del hombre– desemboca inevitablemente en el final perverso de todas las cosas descrito por Kant” (n. 23). Y más radical todavía: “Un mundo sin Dios es un mundo sin esperanza. Solo Dios puede crear la justicia” (n. 44). “Es verdad que quien no conoce a Dios, aunque tenga múltiples esperanzas, en el fondo está sin esperanza, sin la gran esperanza que sostiene la vida (Ef. 2,12). La verdadera, la gran esperanza del hombre resiste a pesar de todas las desilusiones, solo puede esperar en Dios” (n. 27). “Un mundo que tiene que crear su justicia por sí mismo es un mundo sin esperanza” (n. 42).
En estos textos se deja sentir el pesimismo antropológico y el teocentrismo excluyente de Benedicto XVI que le acompañan desde los inicios de su magisterio teológico, y que se ha ido radicalizando conforme ha ido escalando puestos de poder hasta llegar a la cúpula del Vaticano.
Un enfoque más optimista es el de la antropología de la esperanza. El ser humano vive en cuanto espera. “Por el hecho de ser como es –afirma Laín Entralgo–, el hombre tiene que esperar, no puede no esperar”.
EN
ESTAencíclica, Benedicto XVI dinamita los puentes de comunicación tendidos por el Vaticano II entre la esperanza cristiana y la transformación del mundo. Somete a un juicio iconoclasta algunas de las realizaciones históricas más emblemáticas de la modernidad, concretamente tres: la fe en el progreso, simbolizada en Francis Bacon, la Revolución Francesa y el marxismo, acusado. ¿Cuáles son los lugares privilegiados de aprendizaje de la esperanza para el Papa? El actuar iluminado por Dios, la oración y el sufrimiento.
¿Dónde queda la razón en la meditación de Benedicto XVI? Está muy presente, ciertamente, pero carece de autonomía, está domesticada. Solo es humana si se somete a la tutela divina, si se abre a las fuerzas salvadoras de la fe.
La encíclica termina con una reflexión sobre la vida eterna, al modo de los viejos tratados de los novísimos, presentando el juicio final como lugar de aprendizaje y ejercicio de esperanza, pero con el infierno y el purgatorio en el centro, y sin apenas referencias al cielo. El panorama no es precisamente muy esperanzador, ni siquiera después de la muerte.
Juan José Tamayo es director de la Cátedra de Teología
y Ciencias de las Religiones de la
Universidad Carlos III de Madrid.

imagen
LA “SPE SALVI” DE BENEDICTO XVI
Diez claves y siete comentarios

JOSÉ IGNACIO CALLEJA

VITORIA-GASTEIZ.

ECLESALIA, 03/12/07.- 1. Que el Papa, a través de la esperanza, vuelva de nuevo a la convicción cristiana de que Dios es Amor, y que lo es con el rostro de Jesús, el Cristo, y que esta Buena Nueva nos redime como esperanza ya sí realizada en la historia, transformando a fondo nuestro vivir, mientras anhelamos su pleno cumplimiento, todavía no, sin huir de la tierra, esto me convence (nn 1-3). Si el cristianismo histórico se renueva una y otra vez en esta experiencia del Dios de Jesús, y no en cualquier otro interés o temor, tiene mucho que aportar al mundo y a la propia Iglesia.
2. El concepto cristiano de esperanza (nn 4-9) es peculiar en la relación que establece entre el ya sí de su historicidad y el todavía no de su plenitud escatológica; entre su naturaleza de don y gracia, y su verdad de tarea y compromiso vital. La unión de ambos momentos o dimensiones es radical e indisoluble. Para mostrarlo, la encíclica lee distintos pasajes neotestamentarios y apunta una conclusión muy interpelante: La esperanza cristiana “transforma desde dentro la vida y el mundo”…“aunque las estructuras externas permanezcan igual”…“los cristianos… pertenecen a una sociedad nueva, hacia la cual están en camino y que está anticipada en su peregrinación”(n 4). (Esta idea tan importante, - añado por mi cuenta-, nos obliga a preguntar si no conlleva una idealización de la redención en cuanto liberación humana; si no está introduciendo un principio de deshistorización absoluta de esa sociedad; subrayo lo de “absoluta”).
3. La fe cristiana, sigue diciendo la Spe salvi, ¿es para nosotros, también, y ahora, una esperanza que transforma y sostiene nuestra vida, o es sólo información de unos hechos salvíficos más o menos arrinconados o privatizados? (n 10). La esperanza cristiana no es individualista, una expectativa privada de entrar en el cielo (n 13). Ésta ha sido nuestra manera de verla hasta hace poco, pero no debe ser así; la salvación cristiana es comunitaria y personal, porque ser hombre es vivir existencialmente abiertos a un “nosotros”, a un “pueblo”, a un “sujeto universal” que mira como su anhelo a “la comunidad escatológica de los salvados”; y, por eso mismo, a la construcción del mundo presente (n15). (Hubiera sido interesante –añado por mi parte- explicar más profunda y directamente este vínculo sacramental entre ambas dimensiones de la salvación).
4. Y, ¿qué ha pasado para que la fe-esperanza cristiana (sic), haya sufrido la transformación individualista y espiritualista de la época moderna? (n 16). La modernidad ha propuesto otra redención y la ha fundado en la libertad individual y en la razón científica; ha creado, así, otra fe, la fe en el progreso, y, con su praxis consiguiente, ha desplazado a la fe cristiana desde el ámbito público e histórico al privado y ultramundano (n 17). La actual crisis de fe (cristiana) es, por tanto, “crisis de la esperanza cristiana”, crisis de su propuesta salvífica universal frente a la “fe en el progreso tecnocientífico” y su “esperanza” de cortas miras.
5. Este proceso cultural ha adquirido significados políticos (n 19), cuando la esperanza redentora moderna cristaliza, primero, como “revolución francesa” (revolución liberal-burguesa de la libertad y la razón) (siglo XVIII); y, después, como “revolución proletaria” (siglo XIX), revolución de la “política con pretensiones científicas” (n 20), y obediente a un materialismo craso y ajeno al ser humano en cuanto tal.
6. Luego, ¿qué autocrítica no necesitará la edad moderna al dialogar con el cristianismo del presente y su concepción de la esperanza? ¿Cómo no va a ser un diálogo purificador para ambos? En particular, necesitamos reconsiderar la idea de progreso y su significado; técnico, sí, pero también y aun antes, radicalmente humano (n 22) y, por tanto, ético, y si ético, religioso, pues, sin el reconocimiento de Dios, “el hombre queda sin esperanza”. “La razón necesita de la fe para llegar a ser totalmente ella… razón y fe se necesitan mutuamente para realizar su verdadera naturaleza y misión” (n 23). (Es evidente, -añado por mi parte-, que éste es un lugar irrenunciable de la reflexión filosófica y ética de Benedicto XVI y de toda la Doctrina Social de la Iglesia. Lo cual es muy razonable, pero me gusta añadir que debemos pensar formas de argumentar que diferencien bien cuándo hablamos a la luz de la revelación (fe) y cuándo de la sola inteligencia humana (razón). Como fuentes convergentes y coherentes, desde luego, pero que admiten distinta pretensión en cuanto a la certeza, y distinta clase de competencia para nosotros. Lo cual es muy importante al aclarar el lugar de la Iglesia en una sociedad democrática y políticamente laica, y al precisar la autonomía, la interdependencia, y el mutuo respeto de la política a la fe y de la fe a la política. Lo he desarrollado a menudo).
7. La libertad humana, la libertad personal y comunitaria, es insoslayable e irrenunciable, siempre, y las estructuras también son “necesarias” (n 24a). “Las buenas estructuras ayudan”, pero “por sí solas, no bastan” (n 25). El cristianismo histórico ha hecho cosas muy buenas por la formación de los hombres y por los pobres, “pero se ha concentrado en gran parte sólo sobre el individuo y su salvación” (n 25). Sólo el Amor incondicionado del Dios Amor, manifestado en Cristo, en “su ser para todos”, nos redime plenamente, a todos y cada uno; sólo esa realidad nos redime en esperanza total y absoluta (n 27). De la experiencia personal del Dios-Amor al amor profundo a Dios. De este amor deriva nuestra “participación en la justicia y en la bondad de Dios hacia los otros… el amor de Dios se manifiesta en la responsabilidad por el otro” (n 28). Y de ese amor deriva la libertad interior, la generosidad y el desprendimiento, la responsabilidad de todos con todos. Porque la esperanza del mundo es Dios, “el Dios que tiene un rostro humano”, un rostro de amor, el Dios “cuyo reino está presente allí donde Él es amado y donde su amor nos alcanza” (n 31). Hay lugares precisos donde esto se aprende y se practica (nn 32-48). (Es evidente, -añado por mi parte-, que esta reflexión es muy bella, si bien el lector podrá observar, a mi juicio, que es muy abstracta o poco concreta, otra vez, desde el punto de vista de nuestra condición histórica y social).
8. Los “lugares” de aprendizaje y ejercicio de la esperanza cristiana son, por ejemplo, la oración (n 32): en el mundo y sincera, solidaria, honda y madura; y lo es el actuar desde la esperanza que nos redime del cansancio, el desánimo y el fanatismo. Y, sobre todo, una advertencia: No podemos construir “el reino de Dios” (n 35) con nuestras fuerzas, pues “lo que construimos es siempre reino del hombre… el reino de Dios es un don… y constituye la respuesta a la esperanza” (n 35), si bien, “nuestro obrar no es indiferente ante Dios… y tampoco es indiferente para el desarrollo de la historia” (n 35). (Es aquí, -añado por mi parte-, donde más desencarnado encuentro el discurso de Benedicto XVI. Al no referirse a la relación don-tarea en cuanto al crecimiento histórico del Reino de Dios, o, en otro lenguaje, como gracia y compromiso, por más que podamos ver esa relación sacramental con mayor pesimismo histórico (una y otra vez, fracasada), o con mayor optimismo (una y otra vez aportando aspectos nuevos y buenos); al no mencionar la realización del Reino de Dios, en cuanto realidad ya sí presente en la historia por Jesucristo, como realidad verificada en la dimensión social de la evangelización de la Iglesia, en el ecumenismo por la justicia y la paz de todas las Iglesias, y de todas las religiones, y en el valor sacramental para el Reino de Dios de las mejores realizaciones históricas del ser humano en cuanto tal, lo que llamamos acción liberadora o humanizadora en sus mejores logros, ¡algunos tendrá!, verdaderamente queda muy recortada la universalidad de la acción salvífica de Dios en Cristo en su dimensión de encarnación histórica).
9. Otro gran lugar de aprendizaje y práctica de la esperanza es la experiencia personal de sufrimiento y, en su caso, de lucha contra él. Es lógico y digno luchar por la desaparición del sufrimiento, pero, ante situaciones de imposibilidad, hemos de encontrar ahí un sentido redentor a la luz de Cristo (n 37). Y aquí desarrolla la encíclica una gran reflexión sobre el sufrimiento y los que sufren (n 38), convencido el Papa de que es ahí donde se juega la grandeza de la humanidad. (Y otra vez, -a mi juicio-, una lectura cristiana del problema en clave casi exclusivamente “personalista”, exigente para cada uno, ¡y mucho! (n 39), pero sin referencias nítidas hacia la consideración “política” del problema, el que atiende también a las causas y consecuencias en su carácter social o estructural. Este personalismo hermenéutico se impone una y otra vez en la dialéctica con el político, hasta, a veces, como aquí, desaparecer el segundo por completo).
10. El Juicio final, puesto en relación con “el reconocimiento de que la injusticia de la historia no puede ser la última palabra en absoluto”, es el último lugar de aprendizaje y práctica de la esperanza que se nos propone. No es el hombre quien puede hacer justicia absoluta, sino sólo Dios, y Dios no falla. En Cristo, Dios “revela su rostro precisamente en la figura del que sufre… y comparte la condición del hombre abandonado por Dios, tomándola consigo. Este inocente que sufre se ha convertido en esperanza-certeza: Dios existe” (n 43). La justicia es el argumento más fuerte a favor de la fe en la vida eterna, y lo es en cuanto justicia absoluta o final contra las injusticias de la historia (n 43). Sólo Dios puede crear justicia absoluta para todos, sin provocar miedo en los hombres, pero sí responsabilidad ante ese día y hora (n 44). La gracia no excluye la justicia. Eso sí, la abre plena de oportunidades a la salvación. María es la estrella de la esperanza definitiva junto a Dios (n 49-50). (Hermosas y atrevidas palabras en la pluma de Benedicto XVI, -añado por mi parte-. Y una segunda observación personal. Ahora sí se atiende a la justicia histórica como clave de nuestra justificación final, pero no en cuanto a si nos hemos comprometido activamente con ella, sino en cuanto al fracaso que introduce en la historia y que la esperanza en Dios no puede reconocer definitivo. Es una asunción demasiado idealista, creo. A mi juicio, hubiese ganado mucho el texto si hubiese hablado en clave, también, del valor del compromiso cristiano por la justicia como testimonio de su esperanza). (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).


imagen
BENEDICTO XVI: VUELTA AL PASADO. Frei Betto
Adital
El papa Benedicto XVI acaba de sorprender al mundo cristiano con dos decisiones: permitir el latín en las celebraciones litúrgicas y proclamar a la Iglesia de Roma como la única verdadera Iglesia de Cristo.
Todos somos tributarios de nuestras raíces culturales. No se puede valuar un texto fuera de su contexto. Lo cual vale también para las personas. Joseph Ratzinger, ahora papa, es un alemán embebido del pesimismo intelectual de Hannah Arendt y Karl Popper, filósofos antiutopistas. Ambos fueron militantes de izquierda, ella en Alemania, él en Austria. Ambos, al renegar de las ideas revolucionarias, cayeron en el error de identificar utopía y totalitarismo. De ese modo se cerraron al futuro, para alegría de quien insiste en otro grave equívoco, el de identificar democracia y capitalismo.
Cuando el ser humano abandona la imaginación creadora el futuro se le presenta como amenaza. Lo nuevo atemoriza. Entonces se refugia en la nostalgia, como si en el pasado residiera el mejor de los mundos. Es el retorno al Edén bíblico, al “paraíso perdido” de Milton, a la seguridad del útero materno diagnosticada por Freud.
Para acentuar el elitismo de una Iglesia rehén de Constantino en el mundo latino la nobleza clerical adoptó como idioma una lengua en decadencia, el griego. Derrumbado el Imperio Romano y disgregada la unidad europea, la Iglesia conservó otro idioma en desuso, el latín. Así los misterios sagrados eran tratados en un lenguaje inaccesible a la plebe. En el siglo 16, en Pernambuco, Branca Dias fue acusada por la Inquisición de un grave delito: poseer la Biblia en portugués. Ni siquiera la constatación de que era analfabeta la salvó del castigo. Lo vernáculo era tenido como profano.
No será el latín el que atraerá a la Iglesia Católica a los pobres, que prefieren pastores capaces de expresarse en su idioma. Jesús no hablaba ni griego ni latín; hablaba arameo y entendía el hebreo. Aprecio el latín en el canto litúrgico, como el gregoriano. Pero ¿cuántos fieles entienden la misa en latín? Sospecho que ésos prefieren la celebración como mera experiencia estética, restos de una Iglesia exiliada en su pasado, de espaldas al futuro.
¿Será la Iglesia de Roma la única verdadera Iglesia de Cristo? ¿Por qué Roma suprimió del Credo la profesión de que nosotros, los católicos, creemos en la “Iglesia católica, apostólica, romana”, tal como yo recé en mi infancia? Ahora sólo se reza: “Creo en la Santa Iglesia Católica”, lo que implica su carácter universal y apostólico pero no romano.
Esa afirmación de que el reconocimiento del obispo de Roma, el papa, como cabeza de todas las Iglesias es condición para que se unan las comunidades cristianas, dificulta aún más el ecumenismo. El concilio Vaticano 2º insiste en la renovación y conversión de todas las Iglesias, incluso la de Roma, como requisito para el restablecimiento de la unidad perdida, primero con el cisma entre Oriente y Occidente en 1054, después con la Reforma de Lucero, en el siglo 16. El concilio recomienda a la Iglesia de Roma reconocer los elementos de verdad presentes en las demás Iglesias. Prestar a tención a lo que une, no a lo que separa.
Esto dice el Catecismo oficial de la Iglesia Católica, firmado por el cardenal Ratzinger en 1998: “Muchos elementos de santificación y de verdad existen fuera de los límites visibles de la Iglesia Católica: la palabra de Dios escrita, la vida de la gracia, la fe, la esperanza y la caridad y otros dones interiores del Espíritu Santo y otros elementos visibles. El Espíritu de Cristo se sirve de estas Iglesias y comunidades eclesiales como medios de salvación, cuya fuerza viene de la plenitud de gracia y de verdad que Cristo ha confiado a la Iglesia Católica. Todos estos bienes provienen de Cristo y conducen a Él, y de por sí impelen a la unidad católica”. (819).
Jesús nunca condicionó el mérito de su amor a la adhesión a su palabra. Hizo el bien sin mirar a quién. No exigió que, primero, la mujer fenicia, el siervo del centurión romano o la viuda de Naim creyesen en su predicación para merecer la sanación. Ni le dijo a ninguno de ellos: “mi fe te salvó”, sino “tu fe te salvó”.
La unidad de los cristianos nunca será alcanzada por la escarpada vía de la autoridad, sino de la caridad, de la tolerancia, de nuestra humildad para reconocer los errores propios y ser capaces de destacar lo que hay de positivo, de evangélico, en las demás Iglesias y denominaciones religiosas.
El primado del amor es el único capaz de asegurar la unidad de fe en la diversidad de culturas. Para todo, y siempre, Cristo es la cabeza de la Iglesia, y nosotros, fieles, diferentes miembros de su cuerpo.
Frei Betto es escritor, autor de la biografía de Jesús “Entre todos los hombres”, entre otros libros.
Traducción de J.L. Burguet
* Fray dominico. Escritor.

CARTA ABIERTA AL PAPA. Claude Lacaille
Te dirijo esta carta porque necesito comunicarme con el pastor de la Iglesia Católica y no existe ningún canal de comunicación para encontrarte directamente. Me dirijo a tí como hermano en la fe y en el *sacerdocio, puesto que hemos recibido en común la misión de anunciar el Evangelio de Jesús a todas las naciones.
Soy sacerdote misionero de Quebec (Canadá) desde hace 45 años; me comprometí con entusiasmo al servicio del Señor cuando empezó el Concilio *Ecumènico Vaticano II.
He estado siempre ocupado en un trabajo próximo a los ambientes particularmente pobres: en el barrio *Bolosse, en Puerto Príncipe (Haití), bajo *François *Duvalier, después entre los *quichuas al Ecuador y, finalmente. en un barrio obrero de Santiago en Chile, durante la dictadura de Pinochet.
Después de haber leído el Evangelio de Jesús durante mis estudios secundarios quedé impresionado por la multitud de pobres y tullidos de la vida de los que se rodeaba Jesús, mientras que los numerosos sacerdotes que nos acompañaban en aquel colegio católico sólo nos hablaban de moral sexual. Yo entonces tenía quince años.
La teología de la liberación es una mezcla errónea de fe y política? En el avión que te traía al Brasil, una vez más has condenado la teología de la liberación como un falso milenarismo y una mezcla errónea entre Iglesia y política. He quedado profundamente molesto y me he sentido herido por tus palabras. Ya había leído, y releído, las dos instrucciones que el ex cardenal Ratzinger había publicado sobre esa teología; allí la describes como un espantapájaros que no representa nada en mi vivencia y convicciones. No he necesitado leer a Karl Marx para descubrir la opción para los pobres. La Teología de la liberación no es una doctrina o una teoría; es una manera de vivir el Evangelio en la proximidad y la solidaridad con las personas excluidas y empobrecidas.
Es indecente condenar así públicamente a los creyentes que han consagrado su vida —y somos decenas de miles de laicos y laicas, religiosas y religiosos y sacerdotes de todas partes— los que hemos seguido el mismo camino. Ser discípulo de Jesús es imitarlo, seguirlo, actuar como él obró. No comprendo este encarnizamiento y esta hostilidad respecto a nosotros. Justo antes de tu viaje al Brasil, redujiste al silencio y excluiste de la enseñanza católica el padre Jon Sobrino, teólogo comprometido y sacrificado, compañero de los jesuitas mártires de El Salvador y de monseñor Romero. Este hombre de setenta años ha servido con valor y humildad a la Iglesia de América Latina con su enseñanza. Es una heregía presentar a Jesús como hombre y sacar las consecuencias ?
Viví la dictadura de Pinochet en Chile, en una Iglesia valientemente guiada por un pastor excepcional, el cardenal Raül Silva Henríquez. Bajo su gobierno, acompañamos a un pueblo asustado, aterrorizado por militares fascistas católicos que pretendían defender la civilización cristiana occidental torturando, secuestrando, haciendo desaparecer y asesinando. Viví aquellos años en La Bandera, un barrio popular particularmente afectado por la represión. Sí que escondí a gente; sí que ayudé a personas a escapar del país; sí que ayudé a otras a salvar su piel; sí que participé en huelgas de hambre. También consagré aquellos años a leer la Biblia con la gente de los barrios populares y centenares de personas descubrieron así la Palabra de Dios que les ofrecía enfrentar la opresión con fe y valor; yo estaba convencido de que Dios les acompañaba. Organicé comedores populares y talleres artesanos para permitir que antiguos prisioneros políticos reencontraran un lugar dentro la sociedad. Recogí cuerpos asesinados del depósito de cadáveres y les di una sepultura digna como a seres humanos. Promoví los derechos de la persona con riesgo de mi integridad física y de mi vida. Sí, la mayoría de las víctimas de la dictadura eran marxistas y nos hicimos bien próximos porque aquellas personas eran nuestros prójimos. Y juntos cantamos y esperábamos el final de aquella ignominia. Soñábamos también juntos la libertad!
Qué habrías hecho en mi lugar? Por cuál de estos pecados quieres condenarme, hermano Benito?¿ Qué es lo que te cae tan mal en esta práctica? ¿Se encuentra muy lejos de aquello que Jesús habría hecho en las mismas circunstancias? ¿Cómo piensas que me encuentro cuando escucho tus repetidas condenas? Ahora, como tú, llego al final de mi servicio ministerial y esperaba ser tratado con más respeto y afecto de parte de un pastor. Pero tú me dices: «No has comprendido nada del Evangelio. Todo esto es marxismo! Eres un ingenuo». ¿No hay mucha arrogancia en tus palabras?
Tras veinticinco años regresé a Chile a ver a mis amigos del barrio; setenta vinieron a recibirme en enero y me acogieron fraternalmente e incluso me dijeron : «Viviste con nosotros como uno más; nos acompañaste durante los peores años de nuestra historia. Fuiste solidario y nos estimastes. Por eso es por lo que nosotros te estimamos tanto!” Y aquella misma gente trabajadora añadía: “Hemos sido abandonados por nuestra Iglesia. Los sacerdotes han vuelto a sus templos; ya no comparten más con nosotros, ya no viven entre nosotros.”
En Brasil ha sucedido la misma realidad: durante veinticinco años se ha ido reemplazando un episcopado comprometido con los labradores sin tierras y los pobres de las “favelas” de las grandes ciudades por obispos conservadores que han combatido y rechazado a miles de comunidades de base, dónde la fe era vivida cerca de la vida concreta. Así se ha provocado un vacío inmenso que las Iglesias evangélicas y pentecostales han llenado enseguida, incluso integrándose en medio del pueblo. Y son centenares de millares los católicos los que se pasan a estas comunidades.
Querido Benito, te suplico que cambies tu mirada. No tienes la exclusiva de el Soplo divino; es toda la comunidad eclesial la que se encuentra animada por el Espíritu de Jesús. Te lo pido, arrincona tus condenas; tú serás juzgado pronto por el Único autorizado a clasificarnos a la derecha o a la izquierda, y sabes tanto como yo que nuestro juicio se hará sobre el amor.
*Fraternalment,
(Traducción : Juan Hernández)
(Font: *http://www.*golias.*fr - 19 de mayo de 2007)
VOLVER >
...a Inicio.